[Evento Global] El Principio del Fin

¡Pásate por aquí para encontrarte con todo aquello relacionado con el rol y que no encontrarás en el resto de subforos! Libres, Eventos, Eventos Globales... ¡Pásate, rolea y échate unas risas!

Moderadores: Suzume Mizuno, Denna, Astro

El Principio del Fin - Ronda #9

Notapor Denna » Mar Jun 20, 2017 12:19 am

La magia de Chihiro se había desvanecido pero, a pesar de todo, parecía que el tiempo siguiera congelado. Sólo el avance del Caos marcaba el paso de los segundos. Una cuenta atrás que se extendía a su alrededor, atrapando los objetos más sencillos en formas grotescas, desdibujándolos una y otra vez ante sus ojos.

No era lo que Xihn había calculado, pero le servía. Suspendida al borde del agujero negro, contempló con genuina curiosidad las reacciones de los Caballeros. Sorpresa, dolor, pánico. Ira. Unos huían. Otros atacaban. Lograron encerrar a Mateus en un pozo de oscuridad: el monstruo se hundió hasta las rodillas. Una andanada de Sombras se arrojó contra sus piernas, sumada a los múltiples golpes de aquellos que habían decidido quedarse.

Locos y suicidas. Puede que acabaran con Mateus, sí, pero ¿a qué precio? Ciudad de Paso no vería un nuevo amanecer. Ahora ellos tampoco. ¿De veras creían que sus patéticos truquitos servirían contra el mismísimo fin del mundo?

A varios metros por debajo del vórtice, Mateus dio un rugido ensordecedor. El líder caído de los Villanos Finales despedazaba Sincorazón sin esfuerzo. Su objetivo, sin embargo, era Ragun, al que había visto invocar el pozo que le impedía moverse. Trató de aplastarlo a él y a Kairi que, junto a su mascota, atacaban al corazón. El gatito salió volando de un manotazo de Mateus y fue Maya la que evitó que Maestro y Aprendiz terminaran igual: los hechizos impactaron en distintos puntos de su brazo con suficiente fuerza como para desconcentrarle unos segundos, tiempo suficiente para que Kairi y Ragun rescataran a Awa-chan y se alejaran.

Al mismo tiempo, Gabranth levantó la cabeza. Con fuerzas algo renovadas —y atraído, quizás, por el griterío de Nikolai—, lanzó una última mirada al Emperador y murmuró algo para sí. Su voz era un sollozo. Nadie pudo entender lo que decía, pero sí lo que se proponía hacer incluso antes de que se arrojara contra Mateus.

Mantenedlo distraído —dijo mientras un aura dorada emanaba de su cuerpo y su espada—. No os preocupéis por la estrategia. Ya hace tiempo que ha dejado de oíros.

A Nikolai, sin embargo, poco le importaba nada de eso. Se situó delante de Mateus y empezó a atacarle directamente. El monstruo se centró en él, como si la rabia que sentía el Aprendiz le atrajera. Movió las piernas; el pozo empezaba a fallar, pero aguantó lo suficiente como para que Mateus desistiera. De su pecho nació una inmensa bola de fuego que arrojó contra Nikolai mientras éste descargaba su segunda Rotura planar, aunque la distancia jugó a su favor y sólo le alcanzó el brazo izquierdo.

La situación podría haber ido a más, pero Light y Saito intervinieron, cada uno atacando por un flanco. La suma de sus ataques más el daño que Nikolai ya le había causado abrió una pequeña brecha en el pecho de Mateus.

El Emperador volvió a gritar y, esta vez, nada pudo retenerle. Mientras un escudo mágico empezaba a rodear la herida, Mateus desapareció, sólo para transportarse de inmediato detrás de Nikolai y asestarle un tremendo golpe por la espalda. Antes de que nadie pudiera volverse contra él, repitió su ataque contra aquellos a los que tenía más cerca. Saito no tuvo la menor oportunidad; Light todavía podría haber reaccionado a tiempo de haber estado en posesión de sus facultades. Ambos acabaron en el suelo, y tuvieron que defenderse de los primeros Sincorazón víctimas del Caos, convertidos ahora en una masa negra que oscilaba hacia ellos.

Mateus se volvió hacia Nikolai, que yacía en el suelo.

Gabranth cayó del cielo, desatando un brutal ataque con su espada que hizo pedazos la barrera de su pecho. El Emperador se tambaleó hacia atrás. Cerró el puño, que brillaba de forma peligrosa. Gabranth no hizo ademán de moverse.

Y entonces, el disparo de Hiro le atravesó el pecho. La metralla quemó al Juez, que soltó una exclamación de dolor y se llevó una mano a la cara. A tientas, se alejó de la batalla. Mateus había caído hacia atrás, cerca de Nikolai, pero luchaba por ponerse en pie.

Light y Ragun atacaron a la vez. Quizás si podían evitar que se levantara... Efectuaron sus habilidades sin problema: Mateus estaba derrotado. Ni siquiera tuvieron que darle el golpe de gracia. El cuerpo del monstruo ya se veía arrastrado por la fuerza del vórtice.

Pero no iba a caer solo. En lo más profundo del Caos, la identidad de Mateus y su orgullo debieron despertar. Antes de que pudieran darse cuenta de lo que ocurría, sus garras se cerraron sobre los Maestros y Nikolai.

El suelo a su alrededor se partió con un gran estruendo. De pronto, Hiro no se veía anclado a nada, y Saito tuvo que utilizar su sombra para atarle a él y a sí mismo a una zona segura. Al sólo utilizar la suya, no pudo rescatar a nadie más. Gabranth, que había retrocedido hasta Maya y Kairi, levantó una barrera sobre los tres. Una barrera quebradiza. El Juez, exhausto, apenas se mantenía en pie.

Una sonrisa asomó en los labios de Xihn. El transcurso de esa batalla era uno de los mejores espectáculos que había presenciado en años. Y la muerte inminente de Caballeros siempre, siempre lograba divertirle. Cómo forcejeaban, cómo intentaban escapar de su destino. Lo único que lamentaba era no ser ella la responsable de su sufrimiento.

Y, oh, parecía que aquello sólo acababa de empezar. Xihn apartó los ojos del corazón de Mateus, que palpitaba cada vez más débilmente, y fijó su mirada en Ronin. Todavía no la había visto. El pánico cruzó su rostro cuando vio a sus pequeños aprendices atrapados en el vórtice.

Le conocía. A pesar de tantos años, seguía siendo capaz de leer sus intenciones como un libro abierto.

¡Maya, Kairi! —vociferó, echando a correr hacia Mateus—¡Salid de aquí de inmediato! ¡Llevaos a Gabranth y corred hacia el Distrito 1!

No se detuvo a comprobar si las niñas obedecían. Su prioridad era salvar a esos pobres desgraciados.

Incluso a su edad, Ronin poseía una fuerza admirable.. El agujero negro le afectaba más de lo que quería demostrar, pero aún así se las arregló para cruzar el Distrito sin problemas y, de un salto, llegar hasta Mateus. Invocó la Llave Espada, de la que saltaban destellos de luz, y golpeó los dedos del Emperador hasta romperlos.

Light, maldita sea, ¡espabila o te retiro el título! Nikolai, ¿te encuentras bien?

En efecto. Ronin rescató a sus estudiantes y los dejó sanos y salvos. Mateus, destrozado como estaba, no pudo impedírselo. Con el pecho herido como lo tenía, Xihn sólo tuvo que acercarse a él y extraer el corazón.

Ronin la vio entonces. ¿Sabía quién era? Esperaba, de corazón, que sí.

Ragun —susurró Ronin tras echarle un vistazo a Light, que sangraba por la barbilla por un corte que Mateus le había hecho al agarrarle—. Invoca un Portal y marchaos a Tierra de Partida ahora mismo. Yo me encargo de los demás. Es una orden —añadió con dureza, por si a alguno se le ocurría rechistar.

Cada vez quedaba menos de Ciudad de Paso. Debían darse prisa. Pero Xihn no estaba dispuesta a dar aquello por terminado. No sin un final digno, un recordatorio para todos y cada uno de los miembros de la Orden.

Levantó la vista al cielo. El agujero negro, el fin del mundo. No faltaba mucho para que arrasara con el Distrito 2, y si aceleraba un poquito su tiempo...

Ronin gritó. Levantó una barrera pero no le sirvió de nada: el ataque de oscuridad de Xihn le atravesó el costado. El Maestro de Maestros empujó a los chicos a un lado. Por encima de ellos, el vórtice crecía tanto y tan rápido que pronto terminaría de devorar el cielo.

Su Llave Espada se encendió. Un portal de luz apareció tras ellos. Con una mano en la herida, les gritó una nueva orden de retirada. Xihn sonrió. Y siguió haciéndolo, mirándoles directamente incluso cuando Ronin se arrojó contra ella y, de un corte certero, ambos desaparecieron tras el vórtice.

* * *


La característica luz de Tierra de Partida parecía más apagada cuando llegaron. Sanos y salvos, todos, incluso Gabranth, habían sido tragados por el portal incluso si no habían cruzado en sí. La presencia del Villano Final se ganó alguna que otra mirada por parte de Maestros como Nanashi que, a pesar de su desconfianza inicial, al verle flanqueado por los Aprendices se apresuró a ocuparse de él y los demás heridos, con Nithael pisándole los talones. Yami, Ariasu y Clío llevaban consigo a los antiguos residentes de Ciudad de Paso.

Los que se habían retirado de la batalla poco habían tenido que hacer. Lyn les había bombardeado a preguntas —¿qué había sido de Mateus? ¿Y del corazón del mundo? ¿Habían avistado a Aaron?— sin apenas darles espacio para respirar entre respuesta y respuesta. Malik y Keiko reposaban en la enfermería, así como los heridos más graves, pero Nithael había asegurado que todos se repondrían. Aeris se estaba encargando de ellos.

Pasó alrededor de un minuto mientras los últimos habitantes se dejaban acompañar por las Maestras. Entonces la ausencia de Ronin se hizo realmente notable.

¿Dónde está? —Lyn fue la única que se atrevió a preguntar. Agarró a Hiro de la solapa de la gabardina; solo le había visto volver a él antes de que Ronin se separara de ellos—. ¡¿Dónde demonios está?!

Lyn empezaría a gritar, a exigir respuestas y a amenazar si nadie le contestaba pronto, pero era Ryota quien, desde la distancia, les miraba como si tuvieran su vida en sus manos.

Imagen


Fecha límite: 23 de junio a las 23:59

Faltas:
RedXIII: 1 [Justificada]
Sito: 1 [Justificada]
xXOrbOOkXx: 1 [Justificada]
James Bond: 3. Expulsado del global.
Tanis: 3. Expulsada del global.


Spoiler: Mostrar
¡Última ronda! Hora de reflexionar, comentar el global con los amiwis y dar el pésame a los supervivientes ;3. Aprovechad para no dejar nada sin consultar~
Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Denna
29. Dragón
29. Dragón
The Unknowns
 
Mensajes: 852
Registrado: Lun Mar 09, 2015 11:26 pm
Dinero: 522,716.96
Banco: 15,528.00
Ubicación: Invernalia.
Sexo: Femenino
Estantería de objetos
Karma: 2

Re: [Evento Global] El Principio del Fin

Notapor Light » Jue Jun 22, 2017 12:25 am

El portal de luz se cerró, separándoles de Ronin definitivamente… y para siempre. Ahora estaban en Tierra de Partida, a salvo.

Light, simple y llanamente, mostraba cara de perplejidad. Se quedó petrificado en el sitio, como un pasmarote y con la mirada perdida. No pronunció palabra alguna ni exteriorizó ninguna otra emoción que la sorpresa.

Si sus compañeros le hablaban, no respondería. Les oiría, pero no les escucharía.

«¿Qué acaba de pasar?».

Habían luchado contra Palamecia y seguían vivos. Su actitud durante el combate había sido patética y había combatido de pena: no se había comportado como un verdadero Maestro (definitivamente no merecía el título). El resultado de sus acciones imperdonables le habían descolocado completamente y la oscuridad no había ayudado precisamente. Ya había demasiada en su corazón.

Llegó a perder toda la esperanza, llegó a pensar que no podrían vencer a aquel monstruo aparentemente invencible, pero al final lo hicieron. Y lograron escapar, mas con una terrible pérdida.

Era la gota que colmaba el vaso. Si llegó a creer que su situación no podía ir a peor, se equivocaba y mucho. Además de ser artífice de la destrucción de un mundo, había perdido a su Maestro. Al único padre que realmente había tenido. Por culpa del fin del mundo, el mismo que había contribuido a provocar. No había palabras para describir aquella desesperación, era enloquecedor.

También llegó a oír a Lyn, quien interrogaba a la gente para averiguar qué había pasado. Ignoró completamente sus preguntas... o casi todas.

¿Dónde está? ¡¿Dónde demonios está?!

Se puso pálido. Entabló contacto visual con Ryota, la pareja de su mentor, y… desvió la mirada, inmediatamente. No podía mirarle. Ni a él ni a nadie, y mucho menos contestar. La presión era insoportable.

«No quiero estar aquí».

Se alejó de la multitud, sin decir nada, para regresar a su habitación. Llegó a atisbar a su abuela, que se aproximó a él, pero no le dedicó ni una palabra (aunque estaba bien saber que seguía viva). Tampoco a su aprendiza Dos, ni a su mascota —preocupada por él—, ni a cualquiera que conversara con él.

Si alguien más aparte de su abuela y su eidolon se atrevía a acercarse a él o a seguirle, hablaría alto y claro:

ALEJAOS DE MÍ.

No quería estar cerca de ellos. Necesitaba llorar en soledad y… pensar. Le costaría hacerse a la idea de que jamás volvería a ver a su Maestro. Y en cuanto a la Llave Espada… a saber si podría volver a esgrimirla.

A veces es duro ser Caballero, ya que muchas vidas dependen de nosotros y no todas pueden ser salvadas por desgracia. Quiero proteger a todos, pero a veces no es posible. Y duele. Pero cargar con el dolor es parte de nuestro trabajo y hay que superarlo. Hay que seguir adelante”.

«Pero no puedo», no podía cargar con aquel dolor. Era imposible, no era tan fuerte.

Light había cometido errores y los había superado, pero nada comparable con lo que acababa de pasarle. Ni el incidente en la ópera se le acercaba. No había cometido un error esta vez, aquella palabra se quedaba corta; había cometido una catástrofe. Y tendría sus consecuencias.

Mientras se retiraba, su Llave Espada —o mejor dicho, su llavero— se rompió en varios pedazos que no tardaron en desaparecer como motas de luz. Ya no había Alma Inquebrantable por ninguna parte. Estaba agrietada. Rota. Y aunque era posible que aquella herida sanara un poco con el tiempo, nunca se cerraría del todo.

No sabía a ciencia cierta que iba a ser de él después de aquello, pero definitivamente nada volvería a ser igual.

Spoiler: Mostrar
DESPAIR

Fin por mi parte. Siento no haber escrito extensamente sobre el combate pero no tenía mucho que aportar y he optado por ir al lío. Cabe decir que la reflexión de lo que ha pasado por parte de mi pj no acaba aquí no está para reflexionar, seguirá en otro encuentro.

Seguro que he sido excesivamente dramático (se me dan fatal estos momentos, porque o me paso de dramático o me quedo corto), pero quería un cambio para mi personaje y quizás un trauma es lo que necesite... ya veremos que pasa 8D

Arigato por el global ñ_ñ
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Light
144. Xion Forma Final
144. Xion Forma Final
The Unknowns
 
Mensajes: 4306
Registrado: Mar Ago 24, 2010 7:20 pm
Dinero: 81.24
Banco: 474,840.29
Sexo: Masculino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 59

Re: El Principio del Fin - Ronda #9

Notapor Sombra » Jue Jun 22, 2017 1:09 am

Los ataques llovían sobre el Emperador. La mayoría de aprendices decidieron quedarse a luchar también. Mi pozo de oscuridad atrapó las piernas de Palamecia mientras que los sincorazón que surgían a mi alrededor se tiraban contra él sedientos de sangre.

Mantenerlo quieto ayudó en parte, pero era obvio que no duraría demasiado con su monstruosa fuerza.

Caos rugió con fuerza. Me llevé las manos a las orejas y apreté mi mandíbula como autoreflejo haciendo que me rechinasen los dientes. Acto seguido, Mateus se puso a despedazar sin piedad a mis sincorazón, pero parecía como si me estuviese mirando directamente a mí, no sabía si era por haber creado el pozo o haber invocado sincorazón... Pero era evidente que trataba de ir a por mí.

El gato de Kairi, Awa sufrió la mala fortuna de encontrarse con una de las zarpas de la monstruosidad. El pobre animal salió despedido violentamente por los aires, y no nos habría dado tiempo ni a Kairi ni a mí de evitar su siguiente ataque de no ser por la brujita de Tierra de Partida; Maya. Los ataques mágicos de la aprendiza eran potentes e impactaron contra su brazo impidiendo que nos alcanzara.

¡Recoge a Awa, te cubriré! —le grité a Kairi para que pudiese atender a su mascota y alejarse.

Vigilé nuestras espaldas mientras ayudaba a la chica a ponerse en un lugar seguro con su gato, aunque no habría hecho falta teniendo en cuenta el panorama. Nikolai gritaba con una furia que jamás había visto y atacaba encarnizadamente a Caos. Pude ver que Gabranth, que estaba cerca se recompuso como pudo y observó la escena durante unos instantes antes de hablar:

Mantenedlo distraído —pidió el Juez mientras una luz de tonso dorados emanaba de su cuerpo—. No os preocupéis por la estrategia. Ya hace tiempo que ha dejado de oíros.

Hay que darse prisa, mi pozo no durará mucho más —alerté señalando como poco a poco, la oscuridad del suelo empezaba a desvanecerse... Y cuando eso ocurriese Caos volvería a ser libre.

En ese momento, Mateus centró su atención en Nikolai y logró mover un poco las piernas ante la inminente desaparición de mi habilidad. El monstruo arrojó una bola de fuego de un tamaño colosal que bien podría haber acabado con Nikolai en un instante de haberle dado de lleno. Por suerte, tan solo rozó un brazo suyo.

En aquel momento, tanto Light como Saito atacaron desde ambos lados al Emperador abriendo una pequeña herida en su pecho que no tardó en empezar a rodearse por un escudo mágico. Justo entonces, la criatura desapareció y apareció una vez más justo tras Nikolai. El aprendiz recibió un golpe seco y prácticamente letal por la espalda contra el que no pudo hacer nada, pero antes de que pudiese reaccionar repitió lo mismo con Saito que cayó inconsciente y Light, que pudo aguantar el tremendo topetazo.

¡¡¡NO!!!—exclamé volviendo a la carga contra el Emperador.


Mis sincorazón mutaron, víctimas del caos en una extraña masa oscura que empezaron a girar alrededor acercándose peligrosamente a ellos.

En aquel momento, mientras corría hacia el centro del combate Gabranth cayó del cielo destrozando la barrera que había cubierto la brecha de su pecho. En ese momento, un disparo atravesó el pecho de Mateus haciéndolo caer hacia atrás. La metralla hirió a Gabranth levemente, por suerte nada grave. Vi que aquel devastador daño había sido cosa de Hiro, el tirador de Tierra de Partida. Por un instante, creí que Caos había sido derrotado, pero éste todavía se resistía a morir tratando de levantarse

¡Light, pongamos fin a esto! —sugerí.

Si los dos atacabamos a la vez tal vez pudiesemos darle el golpe de gracia. Gabranth había dado una oportunidad de oro y Hiro la había explotado al máximo... Ahora solo quedaba asegurarnos de que no pudiese regenerarse o guardase alguna sorpresita. No podíamos dejarlo moribundo, había que rematarlo.

Me lancé con la Estocada Oscura contra su pecho, tratando de alcanzar su corazón. Light también efectuó un poderoso ataque que finalmente derrotó a Mateus, cuyo cuerpo empezó a ser tragado hacia el vórtice.

Sin embargo, pese haber creído que habíamos ganado no fue del todo así. Un último atisbo de vida despertó en Caos, el enorme monstruo nos aprisionó entre sus garras tanto a nosotros como a Nikolai. Hiro se vio en ese momento flotando también en el aire, Saito pudo usar su poder para agarrarse y Gabranth logró alzar una barrera protectora débil y que parecía quebrarse rápidamente para proteger a quienes tenía a su alrededor.

Empecé a forcejar tratando de clavar mi llave espada en los brazos del monstruo, pero aquello no hacía que su agarre aminorase. Era inútil. No supe cuando exactamente sentí que mis fuerzas fallaron súbitamente y solté mi llave espada. Me rendí ante lo inevitable.

¿Es este el fin? —balbuceé hacia Light y Nikolai—. Si de verdad este es nuestro final, al menos quiero deciros que... Gracias, habéis sido unos magníficos aliados en combate.

A medida que hablaba, mi voz se iba convirtiendo en un tembloroso hilillo casi inaudible. Mi corazón palpitaba desbocado mientras veía como sobre nosotros, el vórtice crecía y se acercaba cada vez más. No sabía lo que esperaba al otro lado, pero apostaba por una muerte instantanea. Tenía la esperanza de que fuese rápido al menos.

¡Maya, Kairi! —la voz de Ronin llegó lejana a mis oídos por culpa de los escombros que hacían aquel ensordecedor ruido al chocar mientras se dirigían al agujero negro—¡Salid de aquí de inmediato! ¡Llevaos a Gabranth y corred hacia el Distrito 1!

Por un instante, creí que fue mi imaginación... Pero cuando escuché el sonido de los espadazos que el líder de Tierra de Partida daba contra la mano del Emperador y sentí como el agarre del monstruo cesaba un atisbo de esperanza cruzó mi rostro.

Light, maldita sea, ¡espabila o te retiro el título! Nikolai, ¿te encuentras bien?

No vi como Chihiro se hacía con el corazón de Mateus, pero "lo sentí" cuando mi instinto sincorazón vio el brillo del corazón de Palamecia. Podría haber intentado devorar su corazón, pero yo no era tan fuerte como para resistir una energía así... Podría morir y perder mi identidad como Ragun o peor... Podría convertirme en algo como Mateus.

Ragun —escuché a Ronin susurrar tras comprobar el estado de Light—. Invoca un Portal y marchaos a Tierra de Partida ahora mismo. Yo me encargo de los demás. Es una orden.

Sostuve su mirada unos instantes, tentado a desobedecerle. Estaba en mucho mejor estado que Light y Nikolai, si me tomaba otro éter más podría seguir luchando... E incluso así, podría incluso sacrificar mi energía vital para seguir generando magia. Lo que me echó atrás fue precisamente el estado de mis compañeros, sobre todo el estado mental de Light. Había visto en sus ojos algo parecido a ganas de morir y Nikolai había perdido completamente la cabeza antes. Ninguno de los dos estaba mentalmente estable... Y ambos estaban heridos.

Cerré los ojos y con los labios secos y temblorosos respondí:

Sí, Maestro —obedecí—. No tardes, Tierra de Partida depende de ti.


»Esa ya no es Chihiro. Es Aaron, aunque ahora se hace llamar Xihn —le advertí.

Me intentaría llevar de allí a Light y a Nikolai de allí dándole la espalda a Ronin. Me daba igual si tanto el Maestro como el aprendiz trataban de zafarse para luchar. Los arrastraría conmigo a cualquier precio, incluso si tenía que golpearlos para dejarlos inconscientes y arrastrarles.

Por el rabillo del ojo vi con horror como Ronin se encaraba a Xihn, como el Maestro alzaba una barrera que resultó inútil contra un potente ataque de oscuridad que atravesó su costado tratando de defendernos al empujarnos. Sentí el irrefrenable deseo de correr en su ayuda, de luchar a su lado... Pero no podía, dos vidas dependían de mí. Era mi responsabilidad llevármelos y cumplir sus ordenes. Apreté los puños de la frustración al ser incapaz de pelear al nivel de Ronin para poder apoyarle.

¡Joder! A este paso iba a ser inútil abrir un portal lejos de allí. Sería imposible con Xihn acosandonos.

Pero entonces, un portal de luz surgió de la nada tras nosotros. Escuché como Ronin gritaba una orden de retirada y me dirigí raudo hacia el portal que había creado junto a Light y Nikolai.

Miré hacia atrás una vez más y entonces vi como Ronin y Chihiro caían en el vórtice antes de atravesar el portal.

* * *


No... —murmuré pálido como un cadáver sin poder asimilar lo que acababa de ver. Ronin había sido tragado por el vórtice junto a Xihn... ¿Había sacrificado su vida para matar a Aaron?

Caí de rodillas y me llevé las manos a la cara trastornado.

No me fijé en las cientos de personas de Ciudad de Paso que había, ni en el resto de aprendices o Maestros, ni en como Light se alejaba de allí más afectado que ningún otro. Simplemente me quedé allí en el sitio, quieto.

Por alguna razón, Tierra de Partida parecía más oscura que nunca.

¿Dónde está? —escuché los gritos de Lyn. Levanté la vista, la Maestra agarraba a Hiro de la gabardina—. ¡¿Dónde demonios está?!

Me levanté y me acerqué tambaleante a Lyn. No dije nada, pero mi rostro dolido y mis ojos enrojecidos y llenos de lágrimas debían hablar por sí solos. Abracé a la Maestra sintiéndome mortalmente dolido.

Lo siento, lo siento muchisimo —estallé en llanto—. Lo intenté, él nos ordenó que nos retirasemos. Light y Nikolai estaban heridos y yo... Tenía que cumplir su deseo, tenía que traerlos de vuelta.

»Creo... Creo que se ha sacrificado para matar a Aaron. Desapareció tras el agujero negro con él. Perdoname, Lyn... Y lo siento... Maestro Ryota. No fui lo bastante fuerte.

Me separé de Lyn y me acerqué a Ryota a quien también traté de consolar con un abrazo, aunque en parte lo hacía por motivos egoístas, me sentía fatal por lo que había hecho. Sentía que le había abandonado, si me hubiese quedado... Tal vez podría haber hecho algo, tal vez Ronin no tendría que haber... Muerto.

Fue un héroe, Maestro. Un héroe. Nos salvó a todos... Y le hemos pagado dejándole solo. Lo siento, Maestro.

Cuando las cosas se calmasen, explicaría todo con pelos y señales sobre Xihn, sobre la pelea contra Mateus... Pero aquel no era el momento. Teníamos mucho por hacer y debíamos encajar la muerte del líder de Tierra de Partida, aunque no sería fácil de asimilar.

Había sido un enemigo, pero tras la guerra... Aunque no fuese durante mucho tiempo, habíamos trabajado juntos... Y ahora, todos los Caballeros eran mi familia... La única que tenía. No quería perder a nadie más nunca más.

Spoiler: Mostrar
¿Es el final? DIOS, DECIDME QUE NO HABÉIS MATADO DE VERDAD A RONIN :cry: :cry: :cry: :cry:

En serio, no me lo esperaba, desgraciados.

Me ha encantado el EG, debo decir. Muchas gracias a todos los participantes y en especial a los GM por el trauma a todos los personajes que han estado presentes.
Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Sombra
149. Lingering Sentiment
149. Lingering Sentiment
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 4720
Registrado: Mar Mar 31, 2009 9:01 pm
Dinero: 27,410.40
Banco: 0.00
Ubicación: Behind in the musgo
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 23

Re: [Evento Global] El Principio del Fin

Notapor LightHelco » Jue Jun 22, 2017 2:03 pm

Dos no pudo más que alegrarse cuando vio a su Maestro salir por el portal de oscuridad antes de que este se cerrara, su naricita parpadeando con fuerza.

No había tenido mucho que hacer mientras todo el mundo llegaba, solo escuchar a Lyn gritar a los que regresaban de la batalla para saber que ocurría. Para no aburrirse mucho, la droide intentó hablar con los habitantes de Ciudad de Paso para hacer un listado de los supervivientes, podían hacerlo los Maestros, pero nadie estaba más preparada que ella como para recordar un millar de nombres y estar segura de que no se dejaba ninguno perdido.

Así que cuando regresaron los que faltaban, no dudó ni un instante en acercarse a Light para empezar a bombardearle con preguntas. Cómo estaba, si necesitaba ayuda, pociones, lo que fuera, Dos estaba lista para echar un cable… no en el modo literal, vaya. Pero lo que la robot no se esperaba es que este la ignorase mientras miraba a la nada.

De acuerdo, le dejaré un rato para que se recupere de un posible y traumático combate al borde del fin del mundo —aceptó la droide con una sonrisa, estaba demasiado contenta con el hecho de saber que estaba vivo y de una pieza como para darse cuenta de que estaba ocurriendo.

Visto eso, Dos se acercó a Hiro que no había acabado muy lejos de donde había aparecido Light.

Señor Hiro, le agradezco mucho el haber cumplido su promesa —. La droide le tomo de la mano agitándola para dar énfasis a su agradecimiento —. Es cierto que las posibilidades de siendo usted el que haya salvado el día son mínimas, pero el detalle es lo que cuenta y fijo que algo tuvo que ver en todo esto, así que seguiría habiendo cumplido la promesa. Gracias —Dos sonrió nuevamente antes de girarse al escuchar el grito de Lyn.

¿Dónde está? ¡¿Dónde demonios está?!

La robot miró alrededor para intentar saber a qué se refería la híbrida. Fue tachando de la lista a todo aquel que veía, pero mientras estaba en ello se dio cuenta de que Light se había levantado y se dirigía hacia el castillo. Dejó el recuento de personas y se dirigió corriendo hacia su Maestro, no era posible que se hubiera recuperado tan rápido. ¿O quizás hubiese empeorado?

¡Maestro, espere! —le llamó la droide acercándose a él —. Debería quedarse a descansar un poco más, ¿y si tiene alguna herida importante? Moverse ahora le podría causar…

ALEJAOS DE MÍ. —gritó Light alto y claro, haciendo que Dos se quedará plantada en el lugar y volviendo a mirarle con ese mismo miedo que en Ciudad de Paso.

No se movió. No insistió en seguir al joven que se alejaba poco a poco del gentío, perdiéndose en el interior del castillo. La odiaba, ¿verdad? Tenía que hacerlo, si no era poco probable de que hubiese reaccionado así. Light seguía enfadado con ella por lo de la barrera y fijo que fuera lo que hubiese pasado para causarle tal golpe emocional se había iniciado con su error.

Sin ser incapaz de quitarse esa idea de la cabeza, Dos fue a buscar a uno de los Maestros para informarle sobre los supervivientes de Ciudad de Paso e intentar entretenerse de alguna forma. Había leído que tener la mente ocupada en otros asuntos ayudaba a no pensar en los problemas.

Solo que al rato vio que no funcionaba y acabó pidiendo disculpas al Maestro al cargo de aquella tarea y dirigiéndose nuevamente hacia el castillo. Buscó a Light por los pasillos, hasta que llegó a la habitación de este.

¿Maestro? —. Toco la puerta para hacerle saber que estaba tras ella —. Siento lo ocurrido. Yo… ¿yo tengo la culpa de que Ronin no haya regresado, cierto? Que… que fijo que hay más razones, pero yo destruí la maquina por dejarme llevar por mis instintos y curiosidad —confesó Dos intentado disculparse por lo ocurrido con Hojo —. Puedo saber que lo está pasando mal, pero no… no consigo entenderle. No puedo entender estas cosas siquiera cuando me pasan a mí. Me… me dieron sentimientos, pero soy incapaz de entenderlos, ¿Por qué tengo algo que no consigo comprender? Me molesta porque me deja claro que no puedo ayudarle, ni a usted ni a nadie —. La droide apoyó la cabeza sobre la puerta, su luz siendo un pequeño parpadeo que casi ni se veía —. Por favor, Maestro, decidme si ha sido mi culpa, quiero… quiero comprender esto que estoy sintiendo, esta idea que no puedo borrar de mi mente por qué no para de volver… quiero entender los sentimientos que produce mi corazón. Porque quizás así le pueda ayudar, ya que no se qué hacer por mucho que busque entre mis archivos y un droide que no puede realizar su función principal de ayudar al orgánico que sirve… no es más que un trozo de chatarra.

Dos se sentó frente a la puerta, la espalda apoyada en esta, esperando cualquier respuesta por parte del joven. Si es que llegaba alguna.


Spoiler: Mostrar
Yo me hice a Dos para huir del drama de Alec en el EG3, malditos

Bromas aparte, el EG ha sido cortito, pero intenso. Tengo que admitir que me ha costado bastante integrarme en un principio, no solo por la falta de familiaridad de Dos con la situación, si no porque yo misma había tenido encuentros anecdoticos con los Villanos Finales (y justo fueron con las dos locas que se van al principio), así que puedo decir que ha sido una experiencia... interesante, similar a cuando estuve en el EG1 que practicamente lo estaba haciendo tras salir del prologo y no sabía nada. Me ha gustado ese de ir viendo con que juntaba a Dos para que se pudiera integrar bien y finalmente ha terminado con dos villanos siendo asesinados por una acción suya xD

También supongo que tengo que disculparme un poco con el grupo, ya que cuando me quedé a solas con Red y con la opción de volver al combate con Mateus, tenía muchas razones para hacerlo, pero mi personaje no ofrecia absolutamente nada a ese combate, peor, la veia como un estorbo en todo aquello, por lo que fui a donde Red para que Hiro le diera razones a Dos de volverse a Tierra de Partida. Se que fue bastante cobarde por mi parte ya que os deje a todos tirados, asi que lo siento mucho.

Y ya el drama fijo que ha quedado raro, lo sentia raro con Alec, aqui ni estoy segura de lo que he hecho, por lo que si ha quedado de pena lo entendere perfectamente.
ImagenImagenImagenImagen



Logros:
Spoiler: Mostrar
ImagenImagenImagen


Awards:
Spoiler: Mostrar
ImagenImagen
ImagenImagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
LightHelco
111. Roxas Organización
111. Roxas Organización
The Unknowns
 
Mensajes: 3303
Registrado: Jue Jun 07, 2012 10:42 am
Dinero: 320,406.83
Banco: 15,568.00
Ubicación: Un lugar con lapiz y goma
Sexo: Femenino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 16

Re: [Evento Global] El Principio del Fin

Notapor Kairi » Vie Jun 23, 2017 12:19 am

¡AWAAAAAAAAAAAAAAAAAA!

Mientras Kairi y Awa-chan atacaban al corazón de Palamecia, este le dio tal manotazo al gatito que lo lanzó por los aires. Tanto ella como Ragun hubieran corrido la misma suerte de no ser por Maya, cuyos hechizos distrajeron unos segundos al monstruo.

¡¡Awa-chan!!

¡Recoge a Awa, te cubriré!—exclamó Ragun. Kairi corrió hasta su mascota, temiendo que por su poco peso fuera absorbido por el enorme agujero negro que tenían encima. Logró, de alguna forma, rescatarlo y lo mantuvo en sus brazos todo el rato.

Gabranth murmuró algo que nadie fue capaz de oir para después decir lo siguiente:

Mantenedlo distraído. No os preocupéis por la estrategia. Ya hace tiempo que ha dejado de oíros.

Palamecia fue entonces a por Nikolai. El hechizo de Ragun se estaba rompiendo, pero por fortuna sólo consiguió rozarle un brazo con un proyectil de fuego. Después fue el turno de Light y Saito. Ambos consiguieron abrirle una herida en el pecho al monstruo, pero este desapareció para volver a aparecer justo detrás de Nikolai y golpearle fuertemente en la espalda. Hizo lo mismo con Light y Saito. Kairi miraba la escena horrorizada. Se sentía impotente. ¿Cómo iba a luchar contra semejante monstruo? Era un suicidio. Y lo peor es que el mundo ya estaba perdido.

Gabranth cayó encima de Palamecia, rompiéndole la barrera que se había formado en su pecho. Justo después de eso, un disparo lo atravesó. Hiro había conseguido herir considerablemente al monstruo, que todavía quería resistirse. Como guinda del pastel, Ragun y Light atacaron juntos y consiguieron derrotarlo al fin. Kairi vio como el cuerpo de Mateus era absorbido por el vórtice.

Pero no terminó ahí. Todavía le quedaban fuerzas al monstruo para agarrar a los dos Maestros y a Nikolai. El suelo del mundo se partió y Kairi sintió cómo era llevada hacia arriba. Gabranth evitód que ella y Maya fueran absorbidas levantando una barrera sobre los tres.

Aquellos acontecimientos hacía las delicias de Xihn, que se limitaba a observar desde arriba. También percibió la mirada de pánico de Ronin al ver a sus Aprendices en serios problemas.

¡Maya, Kairi!¡Salid de aquí de inmediato! ¡Llevaos a Gabranth y corred hacia el Distrito 1!

Eso significaba dejarlos a todos atrás en aquel caos. Pero en vista de que no podía hacer mucho más, huir por una vez sería la opción correcta.

Ayúdame—le pidió a Maya para poder llevar a Gabranth al Distrito 1. Mientras lo hacía, pudo ver cómo Ronin recibía un ataque directo de Xihn. Kairi gritó. Pero debía salir de allí lo antes posible. Con o sin ayuda de Maya, llevaría a Gabranth a un lugar seguro.

Su labor allí había concluído.

***


Todos los Aprendices consiguieron llegar con vida a Tierra de Partida, aunque unos en peor estado que otros. Los Maestros se apresuraron a cuidar a los heridos mientras Lyn bombardeaba a preguntas a los que estaban conscientes. Nithael anunció que todos los que estaban más graves se pondrían bien con ayuda de Aeris. Pero entre todos ellos había una gran ausencia...

¿Dónde está? —Lyn preguntó esto por último, zarandeando a Hiro de la gabardina—. ¡¿Dónde demonios está?!

Kairi también se había preguntado dónde estaba Ronin. La última vez que lo vio fue encarándose con Xihn. Y tenía muy mal presentimiento...

Lo siento, lo siento muchisimo —dijo Ragun llorando—. Lo intenté, él nos ordenó que nos retirasemos. Light y Nikolai estaban heridos y yo... Tenía que cumplir su deseo, tenía que traerlos de vuelta.

»Creo... Creo que se ha sacrificado para matar a Aaron. Desapareció tras el agujero negro con él. Perdoname, Lyn... Y lo siento... Maestro Ryota. No fui lo bastante fuerte.

Kairi sintió de pronto un enorme vuelco en el corazón.

¡No!—rompió a llorar, desconsoladamente. Ronin había sido como un segundo padre para ella y no podía asimilar su pérdida. Awa-chan no pudo hacer más que lamer la mano de su dueña para tratar de consolarla.

A partir de ahora nada sería igual. ¿Hasta cuándo iban a seguir así, perdiendo vidas? ¿Tenían alguna posibilidad de derrotar a Aaron?
Imagen
Gracias Aru :D
ImagenImagenImagenImagen
I love you Red ^^
Spoiler: Mostrar
ImagenImagenImagen
Imagen
Imagen

Premios
Spoiler: Mostrar
KHWorld Awards 2011
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2012
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2013
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2014
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2015
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
AruAwards 2014
Imagen
AruAwards 2015
Imagen
Chorriconcurso Visión Perver
Imagen

La Historia Del Hipercor By Rmedive92
Spoiler: Mostrar
El Viernes 26 a las 20 fui al hipercor para compra un juego por el cumple de un amigo y en el msn deje un automensaje que era "En El Hipercor" , en esos momentos Habimaru cerro el chat y se creo una multiconversacion de 7 o 8 personas del foro para hablar , cada minuto aparecía mi gracioso automensaje con el icono del tio feliz , cuando llegue y comente estaban todos En El Hipercor , uno en el carrefour pero bueno , al dia siguiente en el chat la frase mítica aparecía cada poco En El Hipercor y ya esta es la historia del Hipercor que tanta gente me pregunta XD ( Se le ha parecido buena o vivió esto ponérselo como firma.


Imagen
Avatar de Usuario
Kairi
37. Aluvión
37. Aluvión
AnimeDesign
 
Mensajes: 1083
Registrado: Lun Mar 30, 2009 10:52 pm
Dinero: 514,004.84
Banco: 15,384.02
Ubicación: Islas del Destino <3
Sexo: Femenino
Clan: AnimeDesign
Estantería de objetos
Karma: 19

Re: [Evento Global] El Principio del Fin

Notapor Drazham » Vie Jun 23, 2017 6:18 pm

En cuanto el Portal le devolvió a tierra firme, Nikolai se desplomó en el suelo como un peso muerto y tosió sin parar. Le entraron unas nauseas terribles, y lo increíble es que no llegó a vomitar. Fue todo una especie de mezcla entre las ansias, el pulso acelerado, el dolor de su vapuleado cuerpo, el brazo izquierdo… Con la quemadura del brazo apenas llegó a sentir punzadas durante el fragor del combate y que la rabia también le disuadía, pero ahora le ardía como mil demonios.

Estaba a… ¿salvo? Una forma muy optimista de plantearlo; estaba vivo, y no gracias a sus acciones. Si hubiese sido por él, en esos momentos estaría yendo a la deriva en un mar de oscuridad, tan solo porque estaba obcecado en matar a ese monstruo con sus propias manos. Ni siquiera se vio venir que Palamecia tratase de llevárselo consigo cuando estaba débil porque, simple y llanamente, vio su maltrecho corazón y fue pensar en apuñalárselo una y otra y otra y otra y otra vez.

Tal vez fuera gracias al sopor que se estuviera dando cuenta de que por poco no lo contaba.

Se levantó entre tambaleos y miró el percal a su alrededor. En esos instantes, Tierra de Partida era lo más parecido a un campo de refugiados después de la catástrofe. Allá donde ponía el ojo no veía más que Portadores, o bien hechos unos auténticos zorros, o con la moral hecha añicos por su estrepitoso fracaso una vez más.

Irónico. Muchos rostros desolados porque no habían podido salvar otro mundo, pero seguro que la gran mayoría eran para auto compadecerse o por respeto a los supervivientes de Ciudad de Paso. Ninguno de ellos se acercaría lo más mínimo a lo que estaba sintiendo por dentro. ¿Y por qué lo harían? No eran ellos los que acababan de perder su mundo, su hogar…

Al fin y al cabo, era lógico que cada cual se preocupase por lo que le importaba.

¿Dónde está? ¡¿Dónde demonios está?!

Como por ejemplo, los Maestros por Ronin y su desaparición. Nada más ver a Lyn buscando respuestas como una descosida y la cara de conflicto de Ryota, supo que tenía que desaparecer de allí. Se sentía culpable por Ronin, claro. ¿Cómo demonios no iba a estarlo si era por él que estaba allí, vivo? Pero no quería que nadie le bombardease a preguntas ahora, quería irse, alejarse todo lo que se le permitiese.

Y en la primera ocasión que tuvo, se escurrió entre el gentío como un alma en pena, sin llamar la atención ni teniendo contacto visual con nadie.

¿Niko…? ¡Niko!

O eso creyó. Nikolai se detuvo al reconocer la voz y alzó la vista, trémulo, hacia la persona que lo llamaba y se abría paso como podía para llegar hasta él.

***


Con las heridas más o menos tratadas, se reunió con su madre tal y como le prometió. Ambos habían encontrado sitio para sentarse en uno de los pasillos del castillo, por el que no se oía ni un alma. Nikolai tampoco hizo ademán de romper el silencio, debatiéndose en qué era la primero que debía contarle. ¿Qué había roto su promesa de no hacer ninguna estupidez como un imbécil al borde del desquicio? Ni hablar. ¿Qué iba a conseguir con ello? La pobre mujer ya estaba horrorizada en cuanto le vio las pintas con las que llegó. Y luego estaría lo de la noticia sobre Ciudad de Paso, porque seguro que todos los evacuados ya estarían informados a esas horas.

Al final, lo único que pudo soltar con un hilillo de voz fue:

…No pude salvarlo. —Se clavó las uñas en la rodilla, con la vista perdida en la nada—. Hice todo lo humanamente posible, pero no pude salvar nuestro hogar.

»No fue suficiente…

Ahora la que mantenía el silencio era Shanna. Nikolai no se atrevió a mirarla, a ver que estaría sintiendo en ese preciso momento. Pasaron unos tortuosos diez segundos hasta que notó la mano de su madre cerrándose sobre su brazo.

Lo importante… es que tú estás aquí, a salvo.

Y por primera vez desde que escapó de la catástrofe de su mundo, Nikolai sintió que las lágrimas brotaron de sus ojos.

Spoiler: Mostrar
Bien, supongo que por mi parte puedo dar el EG por finalizado. Antes de nada, sé que habría podido dar mucho más de mi en este último post y me da rabia, pero algunos ya sabéis que ando en una racha de flojera. Espero que no me haya quedado muy cutre al menos.

Decir también que un buen trabajo por parte de los GMs con este global, que pese a ser corto, ha sido bastante intenso.
ImagenImagen
Avatar de Usuario
Drazham
26. Umbrío
26. Umbrío
 
Mensajes: 762
Registrado: Jue Oct 17, 2013 9:55 pm
Dinero: 133,197.76
Banco: 15,378.00
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 6

Re: [Evento Global] El Principio del Fin

Notapor H.S Sora » Vie Jun 23, 2017 7:10 pm

Estaba desorientado por el ataque que Mateus me había acertado sin ningún tipo de esfuerzo. Sentí mis piernas flaquear, la visión se me emborronó durante unos segundos y traté de aguantar. Fallé, y antes de darme cuenta estaba en el suelo.

No podía perder la consciencia. No ahora.

Utilicé la Llave Espada para intentar deshacerme de una extraña masa negra que me recordaba a los Sincorazón que salían del ataque de Ragun. Traté de coger aire y reincorporarme, pero necesité de un segundo intento para reponerme.

Cuando encontré a Palamecia y lo miré, la brecha que tenía en el pecho había sido recubierta por una especie de protección. Maldije para mis adentros. Nos estábamos quedando sin tiempo, y si jugaba al desgaste acabaría con todos nosotros.

Y entonces cayó, fulminante como un rayo. El Villano Final acabó con la barrera, pero no se movió un ápice, a pesar de que parecía que Palamecia iba a responder a su ataque. ¿En que estaba pensando?

El sonido del disparo fue una verdadera música celestial. A pesar de todo, el combate no había acabado. Nuestro temporal aliado se alejó, afectado en parte por el disparo de Hiro, y Mateus había caído, pero trataba de ponerse en pie.

Los dos Maestros se lanzaron a rematarle, sin darle tiempo a nada. El cuerpo del Emperador se veía atraído por la fuerza del agujero, que cada vez crecía más y más sin control.

Hay que largarse de aquí cuanto antes —musité, mientras suspiraba aliviado. Lo habíamos conseguido, y aún podíamos escapar...

Ahogué un grito, al ver como Mateus no pensaba morirse solo. Alargué la mano en su dirección, en vano. Ni mi sombra sería capaz de llegar hasta ellos, ni mucho menos de retenerles. Tenía que volar y cortarle las manos a Palamecia.

Es el único modo de intentar salvarles.

Entonces el suelo cedió, acabando con cualquier plan que hubiera podido intentar. Hiro también acababa de quedarse sin punto de apoyo, por lo que utilicé el Baile de Sombras para ponernos en una zona segura.

¡No te sueltes! —grité, tratando de pensar a toda velocidad.

Todos sabíais a lo que os arriesgabais. Pero aún así es lo que habéis decidido.

¡No puedo abandonarlos!

Si te marchas, no te arrastrarás solo a ti mismo.

¡Maya, Kairi! —Busqué el origen de aquella voz. Una brizna de esperanza creció en mí—. ¡Salid de aquí de inmediato! ¡Llevaos a Gabranth y corred hacia el Distrito 1!

El líder de Tierra de Partida llegó hasta Mateus sin apenas esfuerzo y golpeó sus dedos lo suficiente como para obligarle a ceder. Los puso a salvo, alejándoles de aquel vórtice que crecía sin parar.

Ahora sí que la pesadilla había terminado, de una vez por todas.

Ronin estaba un poco más avanzado, junto a los demás. Me costaba admitirlo, pero sin su ayuda hubiera
sido imposible salvarles.

Todavía no ha acabado.

Xihn había vuelto, mostrándose de nuevo. Estaba confuso. ¿No se había ido con los suyos cuando Mateus acababa de devorar el Corazón del Mundo? Retrocedí, con la Llave Espada preparada para defender. ¿Qué quería?

Vi como Ronin hablaba con Ragun a susurros. No llegué a entender qué era lo que pretendía pero... ¿podíamos intentar derrotarle? Si bien todo estaba a punto de derrumbarse, éramos superiores en número a ella.

Con una buena estrategia, no era algo tan descabellado. Y así vengaríamos Villa Crepúsculo y Ciudad de Paso a la vez.

Pero el grito del Maestro me alertó. Y el ataques de Aaron llegó, antes de que cualquiera pudiera hacer nada para pararle. Ronin fue el único que salió lastimado, protegiendo a todos los que tenia a su derredor.

Tragué saliva, nervioso. El cielo estaba cada vez más ocupado por el gigantesco agujero negro. Si Xihn no desistía, todos acabaríamos engullidos por él. ¿Eso era lo que pretendía? ¿Un intento suicida?

Entonces me llegó el calor del fuego. Miré la Llave Espada del Maestro, que resplandecía con fuerza. No fue lo único que llamó mi atención: un Portal de Luz estaba a nuestra espalda. Era nuestra vía más rápida para huir, pero Aaron no iba a dejarnos ir así como así.

Ronin volvió a repetir que nos retiraramos. ¿Sin él, y con aquella herida en el costado? No, así no era como teníamos que acabar con el enemigo. Así lo único que conseguiría sería acabar muerto. Me quedé sin respiración cuando el líder de Tierra de Partida se arrojó contra lo único que nos separaba de la supervivencia.

La espalda de Ronin y la siniestra sonrisa de aquel maníaco entrando dentro del vórtice fue lo último que vi antes de que la luz del portal lo devorase todo.

***




El portal se había cerrado, dejándonos a todos en Tierra de Partida. Estaba seguro de que no lo había cruzado, me había negado a irme. Fuera Ronin, o cualquiera, abandonarlo a su suerte con un monstruo como Aaron era despreciable.

Pero el líder de Tierra de Partida nos había obligado. Y ahora no estaba aquí, con los suyos.

Observé como algunos Maestros se ocupaban de los supervivientes de Ciudad de Paso, mientras que Nanashi y Nithael procedían a curar a los heridos. Traté de buscar a Saeko entre la multitud, pero no había ni rastro de ella. ¿Dónde se había metido?

Cogí aire. Ronin todavía no había vuelto, y era imposible de saber lo que implicaba haber entrado en aquel agujero. ¿Su muerte y la de Xihn?

Demasiado fácil, ¿no crees?

Esa criatura sonreía mientras que Ronin lo atacaba. Ni siquiera trató de defenderse.

Exacto. ¿Se ha tomado tantos esfuerzos para acabar así?

Muchas piezas no encajaban.

¿Dónde está?

Me giré para ver a la Maestra Lyn, que había sido la única en atreverse a hablar. Agarrando a Hiro, buscaba respuestas.

¡¿Dónde demonios está?!

Todo fue silencio, al menos durante un momento. Dudaba. ¿Era correcto que yo lo dijera? No era un secreto para nadie mis sentimientos hacia Tierra de Partida. Y dar la noticia de la desaparición de su líder, quizá, era lo más incorrecto que podía hacer en ese momento.

Ragun fue el primero en acercarse a ella. Su aspecto, desolado, decía mucho de lo que sentía hacia Ronin. Si no me había informado mal, este había sido uno de los Maestros de Ragun antes de que éste marchara a Bastión Hueco. Me sorprendí al ver que intentaba abrazar a Lyn, reconocida por su aspereza natural.

Lo siento, lo siento muchisimo. Lo intenté, él nos ordenó que nos retirasemos. Light y Nikolai estaban heridos y yo... Tenía que cumplir su deseo, tenía que traerlos de vuelta.

»Creo... Creo que se ha sacrificado para matar a Aaron. Desapareció tras el agujero negro con él. Perdoname, Lyn... Y lo siento... Maestro Ryota. No fui lo bastante fuerte.

¡No!

Kairi rompió a llorar, tal y como lo había hecho Ragun. Desvié mi mirada, mientras el Maestro novato de Bastión Hueco se acercaba al líder de nuestra Orden. Y fue entonces cuando, por primera vez desde que habíamos llegado, lo miré a los ojos.

Me estremecí al sentir el dolor que emanaban. Un dolor que se me hacía familiar, el mismo que había sentido cuando Saeko me dijo que se quedaba en Tierra de Partida. La misma desolación de saber que la había perdido.

Quizá no fuera igual, ni por asomo debía serlo, pero aquello era lo que veía reflejado en la mirada del padre en que se había convertido Ryota para mí.

Sentí un nudo en la garganta.

¿Crees que él y Ronin?…

No lo descartaría. Era muy importante para él, de eso puedes estar seguro.

Avancé un par de pasos. El panorama en general estaba teñido por la tristeza del momento, pero yo estaba seguro de que no podía ser cierto. No podía haber muerto. Era cierto que en el pasado no había hecho otra cosa que anhelar ese momento por todo lo que había hecho.

Pero a día de hoy no podía alegrarme, no viendo lo que significaba para mi Maestro. No a sabiendas de que lo había hecho por protegernos a todos.

Tenía que hacer algo, antes de que la situación se descontrolara aún más.

Estoy casi seguro de que el vórtice no los ha matado, Maestro —sentencié, dirigiéndome sobre todo al líder de Bastión Hueco—. ¿Para que iba a tomarse Aaron la molestia de cambiar de cuerpo, si luego no pensaba defenderse? Sonreía mientras se los tragaba el agujero, como si esto fuera lo que él quería.

»Y no es solo eso. Conociendo su historial, estoy seguro de que estará vivo, a la espera de habernos engañado de nuevo.

Hice una pequeña pausa, tratando de sostenerle la mirada.

Queríamos acabar con Mateus antes de que lo engullera el agujero por el mismo motivo: no sabíamos qué era, y podía ser tan posible que lo matara como que lo enviara a otro mundo. Y el Maestro Ronin estaba herido, es cierto, pero seguía vivo.

»Ha sido... un héroe, sí. Nos salvó a todos, también. Pero si ahora le damos la espalda pensando lo peor, será como si lo hubiéramos matado nosotros mismos.

Lo único que pretendía era intentar traer un poco de esperanza a los presentes. Era una situación difícil, pero si además todos nos dejábamos llevar por el miedo, la victoria de Xihn sería aún más grande. Había que confiar en que seguía vivo.

Has hecho lo que debías, y además has vuelto sano y salvo.

Lo sé.

¿Entonces, qué sucede?

No dejo de pensar en que quizá podría haber hecho algo más, de haber sido lo suficientemente fuerte…

Pero no es sólo eso.

...y que quizá he estado equivocado con él más tiempo del que debería.

Spoiler: Mostrar
Y se acabó~

He de decir que, a pesar de tener algunos sentimientos encontrados con este evento, lo he pasado bien. Espero que se abra un tema para hacer un comentario como se debe, pero de nuevo buen trabajo a todos los GM.

Edit: Editado por un problema con los codes.
Imagen

Muchas grácias por el avatar Mepi ^^
H.S Sora
22. Espectro
22. Espectro
 
Mensajes: 655
Registrado: Mar Sep 25, 2012 7:43 pm
Dinero: 3,775.22
Banco: 213,774.43
Sexo: Masculino
Karma: 3

Re: [Evento Global] El Principio del Fin

Notapor xXOrbOOkXx » Vie Jun 23, 2017 9:50 pm

Spoiler: Mostrar


Me paré a mitad de camino, dudoso, todavía con la chica a espaldas.

El rugido ensordecedor de Palamecia rivalizó con mi desbocado corazón. Nicoxa se había unido también a la huida, como presuponiendo el peligro. Y cuando me giré, cuando tuve el valor para ver a mis compañeros, se me paró el corazón. Muchas veces había estado dividido entre lo que quería hacer y lo que debía hacer, pero nunca la decisión me había dolido tanto.

Palamecia, enloquecido de poder, se había lanzado directamente hacia Ragun y Kairi, y fue Maya que impidió que terminaran muertos. El corazón me dio un vuelco, ¿Maya no estaba inutilizada por el moco de Verdín? La culpabilidad me golpeó, pero ya era demasiado tarde para recular... ¿Lo era?

Grabranth se unió a la batalla, con un semblante resignado pero decidido. Incluso Nikolai se mantuvo firme lanzando una y otra vez un mismo ataque, muy poderoso al parecer. Pero fue inútil. En la distancia pude ver como todo el mundo cayó. Cayeron a pesar de saber que estaba todo perdido desde el principio.

El tiempo se ralentizó para mí, la magia corrupta ascendió por mis venas. Tenía la boca seca, y la muchacha me pesaba en los hombros. Estaban allí: arriesgando sus vidas, entregándolas a la muerte. Y yo no estaba con ellos. ¿Por qué no estaba con ellos? Era mi deber. Era mi puñetero deber estar allí y morir si hacía falta. Pero no quería. Era como si una cuerda invisible me tirara hacia fuera, lejos del peligro. Hacia mi salvación.

Gabranth reculó, saltó hacia ellos. Les salvó la vida. Y entonces un disparo perdido resonó en la noche.

A partir de ahí todo se volvió confuso y borroso. Corrí hacia el portal, hacia lo único que sabía que podía salvarme. No veía por ningún lado a Nicoxa, aunque no supe exactamente si fue porque ya había atravesado el portal o porque me había perdido. Tropecé, y caí.

El aire abandonó mis pulmones. Cerré los ojos. Sería fácil quedarse allí, morir. Ni siquiera sabía si mis acciones me avergonzaban hasta el punto de no querer continuar o simplemente el cansancio me había vencido. Fruncí el ceño y un nudo me atenazó la garganta, pero me obligué a tragarme las lágrimas. Si solo tuviera más fuerza. Si solo tuviera más poder. Todo el mundo a estas alturas tenía el poder suficiente. Fátima lo tenía en su día.

Joder. Joder. ¿Qué necesitaba? ¡¿Qué tenía que hacer?!

Aunque tuviera que encender una vela al diablo.


Pero era una promesa vana. No me quedaba a nadie a quien proteger.

Abrí los ojos, pero me costó ubicarme. Barreras, disparos, caos. Vi las garras de Mateus cerrarse en torno Aprendices y Mestros, vi la oscuridad cernirse sobre Ciudad de Paso. Vi movimiento en los macabros espectadores que no se habían marchado. Vi a Ronin atravesando el distrito, volando sobre mi cuerpo. Gritó unas órdenes que no llegué a comprender.

Volví a levantarme, aunque no supe cómo, puesto Keiko pesaba irremediablemente. Corrí.

Sí me quedaba a alguien. A mí mismo. Ciudad de Paso estaba condenada, muchos Aprendices morirían, muchos Maestros sucumbirían a la oscuridad. ¿Y qué? La mayoría no peleaban por honor o proteger al resto, sino por sus propios motivos egoístas, y yo no iba a ser diferente. Oh, la soberbia, que dulce pecado. Ellos lo sabían, ellos sabían el riesgo de ser Caballeros, y de morir por la causa. Pero yo no era como ellos. Nunca lo había sido.

Así que cuando llegué al portal y me detuve, así que cuando vi a Ronin lanzarse contra Xihn, no me arrepentí de nada. Hubiera dado igual que yo hubiera estado allí. Los acontecimientos no hubieran cambiado. El resto me lo echaría en cara, y mi yo racional intentaría buscar excusas para justificarme. Pero no habían excusas. Huí cuando tuve que enfrentarme contra Aaron y mi excusa fue que necesitaba información sobre la Llave, pero era una farsa.

A la única persona que podía salvar, a la única que podía proteger era a mí mismo, daba igual cuánto entrenase, daba igual cuáles eran mis intenciones, buenas o malas.

Todo el mundo se estaba retirando, cada vez más. Al final todo radicó en Ronin y aquello le provocó la muerte, igual que a Myr. Antes de que nadie llegase, me giré y sonreí. Una sonrisa hueca, sin vida, junto con unos ojos más fríos que el acero. Todos sabíamos a lo que nos enfrentábamos.

Y entonces luz.


*****



Tiré el cuerpo de Keiko inerte al suelo, y pronto le seguí. Estaba agotado, tanto física como mentalmente. En poco tiempo se la llevaron a la enfermería, y a mí me dejaron por no estar tan grave.

Fui el primero en llegar, junto con Nicoxa. Enseguida Lyn comenzó a bombardearnos con preguntas, una detrás de otra. Dejé que cualquier otro respondiera, aunque alguien me obligó a apartarme del camino de los otros Aprendices, y por tanto, tuve que levantarme. Traté de dar una explicación, cualquier cosa de ayuda, pero me fue inútil. No quería hablar.

Y entonces la bomba explotó en forma de pregunta:

¿Dónde está?

En ningún lugar. En ninguno y en todos a la vez, como Ciudad de Paso. Ronin había muerto.

Algunos Aprendices lloraron, otros se mantuvieron firmes. Saito incluso comenzó a elucubrar teorías, albergando una mínima esperanza, pero yo lo sabía: Ronin estaba muerto y punto. Me abstuve de responderle, porque, al final no serviría para nada. Todos teníamos una cosa clara: Ronin se había sacrificado por el resto, estuviese muerto o no. Apeló al código de los Caballeros y murió para salvarnos.

Y no sentí nada. Nada. Ni terror, ni tristeza, ni alegría, ni arrepentimiento. Lo hecho hecho estaba. Había sobrevivido, había escapado, como solía hacer siempre. Pero Ronin estaba muerto. Pero aún así no llegué a conocerle.

Repasé los Aprendices uno a uno: Light se había marchado, supuse que en destrozado por haber mandado a Palamecia hacia la fuente con su ataque. Dos se había ido con él. Kairi estaba llorando, y también lo hacía Ragun. Saito intentaba albergar la esperanza, Nikolai estaba serio. Lyn estaba en pura histeria.

Pero el que más me llamó la atención fue Ryota. Ryota lo había perdido todo. Había perdido a su compañero, a su amante, a su pareja. Y no por primera vez. La traición dolía una primera vez, pero una segunda era demasiado. Desvié la vista, me había quedado mirándole fijamente demasiado tiempo.

Poco a poco los sentimientos volvieron a mi cuerpo. Rabia. Sobre todo rabia hacia mi mismo y hacia todo. Me alejé unos pasos, lejos de todo el mundo y hacia los jardines, como buscando paz, pero en realidad era para no golpear a nadie. Luego me embargó la tristeza como una ola de agua fría. Nunca había tenido empatía, pero tenía la mirada de Ryota grabada en la retina.

Me erguí, y dejé que el dolor me inundara. Solo era dolor. El dolor no era eterno, pasaría. Respiré profundamente. Dejé que todo pasara. Volví a ponerme aquella máscara indiferente, aquellos ojos fríos, aquella posición recta. Y entonces, solo entonces, miraría a los presentes una vez que se hubiera hecho el silencio.

¿Y ahora qué?


Spoiler: Mostrar
Bueno, me alegra decir que ha sido un global intensísimo y que lo he pasado bastante bien. Como ahora tengo un rato libre, voy a dejar mi humilde opinión.

El comienzo del Global me encantó, tenía ritmo, estaba lleno de acción y teníamos que pensar muy bien nuestras acciones (me encantó el edificio correos y Verdín), más o menos hasta que Maya y yo nos topamos con Gabranth.
A partir de ahí, el ritmo se ralentizó un pelín con ese post que tuvimos que hablar con Gabranth, y en seguida desembocó en la pelea final.

Voy a decir que ha sido todo muy precipitado, pero es algo de lo que ya nos advertisteis al principio, así que no lo voy a destacar tanto como algo negativo, sino como algo a lo que teníamos que resignarnos para finalizar la saga. Sin embargo me gustó la manera de prestentar a los personajes en escena, como primero va apareciendo Verdin, Zande o algunos otros Villanos que salen por patas; aunque al final sí que me descolocó un poco que estuvieran todos esperándonos junto a la bestia de Palamecia; porque me pareció un poco forzado que estuviéramos obligados a luchar contra Palamecia sin intentar atacar al resto (por las barreras); aunque es entendible, era necesario un boss final; que, por cierto, no estaba nada mal.

No estoy segura de si hubiéramos derrotado a Palamecia, Ronin hubiera muerto; pero era algo que me esperaba en parte: alguien tenía que morir, aunque no me esperaba que fuese el propio Ronin.

Debo destacar además, que en la pelea me pusisteis contra las cuerdas, y eso me encantó. Sabía que Simbad es demasiado cobarde como para enfrentarse a una pelea semejante (además de que le quitasteis la magia, o se la corrompisteis), así que me hicisteis dudar muchísimo si retirarme o quedarme para ayudar. Al final, hice lo que haría mi personaje.

En resumen: Un global corto y muy intenso, que ha merecido la pena. Enhorabuena a los Game Master que lo hicieron posible.
~Un cuarto de hora de risa, equivale a un año más de vida...~


Proyectos:



UseBars:

Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen


Rol:

Ficha

Wiki

Spoiler: Mostrar
Tercera Saga:

Prólogo de Simbad
"Bastión Hueco" Choque de culturas (Encuentro)
"Bastión Hueco" Novatos bajo la lluvia (Primer encuentro - Saga Novatos)
"Tierras del Reino" El nacimiento de un príncipe (Trama)
"Islas del Destino" ¡Buscad a mi perro! (Misión)
"Castillo de Bestia" Solos entre lobos (Primer encuentro - Saga Délaissé)
"La Cité des Cloches" Los miserables (Encuentro)
"Villa Crepúsculo" Una visita guiada (Encuentro)
"Selva Profunda" Día de monos (Encuentro)
"Port Royal" Los muertos no cuentan cuentos (Trama)
"Tierra de Dragones" Linda Flor (Misión)
"Bastión Hueco" Novatos bajo el amanecer (Segundo encuentro - Saga Novatos)
"Ciudad de Paso" Lo que vale la pena (Encuentro)
"Ciudad de Paso" The Game Never Ends (Trama)
"Torre de los Misterios" Orden en la Biblioteca (Misión)
"Evento Global" El esclavo del olvido
"Evento Global" Ruta de los perdidos

Evento Halloween 2014
"Especial libre" El laberinto de los corazones
"Especial libre" San Valentín III
"Islas del Destino" Yincana veraniega
"Evento libre" La Mansión Encantada II: La Venganza

Cuarta Saga:


"Ciudad Inexistente" Dos velas para el diablo (Encuentro)
"Port Royal" De copas con la muerte (Encuentro)
"Bastión Hueco" De magdalenas y vicios franceses (Encuentro)
"La Cité des Cloches" Insomnia (Primer encuentro - Saga La Musique du Silence)
"La Cité des Cloches" Somnia (Segundo encuentro - Saga La musique du Silence)
-"Port Royal" El barco que desaparece en la niebla (Misión)
"Tierras del Reino" Donde duermen los gigantes (Trama)
"País de los Mosqueteros" Todos Para Uno (Trama)
"Ciudad de Paso" Un nuevo Crepúsculo (Trama)
"Ciudad de Halloween" El ataque de Boogieman (Trama)
"La Cité des Clochés" Fuego Infernal (Trama)
"Espacio Profundo" Planta 313 (Encuentro)
"Mundo Inexistente" Pasajes Oscuros (Trama)
"Tierra de Partida" Penúltima Parada (Encuentro)
"Evento Global" El principio del fin
"Atlántica" Perdona pero quiero casarme contigo (Encuentro)

"Especial libre" El laberinto de los corazones II: Escape
"Especial libre" World War Christmas
"Especial libre" El San Valentín está aquí
"Especial libre" ¡Exámenes finales
"Especial libre" La inocencia perdida
"Especial libre" Misión: Salvar la Navidad

Timeskip (Finales 1013-1017)

"Tierra de Partida" Examen de Maestría (30 Diciembre 1013)
"Jardines de Tierra de Partida" Doomsnight (Libre) (31 Diciembre 2013)
"País de las Maravillas" El último regalo (Minitrama) (Julio 1014)
"Jardines de Tierra de Partida" El Regreso (Libre) (Finales de Marzo de 1017)

Saga final:

"La Cité des Clochés" Santuario (Trama)
"La Cité des Clochés" La última noche en París (Libre)
Avatar de Usuario
xXOrbOOkXx
51. Rueca Fatal
51. Rueca Fatal
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 1528
Registrado: Jue Dic 27, 2012 10:39 pm
Dinero: 278,842.76
Banco: 0.00
Ubicación: Detrás de tí. !Bu!
Sexo: Femenino
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 8

Re: El Principio del Fin - Ronda #9

Notapor Zodiark » Vie Jun 23, 2017 10:59 pm

¡Maya, Kairi! —Aquella voz masculina me alertó. Busqué rápidamente a su emisor, y cuando lo encontré me sentí aliviada—¡Salid de aquí de inmediato! ¡Llevaos a Gabranth y corred hacia el Distrito 1!

Ronin…

Que él estuviera allí era un pequeño rayo de esperanza. Era nuestro líder, el que siempre nos había protegido y había querido lo mejor para todos. Con él allí, no me sentía tan perdida, no sentía que todo iba a salir mal. Solo esperaba que tuviera cuidado, porque incluso él era vulnerable ante la inminente destrucción de Ciudad de Paso.

Dirigí la mirada hacia él y la situación que había allí. Había hecho todo lo que había estado en mi mano, y una orden de Ronin era una orden del mismísimo Maestro de Maestros, así que me mordí el labio inferior y, a regañadientes, decidí obedecer esta vez.

Toma —Me giré hacia Gabranth y le agarré una muñeca. Acto seguido, le giré la mano y le abrí la palma para colocar una Poción en ella—. Bébetela, con ella recuperarás algo de fuerzas para el camino.

Una vez se la hubiese tomado, volvería a agarrar su muñeca y haría una señal con la cabeza a Kairi para ponernos en marcha. Echaríamos a correr hacia el Distrito 1 y lideraría la marcha, guiando y ayudando a Gabranth por la muñeca. Antes de abandonar la plaza, volvería a dirigir la vista hacia atrás, deseando suerte a Ronin.

No obstante, cuando reanudamos la carrera, una intensa luz blanca me cegó. Durante unos segundos, me sentí confusa y perdida, pero cuando recuperé mi visión pude comprobar que habíamos vuelto a Tierra de Partida.

¿Qué?

Solté la mano de Gabranth y miré a mi alrededor. Estábamos todos allí. Todos… menos Ronin.

Los Maestros estaban todos allí, esperándonos, y se comenzaron a reunir con nosotros. Algunos de ellos observaron al Villano Final con una mezcla de extrañeza y confusión. Me coloqué frente a Gabranth y les dediqué una mirada severa. Había luchado con nosotros, y si no hubiese sido por él quizá todo habría ido muchísimo peor.

Nanashi, cuya expresión también se había tornado confusa y desconfiada al ver a Gabranth, rápidamente pareció cambiar de parecer y se acercó para llevarlo a que sus heridas fuesen tratadas. Respiré más tranquila al ver esto, parecía que por el momento no iba a tener que interceder.

¿Dónde está? ¡¿Dónde demonios está?!

A continuación, todo fue muy raro. No había visto con mis ojos qué había pasado, pero por la ausencia de Ronin y las reacciones del resto, podía hacerme una clara idea. Light se marchó, parecía muy dolido y triste. Ragun, por su parte, explicó lo sucedido entre llantos. Los dos Maestros que habían estado a cargo de aquel duro combate estaban destrozados, y no podía culparles. Yo también sabía qué era perder a aquellos que han sido como un padre para ti.

Apreté los puños y aguanté las ganas de gritar de impotencia que sentía. No podía aceptar aquello, no otra vez. Perder a Kazuki ya había sido demasiado duro, no podía soportar la idea de que Ronin también había muerto. ¿Qué haríamos sin él? Era nuestro líder, una figura paterna para todos nosotros. Sin él, todo iba a ser muy diferente.

No iba a aceptar su muerte hasta que viese su cadáver con mis propios ojos.

¡Dejad de hablar como si estuviera muerto, maldita sea! ¡Está vivo, tiene que estarlo! —Di una patada al suelo, enojada e impotente—. ¡No pienso aceptar que otro de los nuestros se haya ido por culpa de ese desgraciado! ¡Si hace falta le traeré yo a rastras de ese agujero negro, o de donde sea!

Miré al suelo, jadeando, cansada. Yo también sentía que había fallado, también entendía cómo se debían sentir los demás, especialmente Light. Y aquello dolía mucho. Ciudad de Paso había sido aniquilada, y, además…

«Chihiro…»

Aquella mujer ya no estaba. El día que murió Kazuki había defendido a Chihiro de Alec, pero por culpa de aquel viejo decrépito ella ya no existía. Aaron la había matado y ahora estaba usando su cuerpo para consumir todo a su paso en la oscuridad.

Me había prometido a mí misma vivir por Kazuki, y hacer todo lo que no pudo hacer, y aquello implicaba proteger a su amada. Y no había sido capaz de hacerlo. La mujer que mi querido Maestro amaba por encima de cualquiera había sido asesinada y yo ni siquiera había sido consciente de ello hasta hacía unos minutos.

«Lo siento, Maestro…»

Me pregunté si me habría valido más la pena que Alec acabara con ella aquel día. Quizá, así, nos habríamos ahorrado que el desgraciado de Aaron estuviese usando su cuerpo.

Pero bueno, de poco servía plantearse esas cosas ahora. Solo me haría más daño a mí misma. Al menos, debía consolarme pensando que ella y Kazuki estaban juntos, de nuevo…

Vámonos, Ukki. Quiero descansar.

El pequeño simio gruñó y me tocó el pelo con suavidad. Conocía ese gesto, era su manera de darme ánimos, así que le dediqué una sonrisa forzada y triste y le devolví la caricia.

Antes de echarme a dormir, si es que era capaz, pasaría por mi habitación y cogería el casco viejo de Gabranth. Le quería hacer una visita en la enfermería, así que, de paso, se lo devolvería. Yo ya lo había tenido durante mucho tiempo.

Una vez allí, le preguntaría qué iba a hacer si la Orden le daba la opción de no capturarle y dejarle en libertad. Su Emperador ya no estaba, y todos sus compañeros estaban muertos, a excepción de un par de ellos que habían sido encerrados o habían desertado (lo que suponía que no le hacía demasiada gracia).

Sabía cómo era Gabranth, y suponía que seguramente me soltaría algo acerca de que ya le daba igual lo que pasara con él, incluso la muerte. En ese caso, le diría que debía vivir, que debía vivir por todos sus compañeros caídos, sobre todo por Palamecia. Ahora, él y yo no éramos tan diferentes. Ambos habíamos perdido a nuestro mentor, y el peso de sus vidas recaía a partir de entonces sobre nuestros hombros. No me hacía gracia pensar que Gabranth podía tirar su vida por la borda, porque era en aquel momento cuando tenía que ser más fuerte que nunca y tener firmeza para continuar con su vida.

También me dirigiría hacia Aeris, que estaba atendiendo a los heridos, y le pediría perdón por no haber sido capaz de salvar Ciudad de Paso. Le ofrecería mi ayuda con los heridos, al menos durante un rato, ya que estaba exhausta, pero era lo mínimo que podía hacer.

Había una persona más con la que quería hablar… pero él no quería cuentas con nadie en aquel momento. Pero yo sabía mejor que nadie cómo se sentía, yo también había pasado por el mal trago de perder a mi Maestro, había sentido la impotencia de no haber podido hacer nada por él, y también el remordimiento que provocaba sentir que había fallado. Pero, como había pasado por esa misma situación yo también, sabía que necesitaba algo de tiempo a solas.

«Light…»

Una lágrima se surgió de mi ojo, y me la sequé rápidamente. No quería que me viesen llorar, no era el momento. Quería que mantuviéramos la esperanza.

Pero me sentía fatal por él. Le conocía bien, sabía que no toleraba cometer ningún error, y que se machacaba mucho a sí mismo cuando sentía que había fallado. Quería darle ánimos, decirle que no era culpa suya, que el único culpable era aquel anciano asesino y los suyos, y no él.

Pero aquello sería en otra ocasión. Por el momento, iría a mi alcoba a descansar un poco y a olvidarme de todo durante un rato. Sería difícil, no obstante, porque no dejaba de darle vueltas al asunto de qué habría pasado con Ronin. ¿Estaría realmente… muerto…?

No. No podía estarlo. No iba a consentirlo.

Más te vale volver aquí con una de esas típicas sonrisas tontainas tuyas, viejales —murmuré—. Como haces siempre.

Spoiler: Mostrar
Y colorín, colorado, otro global se ha acabado. Como siempre, un placer rolear con todos y vamos ya hacia la saga final, que tal y como están las cosas pinta genial. Qué ganas :bravo:

Si es posible, mitad de PX para Maya y la otra mitad para el mono.
Imagen
Imagen
Imagen

~Awards~
Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen

ImagenImagenImagen
Avatar de Usuario
Zodiark
72. Ducky Goose
72. Ducky Goose
The Unknowns
 
Mensajes: 2141
Registrado: Lun May 14, 2012 3:40 am
Dinero: 5,133.70
Banco: 1,816,912.05
Ubicación: Ultimate Academy for Gifted Juveniles
Sexo: Masculino
Clan: The Unknowns
Tumblr: sodasalvaje
Youtube: Dacobue
Instagram: @soda_93
Estantería de objetos
Karma: 103

Re: [Evento Global] El Principio del Fin

Notapor Sito » Sab Jun 24, 2017 12:46 am

En algún momento de la huída perdió de vista a Simbad. Comenzó a llamarle, pero con todo el caos del momento debieron separarse. Observó el portal que la llevaría a Tierra de Partida y se le pasó por la cabeza que probablemente lo habían pasado, así que optó por meterse en él tras ayudar a toda la gente que pudo por el camino.

Ya en aquel mundo Nicoxa se encargó de curar con sus habilidades a los habitantes malheridos que habían cruzado el portal para escapar del horror en el que se había convertido Ciudad de Paso. Lyn se acercó a Nicoxa mientras estaba con esas labores y comenzó a preguntarle un montón de cosas a la vez.

La linda aprendiza le contó todo lo que sabía, lo que había pasado con el Emperador el tiempo que estuvo en batalla y en general toda su experiencia en aquella misión. Quizás no le servía de mucho lo que le estaba contando, pero tampoco sabía más.

Poco a poco los demás fueron llegando. Nicoxa suspiró de alivio al ver que todos sus compañeros aprendices y los maestros Ragun y Light regresaron sanos y salvos. Pero rápidamente se daría cuenta de que algo iba mal.

Había un maestro que no había vuelto. Las caras de la gente hablaban por sí solas y la aprendiza empezó a sentirse mareada, pensando en lo que probablemente había ocurrido cuando abandonó el campo de batalla.

¿Dónde está? —comenzó a gritarles Lyn—. ¡¿Dónde demonios está?!

Ragun se acercó con dificultad a la maestra y rompió a llorar mientras le contestaba.

Lo siento, lo siento muchisimo. Lo intenté, él nos ordenó que nos retirasemos. Light y Nikolai estaban heridos y yo... Tenía que cumplir su deseo, tenía que traerlos de vuelta.

»Creo... Creo que se ha sacrificado para matar a Aaron. Desapareció tras el agujero negro con él. Perdoname, Lyn... Y lo siento... Maestro Ryota. No fui lo bastante fuerte.

«Oh, no...»

Nicoxa se sentó, totalmente inexpresiva. Nunca había hablado mucho con Ryota, de hecho casi todo lo que había estado con él estuvo relacionado con el incidente del Castillo del Olvido. Pero sabía lo importante que era para muchos de ellos y que había luchado hasta el final para proteger a esas mismas personas.

Se empezó a sentir culpable por irse del lugar, ¿podría haber hecho algo para evitarlo? La verdad es que lo dudaba, estaba segura de que iba a ser de más utilidad salvando a los ciudadanos, por lo que al menos se liberó de ese sentimiento rápidamente. Sin embargo no podía evitar sentirse mal por todos los demás. ¿Cómo había llegado la cosa a esa situación?

Es casi lo mismo de la otra vez... —murmuró mientras recordaba lo que le ocurrió a Kazuki. Miró al cielo y soltó un gemido de tristeza.

Volvió a su habitación y comenzó a regar los cactus de su ventana. Había sido un día muy duro y necesitaba descansar. Se tiró en su cama tras ducharse y agarró el cojin con forma de labio muy fuertemente.

«Quizás en esta ocasión podríamos tener algo de esperanza...» fue su último pensamiento antes de caer dormida fruto del cansancio.

Spoiler: Mostrar
Pues fin!! como dicen ha sido breve pero intenso. A ver qué pasa a continuación :0. Siento si el post tiene fallicos y tal pero he tenido una semana (y un día) intensa
ImagenImagenImagen
v. Ficha de Nicoxa .v
Imagen
ImagenImagenImagenImagenImagen
Imagen
Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Sito
Moderador
Moderador
The Unknowns
 
Mensajes: 6997
Registrado: Jue Ene 25, 2007 1:28 pm
Dinero: 33,695.88
Banco: 3,517,943.83
Ubicación: Onett
Sexo: Masculino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 127

Ronda 10 (Final)

Notapor Suzume Mizuno » Lun Jun 26, 2017 1:33 am

Los Caballeros y aprendices estaban demasiado impresionados para actuar, para consolarse unos a otros. La mayoría se retiró, buscando un momento de soledad. No así actuaron un par.

Lyn se quedó de piedra cuando Ragun la abrazó y no correspondió de ninguna forma. En todo caso, por su cara, debió pensar que estaba malherido —o borracho—.

Lo siento, lo siento muchisimo —empezó a sollozar y la Maestra se mostró apurada—. Lo intenté, él nos ordenó que nos retirasemos. Light y Nikolai estaban heridos y yo... Tenía que cumplir su deseo, tenía que traerlos de vuelta. Creo... Creo que se ha sacrificado para matar a Aaron. Desapareció tras el agujero negro con él. Perdoname, Lyn... Y lo siento... Maestro Ryota. No fui lo bastante fuerte.

Hubo un momento de silencio. Luego Lyn se lo quitó de encima con brusquedad, lo miró con los labios crispados, mostrando los dientes, y soltó un rugido inarticulado, no tanto por su disculpa como por lo que acababa de decir.
Kairi comenzó a llorar y Rebecca se apresuró a ir hacia ella y, tras vacilar, abrazarla e intentar consolarla, a pesar de que sus propios ojos estaban anegados en lágrimas.

Cuando Ragun trató de ir a por Ryota, este se apartó y lo miró como si lo viera por primera vez, lívido y con los labios ligeramente entreabiertos. Respiraba fuerte por la boca. Daba la impresión de que se estuviera ahogando.

Fue un héroe, Maestro. Un héroe. Nos salvó a todos... Y le hemos pagado dejándole solo. Lo siento, Maestro.

Cállate.

Con los puños apretados, dio la impresión de que Ryota se fuera a abalanzar sobre el chico. Pocas veces habrían visto a Ryota con tanto fuego en la mirada. Pero Nanashi le puso una mano en el hombro y meneó la cabeza, murmurando que no merecía la pena.

Luego la Maestra lo fulminó con la mirada.

No me importa lo dolido que estés, eres un Maestro y esto es lamentable. Fracasas y vuelcas tu pérdida en los demás, en los que de verdad han querido a Ronin, ¡y pides perdón!—parecía impresionada por su egoísmo.

Estoy casi seguro de que el vórtice no los ha matado, Maestro —dijo entonces Saito, provocando que ambos Maestros de Bastión Hueco se volvieran hacia él con frialdad—. ¿Para que iba a tomarse Aaron la molestia de cambiar de cuerpo, si luego no pensaba defenderse? Sonreía mientras se los tragaba el agujero, como si esto fuera lo que él quería. Y no es solo eso. Conociendo su historial, estoy seguro de que estará vivo, a la espera de habernos engañado de nuevo.

Ryota apretó los labios y Nanashi casi le mostró los dientes al chico. ¿Pero qué se le pasaba por la cabeza? ¿Cómo se le ocurría decirle a Ryota que estaba sonriendo cuando desaparecieron dentro de la oscuridad? Pareció que el Maestro fuera a venirse abajo, pero se recompuso y dijo con sequedad:

Tu dominio del funcionamiento de la oscuridad, el Caos y la mente de Aaron debe ser monstruoso, muchacho, para atreverte a afirmar algo así. Quizás deberías haberte enfrentado a él, si tan bien conoces su forma de pensar.

Nanashi miró de reojo a Ryota, pero no dijo nada.

Queríamos acabar con Mateus antes de que lo engullera el agujero por el mismo motivo: no sabíamos qué era, y podía ser tan posible que lo matara como que lo enviara a otro mundo. Y el Maestro Ronin estaba herido, es cierto, pero seguía vivo.Ha sido... un héroe, sí. Nos salvó a todos, también. Pero si ahora le damos la espalda pensando lo peor, será como si lo hubiéramos matado nosotros mismos.

¡SILENCIO! Héroe. Héroe. No tenéis ni idea de lo que significa esa palabra, del peso que tiene y la usáis sin ton ni son como si significara algo. Para decir estupideces, mejor aprended a guardar silencio antes. En especial si sólo habéis estado mirando.

Y era eso lo que habían hecho. Contemplar el final, en vez de marcharse como se les había ordenado, poniendo en peligro no solo el sacrificio de Ronin, sino que desgranándolo frente a sus seres queridos como si ellos hubieran hecho algo, como si tuvieran derecho a consolar o a juzgar el golpe emocional que suponía que Ronin hubiera caído enfrentándose a un enemigo que había sido suyo mucho antes que de cualquiera de ellos.

Nanashi no abofeteó a Saito, pero tanto habría dado por la mirada de hielo que le lanzó. Luego cogió a Ryota por el brazo y tiró de él para llevárselo. A la Maestra le temblaban los labios. Pero Ryota se quedó donde estaba, con la mirada perdida hacia el lugar por donde habían venido los últimos Caballeros. Puede que esperando a que el idiota del Maestro de Maestros apareciera. O asimilándolo. O imaginándolo pelear al otro lado. Puede que incluso se le pasara por la cabeza ir a Ciudad de Paso, aunque ya debía estar en plena destrucción, a asegurarse. Pero Nanashi le dio un apretón y meneó la cabeza con severidad. No parecía dispuesta a dejarlo ir bajo ningún concepto.

Era difícil saber qué se les estaba pasando por la cabeza. ¿Dolor? ¿Culpabilidad después de haber guerreado contra Ronin y que él los recibiera de vuelta con los brazos abiertos? En cualquier caso, las palabras de los Caballeros, para calmar sus propias conciencias, sólo habían servido como puñales. Quizás deberían aprender que el mundo no giraba a su alrededor y el resto de personas también tenían sentimientos.

Nadie quería escuchar que su ser querido había sido un héroe. Nadie quería saber que una persona que podría haber ayudado se quedó mirando —y ni siquiera tiene la decencia de justificarse— el final de su superior en vez de ayudar. Nadie quería explicaciones cuando, si Ronin estuviera vivo, ya habría abierto un Portal para regresar.

¿Y ahora qué?

Los Maestros y buena parte de los refugiados se volvieron hacia Simbad. Hubo un largo silencio. Ni siquiera Lyn o Yami parecían dispuestas a hablar. Se habían quedado silenciosas, luchando con sus propios sentimientos.

Al final, Nithael se adelantó. Parecía exhausto y, por una vez, una dulce sonrisa no adornaba sus labios. La gente cuchicheó al ver sus alas.

Sé que todos estamos cansados, pero debemos hacer un último esfuerzo. Por favor, la gente de Ciudad de Paso que venga al Castillo. Os buscaremos habitaciones. Niños y ancianos primeros. Al resto…
Nithael calló. Tendrían que pensar qué hacer con toda esa población.

****


Ryota se había sentado solo en salón del trono de Tierra de Partida. Parecía pequeño y delgado, como si hubiera perdido peso, pero su mirada era de hierro. Los demás Maestros, Nithael incluido, murmuraban entre ellos la propuesta que acababa de presentarles.

¡Pero no podemos dar de comer a tantos chocobitos!—exclamó Yami, de tal forma que el resto la miró con sorpresa. No habían esperado una queja lógica por su parte.

Es cierto que son demasiados. No tenemos campos ni nada para dar de comer a dos mundos, por diezmada que esté la población—la apoyó Iwashi.

Que lo trabajen ellos. Tienen campo de sobra donde distribuirse para hacer campos de toda clase—sugirió Diana, retorciéndose un mechón de pelo.

Hubo un nuevo momento de murmullos. No tenían ningún otro lugar donde enviar a los habitantes de Ciudad de Paso y Villa Crepúsculo, pues Bastión Hueco era una tierra yerma que ya dependía de los moguris y su comercio para mantener a sus escasos residentes.

Y eso llevó a discutir otro tema sobre el aislamiento de Bastión Hueco. Ryota había dicho que Ronin y él habían discutido volver a unir sus órdenes. Ahora parecía que no quedara otro remedio.

Si Chihiro, Aaron o quien sea se aprovechan de que estamos divididos, seremos los siguientes en caer.

Lyn asintió con severidad. Tenía los ojos enrojecidos.

Cuanto más unidos, mejor.

Se miraron unos a otros en un silencio incómodo. No había regocijo por la noticia. No sin Ronin. No en esas circunstancias. Era una decisión casi forzosa, aceptar de golpe lo que nunca antes se habrían permitido por orgullo. Pero no había lugar para sentirse humillados.

Estaban contra las cuerdas y más les valía esforzarse para intentar sobrevivir.

La Orden volvía a estar unida.

****


Xihn extendió un dedo al frente y el aire se enrareció alrededor de su mano cuando un aura oscura y sucia, muy distinta a la que habría emitido antes, cuando todavía se protegía en el decrépito cuerpo de Aaron. Los labios de la mujer que ahora ocupaba se crisparon en un gesto de esfuerzo y empezó a sudar. Pero consiguió crear una esfera perfecta, casi una pompa de jabón, en cuyo interior se arremolinaba como si de agua se tratara, oscuridad que se deshacía en giros imposibles.

Por fin lo habéis conseguido.

Xihn miró de reojo al joven enfermizo que había al otro lado de la cama. La había atendido desde que aquel poder fuera demasiado para su cuerpo tras la brutal batalla.

Sí. Por fin el Caos es mío.

Entonces ¿vamos a empezar de una vez? ¿A dejar de escondernos como ratas de cloaca y todo eso?—preguntó Verdín (y fue difícil saber si estaba contento o no ante la perspectiva).

Andrei y Dark Light, sentados más alejados en el fondo de la habitación, esperaron en silencio la respuesta. Xihn deshizo la esfera con cuidado. Su cuerpo estaba resentido, chupado y débil, y todavía no conseguía curar la quemadura que le recorría el costado. Aquel Portador, Ronin, había presentado mucha resistencia. Se aprovechó de que acababa de hacerse con el Caos. De lo contrario no habría podido infligirle ni un solo arañazo.

Trae el mapa, Light.

El joven arrojó un objeto que Xihn atrapó sin esfuerzo. Activó la pantalla holográfica, que representó los mundos conocidos hasta la fecha. Tan pocos en comparación con lo que hubo un día…

Xihn levantó el dedo y señaló unos cuantos.

Cumplo mis promesas. Acabaremos con el resto.

Se recostó contra las almohadas. Había tardado en conseguir el Caos. Los Villanos Finales habían resultado demasiado problemáticos, demasiado imprevisibles. Pero el problema ya estaba acabado. En cuanto a Maléfica y sus amigos… Bien, no se lo verían venir hasta que fuera demasiado tarde.

Cerró los ojos. Esta vez sería la definitiva.

Spoiler: Mostrar
¡Pues colorín colorado, este Global Fastfood se ha acabado!

Sabemos que no ha sido ni de lejos el mejor Global —ni hemos pretendido que lo sea— y que ha habido problemas por parte de ambos bandos y blablabla. El caso es que ¡hemos terminado la saga, nos hemos librado de (la mayoría) los Villanos Finales y comenzamos el camino hacia el fin del rol!

¡Qué emosión!

Gracias a todos por participar y ya pasamos a las puntuaciones. Pero antes señalar dos cosas: de aquí a una semana más o menos, suponemos que el viernes que es cuando nos juntamos a charlar, haremos un anuncio dando detalles sobre la nueva saga (los necesitaréis, jeje) y no vamos a abrir tema para opiniones porque es una tontería en este caso, pues el Global ni siquiera ha durado lo mismo que una trama. Podéis darnos vuestra opinión en el tema de siempre.

Ya tenéis las puntuaciones actualizadas en vuestras fichas.

Light

Hemos sentido que has tenido poco entusiasmo roleando, en particular en escenas como el choque con Dark Light o, claro, el final. Por suerte en general se ha visto que interpretas bien el papel de Maestro Novato, si que Light esté muy seguro de que vayan a hacerle caso, y en general no hemos encontrado pegas.

Recibes 87 PX

Maya

Has tenido buenos momentos aprovechando las lecciones del pasado, pero no las hemos visto muy aplicadas quitando el «no voy a huir». Maya sigue siendo pasiva y cuando se desvió con Simbad y Verdín de vio por demasiado. El final también ha sido flojo. Pero a nivel general ha estado muy dentro del personaje.

Recibes 82 PX.

Ragun

Ha habido muchos fallos, tontos, pero se ha acumulado. Está lo de la ilusión de Zande, el final y que hemos notado más a Sombra interviniendo que a Ragun como personaje. Y eso se va en cuando va por libre y ni siquiera intenta actuar como Maestro (o la escena de Chihiro, que podría justificarse como Sincorazón pero fue demasiado metagame porque el texto decía lo que decía). Podría haber estado mucho mejor, aunque al menos la evolución del personaje se mantiene.

Recibes 72 PX

Keiko

Querías comentario pero no podemos decir mucho, ya que no puntúas, excepto que falta una impresionante implicación. ¡Además, nos fastidiaste el plan de hacer que Keiko fuera Andrei con peluca! ¡Habría sido el gran plotwist!

Quitando eso, una pena que no pudieras trabajar más a Keiko.

Nikolai

Quitando que el personaje ha demostrado una gran preocupación por su familia y un trauma apropiado para lo que ocurre en su mundo, ha sido muy flojo. El estado de trauma de Nikolai se sentía un poco como excusa para no rolear con más intensidad. Pero a pesar de todo ha estado bien y no hemos encontrado problemas.

Recibes 78 PX

Dos

Para ser novata lo ha hecho muy bien, en especial cuando consideramos que casi todo han sido peleas. Sin embargo, su papel como robot falla, porque no es tan analítica o pragmática como cabe esperar porque se la lleva la intención cómica de la roleadora. Parece más una niña extravagante. Aparte, recomendamos que empieces a independizarla de Light cuanto antes.

Recibes 80 PX

Kairi

Lo de awa-siempre, Kairi. Te falta iniciativa y fuerza, te limitas a seguir a los demás. ¡Y existen más ataques que Perla, tenlo en cuenta! En particular si te estás enfrentando a enemigos bastante monstruosos como puede ser Mateus.

Recibes 65 PX

Nicoxa

La interpretación ha sido, tristemente, perezosa y sin ganas. Puedes hacerlo mucho mejor. Nicoxa no se suele dejar llevar por la corriente, ¡ponle más entusiasmo (¡y justifica mejor escenas como que Nicoxa no quisiera matar a Zande!)

Recibes 62 PX

Hiro

Ha sido interesante que mostrara cierto respeto por Kefka, pero vas muy por libre y se nota un total desinterés por la historia. Hiro no tiene lógica emocional ni tampoco sigue una ruta que resulte interesante o efectivo, por lo que sus posteriores reacciones resultan artificiales. Podrías hacer mucho más y explotar a Hiro, ya que es un personaje diferente.

Recibes 55 PX

Saito

La implicación ha estado bien y creíble dentro del personaje, pero se ha notado desligado del resto de los NPC y sus compañeros. No solo eso sino que se percibía la incomodidad que sentías con el Global y eso no tendría que reflejarse en el personaje. Por lo demás, Saito tiene un importante problema a la hora de presentar inteligencia emocional ya que siempre, sin importar la circunstancia, debe dar un discurso. A menudo lo hace mal. No sale de su centro como personaje y no piensa en los demás. Debería repasar eso porque te ha dado problemas demasiadas veces.

Recibes 71 PX

Simbad:

Muy, muy pasivo ha estado Simbad. Se ha dejado llevar por otros, ¡con Gabranth apenas hubo reacción! Habría cabido esperar más de alguien pícaro como es él. Pero la redacción ha sido decente y dentro de personaje. Solo eso, ¡falta más actividad!

Recibes 74 PX.

Y eso es todo amigos.

¡Nos vemos en la quinta saga!
Imagen

¡Gracias por las firmas, Sally!


Awards~

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Suzume Mizuno
63. Komory Bat
63. Komory Bat
 
Mensajes: 1883
Registrado: Vie Mar 02, 2012 9:52 pm
Dinero: 1,462,577.72
Sexo: Femenino
Karma: 6

Anterior

Volver a Otros temas

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados

cron