[Evento Preglobal] The End Is Where We Begin

Day 0: The Introduction

Nunca olvidarás que tomaste parte en alguno de estos jolgorios. Kazuki tampoco.

Moderadores: Suzume Mizuno, Denna, Astro, Sombra

Re: [Evento Preglobal] The End Is Where We Begin

Notapor EspeYuna » Sab Oct 20, 2012 12:56 am

Xefil asintió a mis palabras. Estaba claro que iríamos a salvar a los habitantes de mi hogar, a mi familia... y a Akio y los demás. Debía tener fe en que estaban vivos.

¡Light!¡Nadhia!

Me giré para encontrarme a Alec, un muchacho con el que participé en la Copa Hefesto junto con el ahora no tan pequeño Zait y el joven que se encontraba a mi lado, Light. Nos pedía compañía: por supuesto, no se la íbamos a negar. Debíamos permanecer unidos. Nos encontraríamos más seguros, eso estaba claro.

Uno de los "traidores" se aproximó a hablar con el Maestro Ronin. El mentor le respondió, aún con un profundo odio en el tono de su voz. Daba miedo.

Nos invitaron a jugar. Si ganábamos, abandonarían Villa Crepúsculo y no volverían a pisarlo jamás, salvando a sus habitantes. Si perdíamos...

Ronin no terminó la frase. ¿Juego? Recordé al instante la plaza donde se practicaba el deporte más famoso en Villa Crepúsculo, el Struggle. Sin embargo, parecía esconder algo más que un simple deporte o juego de niños.

De repente, solté un grito desgarrador cuando el Maestro, cansado de las palabras de Ragun, cogió la cadena que rodeaba su cuello y comenzó a estrangularle.

Entre sollozos, grité:

¡¡No, por favor!! —exclamé con todas mis fuerzas— ¡Lo va a matar! ¡¡Ragun!!

Podía haber sido un traidor. Podía haber colaborado en el ataque de los Sincorazón a Villa Crepúsculo. Sin embargo... seguía siendo mi amigo. Un amigo perdido, pero fue en su día la mejor compañía que pude tener a mi lado.

Y observar tal horripilante escena me hacía pensar si de verdad las palabras del Maestro Ryota fueron ciertas, al menos una milésima parte.

Cuando Ronin vio que ya había humillado al joven lo suficiente, aflojó las cadenas y lo llamó "perro". Insultos que salían de su boca, me parecían tan irreales y... no. No tenía sentido. ¿Aquella era la verdadera naturaleza del Maestro de Maestros, el salvador de la luz?

Observé con ojos compasivos el dolorido cuello de Ragun, a su cuerpo, débil; su mirada, confusa.

Un aprendiz se opuso a "matar" en el sentido estricto de la palabra. Es más, presentaba intenciones de renunciar a su legado como portador si aquello acababa en una guerra entre guerreros de la Llave-Espada. Ronin le escuchó en silencio, y luego le dedicó unas palabras, tirando de nuevo del cuello de Ragun. Mis ojos se cruzaron con los suyos.

Era extraño. Su destello amarillo no conseguía desprender el mismo miedo que sentía ahora hacia el ojo furioso de nuestro Maestro. A pesar de parecerse a los de los Sincorazón... tras aquel iris amarillo, recordaba la nitidez de sus verdadera mirada, la que siempre me expresó sus emociones, pues con la capa era difícil saber cuando sus labios dibujaban una sonrisa.

Ragun..

Escuché a Ronin. "Matar" no estaba bien. Acabar con la vida de una persona en busca de venganza no llevaba a ninguna parte. Pero, por otro lado.

E-ellos vendrán a matarnos —dije, siendo escuchada seguramente por mis compañeros—. Van a destruir mi mundo. Light, no creo que tengamos que matar, pero... imagínate que Ryota.. Andrei o Ariasu... amenazan con matar a un ser querido. Si...

>> Si la vida de Dan o de mis padres estuviese en peligro... o la del viejo Sendh... me mancharía las manos de sangre. Y... y cargaría con ello.

A pesar de querer parecer tranquila frente a Light, mi voz temblaba. Es más, mis manos intentaban disimular por medio de puños cerrados.

Tenía que ser valiente. Como lo fue en su día Fyk en Espacio Profundo.

Llegamos a la plaza seguir al Maestro Ronin hasta mi hogar. Éste nos dio un aparato a cada aprendiz, algo parecido a lo que nos ofreció el Maestro Kazuki cuando fuimos en busca de Chihiro.

"Los perros nos acompañaban". Realmente, no temía porque Ragun acabase con mi vida —es más, ya lo había intentado—, pero tampoco me resultaba cómodo que fuésemos con los traidores a Villa Crepúsculo. Aunque tampoco veía correcto que Mogara y los demás moguris tuvieran que cargar con la tarea de encerrarlos y vigilarlos.

Ronin también nos otorgó pociones. Enseguida fui a por una, tenía que ir preparada y no arriesgaba a que me quedase sin refuerzos. El Maestro invocó un Portal de Luz. Lo esperaba, pues no querría perder un instante.

Antes de pasar, Ronin nos pidió otro encargo, investigar sobre algo en concreto... sin embargo, se arrepintió y no mencionó nada más.

Allí estaba el portal de luz, tan cálido y reconfortante como el que Akio hizo aparecer tras mi duelo con Ragun, en aquel paraíso isleño. ¿Qué encontraría tras la luz? ¿La calidez de mi hogar, la misma tranquilidad que le caracterizaba...?

¿...o criaturas sedientas por arrancar las miles de vidas que habitaban en Villa Crepúsculo?

Lucharía por lo que más amaba. Era el momento de enseñar lo que podía valer como aprendiz del Maestro Akio. Inspiré profundamente, no sin antes girarme hacia mis compañeros.

Chicos, pase lo que pase... siempre juntos.

Tras mis palabras, comencé a caminar hacia el portal, evitando en todo momento la mirada del Maestro Ronin.

Cerré los ojos, esperando encontrar el fulgor del crepúsculo de mi hogar.

"Ya voy, Dan"
Imagen
¡Soy enfermera~!
Nurses are Angels on Earth
Imagen
Mi blog + DeCulture

Imagen
Imagen
Spoiler: Mostrar
Imagen
KHWorld Awards 2014
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2013
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2012
Imagen
ImagenImagen
Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
EspeYuna
115. Demyx
115. Demyx
The Unknowns
 
Mensajes: 3437
Registrado: Mar Feb 28, 2012 11:12 pm
Dinero: 53,263.25
Banco: 15,063.87
Ubicación: ¡Entrenándome en Tierra de Partida para combatir a los sincorazón! ¡Ah! ¡Y en FanPlace!
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 54

Re: [Evento Preglobal] Ronda #2

Notapor Sombra » Sab Oct 20, 2012 1:47 am

¡Agh! —aquello fue lo único que pudo salir de mi boca cuando vi al Maestro Ronin poniendo uno de sus pies sobre mi garganta tras un fuerte tirón de la cadena. En un principio intenté zafarme resistiéndome con todas mis ganas, pero en cuanto vi que él intentaría matarme de verdad no tuve más remedio que... sufrir. Intenté coger aire como pude, unas lágrimas por la falta de oxigeno corrieron por mis mejillas.

¿No quieres mi ayuda?

Ello estaba escuchando y viendo todo desde mi interior, y él notaba mi vida en peligro. Sabía de sobra que él podría liberarme de aquello, evitar que me matasen. Tal vez no pudiese derrotar al Maestro, pero él sería capaz de permitirme la huida... Pero no, lo rechacé. No quería volver a tener lagunas mentales, ni a ceder a sus peticiones. No quería poner en peligro de nuevo a nadie.

¡¡No, por favor!! —exclamé con todas mis fuerzas— ¡Lo va a matar! ¡¡Ragun!!

Giré mi cabeza hacia la chica y la observé unos instantes sin ninguna expresión en concreto. ¿Aún era capaz de defenderme tras todo lo acontecido?

Entonces, me di cuenta de que el único ojo de Ronin se clavó en los míos, mantuve su mirada, sin embargo. Dentro de mí, estaba sintiendo puro terror. Era vergonzoso admitirlo, pero en aquel momento... tenía miedo.

Los perros deben guardar silencio —dijo simplemente antes de retirar su pie de mi cuello.

¿Era esta la imagen que querías dar a tus aprendices? ¿La de un asesino? —le dije mientras tomaba como un loco grandes bocanadas de aire.

Pero el maestro atendió a otro aprendiz, uno con el que jamás había hablado, pero que recordaba de haber visto alguna que otra vez. El maestro tiró de la cadena de pronto para que pudiese ver bien a aquel aprendiz.

Mira a este —señaló hacia mí—. Los Maestros pueden haber muerto y él solo se burla, regocijándose en el sufrimiento de los demás. Ahora aplícalo a los demás: ya han hundido un mundo en la oscuridad, y están haciendo lo mismo con el tuyo. Ellos están dispuestos a matar: si tú no lo estás, ¿cómo les vas a detener?

»Si quieres renunciar a tu Llave Espada, hazlo aquí y ahora. Pero habrás sido cobarde al no atreverte a tomar las riendas en esta guerra.

¿Y que quieres que haga? Bastante humillación ya nos estás brindando con esto —me referí a las cadenas

Ronin se giró para dirigirse hacia la plaza. Todos seguimos aquella ruta, obligados o no. Notaba a algunas personas nerviosas y temblorosas. Y Nadhia...

Pese a la situación en la que estaba, sonreí para mis adentros, ahora ya tenía amigos, yo ya era innecesario.

Total, tarde o temprano acabaría desapareciendo.

Nuestra misión es sencilla —empezó a explicar el maestro—: debemos volver a Villa Crepúsculo para liberarla de sus opresores, los traidores de Bastión Hueco. Intentarán engañaros, pretender que juguéis a sus juegos: no piquéis. Si perdéis, seréis sus prisioneros. Recordad: no todo es lo que parece.

"¿Eso también se aplica a ti?"

»Tomad esto. Lo necesitaréis para manteneros en contacto conmigo.

Ronin empezó a darnos a cada uno un teléfono móvil, incluso a mí me metió uno en el bolsillo. ¿Para qué necesitaría yo un teléfono móvil? No querría que ayudase en la misión... ¿no?

Los perros nos acompañarán —miré sorprendido al maestro cuando este soltó las cadenas—. He usado un hechizo para que, en caso de que ataquen a uno de nosotros directa o indirectamente, o simplemente intenten huir, reciban una dolorosa descarga en el cerebro... Que, si es necesario, terminará con su existencia.



Y tomad esto también. Compartidlo como veáis necesario.

El Maestro nos ofreció varias pociones, cogí una, a pesar de que era un traidor, no era tonto. No iba a quedarme sin una poción, solo por orgullo.

"A caballo regalado..."

Me llevé el frasco al bolsillo.

Un portal de luz surgió en medio del aire, no me gustaba la sensación que daban, prefería los de oscuridad, en los de luz me sentía nervioso.

Debemos marchar ya —nos dijo—. Nuestros amigos pueden estar corriendo un grave peligro en estos mismos momentos. Si nos quedamos aquí esperando, podemos perder mucho más de lo que creéis.

Me acerqué al portal un poco, detrás del grupo en el que estaba Nadhia, no pretendía acercarme a ella. Seguramente no querría saber nada de mí.

De pronto, el Maestro cortó el paso de los que iban primero para pedir algo más.

Y de paso, si podéis investigar una cosa... —Ronin pareció meditar algo unos instantes, aunque acabo rectificando—. Da igual. Olvidadlo.

Nos indicó con la cabeza que entrasemos. Que nos obligase a sus "prisioneros" entrar no era tan extraño... ¿Pero obligar a sus propios aprendices? En aquel momento comprendí que para Ronin realmente sus aprendices solo eran carne de cañón.

Vamos —ordenó. Mientras los aprendices entraban, pasé cerca del Maestro para hacerle una pregunta que rondaba mi cabeza bastante rato.

¿Qué te hace pensar que no podamos librarnos de tu hechizo? Existen numerosas formas de evitar los estados alterados y las maldiciones; objetos, contra-hechizos... ¿No piensas que podríamos atacaros en cuanto nos quites el ojo de encima? —pregunté al Maestro dando varios ejemplos para que entendiese bien que quería decir, no era una amenaza. Solo quería saber de donde venía aquella confianza.

Tras escuchar la respuesta de Ronin, asentí con la cabeza en silencio y entré al portal.
Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Sombra
149. Lingering Sentiment
149. Lingering Sentiment
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 4720
Registrado: Mar Mar 31, 2009 9:01 pm
Dinero: 27,410.40
Banco: 0.00
Ubicación: Behind in the musgo
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 23

Re: [Evento Preglobal] The End Is Where We Begin

Notapor James Bond » Sab Oct 20, 2012 3:36 pm

Ronin explicó que era lo que había pasado. Supuestamente los aprendices de Bastión Hueco les retaron a pelear contra ellos. Si los Maestros ganaban, dejarían para siempre mi mundo. No dijo lo que sucedería si hubieran perdido, pero no hacía falta decirlo para saberlo. Lo más probable era que fueran convertidos en Sincorazón. Ragun se burló del Maestro, no sé que pretendía con ello pero desde luego aquella acción enfureció a Ronin, haciendo que tirara de las cadenas con fuerza. ¡Maldita sea! ¿Es que no podían ir las cosas peor? Respondió a lo que le había dicho anteriormente.

Mira a este— miré a Ragun, pero no le miré a los ojos, no quería ver como sufría dolor con aquellas cadenas—. Los Maestros pueden haber muerto y él solo se burla, regocijándose en el sufrimiento de los demás. Ahora aplícalo a los demás: ya han hundido un mundo en la oscuridad, y están haciendo lo mismo con el tuyo. Ellos están dispuesto a matar: si tú no lo estás, ¿cómo les vas a detener? Si quieres renunciar a tu Llave Espada, hazlo aquí y ahora. Pero habrás sido cobarde al no atreverte a tomar las riendas en esta guerra.

Guerra. Aquella palabra resonó en mi cabeza. Por los libros de Historia del instituto, sabía que desde el principio de los tiempos, los humanos siempre habíamos estado en guerra. Era triste, pero cierto. ¿Qué podía hacer un niño como yo en una guerra? Era algo que me quedaba grande, estaba dispuesto a renunciar a la Llave, pero entonces imágenes de ciertas personas acudieron a mi mente. Mi familia... los compañeros que había ido conociendo desde que era un caballero... Suspiré tristemente. Primero salvaría Villa Crepúsculo, e intentaría no matar a otros humanos en la medida de lo posible. Una vez que mi mundo estuviera a salvo, decidiría si continuaría siendo caballero o volvería a la vida que tenía antes de serlo.



Llegamos a la plaza de Tierra de Partida. Una vez allí, Ronin nos explicó el objetivo de la misión.

Nuestra misión es sencilla. Debemos volver a Villa Crepúsculo para liberarla de sus opresores, los traidores de Bastión Hueco. Intentarán engañaros, pretender que juguéis a sus juegos: no piquéis. Si perdéis, seréis sus prisioneros. Recordad: no todo es lo que parece. Tomad esto. Lo necesitaréis para manteneros en contacto conmigo.

El objeto que nos dio resultó ser un teléfono móvil. Me había dejado el mío que compré hace un tiempo en la habitación, así que di las “gracias” al Maestro Ronin dejando claro con el tono de voz que aún así no estaba de acuerdo con esto.

Los perros nos acompañarán. He usado un hechizo para que, en caso de que ataquen a uno de nosotros directa o indirectamente, o simplemente intenten huir, reciban una dolorsa descarga en el cerebro... Que, si es necesario, terminará con su existencia. Y tomad esto también. Compartidlo como veáis necesario.

El Maestro dejó en el suelo unas cuantas pociones. Algunos se acercaron a recogerlas. Yo también me acerqué a coger una. Si al final luchaba, no quería verme en desventaja. Ronin alzó su brazo y apareció un portal que reconocía muy bien. Ya había atravesado uno anteriormente para ir al mundo natal de Zait: Nunca Jamás, junto a la Maestra Nanashi y Exuy. El Maestro fue a pedirnos investigar algo, pero de pronto dijo que lo olvidásemos. ¿Qué cosa podía habernos pedido que investigásemos? ¿El paradero de los Maestros? ¿La situación de mi mundo? No tenía ni la más remota idea, pero antes de atravesar el portal de luz, dirigí una mirada desaprobatoria a Ronin que esperaba que se diera cuenta que más que a él, iba dirigida al método que estaba usando.

¡Aguanta hermana! ¡Ya voy a ayudarte...!
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
James Bond
28. Samurai
28. Samurai
AnimeDesign
 
Mensajes: 826
Registrado: Mié Dic 05, 2007 6:00 pm
Dinero: 200,000.00
Banco: 15,728.25
Sexo: Masculino
Clan: AnimeDesign
Estantería de objetos
Karma: 4

Re: [Evento Preglobal] Ronda #2

Notapor Neas » Sab Oct 20, 2012 4:18 pm

Mientras nos dirigimos a la plaza mi mente sigue dandole vueltas a lo que dijo Ronin.¡: ¿Una embscada a todos los maestros y solo él sale? No sé cuantos serán pero es extraño que haya logrado capturar a tanta gente sin ayuda y más aún que haya perdido a sus compañeros de vista cuando está claro que para capturar así a esta gente tuvo que haberlos vencido. No sé... algo no me encaja. Mejor será que me acerque un tanto. Intentaré no salir del montón pero espero poder enterarme de algo

...ron a jugar. Si ganábamos, ...andonarían Villa Crepúsculo y no volvería... pisarlo jamás, salvando ...bitantes. Si perdíamos...

Ronin estaba hablando con uno de los presos. No he conseguido oirlo todo con claridad pero lo que está claro es que no fue una emboscada normal y corrientee sino más bien una trampa.Aún así sigo sin entender como ha logrado capturar a tantos enemigos.

Mientras pienso en todo esto otro preso se ha acercado a hablarle. No oigo nada, habla demasiado bajo. De pronto el tuerto se para y empieza a estrangular al prisionero de pelo negro. Este se resiste y acaba en el suelo con un pie en la garganta agonizando. Ahí pierdo los estribos y la mano derecha se ve envuelta en un fuerte destello. Siento la negra empuñadura de mi llave... No. Si ha logrado capturar a toda esa gente también podría matarme... He de contenerme. Aquella imagen me trae malos recuerdos y por muy asesino, enemigo o lo que sea que pudiera ser el de la bufanda no creo que se merezca ese trato. Más tarde ya intentaremos saldar esta cuestión. Al final el muchacho se rinde y, tras musitar algo, Ronin lo suelta. El chico me da igual pero no puedo evitar sentir aberración por el del parche. Viéndolo comportarse así con su enemigo no me extrañaría que acabase haciendo lo mismo con los aliados y esa mirada que nos estaba lanzando en aquel preciso momento confirma mis pensamientos.

Inesperadamente, un chico habla a su Maestro:

¡Maestro Ronin, me niego totalmente! Nuestro deber es proteger el equilibrio entre la luz y la oscuridad, no matar a las personas. ¿Ahora somos asesinos y no nos hemos enterado? Si es así, yo renuncio al título de caballero de la Llave-Espada.

En respuesta, Ronin obliga al recién recuperado del ahogo prisionero de pelo negro a levantar la cabeza y mirarle a la cara.

Mira a este. Los Maestros pueden haber muerto y él solo se burla, regocijándose en el sufrimiento de los demás. Ahora aplícalo a los demás: ya han hundido un mundo en la oscuridad, y están haciendo lo mismo con el tuyo. Ellos están dispuestos a matar: si tú no lo estás, ¿cómo les vas a detener?

»Si quieres renunciar a tu Llave Espada, hazlo aquí y ahora. Pero habrás sido cobarde al no atreverte a tomar las riendas en esta guerra.

Pse. Espero que el chaval no sea tan estúpido como para tragarse ese cambiazo de sensatez por cobardía que le presenta este cabrón. Si tiene valores que quiere defender ese es el momento en el que ha de demostrarlo. Por mi parte, solo quiero seguir viviendo y molestar lo mínimo a los demás así que por ahora seguiré adelante.

Al llegar, aquel hombre de magullada armadura nos vuelve a dirigir la palabra:

Nuestra misión es sencilla: debemos volver a Villa Crepúsculo para liberarla de sus opresores, los traidores de Bastión Hueco. Intentarán engañaros, pretender que juguéis a sus juegos: no piquéis. Si perdéis, seréis sus prisioneros. Recordad: no todo es lo que parece.

Si... sería una pena que pasaramos a ser sus prisioneros y no los tuyos ¿verdad? Bueno, cuando lleguemos, ya veré a quien atizar.

Tomad esto. Lo necesitaréis para manteneros en contacto conmigo.

ronin se dispone a repartir extraños objetos. Finos, pequeños, con una pantalla extendiéndose casi por toda su superficie y sin nada más que un par de botones por los lados. Lo más parecido que he visto es un teléfono movil pero sin los botones. Mientras le doy vueltas me doy cuenta de que, al tocarla, la pantalla ha cambiado. No entiendo como va ni estoy seguro de para que sirve (menos cuando no sé leer todo lo que sale en la imagen) pero me lo guardo por si las moscas. En todo caso, no cro que nada me impida tirarlo si es necesario.

Los perros nos acompañarán —dice mientras suelta las cadenas de los prisioneros—. He usado un hechizo para que, en caso de que ataquen a uno de nosotros directa o indirectamente, o simplemente intenten huir, reciban una dolorosa descarga en el cerebro... Que, si es necesario, terminará con su existencia.

¿Hechizo? Eso ha sonado a cuento chino (literalmete). Aunque... también me sonaría a cuento poder invocar un arma de la nada y aquí estoy... Será mejor tener cuidado. Habla de los "traidores" pero no me extrañaría si nos hiciese a nosotros lo mismo.

Y tomad esto también. Compartidlo como veáis necesario.

El Maestro saca un motón de frascos llenos de un extraó líquido. No me dan buena espina pero, viendo que muchos se acercan a coger, decido imitarlos por no destacar demasiado. Ya se verá si me lo bebo, lo tiro o se lo hago tragar al propio Ronin.

Al terminar de repartir aquello, el hombre extiende un brazo y como por encargo surge un potente destello de la nada que acaba tomando la forma de una especie de puerta eterea. Queda confirmado: esta gente puede hacer cosas que normalmente llamaría imposibles. esto no me acaba de gustar. Intento ocultarme lo mejor que puedo entre la multitud. Si puedo, evitaré entrar en ese portal.

Debemos marchar ya —explica con un gesto de afirmación de la cabeza—. Nuestros amigos pueden estar corriendo un grave peligro en estos mismos momentos. Si nos quedamos aquí esperando, podemos perder mucho más de lo que creéis.

En cuanto se acercaron los primeros, Ronin los bloquea y añade:

Y de paso, si podéis investigar una cosa... —se detiene pensativo—. Da igual. Olvidadlo.

Seguidamente tira las cadenas al suelo e indica a los "traidores" que entren. Su gesto es claro. no hay lugar a la negación.

Vamos.

Intento pasar, esconderme, pero cada vez hay menos gente, todos van entrando. Finalmente y aunque intente pasar todo lo desapercibido posible Ronin me localiza. No hizo falta ninguna acción fisica por su parte. El mensaje queda patente con solo una mirada: "O entras solito o a patadas." Sin mostrar cambio alguno en el rostro le sostengo la mirada y entro. La luz me envuelve... Se supone que, tras tanto tiempo en un mundo tan oscuro como el que ha resultado ser mi hogar hasta hace una semana, la sensación habría de ser agradable pero... no me siento bien. Quzás solo sean imaginaciones mías, quizás, sea por aquella mirada pero había algo en aquel ambiente que... ¿me rechazaba?
Neas
14. Armadura
14. Armadura
 
Mensajes: 399
Registrado: Vie Ago 10, 2012 6:17 pm
Dinero: 62,179.11
Banco: 15,671.00
Ubicación: O en la Uni o en Tamriel.
Sexo: Masculino
Karma: -1

Re: [Evento Preglobal] The End Is Where We Begin

Notapor Saxor » Dom Oct 21, 2012 4:42 pm

Lo había conseguido. A pesar de su humillante situación, había conseguido que Ronin le hablase como a un igual, aunque Xayim se sintiera superior. Aquello se notó en la respuesta a su pregunta:

Nos invitaron a jugar. Si ganábamos, abandonarían Villa Crepúsculo y no volverían a pisarlo jamás, salvando a sus habitantes. Si perdíamos...

Se calló. Aquello significaba que las consecuencias del juego habían sido mucho peores de las que se podía imaginar, y parecía que habían perdido... Estuvo a punto de reírse de aquella situación, cuando Ragun lo hizo por él. Como consecuencia de aquella burla, Ronin tiró de la cadena de Ragun para tirarlo al suelo, y luego trató de estrangularlo, como aviso.

Los perros deben guardar silencio.

Entonces miró con amenaza a los aprendices de Tierra de Partida. Aquella había servido de lección al malvado Xayim. Que le hubiera tratado como igual era lo máximo que podría conseguir, porque si se pasaba, sería alguien mucho más inferior a él que al principio.

Un chico se quejó ante ellos de que no estaba dispuesto a matar a nadie. El maestro no paró de escucharle, sin interrumpirle ni un segundo, para luego usar a Ragun como ejemplo general de la realidad.

Mira a este. Los Maestros pueden haber muerto y él solo se burla, regocijándose en el sufrimiento de los demás. Ahora aplícalo a los demás: ya han hundido un mundo en la oscuridad, y están haciendo lo mismo con el tuyo. Ellos están dispuestos a matar: si tú no lo estás, ¿cómo les vas a detener?

Aquello era cierto. Xayim, por ejemplo, estaba dispuesto a matar a cualquiera con demasiada luz para obtener un universo de oscuridad absoluta. No dudaría en matar a cualquiera que se interpusiera en su camino, pero también sabía cuándo debía retirarse y volver cuando se hiciera más fuerte. Siguieron caminando hasta llegar a la plaza de Tierra de partida, donde el Maestro comunicó la misión que ya se veía venir.


Nuestra misión es sencilla: debemos volver a Villa Crepúsculo para liberarla de sus opresores, los traidores de Bastión Hueco. Intentarán engañaros, pretender que juguéis a sus juegos: no piquéis. Si perdéis, seréis sus prisioneros. Recordad: no todo es lo que parece.

Aquello iba a prometer. Sobre todo si los aprendices de Tierra de Partida iban a convertirse en nuestros prisioneros uno a uno, aunque... para disfrutarlo tendría que escapar de aquellas cadenas.

»Tomad esto. Lo necesitaréis para manteneros en contacto conmigo.

En aquel instante, sacó una gran cantidad de teléfonos móviles. Empezó a dárselos a los aprendices de Tierra de Partida, pero luego, para sorpresa de Xayim, meterles en los bolsillos de los traidores un móvil también a ellos.

Los perros nos acompañarán —en aquel instante, soltó las cadenas. Xayim pensó que, ahora libre, podría escapar al menor descuido—. He usado un hechizo para que, en caso de que ataquen a uno de nosotros directa o indirectamente, o simplemente intenten huir, reciban una dolorosa descarga en el cerebro... Que, si es necesario, terminará con su existencia.

Clavó su mirada en los traidores, lo que hizo pensarse las posibilidades de escapar, que las vio reducidas a polvo. A menos que tuviera la oportunidad de deshacerse del hechizo.

Y tomad esto también. Compartidlo como veáis necesario.

Sacó un gran montón de pociones, de las que dejó coger hasta a Ragun. Eso significaba que Xayim podría coger. Se acercó y cogió una, a regañadientes. Un portal de luz apareció enfrente suya, lo que le dio arcadas.

Debemos marchar ya. Nuestros amigos pueden estar corriendo un grave peligro en estos mismos momentos. Si nos quedamos aquí esperando, podemos perder mucho más de lo que creéis.

Se quedó mirando el portal, mientras los aprendices se dirigían a él. El maestro impidió el paso, para pedir algo que se quedó en nada. Tiró las cadenas al suelo e indicó a los traidores que entraran allí. Xayim no podía entrar en esa cosa. Directamente no podía. Aberraba aquel portal, y habría dado cualquier cosa por no entrar en él, pero no le serviría de mucho. Un empujón de fuerza impresionante le echó a su interior, por parte de Ronin.
Imagen
Gracias a Ita por la firma~
Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen

RolKHWorld: Cronología
Spoiler: Mostrar
Primer Arco: Corrupción

1ª Saga
Prólogo: Sólo los más fuertes... [Bastión Hueco]
Encuentro: Recién llegado [Tierra de Partida]
Trama: Un paso atrás [Tierra de Partida]
Trama: Y digo ¡salta! [Coliseo del Olimpo]
Encuentro: La ciudad eterna [El Mundo Inexistente]
Encuentro: Persecución enmascarada [Villa Crepúsculo]
Encuentro: Un lugar al que regresar [Espacio Profundo]
Trama: ¿¡Es que nadie piensa en los niños!? [Islas del Destino]
Misión: Cuidado con los asteroides [Espacio Profundo]
Encuentro: Perros, lagartos y osos parlantes [Bosque de los 100 Acres]
Encuentro: Las apariencias engañan [Tierra de Partida]
Trama: ¡Se me ha metido placton en la nariz! [Atlántica]
Evento Global: Ocaso de una estrella (Primera parte) [Bastión Hueco]
Evento Global: Ocaso de una estrella: Ruta 3 (Segunda parte) [Bastión Hueco]
Evento Global: Ocaso de una estrella (Parte final) [Bastión Hueco]

Segundo Arco: Perdición

2ª Saga
Misión: Dulces olores [Monstruo] (Inconclusa)
Trama: Ángeles Caídos [Intersticio entre los mundos]
Encuentro: Laberinto Paranoico [Espacio Paranoico]
Trama: Alianza en las Penumbras [El Mundo Inexistente]
Encuentro: ??? [???]
Encuentro: Pasado olvidado [Ciudad de Paso]
Encuentro: Coincidencias alarmantes [País de Nunca Jamás] (Inconcluso)
Trama: Cada loco con su tema [País de las maravillas]
Evento Preglobal: The End Is Where We Begin (Day 0: The Introduction) [¿Villa Crepúsculo?]
Evento Global: The End Is Where We Begin (Día 1 - Sector 1: Crepúsculo) [¿Villa Crepúsculo?]
Evento Global: The End Is Where We Begin (Día 2 - Sector 3: Ocaso) [¿Villa Crepúsculo?]
Evento Global: The End Is Where We Begin (Día 3 - Sector 4: Túneles) [¿Villa Crepúsculo?]
Evento Global: The End Is Where We Begin (Día 4 - Sector 3: Ocaso) [Villa Crepúsculo Virtual]
Evento Global: The End Is Where We Begin (Día 5 - Sector 2: Atardecer) [Villa Crepúsculo Virtual]
Evento Global: Datastream (Primera parte) [La Red]
Evento Global: Datastream - Ruta de la Eliminación (Segunda parte) [La Red]
Evento Global: Datastream (Parte final) [La Red]

Tercer Arco: Rebelión

3ª Saga
Trama: Crisis de tierras sin dueño [Ciudad de Paso]
Encuentro: Día de monos [Selva Profunda]
Trama: Asalto a la Torre [Torre de los Misterios]
Trama: De cero a héroe [Coliseo del Olimpo]
Trama: En busca del corazón [Espacio Paranoico]
Evento Global: El Esclavo del Olvido (Primera parte) [Castillo del Olvido]
Evento Global: El Esclavo del Olvido - Ruta del Caído (Segunda parte) [Castillo del Olvido]
Evento Global: El Esclavo del Olvido (Parte final) [Castillo del Olvido]
Secret Episode: Another Side, Another Story - The Last Twilight [Villa Crepúsculo]

Cuarto Arco: Colisión

4ª Saga
Trama: Leyendas se contarán [Tierra de Dragones] (en proceso)


No Canon
Especial libre: San Valentín [Tierra de Partida] [Corrupción]
Especial libre: Halloween [Ciudad de Halloween] [Perdición]
Especial libre: ¡Feliz Navidad 2012! [Bastión Hueco] [Perdición]
Especial libre: Historias de San Valentín [Bastión Hueco] [Perdición]
Especial libre: Venid, mis pequeños [Villa Crepúsculo] [Perdición]
Especial libre: ¡Feliz Navidad 2013! [Bastión Hueco] [Perdición]
Especial libre: La mansión encantada [Ciudad de Halloween] [Rebelión]
Especial libre: El laberinto de los corazones [???] [Rebelión]
Especial libre: ¡Los reyes han llegado! [Tierra de Partida] [Rebelión]
Especial libre: La Mansión Encantada II: La Venganza [Ciudad de Halloween] [Rebelión]
Especial libre: World War Christmas [Tierra de Partida] [Colisión]
Avatar de Usuario
Saxor
42. Atisbota
42. Atisbota
 
Mensajes: 1239
Registrado: Jue Oct 21, 2010 9:14 pm
Dinero: 649,366.31
Banco: 15,749.69
Ubicación: En el Mundo Digital
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 8

Re: [Evento Preglobal] The End Is Where We Begin

Notapor Light » Dom Oct 21, 2012 6:24 pm

No seas ridículo... ¿Cómo nos pediría Ronin eso? Fue un desliz del habla solamente.... Sí, solamente eso...

Xefil no parecía muy convencido, pero intentaba convencerse a sí mismo de que solo había sido eso, un simple desliz. Light agachó la cabeza y dejó escapar un suspiro desalentador. No tenía un buen presentimiento de todo aquello...

Nadhia se acercó hasta los jovenes, aterrada. Al igual que ellos, parecía bastante afectada por las duras palabras de Maestro Ronin, pero igualmente estaba dispuesta a salvar Villa Crepúsculo y ayudar a los Maestros.

¡Claro! ¡Lo haremos, Nadhia, lo haremos juntos! —tenía que mostrarse fuerte ante Nadhia, tenía que tranquilizarla. Intentó sonar lo más resuelto posible—. Vamos a salvar nuestro mundo...

Por su abuela, por todos los habitantes de Villa Crepúsculo; aquel mundo que le desagradaba había sido su hogar durante muchos años, y no permitiría que la oscuridad se saliera con la suya... una vez más.

Alec fue el siguiente en acudir. El joven mago también parecía afectado por el discurso del Maestro y quería desahogarse con ellos.

En momentos como este, los aprendices tenemos que mantenernos unidos, así que no te preocupes. Estamos igual que tú —intentó tranquilizar a Alec.

La unión de los aprendices resultaba fundamental, necesitaban trabajar en equipo para conseguir superar todos los obstáculos.

De repente, el ex-compañero de Light, Saxor, se acercó hasta Ronin para hablar con él. Light no estaba al corriente de que aquella especie de entidad conocida como Xayim había poseído el cuerpo de su compañero, pero algo estaba claro. Se mostraba tan diferente de su amigo Saxor... no parecía él en absoluto. Aquella altivez y superioridad... no, no podía ser él.

Espera... esto me recuerda a ... ¿Zeix?


Zeix había experimentado los mismos efectos, idénticos. Por culpa de la oscuridad, su personalidad había cambiado por completo, y había terminado por morir...

¿Estarían controlando a Saxor con el poder de la oscuridad? Apretó puños y dientes. Era la gota que colmaba el vaso...

Zeix ya había sido suficiente.

No pasaría otra más.

Ninguna.

Nos invitaron a jugar. Si ganábamos, abandonarían Villa Crepúsculo y no volverían a pisarlo jamás, salvando a sus habitantes. Si perdíamos...

No. La gota que colmó el vaso fue lo siguiente...

¿Echas de menos a tus amigos? ¡Qué pena que todos sean sincorazón! ¿Verdad?

¡Tú...! —materializó y enarboló con rabia la Llave Espada, dispuesto a desahogarse con el vacilante de Ragun por su ruin e innecesario comentario. Si antes había temido por tener que matar, en aquel preciso momento estaba preparado para eso y más. ¿¡Acaso no había sido discípulo de Kazuki!?

Ronin había reaccionado al mismo tiempo que él. Preso de la furia, empezó a estrangular al joven sombrío con las cadenas. Light se detuvo y presenció el estrangulamiento, impasible y con indiferencia, al contrario que Nadhia, que parecía estar sufriendo bastante por su amigo.

¿Acaso Kazuki no te eligió como aprendiz? ¿Cómo te atreves a hablar así de nuestros Maestros? ¿Cómo te atreves a traicionarles? —le interrogó fríamente mientras experimentaba impasible su sufrimiento. Con lágrimas o sin ellas, no merecía compasión alguna.

Los perros deben guardar silencio —sentenció Ronin.

Su Maestro le perdonó la vida y decidió parar el estrangulamiento. Nadhia estaba sollozando y consternada por aquello y resultaba normal, pero a Light no le había afectado en absoluto. Compartía el dolor que padecía su Maestro, le entendía perfectamente.

Ese sentimiento deprimente de perder a tus seres queridos por la oscuridad...

Ragun..

>>E-ellos vendrán a matarnos. Van a destruir mi mundo.

No digas eso ni en broma... —masculló, y clavó la peor, la más aterradora y sombría de sus miradas en Nadhia. Quizás fue simplemente por su comentario, o quizás por haber sentido compasión por alguien como Ragun...

Light, no creo que tengamos que matar, pero... imagínate que Ryota.. Andrei o Ariasu... amenazan con matar a un ser querido. Si...

>>Si la vida de Dan o de mis padres estuviese en peligro... o la del viejo Sendh... me mancharía las manos de sangre. Y... y cargaría con ello.

Escuchó con atención todas las palabras de su compañera, pero no dijo nada. Se mantuvo cabizbajo durante todo su testimonio, sin despegar la mirada del suelo, solo se dedicó a asentir con gestos de cabeza lo que decía su compañera, pues razón no le faltaba. Pero... ¿Qué clase de relación tenía ella con Ragun? ¿Acaso no le odiaba por aquel comentario? Ese cabrón se regocijaba por la muerte de Akio y seguía sintiendo lástima por él...

No valía la pena seguir rayándose por aquello, así que continuó hacia el patio del castillo. Ahora solo hacía falta escuchar las instrucciones de Ronin.

Nuestra misión es sencilla —indicó, observando a todos los aprendices sin excepción—. Debemos volver a Villa Crepúsculo para liberarla de sus opresores, los traidores de Bastión Hueco. Intentarán engañaros, pretender que juguéis a sus juegos: no piquéis. Si perdéis, seréis sus prisioneros. Recordad: no todo es lo que parece.

»Tomad esto. Lo necesitaréis para manteneros en contacto conmigo.

Móviles, aparatos para comunicarse entre ellos. Light cogió uno de los múltiples móviles y se lo guardó rápidamente en el bolsillo superior de la camisa. No se molestó en cotillearlo ni en trastear un poco con él.

Todos recibirían además una poción, y los traidores no serían una excepción. Ronin les había lanzado un hechizo que les impediría atacar a cualquiera de los suyos. Eso quería decir que Light no tendría que verse involucrado en ninguna batalla contra algún compañero como Saxor ó Axel, lo que resultaba un alivio. Ahora estaban todos en el mismo barco...

Pero si se atrevían a rebelarse contra ellos... una descarga les arrebataría la vida al instante.

Light asió con desgana una de las pociones y la guardó en uno de sus bolsillos, tal como había hecho con el móvil.

Debemos marchar ya —explicó el Maestro, afirmando con la cabeza—. Nuestros amigos pueden estar corriendo un grave peligro en estos mismos momentos. Si nos quedamos aquí esperando, podemos perder mucho más de lo que creéis.

Cierto, tenían que entrar en acción cuanto antes, pero eso no era todo. Ronin también parecía dispuesto a pedirles algo, pero en el último momento dejó de darle importancia...

¿Qué estaría pasando por la cabeza de su Maestro en esos momentos?

Ronin les invitó a que cruzaran el portal. Volvería a Villa Crepúsculo, pero esta vez como un aprendiz de la Llave Espada en una misión. No volvía para visitar a su abuela y contarle todas sus aventuras, no. Volvía para proteger su mundo de la oscuridad...

Su mundo natal, Vergel Radiante, ya había caído.

No pasaría otra más.

Ninguna.

Chicos, pase lo que pase... siempre juntos.

Levantó su rostro cabizbajo y consiguió cruzar su mirada con la de su compañera.

Siempre. Nadhia... si tenemos que mancharnos las manos, compartiremos esa carga —dijo con la seriedad que aquello implicaba—. Voy a proteger Villa Crepúsculo, y mataré a cualquiera que intente impedirlo —dejó constancia, remarcando en especial lo de “cualquiera”, y tras esto, se adentró lentamente en el portal de luz.

Matar...

Costaba tanto pronunciar esa palabra...
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Light
144. Xion Forma Final
144. Xion Forma Final
The Unknowns
 
Mensajes: 4306
Registrado: Mar Ago 24, 2010 7:20 pm
Dinero: 81.24
Banco: 474,840.29
Sexo: Masculino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 59

Re: [Evento Preglobal] The End Is Where We Begin

Notapor Sorkas » Lun Oct 22, 2012 11:59 pm

Había ido a la sala del trono, tal como indicaba la nota que había recibido nada más que del Maestro de Maestros. También había presenciado como esos que al parecer eran ex-aprendices de Tierra de Partida y que nos habían traicionado, permanecían encadenados y severamente controlados por el Maestro Ronin.

Varios de mis compañeros, se mostraron tremendamente airados con el comportamiento del Maestro. Yo no lo entendía... ¿Acaso no eran traidores? ¿Acaso no se merecían eso y más? ¿Acaso ellos nos defenderían en una situación similar?

Daba igual, lo que me importaba era la razón por la que el Maestro los había traído aquí, y más importante aun, porqué nos había convocado, al parecer, a todos los aprendices de Tierra de Partida. Pero, al parecer me pase demasiado tiempo hilvanando mis pensamientos. Cuando me quise dar cuenta todos se dirigían a la plaza.

Durante el trayecto logré ganar algunas posiciones y pude situarme más cerca de los traidores y del Maestro, por lo que me pude fijar mejor en sus rostros. Todos parecían más divertidos que asustados. ¿Ese era el poder de la Oscuridad? ¿Les daba la capacidad de no sentir miedo? ¿O simplemente les volvía estúpidos ante la difícil situación en la que se encontraban? A pesar de que siempre me había sentido a gusto en la oscuridad de la noche, no había titubeado al ser defensor de la Luz en ningún momento. Y no tenía intención de que eso cambiase.

Nuestra misión es sencilla —aclamó el Maestro a todos los presentes—: debemos volver a Villa Crepúsculo para liberarla de sus opresores, los traidores de Bastión Hueco. Intentarán engañaros, pretender que juguéis a sus juegos: no piquéis. Si perdéis, seréis sus prisioneros. Recordad: no todo es lo que parece.

»Tomad esto. Lo necesitaréis para manteneros en contacto conmigo.

Dicho esto, nos entregó un teléfono móvil a cada uno. Era la primera vez que mantenía contacto con el Maestro de Maestros, pero como era de esperar, él ni siquiera se fijó en mí. Pero desde luego, lo que más me sorprendió fue que a los traidores, también les fue entregado otro. "Pero... ¿De verdad son prisioneros?", pensé mientras observaba como el Maestro iba introduciendo un móvil en cada bolsillo de los traidores, "¿Acaso quiere soltarlos junto a nosotros para que nos matemos entre nosotros?". Tenía que reconocer que yo no conocía como era el Maestro Ronin, pero si era el "jefe" de Tierra de Partida, no creía que fuese capaz de aquello.


Los perros nos acompañarán —dijo el Maestro sin darle importancia—. He usado un hechizo para que, en caso de que ataquen a uno de nosotros directa o indirectamente, o simplemente intenten huir, reciban una dolorosa descarga en el cerebro... Que, si es necesario, terminará con su existencia.

"¿Qué tipo de misión es esta...?", no podía sino preguntármelo.

Acto seguido, nos ofreció también una serie de pociones. Yo, al haber cerca de la primera fila, logré capturar una rápidamente antes de que se pudiesen acabar.

Ya acaba la entrega de objetos, el Maestro Ronin invocó un Portal de Luz. Ya había visto otros, y también sabía para que servían, pero era la primera vez que los iba a usar. Me duele reconocer que tuve miedo.

Caminé decido hacia el Portal, pero antes de pasar por él me paré, ya haciendo acopio de todo el valor que era capaz de poseer, me dirigí al Maestro de Maestros:

Entonces —le dije con la voz más imperiosaque supe realizar—, ¿permitirás que TUS aprendices se jueguen la vida jugando a ese juego?

Como cuando me entregó el móvil, el Maestro pareció que no me escuchó. Sin embargo, me empujó directo hacia el portal.
Avatar de Usuario
Sorkas
12. Neosombra
12. Neosombra
 
Mensajes: 332
Registrado: Lun Jul 23, 2012 4:05 pm
Dinero: 500,001.02
Banco: 0.00
Ubicación: Poniente
Sexo: Masculino
Karma: 3

Re: [Evento Preglobal] The End Is Where We Begin

Notapor RedXIII » Mié Oct 24, 2012 1:20 am

Ronin siguió, sin ni siquiera prestarle atención, ignorando su pregunta, algo que no sentó nada bien a Hiro.

Uno de los que tenía "aprisionados" preguntó, de una forma molesta, a Ronin, el cual respondió.

Nos invitaron a jugar. Si ganábamos, abandonarían Villa Crepúsculo y no volverían a pisarlo jamás, salvando a sus habitantes. Si perdíamos...

Pero al parecer le interrumpió otra de aquellas personas, la cual enfureció aun más a Ronin.

Posteriormente, estrangulo con la cadena al muchacho y lo tiro al suelo, pisandole con el pie, posando una mirada llena de ira y rabia sobre el, una mirada que Hiro nunca olvidaría.

Los perros deben guardar silencio.

¡A mi no me metas! — Exclamó, pensando que se referia a el.

Sin duda había juzgado a aquel hombre de una forma diferente a la que pensaba, de repente vio lo que parecía el verdadero Ronin, una persona despiadada y retorcida, no podía casi creerlo, aquel maestro afable y bromista había "desaparecido" en aquellos días tranquilos.

Mira a este — Dijo a un aprendiz—. Los Maestros pueden haber muerto y él solo se burla, regocijándose en el sufrimiento de los demás. Ahora aplícalo a los demás: ya han hundido un mundo en la oscuridad, y están haciendo lo mismo con el tuyo. Ellos están dispuestos a matar: si tú no lo estás, ¿cómo les vas a detener?

»Si quieres renunciar a tu Llave Espada, hazlo aquí y ahora. Pero habrás sido cobarde al no atreverte a tomar las riendas en esta guerra.

Hiro habría renunciado en aquel momento a la Llave Espada, como le dijo al otro aprendiz, si no fuera porque todo aquel mundo que había visto se cerraría para siempre delante suyo, desde luego estaba del lado de la luz, pero no de esa forma.

Cuando al fin pudieron llegar a la plaza, Ronin se volvio a dirigirse a ellos:

Nuestra misión es sencilla, debemos volver a Villa Crepúsculo para liberarla de sus opresores, los traidores de Bastión Hueco. Intentarán engañaros, pretender que juguéis a sus juegos: no piquéis. Si perdéis, seréis sus prisioneros. Recordad: no todo es lo que parece.

»Tomad esto. Lo necesitaréis para manteneros en contacto conmigo.

Al parecer distribuyo un móvil, curioso y a la vez extraño ¿Porque un móvil? Habían aparatos más pequeños y sencillos de utilizar.

Los perros nos acompañarán — Hio pensó que podía volverse a referir a el como broma, pero no sabía que pensar ya, creía conocerle un poco, pero después de aquello ya no sabía que pensar. Soltó las cadenas de los aprendices que tenía aprisionados —. He usado un hechizo para que, en caso de que ataquen a uno de nosotros directa o indirectamente, o simplemente intenten huir, reciban una dolorosa descarga en el cerebro... Que, si es necesario, terminará con su existencia.

Y tomad esto también. Compartidlo como veáis necesario.

El señor Ronin ofreció una poción a cada uno de los aprendices que habían allí, Hiro acepto y cogió una, nunca sabía si la necesitaría, acto seguido extendió su brazo y abrió un portal.

Debemos marchar ya. Nuestros amigos pueden estar corriendo un grave peligro en estos mismos momentos. Si nos quedamos aquí esperando, podemos perder mucho más de lo que creéis.


Y de paso, si podéis investigar una cosa... Da igual, olvidadlo. No sabía siquiera a que se refería ¿Podría ser peligroso? Seguramente lo era.

Vamos.

Iré, pero no para jugar a tu Rol de matar a gente, si no para salvar a mis compañeros — Comentó Hiro sin detenerse, pasando cerca de Ronin, mientras iba hacia el portal, sin ni siquiera dirigir una mirada hacia el.
Imagen

Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen


-Hollow is in the web, all's right with the foro-
Avatar de Usuario
RedXIII
Moderador
Moderador
AnimeDesign
 
Mensajes: 4120
Registrado: Jue Abr 24, 2008 7:53 pm
Dinero: 1,304,654.66
Banco: 2,218,933.14
Ubicación: En la isla puntería.
Sexo: Masculino
Clan: AnimeDesign
Tumblr: Se han matado ellos solos
Facebook: Der Uramaki
Youtube: No subo nada
Instagram: Ni lo miro
Estantería de objetos
Karma: 41

Re: [Evento Preglobal] The End Is Where We Begin

Notapor ruan » Mié Oct 24, 2012 4:21 am

Un chico preguntó sobre lo que paso con los Maestros y Ronin le contestó:

Nos invitaron a jugar. Si ganábamos, abandonarían Villa Crepúsculo y no volverían a pisarlo jamás, salvando a sus habitantes. Si perdíamos...

¿De qué especie de juego hablaba el Maestro?

No lo sabía, la única que cosa que había entendido era que por lo visto Ronin perdió y las consecuencias fueron grandes.

De golpe escuché uno de los encadenados que se burló de Ronin y de los Maestros de una manera bastante descarada.

Se estaba jugando el cuello, literalmente. Al mirar al Maestro y al chico vi una escena bastante desagradable, Ronin sostenía el cuello del chico en sus pies mientras tiraba de las cadenas.

Los perros deben guardar silencio.

Ronin tenía razón, aquel chico merecía la muerte por atreverse con Ronin.

Sin embargo, en el momento después de que el maestro liberase al muchacho de sus pies, Ronin miró a cada aprendiz de Tierra de Partida con ojos amenazadores que intimidó hasta mí. En cierta parte lo comprendía. Después de la muerte de mi madre me transforme completamente en lo que soy ahora, un ser capaz de destruir varios huevos inocentes y si se lo permitieran, a varias personas.

Una lágrima cayó en mi mejilla. Me la seque inmediatamente para que nadie la notara.

Mira a este — dijo a un aprendiz que yo ignoré—. Los Maestros pueden haber muerto y él solo se burla, regocijándose en el sufrimiento de los demás. Ahora aplícalo a los demás: ya han hundido un mundo en la oscuridad, y están haciendo lo mismo con el tuyo. Ellos están dispuestos a matar: si tú no lo estás, ¿cómo les vas a detener?

»Si quieres renunciar a tu Llave Espada, hazlo aquí y ahora. Pero habrás sido cobarde al no atreverte a tomar las riendas en esta guerra.

El maestro tenía razón, otra vez. No sabía muy bien contra que íbamos a luchar, pero por la manera en que hablaba debíamos seguirle en la guerra.

Al final todos lo seguimos hasta la gran plaza. Al llegar allí Ronin se giró y dijo:

Nuestra misión es sencilla — trague saliva—: debemos volver a Villa Crepúsculo para liberarla de sus opresores, los traidores de Bastión Hueco. Intentarán engañaros, pretender que juguéis a sus juegos: no piquéis. Si perdéis, seréis sus prisioneros. Recordad: no todo es lo que parece.

»Tomad esto. Lo necesitaréis para manteneros en contacto conmigo.

A mí no me iban a engañar, eso era imposible.

Seguidamente Ronin le dio a cada persona un móvil, hasta a los prisioneros. Yo no sabía cómo funcionaba aquella cosa, pero ya aprendería toqueteando un poco.

Los perros nos acompañarán —Ronin soltó a los encadenados—. He usado un hechizo para que, en caso de que ataquen a uno de nosotros directa o indirectamente, o simplemente intenten huir, reciban una dolorosa descarga en el cerebro...

Que, si es necesario, terminará con su existencia.

Eso me tranquilizo un poco, no era muy agradable tener a tus supuestos enemigos sueltos cerca.

Y tomad esto también. Compartidlo como veáis necesario.

E acerqué a coger lo que Ronin nos ofrecía, era una poción. La cogí y espere a que ocurriera algo.

Y así ocurrió. Ronin extendió el brazo y de su mano apareció un agujero de luz.

Debemos marchar ya —dijo—.Nuestros amigos pueden estar corriendo un grave peligro en estos mismos momentos. Si nos quedamos aquí esperando, podemos perder mucho más de lo que creéis.

No quería entrar aún en aquella cosa luminosa, quería antes buscar a Liss pero la voz de Ronin sonó otra vez.

Y de paso, si podéis investigar una cosa... —Ronin se puso pensativo durante un rato—. Da igual. Olvidadlo.

“Mejor” Pensé, no quería investigar nada mientras participava de un juego extraño.

Miré atrás indeciso si ir a buscar a mi dragona o no. No quería dejarla sola pero tampoco quería que corriera peligro.

Vamos.

Me decanté por la segunda opción.

Seguí adelante hacia aquel agujero brillante.

Te comprendo

Le dije al Maestro al pasar a su lado. Seguí unos pasos adelante y atrevesé el portal.
Imagen
ruan
6. Pirata
6. Pirata
 
Mensajes: 152
Registrado: Dom Ene 16, 2011 11:37 pm
Dinero: 5,731.95
Sexo: Masculino
Karma: 0

Re: [Evento Preglobal] The End Is Where We Begin

Notapor Zee » Mié Oct 24, 2012 10:08 am

¡Rag--!

Me detuve a medio camino cuando mi propio grito se vio enmudecido por el de Nadhia. Las cadenas tiraron de Ragun con fuerza y lo derrumbaron al suelo, donde Ronin aprovechó para inmovilizarlo al ponerle un pie sobre el cuello. Mas la fuerza con la que apretaba resultaba demasiado, tanto que por un momento llegué a pensar que...

...intentaba matarle...

Los perros deben guardar silencio.

Quise decir algo más. Lo que fuese, con tal de mostrar mi desacuerdo ante la actitud del Maestro, incluso si eso significaba convertirme en un "traidor" y tener que enfrentarme a él... pero no pude. Por alguna razón, aquel día no podía arreglármelas para expresar ninguno de mis sentimientos sinceros. ¿Qué me pasaba? ¿Era el miedo, acaso?

Porque mentiría si dijera que la mirada que Ronin nos dirigió en aquel momento no me aterró, aunque fuese un poco. Una amenaza silenciosa:

"Si alguno de vosotros intenta algo...".

Ni en mi propia imaginación quería terminar aquella hipotética frase. Aunque el Maestro ya lo había dejado claro antes: matar a los traidores no sería ningún problema. No después de lo sucedido aquel día.

Y no sería el único. Escuché en silencio las palabras de Nadhia, llenas de pesar y de determinación: si la vida de alguno de sus amados estuviese en peligro, entonces terminaría con la existencia de cualquiera que fuese una amenaza. Y, aunque no lo dijo en aquel momento, sabía que Light pensaba algo parecido. Ya lo había intentado una vez, en aquella distante expedición a Bastión Hueco, cuando luchamos contra Iwashi.

¿Por qué, de pronto, todos estaban listos para tomar una acción como aquella entre sus manos?

Por aquellos que aman —me respondí a mí mismo. Porque, sin duda, yo haría lo mismo. Como bien le había dicho hacía unos meses al mismo muchacho que en aquel momento se hallaba en el suelo, yo también mataría. Si se trataba de una vida contra decenas o cientos... no dudaría.


La manera en la que se nos presentó la "misión" fue bastante surrealista: como si no fuese más que una expedición común y corriente, un entrenamiento de todos los días. Instrucciones básicas, objetivos concretos, y algunos consejos (que, esta vez, más que eso, resultaron ser en realidad un par de objetos que nos ayudarían en la misión). Los traido-- los Aprendices de Bastión Hueco nos acompañarían también, con una guillotina invisible sobre sus cabezas que caería en cuanto intentasen huir o atacarnos.

Inclusive si era contra nuestra voluntad, estábamos juntos de nuevo.

Chicos, pase lo que pase... siempre juntos.

Dirigí una mirada a Nadhia, quien, supuse, sería mi compañera junto con Light y el otro Aprendiz a partir de ese momento. Asentí con la cabeza.

Nunca estamos solos.

Pase lo que pase. Nadhia. Light. Y... ¿Alec, me parece? Nunca estamos solos —añadí, dedicándole una mirada a cada uno de mis compañeros conforme repetía sus nombres.

Y a uno más. Una leve mirada en dirección a Ragun, que esperé que comprendiera:

"Entiendo que no podamos hacer equipo ahora, pero aún así cuentas conmigo".

Y luego acompañé a mis compañeros al interior del portal...
Imagen
—You're like that coffee machine: from bean to cup, you fuck up—

~Dondequiera que el arte de la medicina es amado,
también hay un amor a la humanidad~


Imagen

Los pocos Awards que alguna vez gané
Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Zee
Miembro del Hall de la Fama
Miembro del Hall de la Fama
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 3278
Registrado: Mié Mar 04, 2009 1:37 am
Dinero: 213,276.64
Banco: 15,374.00
Ubicación: .mx
Sexo: Masculino
Clan: Bohemia Lectura
Facebook: Pregunta por MP
Estantería de objetos
Karma: 36

Re: [Evento Preglobal] The End Is Where We Begin

Notapor Suzume Mizuno » Mié Oct 24, 2012 9:23 pm

Fátima escuchó con atención a Ronin. ¿Juego? ¿De qué estaba hablando? ¿Cómo habían podido convencerles los de Bastión Hueco para que participaran en un juego? No entendía nada, pero dio por sentado que Ronin se refería a un juego bastante macabro por su tono de voz.

Entonces, para su estupor, el Maestro reaccionó con una rabia tan desproporcionada ante las palabras de Ragun que intentó estrangularlo. Hubo gritos de protesta y, al final, lo soltó con desprecio. Luego se dirigió a uno de los aprendices:

Los Maestros pueden haber muerto y él solo se burla, regocijándose en el sufrimiento de los demás. Ahora aplícalo a los demás: ya han hundido un mundo en la oscuridad, y están haciendo lo mismo con el tuyo. Ellos están dispuestos a matar: si tú no lo estás, ¿cómo les vas a detener? Si quieres renunciar a tu Llave Espada, hazlo aquí y ahora. Pero habrás sido cobarde al no atreverte a tomar las riendas en esta guerra.

Fátima sintió que aquellas palabras iban dirigidas para todos los presentes y tragó saliva.

“¿Nos está pidiendo que matemos?”

Sí, lo estaba haciendo. Sintió un sudor frío bajarle por la espalda.

Ronin continuó su camino hacia la plaza y Fátima le siguió como una autómata.

“¿En serio? ¿Quiere que nos convirtamos en asesinos? ¿O es sólo que está muy afectado por la desaparición de los demás Maestros? Podría ser pero… Pero, ¿y si era lo que pretendían obligarnos a hacer desde el principio?” miró con frialdad y desconfianza al Maestro. Quizás tendría que haberse pasado al lado de Bastión Hueco cuando tuvo la oportunidad.

Al encontrarse pensando aquello sintió deseos de abofetearse.

“¡No seas idiota!” se espetó. “Puede que Ronin no sea como todos creíamos, pero tiene razón: los de Bastión Hueco están hundiendo mundos en la oscuridad. Ryota no dudó en intentar matarnos a todos”.

Se estaba asustando, le costaba respirar, incluso tragar saliva. ¿Si continuaba adelante tendría que matar? ¿No sería mejor retirarse ahora que todavía estaba a tiempo? Después de todo, ella no había querido aceptar la Llave Espada. Nanashi la obligó. Y ahora Nanashi estaba entre sus enemigos. ¿Qué sentido tenía permanecer allí?
Se detuvo. Debería dar media vuelta y prepararse para marcharse. Ella no era una asesina y nadie podría obligarla a serlo.

Pero… Pero aunque ahora sentía un gran peso en el corazón, un nudo de desconfianza y temor contra los Maestros… ¿No habían ido a rescatarles, aunque sólo fuera para poder utilizarles después? Podía ser que estuvieran haciéndolo mal, pero estaban intentando evitar el hundimiento de los mundos. Se estremeció al mirar a su alrededor. Había muchos aprendices, sí. Sin embargo, no podían ser suficientes para proteger todos los mundos. Y menos si empezaban a desertar miedo.

Fátima se detuvo sin darse cuenta al llegar a la plaza y, con una sensación de vacío a la altura del pecho, comprendió que en ningún momento había sido verdaderamente consciente de lo pesada que ser la carga de portar una Llave Espada y defender los mundos.

Nuestra misión es sencilla —la voz de Ronin interrumpió el alocado flujo de sus pensamientos y, en parte aliviada, levantó la mirada para prestarle atención—: debemos volver a Villa Crepúsculo para liberarla de sus opresores, los traidores de Bastión Hueco. Intentarán engañaros, pretender que juguéis a sus juegos: no piquéis. Si perdéis, seréis sus prisioneros. Recordad: no todo es lo que parece.
Fátima se estremeció. ¿Se iba o se quedaba?

¿Se iba o se quedaba?

»Tomad esto. Lo necesitaréis para manteneros en contacto conmigo.

Tomó el objeto que le ofrecía Ronin y reconoció un móvil. Había oído a algunos aprendices hablar de él y lo había visto en un par de ocasiones.

Los perros nos acompañarán . He usado un hechizo para que, en caso de que ataquen a uno de nosotros directa o indirectamente, o simplemente intenten huir, reciban una dolorosa descarga en el cerebro... Que, si es necesario, terminará con su existencia.

Fátima empalideció. Desde luego… eso algo que haría un maldito desalmado. Pero era por su seguridad… ¿no?

Intentó deshacerse de la creciente incomodidad que la embargaba cada vez que miraba en dirección de los aprendices de Bastión Hueco. No lo consiguió.

Y tomad esto también. Compartidlo como veáis necesario.

Con cierto alivio, al menos esta vez —¿de verdad iba a ir?— estarían más preparados, tomó una de las pociones. Vio, entre asombrada y desconcertada, que Ronin introducía una en cada bolsillo de los prisioneros. Ya no comprendía nada. Entonces el hombre creó un portal de luz, con una facilidad que la dejó pasmada.

Debemos marchar ya —Fátima notó que se le aceleraba el pulso. Todavía estaba a tiempo de renunciar…—. Nuestros amigos pueden estar corriendo un grave peligro en estos mismos momentos. Si nos quedamos aquí esperando, podemos perder mucho más de lo que creéis.

Se quedó paralizada ante esta última frase.

“¿A qué se refiere?”

Algunos aprendices intentaron cruzar ya el portal, si bien el Maestro les detuvo para añadir un último apunte:

Y de paso, si podéis investigar una cosa... —la mirada de Ronin se perdió un momento, pensativo—. Da igual. Olvidadlo.Vamos. —y tiró de las cadenas que aprisionaban a los jóvenes, ordenándoles entrar.

Fátima respiró hondo. Le temblaban las manos, pero… Pero no podría perdonarse a sí misma si abandonaba a los que una vez salvaron su vida. Daban igual los motivos. No le gustaba lo que estaba haciendo Ronin, pero lo hacía por un bien mayor… Y ni siquiera ese argumento terminaba de convencerla.

Aun así, ahora sentía que tenía un deber moral. Y es que, ¿qué ocurriría con los aprendices si se quedaban sin Maestros? No habría nadie para detener o frenar a los de Bastión Hueco. Nadie para luchar contra los Sincorazón eficientemente antes de que la nueva generación de Caballeros creciera.

Todavía titubeante, avanzó hacia el portal de luz, intentando convencerse de que estaba haciendo lo correcto.
Imagen

¡Gracias por las firmas, Sally!


Awards~

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Suzume Mizuno
63. Komory Bat
63. Komory Bat
 
Mensajes: 1883
Registrado: Vie Mar 02, 2012 9:52 pm
Dinero: 1,462,577.72
Sexo: Femenino
Karma: 6

[Evento Preglobal] Ronda #3

Notapor Soul Artist » Jue Oct 25, 2012 12:00 am

Antes de partir todos, un par de aprendices llamaron la atención del Maestro. El primero fue Sorkas, que antes de entrar preguntó a Ronin si arriesgaría la vida de sus aprendices introduciéndoles en el juego en el que él había estado antes. El hombre negó con la cabeza, frunciendo el ceño.

Os he dicho que no caigáis en sus juegos —recordó, remarcando la negativa—. Debéis adelantaros a ellos y evitar entrar en su terreno. Ahora cuando lleguemos os lo explicaré...

El otro fue, nuevamente, Ragun. Este intentó señalar a Ronin que podía quitarse aquel hechizo de encima de cualquier manera, probablemente intentando quedar como todo un profesional. Pero para sorpresa del joven, este no contestó con palabras: solo dibujó una amplísima sonrisa y dio un par de palmadas en el hombro del muchacho, dándole a entender un mensaje claro como el agua.

El portal de luz cumplió con su función. En cuanto lo atravesaron, los aprendices de la Llave Espada cruzaron un pasillo casi a ciegas, sin tener claro hacia dónde se dirigían. Fuertes destellos cegaban a los jóvenes, incapacitándoles para ver de qué estaban formadas las paredes o qué clase de secretos ocultaba aquella clase de lugar. Extraño para los que hubiesen cruzado anteriormente alguno de aquellos portales, pues eran casi inmediatos a la hora de llevar al lugar de destino. ¿Quizás estuviese habiendo alguna clase de complicación?

Sea como fuere, con tantos destellos era imposible avanzar. Tuvo que entrar Ronin, detrás de todos ellos, para hacer de guía. Las luces de las paredes se vieron repelidas en él, como un punto claro al que seguir. El Maestro se adelantó a todos los aprendices y les indicó el camino, siendo lo único que podían ver.

¿Estáis todos? —preguntó el Maestro, haciendo un recuento general de la gente que había entrado por el portal—. Bien. No os alejéis del camino, pues si os caéis os perderéis para siempre: solo quedará el olvido. Seguidme, la salida está por aquí…

El Maestro echó a caminar entre las luces, seguido por los aprendices. ¿Cómo era capaz de moverse entre tanta luz? Su ojo debía ser mágico, pues cualquiera estaría cegado con tanta iluminación. Hasta a los aprendices les costaba verse siquiera entre ellos, como para poder avanzar tan seguro de sí mismo… ¿Es que él no veía aquellas luces?

Finalmente, en la lejanía, vieron una salida. Su color rojo intenso sobresalía entre tanto blanco, anunciando el final del camino. Ronin señaló en aquella dirección, exhalando algo de aire.

Allí está… —susurró, aparentemente algo complacido consigo mismo. Aceleró el paso, ansioso de llegar al mundo de una vez por todas—. Por fin, Villa Crepúsculo…

Oh, vamos —le interrumpió una voz masculina, joven y segura de sí misma, casi remoloneándose en sí mismo al decir aquellas palabras—. Sabes que no es tan fácil.

Ronin se echó atrás nada más escuchar aquella voz, alerta por lo que podía significar. Giró la cabeza hacia todos los lados, intentando localizar la fuente de esta, pero fue imposible. Invocó su Llave Espada y la agarró con fuerza, casi deseando que el que había hablado se atreviera a aparecer.

Última oportunidad —advirtió el Maestro, vigilante de que no surgiese por sorpresa de ninguna parte—. Abandonad este mundo ahora u os eliminaré. Sabéis que puedo hacerlo.

¿Y por eso tienes que traer tu caballería? Patético —la voz echó unas pequeñas risitas algo afeminadas, burlándose del hombre y los aprendices de la Llave Espada—. ¿Saben la verdad acaso? ¿O solo los traes a una muerte segura en otro inútil intento de arrebatar lo que es nuestro desde antes de que tú te interesaras por nosotros siquiera?

El pasillo comenzó a temblar con gran intensidad, como si un terremoto estuviese amenazando la estructura del portal de luz. Algunos de los aprendices pudieron notar cómo cosas pesadas caían cerca de ellos, casi como… ¿Pilares de luz?

¿Por qué no te rindes? Esta guerra es ya una tontería. Déjalo estar. Ya te hemos ganado tres veces…

Y lo seguiré intentando —aseguró el Maestro, desafiante. La voz chasqueó la lengua, disgustada.

No. Esta es la última vez.

Los temblores se volvieron bruscamente más fuerte, tirando al Maestro y la mayoría de aprendices al suelo. Las luces comenzaron a apagarse y encenderse, permitiendo ver las paredes durante constantes flashes. Y lo que vieron no era nada bueno.

La oscuridad. La oscuridad más pura, la peor que podrían imaginar, acechaba sobre ellos. Y sobre todo acechaba a la salida del portal, al color rojo intenso que era su escapatoria. Iban a ser encerrados dentro del pasillo, o como mucho podrían retroceder a Tierra de Partida. Si se quedaban allí, la oscuridad terminaría por devorarles… Y dejarían de existir para siempre.

Ronin gateó hacia el portal, desesperado por llegar a él. Extendió su brazo hacia él, esperando alcanzarlo.

¡No me quedaré fuera! ¡No de nuevo! —aseguró el Maestro, casi tocándolo y atravesándolo. Unos centímetros más…—. ¡Este es MI mundo! ¡Me pertenece por derecho propio! ¡Es mi…!

Una figura interrumpió en el portal. Ninguno de ellos fue capaz de verla claramente, pues la luz del crepúsculo ensombrecía por completo su cuerpo. No era muy alta, alguien muy bajito… O un niño.

Eliminado.

La figura dio una patada a Ronin, echándolo del pasillo… Y tirándolo al extenso olvido de la oscuridad.

Los aprendices vieron atónitos cómo el Maestro, con un alargado grito y las manos extendidas hacia su asesino caía para siempre por la oscuridad entre los flashes del portal. Quienes pudieran ver su rostro, verían un Ronin asustado, con auténtico terror en el rostro, desesperado intentando alcanzar el camino del que había sido echado. Pero no era posible salvarle.

Ya no.

Si queréis ser salvados, venid conmigo.

La figura de la salida extendió la mano hacia los aprendices, invitándoles a tomarla… O rechazarla y quedar atrapados para siempre, hasta que su existencia se desvaneciese.

Spoiler: Mostrar
Próxima ronda: 29 de Octubre.

Por si no era obvio, no cruzar el portal significa morir. No estoy de broma.
ImagenImagenImagen
Imagen
¡Gracias, Flan, por Alexis e Ivan!
Imagen
Avatar de Usuario
Soul Artist
Miembro del Hall de la Fama
Miembro del Hall de la Fama
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 4170
Registrado: Dom Jul 30, 2006 3:30 pm
Dinero: 2,576.12
Banco: 4,041,456.56
Ubicación: Tus pesadillas
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 46

Re: [Evento Preglobal] Ronda #3

Notapor Sombra » Jue Oct 25, 2012 1:50 am

Me dirigí el portal, pensando en la "respuesta" de Ronin. Su sonrisa me incitaba a intentarlo, lo que me daba a entender una cosa; aquella magia se activaba si intentaba contrarrestarla. Paré en frente de él y me rasqué el dolorido cuello.

No quería entrar, me daba algo de miedo, tal luminosidad donde no podía ver, ni defenderme... Odiaba aquello, sentirme inferior, débil. Porque aquello solo me hacía ver una cosa. Lo lejos que estaba de alcanzar mi única ambición; recordarlo todo, tenía que admitirlo. Me frustraba mucho con eso. Ser débil por mí mismo.

Necesitaba más fuerza, derrotar a cualquiera que se me pusiese por delante.



Cuando entré no pude ver nada, mientras avanzaba al lado de los otros aprendices choqué sinquerer con un par de personas. Tanto el suelo, como las paredes y el techo de aquel portal era luz, me era imposible ver. ¿Le pasaría lo mismo a Nadhia? Mientras que yo podía ver en la oscuridad, ¿ella vería en la luz intensa? Éramos polos completamente opuestos, no sería de extrañar.

Alli estaba ella, la distinguí entre todos casi de casualidad, no sabía exactamente que estaba haciendo ni con quién estaba, pero cuando pasé a su lado sin detenerme, le dediqué unas únicas palabras que solo ella podría escuchar.

No mueras.

Seguí caminando casi a tientas cuando una voz que se alzó sobre las demás hizo que intentase girarme hasta el foco de esta.

¿Estáis todos? —preguntó de pronto el Ojo Tuerto—. Bien. No os alejéis del camino, pues si os caéis os perderéis para siempre: solo quedará el olvido. Seguidme, la salida está por aquí…

El maestro pasó por el medio de todos y se dirigió hacia un punto no muy lejano del que yo estaba. Seguí la ruta junto a todos los aprendices, traidores y qué se yo.

¿Y decían que la luz no era peligrosa? Eso no pasaba con la Oscuridad. Todos los portales que había cruzado eran mucho más instantaneos. Mi vista se "adaptó" un poco más pudiendo distinguir al menos las siluetas de las personas pudiendo saber mejor quienes eran.

Una nueva luz, esta vez roja apareció al fondo del camino. No supe que hizo Ronin ya que no lo veía bien, pero pareció levantar el brazo para indicar que teníamos que ir por allí.

Por fin, Villa Crepúsculo… —dijo con una voz algo... ¿Desesperada? ¿Cansada? ¿Retorcida? No supe explicarlo, pero era un tono raro.

Oh, vamos —una voz interrumpió al maestro, parecía bastante jóven y algo chulesca a mi parecer, burlona, tal vez—. Sabes que no es tan fácil.

El maestro retrocedió ante aquella voz. Invocó su arma y puso una posición defensiva mientras buscaba a la persona que había hablado.

Última oportunidad —amenazó Ronin al desconocido—. Abandonad este mundo ahora u os eliminaré. Sabéis que puedo hacerlo.

¿Y por eso tienes que traer tu caballería? Patético —se rió burlonamente con una risa de chica, por un momento dudé en el género de aquella persona—. ¿Saben la verdad acaso? ¿O solo los traes a una muerte segura en otro inútil intento de arrebatar lo que es nuestro desde antes de que tú te interesaras por nosotros siquiera?

¿De qué estaba hablando? ¿La verdad? ¿Arrebatar lo que es nuestro? No entendía de que hablaba aquella persona. ¿Tenía que ver con la misión de la que Ronin había hablado? ¿La emboscada era para proteger algo?

Un repentino temblor estuvo a punto de tirarme al suelo. Una especie de pilar cayó cerca mía y de otros aprendices más, aunque fue un segundo... ¿Qué cojones había sido eso?

¿Por qué no te rindes? Esta guerra es ya una tontería. Déjalo estar. Ya te hemos ganado tres veces…

Y lo seguiré intentando.

No. Esta es la última vez —sentenció el desconocido.

Otro terremoto nos tiró a gran parte de los que estábamos en el túnel de luz. Me di un fuerte golpe en la nariz, que empezó a sangrar bastante. La luz se alternó con oscuridad por momento, era como una cámara de fotos, flasheandonos cada momento.

De pronto, todo se volvió negro. Empecé a sentirme a gusto, como si aquel fuese el lugar al que pertenecía. Sonreí.

¿Aquello era Elemento Puro? ¿Pura Oscuridad? Toqué el suelo con curiosidad. Si pudiese llevarme un trozo de aquella sustancia... Aunque era imposible.

Vi al maestro de maestros de Tierra de Partida gateando como un mísero perro. ¿Tan desesperado estaba por entrar? ¿Por qué no lo hizo desde el Glider en primer lugar si sabía que podría pasar eso?

—¿Y este es el que nos llamó "perros"? —alcé una ceja atónito ante la escena.

¡No me quedaré fuera! ¡No de nuevo! —gritó desesperado, alzando su mano hacia el portal—. ¡Este es MI mundo! ¡Me pertenece por derecho propio! ¡Es mi…!

¿Su mundo? ¿De qué hablaba?

De pronto, alguien apareció en el portal, enfrente de Ronin. No pude distinguir nada de él, parecía un niño o algo así.

Eliminado.


La pierna del desconocido chocó contra el maestro que fue lanzado hacia la oscuridad en medio de aquellos "flashes". No vi los últimos momentos del Maestro... por desgracia. A pesar de habernos humillado, en un momento había sido mi maestro, me había entrenado. Eso era un hecho. Pero no sería yo el que le salvase. Si alguien tenía que hacerlo, eses eran sus aprendices.

Si queréis ser salvados, venid conmigo.


Tragué saliva. Fuese lo que fuese lo que había "allí" no quería ni pretendía saberlo. Quería una oscuridad pura para mí, pero una que pudiese controlar. No era estúpido. Sabía que conseguir mucho poder sin preparación previa podría costarme caro.

"Él" nos tendió su mano. Teníamos que aceptar, era eso o morir.

Y fui avanzando, junto a los demás.
Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Sombra
149. Lingering Sentiment
149. Lingering Sentiment
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 4720
Registrado: Mar Mar 31, 2009 9:01 pm
Dinero: 27,410.40
Banco: 0.00
Ubicación: Behind in the musgo
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 23

Re: [Evento Preglobal] Ronda #3

Notapor Neas » Sab Oct 27, 2012 1:19 am

No. No era la luz lo que me rechazaba. No sé por qué pero tengo un muy mal presentimiento...

La luz lo envuelve todo... No veo a nadie más. No sé si es que ya han salido de este lugar o simplemente estoy cegado.

¿Estáis todos? Bien. No os alejéis del camino, pues si os caéis os perderéis para siempre: solo quedará el olvido. Seguidme, la salida está por aquí…

El del parche acababa de entrar. Extrañamente, lo veo con una claridad incluso mayor que a mí mismo. Me sobrepasa y sigue adelante. No tengo elección: he de seguirle. Al avanzar, veo ligeras siluetas siguiendo al Maestro. Supongo que estamos todos aquí.

Tras un rato de caminar se puede ver delante un punto roo brillante. Ronin, aliviado, lo señala y, tras un susurro que no llego a oir con todo el torpel de gente entre nosotros, acelera el paso dirigiéndose a aquella salida.

Oh, vamos. Sabes que no es tan fácil.

Una voz casi burlona, procedente, seguramente, de un chico joven. No sabría decir si viene desde la salida... o desde mis espaldas.

Nuestro guía, nervioso, invoca su arma preparándose para defenderse de lo que, según parece, ni él sabe de donde proviene. Me quedo clavado en el sitio con la Llave Esapada en la mano. No voy a ponerme ya a la defensiva, pero si viene un ataque que pueda parar, me daré cuenta.

Última oportunidad. Abandonad este mundo ahora u os eliminaré. Sabéis que puedo hacerlo.

La amenaza es bonita. Lástima que no acabe cuajando con la vista de un hombre alerta para defenderse de un enemigo que no es capaz de detectar. En todo caso, no sabría decir quién de los dos interlocutores podría llegar a ser más peligroso.

¿Y por eso tienes que traer tu caballería? Patético —dice el muchaco entre unas risas qeu no dejan claro su género—. ¿Saben la verdad acaso? ¿O solo los traes a una muerte segura en otro inútil intento de arrebatar lo que es nuestro desde antes de que tú te interesaras por nosotros siquiera?

"La verdad". No. No sabemos la verdad pero intuyo, desde el principio, que no es la que este hombre nos ha contado ¿Entonces cu...?

-¡Uaah!

De pronto, todo tiembla, se sienten derrumbes por todos lados. Lo admito. Esto me ha pillado completamente desprevenido. Nunca había sentido nada igual y menos me gusta que suceda dentro de este maldito pasillo.

¿Por qué no te rindes? Esta guerra es ya una tontería. Déjalo estar. Ya te hemos ganado tres veces…

Y lo seguiré intentando —aseguró el Maestro, desafiante. La voz chasqueó la lengua, disgustada.

No. Esta es la última vez.

Antes de que me diera tiempo a procesar esa charlita, el temblor se vuelve más agresivo todavía. Suelto la llave y caigo de bruces. Por suerte, logro alcanzar la cadena del arma y me la acerco para poder reincorporarme apoyándome en ella.

Al mirar a mi alrededor descubro una escena que jamás me habría esperado: una especie de humo muy negro lo cubre todo; paredes, suelo y sobre todo se dirige hacia la salida. Esto no me gusta en absoluto. ¡Voy a salir de aquí cueste lo que cueste! La asustada multitud me dificulta el paso. Veo como el hombre de ojo único gatea desesperado por la misma meta.

¡No me quedaré fuera! ¡No de nuevo! —le oigo casi aullar a tan solo unos centimetros de la salida—. ¡Este es MI mundo! ¡Me pertenece por derecho propio! ¡Es mi…!

¿Su mundo? ¿Es que es el emperador del lugar o algo así? Aún con estas preguntas en la cabeza, veo a alguen entrando, por su estatura, diría que es el niño cuya voz se escuchaba antes.

Eliminado.


Unas palabras que no tardaron en demostrarse con simple movimiento: una patada. Veo al Maestro lanzado hacia el negro vacío que nos rodea. Ya habiendo superado a la multidud, percibo el verdadero terror de ese hombre, acompañado de un grito, un gesto de espanto se dibua en su rostro. No me puedo arriesgar a agacharme y darle la mano pero intento hacer que se agarre a mi arma...

No lo consigo. Se ha llegado a comportar de muy mala manera durante el corto de espacio de tiempo que lo conozco pero no creo que se mereciera tal fín...

Si queréis ser salvados, venid conmigo.


La figura nos tiende la mano... me dan ganas de cogerla y lanzarla junto a su víctima pero la poca serenidad que me queda es suficiente para darme cuenta del pésimo estado de aquel lugar. Vacilante, acabo decidiendo salir de aquel infierno.
Neas
14. Armadura
14. Armadura
 
Mensajes: 399
Registrado: Vie Ago 10, 2012 6:17 pm
Dinero: 62,179.11
Banco: 15,671.00
Ubicación: O en la Uni o en Tamriel.
Sexo: Masculino
Karma: -1

Re: [Evento Preglobal] The End Is Where We Begin

Notapor James Bond » Sab Oct 27, 2012 2:31 pm

Algo raro pasaba con el portal de Luz. Era imposible de ver. Atravesé otro portal que hizo la anteriormente Maestra de Tierra de Partida: Nanashi, para ir a Nunca Jamás. Pero pude atravesarlo sin problemas. Entonces, ¿por qué me cegaba tanto el creado por Ronin? Tenía un mal presentimiento. La voz de Ronin se alzó.

¿Estáis todos? Bien. No os alejéis del camino, pues si os caéis os perderéis para siempre: solo quedará el olvido. Seguidme, la salida está por aquí...

No sabía eso de los portales. Tendría que tener cuidado desde ahora cada vez que atravesara uno. Seguí la fila de aprendices que a su vez seguían a Ronin. ¿Cómo demonios podía ver bien el Maestro? Incluso yo, que era afin a la Luz, esta me cegaba. ¿Qué demonios le pasaba al portal? Ronin avisó de que estábamos llegando a la salida cuando se dejaba ver una especie de portal rojo intenso. De repente, una voz se dejó oír en el interior del portal. No sabía quién podía ser.

Oh, vamos. Sabes que no es tan fácil.— Le replicó aquella voz al Maestro.
Última oportunidad— advirtió tras echarse atrás e invocar su Llave-Espada—. Abandonad este mundo ahora u os eliminaré. Sabéis que puedo hacerlo.

¿Sabéis? ¿Acaso había alguien más aparte de aquella voz? Lo que más me intrigaba de todo es que Ronin parecía saber quien era el que acababa de hablar.

¿Y por eso tienes que traer tu caballería? Patético. ¿Saben la verdad acaso? ¿O solo los traes a una muerte segura en otro inútil intento de arrebatar lo que es nuestro desde antes de que tú te interesaras por nosotros siquiera?

La voz tenía razón. Si de verdad Ronin era capaz de eliminarles el solito, ¿por qué llevarnos a nosotros? ¿Acaso había algo que nos ocultaba el Maestro? ¿Y qué era eso de saber la verdad?

Disculpe, ¿a qué se refiere con saber la verdad?— Le pregunté a aquella voz.

Sin embargo, no tuve respuesta. Se volvió a dirigir a Ronin.

¿Por qué no te rindes? Esta guerra es ya una tontería. Déjalo estar. Ya te hemos ganado tres veces...
Y lo seguiré intentando.— El Maestro dijo aquellas palabras muy convencido de sí mismo.
No. Esta es la última vez.

De repente, el suelo comenzó a temblar y algo caía cerca mía. No podía ver bien lo que era, pero estaba claro que no podía ser nada bueno. De pronto, la oscuridad acechaba sobre nosotros. Parecía que el portal sería consumido por ella. ¿Podía volver por mí mismo a Tierra de Partida? No, era imposible. Si habíamos necesitado un guía para llegar hasta este punto, dudo mucho que yo solito consiguiera llegar. Vi entonces una imagen que me pareció un poco graciosa. El Maestro de Maestros gateando para alcanzar la salida. Pero cuando dijo que Villa Crepúsculo (si es que se refería al mundo) le pertenecía por derecho propio, una chispa de ira se encendió en mi interior. ¡¡Ese no es tu mundo!! Pensaba. Entonces, una figura misteriosa y bajita apareció tras el portal rojo. Le dio una patada a Ronin. El Maestro, dio un grito alargado mientras caía con las manos extendidas hacia aquella figura.

¡Noooooooooooooooooo!— Grité al ver a Ronin cayendo hacia la oscuridad.

Entonces lamenté todo lo que le dije al Maestro y me sentí impotente al no haber podido hacer nada para salvarle. Había fallado. Entonces, tomé la decisión. La decisión de matar a cualquiera que osara poner la mano encima a cualquier aprendiz de Tierra de Partida o habitante de Villa Crepúsculo. La misteriosa figura nos extendió la mano ofreciéndonos la salvación. Me acerqué hacia la figura y la mataría cuando tuviera la oportunidad. Esa sería mi ofrenda al difunto Maestro.
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
James Bond
28. Samurai
28. Samurai
AnimeDesign
 
Mensajes: 826
Registrado: Mié Dic 05, 2007 6:00 pm
Dinero: 200,000.00
Banco: 15,728.25
Sexo: Masculino
Clan: AnimeDesign
Estantería de objetos
Karma: 4

AnteriorSiguiente

Volver a Eventos Globales

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados

cron