[Atlántica] Perdona pero quiero casarme contigo

Encuentro de Fátima Malik, Ragun, Celeste y Simbad

¡Pásate por aquí para encontrarte con todo aquello relacionado con el rol y que no encontrarás en el resto de subforos! Libres, Eventos, Eventos Globales... ¡Pásate, rolea y échate unas risas!

Moderadores: Suzume Mizuno, Denna, Astro

Re: [Atlántica] Perdona pero quiero casarme contigo

Notapor Suzume Mizuno » Jue Nov 02, 2017 4:51 am

¡Hola, perdón por tardar! ¿Os hemos hecho esperar mucho?

Fátima se sorprendió del abrazo, pero achuchó a Celeste de vuelta. No comentó nada de cómo venía… cubierta de algo, así que negó con la cabeza y sonrió.

¡En absoluto! Pero voy corriendo a cambiarme. ¡En seguida empezamos!

Juntó las manos e hizo una señal a Clío, que asintió con la cabeza y se apresuró a ir con ella a una pequeña casa. Vaan fue con ellas. Había reservado una habitación de aquel lugar para que su hermana pudiera cambiarse así que se quedó fuera, pero no sin dirigir antes una intensa mirada a Clío. Ella agachó la cabeza y entró corriendo con Fátima.

Esta se había asegurado de llevar un sujetador bien apretado con relleno para que Clío no notara nada extraño. Aun así, se cambió rápidamente con la parte inferior del vestido mientras Clío abría la bolsa y alisaba el conjunto. Soltó un suspiro de alivio. Así no notaría nada.

Sabes… Si quieres hablar con él estoy segura de que…

No. No quiero que seamos extraños. Está bien así, de verdad. Me conformo con haber podido ponerle cara por fin.—La voz de Clío sonó algo forzada, pero no dio tiempo a Fátima para protestar. Le puso el vestido por la cabeza, le dio la vuelta y se puso a ajustárselo.

Tironeando de aquí allá mientras buscaban el peine para retocarle el pelo, horquillas y maquillaje, acabaron soltando pequeñas risitas de nerviosismo. Fátima no se lo podía creer, le daba vueltas la cabeza y la suave tela del vestido se le pegaba al cuerpo y la hacía sentir extraña, otra persona. Es decir ¿cómo era que iba a casarse? ¿Cómo era posible?

Cuando Clío terminó con ella, se dio la vuelta y la abrazó con fuerza.

Gracias.

No pudo ver la expresión de su gemela, pero le devolvió el abrazo con suavidad y luego le dijo:

Vamos. ¡Es tu día!

Vaan sonrió de oreja a oreja al verla y le tendió un brazo, del que Fátima se cogió. Él le cubrió la mano con la suya y dijo:

Estás perfecta.

A Fátima se le anegaron los ojos en lágrimas. No podía dejar de sonreír.




Clío se adelantó rápidamente y Fátima se apoyó contra su hermano. Le dolía el corazón de lo fuerte que le dolía.

¿Preparada?

Respiró hondo.

Preparada.

Vaan le dio un apretón y fueron hasta la pequeña cala. Fátima se echó el velo por encima en el último segundo, sintiéndose torpe y temerosa de tropezar, a la vez que se moría de vergüenza. ¿Por qué había pensado que eran pocas personas? ¡Era una multitud!

Pero, a la vez, la hizo sentir una intensa calidez y agradecimiento porque estuvieran ahí. En especial al ver a Malik (Clío había tenido que darle un empujoncito para recordarle dónde estaba su lugar), aguardándola al lado de Nithael. No había altar, pero tanto le daba. El corazón se le inflamó de felicidad al verlo ahí. Por ella. Para lo que jamás se habría atrevido a soñar.

Vaan, sonriente, llegó hasta Malik y soltó a Fátima.

Sé que cuidarás de ella. Mi hermanita no te habría escogido si no. Os deseo lo mejor.

Y Fátima pudo cogerse del brazo de Malik por fin.

*


Le habían pedido a Nithael que la ceremonia fuera a la antigua usanza entre Caballeros, al ser Fátima y Malik de religiones diferentes. Pero las ideas básicas estarían allí y el discurso de Nithael se asemejó mucho a los que Fátima había escuchado desde que era pequeña. Solo que mucho más respetuoso e igualitario. Pedía que se protegieran y cuidaran el uno al otro, que no se engañaran y no atentaran contra el honor y la dignidad de su ser amado.

A partir de hoy, vuestro corazón es uno—dijo Nithael, que tomó la mano derecha de Malik y la puso boca arriba. Luego posó la de Fátima sobre la de él. Fátima la apretó fuerte—. Que sea así hasta el final de vuestros días. En nombre de la Luz, hago oficial este matrimonio.

Fátima, conteniendo el aliento, se volvió hacia Malik y dejó que este le levantara el velo. El intercambio de anillos fue rápido (no habían tenido tiempo para buscar nada del otro mundo), pero la hizo sentir la persona más completa sobre la tierra.

Entonces se puso de puntillas y lo besó con suavidad en los labios.

Gracias.

Nunca habría imaginado que el pecho podía doler de una forma tan placentera. Ni que acabaría amando tanto a alguien.

Por eso, no tenía nada más que decir.

Se volvió hacia los invitados y sonrió sin pudor.

¡Gracias a todos por estar aquí! De corazón—añadió en dirección a Nithael.

Oh no. No iba a llorar, no iba a estropearlo de esa manera. Se frotó un ojo con cuidado para no estropear el maquillaje y tiró de Malik para mezclarse entre sus amigos y empezar, por fin, la pequeña fiesta.
Imagen

¡Gracias por las firmas, Sally!


Awards~

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Suzume Mizuno
63. Komory Bat
63. Komory Bat
 
Mensajes: 1883
Registrado: Vie Mar 02, 2012 9:52 pm
Dinero: 1,462,577.72
Sexo: Femenino
Karma: 6

Re: [Atlántica] Perdona pero quiero casarme contigo

Notapor Tanis » Jue Nov 02, 2017 5:50 am

El gesto de Ragun le hizo sonreír y aunque no le calmó los nervios por completo sí que se tranquilizó lo suficiente como para acertar ponerse en el sitio que Clío le indicaba con otro empujoncito. Entonces se vio, tan de repente, junto a Nithael mientras esperaban a Fátima y se dio cuenta de que llevaba queriendo poder unirse así a ella durante mucho tiempo. Convertirse en esposo de Fátima era un paso muy importante, como un estadio que había dejado pasar durante mucho tiempo. En esos tiempos no demasiados en Tierra de Partida valoraban el matrimonio. Él, de la vieja escuela y de un mundo en el que era importante casarse, sintió que abría otro camino en su vida.

Cuando la vio avanzar del brazo de su hermano, se le infló el pecho y el corazón. Estaba preciosa, deslumbrante, una imagen que atesoraría para siempre en su corazón. Sintió que podría llorar.

Sé que cuidarás de ella. Mi hermanita no te habría escogido si no. Os deseo lo mejor.

Malik sonrió y cabeceó, colocando el brazo para que Fátima pudiera cogerse de él al tiempo que Vaan la soltaba. Sí, ella le había escogido… algo que todavía no se explicaba por qué había decidido hacer. Cuando se conocieron él era infinitamente mayor que ella, como ahora, y con su pequeño secreto oculto. El cómo habían llegado hasta allí, a veces lo pensaba, no podía entenderlo del todo porque eran cúmulos de sentimientos demasiado intensos para comprenderlos.

Estaban allí, a punto de casarse, y era lo único que le importaba.

* * *


La ceremonia fue diferente a cómo se la había imaginado en su juventud. Nithael ofició los votos acostumbrados entre caballeros de la Orden y su discurso enarboló palabras de amor, respeto y confianza entre la pareja, algo que llenó a Malik por dentro.

A partir de hoy, vuestro corazón es uno—dijo Nithael, que tomó la mano derecha de Malik y la puso boca arriba. Luego posó la de Fátima sobre la de él. Cuando sintió el apretón de Fátima, él apretó suavemente sus dedos a su vez—. Que sea así hasta el final de vuestros días. En nombre de la Luz, hago oficial este matrimonio.

Se volvió hacia Fátima, de repente tranquilo por completo, y contempló su rostro tras el velo antes de levantarlo. Y cuando lo hizo, la tela se deslizó suave por sus dedos hasta que logró apartarlo del todo. Entonces se intercambiaron los anillos. Cuando Malik sintió el anillo en el dedo fue como si una pieza que llevaba mucho tiempo perdida encajara con el resto de sí. Al levantar los ojos de sus manos se sonrió, inclinándose un poco para que ella no tuviera que ponerse por completo de puntillas. El beso fue suave, dulce…

Perfecto.

Gracias.

No…

«A ti.»

¡Gracias a todos por estar aquí! De corazón

Malik no dijo nada, creía que no lo necesitaba. Lo había hecho, se había casado. El resto de su vida, como quien decía, quedaba por delante. Se dejó arrastrar hacia el grupo y recibió las felicitaciones con todo el estoicismo del que era capaz de alardear, aunque por dentro quisiera llorar como un niño pequeño. Se las arregló para agenciarse un vaso y beber… ¿gaseosa? Bueno, estaba dulce a pesar de que no llevara vino, y le picaba un poco en la lengua. Cuando se terminó el vaso y picó un poco, se separó de la mesa y levantó la voz para que todo el mundo le oyera.

Por favor, ¿puede alguien tocar un poco de música? —Y deliberadamente se volvió hacia Simbad—. Me han dicho que tocas el laúd, Nithael te ha traído uno… si te apetece.

Miró al ángel, que asintió y fue a buscar el instrumento para entregárselo al gitano si este aceptaba la petición. En cuanto las primeras notas sonasen, extendería la mano hacia Fátima con una leve reverencia y una sonrisa.

¿Me concedéis el primer baile, esposa?
Avatar de Usuario
Tanis
28. Samurai
28. Samurai
 
Mensajes: 813
Registrado: Mar Feb 19, 2013 10:20 pm
Dinero: 75,353.31
Banco: 15,572.00
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 5

Re: [Atlántica] Perdona pero quiero casarme contigo

Notapor Sombra » Lun Nov 06, 2017 4:48 am

Todos nos reunimos para ser testigos de la pareja. Nithael dio un discurso que hablaba sobre la unión de ambos, de algún modo parecía coger ideas de alguna que otra religión mezclada con cosas que un portador debía tener en cuenta, fue simplemente hermoso y emotivo.

A partir de hoy, vuestro corazón es uno—Nithael cogió las manos de ambos y las unió—. Que sea así hasta el final de vuestros días. En nombre de la Luz, hago oficial este matrimonio.

Malik retiró el velo que cubría el rostro de la Maestra y que llevaba aquel vestido de novia tan bonito, ambos intercambiaron los anillos y entonces se acercaron para besarse.

Ante el beso empecé a aplaudir animando a hacer lo mismo a Ryota, Nanashi y Lyn.

¡Gracias a todos por estar aquí! De corazón

Cuando la pareja se acercó no tardamos en rodearlos para felicitarles, palmaditas en los hombros, lanzarles arroz por encima... No cabía duda en que la pareja estaba disfrutando del día más feliz de sus vidas y entonces me pregunté, ¿yo algún día tendría algo así? Sentí sana envidia por saber que al menos ellos se tenían el uno al otro, podían confiarse sus vidas. Como Nithael había dicho, sus corazones eran uno ahora. Tenía que ser una sensación hermosa.

—Por favor, ¿puede alguien tocar un poco de música? —pidió entonces Malik dirigiéndose a Simbad, lo primero que imaginé fue a Fátima, que hasta donde sabía había aprendido a tocar el violín—. Me han dicho que tocas el laúd, Nithael te ha traído uno… si te apetece.

Nithael fue raudo a traer el laúd, un instrumento antiguo de cuerda que había visto en París durante mis viajes. Ahora que lo pensaba, yo no tenía aficiones más allá de viajar por los mundos cada vez que tenía ocasión y jugar a algún juego de ordenador de cuando en vez. Un poco triste, la verdad... Si me quitaban La Orden, ¿qué me quedaba? No sabía hacer nada más, mis únicas aspiraciones si no se necesitasen los portadores serían ser mercenario o soldado, eran las únicas cosas que sabía hacer, no sabía nada de música o pintura, tampoco de fotografía o nada similar, tampoco era bueno con la jardinería, no sabía nadar bien... Sin Tierra de Partida y Bastión Hueco estaba vacío.

El ángel entregó el instrumento a Simbad, que pudo deleitarnos a todos con su música, Malik hizo una reverencia hacia Fátima de forma caballeresca casi al instante mientras extendía hacia la mujer su mano.

—¿Me concedéis el primer baile, esposa?

Y entonces, ambos se agarraron y empezaron a girar y a danzar al compás de la música. Ahora que recordaba, sabía bailar gracias a las memorias de Alexander que había en mi interior, él había aprendido a bailar en palacio antes de la destrucción de El Imperio, aunque ni a él ni a mí nos apasionaba.

Observé el baile, hipnotizado por el juego de pies y la forma que la arena se veía lanzada hacia el aire y volvía a caer alrededor de la pareja y entonces fue cuando se me ocurrió una cosa mientras bailaban, corrí hacia Nithael y le susurré al oído una tonta propuesta:

¿Por qué no hacemos que su baile sea "mágico"?

El ángel asintió.

Nithael y yo mezclamos nuestros poderes creando volutas no más grandes que pelotas de pin-pong blancas y negras que flotaban alrededor de la pareja como si se tratase de luciérnagas tratando de envolver a ambos. Al ver la cara del hermano de Fátima me apresuré a decir:

Oh, ¿nunca viste polvo de fiesta? Son muy populares en los países de oriente.

Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Sombra
149. Lingering Sentiment
149. Lingering Sentiment
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 4720
Registrado: Mar Mar 31, 2009 9:01 pm
Dinero: 27,410.40
Banco: 0.00
Ubicación: Behind in the musgo
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 23

Re: [Atlántica] Perdona pero quiero casarme contigo

Notapor xXOrbOOkXx » Lun Nov 06, 2017 5:35 pm

Por increíble que parezca, llegamos a tiempo. Yo al menos con arena en los zapatos y bastante desarreglado, pero llegamos.

¡Hola, perdón por tardar! ¿Os hemos hecho esperar mucho?

Sonreí. Celeste abrazó a Fátima con gran efusividad, mientras yo sujetaba el carrito. Miré a Malik, al que le tendí una mano, tan educado como pude. La verdad era que no nos conocíamos mucho, pero igualmente me alegraba por él. Se casaba con una buena mujer. Le felicité brevemente.

¡En absoluto! —exclamó Fátima antes de que pudiera felicitarla ella también—. Pero voy corriendo a cambiarme. ¡En seguida empezamos!

****

A partir de hoy, vuestro corazón es uno.

Suspiré profundamente, nervioso a pesar de que la boda no era mía. Tenía una belleza de ensueño, casi surrealista. Me gustaba cómo soplaba el viento coqueto, me gustaba la ilusión que profesaban los novios. Sonreí un poco, sintiendo una punzada de envidia sana.

Que sea así hasta el final de vuestros días. En nombre de la Luz, hago oficial este matrimonio.

Por una vez miré a Nithael sin resentimiento ni envidia, sino con una admiración velada. Su discurso había sido largo, pero para nada pesado, y era alguien que sabía manejar las palabras. No era especialmente amigo de oficios religiosos, pero aquella mezcla cultural me enamoró de alguna forma. No pasaría nada si enterraba el hacha por un día.

La pareja intercambió los anillos. Fátima estaba preciosa, con un vestido satinado que contrastaba con los ropajes de Malik, perfectamente árabes. Había oído hablar de su mundo de origen: Agrabah. Por lo que me habían contado parecía ser el mundo gemelo de París.

¡Gracias a todos por estar aquí! De corazón —gritó la novia.

¡Vivan los novios! —grité, contagiándome con la alegría general.

No tardamos en rodearles para tirarles arroz (en mi caso peladillas) y felicitarles. Sonreí, casi dopado de aquel ambiente festivo y alegre. Por muy oscuro que sean los tiempos, siempre habrían unos minutos de luz. Era embriagador, de alguna forma hermoso. Se tenían el uno al otro para siempre. Hasta que la muerte les separase.

—Por favor, ¿puede alguien tocar un poco de música?

Aquello sí que fue inesperado. No me había traído el laúd.

— Me han dicho que tocas el laúd, Nithael te ha traído uno… si te apetece.

Me mordí el labio inferior, dudoso, pero al final accedí. Con mimo cogí el instrumento que me ofreció el ángel, sin mirarle. Era un objeto magnífico, tallado minuciosamente, con dibujos florales por todas partes, con las cuerdas magníficas y recias. El clavijero reflejaba la luz del día gloriosamente, y en el mástil rezaba su nombre: Raziel. Paré un momento a pensar de qué me sonaba exactamente aquel nombre. Y cuando lo averigüé una garra me oprimió el pecho.

¿De dónde lo has sacado? —no pude evitar preguntar, levantando la cabeza para cruzar nuestras miradas. Por un momento olvidé mi manía hacia él, olvidé la magia que sentía y que corría en sus venas.

Me respondiera o no, comenzaría a tocar. Una tonadilla animada, una canción suave para que pudieran bailar sin problemas.



Pronto el aire comenzó a llenarse de volutas brillantes y oscuras, provocadas por la magia de Nithael y Ragun combinada, envolviendo a los dos bailarines que danzaban sin cesar. Sus siluetas se recortaron contra el atardecer, y el mar rugía de gozo a sus espaldas. Escuché a Ragun al cabo de un rato decir que era el polvo de fiesta, muy popular en países orientales. Pero se equivocaba.

Hice un gesto a Celeste para que bailara a su aire, hubiera danzado con ella, pero tenía las manos ocupadas. No se me había olvidado que le debía un dueto en París, tampoco.

Era polvo de estrellas.
~Un cuarto de hora de risa, equivale a un año más de vida...~


Proyectos:



UseBars:

Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen


Rol:

Ficha

Wiki

Spoiler: Mostrar
Tercera Saga:

Prólogo de Simbad
"Bastión Hueco" Choque de culturas (Encuentro)
"Bastión Hueco" Novatos bajo la lluvia (Primer encuentro - Saga Novatos)
"Tierras del Reino" El nacimiento de un príncipe (Trama)
"Islas del Destino" ¡Buscad a mi perro! (Misión)
"Castillo de Bestia" Solos entre lobos (Primer encuentro - Saga Délaissé)
"La Cité des Cloches" Los miserables (Encuentro)
"Villa Crepúsculo" Una visita guiada (Encuentro)
"Selva Profunda" Día de monos (Encuentro)
"Port Royal" Los muertos no cuentan cuentos (Trama)
"Tierra de Dragones" Linda Flor (Misión)
"Bastión Hueco" Novatos bajo el amanecer (Segundo encuentro - Saga Novatos)
"Ciudad de Paso" Lo que vale la pena (Encuentro)
"Ciudad de Paso" The Game Never Ends (Trama)
"Torre de los Misterios" Orden en la Biblioteca (Misión)
"Evento Global" El esclavo del olvido
"Evento Global" Ruta de los perdidos

Evento Halloween 2014
"Especial libre" El laberinto de los corazones
"Especial libre" San Valentín III
"Islas del Destino" Yincana veraniega
"Evento libre" La Mansión Encantada II: La Venganza

Cuarta Saga:


"Ciudad Inexistente" Dos velas para el diablo (Encuentro)
"Port Royal" De copas con la muerte (Encuentro)
"Bastión Hueco" De magdalenas y vicios franceses (Encuentro)
"La Cité des Cloches" Insomnia (Primer encuentro - Saga La Musique du Silence)
"La Cité des Cloches" Somnia (Segundo encuentro - Saga La musique du Silence)
-"Port Royal" El barco que desaparece en la niebla (Misión)
"Tierras del Reino" Donde duermen los gigantes (Trama)
"País de los Mosqueteros" Todos Para Uno (Trama)
"Ciudad de Paso" Un nuevo Crepúsculo (Trama)
"Ciudad de Halloween" El ataque de Boogieman (Trama)
"La Cité des Clochés" Fuego Infernal (Trama)
"Espacio Profundo" Planta 313 (Encuentro)
"Mundo Inexistente" Pasajes Oscuros (Trama)
"Tierra de Partida" Penúltima Parada (Encuentro)
"Evento Global" El principio del fin
"Atlántica" Perdona pero quiero casarme contigo (Encuentro)

"Especial libre" El laberinto de los corazones II: Escape
"Especial libre" World War Christmas
"Especial libre" El San Valentín está aquí
"Especial libre" ¡Exámenes finales
"Especial libre" La inocencia perdida
"Especial libre" Misión: Salvar la Navidad

Timeskip (Finales 1013-1017)

"Tierra de Partida" Examen de Maestría (30 Diciembre 1013)
"Jardines de Tierra de Partida" Doomsnight (Libre) (31 Diciembre 2013)
"País de las Maravillas" El último regalo (Minitrama) (Julio 1014)
"Jardines de Tierra de Partida" El Regreso (Libre) (Finales de Marzo de 1017)

Saga final:

"La Cité des Clochés" Santuario (Trama)
"La Cité des Clochés" La última noche en París (Libre)
Avatar de Usuario
xXOrbOOkXx
51. Rueca Fatal
51. Rueca Fatal
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 1528
Registrado: Jue Dic 27, 2012 10:39 pm
Dinero: 278,842.76
Banco: 0.00
Ubicación: Detrás de tí. !Bu!
Sexo: Femenino
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 8

Re: [Atlántica] Perdona pero quiero casarme contigo

Notapor Denna » Lun Nov 06, 2017 5:46 pm

No me había detenido a pensar en que la única tradición que conocía de los Caballeros eran los rituales fúnebres. Tras el shock emocional que me había supuesto enterarme de que jamás podría ser enterrada, había rehuido durante mucho tiempo cualquier otro rito suyo.

No esperaba que tuvieran ceremonias nupciales propias, tan distintas a las que conocía y estaba acostumbrada a ver. Ni mucho menos que fueran tan... respetuosas. Tan bonitas.

Llegué a pensar que quizás era porque era Nithael quien hablaba, o porque era mi amiga quien se casaba, pero deseché enseguida esa idea.

Me sequé una lagrimita rápidamente y empecé a aplaudir en cuanto la pareja se besó.

¡Gracias a todos por estar aquí! De corazón

Poco a poco la euforia se fue desvaneciendo. La ceremonia como tal había terminado, y era la hora de la fiesta. Sentí que todo sucedía muy deprisa, tanto que el tiempo se difuminaba. Tan pronto abrazaba a Fátima y a Malik y les daba la enhorabuena, todavía con voz queda por la emoción, como volvía al lado de Simbad a ver la gente pasar. En un momento dado me vi apartada, distanciada de todo y de todos. Embriagada por las emociones, tan intensas y variadas, una idea terrible quedó estática en mi cabeza.

«No pertenezco a este lugar».

Oí a Malik preguntar algo que no entendí en ese momento, y a continuación Simbad me hizo un gesto. Llevaba un bonito laúd en las manos. ¿Quería que tocara? No, ¡que bailara! La absurdez del momento me espabiló un poco y lo miré con los ojos como platos. Con el ceño fruncido le señalé con disimulo a la pareja que iba a disfrutar de su primer baile. «Trou du cul.»

Bufé, pero en vez de retroceder seguí un impulso y me senté a su lado. Una idea —quizás una idea de la que me avergonzaría— rondaba mi mente desde el momento en que había visto el laúd.

Música. Querían música.

«La música pertenece a La Cité». La Orden no formaba parte de ese mundo ni de mi vida ahí. Juntarlos solo provocaba dolor. «Y mi vida está en La Cité».

¿Significaba esto que tenía que elegir una? ¿Para siempre?

No. Me negaba.

Esperé a que Simbad tocara las primeras notas para captar el ritmo. Lo reconocía. No sabía dónde lo había oído, si era una canción popular o la había compuesto Simbad, pero era alegre y bonita y bastaría para adaptar la letra.

Antes de que fuera plenamente consciente de lo que hacía, empecé a cantar:

Des yeux qui font baisser les miens
Un rire qui se perd sur sa bouche
Voilà le portrait sans retouche
De l'homme auquel j'appartiens


Entonces, ya era tarde para echarse atrás. Me ruboricé un poco, pero logré rescatar mi lado de actriz y mantuve el tono. Cantaba unas octavas por debajo de lo que correspondía; conocía mis límites y sabía que no era la mejor cantante, pero éramos pocos y tampoco pretendía deslumbrar a nadie. Este día no me pertenecía a mí.

Sonreí y, alentada por el hecho de estar desafinando, continué:

Quand il me prend dans ses bras
Il me parle tout bas
Je vois la vie en rose

Il me dit des mots d'amour
Des mots de tous les jours
Et ça me fait quelque chose

Il est entré dans mon cœur
Une part de bonheur
Dont je connais la cause


De entre toda la gente que conocía, ellos eran la única pareja, sin contar a mis padres, que podía asegurar que se querían de verdad. Seguí cantando, procurando no hacer contacto visual con nadie. Era un pensamiento bonito en un contexto muy triste y pesimista, pero me aferré a su lado bonito y me esforcé en plasmar eso en la canción. Merecían saberlo, y si ya lo sabían, recordarlo.

C'est lui pour moi, moi pour lui dans la vie
Il me l'a dit, l'a juré pour la vie

Et dès que je l'aperçois
Alors je sens en moi


¿Y qué mejor momento que en el día de su boda?

...Mon cœur qui bat —finalicé, dando pie a Simbad para terminar la melodía con una bonita floritura.

Había tiempo para pensar en mis problemas. Poco, pero lo había. Ahora era el momento de pasarlo bien y celebrar este día.
Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Denna
29. Dragón
29. Dragón
The Unknowns
 
Mensajes: 852
Registrado: Lun Mar 09, 2015 11:26 pm
Dinero: 522,716.96
Banco: 15,528.00
Ubicación: Invernalia.
Sexo: Femenino
Estantería de objetos
Karma: 2

Re: [Atlántica] Perdona pero quiero casarme contigo

Notapor Suzume Mizuno » Lun Nov 06, 2017 5:50 pm

Casi se le salió el corazón por la boca cuando hubo magia, pero a Vaan ni se le pasó por la cabeza que pudiera ser algo más que un truco. Fátima se quedó anonadada, y un poco celosa, ante Celeste, pero aplaudió hasta que le dolieron las manos. Luego se acercó a ella y le comentó que la próxima vez que quedaran tendría que enseñarle algún paso.

Apuraron la comida y la tarta, que venía con dos peluches encantadores que hicieron reír de ternura a Fátima. Hasta casi se le saltaron las lágrimas.

Imagen


Ahora entendía por qué Celeste y Simbad habían desaparecido y les dio un abrazo, sintiéndose desinhibida por la felicidad. También contempló los anillos que les había entregado Ragun y se puso uno —que le quedaba un poco grande pero suponía que también podría llevarlo al cuello— y le puso otro a Malik. Después bailaron. Fátima juntó, entre risas, a Vaan y Malik. Su hermano pareció no saber cómo cogerse a su cuñado, soltó una risotada e hizo al final una reverencia masculina, mirando a Malik con una ceja arqueada, casi desafiante. Fátima, por su parte, bailó con Nithael despacito, para que sus alas no se movieran demasiado. Simbad seguía tocando como si no hubiera un mañana y se dijo que, después, le arrancaría el laúd para que se usara un poco los pies.

Al cabo de un rato, Vaan le dio un abrazo y un beso en la mejilla.

Me voy ya. Escribe a mamá y papá, y a los demás, ¿eh?—Fátima rió y lo abrazó de vuelta. Fuerte. Él le revolvió el pelo. Parecía tan orgulloso y feliz de ella que de nuevo le entraron ganas de llorar—. Creo que no tengo que decírtelo, pero disfruta de este día, hermanita. Sé tonta y compórtate como una princesa un rato. Nadie te va a decir nada. No esta vez.

Fátima lo despidió con un brazo hasta que se perdió de vista. Entonces se volvió hacia los demás y Nithael se estiró, desplegando bien alto las alas. Lyn sacudió la cabeza y sus orejas, que había escondido bien, quedaron al descubierto.

La fiesta continuó.

*




Al final se quedaron solos, por supuesto. Sentados a la orilla del mar, sobre unas rocas. Fátima se había recogido la falda del vestido y dejaba que las olas le lamieran los pies. Se sentía ligera, quizás debido a la pequeña borrachera, y absurdamente contenta. Había bailado tantas veces con Malik que le dolían un poco las piernas.

Atardecía y se acercaban nubes. Al poco rato, comenzó a chispear. Fátima, abrazada a Malik, dejó que las gotitas le empaparan una mano. Luego dijo:

¿Te acuerdas? En Villa Crepúsculo también estábamos en una playa y… llovía cuando… Cuando empezó todo.—Cerró los ojos y se acurrucó contra él—. Parece un sueño que estemos aquí.—Le buscó la mano y entrelazó sus dedos con los de Malik—. Diría que no quiero que se termine este día pero… Quiero despertarme mañana contigo y saber que esto ha pasado.—Se miró el anillo de boda—. Jamás se me ocurrió que alguna vez podría pasarme algo tan bonito. Me habría conformado con ser tu amiga, ¿sabes? Y mirarte de lejos y pensar lo guapo y amable que eres.—Rió por lo bajo y le miró a los ojos. Con la mano libre le acarició la mandíbula—. Gracias por aparecer en mi vida, Malik. Eres lo mejor que me ha pasado jamás.

La lluvia era cada vez más fuerte, pero resultaba fresca, agradable, y le traía buenos recuerdos de una tormenta. Ahora no había relámpagos, ni nada similar. Era apropiado. Ya no necesitaban ese fondo. Solo la lluvia cubriéndolos mientras ella se erguía para buscar un beso y pensaba que haría cualquier cosa para proteger el sueño que había tenido tantas veces de niña y que había resultado ser infinitamente mejor que cualquier cosa que hubiera podido imaginar. ¿Cómo iba a imaginar que un día desearía más que nada despertar? Porque mañana tras mañana, estarían los dos juntos.

Y eso era lo único que de verdad importaba.

Spoiler: Mostrar
¡Y se terminó! ¡Por fin! Llevaba mucho queriendo escribir este encuentro (desde ese encuentro super azucarado y dramático que dio el pistoletazo a la relación) y me parece que ha llegado en un momento apropiado, con la maduración necesaria de los personajes. Así que me voy muy satisfecha. Muchísimas gracias a todos por participar en este momento tan importante para Fátima y Malik.

Y a ver cómo nos puntuamos, que esto va a ser maravilloso.
Imagen

¡Gracias por las firmas, Sally!


Awards~

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Suzume Mizuno
63. Komory Bat
63. Komory Bat
 
Mensajes: 1883
Registrado: Vie Mar 02, 2012 9:52 pm
Dinero: 1,462,577.72
Sexo: Femenino
Karma: 6

Re: [Atlántica] Perdona pero quiero casarme contigo

Notapor Tanis » Lun Nov 20, 2017 4:17 am

Malik no asimilaba aun que estaba casado. Mientras bailaba con Fátima y las volutas brillantes de magia flotaban a su alrededor, se sintió dichoso como hacía mucho tiempo que no lo estaba. La música y el jolgorio le rodearon y pronto se vio sumergido en la fiesta de su boda. Cuando le tocó bailar con Vaan, miró a Fátima con suspicacia y luego rió. Ante la reverencia de su cuñado, Malik realizó una reverencia más grácil, imitando la que hacían las mujeres en Agrabah.

Y bailaron.

Malik tenía que reconocer que para tener los pies casi hundidos en la arena pudo bailar bastante bien durante todo ese rato. Incluso si tenía que seguir el paso más rápido de Vaan, consiguió no tropezarse. Cuando se separaron, repitieron las reverencias y rieron. De vez en cuando sentía el anillo en el dedo y lo tocaba con el resto de dedos como si necesitase hacerlo para saber que estaba allí.

«¿Esto es sentirse feliz?»

Se despidió de Vaan con un apretón en el hombro y una sonrisa y observó cómo Nithael y Lyn descubrían las alas y las orejas. Tras la marcha del hermano de Fátima, continuaron con la fiesta.

*


Malik contempló el horizonte de olas y las nubes que empezaban a cubrir el cielo. Se habían quedado solos al final y, sentados junto a la orilla del mar, descansaban tras haber bebido, comido y bailado tanto que Malik sentía el cuerpo pesado y la cabeza embotada. No estaba borracho, pero casi. Se había sentado con las piernas cruzadas y los faldones de la túnica esparramados a su alrededor como un enorme halo dorado y blanco. Al igual que Fátima, también dejaba que el agua lamiera sus pies.

¿Te acuerdas? En Villa Crepúsculo también estábamos en una playa y… llovía cuando… Cuando empezó todo.—Apretó el abrazo en torno a ella, a la vez que alzaba la vista al cielo y sentía gotitas cayéndole sobre la nariz y la frente. Era cierto, parecía una eternidad…—. Parece un sueño que estemos aquí.—También apretó sus dedos, con cariño—. Diría que no quiero que se termine este día pero… Quiero despertarme mañana contigo y saber que esto ha pasado. Jamás se me ocurrió que alguna vez podría pasarme algo tan bonito. Me habría conformado con ser tu amiga, ¿sabes? Y mirarte de lejos y pensar lo guapo y amable que eres.

Malik rió con ella, pensando en que él se habría conformado con incluso menos. Le costaba recordar cuál había sido el punto exacto en el que ella le empezó a gustar y llamar la atención, pero nunca olvidaría Nunca Jamás. Ni por supuesto Villa Crepúsculo. Le dio un beso en la mejilla.

Gracias por aparecer en mi vida, Malik. Eres lo mejor que me ha pasado jamás.

No… —murmuró. Su pelo le rozaba la mejilla y le hacía cosquillas—. No tienes que agradecerme nada.—Las palabras le murieron enseguida y suspiró débilmente. Sintió el anillo en el dedo, caliente y frío al mismo tiempo, y se sonrió—. Te quiero.

«Y siempre te querré.»

La lluvia arreció y cayó sobre ellos, pero al contrario que la primera vez que se besaron no había tormenta. Repicaban campanas y silbaban violines, como entonces, sin rayos ni truenos. Despacio, se inclinó para besarla, sin pensar, sin ser consciente de nada más. Empapado y con los pies llenos de arena, Malik se dejó llevar por primera vez en mucho tiempo, por primera vez desde que tuvo el valor de detenerla y decirle lo que sentía.

Había cambiado desde entonces, la guerra era distinta, pero sus corazones eran los mismos y estarían unidos hasta que la muerte se los llevase y tan sólo quedaran sus Llaves-Espada. Pero hasta que eso sucediese, Malik protegería a Fátima hasta el final.

«Estoy contigo, estoy aquí… »

No le importaba nada más.

Spoiler: Mostrar
¡Bien! ¡Por fin he podido postear y terminar esto! Me ha hecho mucha ilusión darle un carpetazo a este capítulo de la vida de nuestros personajes, después de años, así que salgo contenta del encuentro y más azucarada que de costumbre. Muchas gracias a todos por participar y a Suzu en especial por llevar a medias la relación <3

¡Puntuacionessss!
Avatar de Usuario
Tanis
28. Samurai
28. Samurai
 
Mensajes: 813
Registrado: Mar Feb 19, 2013 10:20 pm
Dinero: 75,353.31
Banco: 15,572.00
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 5

Re: [Atlántica] Perdona pero quiero casarme contigo

Notapor Denna » Mié Nov 29, 2017 1:07 am

Spoiler: Mostrar
Imagen


Perdonad la horterada, pero era TAN NECESARIO.

¡Fin del encuentro! Me ahorraré comentarios porque son muy incómodos y todos sabemos cómo lo hemos hecho(?). Además, quedaría muy anticlimático. Que esto es una boda, porfavoh.

Puntuaciones: son sobre 35 al no haber llegado a tres páginas.

Fátima: 35 PX.

Malik: 35 PX. ¡Sube al nivel 28!

Ragun: 33 PX. ¡Sube al nivel 45!

Celeste: 35 PX. ¡Sube al nivel 27!

Simbad: 32 PX.
Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Denna
29. Dragón
29. Dragón
The Unknowns
 
Mensajes: 852
Registrado: Lun Mar 09, 2015 11:26 pm
Dinero: 522,716.96
Banco: 15,528.00
Ubicación: Invernalia.
Sexo: Femenino
Estantería de objetos
Karma: 2

Anterior

Volver a Otros temas

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados