[Evento Preglobal] The End Is Where We Begin

Day 0: The Introduction

Nunca olvidarás que tomaste parte en alguno de estos jolgorios. Kazuki tampoco.

Moderadores: Suzume Mizuno, Denna, Astro, Sombra

Re: [Evento Preglobal] The End Is Where We Begin

Notapor Light » Sab Oct 27, 2012 2:39 pm

Terminaron por internarse en aquel portal de luz que les conduciría supuestamente hacia Villa Crepúsculo. El joven no pudo evitar cerrar por completo sus ojos a causa de la intensa iluminación del lugar. ¿Cómo se suponía que podrían avanzar con tal asfixiante cantidad de luz? Solo podían avanzar desorientadamente a ciegas...

Ronin decidió hacer algo al respecto con las intensas luces de las paredes, y misteriosamente, consiguió concentrar toda la iluminación en él. ¿Cómo diablos... podría cargar él solo con toda esa luz radiante que concentraba? Igualmente, ya podían avanzar perfectamente y sin luces que se lo impidieran.

¿Estáis todos? —preguntó, aunque tenía claro que para asegurarse de ello nunca vendría mal hacer un recuento—. Bien. No os alejéis del camino, pues si os caéis os perderéis para siempre: solo quedará el olvido. Seguidme, la salida está por aquí…

Con su campo de visión totalmente restablecido, Light empezó a seguir a su Maestro, procurando no separarse demasiado de sus compañeros en ese momento (Nadhia, Xefil y Alec). Una caminata estresante y con muchas preocupaciones para el joven aprendiz. ¿Qué podría estar ocurriendo en Villa Crepúsculo en aquellos precisos instantes?

Deseaba que la oscuridad no fuera más rápida que ellos. Deseaba que llegaran a tiempo para evitar un posible desastre.

¡Mirad!

Señaló hacia la salida del portal, hacia la entrada a su ciudad. Allí estaba Villa Crepúsculo, el mundo en el que había crecido. No era el único ansioso por llegar cuanto antes, que va, su Maestro presentaba claros síntomas de... ¿desesperación? Apresuró el paso hacia la salida, ansioso por llegar a su destino...

Oh, vamos. Sabes que no es tan fácil.

¿Quién...?

Light empezó a buscar el responsable de aquellas palabras, pero no lograría encontrar a nadie. ¿¡Quién... era!? ¿Ryota, quizás? No podía reconocer aquella voz desgraciadamente.

La seguridad de sus palabras era tal... que no pudo evitar asustarse un poco.

Última oportunidad —avisó, y preparado para cualquier ataque que pudiera surgir, Ronin no se tomaría con cachondeo alguno aquellas palabras—. Abandonad este mundo ahora u os eliminaré. Sabéis que puedo hacerlo.

Parecía dispuesto a todo con tal de expulsar a aquellos que podían suponer un peligro para Villa Crepúsculo. La determinación inquebrantable de su Maestro era digna de admiración en todos los sentidos.

Ronin era invencible y un modelo a seguir para Light. Nadie podría vencerle de ninguna manera, de hecho, él era el hombre más poderoso que jamás había conocido. No existía ningún rival que estuviese a la altura del líder de los Maestros de Tierra de Partida.

¿Y por eso tienes que traer tu caballería? Patético —indicó la voz desconocida y afeminada, con cierto tono burlón—. ¿Saben la verdad acaso? ¿O solo los traes a una muerte segura en otro inútil intento de arrebatar lo que es nuestro desde antes de que tú te interesaras por nosotros siquiera?

¿Muerte segura? ¿Qué... se suponía que estaba acaeciendo en Villa Crepúsculo? Tantas preguntas sin respuestas... para variar.

Siempre igual.

El pasillo por el que transitaban empezó a temblar con violencia y a mostrarse bastante inestable. Multitud de objetos pesados parecían descender sin fin, junto con... ¿Columnas de luz? Aquello era como una especie de pesadilla.

Si no salían rápido de allí... sería su fin...

¿Por qué no te rindes? Esta guerra es ya una tontería. Déjalo estar. Ya te hemos ganado tres veces…

Y lo seguiré intentando.

No. Esta es la última vez.

Seguramente se referían al conflicto de la luz y de la oscuridad, pero no entraron en detalles.

Todo iba de mal en peor.

La intensidad de los terremotos aumentó drásticamente, las luces del pasillo empezaban a perder su poder, y lo peor no era eso. La oscuridad... acechaba, como depredadora astuta que era, se cernía sobre los aprendices en aquellos momentos tan críticos.

Light sería uno de los que caerían estrepitosamente y de bruces sobre el suelo. Observó con tez pálida como la oscuridad se disponía a terminar con ellos, sin compasión alguna.

Pero aún más palidecería en cuanto presenciara lo que le resultaría simplemente... inimaginable. Ronin, desesperado, se dirigiría gateando hacia la salida del portal, sin preocuparse lo más mínimo de lo que pudiera pasar con los aprendices, sí, aquellos a los que había traído hasta allí.

La carne de cañón.

La decepción fue tremebunda en todos los sentidos. La imagen que tenía de él se rompió en mil pedazos, sin más. Lo más parecido a un padre que había tenido se arrastraba como un mísero perro por el suelo...

¡No me quedaré fuera! ¡No de nuevo! —exclamaba, como si no tuviera otra opción, en verdad estaba dispuesto a abandonar allí a todos los aprendices—. Este es MI mundo! ¡Me pertenece por derecho propio! ¡Es mi…!

¿¡Qué estás diciendo!? —le vociferó con clara angustia en sus palabras. Se negaba a creerlo, imposible.

¿MI mundo?

A continuación, Light se levantó con firmeza del suelo. Pudo vislumbrar con dificultad a una figura oculta por la luz del crepúsculo que hacía su entrada en el portal. Impidiendo que Ronin lograra alcanzar la salida... le pateó, logrando de esta manera que el Maestro terminara por caer en el más profundo de los abismos de oscuridad.

Eliminado.


Light no tardó en manifestar un rostro descolorido, consternado hasta límites insospechados. Solo tenía que recordar las palabras que había escuchado hace un momento...

"Si os caéis os perderéis para siempre: solo quedará el olvido"

Podía haberles dado la espalda y haberles utilizado como carne de cañón, pero eso no impedía que el muchacho se traumatizara por la pérdida del que había sido su padre en Tierra de Partida...

Hasta ahora.

Simplemente era otra avalancha de disgustos para Light...

"Gracias, Maestro de la Obviedad. ¡Pero bueno, parece que tenemos un pequeño espía! Tenemos muchos de éstos últimamente, ¿sabes?"

"¿Un juguete? ¡Ja! No, chaval, lo que ves aquí no es ningún juguete. Es una Llave-Espada, muchacho. Un arma muy especial portada por gente especial."

"¡Así se habla, chaval! Cuánto entusiasmo, ¡inspirador!"

Rememoraba el día en el que había reconocido su legado. Gracias a él, su vida dio un giro radical y cambió por completo. Gracias a él, se convirtió en un aprendiz de la Llave Espada y pudo salir de Villa Crepúsculo.

Irónicamente... ahora tendría que regresar allí.

Si queréis ser salvados, venid conmigo.


Te-tendremos... que apañárnoslas sin el... Maestro —comentó, con ciertas dificultades por el shock. Parecía que le costaba respirar y pronunciar correctamente las palabras. No le quedaba otra opción; tendría que soportar el dolor y dejar los sentimentalismos para más tarde—. Nuestra misión no ha cambiado, tenemos que salvar Villa Crepúsculo —dijo con una mayor resignación a Xefil y a los demás que le acompañarían en aquella aventura.

»Si queremos salvarnos... nos mantendremos unidos.

»Vamos...

Daría el primer paso hacia la salida del portal con sus amigos. No necesitaba ningún Maestro o salvador en particular.

Solo a ellos.
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Light
144. Xion Forma Final
144. Xion Forma Final
The Unknowns
 
Mensajes: 4306
Registrado: Mar Ago 24, 2010 7:20 pm
Dinero: 81.24
Banco: 474,840.29
Sexo: Masculino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 59

Re: [Evento Preglobal] Ronda #3

Notapor Zee » Sab Oct 27, 2012 5:54 pm

Finalmente hemos llegado...

La intensidad con la que el Portal de Luz brillaba era apenas soportable. No recordaba que hubiese sido así la última vez, cuando los Maestros arribaron para rescatarnos de las garras de la Oscuridad en Bastión Hueco. Aunque si bien era cierto que me hallaba afectado en aquellos momentos y que mi juicio pudo haberse nublado, podía estar seguro que mi primer viaje por una de aquellas rupturas en el espacio no había sido tan largo.

Hice lo posible por no perder de vista a Nadhia, Light y Alec. Supuse que ellos habrían de hacer lo mismo, así que no me preocupé demasiado porque termináramos por alejarnos. Aunque la luz era cegadora y los destellos impedían fijarse en un solo punto por más de tres segundos, las siluetas bastaban para encontrarnos los unos a los otros.

El Maestro Ronin, al frente, apartando las luces de nuestro camino.

Ya se recortaba, a lo lejos, la silueta de la salida. Una mancha rojiza sobre un fondo blanco; el mítico atardecer de Villa Crepúsculo, supuse. Extrañamente, la boca del túnel parecía también la boca del lobo. Sabía que una vez lo cruzáramos, el peligro nos esperaría por los cuatro flancos.

No lo supe. Pero el peligro nos había estado acechando desde que pusimos el primer pie en el interior de aquel portal:

Oh, vamos. Sabes que no es tan fácil.

Una voz determinada (aunque de suaves tonos, como si se regocijara con sí misma) resonó en el interior del túnel. Pude notar cómo varios de mis compañeros se tensaban, además de escuchar el sonido de una Llave-Espada siendo convocada un poco más adelante. Supuse que debía tratarse de Ronin, pero apenas podía verle entre tantos brillos...

Última oportunidad. Abandonad este mundo ahora u os eliminaré. Sabéis que puedo hacerlo.

La voz se burló de aquella amenaza antes de reír:

¿Y por eso tienes que traer tu caballería? Patético

>>¿Saben la verdad acaso? —cuestionó luego—.¿O solo los traes a una muerte segura en otro inútil intento de arrebatar lo que es nuestro desde antes de que tú te interesaras por nosotros siquiera?

Carne de cañón...

Un temblor sacudió la "estancia" en la que nos hallábamos. Había aparecido muy convenientemente como para que la voz desconocida no hubiese sido el autor de aquel acto. Las sacudidas aumentaron de intensidad, tanto que las estructuras de aquella comenzaron a desprenderse.

¿Por qué no te rindes? Esta guerra es ya una tontería. Déjalo estar. Ya te hemos ganado tres veces…

Y lo seguiré intentando —aseguró el Maestro, desafiante. La voz chasqueó la lengua, disgustada.

No. Esta es la última vez.

Los temblores se convirtieron en un completo terremoto. El suelo se movió bajo nuestros pies y tiró a gran parte de nuestro batallón al suelo, donde quedamos desprotegidos. El pasillo de luz comenzó a titilar, como si sus invisibles linternas estuviesen fallando y amenazando con apagarse para siempre.

Y lo que vimos fue... terrible.

Detrás del velo de luz, la oscuridad acechaba. Nos envolvía, como esperando el momento preciso para rodearnos con su mortal abrazo. Se acercaba imponente hacia nosotros, amenazando con encerrarnos allí y engullirnos para siempre. Devoraría nuestros cuerpos y almas. Nuestros corazones.

No podíamos permitirlo. Necesitábamos llegar hasta la salida.

¡No me quedaré fuera! ¡No de nuevo! —vociferó el Maestro Ronin, desesperado. Ahora, desde el suelo y con las luces fallando, podía verle perfectamente. Avanzaba a gatas, con el brazo extendido hacia la salida... sin mirar atrás—. ¡Este es MI mundo! ¡Me pertenece por derecho propio! ¡Es mi…!

Una silueta desconocida se recortó contra la luz rojiza del atardecer. Y con dicha luz a su espalda, fue imposible distinguir sus rasgos. Sólo podíamos notar que era una figura pequeña; era imposible que pudiese...

Eliminado.


Rompiendo a pedazos todas mis expectativas y pronósticos, la figura pateó con fuerza al Maestro Ronin, empujándolo hacia la interminable oscuridad. Un grito desesperado, atronador, salió de su garganta, mientras se desplomaba al vacío. No, al vacío no: a las más temibles penumbras.

Lo último que pude ver en su rostro fue el verdadero y sincero terror de alguien que sabía que iba a morir.

Pensé que mi corazón se podía romper en mil pedazos. En sentido literal: un dolor increíble recorrió mi pecho, obligando a doblarme sobre mí mismo. No podía soportarlo. ¡No podía soportar perder a tantos!

Si queréis ser salvados, venid conmigo.


La figura nos tendió la mano, como un reflejo de aquel lejano día en el que el Maestro Ryota nos había ofrecido unirnos a la Oscuridad. Aquella oferta que varios de los presentes habían aceptado sin dudar.

Nuestra misión no ha cambiado, tenemos que salvar Villa Crepúsculo.

Quien había dicho aquellas palabras había sido Light. Por enésima vez en el día, me negué a pronunciar palabra y sólo asentí con la cabeza, a la par que me ponía de pie.

Si queremos salvarnos... nos mantendremos unidos.

El dolor en mi pecho cesó. Y cuando sentí mis ojos tornarse rojos y brillar con mayor luz que nunca, supe que aquella sensación, tan fuerte que parecía física, era un profundo pesar.

¡Vamos todos juntos! —grité, entendiendo que nos quedaba mucho tiempo. La Oscuridad podría engullirnos en cualquier momento. Desesperado (pues, naturalmente, no quería morir de la misma manera que Ronin) le di un leve empujón a Alec en la espalda y dirigí a Nadhia al tomarla por los hombros—. ¡Vamos, primero debemos salir! ¡No vamos a darles el placer de haber muerto aquí!
Imagen
—You're like that coffee machine: from bean to cup, you fuck up—

~Dondequiera que el arte de la medicina es amado,
también hay un amor a la humanidad~


Imagen

Los pocos Awards que alguna vez gané
Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Zee
Miembro del Hall de la Fama
Miembro del Hall de la Fama
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 3278
Registrado: Mié Mar 04, 2009 1:37 am
Dinero: 213,276.64
Banco: 15,374.00
Ubicación: .mx
Sexo: Masculino
Clan: Bohemia Lectura
Facebook: Pregunta por MP
Estantería de objetos
Karma: 36

Re: [Evento Preglobal] The End Is Where We Begin

Notapor Saxor » Sab Oct 27, 2012 5:55 pm

Xayim cayó de bruces en el suelo. Se levantó rápidamente antes de que pudiera seguir tocando con sus manos aquel repugnante portal. Era extraño que el portal siguiera ahí. Los portales de oscuridad solían ser mucho más rápidos. O era el portal en concreto, o estaba pasando algo.

No se podía ver por dónde se iba, pues la fuerte luz cegaba a Xayim, que tenía que caminar a ciegas por aquel luminoso pasillo. A sus espaldas, el maestro Ronin atravesó el portal, y la luz alrededor suya desapareció, haciendo que solo se le pudiera ver a él, mientras se adelantaba a los demás.


¿Estáis todos? Bien. No os alejéis del camino, pues si os caéis os perderéis para siempre: solo quedará el olvido. Seguidme, la salida está por aquí…

Ronin empezó a caminar en una dirección, y todos los aprendices, traidores y demás le siguieron. Xayim no se quería quedar por mucho más tiempo allí dentro, así que deseaba con todas sus fuerzas que el portal funcionase bien lo antes posible. Habría sido irónico decir que vieron una oscuridad al final del túnel... pero fue otra luz, de color rojo, que indicaba la salida. El maestro, ilusionado, empezó a correr, ansioso, algo que Xayim pudo reconocer como... esa sensación que se da cuando alguien está a punto de conseguir algo muy ansiado...

Oh, vamos —una voz joven salió de ninguna parte—. Sabes que no es tan fácil.

Ronin se alertó ante aquella voz, retrocediendo e invocando su Llave Espada. ¿Estaba pasando algo? Según su memoria, Saxor y Ragun intentaron hacerle retroceder hace mucho tiempo... y aquella voz solo lo hizo con su palabra. ¿Tanto atemorizaba aquella voz al Maestro de Maestros?

Última oportunidad. Abandonad este mundo ahora u os eliminaré. Sabéis que puedo hacerlo.

¿Y por eso tienes que traer tu caballería? Patético —aquella voz se rió de una forma muy afeminada, ridiculizando las amenazas del maestro que hasta hace unos minutos los había atado como perros,—. ¿Saben la verdad acaso? ¿O solo los traes a una muerte segura en otro inútil intento de arrebatar lo que es nuestro desde antes de que tú te interesaras por nosotros siquiera?

Xayim se puso a pensar sobre ''la verdad''. Tal vez no era cosa de Ryota y los demás la emboscada a los maestros de Tierra de Partida, pero se lo había inventado todo para engañarlos...

Un terremoto empezó a destrozar el portal de luz. Haciéndolo cada vez más inestable. Xayim sintió, en realidad, algo de miedo. Pilares de luz empezaron a caer, pues los oía caer al lado suya.

¿Por qué no te rindes? Esta guerra es ya una tontería. Déjalo estar. Ya te hemos ganado tres veces…─ ¿Tres veces? Aquella situación le parecía cada vez más extraña... y Ronin parecía cada vez más el malo de la película.

Y lo seguiré intentando — Aquellas palabras del Ronin parecieron disgustar a la voz afeminada, que empezó a chasquear la lengua.

No. Esta es la última vez.

Los temblores se volvieron mucho más fuertes de golpe, tirando a la mayoría de ellos. La inmensa luz que los rodeaba empezó a apagarse y encenderse, pudiendo ver algo que no habían visto antes y que le dio a Xayim un vuelco del corazón. Una oscuridad inacabable les envolvía, y los ojos de Xayim brillaban. Había encontrado lo que tanto había buscado: La oscuridad que algún día afloró los mundos se encontraba allí, intacta... y con ganas de devorarles, incluso a él. Ahora que estaba tan cerca de ella... y le quería devorar. Pero era cierto, aún no era lo suficientemente fuerte para manipularla, y primero debía destruir cualquier resquicio de luz, y para eso debía aprender a hacerlo.

Se sorprendió al ver a Ronin gatear hacia el agujero con luz roja que representaba la salida del portal, dejando a todos los aprendices atrás. Le resultaba divertido ver quién era el perro ahora.

¡No me quedaré fuera! ¡No de nuevo! —aseguró el Maestro, casi tocándolo y atravesándolo. Unos centímetros más…—. ¡Este es MI mundo! ¡Me pertenece por derecho propio! ¡Es mi…!

Un... ¿niño? apareció enfrente de la salida del portal e impidió seguir avanzando a Ronin.

Eliminado.


Una patada. Una patada de un niño fue lo único que bastó para vencer al Maestro de Maestros. Esa patada tiró al pobre Ronin hacia lo más profundo de aquella inmensa oscuridad, mientras gritaba de terror. Ronin iba a morir... y eso no significaba que Xayim no pudiera morir también.

Una única lágrima, por extraño que pareciese, recorrió la cara de Xayim. Se llevó la mano a la mejilla, y miró atónito aquella lágrima. ¿Le entristecía la muerte de Ronin? No era posible, Saxor estaba muerto, los sentimientos hacia las personas que Saxor conoció no deberían existir. Era... imposible.

Si queréis ser salvados, venid conmigo.


El niño extendió la mano. Era la única posibilidad de sobrevivir. Tenía que hacerlo, o se convertiría en parte de aquella oscuridad, pero no sería el controlador, sino el controlado.

La gente empezó a avanzar, hacia aquel niño, para salvar sus vidas.

Te-tendremos... que apañárnoslas sin el... Maestro. Nuestra misión no ha cambiado, tenemos que salvar Villa Crepúsculo─ Xayim escuchó, atónito, las palabras de Light. No podía creer lo que estaba oyendo, y lo que parecían ser los pensamientos de algunos.

¿Me tomáis el pelo? ¿Aún creéis en ese que os ha dejado tirados y ha muerto en consecuencia?─ Preguntó lo suficientemente alto para que todas las personas de aquel lugar le escucharan.─ Ronin no nos ha intentado llevar hasta Villa Crepúsculo para salvarla, lo ha hecho para que se la conquistemos por él. Os ha engañado a todos. Esa misión que nos encomendó era una gran mentira para que le hiciéramos el trabajo sucio. Como dijo Ryota hace meses, solo sois carne de cañón. Solo le ha empujado la codicia, y esa codicia ha acabado con él.

Si queréis seguir con aquel que os ha engañado y traicionado, sería mejor que lo siguierais en su muerte. Sois patéticos.

Tras aquel discurso, viajó decidido hacia el niño. En cuanto escapara de aquella situación, volvería a Bastión Hueco para seguir fortaleciéndose y, en un futuro, volvería para liberar aquella oscuridad.
Imagen
Gracias a Ita por la firma~
Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen

RolKHWorld: Cronología
Spoiler: Mostrar
Primer Arco: Corrupción

1ª Saga
Prólogo: Sólo los más fuertes... [Bastión Hueco]
Encuentro: Recién llegado [Tierra de Partida]
Trama: Un paso atrás [Tierra de Partida]
Trama: Y digo ¡salta! [Coliseo del Olimpo]
Encuentro: La ciudad eterna [El Mundo Inexistente]
Encuentro: Persecución enmascarada [Villa Crepúsculo]
Encuentro: Un lugar al que regresar [Espacio Profundo]
Trama: ¿¡Es que nadie piensa en los niños!? [Islas del Destino]
Misión: Cuidado con los asteroides [Espacio Profundo]
Encuentro: Perros, lagartos y osos parlantes [Bosque de los 100 Acres]
Encuentro: Las apariencias engañan [Tierra de Partida]
Trama: ¡Se me ha metido placton en la nariz! [Atlántica]
Evento Global: Ocaso de una estrella (Primera parte) [Bastión Hueco]
Evento Global: Ocaso de una estrella: Ruta 3 (Segunda parte) [Bastión Hueco]
Evento Global: Ocaso de una estrella (Parte final) [Bastión Hueco]

Segundo Arco: Perdición

2ª Saga
Misión: Dulces olores [Monstruo] (Inconclusa)
Trama: Ángeles Caídos [Intersticio entre los mundos]
Encuentro: Laberinto Paranoico [Espacio Paranoico]
Trama: Alianza en las Penumbras [El Mundo Inexistente]
Encuentro: ??? [???]
Encuentro: Pasado olvidado [Ciudad de Paso]
Encuentro: Coincidencias alarmantes [País de Nunca Jamás] (Inconcluso)
Trama: Cada loco con su tema [País de las maravillas]
Evento Preglobal: The End Is Where We Begin (Day 0: The Introduction) [¿Villa Crepúsculo?]
Evento Global: The End Is Where We Begin (Día 1 - Sector 1: Crepúsculo) [¿Villa Crepúsculo?]
Evento Global: The End Is Where We Begin (Día 2 - Sector 3: Ocaso) [¿Villa Crepúsculo?]
Evento Global: The End Is Where We Begin (Día 3 - Sector 4: Túneles) [¿Villa Crepúsculo?]
Evento Global: The End Is Where We Begin (Día 4 - Sector 3: Ocaso) [Villa Crepúsculo Virtual]
Evento Global: The End Is Where We Begin (Día 5 - Sector 2: Atardecer) [Villa Crepúsculo Virtual]
Evento Global: Datastream (Primera parte) [La Red]
Evento Global: Datastream - Ruta de la Eliminación (Segunda parte) [La Red]
Evento Global: Datastream (Parte final) [La Red]

Tercer Arco: Rebelión

3ª Saga
Trama: Crisis de tierras sin dueño [Ciudad de Paso]
Encuentro: Día de monos [Selva Profunda]
Trama: Asalto a la Torre [Torre de los Misterios]
Trama: De cero a héroe [Coliseo del Olimpo]
Trama: En busca del corazón [Espacio Paranoico]
Evento Global: El Esclavo del Olvido (Primera parte) [Castillo del Olvido]
Evento Global: El Esclavo del Olvido - Ruta del Caído (Segunda parte) [Castillo del Olvido]
Evento Global: El Esclavo del Olvido (Parte final) [Castillo del Olvido]
Secret Episode: Another Side, Another Story - The Last Twilight [Villa Crepúsculo]

Cuarto Arco: Colisión

4ª Saga
Trama: Leyendas se contarán [Tierra de Dragones] (en proceso)


No Canon
Especial libre: San Valentín [Tierra de Partida] [Corrupción]
Especial libre: Halloween [Ciudad de Halloween] [Perdición]
Especial libre: ¡Feliz Navidad 2012! [Bastión Hueco] [Perdición]
Especial libre: Historias de San Valentín [Bastión Hueco] [Perdición]
Especial libre: Venid, mis pequeños [Villa Crepúsculo] [Perdición]
Especial libre: ¡Feliz Navidad 2013! [Bastión Hueco] [Perdición]
Especial libre: La mansión encantada [Ciudad de Halloween] [Rebelión]
Especial libre: El laberinto de los corazones [???] [Rebelión]
Especial libre: ¡Los reyes han llegado! [Tierra de Partida] [Rebelión]
Especial libre: La Mansión Encantada II: La Venganza [Ciudad de Halloween] [Rebelión]
Especial libre: World War Christmas [Tierra de Partida] [Colisión]
Avatar de Usuario
Saxor
42. Atisbota
42. Atisbota
 
Mensajes: 1239
Registrado: Jue Oct 21, 2010 9:14 pm
Dinero: 649,366.31
Banco: 15,749.69
Ubicación: En el Mundo Digital
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 8

Re: [Evento Preglobal] The End Is Where We Begin

Notapor EspeYuna » Sab Oct 27, 2012 7:52 pm

¿Qué ocurre, Light, Xefil..? ¡Argh!

Pasando a través de aquel laberinto de luz, el Maestro Ronin nos advirtió del posible peligro de "caer en el olvido". ¿A qué se refería? ¿Peligro, en aquel cálido lugar rebosante de la más pura luz? Sin embargo...

... algo ni iba bien, claro que no. Andaba a ciegas en aquel pasillo. Aquella rebosante luz, pura y mágica, atacaba violentamente mis pupilas, impidiéndome ver por donde pisaba, chocando sin poder evitarlo con otros aprendices.

Pensé en lo mal que lo debía estar pasando Ragun, pues su afinidad era la oscuridad pura y verdadera. ¿Por qué nosotros, los portadores de la Llave-Espada, teníamos que caminar con tanta dificultad? Es más, ya habíamos experimentado el atravesar portales, tanto de luz como de oscuridad. Pero aquella luz era insoportable. ¿Dónde se había quedado la calidez de esos pasillos que atravesé hacia la salvación?

Girando hacia mis compañeros de nuevo, una silueta que bien reconocería entre todas pasó a mi lado. Y unas palabras fueron susurradas a mi oído:

No mueras.

Abrí los ojos como platos, o como pude, y observé la espalda de Ragun alejarse. Sorprendida porque me dedicara esas palabras —y sabiendo que alguna parte de su ser estuvo a punto de matarme una vez—, le respondí para mis adentros:

No pienso hacerlo.

Entonces fue cuando el Maestro Ronin estaba anunciando nuestra ansiada llegada a Villa Crepúsculo. Pude reconocer a lo lejos el tenue brillo del sol de la Villa, llenándola de su eterno atardecer. Pero...

Algo no iba bien. La expresión del rostro de Ronin... daba miedo. Unos ojos llenos de desesperación por querer llegar a la Villa. ¿Tan preocupado estaba por Lyn y los demás...? ¿Por los habitantes? ¿Por el equilibrio de los mundos? ¿Por...?

"¿Sobrevivir?", preguntó con extrañeza Ángel, en algún lugar de mi corazón.

Oh, vamos. Sabes que no es tan fácil.

Una voz, joven y misteriosa, resonó en el pasillo. Ronin se alertó, invocando su arma... ¿estaba tan asustado? ¿El Maestro de Maestros, Ronin? ¿Por qué diantres estaba temblando?

Última oportunidad. Abandonad este mundo ahora u os eliminaré. Sabéis que puedo hacerlo.

¿Y por eso tienes que traer tu caballería? Patético. ¿Saben la verdad acaso? ¿O solo los traes a una muerte segura en otro inútil intento de arrebatar lo que es nuestro desde antes de que tú te interesaras por nosotros siquiera?

>>¿Por qué no te rindes? Esta guerra es ya una tontería. Déjalo estar. Ya te hemos ganado tres veces…

¿La verdad? ¿Caballería? ¿Guerra? No, no, no.

Carne de cañón

Y lo seguiré intentando

No. Esta es la última vez.

Hasta entonces no me había dado cuenta de que el suelo había comenzado a temblar. El propio malestar de mi cuerpo lo había amortiguado. Estaban comenzando a caer pilares de luz cerca de nosotros, por lo que reaccioné a tiempo apartándome de ellos. No, la luz no podía herir a portadores de la Llave-Espada... ¿o sí..? Vi como Light perdió el equilibrio durante unos instantes y cayó al suelo.

Mis ojos tornaron al terror cuando la luz dio paso a una infinita y poderosa oscuridad. Esa sensación, la había experimentado antes...

...cuando me enfrenté a Ragun. Más bien, al "otro Ragun". Aquel que quiso acabar con mi vida.

El terremoto se hizo más fuerte, haciendo que yo también perdiese el equilibrio. Me levanté como pude, buscando a mis compañeros con la mirada.

Algo me paralizó por completo. Pensé que Ronin se pondría en primera fila para hacer frente a aquel tsunami de oscuridad, que nos gritaría que huyésemos mientras él se hacía cargo.. pero la realidad fue otra. Nuestro Maestro gateaba con un rostro aterrorizado hacia Villa Crepúsculo. No. No era posible que nos fuese a abandonar, ¿verdad? ¿¡Verdad!?

Esto tiene que ser una pesadilla. No puede ser real. No puede...

¡No me quedaré fuera! ¡No de nuevo! ¡Este es MI mundo! ¡Me pertenece por derecho propio! ¡Es mi…!

¿¡Qué!?, grité en mi fuero interno, siendo atravesado por el grito desolado de Light, su pupilo.

En ese instante, una silueta surgió frente al Maestro Ronin. Un niño, por la estatura, pero no pudo ver sus facetas debido al contraste de la luz del interior con los rayos de sol del exterior. Cual fue mi grito desgarrador cuando dio una patada al Maestro, quien se encontraba a nada para...

Eliminado.


Las lágrimas comenzaron a surcar mis mejillas cuando Ronin cayó al vacío. "El olvido". Ronin... había muerto. Aquello no podía ser verdad. No era capaz de reaccionar, mi cuerpo se había quedado paralizado.

Si queréis ser salvados, venid conmigo.


El niño extendió la mano. Oí las palabras de Light en la lejanía. Sí, me parecían lejanas ante todo lo que estaba pasando. Sabía que tenía que moverme.

¡Nadhia, reacciona! ¡Vamos..! ¡Vamos!

Te-tendremos... que apañárnoslas sin el... Maestro. Nuestra misión no ha cambiado, tenemos que salvar Villa Crepúsculo

Alguien me cogió por los hombros, volviendo a otorgarme la necesidad de respirar.

"Vamos todos juntos"

"¿Me tomáis el pelo? ¿Aún creéis en ese que os ha dejado tirados y ha muerto en consecuencia? Ronin no nos ha intentado llevar hasta Villa Crepúsculo para salvarla, lo ha hecho para que se la conquistemos por él. Os ha engañado a todos.

>>Esa misión que nos encomendó era una gran mentira para que le hiciéramos el trabajo sucio. Como dijo Ryota hace meses, solo sois carne de cañón. Solo le ha empujado la codicia, y esa codicia ha acabado con él.

[...]


No quería seguir escuchando más. Sólo quería salir de allí. Despertar de aquella terrible pesadilla. Corrí junto a los brazos de Xefil, el cual me sostenía y empujaba a Alec para que reaccionara también.

Sí, debía sobrevivir.

Sobrevivir...
Imagen
¡Soy enfermera~!
Nurses are Angels on Earth
Imagen
Mi blog + DeCulture

Imagen
Imagen
Spoiler: Mostrar
Imagen
KHWorld Awards 2014
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2013
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2012
Imagen
ImagenImagen
Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
EspeYuna
115. Demyx
115. Demyx
The Unknowns
 
Mensajes: 3437
Registrado: Mar Feb 28, 2012 11:12 pm
Dinero: 53,263.25
Banco: 15,063.87
Ubicación: ¡Entrenándome en Tierra de Partida para combatir a los sincorazón! ¡Ah! ¡Y en FanPlace!
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 54

Re: [Evento Preglobal] The End Is Where We Begin

Notapor Suzume Mizuno » Dom Oct 28, 2012 11:27 pm

Fátima se cubrió los ojos con un brazo para no quedar deslumbrada por los destellos que surgían por todas partes del pasillo, y con el otro tanteó al frente para intentar no chocarse con nadie y tener algo con lo que apoyarse si se iba de bruces al suelo. Al cabo de un rato se extrañó. Cuando Ronin les llevó de Bastión Hueco a Tierra de Partida, el portal los trasladó inmediatamente. Ahora, en cambio, el camino se alargaba, y no entendía el motivo.

En un momento determinado, Ronin tomó la delantera y, por fin, Fátima pudo fijar la mirada. Era como si el Maestro repeliera la luz.

No os alejéis del camino, pues si os caéis os perderéis para siempre: solo quedará el olvido. Seguidme, la salida está por aquí…

Fátima sintió que se le ponían los pelos de punta. No entendía a qué se refería con el “olvido”, pero desde luego no se iba a quedar para comprobarlo. Siguió al Maestro, aliviada de que él, por algún misterioso motivo, pudiera desenvolverse con tal facilidad en medio de la cegadora luz, que atravesaba los párpados y dañaba las retinas en cuanto intentaba ver algo más allá de sus narices.

Por fin, el final del pasadizo se abrió ante ellos, de un intenso color rojizo.

Por fin, Villa Crepúsculo…

Oh, vamos —al principio, Fátima pensó que uno de los aprendices iba a quejarse. Pero luego se dio cuenta de que aquella frase iba a dirigida a Ronin cuando le escuchó decir, con evidente regocijo—. Sabes que no es tan fácil.

Ronin se puso en guardia, alerta, e invocó su Llave Espada.

Última oportunidad —amenazó—. Abandonad este mundo ahora u os eliminaré. Sabéis que puedo hacerlo.

¿Y por eso tienes que traer tu caballería? Patético —la voz soltó una risilla—. ¿Saben la verdad acaso? ¿O solo los traes a una muerte segura en otro inútil intento de arrebatar lo que es nuestro desde antes de que tú te interesaras por nosotros siquiera?

De pronto, el pasillo de luz empezó a temblar con tal brusquedad que Fátima tropezó y se dio de rodillas al suelo. Antes de que pudiera ni levantarse, sintió un golpe que la volvió a empujar contra el suelo, dejándola sin aliento. Con los ojos tan entrecerrados que apenas sí había una rendija entre sus párpados, intentó ver qué demonios estaba ocurriendo. Y, asombrada, vio cómo… pilares de luz se abatían sobre ellos. Mientras tanto, la voz continuaba hablando, con una seguridad en sí misma que resultaba irritante.

¿Por qué no te rindes? Esta guerra es ya una tontería. Déjalo estar. Ya te hemos ganado tres veces…

Y lo seguiré intentando

No. Esta es la última vez.

Si hasta entonces el pasillo había temblado, ahora comenzó a sacudirse con tal violencia que los alumnos que no habían tropezado cayeron al suelo. Las luces parpadeaban como bombillas en sus últimos momentos. Entonces, la oscuridad comenzó a extenderse a su alrededor. Fátima la sintió, se le oprimió el corazón, una sensación electrizante, angustiante, de vacío.

¡No me quedaré fuera! ¡No de nuevo! —se volvió para ver cómo Ronin gateaba hacia la puerta en medio de las sacudidas del pasillo, intentando alcanzarla. Y el alma se le vino al suelo. ¿¡Es que iba a abandonarles!? ¿No iba a hacer nada contra la oscuridad? O tal vez ni siquiera él podía detenerla…—. ¡Este es MI mundo! ¡Me pertenece por derecho propio! ¡Es mi…!

Entonces, una figura no demasiado alta se interpuso entre el portal y el Maestro. Fátima contempló, en medio de los cada vez más escasos destellos del túnel y la creciente oscuridad que amenazaba con devorarlo todo, cómo la figura le asestaba una patada a Ronin que lo lanzó fuera de camino. A la oscuridad.

Eliminado.


Varios aprendices chillaron, y Fátima estuvo entre ellos, al verle caer, hundirse en la oscuridad, como un muñeco al que le han cortado los hilos, y con una expresión de horror absoluto descomponiéndole el rostro.

Si queréis ser salvados, venid conmigo.


Fátima, perpleja, incapaz de asimilar lo que acababa de ver, se volvió hacia la figura. Les tendía la mano.

En cualquier otro momento habría pensado, habría intentando entender, habría desconfiado. Pero no lo hizo. Podía sentir la caricia de la oscuridad en su espalda, en el cuello, a punto de atraparla. Y lo único en lo que pudo pensar fue en huir. Corrió hacia la salida, intentando que los demás aprendices que también escapaban no la arrollaran por el camino.
Corrió y no pensó en más.

El grito de Ronin resonaba en sus oídos.
Imagen

¡Gracias por las firmas, Sally!


Awards~

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Suzume Mizuno
63. Komory Bat
63. Komory Bat
 
Mensajes: 1883
Registrado: Vie Mar 02, 2012 9:52 pm
Dinero: 1,462,577.72
Sexo: Femenino
Karma: 6

Re: [Evento Preglobal] The End Is Where We Begin

Notapor RedXIII » Lun Oct 29, 2012 7:26 pm

Al entrar en el portal, todo se envolvió de una luz cegadora ¿Que era aquello exactamente, y porque no le dejaba casi ver nada a su alrededor?

La recién presencia de Ronin hizo que se pudiera avistar el camino por el cual tenían que ir, como si fuera un guía, aun así, a Hiro le parecía demasiado luminoso el lugar y aprovecho la situación para ponerse sus gafas de sol; eran circulares y anaranjadas, con una extraña curvatura en forma de "W" en las patillas que se podía apreciar perfectamente en ambos lados.

Spoiler: Mostrar
Imagen


¿Estáis todos? Bien. No os alejéis del camino, pues si os caéis os perderéis para siempre: solo quedará el olvido. Seguidme, la salida está por aquí…

Entre aquella luz le costaba ver tan siquiera por donde iba Ronin, tal era la atención que ponía que pudo chocarse o rozar a más de un aprendiz por su camino.

Parecía el final del camino, pues, al final de tanta luz se podía contemplar una "extraña" salida.

Allí está… Por fin, Villa Crepúsculo… Su tierra natal, tan cerca y a la vez aquella sensación de estar lejos de ella, como si nunca fuera a volver.

Oh, vamos — Interrumpió a Ronin, no parecía mucho más mayor que Hiro, ya que tenía una voz joven—. Sabes que no es tan fácil.

Parecía muy tenso, demasiado, ya que al son de su voz se puso alerta e invoco su llave espada.

Última oportunidad. Abandonad este mundo ahora u os eliminaré. Sabéis que puedo hacerlo. Era una clara amenaza, sin duda aquella voz no podía significar nada bueno.

¿Y por eso tienes que traer tu caballería? Patético — Soltó una breve y afeminada sonrisita.

Wow, una risa malvada, si señor— Dijo sarcásticamente Hiro.

. ¿Saben la verdad acaso? ¿O solo los traes a una muerte segura en otro inútil intento de arrebatar lo que es nuestro desde antes de que tú te interesaras por nosotros siquiera?

De golpe, aquel lugar empezó a temblar, a la vez que caía algo, parecía ser algo largo y robusto, como... pilares ¿Había algo allí aparte de la luz?

¿Por qué no te rindes? Esta guerra es ya una tontería. Déjalo estar. Ya te hemos ganado tres veces…

Y lo seguiré intentando — Era difícil de creer que hubieran ganado a Ronin alguna vez, pero por un momento se sintió identificado con el, aquello le recordó tanto al suceso del bosque...

No. Esta es la última vez.

Los temblores aumentaron, tirando a la mayoría de gente al suelo, Hiro intento mantener el equilibrio en todo momento, pero aquellos temblores eran demasiado fuertes para hacerlo, pensó que sería mejor tirarse al suelo, desgraciadamente las luces que se apagaban mostraban una imagen poco alentadora para todos, la oscuridad, aquel lugar estaba rodeado de oscuridad, la pura esencia de la oscuridad parecía acercarse a ellos, haciendo que la salida la cual tenían enfrente fuera inaccesible, era una situación muy tensa, no podía creer que murieran de esa forma sin hacer nada, y mucho menos al lado de Ronin, desgraciadamente el maestro lo único que hizo fue gatear hasta el portal, intentando, como podía, llegar.

¡No me quedaré fuera! ¡No de nuevo! ¡Este es MI mundo! ¡Me pertenece por derecho propio! ¡Es mi…!

Alguien se interpuso en el portal, aquella luz del crepúsculo que tantos recuerdos le traía era la causante de que no pudiera, gracias a las gafas de sol podía mantener la mirada sin cegarse.

Eliminado.

Aquella persona dio una patada, echando a Ronin en la oscuridad...

¡MAESTRO RONIN!— Gritó lo más que pudo mientras el maestro exhalaba un grito, su rostro, mientas intentaba volver a alcanzar el camino, era un rostro asustado, casi desesperado ¿Era tan malo aquello, "caer"? No pudo evitar sentir lastima y dolor por el maestro y al parecer, muchos de sus compañeros le acompañaron en su lamento, mientras caía se podían escuchar los gritos de los aprendices.

¡Maldito!— Intentó sacar su revólver y disparar al que había empujado al Maestro hacia la oscuridad, pero desgraciadamente aquellos temblores hacían imposible que pudiera apuntarle, y lo que era más importante, si fallaba podía darle en la cabeza y matarlo.

Si queréis ser salvados, venid conmigo.


Aquella misma persona ofreció la posibilidad de salvarse, Hiro corrió, corrió lo más que pudo hacia el, enfadado, triste, resentido, mostrando un gran abanico de sentimientos, con la intención de embestirle, mientras unas lagrimas acompañaban a su tristeza, recordando lo que le dijo una vez el maestro.

¡Nos vamos de excursión!— No... eso no... —Algún día os enseñaré a hacer lo mismo, os lo prometo— Ronin le prometió enseñarle a invocar su Gilder sin lanzar la llave al aire, se lo prometió, no podía romper aquel pacto entre ellos de aquella manera, aquella promesa era la única que hacía pensar a Hiro que el Maestro Ronin seguía vivo.

Cuanto más se acercaba más podía notar el olor de su lugar natal.
Imagen

Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen


-Hollow is in the web, all's right with the foro-
Avatar de Usuario
RedXIII
Moderador
Moderador
AnimeDesign
 
Mensajes: 4120
Registrado: Jue Abr 24, 2008 7:53 pm
Dinero: 1,304,654.66
Banco: 2,218,933.14
Ubicación: En la isla puntería.
Sexo: Masculino
Clan: AnimeDesign
Tumblr: Se han matado ellos solos
Facebook: Der Uramaki
Youtube: No subo nada
Instagram: Ni lo miro
Estantería de objetos
Karma: 41

Re: [Evento Preglobal] The End Is Where We Begin

Notapor ruan » Lun Oct 29, 2012 11:57 pm

El entrar en el portal de luz me encontré en una especie de pasillo que era tan brillante que cegaba.

Atravesar el pasillo fue una tortura, no veía prácticamente nada aparte de unas siluetas y a Ronin.

¿Estáis todos? — preguntó el Maestro contando a todos los que habían entrado—. Bien. No os alejéis del camino, pues si os caéis os perderéis para siempre: solo quedará el olvido. Seguidme, la salida está por aquí…

Aquello me asustó, y mucho. No veía ninguna especie de agujero en el suelo o algo parecido, era todo muy brillante. Sin
embargo seguí al Maestro, que andaba muy decido. Parecía que no veía toda esa iluminación tan insoportable.

Y cuando parecía que aquel túnel brillante no iba a acabar nunca vi en la lejanía una luz roja. Seguramente sería la salida.

Allí está…— susurró el Maestro, pero yo lo escuché—. Por fin, Villa Crepúsculo…

Oh, vamos — hablo una voz masculina y desconocida—. Sabes que no es tan fácil.

Ronin se puso en alerta, giró la cabeza en busca del desconocido e invocó su llave espada.

Última oportunidad — dijo el Maestro —. Abandonad este mundo ahora u os eliminaré. Sabéis que puedo hacerlo.

¿Y por eso tienes que traer tu caballería? Patético — la voz soltó una risa femenina que me hizo dudar de si era hombre o mujer—. ¿Saben la verdad acaso? ¿O solo los traes a una muerte segura en otro inútil intento de arrebatar lo que es nuestro desde antes de que tú te interesaras por nosotros siquiera?

Me pregunté de qué verdad hablaba la voz.

Sin embargo, antes de obtener la respuesta, el pasillo tembló. Cayeron varias cosas pesadas encima de mí.

¿Por qué no te rindes? Esta guerra es ya una tontería. Déjalo estar. Ya te hemos ganado tres veces…

Y lo seguiré intentando — el Maestro le desafió.

No. Esta es la última vez.

De repente, los temblores se volvieron más intensos. Tengo que asumir, que por un momento temí por mi vida. Los aprendices y el Maestro caímos al suelo. Las luces comenzaron a apagarse y encenderse.

Y lo que vi en esos momentos flashes me asustaron. La oscuridad más intensa se acercaba a nosotros y a nuestra salida.

Me levanté y salí disparado hacía ella, corriendo con todas mis fuerzas intentando esquivar a cualquier persona que estaba cerca, sin embargo choqué con unas cuantas.

Pero lo que vino a continuación fue lo peor de todo:

¡No me quedaré fuera! ¡No de nuevo! — el Maestro estaba a cuatro patas casi tocando la luz roja —. ¡Este es MI mundo! ¡Me pertenece por derecho propio! ¡Es mi…!

Un niño estaba en la medio de nuestra salida. No pude ver ni su cara ni su ropa porque él estaba envuelto por la sombra de la luz del portal.

Eliminado.


El niño chutó a Ronin haciendo que esté cayera en el vacío.

Si queréis ser salvados, venid conmigo.


La figura nos extendió la mano.

No quería acabar como el Maestro así que decidí ir con él.
Imagen
ruan
6. Pirata
6. Pirata
 
Mensajes: 152
Registrado: Dom Ene 16, 2011 11:37 pm
Dinero: 5,731.95
Sexo: Masculino
Karma: 0

Re: [Evento Preglobal] The End Is Where We Begin

Notapor LightHelco » Mar Oct 30, 2012 1:50 am

No entendía lo que pasaba.

Ronin había tenido que entrar en el portal al ver que nosotros no podríamos avanzar entre tanta luz, pero en el trayecto alguien nos detuvo y empezó a discutir con el Maestro.

Lo siguiente fue el caos.

¡No me quedaré fuera! ¡No de nuevo! —gritaba el hombre de forma desesperada —. Este es MI mundo! ¡Me pertenece por derecho propio! ¡Es mi…!

¿Su mundo? ¿De qué narices hablaba? Intentaba descubrir a que venía aquello, pero la luz me cegaba totalmente, aun así fui capaz de escuchar el grito de terror de Ronin mientras caía al vacio y al resto de mis compañeros y enemigos alarmados hablar sobre él como la oscuridad se nos echaba encima.

Si queréis ser salvados, venid conmigo.


¿Con él había arrojado a nuestro maestro a la nada? Tampoco teníamos muchas opciones más, la puerta hacia Villa Crepusculo se encontraba en frente nuestro y la masa negra se nos echaría totalmente encima en cualquier momento.

Te-tendremos... que apañárnoslas sin el... Maestro. Nuestra misión no ha cambiado, tenemos que salvar Villa Crepúsculo. Si queremos salvarnos... nos mantendremos unidos —intentó decir Light para animarnos y mantenernos firmes para salvar nuestras vidas.

Todo estaba pasando demasiado rápido. Los aprendices corrían rápido hacia la puerta y Nadhia y Xefil tampoco se quedaban atrás, el último de los dos dándome un pequeño empujoncito para que reaccionase.

¡Vamos, primero debemos salir! ¡No vamos a darles el placer de haber muerto aquí! —nos animó Xefil para que no nos quedásemos atrás.

Asintiendo eché a correr intentando no perder de vista el color rojo de nuestra salida. Le ofrecí la mano a Nadhia para que pudiera seguirnos y de pasó no dejarle al joven noble como el que debía cargar con todos.
ImagenImagenImagenImagen



Logros:
Spoiler: Mostrar
ImagenImagenImagen


Awards:
Spoiler: Mostrar
ImagenImagen
ImagenImagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
LightHelco
111. Roxas Organización
111. Roxas Organización
The Unknowns
 
Mensajes: 3303
Registrado: Jue Jun 07, 2012 10:42 am
Dinero: 320,406.83
Banco: 15,568.00
Ubicación: Un lugar con lapiz y goma
Sexo: Femenino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 16

Re: [Evento Preglobal] The End Is Where We Begin

Notapor Nell » Mar Oct 30, 2012 2:09 am

Muchas cosas habían cambiado en Tierra de Partida desde la llegada de la muchacha. Y ésta, a quienes los cambios le eran habituales, y la vida monótona no estaba hecha para ella, no le importó. Disfrutó todo lo que pudo de la estabilidad, al tiempo que deseaba fervientemente participar en los próximos acontecimientos que giraran entorno a ese lugar.

Porque era obvio que algo tenía que cambiar. La última vez, fue la división del grupo. ¿Qué sería lo siguiente?

Estaba expectante. Por eso mismo, la semana vacía fue una horrible experiencia para la chica. Sabía que algo pasaba. Algo sucedía. Y cada vez se ponía más nerviosa. ¿Cómo podía verse involucrado en ello? ¡No iba a perderse, de ningún modo, la siguiente excursión!

Hasta que, finalmente, Ronin regresó.

* * *


Hana, al igual que los demás, había recibido la notificación del maestro de Maestros que los convocaba. Acudió de inmediato, junto a sus compañeros, con quienes escuchó y presenció la irrealista escena que se presentó ante sus ojos. No había conocido hasta entonces a Ronin, pero le gustaba aquel carácter. Mano dura con el enemigo. Porque así era como debían ser tratados a partir de entonces.

Y la noticia sobre la muerte de Rebecca… Obviamente, no la afectó. No tenía corazón.

Por otro lado, no pudo dejar pasar desapercibidos ciertos comentarios de algunos compañeros. ¿Cómo no iban a matarlos? ¡De menudas almas caritativas estaba rodeada! ¡Seguramente ellos los asesinasen si pudieran! Más tarde, se sorprendería de que, efectivamente, Ronin prefería utilizarlos a acabar con ellos.

Como si la vida que hemos escogido no fuera, en realidad, la lucha por demostrar que la única justicia que se impondrá será la del más fuerte —murmuró. Obviamente, debían demostrar que eran ellos los ganadores. Incluso si eso requería de matanzas. No le importaba.

Ronin explicó, de camino adondequiera que nos estuviera guiando, que debían acompañarle a Villa Crepúsculo para liberar… algo. Hana perdió el hilo de la conversación, porque estaba extasiada de emoción. ¡Por fin! ¡Había estado esperando una misión como aquella desde hacía semanas! Había merecido la pena la espera.

Se acercó a coger una de las pociones que el Maestro ofrecía, aunque no sabía si quedaba alguna para ella. Y, finalmente, franquearon el portal de luz que nos había abierto. Optó por cerrar los ojos, ante la devastadora luminosidad del ambiente, y avanzar a tientas, entre los cuerpos del resto de aprendices. Al final, tuvieron que ser guiados por el propio Ronin, pues incluso bajo la oscuridad de los párpados era imposible avanzar.

Y, entonces, una nueva voz, aparte de la de Ronin. Hana abrió los ojos, repentinamente, buscando la fuente. Nunca antes la había escuchado, pero comenzó a hablar con familiaridad al Maestro. ¿Quién sería? ¿Un enemigo? Entonces…, bien. ¿¡Dónde estaba!? ¡Porque Hana podía apalizarlo en cuanto apareciera!

O eso, al menos, habría dicho, si el ambiente se hubiese tornado tenso. La conversación, en sí, no dejaba lugar a dudas de que se habían metido en un asunto muy serio. Y pese a que a Hana no le importaba ninguna de las chorradas que soltaban, no podía dejar de advertir que veía, tanto a Ronin, como a la nueva voz…, lejanos. Pero para ella era impensable no estar al nivel de aquellos tipos que aún no conocía.

Entonces, tras mencionar tres intentos que no llegó a comprender, el propio lugar pareció colapsar. Perdió el equilibrio, pese a lograr mantenerse en pie, y la vio: la oscuridad. Como siempre, acechando, y… engullendo a un desesperado Ronin que no pudo escapar de ella.

Hana realmente lo lamentó por él. Le había parecido un buen tipo.

El culpable directo, por lo que parecía, de la muerte de ésta había sido una figura engullida por la luz, que nada dejaba entrever de su aspecto. Les pidió que lo acompañaran para salvarse. Obviamente, era de locos aceptar. Seguramente los echase también a la oscuridad en cuanto tuviesen ocasión.

Pero… si no aceptaban, su única alternativa para salvarse era regresar a Tierra de Partida. Y Hana no había iniciado aquella aventura para retirarse casi al empezar, no señor. Vio como otros, antes que ella, tomaban la misma decisión y aceptaban la propuesta de la figura.

Hana no dudó más. Extendió la mano, buscando la de aquella persona. No quería realmente ninguna salvación, ni le importaba una mierda la intención de Ronin al enviarlos allí. Vencer a los sincorazón, salvar Villa Crepúsculo... Todo daba igual. Lo único que deseaba la chica, ante todo, era comenzar. Vivir una experiencia que jamás pudiera olvidar.

El principio que haría todo terminar.
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Awards 2010-2011, 2012, 2013, 2014 y 2015
Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
ImagenImagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

¡Gracias a todos los que votasteis!
Avatar de Usuario
Nell
161. Kairixula
161. Kairixula
The Unknowns
 
Mensajes: 6373
Registrado: Jue Dic 17, 2009 10:18 pm
Dinero: 19.43
Banco: 48,402.75
Ubicación: Intentando desengancharme de la Lotería ;_;
Sexo: Femenino
Estantería de objetos
Karma: 65

Re: [Evento Preglobal] The End Is Where We Begin

Notapor Soul Artist » Mié Oct 31, 2012 1:30 am

Al atravesar el portal los rayos de la luz del sol les cegaron por unos instantes. Poco a poco, su visión se fue acostumbrando y pudieron ver la sombra recortada de numerosos edificios de gran altura. Sí, no cabía duda. Habían llegado:

Imagen

El asesino de Ronin había desaparecido sin dejar rastro; por más que buscaran no podrían encontrarlo. Y además, debió sorprenderles comprobar que la plazoleta en la que se encontraban todo transcurría con tranquilidad: no había rastro de Sincorazón.

Y más que normal. A espaldas de los aprendices se encontraba la estación central de trenes, que conectaba con todos los sectores de la ciudad, como las Terrazas del atardecer o la Playa del ocaso. El reloj, en la punta de la torre más alta de Villa Crepúsculo, marcaba las siete de la tarde. El repique de sus campanas recorría la ciudad, y se mezcló con el silbido de un tren.

Y no solo la puntualidad de los trenes seguía vigente, sino las costumbres de la ciudad. Si miraban a lo alto, verían a tres jóvenes, dos chicos y una jovencita, sentados en la cornisa de la torre del reloj mientras tomaban algo que parecía un helado de sal marina, a la vez que reían y hablaban. Los nativos sabrían que aquello era algo más que una preciosa costumbre dentro de las amistades... Aunque también peligrosa, pues un simple tropiezo significaba la muerte.

Los aprendices de la Llave Espada probablemente se quedarían sorprendidos ante aquella situación. El mundo parecía tan normal como siempre, en absoluto amenazado o destruido como estaba Bastión Hueco con respecto a Vergel Radiante. ¿Qué estaba ocurriendo? ¿Era posible que Ronin les hubiera mentido?

¿Intrusos?

La atención de los aprendices de la Llave Espada, alarmados, se dirigió hacia el portal de luz. Este parecía normal, pero para su disgusto, se cerró repentinamente y una figura se mostró tras él, con una baraja de cartas en la mano. Quienes hubiesen tenido la oportunidad de conocerle sabían que su presencia no auguraba nada bueno: se trataba de Andrei Saavedra.

Spoiler: Mostrar
Imagen

¿¡Cómo habéis llegado hasta aquí!?

Sin esperar una respuesta por parte de nadie, tomó la carta superior de la baraja y la arrojó contra la aprendiza que estaba más cerca de él; Hana, que había sido la última en salir del Portal. Cuando la carta tocó el pecho de la joven, todos los aprendices vieron, por un instante, una misma imagen: un hombre boca abajo, con su pie derecho extendido hacia el cielo y las manos inmovilizadas.

Y antes de que pudieran hacer nada, fueron alzados bruscamente por una mano invisible por los tobillos hasta quedar suspendidos un par de metros bocabajo en el aire. Andrei alzó su mano izquierda y, con un destello, invocó un móvil. Tecleó un número y se lo llevó al oído, sin quitarles el ojo a los jóvenes.

¿Maestra? —preguntó tras una corta espera, dejando de prestar atención a sus víctimas—. Andrei. Tenemos invitados. Sí... Voluntarios. Cincuenta platines a que ha sido Ronin...

Andrei permaneció en silencio, asintiendo de vez en cuando, en absoluto preocupado por los aprendices que colgaban bocabajo, debatiéndose para liberarse o incluso imprecándole: daba igual lo que intentaran los jóvenes, ninguno podría liberarse. Y una barrera le protegía de todo tipo de ataques.

Bien —afirmó tras dos interminables minutos—. En tal caso, aquí le espero...

Andrei colgó el teléfono y observó a los aprendices por encima del hombro. Soltó una pequeña risa y paseó entre algunos de ellos, sin miedo a que alguno intentara atacarle cruelmente mientras estaba despistado: los movimientos de los jóvenes en aquel estado eran lentos, inútiles ante alguien de su categoría. Cada paso que daba, cada mirada rápida, el movimiento de sus manos... Estaban llenos de prepotencia y orgullo. Era intocable.

Los cuerpos de todos tenían la figura de Andrei como foco receptor, girando en el aire para no poder apartar la vista ni aunque quisieran. El chico no dudó en colocarse en el centro para vanagloriarse con aquella situación, aumentando su ego.

No sabéis dónde os habéis metido —advirtió pasando por al lado de Hitori y deteniéndose para extender la mano, tomarle los mofletes y apretarlos, divertido—. Os lo advertí. Os lo dije. Estáis demasiado verdes. El mundo acabará con vosotros.

Entonces, a su espalda se abrió un portal de oscuridad, el cual dio paso a la nueva figura de una joven que, siendo sinceros, no superaría en edad a Andrei. Algunos aprendices como Xayim o Ragun la reconocieron de inmediato: Ariasu, su Maestra. Pero esta no reparó en su presencia en absoluto: es más, pasó por debajo de Saeko y ni se dignó a dirigirle la mirada. La mujer se aproximó con paso firme a Andrei, portando una vara que ninguno de ellos había visto antes.

Spoiler: Mostrar
Imagen

Maestra... —saludó Andrei a su modo. Ariasu no le devolvió el saludo: solo dirigió su mirada hacia su alrededor, paseando la vista sobre los cautivos.

¿Más participantes? —preguntó ella con un tono que mostraba algo de alegría—. Esto va a ser divertido. Pensaba que Ronin no iba a enviarnos a nadie más, no después de Akio y los demás.

¿Akio y los demás, enviados por Ronin? Las palabras de la mujer eran confusas y extrañas, pero... Muchos de ellos tendrían sus propias conclusiones que sacar. Pero, seguramente, todos llegaron a la única conclusión posible: ¿habría sido capaz el Maestro de...?

¿Ha terminado ya el juego? —preguntó Andrei. Ariasu negó con la cabeza.

Ahora mismo Ryota está disputando su encuentro final contra los últimos que quedan en la mansión. ¡No me puedo creer que Akio perdiera! —la Maestra se llevó las manos a los mofletes, estirándolos ligeramente, disgustada—. Si por alguien hubiese apostado, habría sido por él. ¡Es culpa de Lyn!

Con que Ryota...

Andrei tomó la carta superior de su baraja, observándola para sí mismo. Ariasu le dedicó una sonrisa burlona. El joven suspiró y volvió a colocarla en la parte baja del mazo, decepcionado.

¿Y bien? —preguntó Ariasu con interés al chico, ansiosa de conocer su respuesta.

Todavía es incierto, pero creo que quizás de todo llegues a ser... Game Master...

En el rostro de Ariasu se dibujó una amplia sonrisa. Significara lo que significara, no podía ser nada bueno para los aprendices de la Llave Espada.

Ambos caminaron la puerta de la estación de trenes, subiendo los escalones de la entrada para alzarse frente a los jóvenes. Tomó su vara y golpeó con delicadeza el suelo, permitiendo a los aprendices liberarse del hechizo de Andrei... Y caer de cabeza contra el frío suelo de ladrillo.

Villa Crepúsculo no os pertenece. Nunca lo hizo —habló la Maestra para que todos la escucharan. Apuntó con la vara hacia el sol, frente a ella, para señalar a los edificios de la ciudad—. Sus habitantes son más felices de lo que jamás lo serían con vuestro querido Ronin. Nos agradecen nuestra entrada en el mundo hace tres semanas, nuestra protección ante la amenaza que representáis.

Las calles comenzaron a llenarse de habitantes que se habían acercado a ver qué sucedía allí, a la vez que los jóvenes desde lo alto de la torre del reloj se asomaban para ver más de cerca la escena. Algunos parecían asustados y temerosos, otros destilaban odio. Pero aquellos sentimientos no iban enfocados, como cabría esperar, contra Ariasu y Andei, sino contra los confusos aprendices...

Quienes fueran de aquel mundo, podrían reconocer fácilmente muchas caras. Algunos de los habitantes que ahora les observaban con tan malos ojos eran compañeros de colegio, profesores, amigos... Familiares. Todos estaban allí. Y les odiaban.

Les hemos dado prosperidad, libertad, diversión... Y vida —la gente del pueblo afirmó en un griterío, apoyando el discurso de la mujer—. Mucho más de lo que Ronin haría nunca. Este es nuestro hogar, nuestra casa. Vosotros no sois nadie para venir a arrebatárnoslo. Pero ya que habéis venido hasta aquí como peones, ¿por qué no continur adelante? ¿Por qué no divertir a vuestro querido público?

»No tenéis la alternativa de negaros. Vuestra única opción es participar —Ariasu caminó hacia Light, colocó la punta de la vara bajo su mandíbula y le obligó a alzarla—. Siete días. Siete misiones. Cumplidlas, y lograréis vuestra libertad... Y nosotros abandonaremos este mundo. Fallad y... Bueno... Seréis eliminados.

La Maestra retiró la vara y chasqueó los dedos. El suelo bajo los pies de los aprendices comenzó a brillar con intensidad. Era un brillo cegador y, con seguridad, casi todos se protegieron los ojos. Pero hubo algunos, los más atrevidos, que quizás intentaron mirar. Y se quedaron atónitos, reconocieran o no lo que había a sus pies, porque el piso de ladrillo de la plaza había desaparecido: en su lugar, una enorme, gigantesca vidriera de cristal circular había surgido. Sus colores y figuras, su forma y dibujos... Todo era distinto en cada uno de ellos, teniendo su propia y exclusiva vidriera. La representación de sus vidas, de sus destinos...

Y esta —Ariasu alzó la mano— será vuestra entrada.

Y con un último chasquido, todo se vino abajo. Y el cristal se quebró en cientos, miles de fragmentos. Los aprendices se hundieron en una lluvia de esquirlas brillantes, en un pozo sin fondo, en la oscuridad.

Todos sintieron cómo sus corazones sufrían, se partían, dejándoles casi sin respiración durante aquellos instantes de caída. Habían perdido algo tan vital como el aire, más importante que cualquier amistad, lo valorasen o no. Como si les intentasen arrancar el órgano, la vida misma.

Ariasu sonrió. Algunos todavía pudieron escuchar sus palabras, que les llegaron desde muy lejos, susurradas, apenas sí un suspiro en medio de la nada. Algo que quizás no significase nada para ellos, pero que marcaría el resto de su existencia. Cuatro sencillas palabras:

Bienvenidos al Reapers' Game.

Spoiler: Mostrar

Fecha límite: 3 de Noviembre.
Fecha límite para inscribirse en el Evento Global: 1 de Noviembre.
Comienzo del Evento Global: 4 de Noviembre, a las 22.00, hora española peninsular.
ImagenImagenImagen
Imagen
¡Gracias, Flan, por Alexis e Ivan!
Imagen
Avatar de Usuario
Soul Artist
Miembro del Hall de la Fama
Miembro del Hall de la Fama
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 4170
Registrado: Dom Jul 30, 2006 3:30 pm
Dinero: 2,576.12
Banco: 4,041,456.56
Ubicación: Tus pesadillas
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 46

Re: [Evento Preglobal] The End Is Where We Begin

Notapor Tsuna » Mié Oct 31, 2012 9:19 pm

Spoiler: Mostrar


Estaba sola, sin mi querido Gengar apoyándome o ayudándome a mi lado, era todo bastante confuso, ¿cómo había terminado allí? Aquello era de locos, no comprendía nada.

En cuanto el destello desapareció, pude vislumbrar una especie de plaza. Yo caí al suelo, algo cansada, mirando al piso para evitar aquella cegadora luz proveniente del sol.

¿Intrusos? ¿¡Cómo habéis llegado hasta aquí!? —Dijo Andrei, que me había parecido verlo en alguna que otra ocasión por el castillo con sus cartas, a mí me parecía un fanático de las mismas. Inmediatamente lanzó una carta hacia aquella chica, no supe que clase de habilidad había usado, pero casi instantáneamente una extraña fuerza me inmovilizó en el aire, dejándome a mí y al resto boca abajo y "aprisionados".— ¿Maestra? —Dijo al aire, parecía estar utilizando aquel aparato. Permaneció un rato callado, asintiendo en varias ocasiones y dialogando con su maestra.— Andrei. Tenemos invitados. Sí... Voluntarios. Cincuenta platines a que ha sido Ronin... Bien. En tal caso, aquí le espero... —Concluyó, guardando de nuevo aquel artilugio.

Andrei comenzó a moverse por la zona, observando a todos los aprendices y mofándose de alguno que otro. A mí en ese momento me daba un poco lo mismo, sabía que no nos intentaría atacar, por el momento, en caso de hacerlo, tampoco tenía motivos para luchar contra él. Simplemente permanecí calmada, observando todo lo que sucedía, me encontraba confusa y desorientada, y ahora boca abajo, mareada.

No sabéis dónde os habéis metido. Os lo advertí. Os lo dije. Estáis demasiado verdes. El mundo acabará con vosotros. —Explicó mientras se burlaba de alguien agarrando sus mofletes. Parecía conocer ya a los que estaban allí. Poco después se centró en el portal de oscuridad que apareció cerca.— Maestra...

Andrei saludó a su maestra, Ariasu. Bueno, para ser exacta, también era mi maestra, no entendía qué sucedía allí, pero si estaba ella implicada, imaginé que no me podría pasar nada malo. Tendría que estar atenta a cualquier cosa que me pidiese, no le podía fallar, no me podía fallar a mí misma.

Como de costumbre, la maestra Ariasu recorrió la zona con esa peculiar actitud suya juguetona y llena de energía. Comenzó a dialogar con Andrei, y después con el resto de nosotros. Pareció ignorarme por completo, aunque imaginé que la situación no estaba como para ponerse a saludar a nadie. Escuché atentamente toda la conversación, de la que no entendí gran cosa.

¿Más participantes? Esto va a ser divertido. Pensaba que Ronin no iba a enviarnos a nadie más, no después de Akio y los demás.

¿Ha terminado ya el juego?

Ahora mismo Ryota está disputando su encuentro final contra los últimos que quedan en la mansión. ¡No me puedo creer que Akio perdiera! Si por alguien hubiese apostado, habría sido por él. ¡Es culpa de Lyn!

Con que Ryota... —Dijo algo decepcionado, tomando la carta superior de la baraja, observándola, y volviendo a colocarla en la parte inferior de la misma.

¿Y bien?

Todavía es incierto, pero creo que quizás de todo llegues a ser... Game Master...

La maestra Ariasu... ¿Game Master? ¿A qué se referirá?

La maestra sonrió, subiendo los escalones situados a los pies de aquella torre junto a su compañero. Debía admitir que aquella posición era demasiado incómoda, no me agradaba estar en el aire boca abajo y tan aturdida, el cuello y los brazos comenzaban a dolerme, y estaba por pedirle que deshiciera aquello de una vez, pero la maestra, para mi suerte, y puede que para los demás también, con su vara pareció liberar el hechizo de Andrei. Caí al suelo a gran velocidad e intenté amortiguar la caída como pude, me hice algo de daño en las manos.

La maestra continuó su explicación, yo no le encontré sentido, pero estaría atenta a cualquier cosa que quisiera ordenarme. Tragué saliva y analicé con calma la escena.

Villa Crepúsculo no os pertenece. Nunca lo hizo. Sus habitantes son más felices de lo que jamás lo serían con vuestro querido Ronin. Nos agradecen nuestra entrada en el mundo hace tres semanas, nuestra protección ante la amenaza que representáis. —Explicó con calma y en alto, mientras la gente de la zona comenzaba a rodear el lugar, apoyando claramente sus argumentos y su discurso. ¿Significaba eso que yo también era una amenaza? ¿Por qué? Era imposible, se estaría refiriendo a los demás, yo era y seguía siendo su fiel alumna, era evidente.

Les hemos dado prosperidad, libertad, diversión... Y vida. Mucho más de lo que Ronin haría nunca. Este es nuestro hogar, nuestra casa. Vosotros no sois nadie para venir a arrebatárnoslo. Pero ya que habéis venido hasta aquí como peones, ¿por qué no continuar adelante? ¿Por qué no divertir a vuestro querido público? No tenéis la alternativa de negaros. Vuestra única opción es participar. —Dijo acercándose a un chico, colocando su vara bajo su mandíbula y obligando al joven a alzarla.— Siete días. Siete misiones. Cumplidlas, y lograréis vuestra libertad... Y nosotros abandonaremos este mundo. Fallad y... Bueno... Seréis eliminados.

¿Tenía que cumplir con algo? Parecía que si tenía éxito, la maestra Ariasu se rendiría y abandonaría aquel mundo de una vez, ¿pero por qué yo debía estar en su contra? Miré a todos a mi alrededor y me levanté, aproximándome a mi maestra. Tenía muy claro lo que hacer, compartíamos un mismo objetivo, y me había ayudado a salir del mundo digital, no negaba que me tratase como un peón, es lo que había sido siempre, desde el PCM hasta sus propias manos, me juré a mí misma que no abandonaría a la gente de su bando, ¡ni a Shinju! Si tenía que cumplir una misión o ayudar a aquel mundo de los que representaban una amenaza, lo haría sin dudar.

Cuando estuve a pocos metros de ella, me arrodillé, apoyando una de mis rodillas y mi puño derecho en el suelo, a la vez que cerraba levemente los ojos.

Maestra Ariasu, cumpliré lo que sea. Si es necesario también liberar este mundo de los que usted considera una amenaza, lo haré. No tengo ningún problema con eliminar a alguno de los presentes. Usted debería saberlo bien. —Dije totalmente seria, no me acompañaba Gengar, por lo que debía mostrarme más decidida que nunca, si le fallaba a mi maestra, todo perdería sentido ya. ¿Que me utilizaba como un simple juguete? Siempre me habían utilizado, y gracias a mi determinación había salido victoriosa, además, esta vez la persona que me utilizaba, tenía mis mismos objetivos, la "Verdad Absoluta", me sentiría profundamente decepcionada de fallarle.

Dicho aquello, me retiré hasta el fondo sin mediar palabra.

La maestra chasqueó los dedos y una luz lo envolvió todo, lo siguiente fue confuso para mí... Pude ver apenas una especie de vidriera gigante circular bajo mis pies, diversos dibujos y figuras perfectamente esculpidas en su superficie me hicieron sentir algo extraño, había algunos rostros conocidos, como Ariasu, Shinju, Gengar... Mientras que en otras zonas, por no decir el resto de la plataforma, era color gris... ¿Qué era aquello?

Y esta será vuestra entrada.

Spoiler: Mostrar


No pude pensar con rapidez, la plataforma se hizo añicos tras un nuevo chasquear de dedos de la maestra. Comencé a caer en un extraño vacío, estaba todo oscuro, y empecé a perder el conocimiento...

¿Qué es... esta sensación?

Bienvenidos al Reapers' Game.
Avatar de Usuario
Tsuna
57. Ferrocustodio I
57. Ferrocustodio I
The Unknowns
 
Mensajes: 1680
Registrado: Mar Ene 03, 2012 5:12 am
Dinero: 691,216.48
Banco: 0.00
Ubicación: Perdida en el océano.
Sexo: Femenino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 17

Re: [Evento Preglobal] The End Is Where We Begin

Notapor Neas » Mié Oct 31, 2012 9:30 pm

Al salir de ese maldito pasillo me veo cegado de nuevo. Extrañado en un principio, acabo acostumbrándome.

El lugar es bonito: estamos en una plazuela, rodeados de edificios de tonos rojizos y con una gran torre a nuestro lado. Se ven bastantes puentes extraños apollados en pilares que se pierden en el vacío.

El reloj de la torre suena marcando las siete de la tardde. El crepúsculo es precioso... Hmm, crepúsculo. ¿Será esto lo que mencionó Ronin? ¿Es esto Villa Crepúsculo?

Imagen


Cuando me quise dar cuenta, aquel niño ya no estaba por ninguna parte. Posiblemente se habrá mezclado con la multitud.

¿Intrusos?

Al darme la vuelta alarmado por esa voz, veo como aquella extraña entrada se cierra para dejar al descubierto la figura de un chico con una baraja en la mano. Aunqeu no lo puedo asegurar, no creo que sea el asesino. la voz es distinta.

¿¡Cómo habéis llegado hasta aquí!?

Antes de que nadie respondiera, el chico le tira una de sus cartas a la chica que más cerca le pilla. De pronto, veo en mi cabeza la estraña imagen de un hombre cabeza abajo y con una pierna extendida hacia arriba. ¿La estaré viendo al revés? ¿Que pasa aquí?

La resupesta no se hizo de rogar pues de pronto me encuentro en la misma posición. Algo me agarra del tobillo derecho y lo hace a una distancia del suelo que no me gusta. Aún a riesgo de pegarmela, intento quitarmelo de encima aunque sea a base de darme en el pie con la llave (no hace falta decir que intento no hacerme daño) pero la punta del arma no choca con nada. No hay nada al rededor de mi pie.

Para cuando le vuelvo a prestar atención al niño de la cinta, me lo encuentro hablando por teléfono.

...cuenta platines a que ha sido Ronin...

¿Contar cincuenta platines? ¿Acaso es algún tipo de secuestro? ¿O es un mercenario que quiere cobrar la recompensa? ¿Y qué ha hecho Ronin? Tras un largo rato de silencio, por fin sigue hablando.

Bien. En tal caso, aquí le espero...

Al terminar, el chico nos mira riendose para sí mismo. Se pone a pasearse entre nosotros lleno de una prepotencia que no merece ni desprecio. Me habría dado igual si no fuera porque con cada paso que da me hace girarme para seguir mirándolo. Me estoy empezando a marear y si me diera por vomitar no se salvaba. Aún así hay que reconocer que nosotro ahí colgando no podemos defendernos así que mejor no hacer tonterías.

Se para en el centro expirando orgullo por los cuatro costados.

No sabéis dónde os habéis metido —habla ocupado jugueteando con las mejillas de otro prisionero—. Os lo advertí. Os lo dije. Estáis demasiado verdes. El mundo acabará con vosotros.

—Dale un cabezazo.

Soy tranquilo pero no de hielo. Hay cosas que tengo que decir. Por otro lado, ¿que advertencia les daría este cabrón? ¿A quien nos estamos enfrentando exáctamente?

De repente, veo con el rabillo del ojo a una niña no mayor que este engreido al que no puedo quitarle el ojo de encima. Lleva una vara en la mano. Espero que no pretenda "aquello."

Maestra...

¿Maestra? ¿Acaso es parte del grupo de desaparecidos que mencionaba Ronin? Espero que mi optimismo no sea en vano y esta mujer realmente pretenda sacarnos de aquí.

¿Más participantes?. Esto va a ser divertido. Pensaba que Ronin no iba a enviarnos a nadie más, no después de Akio y los demás.

Totalmente en vano. Ni el tono ni el contenido podían significar nada bueno para nosotros y parece que de hecho no somos el primer grupito de "participantes" ¿Ha estado trayendo Ronin gente aquí más de una vez? ¿Que diablos está pasando? Estoy empezando a asustarme. Vuelvo, con el mísmo resultado de antes, a intentar liberarme por todos los medios posibles. Me dá igual perder un pie si por ello puedo salir vivo de esta.

¿Ha terminado ya el juego?

Ahora mismo Ryota está disputando su encuentro final contra los últimos que quedan en la mansión—responde tras negar con la cabeza—. ¡No me puedo creer que Akio perdiera! —dice la maestrilla con gesto disgustado—. Si por alguien hubiese apostado, habría sido por él. ¡Es culpa de Lyn!

Con que Ryota...

El chico se puso a mirar sus cartas a lo que su compañera responde burona. Decepcionado, el chico deja la carta de nuevo en la baraja.

¿Y bien? —pregunta ansiosa la de la vara.

Todavía es incierto, pero creo que quizás de todo llegues a ser... Game Master...

¿Game Master? No entiendo las palabras pero la expresión sonriente de la rubia no me dice nada bueno. Seguidamente, los dos se dirigen a las puertas de la torre. Al llegar la chica golpea suavemente el suelo ...y yo también ...pero no tan suavemente. Al reincorporarme veo que no he sido el único en caer. Nos han liberado pero no me siento más tranquilo. Aquí pasa algo.

Villa Crepúsculo no os pertenece. Nunca lo hizo —habla alto y claro. Apuntando con la vara al sol—. Sus habitantes son más felices de lo que jamás lo serían con vuestro querido Ronin. Nos agradecen nuestra entrada en el mundo hace tres semanas, nuestra protección ante la amenaza que representáis.

Mientras hablaba, una multitud empieza a agolparse alrededor. Todos nos miran. Miradas de miedo. Miedo y odio. ¿Que les ha hecho esta gente? ¿Donde me he metido? Cada vez entiendo menos pero al menos sé que yo no soy culpable de nada y no pienso pagar por crímenes ajenos. Sin embargo, en estos momentos no puedo hacer más que quedarme quieto. Esperar. He de esperar al momento adecuado para largarme de aquí.

Les hemos dado prosperidad, libertad, diversión... Y vida —palabras apoyadas por la multitud—. Mucho más de lo que Ronin haría nunca. Este es nuestro hogar, nuestra casa. Vosotros no sois nadie para venir a arrebatárnoslo. Pero ya que habéis venido hasta aquí como peones, ¿por qué no continur adelante? ¿Por qué no divertir a vuestro querido público?

»No tenéis la alternativa de negaros. Vuestra única opción es participar —hablaba mientras obligaba a un chaval de pelo negro alevantar la cabeza a fuerza de empujarsela con la vara—. Siete días. Siete misiones. Cumplidlas, y lograréis vuestra libertad... Y nosotros abandonaremos este mundo. Fallad y... Bueno... Seréis eliminados.

Esto tiene que acabar ya. No pienso arriesgarme a que me maten en este maldito juego.

Justo cuando voy a salir corriendo, el suelo empieza a brillar y continua la fea costumbre de cegarme.

Y esta será vuestra entrada.

Al abrir los ojos apenas me da tiempo a distinguir una enorme vidriera en el suelo pues, antes de que pudiera distinguir nada, todo se hace pedazos y caemos todos al vacío.

Pero no es la caída lo que ahora me preocupa. No puedo respirar. Me duele el pecho. No. El corazón. Una vez más, la incertidumbre me envuelve y no sé que hacer pero esta vez no es igual. Esta vez siento que voy a morir de verdad. La mente se me nubla y no puedo pensar con claridad. Me invade una horrible impotencia ante ese profundo dolor. Siempre tuve miedo de la muerte pero nunca imaginé que fuera así. No puedo evitar llorar mientras me dirijo inevitablemente a mi fin.

Spoiler: Mostrar
Quisiera aclarar que no pretendo acabar con mi personaje ni nada parecido. Este último párrafo solo es producto de una mente llena de miedo.
Neas
14. Armadura
14. Armadura
 
Mensajes: 399
Registrado: Vie Ago 10, 2012 6:17 pm
Dinero: 62,179.11
Banco: 15,671.00
Ubicación: O en la Uni o en Tamriel.
Sexo: Masculino
Karma: -1

Re: [Evento Preglobal] The End Is Where We Begin

Notapor Sombra » Jue Nov 01, 2012 2:12 am

El extraño no estaba en la Plaza frente a la estación de trenes. Se había esfumado, aquel que había eliminado a Ronin para siempre... Todo estaba tranquilo, se escuchaba el murmullo de la gente paseando tranquilamente más abajo e incluso en la cima de la Torre del Reloj parecía haber un grupo de personas tomando posiblemente uno de los famosos helados de Sal Marina que tan ricos estaban.

¿No se suponía que había un ataque sincorazón?

Las campanas empezaron a sonar haciendo gala de su potente rugido, las siete de la tarde... Hasta aquel momento no sabía ni que hora era... Mejor dicho... ¿Qué fecha era? No lo recordaba...

Vi un tren acercarse hacia la ciudad desde la lejanía silbando y marcando su llegada.

¿De qué se suponía que se quejaba Ronin? ¿Dónde estaban los sincorazón? Ahora que lo pensaba... No recordaba nada de la supuesta misión en la que habíamos emboscado a los Maestros.

¿Intrusos?

Detrás del recién cerrado Portal de Luz una figura que reconocí apareció al otro lado. Un joven de piel morena y pelo oscuro algo largo. Andrei, uno de mis compañeros en Bastión Hueco con el que había hablado poquisimas veces que recordase.

¿¡Cómo habéis llegado hasta aquí!? —se alarmó al vernos. Intenté abrirme paso para explicarle la situación, pero entonces, antes de que pudiese decir o hacer nada se acercó un poco a la chica peliazul que había conocido en una ocasión; Hana y le lanzó una carta contra su cuerpo. Una imagen surgió en mi cabeza durante un instante: Una persona, un hombre que estaba boca abajo... No pude distinguir nada más, a parte de eso.

¡Wah! —exclamé sorprendido al verme suspendido en el aire boca abajo al igual que todos mis compañeros y ex-compañeros. Como había mucha gente alrededor no pude ver que hacía, pero escuché la conversación perfectamente.

¿Maestra? —preguntó, ¿se refería a Ariasu? ¿Nanashi?—. Andrei. Tenemos invitados. Sí... Voluntarios. Cincuenta platines a que ha sido Ronin...

Tras eso, silencio.

Miré a mi alrededor, a un metro de distancia se encontraba Xefil, no pude evitar mirarle unos instantes sin saber muy bien que decir en un principio.

Xefil —llamé discretamente, en cuanto se diese cuenta de mí seguiría hablandole—. En cuanto tengáis oportunidad, escapa con todos los que puedas sin que se den cuenta. No intentes enfrentarte a ninguno. Wix es un "enemigo fácil" en comparación a cualquiera de los otros —le informé. En realidad, a pesar de mostrarme muy arisco seguía aprenciando en cierto modo a todos aquellos que habían sido mis compañeros. Mentiría si negase que no temía por ellos—. Serías un buen líder, podrás hacerlo.

Bien —dijo de pronto.—. En tal caso, aquí le espero...

Imaginé que el joven colgó el teléfono con aquella última frase. Rió y empezó a pasarse por debajo de nosotros. En realidad, no me importaba mucho el que se riese de todos. Me daba un poco igual. Cuando se puso hacia el centro de todos empecé a girar para no poder apartar mi mirada de él. Con tanta vuelta iba a quedar bien mareado...

No sabéis dónde os habéis metido —comentó algo amenazador. En realidad, no tenía mucho miedo. Yo era uno de ellos por lo que supuse que en cuanto nos reconociesen nos liberarían—. Os lo advertí. Os lo dije. Estáis demasiado verdes. El mundo acabará con vosotros.

De un portal de oscuridad apareció Ariasu. ¡Ella nos liberaría! Pero ni siquiera se fijó en Saeko, que estaba justo encima de ella... Bueno, era de suponer que no esperaba que sus aprendices pudiesen acabar de aquella manera... Seguro que se decepcionaría al descubrir que habíamos sido obligados a participar en aquello con el "pobre" Ronin...

La Maestra se situó junto a Andrei, me pareció raro que no hubiese saludado con su feliz tono de voz o con un enérgico "hola"

Maestra... —saludó el joven con cortesía.

¿Más participantes? —preguntó con un tono algo alegre. Aquello si que le pegaba más a ella—. Esto va a ser divertido. Pensaba que Ronin no iba a enviarnos a nadie más, no después de Akio y los demás.

Es decir, se refería a Kazuki, Lyn, Rebecca, Akio, Yami... Los famosos "Maestros Caídos"

¿Ha terminado ya el juego? —preguntó el Aprendiz de raza gitana a lo que Ariasu se limitó a negar antes de proceder a una explicación sobre la situación:

Ahora mismo Ryota está disputando su encuentro final contra los últimos que quedan en la mansión. ¡No me puedo creer que Akio perdiera! Si por alguien hubiese apostado, habría sido por él. ¡Es culpa de Lyn!

Con que Ryota...

No entendía a que se refería con "juego", pero parecía ser algo importante...

La escena siguiente fue algo rara. Andrei sacó una carta de su famosa baraja y la observó a lo que la Maestra le sonrió. No comprendí de que iba todo aquello.

¿Y bien? —preguntó la Maestra.

Todavía es incierto, pero creo que quizás de todo llegues a ser... Game Master...

Ariasu mostró una enorme sonrisa que no supe traducir. Era algo bueno para ella, y por tanto para Bastión Hueco.

La maestra golpeó con una vara el suelo ligeramente haciendo que el hechizo se desvaneciese como si nada. Caí al suelo logrando poner las manos delante antes de romperme la crisma, aunque di una vuelta para no hacerme daño no pude evitar hacerme un par de heridas en el brazo. Me quedé sentado unos segundos mirando la herida sangrante.

Villa Crepúsculo no os pertenece. Nunca lo hizo. Sus habitantes son más felices de lo que jamás lo serían con vuestro querido Ronin. Nos agradecen nuestra entrada en el mundo hace tres semanas, nuestra protección ante la amenaza que representáis.

Escuché como los habitantes de la ciudad empezaban a acercarse al lugar, todos nos observaban con curiosidad, odio, asco, miedo... No sabría expresar que me producía estar en aquel lado, en el que estaba recibiendo todo aquel odio, pero ahora, pasaría junto de ellos y estaría a salvo de aquellos ojos acusadores.

Creo que es hora de que me vaya. Recuerda que tienes que hacer, Xefil —tras eso, intenté abrirme paso entre los aprendices, pero era difícil. Todos estábamos muy juntos y la mayoría no se movían del sitio por lo que intenté abrirme paso empujando ligeramente a los aprendices.

Les hemos dado prosperidad, libertad, diversión... Y vida —comentaba mientras trataba de acercarme a ellos sin atender mucho a sus palabras—. Mucho más de lo que Ronin haría nunca. Este es nuestro hogar, nuestra casa. Vosotros no sois nadie para venir a arrebatárnoslo. Pero ya que habéis venido hasta aquí como peones, ¿por qué no continur adelante? ¿Por qué no divertir a vuestro querido público?

»No tenéis la alternativa de negaros. Vuestra única opción es participar —la Maestra se acercó a uno de los aprendices que se habían ofendido con mis comentarios dedicados a Ronin. No tenía nada personal contra él, pero prefería tenerlo lejos. No me gustaba su "estilo"—. Siete días. Siete misiones. Cumplidlas, y lograréis vuestra libertad... Y nosotros abandonaremos este mundo. Fallad y... Bueno... Seréis eliminados.

"Chas"

Una suave luminosidad apareció debajo nuestra, me di cuenta al instante de que era aquello. Mi descenso, ¿por qué estaba allí? Mi Descenso era raro. Pocas veces lo había visto nitidamente, pero ahora era más claro. El fondo era negro y.. bueno, que decir... Estaba yo, de frente con los ojos cerrados, la mitad derecha de mí era de matices grises y negros mientras que la izquierda presentaba mi cuerpo normal. Detrás, a mi espalda había dos llaves espada cruzadas, la Llave Espada Oscura, una de ellas era la normal, mientras que la otra era su forma completa, con llavero y un poco más poderosa. En el suelo, dormido estaba Nyx, tumbado placidamente a los pies de aquel "yo". Rodeando aquella escena, había varias caras conocidas; Ivan, Nadhia, Fyk, Hitori, Ariasu, Kazuki, Ronin, Xefil, Zak, Saxor... Gente que había conocido a lo largo de toda mi "aventura" como Ragun. Gente a la que había cogido de algún modo u otro especial afecto tuviese con ellos buenos o malos momentos. Finalmente, había más caras del otro lado, caras que prefería olvidar... Silvercat, Redcat, Purplecat... Había más rostros... Pero antes de que me fijase en ellos, sin prestar atención a Ariasu el cristal de la vidriera explotó.

¿Había dicho algo de una entrada?

Los cristales se dispersaron hacia arriba, mejor dicho. Hacia todas partes. Noté como si perdiese el aire, como si algo me hubiese sido robado...

Como si algo importante hubiese desaparecido para siempre... Sí... No lo echaba en falta normalmente, pero ahora que sentía que ese algo me faltaba... De un modo u otro dolía...

Me sentí débil, como si hubiese perdido algo que jamás volvería...

No pude evitar caer de rodillas contra el suelo, con los ojos en blanco. Una ligera niebla de oscuridad empezó a rodear mi cuerpo, como si toda la Oscuridad que mi cuerpo poseía buscase salir, liberarse... Era como si dejase de obedecerme.

Miré a mi maestra. Sonreía.

Bienvenidos al Reapers' Game.

Toda mi Oscuridad empezó a liberarse saliendo a borbotones contra el suelo haciendo que casi nadie, salvo los que estuviesen muy cerca pudiesen notarlo.

Era una cantidad abismal, casi parecía no acabar nunca. ¿Cómo es que había tanta oscuridad dentro mía? Incluso aunque fuese mi afinidad... aquello no tenía sentido.

Mi conciencia empezó a desvanecerse al sentirme repentinamente tan débil...
Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Sombra
149. Lingering Sentiment
149. Lingering Sentiment
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 4720
Registrado: Mar Mar 31, 2009 9:01 pm
Dinero: 27,410.40
Banco: 0.00
Ubicación: Behind in the musgo
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 23

Re: [Evento Preglobal] The End Is Where We Begin

Notapor EspeYuna » Jue Nov 01, 2012 2:50 am

Una sensación de alivio recorrió mi rostro y, aunque algo molesto, mis ojos cuando los rayos del sol de la Villa irrumpieron en él, atacando con una violencia que se me hizo la mar de dulce. Hogar, dulce hogar... ¿o no?

Imagen


Sin embargo, no tardé en comprobar que algo no iba bien. Me había imaginado oscuridad en Villa Crepúsculo. Y no el tenue cielo oscuro sin estrellas del que se apoderaba la noche en mi ciudad de origen, no. Había simulado en mi mente una ciudad devastada, con edificios hechos añicos, la infinita oscuridad, surgiendo de ella los sincorazón.

No le di muchas vueltas a que el "asesino" de Ronin había desaparecido. Comprobé por mis propios ojos que nos encontrábamos en la plaza de la estación. El sol cegador calentaba mi cuerpo enfriado por los últimos acontecimientos, pero...

... algo no va bien.

Por supuesto que no. Tanta calma y tranquilidad, cuando Ronin nos había dejado claro que los sincorazón habían atacado Villa Crepúsculo. Sólo existía paz y tranquilidad, como cualquier otro día de mi aburrida y pasada rutina... y tranquila. Desde allí podía observar las Terrazas, e incluso la Playa. Giré y alcé mi mirada para contemplar el reloj. Marcaba las siete, repicando sus campanas con majestuosidad, mientras las palomas se asustaban y salían volando. Oí a lo lejos el silbido de un tren llegando a la estación.

No. Algo no marchaba bien. ¿Ronin nos había engañado? ¿O había despertado de un mal sueño? Me preguntaba aquello cuando divisé en lo alto de la torre del reloj a tres jóvenes tomando helado de sal marina en el bordillo. Los habitantes también parecían estar bien. No había indicios de sincorazón, de catástrofe, nada.

Y sin embargo, ¿por qué habíamos aparecido allí todos nosotros? A mi alrededor, todos los aprendices observaban estupefactos lo mismo que yo. ¿Por qué nos iba a mentir el Maestro? ¿Incluso perd... perder la vida por ello, aunque no intencionadamente?

¿Intrusos?

Un escalofrío recorrió mi espalda, alarmada por aquella voz tan familiar para mí, por desgracia. Giré hacia ella, pensando que quizás había sido una mala pasada de los nervios, pero no fue así. El portal de luz desapareció, mostrando tras él una figura que bien reconocería.. no. No podía ser verdad que tuviésemos tan mala suerte.

Andrei se encontraba frente a nosotros. Aquel aprendiz de Bastión Hueco con el que perdí el control, me dejé vencer por el pánico. Me comporté como una estúpida ante su presencia. Pero no debía, no podía... dejar que volviese a suceder.

¿¡Cómo habéis llegado hasta aquí!? —exclamó, bastante sorprendido de encontrarnos en Villa Crepúsculo. Olvidé por completo que no hubiese sincorazón en mi hogar: si Andrei Saavedra estaba allí, era porque algo malo estaba pasando.

Me preparé para invocar a Ángel en cualquier momento, cuando Andrei se adelantó, tomando una carta de su baraja y arrojándola contra la última aprendiz que había salido del Portal. No me dio tiempo a reaccionar.

¿¡Pero qu...!? ¡Argh! —en unas milésimas de segundo, me encontré suspendida en el aire, agarrada por un tobillo y boca abajo. Andrei nos había atrapado a todos como si fuésemos presas. Enfadada, lo observé, intentando transmitir mi profundo odio hacia él. Representaba mi antiguo yo, débil y cobarde. Pero eso se había acabado hace mucho tiempo.

Intenté liberarme, sacudiendo mi cabeza para apartar mis cabellos alborotados. Pero al hacer un intento de invocar a Ángel, me llevé la decepción de estar "atada" por arte de magia. Mis manos inmovilizadas. ¡Maldición!

Un breve destello apareció en la mano de Andrei. Se lo llevó al oído... ¿un móvil? ¿Como el que usaba Kit?

¿Maestra? —preguntó, dejando de prestarnos atención. No iba a rendirme, opuse resistencia a aquellas ataduras mágicas, pero no había modo alguno—. Andrei. Tenemos invitados. Sí... Voluntarios. Cincuenta platines a que ha sido Ronin...

¿Eh?

Me quedé quieta, atenta a las palabras de nuestro enemigo. ¿Qué acababa de decir?

Bien —afirmó tras un silencio eterno para todos nosotros. Observé a mi lado a Xefil, a Light, a Alec... ¿cómo habíamos llegado a aquella humillante situación?—. En tal caso, aquí le espero...

Andrei colgó el teléfono y nos observó, soltando una pequeña risa y paseando entre nosotros. Le provocábamos risa.. sus movimientos, sus miradas, su aire de... sí. Era superior a nosotros. Nos ganaba en poder. Poder... ¡incluso hacía girar nuestros cuerpos en el aire, colocándose en el centro de su "caza"! Pude ver otras caras familiares. Pero todas con sentimientos de impotencia y rabia. ¿Qué podíamos hacer?

No sabéis dónde os habéis metido —advirtió, pasando al lado de un muchacho que reconocía: Hitori. Se burló de él, inmóvil, pellizcándole la mejilla con fuerza—. Os lo advertí. Os lo dije. Estáis demasiado verdes. El mundo acabará con vosotros.

A su espalda, un portal de oscuridad se abrió. ¡Oh, no! Allí estaba... una Maestra. Si ya estábamos verdes con Andrei. ¡Todo estaba saliendo mal! Éramos simples juguetes a su costa, ya nos lo demostraron en Bastión Hueco. Podían acabar con nosotros en un suspiro. Me fijé en como aquella mujer llamada Ariasu se paseaba hasta llegar donde Andrei.

Extraño, pensé, cuando no le dirigió una mísera mirada a sus aprendices. Ni siquiera a Ragun. ¿Habría pasado algo?

La Maestra portaba una misteriosa vara que me llamó la atención, aunque la presión de la sangre llegando a mi cabeza no me ayudaba a mantenerme en condiciones para pensar demasiado.

¿Más participantes? —preguntó ella, mostrando alegría en su voz. ¿P...Participantes? ¿De qué estaba hablando?—. Esto va a ser divertido. Pensaba que Ronin no iba a enviarnos a nadie más, no después de Akio y los demás.

La conversación que vino a continuación me resultó confusa, paranoica y extraña, a la par que me puse nerviosa. ¿Juego? Recordé los acontecimientos sucedidos en el interior de aquel ordenador con Fyk y Maya. ¿Game Master? Y Ariasu parecía muy contenta con la predicción de Andrei. Aquello no podía ser bueno... ¡un momento!

¿¡Que Akio qué..!? ¿¡Qué habéis hecho con ellos!? ¡Responde! —exclamé, furiosa. Sin embargo, no recibí otra respuesta que el frío suelo de la plaza golpeándome la cabeza. La Maestra Ariasu había desecho el conjuro.

Villa Crepúsculo no os pertenece. Nunca lo hizo. Sus habitantes son más felices de lo que jamás lo serían con vuestro querido Ronin. Nos agradecen nuestra entrada en el mundo hace tres semanas, nuestra protección ante la amenaza que representáis.

¿¡De qué estaba hablando!?

Iba a gritarle de nuevo cuando oí pasos en la lejanía. Las calles comenzaron a llenarse de habitantes de la Villa. Oh, no...

¿¡Sin haber aparecido los sincorazón, habéis hablado sobre la existencia de otros mundos!? ¡Eso supone...!

Me quedé petrificada cuando reconocí algunas caras. Niños pequeños de la plaza nos miraban con odio y desprecio, escondiéndose tras sus madres, que también nos repudiaban con sus ojos. Antiguos profesores de la escuela, rivales de Struggle.. y..

¿Dan? —mi corazón se hizo mil pedazos cuando presencié unos ojos llenos de odio por parte de mi hermano. Aquella mirada que tanto temí, la que temí recibir por mis actos en el pasado—. ¿Q-qué ocurre, hermano? ¿Mamá..? ¿Papá..?

El viejo Sendh también se encontraba allí, a lo lejos. Sus ojos tornaban iguales que los de mi familia. ¿¡Qué estaba pasando!?

Les hemos dado prosperidad, libertad, diversión... Y vida —la gente afirmó en un griterío. Me llevé las manos a mi dolorida cabeza, intentando asimilar qué narices estaba pasando—. Mucho más de lo que Ronin haría nunca. Este es nuestro hogar, nuestra casa. Vosotros no sois nadie para venir a arrebatárnoslo. Pero ya que habéis venido hasta aquí como peones, ¿por qué no continur adelante? ¿Por qué no divertir a vuestro querido público?

»No tenéis la alternativa de negaros. Vuestra única opción es participar —la odiosa Maestra alzó su vara hacia la barbilla de Light, obligando a alzarla. Light..—. Siete días. Siete misiones. Cumplidlas, y lograréis vuestra libertad... Y nosotros abandonaremos este mundo. Fallad y... Bueno... Seréis eliminados.

Antes de que pudiese asimilar las palabras de Ariasu —¿siete días? ¿Misiones? ¿Eliminados?—, ésta chasqueó los dedos. Bajó mis pies, un brillo cegador envolvió cada uno de nuestros cuerpos. Me atreví a ver a qué se debía, qué estaba ocurriendo. ¡No! Eso era..

¿Mi descenso?

¡Nadhia..!

Así era. La vidriera que representaba mi unión a Ángel Forjado. Mis amistades, mi familia... mi corazón representado en frágil cristal. Allí se encontraba. A los ojos del enemigo.

Y esta —Ariasu alzó la mano, y yo temerosa alcé la mirada, mostrando terror en mis ojos— será vuestra entrada.

En un último chasquido, el cristal que se encontraba a mis pies se rompió en mil añicos. Sentí que caía, no sabía exactamente a donde. Pero no podía prestar mucha atención, pues, al igual que la vidriera, mi corazón se había roto.

No sabría expresar qué experimenté en aquel momento. Estaba sufriendo un dolor inaguantable. Ni siquiera percaté si era capaz de respirar o no. Tan insoportable era que, mientras caía, las lágrimas comenzaron a surcar mis mejillas. Sentía que había perdido algo.. que habían intentado arrancarme el corazón, y con el intento, se habían llevado un trozo de él.

Escuché a lo lejos ligeros susurros, provenientes de los labios de Ariasu. Aunque no llegué a entenderlas bien, se quedaron grabadas en mi corazón hecho pedazos:

Bienvenidos al Reapers' Game.

Spoiler: Mostrar


Y así fue como mi consciencia se desvaneció, al igual que aquel pedazo de mí que me había sido arrebatado.
Imagen
¡Soy enfermera~!
Nurses are Angels on Earth
Imagen
Mi blog + DeCulture

Imagen
Imagen
Spoiler: Mostrar
Imagen
KHWorld Awards 2014
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2013
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2012
Imagen
ImagenImagen
Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
EspeYuna
115. Demyx
115. Demyx
The Unknowns
 
Mensajes: 3437
Registrado: Mar Feb 28, 2012 11:12 pm
Dinero: 53,263.25
Banco: 15,063.87
Ubicación: ¡Entrenándome en Tierra de Partida para combatir a los sincorazón! ¡Ah! ¡Y en FanPlace!
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 54

Re: [Evento Preglobal] The End Is Where We Begin

Notapor Saxor » Jue Nov 01, 2012 3:44 pm

Xayim atravesó la salida del portal de luz, aunque a regañadientes, y llegó a la tranquila Villa Crepúsculo. Una Villa Crepúsculo demasiado tranquila... para que Ronin hubiera dicho la verdad. Unas campanadas. Miró hacia el inmenso reloj pues, como en aquel mundo el sol no se movía del ocaso en el que siempre se encontraba, era muy difícil saber la hora. Las siete de la tarde. Parecía una hora ''normal'' para el ocaso constante. Como no vio al chico que les dejó escapar, pensó que ya era libre para hacer lo que le plazca.

Vale, ha sido un placer veros vuestras caras traicionadas, pero tengo otros asuntos que tratar.─ Se despidió, mientras se dirigía al interior de Villa Crepúsculo, donde iría a enfrentarse a Hikaru, y destruirlo.

¿Intrusos?

Xayim se detuvo al oír una voz ligeramente familiar. Aquella voz provenía del portal de luz... o más bien, de detrás de él, porque aquel portal, tras desaparecer, dio acto de presencia a la persona que los habló. Era uno de los traidores originales de Bastión Hueco, el que Xayim llamaba el friki de las cartas. ¿Entonces era cierto que Ryota y los demás estaban allí?

Antes de que Xayim pudiera decir nada, el friki de las cartas lanzó una carta de su baraja a la chica que salió la última del portal, aunque no sabía que era la última que salió. Un tío boca abajo se apareció enfrente de Xayim, y el tobillo de Xayim se levantó por los aires, estando él también boca abajo. Xayim estaba enfadado. Le estaban tratando como el enemigo por ambos bandos, y eso no le gustaba. El aprendiz de las cartas invocó un teléfono móvil, para comunicarse con alguien.

¿Maestra? —hubo una pausa—. Andrei. Tenemos invitados. Sí... Voluntarios. Cincuenta platines a que ha sido Ronin...

¿Voluntarios? Cada vez estaba más enfadado. Al final resultaría que también eran carne de cañón para Ryota. Sí... estaba claro. No dudarían en librarse de ellos si no les eran de utilidad.

Bien. En tal caso, aquí le espero...

Tras colgar el teléfono, el aprendiz renegado empezó a caminar entre ellos, para mostrar su superioridad. A Xayim le hervía la sangre cada vez más, pero como antes, mostró en su cara signos de superioridad. Aún había una oportunidad de que le liberaran.

No sabéis dónde os habéis metido. Os lo advertí. Os lo dije. Estáis demasiado verdes. El mundo acabará con vosotros.

Él no era débil... el débil era el cuerpo de Saxor. Si al menos tuviera el sello roto... podría salvarse, o incluso más.

Un portal de oscuridad apareció, para vaticinar la llegada de la Maestra. Apareció Ariasu, la maestra de Ragun. Aunque fuera aprendiz de Ryota, esperaba al menos que la Maestra Ariasu le liberara, pero no fue así. Ni siquiera los miró.

Maestra...

¿Más participantes? —preguntó, alegre—. Esto va a ser divertido. Pensaba que Ronin no iba a enviarnos a nadie más, no después de Akio y los demás.

Xayim se puso a pensar. Tal vez Ronin hubiera enviado a los otros maestros para sacar a los traidores de allí, o... lo había hecho solo para gobernar Villa Crepúsculo a su antojo.

¿Ha terminado ya el juego? —preguntó el aprendiz, respondiendo la Maestea con un ''no'' de cabeza.

Ahora mismo Ryota está disputando su encuentro final contra los últimos que quedan en la mansión. ¡No me puedo creer que Akio perdiera! Si por alguien hubiese apostado, habría sido por él. ¡Es culpa de Lyn!

se quejaba la maestra. Se veía que estaba orgullosa de Akio, un Maestro de la luz. Tendría que haber visto un encuentro entre ellos... ¿o ya lo había visto? No lo recordaba...

Con que Ryota...

El aprendiz levantó una carta y, tras suspirar, la volvió a meter en la baraja.

¿Y bien? —preguntó Ariasu con curiosidad.

Todavía es incierto, pero creo que quizás de todo llegues a ser... Game Master...

La maestra sonrió. ¿Game Master? ¿Qué significaba aquello? A lo mejor era peligroso... incluso para Xayim. Maestra y aprendiz subieron a la entrada de la estación, para dar un golpe con un bastón (que Xayim nunca había visto) al suelo, haciendo que todos los aprendices (traidores o no) se golpeasen de cabeza en el suelo, libres. Xayim disimuló el dolor de cabeza, y se levantó.

Villa Crepúsculo no os pertenece. Nunca lo hizo. Sus habitantes son más felices de lo que jamás lo serían con vuestro querido Ronin. Nos agradecen nuestra entrada en el mundo hace tres semanas, nuestra protección ante la amenaza que representáis.

Xayim, cansado, intentó pensar. ¿Qué había ocurrido en aquella misión? No conseguía recordarlo, por mucho que lo intentase. ¿Qué habían hecho allí? Entonces, toda la gente de Villa Crepúsculo se empezó a acercar a la plaza, para mirar a todos los aprendices con desprecio, incluso a Xayim, Ragun, y demás aprendices recientemente traidores... pero no a Ariasu y al friki de los dados.

Se golpeaba la cabeza ya. ¿Esto lo habían hecho ellos? Aquellas miradas eran claramente consecuencias de un control mental muy poderoso. Habían esclavizado a toda la población, pero no recordaba nada de lo que pasó. Se habría alegrado de la situación si aquellas miradas no hubieran sido posadas sobre él. Empezó a mirar a las personas que había allí, pero no vio a Hikaru por ningún lado (a pesar de que era muy llamativo). ¿Tal vez no estaba en Villa Crepúsculo? Xayim insultó por debajo. Si no estaba allí, no sabría dónde encontrarlo para destruirle.

Les hemos dado prosperidad, libertad, diversión... Y vida —un vitoreo siguió aquellas palabras—. Mucho más de lo que Ronin haría nunca. Este es nuestro hogar, nuestra casa. Vosotros no sois nadie para venir a arrebatárnoslo. Pero ya que habéis venido hasta aquí como peones, ¿por qué no continuar adelante? ¿Por qué no divertir a vuestro querido público?

Al final no podría escaparse. Le habían tratado como peón en ambos bandos, y desechable.

»No tenéis la alternativa de negaros. Vuestra única opción es participar —Ariasu bajó las escaleras, y puso el bastón en la mandíbula de Light, para obligarle a mirarle a los ojos.—. Siete días. Siete misiones. Cumplidlas, y lograréis vuestra libertad... Y nosotros abandonaremos este mundo. Fallad y... Bueno... Seréis eliminados.

La maestra chasqueó los dedos, y un brillo cegador salió del suelo. Al principio cegó al pobre Xayim, pero luego una serie de murciélagos hicieron desaparecer la luz y ver... el descenso al corazón de Saxor. Sin embargo, estaba cambiado... debido al control de Xayim sobre él. Ahora, se veía a Saxor encadenado, en muñecas, tobillos y cuello, y con los ojos enteramente amarillos. Detrás de él se veía un ser oscuro (la verdadera forma de Xayim) sujetando esas cadenas, en las sombras. La mayoría de círculos estaban completamente negros, y los que poseían a los antiguos amigos de Saxor estaban tachados por una cruz roja, con espinas. En el centro de toda la vidriera, se veía el símbolo de los sincorazón, con una cerradura invertida en su interior.

Y esta será vuestra entrada.

Un chasquido, y la vidriera se resquebrajó, y se partió en mil pedazos. Xayim empezó a caer, con un dolor insoportable de corazón, hasta que unas cadenas interrumpieron la caída. Quien pudiera ver a Xayim en esos momentos, le vería con los ojos completamente en blanco, pero sin llegar a caerse. Las cadenas sujetaban a Xayim al cuerpo, así que le mantenían vivo. Entonces, sintió como si las cadenas empezasen a ceder.

Spoiler: Mostrar


Miró su mano, sujeta por las cadenas, y se sorprendió al ver una segunda mano saliendo de la primera. Así, siguió todo el cuerpo. Un brazo, una pierna, el brazo y pierna restantes, el pecho... y la cabeza. Además de su corazón, su cuerpo empezaba a dolerle mucho, mientras veía salir a Saxor del interior de Xayim. No terminaba de caer, pues otras cadenas seguían sujetando y uniendo a Saxor con Xayim, pero el dolor era insoportable.

Las cadenas que unían a Saxor y a Xayim se empezaron a resquebrajar, rompiéndose una a una.

No... ¡no, no no!─gritaba Xayim, asustado. La última cadena, que conectaba sus pechos, se partió, y vio como, sin poder hacer nada, Saxor caía hacia la más profunda oscuridad. Xayim seguía sujeto, pero pronto vería a las cadenas dividirse en fragmentos iguales que los del descenso al corazón. Primero se rompió la cadena de una de las muñecas, y... Xayim entero empezó a dividirse en fragmentos de cristal. Veía horrorizado como su cuerpo iba destruyéndose igual que su corazón. Lo último que vería y oiría sería el cuerpo de Saxor, cayendo en la lejanía, mientras Ariasu decía, algo distante...

Bienvenidos al Reapers' Game.

Spoiler: Mostrar


Su cuerpo terminó de destruirse, y, el cuerpo de Saxor terminaría cayendo al suelo para los habitantes que estaban allí, mientras el auténtico Saxor, desmayado, seguía cayendo en la oscuridad.
Imagen
Gracias a Ita por la firma~
Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen

RolKHWorld: Cronología
Spoiler: Mostrar
Primer Arco: Corrupción

1ª Saga
Prólogo: Sólo los más fuertes... [Bastión Hueco]
Encuentro: Recién llegado [Tierra de Partida]
Trama: Un paso atrás [Tierra de Partida]
Trama: Y digo ¡salta! [Coliseo del Olimpo]
Encuentro: La ciudad eterna [El Mundo Inexistente]
Encuentro: Persecución enmascarada [Villa Crepúsculo]
Encuentro: Un lugar al que regresar [Espacio Profundo]
Trama: ¿¡Es que nadie piensa en los niños!? [Islas del Destino]
Misión: Cuidado con los asteroides [Espacio Profundo]
Encuentro: Perros, lagartos y osos parlantes [Bosque de los 100 Acres]
Encuentro: Las apariencias engañan [Tierra de Partida]
Trama: ¡Se me ha metido placton en la nariz! [Atlántica]
Evento Global: Ocaso de una estrella (Primera parte) [Bastión Hueco]
Evento Global: Ocaso de una estrella: Ruta 3 (Segunda parte) [Bastión Hueco]
Evento Global: Ocaso de una estrella (Parte final) [Bastión Hueco]

Segundo Arco: Perdición

2ª Saga
Misión: Dulces olores [Monstruo] (Inconclusa)
Trama: Ángeles Caídos [Intersticio entre los mundos]
Encuentro: Laberinto Paranoico [Espacio Paranoico]
Trama: Alianza en las Penumbras [El Mundo Inexistente]
Encuentro: ??? [???]
Encuentro: Pasado olvidado [Ciudad de Paso]
Encuentro: Coincidencias alarmantes [País de Nunca Jamás] (Inconcluso)
Trama: Cada loco con su tema [País de las maravillas]
Evento Preglobal: The End Is Where We Begin (Day 0: The Introduction) [¿Villa Crepúsculo?]
Evento Global: The End Is Where We Begin (Día 1 - Sector 1: Crepúsculo) [¿Villa Crepúsculo?]
Evento Global: The End Is Where We Begin (Día 2 - Sector 3: Ocaso) [¿Villa Crepúsculo?]
Evento Global: The End Is Where We Begin (Día 3 - Sector 4: Túneles) [¿Villa Crepúsculo?]
Evento Global: The End Is Where We Begin (Día 4 - Sector 3: Ocaso) [Villa Crepúsculo Virtual]
Evento Global: The End Is Where We Begin (Día 5 - Sector 2: Atardecer) [Villa Crepúsculo Virtual]
Evento Global: Datastream (Primera parte) [La Red]
Evento Global: Datastream - Ruta de la Eliminación (Segunda parte) [La Red]
Evento Global: Datastream (Parte final) [La Red]

Tercer Arco: Rebelión

3ª Saga
Trama: Crisis de tierras sin dueño [Ciudad de Paso]
Encuentro: Día de monos [Selva Profunda]
Trama: Asalto a la Torre [Torre de los Misterios]
Trama: De cero a héroe [Coliseo del Olimpo]
Trama: En busca del corazón [Espacio Paranoico]
Evento Global: El Esclavo del Olvido (Primera parte) [Castillo del Olvido]
Evento Global: El Esclavo del Olvido - Ruta del Caído (Segunda parte) [Castillo del Olvido]
Evento Global: El Esclavo del Olvido (Parte final) [Castillo del Olvido]
Secret Episode: Another Side, Another Story - The Last Twilight [Villa Crepúsculo]

Cuarto Arco: Colisión

4ª Saga
Trama: Leyendas se contarán [Tierra de Dragones] (en proceso)


No Canon
Especial libre: San Valentín [Tierra de Partida] [Corrupción]
Especial libre: Halloween [Ciudad de Halloween] [Perdición]
Especial libre: ¡Feliz Navidad 2012! [Bastión Hueco] [Perdición]
Especial libre: Historias de San Valentín [Bastión Hueco] [Perdición]
Especial libre: Venid, mis pequeños [Villa Crepúsculo] [Perdición]
Especial libre: ¡Feliz Navidad 2013! [Bastión Hueco] [Perdición]
Especial libre: La mansión encantada [Ciudad de Halloween] [Rebelión]
Especial libre: El laberinto de los corazones [???] [Rebelión]
Especial libre: ¡Los reyes han llegado! [Tierra de Partida] [Rebelión]
Especial libre: La Mansión Encantada II: La Venganza [Ciudad de Halloween] [Rebelión]
Especial libre: World War Christmas [Tierra de Partida] [Colisión]
Avatar de Usuario
Saxor
42. Atisbota
42. Atisbota
 
Mensajes: 1239
Registrado: Jue Oct 21, 2010 9:14 pm
Dinero: 649,366.31
Banco: 15,749.69
Ubicación: En el Mundo Digital
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 8

AnteriorSiguiente

Volver a Eventos Globales

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados

cron