[Ciudad de Halloween] El ataque del Boogieman

Alec Ocus, Xefil y Jhonny + Simbad y Lawrence

Aquí es donde verdaderamente vas a trazar el rumbo de tus acciones, donde vas a determinar tu destino, donde va a escribirse tu historia

Moderadores: Suzume Mizuno, Denna, Astro

[Ciudad de Halloween] El ataque del Boogieman

Notapor Drazham » Lun Jun 13, 2016 9:54 pm

Spoiler: Mostrar
Nombre: El ataque del Boogieman

Mundo: Ciudad de Halloween

Introducción: Como todos los años, Ciudad de Halloween se pone manos a la obra para celebrar la festividad más terrorífica de todos los tiempos. Sin embargo, los preparativos de la fiesta no hacen más que complicarse: Jack Skellington, el Rey Calabaza, ha desaparecido de la ciudad. Y por si eso no fuera suficiente, han llegado noticias de que los inofensivos Sincorazón del mundo ya no parecen tan “inofensivos”.
Pero donde muchos ven problemas, otros ven oportunidades. El infame Oogie Boogie no titubeará en jugar sus cartas para hacerse con el desocupado trono del rey de Halloween a toda costa.

NPC’s:
• Sally
• Oogie Boogie
• Lock, Shock y Barrel
• ???

Requisitos:

Fecha de inicio: 13 de junio

Notas:
-Ambos bandos pueden participar.
-Se admiten mascotas, con la condición de que no puedan separarse de sus dueños.

Apuntados:
-Participante 1: Alec
-Participante 2: Xefil
-Participante 3: Jhonny

-Extra 1: Simbad
-Extra 2: Lawrence


Imagen


¿Se puede saber cuánto tiempo me van a tener esperando esos inútiles?

Alexis Blackhood se recostó en el asiento principal de la sala del trono, apoyando su cara de hastío y aburrimiento en su palma derecha. Así llevaba desde hace media hora, gruñendo y soltando algún que otro improperio que tendrían como únicos oyentes a los otros dos aprendices que la acompañaban en la estancia. Una lástima para Simbad y Jhonny que la batería de la videoconsola portátil de la chica, lo único que la mantenía callada y entretenida en su mundo, no hubiese durado algo más que diez minutos.

¿Y a que se supone que estaban esperando? Pues a los tardones que faltaban por venir. Resulta que Alexis buscaba a gente para una misión, pero tan solo pudo hacerse con el gitano y el chico nuevo. Entre las demás misiones y las reparaciones en Tierra de Partida, el bastión no disponía de tantos candidatos libres como le gustaría.

Lo cual no le dejó más remedio que recurrir a la aborrecible opción de solicitar a los maestros del otro bando que le mandasen a alguien más. Se suponía que ahora ambas Órdenes colaboraban y tal… Claro que seguía sin hacerle ni pizca de gracia rebajarse a ese nivel.

De pronto, un Portal de Oscuridad se formó en pleno centro de la sala. Una figura femenina y envuelta en un kimono surgió del amasijo de zarcillos negros, presentándose ante los demás dando saltitos y con una voz cantarina.

La Maestra Yami.

¡Holaaaa, chocobitos de Bastión Hueco! Perdonadnos por la tardanza, pero nos ha costado encontraros a más pajaritos libres para vuestra excursión. ¡Y no se la podían perder por nada en el mundo!

Alexis entornó los ojos y masculló entre dientes un «La que faltaba…» que solo Simbad y Jhonny llegaron a escuchar. Por otra parte, los tres “pajaritos” que acompañaban a Yami fueron saliendo del Portal para reunirse con el resto. Alec, Xefil y Lawrence tuvieron que cancelar todos sus planes para aquel día cuando el destino decidió que la alocada maestra se cruzase con ellos y se los llevase a rastras sin posibilidad de negociarlo.

¿Podemos comenzar ya? —preguntó Alexis con cansancio, levantándose del trono.

¡Uy, sí, sí! ¡Por nosotras no te demores!

Yami se deslizó hasta los escalones que rodeaban el trono y se sentó en ellos, acurrucando las piernas y apoyando las manos sobre sus rodillas cual niña impaciente por una función. Alexis prefirió ignorarla para centrarse en los aprendices y explicarles la situación de una vez.

Tenemos trabajo por Ciudad de Halloween. Hace cosa de una semana que las cosas por allí están patas arriba por algún lío que se traen entre manos los habitantes con los preparativos de Halloween. A saber, todo eso me da igual. Hay un problema más gordo que nos ataña.

Se acercó al grupo y los escudriñó con la mirada.

A ver, los que sois de allí: el de la cola y… el traidor chaquetero. —Señaló con el dedo a Lawrence y a Alec, dedicándole a este último unos ojos llenos de desprecio—. ¿Os acordáis de que los Sincorazón del mundo no hacen más que deambular y quedarse como unos pasmarotes sin hacer daño a nadie? Pues por alguna extraña razón, ya no. Ha habido casos en los que hay quienes confirman que les han atacado. Por el momento no ha llegado a más, pero nos toca investigar la causa de por qué ese cambio tan brusco antes de que se desmadre.

»¿Todo claro? Pues arreando, que nos…

¡No, no, no! ¡Esperad, chocobitos! ¡No podéis iros todavía! —Yami se levantó de las escaleras de un bote y poco faltó para que se echase encima del grupo—. Cuando lleguéis, tenéis que hacerme un favor muy, pero que muuuy importante.

Alexis clavo una mirada de enervación en la maestra. Abrió y cerró la boca, quedándose en un relincho y haciendo un gesto desganado con la mano para dejarla continuar. Yami ondeó la manga derecha de su kimono con elegancia y sacó una hoja de papel en la que venía anotada una extensa lista.

Castigar a los niños malos es muy importante, pero también necesito que os paséis un momentito por la tienda de una vieja amiga y le pidáis de mi parte estos ingredientes. —Agitó el papel muy cerca de la cara de los oyentes. Un poco más y se lo comían—. ¡Los necesito cuanto antes para elaborar más pociones! ¿Cómo si no voy a poder transformar a mis pequeñines en toda clase de criaturas divertidas? ¡O para encogerles! ¡Eso siempre es muy útil, ¿a que sí?!

Yami les ofreció la lista a los aprendices, dejando que cualquiera de ellos la cogiese. Si le echaban un vistazo no encontrarían más que nombres de plantas y hierbas de las que apenas habrían oído hablar, además de un sinfín de uñas, escamas, venenos y partes blandas de animales e insectos que terminarían por quitarles el apetito. Abajo del todo también figuraba una dirección.

Así pues, les tocaba a los aprendices hacer sus preguntas, aprovechando que Yami había frenado a Alexis con su capricho. Ya fuese para saber algo más acerca de los Sincorazón o del encargo de la Maestra, ahora era su oportunidad.

Spoiler: Mostrar
¡Os doy la bienvenida a El ataque del Boogieman!

Trama en Ciudad de Halloween, lo cual significa que aquellos que no halláis estado en el mundo os tocará preparar para la ronda en la que lleguéis una apariencia para vuestro personaje cuando la magia del lugar lo transforme. Pensad en algo tétrico, o en los clásicos monstruos y criaturas sobrenaturales. Sorprendedme con lo más terrorífico que tengáis~

Las fichas las recogeré en la siguiente ronda para que tengáis un poco de tiempo en actualizarla o hacer las pertinentes compras si lo deseáis. Sobre las fechas límite, os dejaré 5 días, pero para esta primera tendréis un poco más de tiempo.

Recordad que podeis avisarme por MP en caso de dudas. Dicho esto, solo me queda por decir que os divirtáis a lo largo de la trama. ¡Buena suerte!


Fecha límite: Domingo 19 de junio.
ImagenImagen
Avatar de Usuario
Drazham
26. Umbrío
26. Umbrío
 
Mensajes: 762
Registrado: Jue Oct 17, 2013 9:55 pm
Dinero: 133,197.76
Banco: 15,378.00
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 6

Re: [Ciudad de Halloween] El ataque del Boogieman

Notapor xXOrbOOkXx » Lun Jun 13, 2016 11:27 pm

Apreté los dientes y me obligué a contar hasta cien. Sí, hasta cien, porque si solo me daba diez segundos juraba que iba a matar a Alexis. Ya no era suficiente con solo habernos llamado a la sala del trono y hacernos esperar la media hora mas exasperante de mi vida, sino que los improperios de la mencionada volaban de lado a lado en la habitación. Me consideraba un hombre paciente en su día. Me di cuenta de que no era suficiente.

¿Se puede saber cuánto tiempo me van a tener esperando esos inútiles?

Y es que habían llamado a los Aprendices del bando contrario porque andábamos muy escasos de personal, aunque, a juzgar por la expresión aborrecida de la inquietante mujer, no parecía una elección de su agrado. Lo único que la mantenía calladita era un pequeño aparato eléctrico con vete a saber qué dentro, y para mi desgracia estaba roto.

Me rasqué la perilla apoyado en la pared, mirando de reojo al otro estudiante con algo de recelo. Alto, desgarbado y muy pelirrojo. ¿De qué mundo sería?

Pero poco pude discurrir en cuanto escuché un portal abriéndose. Y antes de que pudiera decir nada, un amasijo de colores salió con inusitada energía de él.

¡Holaaaa, chocobitos de Bastión Hueco! Perdonadnos por la tardanza, pero nos ha costado encontraros a más pajaritos libres para vuestra excursión. ¡Y no se la podían perder por nada en el mundo!´

Parpadeé. Ya había visto a Yami en otras ocasiones, pero siempre me sorprendía de sobremanera. Su forma inocente y alegre de actuar, sus alusiones a los chocobos (animal amarillo pollo que había visto en ilustraciones) y su grandioso amor por el jazmín era de lo más curioso e infantil. Quizá fuera por esto último que Alexis parecía detestarla tanto, si es que eran como el día y la noche.

Aún así, a parte de la Maestra loca, o Luna de jazmín como a mí me gustaba llamarla, aparecieron aquellos que serían nuestros compañeros. Ya conocía a Alec y a Lawrence, pero el tercero de cabello ceniza era una incógnita para mí.

Alexis descendió del trono en el que se hallaba repantigada y bajó al encuentro de Yami. Por fin iban a explicar la misión.

Tenemos trabajo por Ciudad de Halloween. Hace cosa de una semana que las cosas por allí están patas arriba por algún lío que se traen entre manos los habitantes con los preparativos de Halloween. A saber, todo eso me da igual. Hay un problema más gordo que nos ataña.

¿Halloween? ¿No era esa fiesta donde todo el mundo se disfrazaba para dar sustos y robar caramelos? Había oído que había un mundo dedicado a aquella macabra temática, pero no creía que lo fuera a visitar tan pronto. Me encogí de hombros, mejor que nada era.

A ver, los que sois de allí: el de la cola y… el traidor chaquetero. —Arqueé una ceja, ¿de verdad había sido necesario?—. ¿Os acordáis de que los Sincorazón del mundo no hacen más que deambular y quedarse como unos pasmarotes sin hacer daño a nadie? Pues por alguna extraña razón, ya no. Ha habido casos en los que hay quienes confirman que les han atacado. Por el momento no ha llegado a más, pero nos toca investigar la causa de por qué ese cambio tan brusco antes de que se desmadre.

Qué raro. Hacía apenas unas semanas que había ido a Tierras del Reino por un caso similar ¿sería otra vez alguna bruja dando problemas con las magicitas? Pronto lo averiguaríamos. O no.

O no ya que Yami nos ofreció una lista de ingredientes de lo más extraña. Que si plantas sospechosas, que si uñas, que si escamas... Si eso era lo que había en una poción, pensé en cambiarme a los Curas para siempre. Revolví la cabeza.

¿Puede tener relación con las magicitas? —pregunté escrutando la lista de la compra, algo intrigado—. Ya han habido casos con ellas.
~Un cuarto de hora de risa, equivale a un año más de vida...~


Proyectos:



UseBars:

Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen


Rol:

Ficha

Wiki

Spoiler: Mostrar
Tercera Saga:

Prólogo de Simbad
"Bastión Hueco" Choque de culturas (Encuentro)
"Bastión Hueco" Novatos bajo la lluvia (Primer encuentro - Saga Novatos)
"Tierras del Reino" El nacimiento de un príncipe (Trama)
"Islas del Destino" ¡Buscad a mi perro! (Misión)
"Castillo de Bestia" Solos entre lobos (Primer encuentro - Saga Délaissé)
"La Cité des Cloches" Los miserables (Encuentro)
"Villa Crepúsculo" Una visita guiada (Encuentro)
"Selva Profunda" Día de monos (Encuentro)
"Port Royal" Los muertos no cuentan cuentos (Trama)
"Tierra de Dragones" Linda Flor (Misión)
"Bastión Hueco" Novatos bajo el amanecer (Segundo encuentro - Saga Novatos)
"Ciudad de Paso" Lo que vale la pena (Encuentro)
"Ciudad de Paso" The Game Never Ends (Trama)
"Torre de los Misterios" Orden en la Biblioteca (Misión)
"Evento Global" El esclavo del olvido
"Evento Global" Ruta de los perdidos

Evento Halloween 2014
"Especial libre" El laberinto de los corazones
"Especial libre" San Valentín III
"Islas del Destino" Yincana veraniega
"Evento libre" La Mansión Encantada II: La Venganza

Cuarta Saga:


"Ciudad Inexistente" Dos velas para el diablo (Encuentro)
"Port Royal" De copas con la muerte (Encuentro)
"Bastión Hueco" De magdalenas y vicios franceses (Encuentro)
"La Cité des Cloches" Insomnia (Primer encuentro - Saga La Musique du Silence)
"La Cité des Cloches" Somnia (Segundo encuentro - Saga La musique du Silence)
-"Port Royal" El barco que desaparece en la niebla (Misión)
"Tierras del Reino" Donde duermen los gigantes (Trama)
"País de los Mosqueteros" Todos Para Uno (Trama)
"Ciudad de Paso" Un nuevo Crepúsculo (Trama)
"Ciudad de Halloween" El ataque de Boogieman (Trama)
"La Cité des Clochés" Fuego Infernal (Trama)
"Espacio Profundo" Planta 313 (Encuentro)
"Mundo Inexistente" Pasajes Oscuros (Trama)
"Tierra de Partida" Penúltima Parada (Encuentro)
"Evento Global" El principio del fin
"Atlántica" Perdona pero quiero casarme contigo (Encuentro)

"Especial libre" El laberinto de los corazones II: Escape
"Especial libre" World War Christmas
"Especial libre" El San Valentín está aquí
"Especial libre" ¡Exámenes finales
"Especial libre" La inocencia perdida
"Especial libre" Misión: Salvar la Navidad

Timeskip (Finales 1013-1017)

"Tierra de Partida" Examen de Maestría (30 Diciembre 1013)
"Jardines de Tierra de Partida" Doomsnight (Libre) (31 Diciembre 2013)
"País de las Maravillas" El último regalo (Minitrama) (Julio 1014)
"Jardines de Tierra de Partida" El Regreso (Libre) (Finales de Marzo de 1017)

Saga final:

"La Cité des Clochés" Santuario (Trama)
"La Cité des Clochés" La última noche en París (Libre)
Avatar de Usuario
xXOrbOOkXx
51. Rueca Fatal
51. Rueca Fatal
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 1528
Registrado: Jue Dic 27, 2012 10:39 pm
Dinero: 278,842.76
Banco: 0.00
Ubicación: Detrás de tí. !Bu!
Sexo: Femenino
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 8

Re: [Ciudad de Halloween] El ataque del Boogieman

Notapor Shiroe » Jue Jun 16, 2016 2:20 am

Sólo veía oscuridad y más oscuridad, además de un camino así como flotante de tipo de piedra – creo – junto a mis nuevos compañeros y una maestra de la que no conocía mucho. Me hacía gracia, parece que siempre que estoy entrenando con la Maestra Lyn surge algo... ¿Estará molesta? luego le pregunto.

Al terminar el recorrido por tan oscuro y tétrico sitio, salimos de éste para quedar en medio de una sala que no había visto antes. La primera en salir fue la Maestra... ¿Yami, se llamaba? sí, creo que sí. salió dando saltitos así a lo infantil. Frente a nosotros se encontraba Symbad (quien por cierto desprendía un olor extraño) y otro chico alto del cual no había escuchado hablar nunca. Pero grande fue mi sorpresa cuando noté a Alexis recostada en un trono en medio de ambos.

¡Holaaaa, chocobitos de Bastión Hueco! Perdonadnos por la tardanza, pero nos ha costado encontraros a más pajaritos libres para vuestra excursión. ¡Y no se la podían perder por nada en el mundo!

No pude evitar reirme a lo bajo, tratando de disimular, luego de escuchar tan animada presentación de parte de nuestra Maestra.

¿Podemos comenzar ya? — dijo Alexis, quien se levantó del trono.

¡Uy, sí, sí! ¡Por nosotras no te demores!

La Maestra Yami, luego de aclarar lo anterior, se sentó en unos escalones que rodeaban el trono, adoptando una pose bastante infantil. No pude evitar reirme nuevamente... ¿En serio? Siento como si los papeles de los maestros estuviesen al reverso. La Maestra Lyn, quien tiene la apariencia de una niña, actúa con gran seriedad y firme en su propósito, no toma su papel como debería (y eso la hace cute), al contrario la Maestra Yami tiene la apariencia de una mujer adulta, y sin embargo cómo se comporta le hace gracia a cualquiera... Pero que me embobo en mis propios pensamientos. Alexis empezó a hablar y no tenía otra opción que poner atención.

Tenemos trabajo por Ciudad de Halloween. Hace cosa de una semana que las cosas por allí están patas arriba por algún lío que se traen entre manos los habitantes con los preparativos de Halloween. A saber, todo eso me da igual. Hay un problema más gordo que nos ataña. — se acercó más a nosotros.

A ver, los que sois de allí: el de la cola y… el traidor chaquetero. — afirmó, señalándome a mi y al compañero que tenía a mi otro extremo —. ¿Os acordáis de que los Sincorazón del mundo no hacen más que deambular y quedarse como unos pasmarotes sin hacer daño a nadie? Pues por alguna extraña razón, ya no. Ha habido casos en los que hay quienes confirman que les han atacado. Por el momento no ha llegado a más, pero nos toca investigar la causa de por qué ese cambio tan brusco antes de que se desmadre.

»¿Todo claro? Pues arreando, que nos…

¡No, no, no! ¡Esperad, chocobitos! ¡No podéis iros todavía! — Exclamó la Maestra Yami interrumpiendo a Alexis, así también levantándose de los escalenos casi chocando con nosotros... cuánta energía en una sola mujer —. Cuando lleguéis, tenéis que hacerme un favor muy, pero que muuuy importante.

Acto seguido a esto, sacó una hoja de papel de su manga derecha.

Castigar a los niños malos es muy importante, pero también necesito que os paséis un momentito por la tienda de una vieja amiga y le pidáis de mi parte estos ingredientes. — Explicó, agitando el papel o restregándolo técnicamente en nuestras caras —. ¡Los necesito cuanto antes para elaborar más pociones! ¿Cómo si no voy a poder transformar a mis pequeñines en toda clase de criaturas divertidas? ¡O para encogerles! ¡Eso siempre es muy útil, ¿a que sí?!

La Maestra Yami extendió la hoja de papel con la lista, a lo que yo aproveché y lo tomé, observándolo no tan cerca de mi, para que fuese a la vista de todos los cercanos. Era una lista bastante larga con nombres raros que si entendía alguno, era porque decía "Escama de tal cosa" o "uña de tal cosa" y así. Al final había una dirección, era obvio suponer que era la tienda donde vendían este tipo de cosas.Esta dirección... ¿La he visto antes? ... Luego lo veré.

Spoiler: Mostrar
¡Hola! un placer estar con ustedes en esta trama :) siento que Lawrence se divertirá mucho... Fuera de eso, Drazham, no sé si fue error ortográfico o que la maestra nos ve como trasvestis, pero ha dicho "Uy, sí, sí por NOSOTRAS no te demores". Se sabe que está loca pero me dio gracia esa parte XD

Quisiera aclarar que como dice mi historia, en Ciudad de Halloween siempre utilizaba una túnica negra (que por cierto se ha convertido en su ropa casual), además que al entrar al mundo su ojo se tornará rojo con una marca, me reservo la razón ya que spoilearía por algo que pasará más adelante :wink:

Imagen

Ojo que al principio describí por donde pasamos, me guié de la parte en la que Aqua queda encerrada en el mundo de la oscuridad al final de Kingdom Hearts Birth By Sleep, si no es así el pasillo solo obvien el comentario.
Imagen

CHESU-BAN O HIKKURIKAESU!!

Spoiler: Mostrar
Imagen (Arigatou~ Zekai por esto <3 ♥)

ABREME
Spoiler: Mostrar
Imagen
(Lo hice otra vez y salió Riku de nuevo...)
¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!

Imagen
(Antes me había salido Aeris pero lo actualicé)
¿Qué personaje femenino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!


~ROL KHWORLD~

Ficha

http://www.khworld.org/phpbb/viewtopic. ... 62#p702462

Perfil de Chatango (No siempre disponible)
http://shiroehellscythe.chatango.com

Admin de TheBotx
http://thebotx.chatango.com

Cronología

Prólogo
[Ciudad de Halloween] Donde la oscuridad acecha
http://www.khworld.org/phpbb/viewtopic.php?f=45&t=27673

Tramas:
[País de los Mosqueteros] Todos para uno
http://www.khworld.org/phpbb/viewtopic.php?f=46&t=27724

[Ciudad de Halloween] El ataque del Boogieman
http://www.khworld.org/phpbb/viewtopic.php?f=46&t=27867
Avatar de Usuario
Shiroe
14. Armadura
14. Armadura
AnimeDesign
 
Mensajes: 402
Registrado: Lun Jun 22, 2015 7:49 pm
Dinero: 70.26
Banco: 0.00
Ubicación: Pandaemonium
Clan: AnimeDesign
Facebook: Shiroe
Youtube: Shiroe Hellscythe
Estantería de objetos
Karma: 2

Xefil - Post #1

Notapor Zee » Dom Jun 19, 2016 8:21 pm

Quiero vomitar.

Dios, me voy a vomitar. Aquí y ahora, en medio de todo… esto.


Sin importar cuántas veces cruzara por uno, no podía acostumbrarme ni un poco a la atmósfera de los Portales. Fuesen de Luz o fuesen de Oscuridad, siempre terminaba por experimentar un cuadro severo de náuseas, ansiedad, palpitaciones, sudoración, y varios otros etcéteras. Ahora, para que lo sepas, no soy precisamente claustrofóbico: en muchas ocasiones durante mi trayectoria profesional —y por ello quiero decir trabajando como Caballero— he tenido que deslizarme por huecos y recovecos apenas un poco más grandes que el ancho de mis hombros. Una vez en Port Royal tuve que acomodarme en el interior de un barril; y en otra ocasión, durante una infiltración, me vi obligado a permanecer oculto bajo la cama de un noble mientras su dama de compañía actuaba en el papel de madre y lo “castigaba” por sus acciones.

El punto es… no, no le temo a los espacios cerrados. Y aunque lo hiciera, difícilmente le temería a un portal —es complicado decir con claridad dónde están las paredes en un lugar hecho de… bueno, de luz y oscuridad. Y sin embargo, cada vez que cruzo por uno, experimento esta sensación opresiva y amenazante… como si algo se estuviera extendiendo a mi alrededor, rodeándome, cercándome para poder devorarme.

Y también me mareo un poco porque no sé por dónde voy caminando.

¿Si me vomito ahora, llegaría a Bastión Hueco con nosotros o volvería a Tierra de Partida? ¿Tal vez aparecería en una especie de punto medio? ¿Se quedaría atrapado en una especie de limbo o…?

La luz apareció frente a nosotros. Agradecí al dios Avatar por permitirnos un día más de vida a salvo de las terribles garras de la oscuridad y luego le dije a Alec, mascullando entre dientes, que cuando yo fuera Maestro, me inventaría un verdadero portal hecho de Espacio, un agujero de gusano instantáneo entre dos mundos, para no tener que lidiar con esas montañas rusas nunca más.

…más pajaritos libres para vuestra excursión. ¡Y no se la podían perder por nada en el mundo!

La Sala del Trono de Bastión Hueco apareció frente a nosotros, a la par que el portal de oscuridad se cerraba a nuestras espaldas, produciendo el mismo sonido que haría una aspiradora al apagarse. Alec, el otro chico —un sujeto con una cola como la de Lyn. Very fluffy— y yo llegamos justo a tiempo para escuchar cómo la Maestra Yami prácticamente confesaba en voz alta nuestro secuestro. Yo al menos no me sentía molesto por haber sido arrastrado por la peculiar mujer: mis planes del día consistían en quedarme encerrado en mi habitación y contemplar el significado de mi existencia, probablemente lamentando mi regreso a Tierra de Partida. Sin contar lo que Ronin me había puesto en Port Royal, que había sido más o menos extraoficial, aquella sería mi primera misión importante desde mi retorno a TDP.

Y a Ciudad de Halloween, ni más ni menos. ¡Al fin, un mundo emocionante!

¿Podemos comenzar ya? —Cabe mencionar que quien estaba encargada de la misión no era la Maestra Yami en realidad. Ahora que Bastión Hueco y Tierra de Partida habían arreglado sus diferencias y dejado aquella guerra fría en el pasado, las dos órdenes estaban cooperando para cumplir objetivos en común, mientras que en el resto de las cosas sencillamente acordaban en… desacordar. Así que, visto que ahora éramos un gran equipo feliz dividido en dos castillos, era Alexis la que se encargaba de nosotros.

Alexis, a quien ves plasmada en verde justo arriba, es una especie de zombi gamer lolita. Y, por lo que logro entender, ella misma es nativa de Ciudad Halloween. “Wow, quién se lo hubiera imaginado”, ¿verdad? (eso es sarcasmo)

¡Uy, sí, sí! ¡Por nosotras no te demores!

Hice una leve reverencia a modo de saludo. “Reverencia” es mucho, creo, porque sólo incliné la cabeza. Lo poco que había coincidido con Alexis había sido en otra vida, cuando habían hecho copias digitales de nosotros y las habían puesto a matarse entre ellas en una simulación de Villa Crepúsculo. Si recordaba con claridad, la había pegado al suelo con un hechizo mientras Crow la atravesaba de lado a lado con una lanza eléctrica. Pero en vista que nunca había intentado cobrárselas ni conmigo ni con el resto de los Jugadores, supuse que habíamos dejado nuestras diferencias detrás.

Alexis comenzó a explicar el objetivo de la misión y la razón por la cual ésta se iba a llevar a cabo. Comenzó por darnos un poco de contexto, explicándonos primero cómo los Sincorazón en aquel mundo eran mansos e inofensivos, cómo nunca le habían hecho daño a nadie; y también cómo aquella paz se había terminado sin causa aparente. Las bestias abandonaron su pacífico comportamiento y empezaron a atacar a los nativos, como si finalmente hubieran aceptado su verdadera naturaleza.

Claramente, tener un sitio donde los Sincorazón fuesen inofensivos era una ventaja para ambas órdenes. Siempre estaba la posibilidad de estudiarlos. Tal vez controlarlos, incluso. Por lo cual no podíamos permitirnos que éstos se salieran de control en Ciudad Halloween. Nuestra misión era encontrar el porqué de su radical cambio… ¿y tal vez revertirlo, de alguna forma?

Cuando acabó con su breve explicación, Alexis se dirigió a todos nosotros, los cinco, y quiso confirmar que habíamos comprendido todo:

¿Todo claro? —y una vez le dijimos que sí, dio por iniciada nuestra misión de forma oficial—: Pues arreando, que nos…

¡No, no, no! ¡Esperad, chocobitos! —casi pude escuchar al resto de la habitación suspirar con fastidio al escuchar a la Maestra Yami. Pero a mí me agradaba su locura, por lo que no le di importancia. Al chico de la cola parecía hacerle gracia también, porque no paraba de reírse por lo bajo—. ¡No podéis iros todavía! —la Maestra se levantó de las escaleras donde había estado sentada hasta hacía un momento y se acercó a nosotros con un saltito—. Cuando lleguéis, tenéis que hacerme un favor muy, pero que muuuy importante.

Los ojos que Alexis le puso a Yami por poco y me sacaba una sonrisa burlona, pero me contuve.

Estamos a sus órdenes, Maestra —sentencié con una sonrisa optimista. Yami extendió la manga de su vestido y tomó una hoja de papel del interior, cuyo contenido no alcancé a leer. Entorné los párpados, intentando enfocar el texto… cuando la Maestra la extendió en nuestra dirección y lo agitó de arriba abajo con bastante entusiasmo.

…necesito que os paséis un momentito por la tienda de una vieja amiga y le pidáis de mi parte estos ingredientes. ¡Los necesito cuanto antes para elaborar más pociones!

¿La Maestra Yami hacía pociones? Bueno, así las llamaba ella, pero debido a su comportamiento, uno no podía decir con certeza lo que la mujer estaba en realidad… “cocinando”. Temí por la seguridad de toda Tierra de Partida cuando mencionó que los dichosos brebajes eran para todos los Aprendices. Había extendido la mano para tomar la lista, pero un breve momento de temor me hizo retroceder, por lo que el sujeto de la cola peluda y suave se me adelantó. Tomó la hoja de papel en sus manos y la puso a la vista de todos nosotros. Miré por encima de su hombro…

No sabía que esas cosas tenían glándulas… —comenté en voz alta, señalando una parte aleatoria de la lista. No era como si hubiera tenido mucho apetito, no después del Portal de Oscuridad. Pero aquella lista lo abolió por completo.

Gracias al cielo que Higashizawa se encargaba de la comida.

Así que, en resumen… Investigar por qué los Sincorazón son agresivos y recoger la compra para la Maestra Heisenberg, ¿verdad? —le comenté al que sostenía la lista, intentando ser simpático. Esperaba que no fuera un cretino maleducado como muchos otros Aprendices que yo conocía (Ban y Ragun) y pudiera al menos tener una conversación normal con un compañero—. Me llamo Xefil, por cierto. En caso de que necesites gritarme en algún momento…

Me refería más a cosas similares a “¡Xefil, ve por la Sombra de la derecha!” o “¡Xefil, cuidado arriba, un zombi volador hambriento!” y no algo como “Xefil, deja de molestarme y vete a hacer amigos a otro lado”.

Spoiler: Mostrar
Ciudad Halloween <333 Ya tengo mi disfraz y todo.
Un placer estar con todos ustedes en la Trama. Todos parecen ser buenos compañeros, con personajes simpáticos y bastante diferentes entre sí, así que espero que podamos divertirnos todos juntos. Si alguien quiere discutir algo para la Trama en algún momento, estoy disponible por MP y por Skype, just saying~
Drazham, me entusiasma mucho poder trabajar contigo. Nunca te he visto como GM, así que… ¡sé bueno conmigo! :b please don’t kill me

Y sólo comentando, por si algo en mi post queda raro: los posts de Xefil siempre han sido pedazos de su diario, pero ahora intento hacerlo más evidente para hacerlo un poquito más personal y meter un poco de humor por allí.
Oh, y también llevo a Nagini, aunque todavía es débil como un bebé.


Edit. Me comí una frase relacionada con vómito. Don't mind it.
Imagen
—You're like that coffee machine: from bean to cup, you fuck up—

~Dondequiera que el arte de la medicina es amado,
también hay un amor a la humanidad~


Imagen

Los pocos Awards que alguna vez gané
Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Zee
Miembro del Hall de la Fama
Miembro del Hall de la Fama
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 3278
Registrado: Mié Mar 04, 2009 1:37 am
Dinero: 213,276.64
Banco: 15,374.00
Ubicación: .mx
Sexo: Masculino
Clan: Bohemia Lectura
Facebook: Pregunta por MP
Estantería de objetos
Karma: 36

Re: [Ciudad de Halloween] El ataque del Boogieman

Notapor LightHelco » Lun Jun 20, 2016 1:01 am

Tenemos trabajo por Ciudad de Halloween.

Aquella simple frase fue suficiente para alegrarme el día, porque este no había empezado muy bien. Iwashi insistía en que debía entrenar, mostrarle lo que sabía debido al tiempo que estuve fuera de la Orden. En parte agradecí que Yami me secuestrara para lo que fuera que ella quisiese, aunque cuando supe que íbamos a Bastión Hueco realmente quise desaparecer… vale, podía hacerlo, pero se entiende la frase.

No pude más que alegrarme cuando descubrí que íbamos a tener una misión en mi mundo natal. Durante mi exilio quise haber regresado a mi mundo, pero sabía que aquel lugar sería el primero en donde todo el mundo mirase tras que desapareciera, por lo que iba a ser fantástico el poder volver y además para ayudar con un problema que estuviese afectando a la ciudad. Me centraría en la misión, por supuesto, pero si podía, tras terminarla le pediría a Yami que me permitiese volver más tarde para saludar a la familia.

Hace cosa de una semana que las cosas por allí están patas arriba por algún lío que se traen entre manos los habitantes con los preparativos de Halloween. A saber, todo eso me da igual. Hay un problema más gordo que nos ataña.

Mientras Alexis hablaba, me fijé en aquellos que iban a acompañarme. A Simbad ya lo conocía de la misión en Ciudad de Paso, aunque esperaba que al chico le hubiera sorprendido un poco el ver lo ligeramente cambiado que estaba desde la última vez y también estaba… ¿Felix? No, aquel era el nombre de su copia, Xefil, demasiado tiempo sin verle y tampoco había forjado ninguna relación con él. Luego estaban los dos aprendices que acompañaban a Alexis, un humano pelirrojo y un chico con una larga cola de animal ¿sería uno de los demonios que merodeaban por mi mundo?

A ver, los que sois de allí: el de la cola y… el traidor chaquetero. —señaló Alexis hacia el chico de la cola, confirmando que era de mi mismo mundo y a mí.

La fulminé con la mirada. ¿Traidor? ¿Cómo se atrevía a llamarme eso? Yo no había traicionado a su orden, siquiera había mostrado interés en recuperarme para nada, ya que aun recordaba como Nanashi me había ignorado por completo en Tierras del Reino. Si tan importante era yo para que ahora me consideraran un traidor, que me hubieran arrastrado a este infernal lugar. Pero a estas alturas ya siquiera sabía si pertenecía a Tierra de Partida, ellos habían sido los que me habían rescatado y acogido nuevamente, pero desde que había vuelto me costaba considerarlo un hogar tal y como hice la primera vez.

Tras aquel insulto gratuito a mi persona, la chica zombi empezó a explicar el cómo todo el tema referente a los Sincorazón había cambiado en Ciudad de Halloween, habiendo estos pasado de solo ser inofensivos a llegar incluso a atacar a la gente. Más que sorprenderme, aquello me alarmó e incluso llego a asustarme un poco. ¿Ataques por parte de los Sincorazón? No podía más que desear que nadie de mi familia los hubiese sufrido, tenía suficiente con un padre muerto.

Alexis nos confirmó que no se habían dado víctimas mortales, por lo que pude suspirar aliviado.

¿Todo claro? Pues arreando, que nos…

¡No, no, no! ¡Esperad, chocobitos! ¡No podéis iros todavía! —. Y llegó la interrupción de Yami en ese momento —. Cuando lleguéis, tenéis que hacerme un favor muy, pero que muuuy importante.

Reí por lo bajo al ver la reacción de la zombi a la Maestra, si es que Yami era como una niña en muchas ocasiones. La mujer sacó entonces una larga lista de debajo de la manga y nos la tendió al grupo.

¡Los necesito cuanto antes para elaborar más pociones! ¿Cómo si no voy a poder transformar a mis pequeñines en toda clase de criaturas divertidas? ¡O para encogerles! ¡Eso siempre es muy útil, ¿a que sí?!

¿Pociones? ¡Yo sabía de aquello! Pero cuando fui a coger la lista, vi que el chico de la cola ya lo había hecho. ¿Pero qué sabría un demonio de pociones mágicas? La miré por encima asintiendo en ocasiones, si, era una lista de productos para pociones, aunque si la Maestra estaba tan decidida a transformarnos en criaturas, quizás le pudiese sugerir algún que otro ingrediente que aumentara la eficacia de la pócima.

¿Me permites? —le pregunté al chico tomándole la nota —. Aliento de Sapo, ojos de gusano… la receta parece diferente a la que aprendíamos en la escuela, pero no creo que se desvíe mucho del objetivo final que es la de transformar a alguien lo que el usuario desea —empecé a comentar en alto mientras la leía —. Aunque si no es una molestia, me gustaría recomendarle algunas cosas para esa poción de reducción de tamaño e incluso le puedo dar la receta para una exquisita poción de Amor.

Supuse que más de uno se sorprendería ante aquello, ya que el simple hecho de haber leído la lista de Yami les había revuelto las tripas al contrario que a mí, que estaba acostumbrado a todo aquello.

¿Puede tener relación con las magicitas? —habló entonces Simbad captando mi atención, bueno, no solo la mía también la de Ilana.

Las magicitas, aquellas piedras mágicas que encontramos en Tierras del Reino ¿cómo es que Simbad las conocía? ¡Espera! ¿Él había sido uno de los aprendices en aquel mundo? Durante el viaje a mi mundo le preguntaría, en estos momentos estaba más interesado en saber más sobre estos ataques.

Yo tengo una duda, aunque no sé si se la responderás a un traidor: ¿Qué más se sabe acerca de estos ataques? ¿Quiénes los han sufrido y desde hace cuanto? ¿Jack está al tanto? —fueron las preguntas que hice antes de girarme hacia Xefil con una sonrisa siniestra —. Realmente Xefil, yo espero que tú seas el que grite nuestros nombres durante la visita.
ImagenImagenImagenImagen



Logros:
Spoiler: Mostrar
ImagenImagenImagen


Awards:
Spoiler: Mostrar
ImagenImagen
ImagenImagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
LightHelco
111. Roxas Organización
111. Roxas Organización
The Unknowns
 
Mensajes: 3303
Registrado: Jue Jun 07, 2012 10:42 am
Dinero: 320,406.83
Banco: 15,568.00
Ubicación: Un lugar con lapiz y goma
Sexo: Femenino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 16

Ronda 2

Notapor Drazham » Jue Jun 30, 2016 12:00 am

¿Puede tener relación con las magicitas?

¿Magiqué? Ah, sí, las piedras que mencionó Nanashi. —Alexis se encogió de hombros y le negó con la cabeza—. No tenemos constancia de que en Halloween haya de esas cosas. Y mejor así, porque tengo entendido que son un imán de problemas, como el de tamaño extra grande que os encontrasteis en Tierras del Reino. —Se le escapó una risa lacónica—. No gracias, ya tenemos monstruos de sobra en Ciudad de Halloween.

Yo tengo una duda, aunque no sé si se la responderás a un traidor.

Alexis le dedicó a Alec una mirada gélida por unos escasos segundos, antes de retirársela y bufar de hastío. Hizo un gesto despectivo con la mano y dijo:

¿Qué otro remedio me queda? Nanashi me pidió que organizase el equipo y que resolviese dudas. Fuesen de quien fuesen.

¿Qué más se sabe acerca de estos ataques? ¿Quiénes los han sufrido y desde hace cuanto? ¿Jack está al tanto?

Empezaron hará cosa de una semana. Por el momento, ha habido más testigos que afectados, pero no quita que los vigilantes de la ciudad estén en plan insoportable con sus interrogatorios. En especial desde que escuché noticias de que asignaron a un nuevo líder al cargo. —Puso una mueca de suplicio—. Solo sé que es una imbécil a la que le encanta el control, así que os recomiendo que no os acerquéis a ellos. No quiero que Nanashi me eche la bronca porque os encierren.

»Y sobre Jack no tengo ni idea. No soy como el alcalde y la gran mayoría de los habitantes, que lo buscan por todas partes para que les solucione la vida.

No hubo más preguntas por parte de los aprendices. Así pues, Alexis decidió que ya era hora de moverse y terminar con la faena, que seguía sin entusiasmarle del todo, pero cuanto antes acabasen y se la quitase de encima, mejor. Yami tuvo la cortesía de ahorrarles el trayecto por el Intersticio abriendo un nuevo portal que les llevaría directos a su destino. Antes de que lo cruzasen, se despidió de ellos y les deseó una divertida velada entre sustos y jazmines.

Ciudad de Halloween les esperaba.

***


Imagen


Lo primero que los aprendices se toparon nada más atravesar el portal fue un callejón estrecho, lúgubre y con un aire tétrico que les erizaría los pelos a quienes no estuviesen acostumbrados a las callejuelas de la ciudad. Que no hubiese ni un alma por los alrededores tampoco mejoraría su primera impresión del lugar. De echar la vista al cielo, encontrarían una enorme y amarillenta luna llena en el firmamento de la noche, negro como la tinta y sin un ápice de estrellas.

Ah, pero si el entorno les había dejado sin palabras, que esperasen a verse las pintas. ¡Porque menudo cambio habían pegado! Pronto notarían que sus rostros, ropajes o incluso su cuerpo entero adquirieron un toque más… espeluznante. Muy acorde al lugar en el que estaban.

Bienvenidos a Ciudad de Halloween y blablablá. Sí, sí, todo muy fantasmagórico y os habéis vuelto más feos. El pan de cada día por aquí.

Al igual que ellos, Alexis sufrió la misma transformación al poner un pie en el mundo. Su piel había adquirido un tono verdoso que resultaba desagradable a simple vista, por no hablar de la enorme cicatriz que le cruzaba la frente. La viva imagen de una muerta viviente, o zombie, en sentido coloquial.

La chica esperó a que todos dejasen de alucinar con su nuevo aspecto (quienes lo viesen por primera vez, claro) y cruzó su mirada con todos.

Arrugó el entrecejo; no tardó en dar con el primer problema que les surgió.

¿Dónde está el pelirrojo?

Eso, ¿dónde estaba Jhonny? El resto no tardarían en dar cuenta de que el muchacho de Bastión Hueco no estaba entre ellos. Encima lo llevaban claro si esperaban que apareciese de un momento a otro por el Portal de Oscuridad… pues se había esfumado justo cuando el último de ellos lo cruzó.

Acababan de empezar y ya contaban con una baja.

¡Oh, fantástico! Me tenéis más de media hora esperando porque no somos suficientes y os largáis sin venir a cuento. Me encanta —escupió con acidez, mucha acidez. Luego se pasó la mano por la cara en un intento de mantener la compostura y dijo—: Esta bien, no seré yo quien vaya a rendir cuentas con los maestros cuando se enteren de que tenemos aprendices haciendo pellas. Y vosotros cuatro —barrió con el dedo al grupo entero—, más os vale trabajar por cinco.

»Yo iré a indagar por mi cuenta, prefiero no involucrarme más de la cuenta con los ciudadanos. Eso os lo dejo a vosotros, así os recomiendo que empecéis por la Plaza de la Guillotina. ¿Quejas? ¿No? Pues ciao.

Dicho eso, Alexis hizo un gesto vago para despedirse y se perdió por las callejuelas para comenzar su búsqueda en solitario. Así pues, sin la líder del grupo encima de ellos, tendrían libre albedrío para comenzar sus investigaciones. De internarse un poco más en el callejón y siguiendo las señales que llevaban a la Plaza de la Guillotina, les llegaría el rumor del gentío en la lejanía. Parecía que candidatos a interrogar no les faltarían.

Y tampoco se deberían olvidar del encargo de Yami, cómo no. Tanto Lawrence como Alec podrían guiarles o darles indicaciones de la dirección a la que tenían que ir.

¿A dónde iría cada uno?

Spoiler: Mostrar
Pharos me ha comunicado que abandona la trama. Lo que significa que estaréis sólo vosotros cuatro.

En otro orden de cosas, ¡toca enseñar vuestro aspecto de Halloween! Y por último, recomiendo que los que os vayáis a la Plaza de la Guillotina aprovechéis para hacerles vuestras preguntas a los habitantes del mundo.


Fecha límite: martes 5 de julio.
ImagenImagen
Avatar de Usuario
Drazham
26. Umbrío
26. Umbrío
 
Mensajes: 762
Registrado: Jue Oct 17, 2013 9:55 pm
Dinero: 133,197.76
Banco: 15,378.00
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 6

Re: [Ciudad de Halloween] El ataque del Boogieman

Notapor xXOrbOOkXx » Lun Jul 04, 2016 1:43 pm

¿Magiqué? Ah, sí, las piedras que mencionó Nanashi. —respondió la maestra con un tono indiferente mientras se encogía de hombros—. No tenemos constancia de que en Halloween haya de esas cosas. Y mejor así, porque tengo entendido que son un imán de problemas, como el de tamaño extra grande que os encontrasteis en Tierras del Reino. —Se rió. Aunque quizás no lo hubiera hecho al tener entre manos semejante problema—. No gracias, ya tenemos monstruos de sobra en Ciudad de Halloween.

Bien. Al parecer en aquel mundo los Sincorazón pululaban a su antojo sin hacer daño a nadie. Era una idea extravagante y algo salida de mis ideales, pero todo era posible. Sin embargo, los monstruos parecían haberse vuelto locos y ahora atacaban a la población, pero no tenía que ver con las magicitas, lo que era lógico. Las piedras parecían estar relacionadas con la invocación de los mismos y no con su descontrol. Esto parecía más bien la obra de... una bruja. Recordé aquella que nos la había colado en Tierras del Reino, aquella relacionada con los Villanos Finales, Ultimecia... y por supuesto también me vino a la mente Iliana. Había que andarse con ojo.

Yo tengo una duda, aunque no sé si se la responderás a un traidor.

Traidor. La palabra resonó en el silencio, ganándose la mirada foribunda de Alexis. Alec había sido partícipe de los segundos juegos relacionados con Andrei, lo recordaba bien, y también recordaba su enorme poder ¿qué le habría llevado a traicionar a... Tierra de Partida y Bastión Hueco dos veces? Porque claro, si Alexis decía que era un traidor la más lógica aunque absurda era esa opción.

¿Qué más se sabe acerca de estos ataques? ¿Quiénes los han sufrido y desde hace cuanto? ¿Jack está al tanto?

Empezaron hará cosa de una semana. Por el momento, ha habido más testigos que afectados, pero no quita que los vigilantes de la ciudad estén en plan insoportable con sus interrogatorios. En especial desde que escuché noticias de que asignaron a un nuevo líder al cargo. —Hizo una mueca—. Solo sé que es una imbécil a la que le encanta el control, así que os recomiendo que no os acerquéis a ellos. No quiero que Nanashi me eche la bronca porque os encierren.

Una imbécil a la que le encanta el control. Arqueé una ceja entre confundido y curioso, pensando qué clase de definición era esa.

»Y sobre Jack no tengo ni idea. No soy como el alcalde y la gran mayoría de los habitantes, que lo buscan por todas partes para que les solucione la vida.

¿Jack? ¿Quién era Jack? Miré tanto a Alec como Lawrence, nativos de aquel lugar. Seguramente les haría varias preguntas antes de lanzarme a buscar sospechosos. Vaya que si les haría.

Sin más preguntas de por medio, tampoco del extraño Aprendiz con el que me había tocado a pesar de ser novato, nos pusimos en marcha. Después de una... curiosa despedida por parte de Yami, atravesamos el portal recién abierto y nos pusimos en marcha. Ya iba siendo hora de aclarar algunas dudas.

Imagen


Spoiler: Mostrar
Imagen


El escalofrío me atravesó como una flecha y no me abandonó hasta que pude ver exactamente dónde estaba. Era un callejón lúgubre, húmedo y oscuro alumbrado por la una luna amarillenta, de color plomizo. Pero al levantar una mano para protegerme de la luz me quedé de piedra. O de hueso mejor dicho. Y es que todo mi cuerpo se había convertido en un esqueleto a excepción de una capa negra rasgada y un reloj pendiendo de mi pecho. Con la guadaña parecía que me había transformado en la parca, aunque si me ponía a tocar el laúd bien podría haber sido Morfeo.

Bienvenidos a Ciudad de Halloween y blablablá. Sí, sí, todo muy fantasmagórico y os habéis vuelto más feos. El pan de cada día por aquí. —exhortó Alexis.

<<Pues menos mal que no somos los únicos>>. Y es que ella se había transformado en algo mucho más aterrador y asqueroso, un aspecto que parecía sacado de una terrible pesadilla. Había escuchado que el término correcto era muerto viviente o zombie, pero esa era una palabra extraña para mí.

Y no solo ella. El resto de chicos también habían adquirido un aspecto de lo más variopinto, excepto...

¿Dónde está el pelirrojo?

Parpadeé confuso un momento, hasta que me percaté: el único Aprendiz de Bastión Hueco a parte de mí se había esfumado en el aire. Aquello me otorgó sensaciones mezcladas, entre alivio por no tener que encargarme del muchacho y disconformidad porque se había largado sin más. El lado positivo era que me encontraba solo y a mis anchas.

¡Oh, fantástico! Me tenéis más de media hora esperando porque no somos suficientes y os largáis sin venir a cuento. Me encanta. Esta bien, no seré yo quien vaya a rendir cuentas con los maestros cuando se enteren de que tenemos aprendices haciendo pellas. Y vosotros cuatro —nos barrió con el dedo putrefacto—, más os vale trabajar por cinco.

»Yo iré a indagar por mi cuenta, prefiero no involucrarme más de la cuenta con los ciudadanos. Eso os lo dejo a vosotros, así os recomiendo que empecéis por la Plaza de la Guillotina. ¿Quejas? ¿No? Pues ciao.

Y tal como se despidió enfiló los callejones para desaparecer. Me froté las manos, contento de poder investigar libre: había mucho por hacer. El punto de partida era la Plaza de la Guillotina, nombre muy adecuado.

Bueno, no me he presentado. —Dirigí la vista al único que no sabía mi nombre mientras salíamos del callejón—. Soy Simbad.

Miré a los otros del grupo, más espeluznantes que nunca. Ambos eran nativos del lugar, así que podría hacerles unas preguntas antes de ir a la aventura, aunque Lawrence seguía sin darme buenas vibraciones. Era de fiar, no lo niego, habíamos tenido un encontronazo en País de los Mosqueteros y no parecía alguien que diese muchos problemas pero había algo en él que todavía me escamaba.

Alec, Lawrence, vosotros que sois de aquí. Tengo unas cuantas preguntas —carraspeé—. Lo primero sería pediros unas cuantas indicaciones sobre la distribución de los distintos lugares en el mundo por si acaso tenemos que separarnos y lo otro es simplemente algo que habéis mencionado con Alexis: Jack. ¿Quién es exactamente?

>>De todas formas primero yo iré preguntar a los lugareños, a ver si tienen algo interesante que contar.

Una vez resueltas (o no) mis dudas, me dirigiría a lo que sería la plaza en sí. Adoquinada, con una fuente de aspecto insalubre y una guillotina adornándola. Parecía una París más demacrada, mucho más oscura y terrible. Y conjuntando con nuestro aspecto, los lugareños también tenían un aspecto de lo más terrorífico: vampiros, demonios... Tragué saliva mientras me acercaba a unos cuantos y les repetía las mismas preguntas para ir recaudando información.

Me presentaría brevemente sin dar nombres y pasaría a las preguntas:

He oído que hay una nueva líder llevando el problema de los ataques —arqueé una ceja, aunque por la capucha nadie podía verla—. ¿Sabéis quién es? Y otra cosa, ¿sabéis dónde podría encontrar al alcalde? Es un asunto de urgencia.
~Un cuarto de hora de risa, equivale a un año más de vida...~


Proyectos:



UseBars:

Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen


Rol:

Ficha

Wiki

Spoiler: Mostrar
Tercera Saga:

Prólogo de Simbad
"Bastión Hueco" Choque de culturas (Encuentro)
"Bastión Hueco" Novatos bajo la lluvia (Primer encuentro - Saga Novatos)
"Tierras del Reino" El nacimiento de un príncipe (Trama)
"Islas del Destino" ¡Buscad a mi perro! (Misión)
"Castillo de Bestia" Solos entre lobos (Primer encuentro - Saga Délaissé)
"La Cité des Cloches" Los miserables (Encuentro)
"Villa Crepúsculo" Una visita guiada (Encuentro)
"Selva Profunda" Día de monos (Encuentro)
"Port Royal" Los muertos no cuentan cuentos (Trama)
"Tierra de Dragones" Linda Flor (Misión)
"Bastión Hueco" Novatos bajo el amanecer (Segundo encuentro - Saga Novatos)
"Ciudad de Paso" Lo que vale la pena (Encuentro)
"Ciudad de Paso" The Game Never Ends (Trama)
"Torre de los Misterios" Orden en la Biblioteca (Misión)
"Evento Global" El esclavo del olvido
"Evento Global" Ruta de los perdidos

Evento Halloween 2014
"Especial libre" El laberinto de los corazones
"Especial libre" San Valentín III
"Islas del Destino" Yincana veraniega
"Evento libre" La Mansión Encantada II: La Venganza

Cuarta Saga:


"Ciudad Inexistente" Dos velas para el diablo (Encuentro)
"Port Royal" De copas con la muerte (Encuentro)
"Bastión Hueco" De magdalenas y vicios franceses (Encuentro)
"La Cité des Cloches" Insomnia (Primer encuentro - Saga La Musique du Silence)
"La Cité des Cloches" Somnia (Segundo encuentro - Saga La musique du Silence)
-"Port Royal" El barco que desaparece en la niebla (Misión)
"Tierras del Reino" Donde duermen los gigantes (Trama)
"País de los Mosqueteros" Todos Para Uno (Trama)
"Ciudad de Paso" Un nuevo Crepúsculo (Trama)
"Ciudad de Halloween" El ataque de Boogieman (Trama)
"La Cité des Clochés" Fuego Infernal (Trama)
"Espacio Profundo" Planta 313 (Encuentro)
"Mundo Inexistente" Pasajes Oscuros (Trama)
"Tierra de Partida" Penúltima Parada (Encuentro)
"Evento Global" El principio del fin
"Atlántica" Perdona pero quiero casarme contigo (Encuentro)

"Especial libre" El laberinto de los corazones II: Escape
"Especial libre" World War Christmas
"Especial libre" El San Valentín está aquí
"Especial libre" ¡Exámenes finales
"Especial libre" La inocencia perdida
"Especial libre" Misión: Salvar la Navidad

Timeskip (Finales 1013-1017)

"Tierra de Partida" Examen de Maestría (30 Diciembre 1013)
"Jardines de Tierra de Partida" Doomsnight (Libre) (31 Diciembre 2013)
"País de las Maravillas" El último regalo (Minitrama) (Julio 1014)
"Jardines de Tierra de Partida" El Regreso (Libre) (Finales de Marzo de 1017)

Saga final:

"La Cité des Clochés" Santuario (Trama)
"La Cité des Clochés" La última noche en París (Libre)
Avatar de Usuario
xXOrbOOkXx
51. Rueca Fatal
51. Rueca Fatal
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 1528
Registrado: Jue Dic 27, 2012 10:39 pm
Dinero: 278,842.76
Banco: 0.00
Ubicación: Detrás de tí. !Bu!
Sexo: Femenino
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 8

Re: [Ciudad de Halloween] El ataque del Boogieman

Notapor Zee » Mié Jul 06, 2016 1:21 am

¿¡Por qué un portal de nuevo!?

No puedo hacer esto dos veces seguidas. No puedo. No voy a poder.

Al final, sí pude.

Imagen


Cuando intenté salir del portal con una amplia zancada, casi tropiezo al toparme con el paisaje extraño y desconocido. El adoquinado, viejo y agrietado, era apenas visible bajo la poca luz de luna que se colaba por el callejón. El lugar era estrecho y macabro, como sacado de una escena de terror; sólo con ver el lugar que nos rodeaba era suficiente para erizarme la piel. Había pasado mucho tiempo desde mi última visita a Ciudad Halloween: ya no estaba acostumbrado a la peculiar atmósfera del lugar. Se sentía como si todo a mi alrededor fuera una amenaza. Como si algo estuviese escondiéndose en la oscuridad, al acecho, esperando la oportunidad perfecta para cazarme.

La noche parecía ser especialmente oscura. Sólo la luna adornaba el negro interminable.

Bienvenidos a Ciudad de Halloween y blablablá —comenzó Alexis. Su actitud me sacó una sonrisa, pero una algo nerviosa. Esperaba que no estuviera en ese plan toda la noche. Su actitud podía ser un tanto entretenida una vez la tenías en el mismo bando, pero imaginaba que la tolerancia no iba a durarme mucho tiempo—. Sí, sí, todo muy fantasmagórico y os habéis vuelto más feos. El pan de cada día por aquí.

”Más feos”. Claro, había olvidado por un momento que Cd Halloween era uno de esos mundos particulares. Mi teoría todavía vigente (Ver Anexos) era que hasta cierto punto, y en algunos mundos más que en otros, alguna clase de magia primitiva o energía primordial ayudaba a los nativos a adaptarse. Debía haber una razón por la cual no hubiera barrera del lenguaje. Y sí, en lugares como el que estábamos visitando en ese momento, nuestro aspecto y nuestra fisiología cambiaban de forma radical.

La última vez que había visitado el mundo, ya hacía un par de años… ¿en qué me había convertido? No podía recordarlo. En ese momento me arrepentí de haber guardado mi diario viejo con tanto recelo.

Primero, Alec y el otro nativo no se veían muy diferentes; si acaso, su “fisionomía anormal” se había vuelto… más acentuada. Acentuadamente más anormal. Por otro lado, Alexis, que también era nativa, sí se había puesto más verdosa y una cicatriz quirúrgica le había aparecido justo en la frente (un lugar donde, si me preguntas, creo que no es buena señal tener una cicatriz). Los únicos dos locos que no cuadrábamos allí éramos el chico de Bastión Hueco y yo. A él se le había esfumado toda la carne, dejándole sólo los huesos y la ropa, como si fuera una versión moderna de la parca.

Yo, por otro lado, no tenía ningún espejo para verme… pero podía sentir los cambios. Algunos, como el peso en mi espalda, eran bastante evidentes.

En primer lugar estaba mi cara. Había un montón de cosas que me molestaron de ella casi al instante. Experimenté la sensación de tener algo atascado entre los labios, pero al llevarme los dedos a la boca, descubrí que mis colmillos se habían alargado tanto que la punta sobresalía un poco. Otra cosa eran mis ojos: mi campo visual no había cambiado mucho, pero al llevarme la mano a la sien y descubrir que me había obstruido la vista de forma parcial, me percaté de que me habían salido otros tres pequeños globos oculares al lado del original. Muy pequeños, sí, y sin párpado; pero funcionales. Y finalmente, los mechones de cabello que me caían sobre el rostro me raspaban más de lo normal; al tocarme el pelo noté que se me había vuelto mucho más grueso y puntiagudo, como si fueran pequeños alambres. Mis uñas también se me habían alargado, convirtiéndose en peligrosas garras.

Y también estaba lo que tenía colgado de la espalda. La combinación de todos esos factores sólo podía significar una cosa.

Spoiler: Mostrar
Imagen


Me había convertido en un bicho. Intenté mover una de las patas que me salía de la escápula, pero el apéndice sólo se sacudió un poco, sin estar acostumbrado a recibir órdenes. Lo sujeté con uno de mis brazos y la textura y el brillo me indicaron al momento que sí, parecían estar hecho de lo mismo que el exoesqueleto de una araña: quitina.

No quiero ni pensar de dónde sale la seda —murmuré. Si es que la producía en primer lugar.

Miré a todos mis compañeros, esperando que ninguno hubiera escuchado ese comentario.

¿Dónde está el pelirrojo? —preguntó Alexis. Inmediatamente empecé a contar, utilizando mis nuevas patas como si fueran dedos para ayudarme. Uno… o sea yo… dos, Alec; tres, el de la cola; cuatro, el de BH y… ¿No éramos cinco cuando empezamos?

¿Tal vez se quedó con la Maestra Yami? —sugerí. Qué envidia. Si bien la locura de la Maestra era algo difícil con lo que lidiar, sus abrazos espontáneos y lo delgado de su kimono eran suficiente recompensa para cualquier Aprendiz varón de Tierra de Partida.

¡Oh, fantástico! Me tenéis más de media hora esperando porque no somos suficientes y os largáis sin venir a cuento. Me encanta —Me llevé una mano a la nuca después del reproche de Alexis, sintiéndome algo avergonzado. No porque la ausencia del tal Johnny fuera mi culpa (ni siquiera era de mi bando), sino porque me hizo pensar en lo que los Maestros pudieron haber dicho de mí durante mi ausencia—: Está bien, no seré yo quien vaya a rendir cuentas con los maestros cuando se enteren de que tenemos aprendices haciendo pellas. Y vosotros cuatro —nos señaló a todos con el dedo. Aquel movimiento inesperado me sorprendió un poco: el cabello se me erizó, como el vello de una tarántula—, más os vale trabajar por cinco.

»¿Va a ser esto un problema?

»Yo iré a indagar por mi cuenta, prefiero no involucrarme más de la cuenta con los ciudadanos. Eso os lo dejo a vosotros, así os recomiendo que empecéis por la Plaza de la Guillotina. ¿Quejas? ¿No? Pues ciao.

No es ningún problema —Internamente, estaba agradecido por la oportunidad. Al menos no teníamos que aguantarla por mucho—. Diviértete. Byebye.

Y así, Alexis se perdió por los callejones.

»He conocido a escarabajos más tiernos que tú. Y peloteros.

He conocido a escarabajos más tiernos que tú. Y peloteros.

¿Dije eso en voz alta?

Bueno, no me he presentado. —Una vez más me tomaron por sorpresa. Esperaba que el chico que acaba de dirigirme la palabra no me hubiera escuchado—. Soy Simbad.

Era el de Bastión Hueco. El que había quedado después de que Johnny se quedara detrás a recibir una dosis de Yami para el solito. También era el que lucía como un esqueleto, lo cual me hizo tener mis dudas sobre si tenderle la mano o no. ¿Se le iba a caer si lo intentaba?


Me llamo Xefil —correspondí—. Es un gusto conocerte, Simbad.

Dos frases y ya era más agradable que Alexis o Shinju. Así que ser repelente no era algo que se ensañara en Bastión Hueco. Qué novedad…

Después de eso, Simbad se dirigió hacia Alec y Lawrence, que era el otro chico, el coludo. Como los dos eran nativos, el esqueleto pensó que no sería una mala idea pedirles unas cuantas indicaciones por si llegábamos a separarnos. Esperé pacientemente la respuesta de cualquiera de los dos, escuchando con atención lo que pudieran decir: era información que a mí también me serviría.

Yo también tengo un par de preguntas —intervine una vez las de Simbad se hubieran visto respondidas—. Y no me juzguen por no habérselas hecho a Alexis, porque todos sabemos que ella es un poquito difícil de manejar, erm… Um… El alcalde de la ciudad y el tal Jack… ¿cómo lucen? Imagino que todos aquí son bastante llamativos, así que con saber más o menos su aspecto será difícil pasarlos por alto si nos los llegamos a topar.

»¿Y no sé si haya alguna otra figura en la ciudad que consideren importante…?


Luego de aquella breve conversación entre los cuatro, agradecí con una leve inclinación de cabeza y, tras comentar que yo también iba a la Plaza de la Guillotina, fui detrás de Simbad. Una vez que llegamos al sitio, me separé de él, deseándole suerte y diciéndole que lo veía pronto. Me alejé de los nativos con los que él estuviera conversando, esperando no ser un estorbo.

¿Cómo podía conseguir información? Y de hecho… ¿por dónde podía empezar? ¿A quién podía explicarle mi situación?

Idea.

¡Gwah! ¡Cuando lo encuentre, voy a volverlo la cena! —rugí de pronto, con tanto enfado como mis dotes de actuación me permitieron. Saqué los colmillos y estiré las patas al frente, intentando mostrar su afilada punta a cualquiera cuya atención hubiera llamado—. ¡Sincorazón condenado, ¿cómo se atreve a robarse las presas de mi telaraña! ¡¡Era mi comida!!

»¡Tú!
—señalé al ciudadano que tuviera más cerca, intentando llamar su atención—. ¿Has visto a los Sincorazón por aquí? ¿O tú? —A otro más—. ¡Tú! —Repetí lo mismo—. ¡Grrr, si encuentro al menos a uno de esos payasos con ojos amarillos…! ¿¡Dónde están esos malditos Sincorazón!?

Esperaba que al menos uno de los nativos tuviera el suficiente buen espíritu para ayudar a una pobre alma hambrienta y furiosa. Con que al menos uno fuera capaz de decirme dónde se conglomeraban los Sincorazón, tendría un poco de información para empezar.
Imagen
—You're like that coffee machine: from bean to cup, you fuck up—

~Dondequiera que el arte de la medicina es amado,
también hay un amor a la humanidad~


Imagen

Los pocos Awards que alguna vez gané
Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Zee
Miembro del Hall de la Fama
Miembro del Hall de la Fama
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 3278
Registrado: Mié Mar 04, 2009 1:37 am
Dinero: 213,276.64
Banco: 15,374.00
Ubicación: .mx
Sexo: Masculino
Clan: Bohemia Lectura
Facebook: Pregunta por MP
Estantería de objetos
Karma: 36

Re: [Ciudad de Halloween] El ataque del Boogieman

Notapor Shiroe » Mié Jul 06, 2016 2:02 am

Dímelo a mi...— respondí al comentario del chico de pelo castaño, encogiéndome de hombros y cerrando los ojos por un momento: Una expresión de quien no sabe de qué le están hablando y ni siquiera hace el esfuerzo de entender.

¿Me permites? — preguntó el chico alto de orejas puntiagudas (aunque no sé si llamarlo pregunta, porque no bien respondí éste tomó o más bien me arrebató la lista de las manos). Leyó la lista y empezó a hablar con elocuencia cosas que no podía entender ni aunque hiciera mi mejor esfuerzo.

Lo único que hice fue mirarle de reojo mientras arqueaba una ceja.

Así que, en resumen… Investigar por qué los Sincorazón son agresivos y recoger la compra para la Maestra Heisenberg, ¿verdad? — aclaró el chico de pelo castaño detrás mío, a lo que voltée y asentí con la cabeza.

Síp... así parece ser.

—.Me llamo Xefil, por cierto. En caso de que necesites gritarme en algún momento…

Un placer Xefil, mi nombre es Lawrence. — respondí levantando una sonrisa —Por si también quieres gritarme, supongo... — No entendí muy bien a qué se quizo referir con "gritarme en algún momento", aunque supongo que no será nada malo... ¿no?

Luego de esto, Simbad cuestionó a Alexis acerca de unas piedras llamada Magicitias, a lo que ella solo se encogió de hombros y negó al caso, para luego seguir hablando. Cosa que extrañamente no puse mucha atención...

Yo tengo una duda, aunque no sé si se la responderás a un traidor.— Comentó el chico que arrebata-listas (Me gusta el apodo...).

¿Qué otro remedio me queda? Nanashi me pidió que organizase el equipo y que resolviese dudas. Fuesen de quien fuesen.

¿Qué más se sabe acerca de estos ataques? ¿Quiénes los han sufrido y desde hace cuanto? ¿Jack está al tanto?

Una pregunta astuta e inteligente, de alguien que no se va a la guerra sabiendo nada.

Empezaron hará cosa de una semana. Por el momento, ha habido más testigos que afectados, pero no quita que los vigilantes de la ciudad estén en plan insoportable con sus interrogatorios. En especial desde que escuché noticias de que asignaron a un nuevo líder al cargo. Solo sé que es una imbécil a la que le encanta el control, así que os recomiendo que no os acerquéis a ellos. No quiero que Nanashi me eche la bronca porque os encierren. — una forma amable de decirlo... supongo.

»Y sobre Jack no tengo ni idea. No soy como el alcalde y la gran mayoría de los habitantes, que lo buscan por todas partes para que les solucione la vida.

No pude evitar soltar una risita ante el comentario, pues acertó con lo que digo: Siempre andaban buscando a Jack para que solucione los problemas.

Después de la charla nos pusimos de acuerdo para emprender el viaje, a lo que la Maestra Yami abrió otro pasillo oscuro que nos llevaría a nuestro objetivo, o sea Ciudad de Halloween. Me apenaba un poco por Xefil, en todo el trayecto por el pasillo oscuro noté que no estaba muy agusto, que digamos. Aunque al final logró "llegar de una pieza".

***


Imagen


Tras atravesar el dichoso pasillo oscuro, llegamos hasta un callejón que nada más verlo ya me acordaba de éste. Inhalé el aire a más no poder: se sentía genial volver a mi viejo mundo (aunque tampoco es como si tuviera un siglo fuera de él).

Observé curioso a mis compañeros, los cuales habían tomado un cambio bastante peculiar, en especial el de Simbad, que parecía la muerte en persona, y a Xefil, el cual se había convertido en una especie de araña andante. Yo, por mi lado, ya andaba "transformado" en todo momento... ¿no? bueno eso creí toda mi vida y así parece ser.

Bienvenidos a Ciudad de Halloween y blablablá. Sí, sí, todo muy fantasmagórico y os habéis vuelto más feos. El pan de cada día por aquí. — dijo Alexis, quien se había puesto como la última vez que la vi por aquí.

Todo parecía ser interesante, aunque luego Alexis cuestionó sobre el pelirrojo que estaba con nosotros antes... por cierto, ¿en qué momento se nos apartó? juraría que no me di cuenta.

Alexis empezó a quejarse y quejarse — típico de ella — hasta que hizo un intento de mantenerse "relajada" y dijo: Esta bien, no seré yo quien vaya a rendir cuentas con los maestros cuando se enteren de que tenemos aprendices haciendo pellas. Y vosotros cuatro, más os vale trabajar por cinco.

»Yo iré a indagar por mi cuenta, prefiero no involucrarme más de la cuenta con los ciudadanos. Eso os lo dejo a vosotros, así os recomiendo que empecéis por la Plaza de la Guillotina. ¿Quejas? ¿No? Pues ciao.

Dicho y hecho, Alexis desapareció sin más en uno de los callejones frente a nosotros.

He conocido a escarabajos más tiernos que tú. Y peloteros.— Comentó Xefil de rrepente, me reí un tantito por su forma de hablar.

Simbad se presentó ante el único de allí que parecía no conocer. Luego se dirigió a nosotros (más específicamente a mi y al chico-arrebata-listas), para luego empezar a hablar.

Alec, Lawrence, vosotros que sois de aquí. Tengo unas cuantas preguntas. Lo primero sería pediros unas cuantas indicaciones sobre la distribución de los distintos lugares en el mundo por si acaso tenemos que separarnos y lo otro es simplemente algo que habéis mencionado con Alexis: Jack. ¿Quién es exactamente?

Me puse en el frente, para poder visualizar a todos los prensentes y me dispuse a hablar:

Yo puedo responder a tus dudas, Simbad. En primera, quiero destacar que es una ciudad con habitantes que parecen no ser agradables, pero lo son. Lo digo por experiencia propia. Sin duda quizás puedas sacar algo de ellos si te empeñas en preguntarles, aunque de seguro te encontrarás con un que otro cascarrabias... suele pasar. Cuidado con los niños que andan por ahí correteando y les encanta bromear, aún más con extrangeros. — pausé un tiempo y luego seguí — Lo más recomendable, como nos dijo Alexis, sería ir a la Plaza de la Guillotina, ya que allí siempre transitan muchos habitantes y más en estas épocas. Aunque podría ser también un punto negativo.

>>Por otra parte, Jack es conocido como "El Rey Calabaza" o "El Rey de Halloween". Ha sido durante todo este tiempo quien controla la ciudad y toma las decisiones fundamentales de la misma. Cuando Alexis comentó lo de que todos dependían de él para solucionarle la vida, no era sarcasmo. De igual modo, no es una mala persona, mejor si nos encontramos con él que con otro más, pues seguro tendrá la respuesta correcta a todas nuestras preguntas... supongo.

Suspiré ante esa gran charla, quería instruírlos lo mejor posible para que se evitaran cualquier tipo de problema.

Yo también tengo un par de preguntas — Dijo Xefil luego de que yo terminase de hablar—. Y no me juzguen por no habérselas hecho a Alexis, porque todos sabemos que ella es un poquito difícil de manejar, erm… Um… El alcalde de la ciudad y el tal Jack… ¿cómo lucen? Imagino que todos aquí son bastante llamativos, así que con saber más o menos su aspecto será difícil pasarlos por alto si nos los llegamos a topar.

Bueno...— Empecé a mover las manos conforme explicaba el aspecto de cada uno —El Alcalde es bastante bajo en estatura y gordito, se caracteriza por tener un sombrero bastante alto y por tener dos caras. Generalmente se le ve andando con la cara "Feliz", pero en ocasiones, cuando las cosas le salen mal, hace gala de su cara de "Tristeza". Es simpático, ante todo. Jack, por otra parte, es bastante alto, así como dice su apellido "Skeleton" es un esqueleto andante. Una persona bastante amigable y carismática.

¿Y no sé si haya alguna otra figura en la ciudad que consideren importante…?

¡Ah, claro! Si no queremos tener problemas directamente con los Sincorazones, lo mejor sería alejarnos del bosque que está fuera de la ciudad. Seguramente nos encontramos con una que otra sorpresita esperándonos... aunque si quieren tomar el riesgo, sugiero ir en grupo.

Esa era toda la información que podía brindarles por el momento, esperaba que fuera lo suficientemente útil para ellos.

De todas formas primero yo iré preguntar a los lugareños, a ver si tienen algo interesante que contar.

Voy contigo.— dije acercándomele a Simbad, a lo que Xefil se nos acercó también —

Luego de esto, caminamos hacia la Plaza de la Guillotina, la cual se veía igual de hermosa que siempre. Como se supone es de esperar, las personas caminaban de aquí para allá y de acá para allá, más en estos tiempos de preparativos.

Simbad aprovechaba cada oportunidad para preguntar a los habitantes e intentar sonsacarles información, a lo que Xefil se despidió y se fue por su propio camino. Yo, por mi parte, me separé para ir a ver cómo estaban las cosas. Lo primero que me pasó por la mente fue ir al cementerio, tal vez me encontrase con algo interesante.
Imagen

CHESU-BAN O HIKKURIKAESU!!

Spoiler: Mostrar
Imagen (Arigatou~ Zekai por esto <3 ♥)

ABREME
Spoiler: Mostrar
Imagen
(Lo hice otra vez y salió Riku de nuevo...)
¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!

Imagen
(Antes me había salido Aeris pero lo actualicé)
¿Qué personaje femenino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!


~ROL KHWORLD~

Ficha

http://www.khworld.org/phpbb/viewtopic. ... 62#p702462

Perfil de Chatango (No siempre disponible)
http://shiroehellscythe.chatango.com

Admin de TheBotx
http://thebotx.chatango.com

Cronología

Prólogo
[Ciudad de Halloween] Donde la oscuridad acecha
http://www.khworld.org/phpbb/viewtopic.php?f=45&t=27673

Tramas:
[País de los Mosqueteros] Todos para uno
http://www.khworld.org/phpbb/viewtopic.php?f=46&t=27724

[Ciudad de Halloween] El ataque del Boogieman
http://www.khworld.org/phpbb/viewtopic.php?f=46&t=27867
Avatar de Usuario
Shiroe
14. Armadura
14. Armadura
AnimeDesign
 
Mensajes: 402
Registrado: Lun Jun 22, 2015 7:49 pm
Dinero: 70.26
Banco: 0.00
Ubicación: Pandaemonium
Clan: AnimeDesign
Facebook: Shiroe
Youtube: Shiroe Hellscythe
Estantería de objetos
Karma: 2

Re: [Ciudad de Halloween] El ataque del Boogieman

Notapor LightHelco » Sab Jul 09, 2016 1:07 am

¿Alguien estaba al cargo de vigilantes? ¿Desde cuándo? Realmente, Ciudad de Halloween no era una ciudad con mucha seguridad, quizás porque si te metías con algunas razas equivocadas podías considerarte muerto… o más muerto de lo normal, por lo que me llamaba la atención aquella noticia.

¿Pero quién era aquella persona de la que hablaba Alexis? No me sonaba nadie que pudiese dedicarse a la seguridad y puedo asegurar que el pueblo es lo suficientemente pequeño como para que todos nos conozcamos al menos de vista… salvo al Lawrence este, ¿en serio era de mi mundo? Porque ni me sonaba. La zombi terminó con un comentario poco agradable antes de hacernos pasar por un portal de oscuridad.

Bueno, Ilana, parece que nos toca pasar el día en nuestro mundo, ten cuidado con la cola no sea que nos encontremos con ese energúmeno —le sonreí a mi compañera entrando en último lugar por el portal.

Imagen


Vaya, chicos, se os ve más guapos ahora —. Casi hasta empezaban a caerme mejor no pareciendo humanos —. Sobretodo tú, Xefil, sé de una chica araña que vive cerca de la Plaza de la Guillotina y a la cual le encantarías. Dicen que se come a sus pretendientes a besos.

Y no solo Xefil y Simbad habían cambiado, parecía que Lawrence también se mantenía bajo la magia ilusoria que nos mostraba menos monstruosos en otros mundos, algo que yo me había dedicado a eliminar tras mi marcha, por lo que no sufrí cambio alguno al llegar a Ciudad de Halloween. Quizás mi ropa se había tornado de unos colores más oscuros, pero en general estaba igual que antes.

Ya estábamos listos para iniciar la misión y el recado de la Maestra Yami, cuando la chica zombi se percató de que faltaba un miembro del equipo, fue entonces que recordé al otro humano y sinceramente, hasta me alegraba de que no viniese. Menos problemas para nosotros, Simbad sabía que era de fiar y a Xefil siempre lo podía arrastrar hasta un nido de arañas si intentaba jugármela.

¡Oh, fantástico! Me tenéis más de media hora esperando porque no somos suficientes y os largáis sin venir a cuento. Me encanta —empezó Alexis nuevamente con su berrinche.

No le tenía mucho apreció así que cuando nos dijo que tendríamos que trabajar como si fuéramos cinco y se largó a hacer lo que tuviese que hacer, que viendo lo mucho que ayudo la última vez con lo del experimento seguramente nada, me alegré bastante. Teníamos vía libre para indagar por nuestra cuenta sobre el problema de los Sincorazón.

Escuché a los miembros del grupo saludarse entre ellos, por lo que aproveché para hacer lo mismo con el chico-demonio.

Supongo que debería presentarme —le dije extendiendo la mano —. Alec Ocus, semi-brujo, y si no eres muy joven, quizás también me reconozcas por el crío que destrozo la fuente de la plaza con una bomba.

Un maullido y algo subiéndome por la espalda hasta colgarse de mi hombro me dejó claro que Ilana también quería decir hola.

Y esta es mi familiar, Ilana, no le gusta nada separarse de mí —presenté a la gatita acariciándole la cabecita —. ¿Y tú de dónde eres exactamente, Lawrence? Porque es raro que no te conozca siquiera de vista.

Alec, Lawrence, vosotros que sois de aquí. Tengo unas cuantas preguntas —nos llamó Simbad para que le aclarásemos varías dudas.

Aunque no tuve que responder a ninguna, ya que el demonio se encargó de ello consiguiendo que me riera un poco por lo bajo ante la mención de los niños y sus bromas, no es que yo hubiese sido uno de esos niños durante mi infancia. Viendo que este tenía todo aquel tema controlado, saqué la lista de Yami para mirar bien la dirección de la tienda en donde quería conseguir los materiales.

Si no os importa, yo voy a hacer primero lo de la lista, prefiero que nos quitemos este recado cuanto antes y así no preocuparnos después, además, puedo dejar los materiales en casa de algún familiar e ir a recogerlos tras la misión —les hice saber a los otros portadores —. Y otra cosa, tened cuidado con los Sincorazón, Alexis no lo ha dicho, pero con nosotros, los portadores, no son tan amables como con los habitantes del mundo. Si os ven os atacaran —esperé a ver como reaccionaban antes de añadir —. Y aquí hay bastantes razas que usan distintos poderes, así que no les va a extrañar incluso si empezáis a lanzar fuego por las orejas, quizás hasta piensen que es un truco para Halloween.

Con aquello dicho, le hice un gesto a Ilana antes de dirigirme hacia el lugar que marcaba la dirección.
ImagenImagenImagenImagen



Logros:
Spoiler: Mostrar
ImagenImagenImagen


Awards:
Spoiler: Mostrar
ImagenImagen
ImagenImagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
LightHelco
111. Roxas Organización
111. Roxas Organización
The Unknowns
 
Mensajes: 3303
Registrado: Jue Jun 07, 2012 10:42 am
Dinero: 320,406.83
Banco: 15,568.00
Ubicación: Un lugar con lapiz y goma
Sexo: Femenino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 16

Ronda 3

Notapor Drazham » Jue Jul 14, 2016 12:15 am

Simbad y Xefil


Simbad, Lawrence y Xefil se aventuraron a avanzar por el callejón que conducía a la Plaza de la Guillotina. Notarían que las voces que escuchaban pasaron a un bullicio muy ruidoso. Para cuando llegaron al final, podrían deducir que estaban en el lugar correcto porque lo único que alcanzaría sus vistas fue una alta guillotina bien afilada que asomaba por encima de un mar de cabezas. ¡La plaza entera estaba a rebosar de gente!

Si es que podían considerar «gente» a todas esas criaturas de los más excéntricas: grandes, escuálidas, peludas o, literalmente, en los huesos… Ambos aprendices tenían delante suya toda clase de monstruos inimaginables o de los que sólo escucharían en las historias de terror. La buena noticia es que con su nueva apariencia no tendrían problemas en adaptarse.

Así pues, a excepción de Lawrence, que prefirió ir directo al cementerio que comunicaba con la plaza, cada uno se puso manos a la obra para sacar cualquier dato de interés de quien fuese. El numerito de Xefil consiguió llamar la atención de unos cuantos transeúntes, dirigiéndole miradas de perplejidad y de indiferencia (¿sería lo normal por esos lares toparse con alguien chillando como un colérico?) por partes iguales.

Solo entonces consiguió algo más cuando sorprendió a un matrimonio de vampiros de alta cuna con sus berridos; al marido por poco se le cayó el monóculo del bote que pegó, mientras que su mujer ahogó un grito de indignación y le lanzó una mirada afilada.

Oh, pero… ¡Habrase visto! ¿Hasta qué punto ha decaído esta ciudad para que tengamos a jóvenes pidiendo comida a gritos? Más le vale al alcalde que no se demore más y encuentre soluciones a nuestra situación.

Vamos, querida, no te sulfures. Digo yo que algo habrá pensado si se ha decidido por fin a mostrarse ante el populacho. —El vampiro trató de calmarla, colocándose de nuevo el monóculo. Carraspeó y se dirigió a Xefil—: Muchacho, comprendo tu frustración, pues mi familia ya no puede deambular por nuestro coto de caza particular por culpa de esos… seres de ojos amarillos. Desde que la Guardia Aullante los expulsó a las afueras de la ciudad, se les vio por última vez deambulando por el cementerio, pero yo en tu lugar no me acercaría a esos demonios.

Mientras tanto, Simbad optó por un método de acercamiento menos extravagante que el de su compañero y formular sus preguntas. No tuvo problema alguno en llamar la atención de un hombre lobo de la zona que le sacaba cabeza y media.

¿El alcalde? Pues ya puedes ir haciendo cola, chaval. Tooooodos los que estamos aquí estamos esperando a que asome la jeta, al menos una de las dos, para que nos dé explicaciones. —Alzó un dedo e hizo movimientos circulares para abarcar su alrededor—. Han dicho que iba a dar un comunicado en persona para explicarnos de una vez qué hacer con todo este embrollo de esos bichejos de ojos amarillos que no paran de incordiar. Si al menos supiésemos dónde se ha metido Jack…

Luego tocó el asunto de la líder que se encargaba de la seguridad de la ciudad, y al monstruo se le escapó una mueca de fastidio.

Supongo que te referirás a Morgana. Sí, es la que ahora lidera la Guardia Aullante, es fácil reconocerla por su capa roja. Te lo digo porque te recomiendo no acercarte a ella para nada. Esa mujer tiene la puñetera manía de arrestar e interrogar a cualquiera que le parezca sospechoso.

»Pero si tanta necesidad tienes de preguntarle a alguien que sepa sobre los ataques, deberías probar con alguna de sus subalternas. A diferencia de su jefa, son muy majas y no les importa echarnos un cable. —El hombre lobo aguzó la vista y le hizo un gesto con el brazo a Simbad para que se diese la vuelta—. Mira, ahí tienes a una.

El afilado dedo del can apuntó a una mujer joven, alada, de piel rosácea y con dos cuernos que le sobresalían de la cabeza, que revoloteaba por encima de los transeúntes. Un súcubo, que por su expresión divertida mientras escudriñaba los alrededores, no parecía estar buscando criminales.

Spoiler: Mostrar
Imagen


Ahora bien, ¿por qué se decantarían los aprendices? ¿Preguntarle a la autoridad o tirar por dónde se fue Lawrence? Algo habría que hacer, porque el alcalde se estaba tomando su tiempo para salir a escena.

Spoiler: Mostrar
Tanto Xefil como Simbad llegan a escuchar todo lo que mencionan la pareja de vampiros y el hombre lobo al encontrarse cerca, de modo que no pierden detalle alguno para lo que vayan a hacer a continuación.


***


Lawrence


Pasando del gentío que se atestó en la Plaza de la Guillotina, Lawrence no tuvo problema alguno en cruzar la verja, abierta a cal y canto, que daba al cementerio de la ciudad. Todo habitante de Halloween conocía aquel paraje tranquilo, ideal para perderse por ahí sin el típico ajetreo de la ciudad y relajarse con el ulular de los búhos… y de lo que no eran búhos.

Sin embargo, Lawrence se encontró allí con un silencio sepulcral que resultaba hasta incómodo. Se notaba en el ambiente que no había ni un alma por los alrededores, ni los animalillos del bosque, ni las almas en sentido literal: hoy no se podía ver a ningún fantasma salir de la comodidad de su lápida para darse un paseo bajo la luz de la luna. Estaba vacío.

¡No! ¡Vete! ¡No te acerques!

Hasta que un grito rompió el silencio. Uno de los arbustos que Lawrence tenía a cinco metros se revolvió, hasta que una silueta humana sobresalió hecha un manojo de nervios y se dio de bruces contra el suelo. Desde su posición pudo ver que tenía el cabello largo, vestía de rosa y era muy bajita. Tenía pinta de ser una niña.

¡¡Socorro!!

La pequeña se encogió sobre sí misma, muerta de miedo. ¿La razón? No tardó en descubrirla cuando dos nuevos visitantes llegaron por donde vino la niña, sobrevolando los arbustos. El emblema de su pecho le señalaría que no se trataba de gente amigable, para ser exactos.

Spoiler: Mostrar
X2
Imagen


Uno de los Fantasmas Farol se percató de la presencia de Lawrence y lo enfocó con la luz roja que emitía su ojo. Su compañero no tardó en hacer lo mismo y seguirle, alzando sus garras mientras levitaban lentamente hacia el muchacho.

Lawrence apenas llevaría unos minutos en su mundo y ya le habían surgido dos problemas con forma de Sincorazón.

***


Alec


Al brujo le resultaría bastante familiar la dirección que Yami les dejó escrita en la lista de ingredientes. Resultó ser una avenida que tenía su fama por albergar cuantiosos comercios de alquimia y farmacias, conocida por toda familia de hechiceros que trabajase con las pociones. El papel acabó por llevarle hasta una tienda que no tuvo el gusto de conocer o visitar en un pasado. Tenía una fachada rojiza por la que se percibían unos cuantos desgastes por el paso de los años, y en uno de los lados de la puerta figuraba un viejo letrero con el nombre de El Caldero Púrpura y un dibujo grabado de un caldero de dicho color.

Al entrar, un pronunciado aroma a especias se le colaría por las fosas nasales a modo de bienvenida. El recibidor de la tienda no es que fuese muy grande, aunque se hacía muy vistoso con la cantidad de plantas que pendían de hilos en el techo para que se secasen y las múltiples vitrinas que contenían diversas clases de insectos disecados. Toda una delicia para el alquimista medio.

Pero pronto daría cuenta de que no estaba solo. Delante del mostrador se encontraba una figura femenina que le daba la espalda y que estaría esperando a que viniese el dependiente. Al percatarse de la llegada de Alec, giró sobre sus talones, revelando a una joven de larga melena, grandes ojos y con un vestido que tenía pinta de haber sido cosido a partir de diversos trozos de tela. ¡Por no hablar de que su cuerpo entero también mostraba marcas de remiendos!

¿Y lo mejor de todo? Que era una cara conocida para Alec.

¡Oh, Alec, que alegría volver a verte!

Spoiler: Mostrar
Imagen


Sally, la ayudante que el mismísimo Doctor Flinkenstein se creó, abrió mucho los ojos de la sorpresa y esbozó una ufana sonrisa. Se apresuró en acercarse al brujo para entablar conversación.

¡Ha pasado mucho tiempo desde que vinisteis al laboratorio del doctor! Dime, ¿Qué tal te van las clases con ese maestro vuestro que parecía tan adormilado? —Ladeó la cabeza y se llevó un dedo a la barbilla, pensativa—. Bueno, supongo que te quitarán mucho tiempo si apenas puedes pasarte por…

¡Sallyyyy, ya tengo lo que querías!

Una voz femenina resonó alta y clara a través de la puerta que se hallaba detrás del mostrador, haciendo que la nombrada diese un respingo y virase la cabeza. La puerta de la trastienda se abrió para dejar paso a una mujer joven con un amplio sombrero picudo y de color morado encima de su cabeza. En fin, ¿qué no sabría Alec a estas alturas de la típica indumentaria que acostumbraban a usar las brujas?

Spoiler: Mostrar
Imagen


Perdona la tardanza, pero tenemos el almacén hecho un… —La bruja, alzando un paquetito en su mano izquierda, se pispó de la presencia de Alec y le dedicó una mirada curiosa—. Anda, otro cliente. Menuda racha estamos teniendo hoy. Dime guapo, ¿en qué puedo ayudarte?

***


Spoiler: Mostrar
Aviso para todo el mundo: en la siguiente ronda me haré con una copia de las fichas de cada uno. Si tenéis algo que actualizar, aprovechad.


Fecha límite: Martes 19 de julio.
ImagenImagen
Avatar de Usuario
Drazham
26. Umbrío
26. Umbrío
 
Mensajes: 762
Registrado: Jue Oct 17, 2013 9:55 pm
Dinero: 133,197.76
Banco: 15,378.00
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 6

Xefil - Post #3

Notapor Zee » Jue Jul 14, 2016 10:49 am

«Vaya. Pensaría que más gente estaría dispuesta a un poco de venganza si alguien se ofrecía», me lamenté en silencio, dejando que mis patas colgaran sin mucha energía y que mi cabello volviera a su estado natural. Hice una mueca, contemplando cómo gran parte de los nativos ignoraban mi declaración de guerra, y cómo muchos otros se alejaban de forma deliberada debido a la sorpresa. Mis gritos, más que ayudarme, parecieron hacer las cosas más complicadas para mí.

Seguro que a Simbad le estaba yendo mucho mejor.

¿No? ¿Nadie…?

Oh, pero… ¡Habrase visto! ¿Hasta qué punto ha decaído esta ciudad para que tengamos a jóvenes pidiendo comida a gritos? Más le vale al alcalde que no se demore más y encuentre soluciones a nuestra situación.

Justo cuando comenzaba a esfumarse mi esperanza, resultó que mi pequeño acto dramático había llamado la atención de al menos una persona. Lo cual significaba que, pese a lo ridículo de la idea, había tenido resultado —y eso era más que suficiente para mí y para mi orgullo. Borré la sonrisa soberbia de mi rostro antes de girarme a la fuente de aquella voz.

No estoy gritando por comida. Se llevaron mi comida. Hay una diferencia, madame —repliqué, como si ya me hubiese creído mi poco trabajada mentira. Fingí algo de ofensa por el comentario de la mujer, que había resultado ser una elegante y atractiva vampiresa, acompañada de su marido. Él, por otro lado, sí parecía estar un poco más interesado en mi predicamento, porque no tardó más que unos momentos en intervenir:

Muchacho, comprendo tu frustración, pues mi familia ya no puede deambular por nuestro coto de caza particular por culpa de esos… seres de ojos amarillos. Desde que la Guardia Aullante los expulsó a las afueras de la ciudad, se les vio por última vez deambulando por el cementerio, pero yo en tu lugar no me acercaría a esos demonios.

Sonreí con ferocidad, enseñando los colmillos. Hasta donde él sabía, aquel vampiro me había ayudado con una vendetta personale, ayudándome a descubrir el paradero de un grupo de peculiares ladrones. La verdad era que sólo había ayudado a un Caballero de la Llave con su misión, facilitándole mucho su búsqueda; por lo pronto no tenía ganas de enfrentarme con un Sincorazón, pero de algo servía saber por qué lugares rondaban y, en particular, que se encontraban de cierta forma confinados.

Agradecí a la pareja con una leve reverencia y me alejé del grupo de gente que ya se había familiarizado con mis gritos.

Pero… ¿”La Guardia Aullante”? Sí, era verdad que yo no había visitado aquel mundo con frecuencia, pero sabía un poco de esto y aquello por el simple hecho de ser Aprendiz… Y sin embargo, nunca había escuchado de ellos. ¿Serían parte del gobierno? ¿O un grupo de ciudadanos preocupado por su seguridad? Mi mejor opción hasta el momento era preguntarle a Lawrence o a Alec, pero en vista que cada uno se había ido por su lado…

Así que me acerqué a Simbad. En un principio fue un poco difícil encontrarlo entre tanta multitud, pero una vez identificada su esquelética silueta, perderlo de vista se volvía imposible. Él también había comenzado su propia búsqueda de información —menos colorida que la mía, puedo apostar—, por lo cual aproveché para abrir bien las orejas,

…irás a Morgana —Era lo que estaba diciendo un licántropo, mientras Simbad escuchaba con atención—. Sí, es la que ahora lidera la Guardia Aullante, es fácil reconocerla por su capa roja. Te lo digo porque te recomiendo no acercarte a ella para nada. Esa mujer tiene la puñetera manía de arrestar e interrogar a cualquiera que le parezca sospechoso.

Tenía un nombre inquietante. Y además… el poder de arrestar e interrogar: lo cual significaba que, o era una autoridad de la justicia, o una de ellas le había otorgado cierta jurisdicción sobre los ciudadanos de Halloween. La persona perfecta para hacer preguntas. Seguramente aquel hombre estaba exagerando respecto a la intransigencia de la líder…

Pero si tanta necesidad tienes de preguntarle a alguien que sepa sobre los ataques, deberías probar con alguna de sus subalternas. A diferencia de su jefa, son muy majas y no les importa echarnos un cable. Mira, ahí tienes a una. —El licántropo meneó la mano y apuntó tras Simbad, en dirección a una figura que aleteaba por encima de los presentes en la plaza.

Era una joven diablesa, por lo que alcanzaba a ver desde mi lugar: bastante atractiva, con una silueta envidiable para una mujer e irresistible para un varón; poseía un par de elegantes alas vampíricas, unos afilados cuernos y unos brillantes ojos carmesíes. Su piel era de un tono purpúreo, casi rosado, y su cabello era de un reluciente blanco, contrincante a la luz de la luna. Revoloteando en círculos por encima de la plaza, suponía una visión extrañamente atrayente y espeluznante a la vez.

Spoiler: Mostrar
Imagen


Así que ella es parte de la Guardia, ¿no? —le pregunté a Simbad, como queriendo confirmar lo que el hombre lobo le había dicho—. Sabes que mientras más nos acerquemos a la Guardia, más rápido llegaremos al fondo de esto, ¿verdad? ¡Perdonaaa! —llamé, extendiendo mi pata superior derecha a lo alto y moviéndola de un lado a otro para llamar la atención de la demonio. Alcé la voz, también, esperando que pudiera llegar hasta donde ella estaba volando—. ¡He escuchado que eras parte de la Guardia! ¡Estoy muy-muy interesado en los monstruos del cementerio!

Al conseguir la atención de la diablesa —que, por ahora, asumamos que fue así—, puse mis manos en alto, como declarándome inocente y desarmado ante la autoridad. Intenté poner la sonrisa más encantadora de la cual era capaz, aunque los colmillos bien pudieron acabar con cualquier chispa amigable que mi gesto acarreaba.

Un par de preguntas solamente, milady-- um, oficial —Mi corrección vino un poco tarde. ¿De qué forma debía referirme a ella? Porque era una autoridad y nosotros, se suponía, ciudadanos—. Sólo quería saber si la gente común, como yo, podía de alguna forma ayudar con el trabajo que lady Morgana y todos los miembros de la Guardia llevan a cabo tan valientemente —Las palabras salieron de mi boca sin que yo las hubiera pensado de antemano. En aquel momento sólo tuve la idea de acercarme a los miembros de la Guardia tanto como me fuera posible; halagar su trabajo y mencionar de paso a Morgana fue algo que vino de forma natural. Pero si quería aproximarme a mi objetivo, primero tenía que ganarme al menos un pellizco de confianza: así que, como buen arácnido, lo único que se me ocurrió en aquel momento fue seguir tejiendo sobre mi red de mentiras—. Hace poco un buen amigo mío… era una violinista, muy buen chico… fue atacado por esas bestias; y yo… simplemente no puedo quedarme de patas cruzadas y no hacer nada.

Miré a Simbad, a quien había dejado bastante fuera con aquella mentirilla. Y maldije por haberme olvidado de él. Hice un gesto con los ojos, apuntando a la diablesa con la mirada, como diciéndole al chico “¿Algo qué añadir?”. Seguramente él tenía sus propias preguntas y un plan completamente diferente.

¿Están ustedes… reclutando? Lady Morgana, ¿podría recibirme? ¡Q-Quiero ser parte de la Guardia!
Imagen
—You're like that coffee machine: from bean to cup, you fuck up—

~Dondequiera que el arte de la medicina es amado,
también hay un amor a la humanidad~


Imagen

Los pocos Awards que alguna vez gané
Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Zee
Miembro del Hall de la Fama
Miembro del Hall de la Fama
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 3278
Registrado: Mié Mar 04, 2009 1:37 am
Dinero: 213,276.64
Banco: 15,374.00
Ubicación: .mx
Sexo: Masculino
Clan: Bohemia Lectura
Facebook: Pregunta por MP
Estantería de objetos
Karma: 36

Re: Ronda 3

Notapor Shiroe » Jue Jul 14, 2016 4:36 pm

Sí que es una multitud de personas... — dije para mis adentros, y es que me golpeaba a cada 2 por 3 con una que otra persnona presente allí, intentando alcanzar mi destino.

Ahora que recuerdo, fue exactamente así como comenzó mi primera misión en Le Cité des Cloches, claro que a excepción de esa vez ahora estaba solo y no perseguía a alguien en particular. Esperaba no volver a encontrarme con un animal de busto enorme... literalmente.

Abierta, menos mal. — Y así era, la verja que conectaba con el cementerio se encontraba abierta de par en par, permitiéndole a quien quisiera entrar cruzar con suma facilidad.

Miré a todas partes examinando la zona: todo estaba callado, tranquilo, sin una persona, silueta o alma, ni siquiera niños revoloteando.

Espero que no vaya a salirme otro sincorazón gigante de la nada... — comenté para mis adentros mientras suspiraba.

Caminé unos pasos hacia adelante observando con más curiosidad, hasta que...

¡No! ¡Vete! ¡No te acerques!

Fijé mi vista rápidamente hacia donde procedía aquel grito. Grande fue mi sorpresa al fijarme en un arbusto cercano y ver como una fémina de pelo largo, estatura baja y con vestimentas rosadas salió de aquel sitio como si su vida dependiese de ello.

¡¡Socorro!!

¡¿P-pero qué pasa?! — No pasó mucho tiempo para que mi pregunta fuese respondida, y no precisamente por la chica, sino por dos sincorazones que salieron de los arbustos.

Un aspecto fantasmagórico, con uno de sus ojos colgando de su sitio, con "manos flotantes", una sonrisa diabólica y, sin faltar, el emblemático símbolo de un corazón cocido.

Spoiler: Mostrar
X2
Imagen


No pasó nada de tiempo cuando el sincorazón notó mi presencia y me aluzó con uno de sus ojos, que parecía un farol, la cual emitía una luz roja. El otro repitió la misma acción: ahora yo era su objetivo (era de esperarse).

Los sincorazones actuaban, y yo debía ser más rápido que ellos: Rápidamente materializaría mi Guadaña y me posicionaría un poco más al frente a la niña, acto seguido de esto, si alguno de los fantasmas quisiera atacarme o hacer algún movimiento antes que yo, lo esquivaría (o bloquearía, si no me da tiempo). Utilizaría un ataque Electro sobre el fantasma más alejado para mantenerlo a raya y luego atacaría con mi guadaña al más cercano varias veces.

En caso de que quisiera volar más alto, no tendría problema en hacer gala del Doble Salto para asestarles más fácilmente. Luego de acabar con el primero, procedería a ir con el segundo fantasma (El afecto por Electro) y repetiría las acciones que hice con el primero.

En caso de que se volvieran contra la niña, correría a distraer su atención con ataques físicos. Si el electro falla, volvería a intentar lanzarlo. Si veo que la situación se sale de control, no dudaría ni un solo segundo en tomar a la niña y salir pitando de allí (no quiero que pase como en Le Cité des Cloches).
Imagen

CHESU-BAN O HIKKURIKAESU!!

Spoiler: Mostrar
Imagen (Arigatou~ Zekai por esto <3 ♥)

ABREME
Spoiler: Mostrar
Imagen
(Lo hice otra vez y salió Riku de nuevo...)
¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!

Imagen
(Antes me había salido Aeris pero lo actualicé)
¿Qué personaje femenino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!


~ROL KHWORLD~

Ficha

http://www.khworld.org/phpbb/viewtopic. ... 62#p702462

Perfil de Chatango (No siempre disponible)
http://shiroehellscythe.chatango.com

Admin de TheBotx
http://thebotx.chatango.com

Cronología

Prólogo
[Ciudad de Halloween] Donde la oscuridad acecha
http://www.khworld.org/phpbb/viewtopic.php?f=45&t=27673

Tramas:
[País de los Mosqueteros] Todos para uno
http://www.khworld.org/phpbb/viewtopic.php?f=46&t=27724

[Ciudad de Halloween] El ataque del Boogieman
http://www.khworld.org/phpbb/viewtopic.php?f=46&t=27867
Avatar de Usuario
Shiroe
14. Armadura
14. Armadura
AnimeDesign
 
Mensajes: 402
Registrado: Lun Jun 22, 2015 7:49 pm
Dinero: 70.26
Banco: 0.00
Ubicación: Pandaemonium
Clan: AnimeDesign
Facebook: Shiroe
Youtube: Shiroe Hellscythe
Estantería de objetos
Karma: 2

Simbad - Post 3

Notapor xXOrbOOkXx » Jue Jul 14, 2016 6:24 pm

Después de una broma por parte del recién conocido Xefil, Lawrence se ofreció a explicarme de forma detallada cómo se organizaba el cotarro por allí con una larga explicación de la que tome nota.

En primera, quiero destacar que es una ciudad con habitantes que parecen no ser agradables, pero lo son. Lo digo por experiencia propia. Sin duda quizás puedas sacar algo de ellos si te empeñas en preguntarles, aunque de seguro te encontrarás con un que otro cascarrabias... suele pasar. Cuidado con los niños que andan por ahí correteando y les encanta bromear, aún más con extranjeros. —Vaya. Así que tendríamos a algunos críos deambulando por allí dando por saco. Una mala noticia—. Lo más recomendable, como nos dijo Alexis, sería ir a la Plaza de la Guillotina, ya que allí siempre transitan muchos habitantes y más en estas épocas. Aunque podría ser también un punto negativo.

Supuse que se refería a que si había tanta gente sería difícil desenvolvernos en el mundo con tanta gente y con los Sincorazón acechando en cada esquina, aunque ya me había acostumbrado a hacer las misiones con el peligro en cada maldito agujero. Carraspeé un momento intentando ordenar las idée en mi cabeza mientras el demonio nos explicaba el resto.

>>Por otra parte, Jack es conocido como "El Rey Calabaza" o "El Rey de Halloween". Ha sido durante todo este tiempo quien controla la ciudad y toma las decisiones fundamentales de la misma. Cuando Alexis comentó lo de que todos dependían de él para solucionarle la vida, no era sarcasmo. De igual modo, no es una mala persona, mejor si nos encontramos con él que con otro más, pues seguro tendrá la respuesta correcta a todas nuestras preguntas... supongo.

Vaya, Alexis no usando el sarcasmo, que novedad —expresé entre dientes. Alexis tenía una reputación de ser una persona bastante afilada y muy cascarrabias. Creedme que no era en vano y sus comentarios anteriores refutan mis palabras.

Yo también tengo un par de preguntas —intervino Xefil de repente—. Y no me juzguen por no habérselas hecho a Alexis, porque todos sabemos que ella es un poquito difícil de manejar —reí ante el comentario. Sí. Era difícil de manejar—. Erm… Um… El alcalde de la ciudad y el tal Jack… ¿cómo lucen? Imagino que todos aquí son bastante llamativos, así que con saber más o menos su aspecto será difícil pasarlos por alto si nos los llegamos a topar.

Bueno... —Hizo aspavientos para indicar alturas—. El Alcalde es bastante bajo en estatura y gordito, se caracteriza por tener un sombrero bastante alto y por tener dos caras. Generalmente se le ve andando con la cara "Feliz", pero en ocasiones, cuando las cosas le salen mal, hace gala de su cara de "Tristeza". Es simpático, ante todo. Jack, por otra parte, es bastante alto, así como dice su apellido "Skeleton" es un esqueleto andante. Una persona bastante amigable y carismática.

Algo de esqueletos me había esperado además de por mi propio aspecto, pero lo de las dos caras ya me parecía algo más... Abstracto, por decirlo de alguna manera. Por la parte buena es que todos en aquel mundo parecían bastante simpáticos, pero aún así había algo que no me terminaba de convencer. Era un presentimiento en el fondo del estómago, y desde que había llegado el instinto me había gritado que algo no andaba bien. No solía hacerle caso, pero en aquellos momentos la sensación la tenía adherida en la piel.

Gracias Lawrence —sonreí un tanto intentando alejarme del sentimiento—. Has sido de gran ayuda.

Sea como fuere, el grupo decidió dispersarse. Alec decidió pasar por el recado de la Maestra, lo cual me alegró de sobremanera. No era nada personal, era más bien que había tenido malas experiencias con las brujas y estaba claro que por la lista de ingredientes era necesario visitar a una. Por otra parte, Lawrence decidió ir hacia otro camino completamente distinto, tal como nos había indicado antes: directo al cementerio.

Con él, se llevó la sensación que me había estado atenazando, y me percaté que era por la presencia y cercanía del muchacho. Debería irme mirando lo de tener miedo a las razas de aquel mundo, medio bromeé en mi cabeza.

Pero no podía perder el hilo de la misión. Xefil decidió acompañarme, y para asombro mío, comenzó a dar voces sobre no se qué de un robo de comida hasta atraer la malsana atención de dos vampiros estirados. Lo que faltaba, si ya me aborrecía la nobleza de París aquella la iba a asquear lo suficiente como para salir corriendo.

Afortunadamente, a pesar del extraño comportamiento del chaval, consiguió sonsacar información que me resultó interesante a uno de ellos:

Muchacho, comprendo tu frustración, pues mi familia ya no puede deambular por nuestro coto de caza particular por culpa de esos… seres de ojos amarillos. Desde que la Guardia Aullante los expulsó a las afueras de la ciudad, se les vio por última vez deambulando por el cementerio, pero yo en tu lugar no me acercaría a esos demonios.

Mi primer pensamiento fue dirigido a Lawrence, que había cogido el camino directo hacia el nido de Sincorazón. Fue un pensamiento positivo, de hecho. Si se encontraba en el foco del problema, quizás pudiera averiguar quién es el causante.

Mientras tanto, yo me había hecho con la atención de un hombre lobo gigantesco. Me sacaba dos cabezas y parecía una criatura sacada de una leyenda de terror, pero ciertamente, me encontré mucho más relajado en su presencia. Me acordé de aquella vez en la que un aullido me guiaba a través de los pasillos...

¿El alcalde? Pues ya puedes ir haciendo cola, chaval. Tooooodos los que estamos aquí estamos esperando a que asome la jeta, al menos una de las dos, para que nos dé explicaciones. —Alzó un dedo para rodear a la muchedumbre. Yo chasqueé la lengua rascándome la perilla—. Han dicho que iba a dar un comunicado en persona para explicarnos de una vez qué hacer con todo este embrollo de esos bichejos de ojos amarillos que no paran de incordiar. Si al menos supiésemos dónde se ha metido Jack…

De aquello sacaba una conclusión: el alcalde era de fachada. Lo había visto en distintos líderes callejeros en la Cité, que creían tener el poder pero solamente esperaban a que los problemas se solucionaran sin mover ningún dedo. Cambié de tema esperando a que me dijera algo con más chicha, pero su mueca me indicó que quizás había metido la pata.

Supongo que te referirás a Morgana. Sí, es la que ahora lidera la Guardia Aullante, es fácil reconocerla por su capa roja. Te lo digo porque te recomiendo no acercarte a ella para nada. Esa mujer tiene la puñetera manía de arrestar e interrogar a cualquiera que le parezca sospechoso.

Reí un poco. ¿Alguna vez os han contado el cuento de Caperucita Roja? Bueno, pues me acababa de imaginar a una muchachita de mofletes sonrojados enarbolando un hacha dispuesta a realizar unas cuantas preguntas. Extraño y a la vez tremendamente gracioso. Bromas aparte, había dado con lo que buscaba. Era cierto que podría ser una mujer inquietante y una psicópata, pero ella tendría todas las declaraciones de todo el populacho, lo que nos daría una ventaja tremenda.

»Pero si tanta necesidad tienes de preguntarle a alguien que sepa sobre los ataques, deberías probar con alguna de sus subalternas. A diferencia de su jefa, son muy majas y no les importa echarnos un cable. —No sé por qué me había esperado que echara la cabeza atrás y olisqueara el aire, pero simplemente entornó los ojos para buscar su objetivo—. Mira, ahí tienes a una.

Me giré hacia donde me señalaba y una sensación de desasosiego e incomodidad me invadió de pronto. Una mujer de prominentes curvas, piel rosácea y alas de murciélago observaba la multitud con aire juguetón. Pero eso no era lo que más me escamaba, sino los dos cuernos que salían de su cabello albino. Vale, debo admitir que era una belleza en todas sus carnes y eso era lo que más me preocupaba.

Spoiler: Mostrar
Imagen


Aquella criatura era un súcubo. Además de que salían en un millón de historias de terror, había visto su descripción en una larga enciclopedia sobre distintas razas del Universo y no era algo que se podría olvidar con facilidad. Seducía, se acercaba y te absorbía el alma. Tal cual. Tremendamente parecidas a las sirenas o a los puñeteros demonios.

Así que ella es parte de la Guardia, ¿no? —Salté en el sitio cuando Xefil apareció a mi lado sin avisar—. Sabes que mientras más nos acerquemos a la Guardia, más rápido llegaremos al fondo de esto, ¿verdad?

Sí, pero Xefil, escucha, no creo que sea buena idea... —El mencionado pasó olímpicamente de mí.

¡Perdonaaa! —gritó a todo pulmón mientras agitaba los brazos. Ay, no—. ¡He escuchado que eras parte de la Guardia! ¡Estoy muy-muy interesado en los monstruos del cementerio!

No podía ser verdad. Cogí a Xefil de cualquier pata disponible, una peludita, y lo acerqué antes de que hubiera conseguido llamar la atención del bicho.

Escúchame arácnido —comencé todo lo bajito que pude con voz grave mientras la mujer aterrizaba—. El plan me parece bien: llegar hasta la jefa e interrogarle, lo he pillado. Pero esa cosa es un súcubo. Un puñetero súcubo que lo primero que hará será comernos el alma si puede con sus trucos, así que ojo avizor, tú que tienes más de dos.

Le solté y aparenté normalidad para cuando el súcubo hubiera captado nuestra atención.

Un par de preguntas solamente, milady-- um, oficial Sólo quería saber si la gente común, como yo, podía de alguna forma ayudar con el trabajo que lady Morgana y todos los miembros de la Guardia llevan a cabo tan valientemente. —¿Peloteo o una forma de escabullirse? Lo tuve claro de inmediato: peloteo. Había sido un gesto inteligente por su parte, al menos no era como cierto vampiro albino que iba a su bola—. Hace poco un buen amigo mío… era una violinista, muy buen chico… fue atacado por esas bestias; y yo… simplemente no puedo quedarme de patas cruzadas y no hacer nada.

Exactamente —me apresuré a añadir mirando al otro de reojo, siguiéndole la mentira. Porque estaba claro que era una mentira, sus dotes teatrales no eran especialmente buenas, para desgracia del chico. Había comenzado con buena intención pero las pausas le delataban la trola—. Nos hemos encontrado antes entre la multitud y nos hemos decidido juntar para buscar a nuestros seres queridos. —Me entristecí adrede pensando en Lea—. En mi caso ha desaparecido mi hermana menor y me gustaría hablar con Morgana para ver si sabe algo, ¿podríais ayudar...?

¿Están ustedes… reclutando? Lady Morgana, ¿podría recibirme? ¡Q-Quiero ser parte de la Guardia!

Le miré de solsayo. Por fuera mi cara era amigable y asentí con la cabeza, aparentando conformidad. Por dentro solo quería estrangularle con sus propias patas. Ya había pasado por esa experiencia y no quería volverme a unir a una guardia ni de coña, a pesar de que pareciera la mejor opción. Luego se complicaban las cosas.

Miré de nuevo al súcubo y esperé su respuesta, manteniendo las distancias y un gesto más neutro. No iba a funcionar. Daba igual todo lo que le hubiéramos dicho, no iba a caer en la trampa.

Spoiler: Mostrar
EDIT DOS VECES POR CODES
~Un cuarto de hora de risa, equivale a un año más de vida...~


Proyectos:



UseBars:

Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen


Rol:

Ficha

Wiki

Spoiler: Mostrar
Tercera Saga:

Prólogo de Simbad
"Bastión Hueco" Choque de culturas (Encuentro)
"Bastión Hueco" Novatos bajo la lluvia (Primer encuentro - Saga Novatos)
"Tierras del Reino" El nacimiento de un príncipe (Trama)
"Islas del Destino" ¡Buscad a mi perro! (Misión)
"Castillo de Bestia" Solos entre lobos (Primer encuentro - Saga Délaissé)
"La Cité des Cloches" Los miserables (Encuentro)
"Villa Crepúsculo" Una visita guiada (Encuentro)
"Selva Profunda" Día de monos (Encuentro)
"Port Royal" Los muertos no cuentan cuentos (Trama)
"Tierra de Dragones" Linda Flor (Misión)
"Bastión Hueco" Novatos bajo el amanecer (Segundo encuentro - Saga Novatos)
"Ciudad de Paso" Lo que vale la pena (Encuentro)
"Ciudad de Paso" The Game Never Ends (Trama)
"Torre de los Misterios" Orden en la Biblioteca (Misión)
"Evento Global" El esclavo del olvido
"Evento Global" Ruta de los perdidos

Evento Halloween 2014
"Especial libre" El laberinto de los corazones
"Especial libre" San Valentín III
"Islas del Destino" Yincana veraniega
"Evento libre" La Mansión Encantada II: La Venganza

Cuarta Saga:


"Ciudad Inexistente" Dos velas para el diablo (Encuentro)
"Port Royal" De copas con la muerte (Encuentro)
"Bastión Hueco" De magdalenas y vicios franceses (Encuentro)
"La Cité des Cloches" Insomnia (Primer encuentro - Saga La Musique du Silence)
"La Cité des Cloches" Somnia (Segundo encuentro - Saga La musique du Silence)
-"Port Royal" El barco que desaparece en la niebla (Misión)
"Tierras del Reino" Donde duermen los gigantes (Trama)
"País de los Mosqueteros" Todos Para Uno (Trama)
"Ciudad de Paso" Un nuevo Crepúsculo (Trama)
"Ciudad de Halloween" El ataque de Boogieman (Trama)
"La Cité des Clochés" Fuego Infernal (Trama)
"Espacio Profundo" Planta 313 (Encuentro)
"Mundo Inexistente" Pasajes Oscuros (Trama)
"Tierra de Partida" Penúltima Parada (Encuentro)
"Evento Global" El principio del fin
"Atlántica" Perdona pero quiero casarme contigo (Encuentro)

"Especial libre" El laberinto de los corazones II: Escape
"Especial libre" World War Christmas
"Especial libre" El San Valentín está aquí
"Especial libre" ¡Exámenes finales
"Especial libre" La inocencia perdida
"Especial libre" Misión: Salvar la Navidad

Timeskip (Finales 1013-1017)

"Tierra de Partida" Examen de Maestría (30 Diciembre 1013)
"Jardines de Tierra de Partida" Doomsnight (Libre) (31 Diciembre 2013)
"País de las Maravillas" El último regalo (Minitrama) (Julio 1014)
"Jardines de Tierra de Partida" El Regreso (Libre) (Finales de Marzo de 1017)

Saga final:

"La Cité des Clochés" Santuario (Trama)
"La Cité des Clochés" La última noche en París (Libre)
Avatar de Usuario
xXOrbOOkXx
51. Rueca Fatal
51. Rueca Fatal
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 1528
Registrado: Jue Dic 27, 2012 10:39 pm
Dinero: 278,842.76
Banco: 0.00
Ubicación: Detrás de tí. !Bu!
Sexo: Femenino
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 8

Re: [Ciudad de Halloween] El ataque del Boogieman

Notapor LightHelco » Lun Jul 25, 2016 12:44 am

Calle conocida, tienda desconocida.

Llegar hasta ella me había resultado fácil, ya que ya había transitado aquella avenida en más de una ocasión, incluso cuando tenía un palmo de altura, acompañando a mi madre a comprar productos para sus pociones y mejunjes. Eso sí, la tienda tuve que mirarla en un par de ocasiones, ya que no me sonaba de haberla visto nunca. Y mira que estaba seguro de que había visitado todas y cada una de las tiendas de este lugar.

¿Quizás hayan abierto hace poco? —pensé en alto comprobando que fuera el nombre correcto —. El Caldero Púrpura, tiene que ser aquí.

Realmente, la tienda no parecía nueva, más bien de las que hubiese estado aquí desde la época de mi bisabuelo y mira que ese hombre vivió lo suyo.

¿Buenas? —llamé al entrar por la puerta al interior de la tienda y teniendo que taparme inmediatamente la nariz con una de las mangas debido al fuerte olor a especies que entró ella, aunque peor debía de estar pasándolo Ilana que estaba tapándose con sus dos patitas delanteras —. Ugh, hacía tiempo que no entraba a un lugar con tanto aroma, tengo que pasarme más por Ciudad de Halloween —susurré cerrando tras de mí.

El interior de la tienda no parecía ser muy grande, pero los encargados de esta se las habían apañado para hacerla realmente vistosa entre las plantas colgantes y los insectos disecados. Muy bonita, sin duda.

Aunque pronto dejé de fijarme en la tienda al descubrir que no estaba solo, otra persona esperaba delante del mostrador, una mujer de larga melena. Esta se giró sobre sus talones revelando su identidad, Sally, la muñeca y ayudante del Doctor.

¡Oh, Alec, que alegría volver a verte! —dijo esta al reconocerme.

Yo también me alegro de verte, Sally, ¿reuniendo ingredientes para el Doctor? —le pregunté sonriente acercándome al mostrador para poder hablar más de cerca.

Ilana se alegraba igualmente, ya que maulló y se acercó a la mujer contenta, esperando alguna clase de caricia.

¡Ha pasado mucho tiempo desde que vinisteis al laboratorio del doctor! Dime, ¿Qué tal te van las clases con ese maestro vuestro que parecía tan adormilado? —preguntó la mujer cogiéndome totalmente por sorpresa.

Dijo algo más que no escuché debido a que me había quedado algo en shock. Ya había pasado un mes desde lo ocurrido, pero me costaba demasiado asimilarlo y sobretodo recuperarme del golpe que fue para mí perder al Maestro. Sentí el apoyo de Ilana en aquel momento, me giré para mirarla y ver que esta tenía sus ojos puestos en mí, la gatita sabía que no lo estaba pasando bien y hacía todo lo posible para ayudarme, así que tragué saliva y me centré en responder a la mujer.

Pues… supongo que bien, ya voy dominando hechizos de nivel medio y acercándome al nivel de los brujos de mi edad, aunque ahora estoy trabajando bastante por mi cuenta.

En si no estaba mintiendo con aquello último, ya que la humana que Tierra de Partida quería ponerme como Maestra no era para mí, había intentado hablar con Ronin de aquello y explicarle que la razón por la que estaba en Tierra de Partida era porque sabía que Kazuki hubiese querido que volviera allí, además de que Maya hizo un gran esfuerzo por sacarme de la Cité.

Que no tuviera Maestro no significaba que fuera a aceptar otro así como así, Ariasu tuvo suerte porque en aquella época estaba bastante influenciado por los recuerdos de Joker, pero Wix no y tampoco quería un humano para que me enseñase, me las podía apañar solo.

¡Sallyyyy, ya tengo lo que querías!

Una voz de mujer proveniente desde detrás de la puerta que había al otro lado del mostrador, acabó con cualquier posible conversación que la muñeca y yo hubiésemos podido tener. Pronto apareció la dueña de la voz, una bruja de aspecto joven apareció tras la puerta. Me habría gustado decir que esta rondaba mi edad, pero sabiendo que podíamos mantenernos jóvenes durante mucho tiempo, a saber si aquella bruja me sacaba ochenta años. Mira que yo a mis veinticuatro aun recibía comentarios de que parecía que tuviese dieciséis.

Perdona la tardanza, pero tenemos el almacén hecho un… Anda, otro cliente. Menuda racha estamos teniendo hoy —comentó tras verme, ¿no eran dados a tener clientes tan seguidos? — [color=#4040FF][b]. Dime guapo, ¿en qué puedo ayudarte?

Se me enrojeció algo la cara ante aquel comentario, que poco dado era a recibir piropos por parte de mujeres, pero tras aclararme la garganta pude sacar la lista de Yami y mostrársela.

Perdona, me han pedido que consiga lo de esta lista y me aseguraron de que en esta tienda lo encontraría —le expliqué mientras la miraba de arriba abajo, ya que al igual que con la tienda, aquella bruja no me sonaba de nada —. Y disculpa, pero ¿es nueva esta tienda? He pasado muchas veces por aquí y no la recuerdo de nada…

Preferí guardarme el comentario sobre que no la conocía, no fuera que hubiese estado viviendo durante cien años en la ciudad.
ImagenImagenImagenImagen



Logros:
Spoiler: Mostrar
ImagenImagenImagen


Awards:
Spoiler: Mostrar
ImagenImagen
ImagenImagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
LightHelco
111. Roxas Organización
111. Roxas Organización
The Unknowns
 
Mensajes: 3303
Registrado: Jue Jun 07, 2012 10:42 am
Dinero: 320,406.83
Banco: 15,568.00
Ubicación: Un lugar con lapiz y goma
Sexo: Femenino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 16

Siguiente

Volver a Tramas

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron