[Evento Global] El Esclavo del Olvido

Nunca olvidarás que tomaste parte en alguno de estos jolgorios. Kazuki tampoco.

Moderadores: Suzume Mizuno, Denna, Astro, Sombra

Calls me home

Notapor EspeYuna » Jue Oct 15, 2015 8:55 pm

Spoiler: Mostrar


La calma tras la tempestad.

Nadhia se acercó a Fátima para abrazarla con todas sus fuerzas. Tras los gritos de júbilo, las felicitaciones, las sonrisas, las lágrimas... ver a su amiga llena de suciedad, heridas y sangre, con su ropa hecha un desastre, le hizo contener el llanto al darse cuenta de lo mucho que habían sufrido en el presente.

Intentaba consolarse por no haber dado el último golpe de gracia al Alfa, ni haber defendido las puertas... ni tan siquiera haber ayudado a Nithael. El caso es que su cuerpo no se había movido apenas.

Pero porque se había emocionado. Mucho, al comprobar que ambos bandos habían unido sus fuerzas para acabar con una amenaza común.

Había sido como presenciar la rebelión de los portadores contra todo tipo de diferencias entre ellos, luchando contra la oscuridad que distanciaba sus corazones.

Se separó de Fátima, regalándole una sonrisa de cansancio. Y al ver llegar a Ronin, con Nithael a su hombro, no pudo evitar reír de puro alivio. Su cuerpo lo necesitaba.

¿Y esas pintas de perro apaleado que me traéis? ¿Alguien me explica qué está pasando aquí y de dónde ha salido este…?

Es una larga historia, maestro

Muy larga.

Tan larga... como un sueño de mil años —dijo Nadhia, acercándose a Light para chocar los puños.

Tras aquello, se acercó a Malik, sonrió y dijo, aún con una punzada de dolor en el pecho:

He vuelto a casa.

*


Al igual que Light, Nadhia rechazó cualquier tipo de auxilio, pero fue testaruda y empleó un Cura sin permiso a su amigo. Estaba hecho un desastre, al igual que Fátima, a quien procuró lanzarle otro hechizo curativo.

Ella, gracias a su siesta de un milenio, se sentía como nueva. Las cicatrices seguían en sus ropas, marcadas también en su piel. Se acarició la cicatriz de la frente y agradeció que siguiera ahí. Quería seguir recordando el pasado como algo real, y no como un sueño.

Nadhia no se enteraría de lo del Maestro Kazuki hasta un tiempo después. Porque aunque intentaba centrarse en su época, seguía echando la vista atrás. Le dolía pensar en ello, pero no podía evitarlo.

Se miró las ropas de aquella mujer que se las había cedido en el pasado... y sabía que procuraría lavarla y guardarla por siempre.

¡Escuchadme! ¡Todos! Después de lo vivido a día de hoy... ¿de verdad seguís viendo necesaria una guerra entre nuestros dos bandos? Creo que lo sucedido deja bastante claro que no. Puede que Bastión Hueco y Tierra de Partida tengan mentalidades diferentes, lo sé. Pero... ya lo habéis visto. No hace falta que nos matemos entre nosotros cuando un ejército sincorazón puede invadir nuestras bases y casi acabar con ellas. Esta guerra no hará sino facilitar la victoria de estos seres sobre nosotros. No cometamos el error de estar divididos. Sé que no será fácil que ambos bandos logren la paz tan repentinamente... pero... no quiero más muertes... Perdí a mi hermano, quizá algunos le conozcáis y quizás otros no. Pero mantengo la esperanza de que siga vivo. Se lo reconocí al Guía, y lo reconozco ahora delante de todos vosotros. Me embarqué en la Orden para encontrarle. Sé que las posibilidades son mínimas... pero... ¿no es acaso la esperanza lo último que se pierde? Por favor... Maestro Ronin... Ryota... acaben con esto de una vez.

Estoy seguro de que Wix hubiera estado en contra de seguir esta guerra. Iwashi también —aclaró Light, cabizbajo.

Nadhia desconocía hasta qué punto era bueno hablar o no. Hubiera dicho que Eileen tampoco hubiera estado de acuerdo con aquella guerra. Una guerra entre dos personas a las que había querido tanto durante su vida.

Sin embargo, era un tema que quería hablar, cuando tuviera la oportunidad, con Ryota. Y en aquel momento, era un dato demasiado delicado. Sin quererlo presenció unos recuerdos horribles, espantosos, de la juventud de Ryota. No le parecía justo, ni adecuado, hablar sobre ello.

Pero sí tenía algo que decir. Más cuando Light, al igual que ella, abrió los ojos como platos cuando Malik descubrió la verdad a los presentes: Chihiro había sido quien apuñaló a Ryota. No Ronin.

Sintió rencor, pero alivio. Un enorme alivio al pensar que la verdad, la auténtica verdad, había salido a la luz. Ella siempre lo había negado. Habiendo conocido tantos recuerdos de ambos, ¿cómo habría sido capaz Ronin de apuñalarlo?

No tenía sentido. La paz estaba ahora en sus manos.

Dio un apretón al hombro de Light, al verlo tan hundido al darse cuenta de lo que realmente sucedió:

Maestro Ronin, Maestro Ryota —se dirigió a los dos, con determinación, seria, con el mismo porte con el que se habría dirigido a Cornelia—. He visto muchas cosas desde que me convertí en aprendiz. El inicio de la guerra ha sido una de ellas, y sé que no se pueden solucionar muchos de los errores que hemos cometido. Tanto los de Tierra de Partida, como los de Bastión Hueco. Pero... sigo creyendo que esas diferencias que nos distancian pueden desaparecer, que podemos entendernos. A pesar de la guerra, tengo a demasiadas personas que me importan al otro lado. Ragun, Saeko, Alec... a pesar de todo, de las guerrillas, las putadas mutuas... siguen siendo personas muy importantes para mí. Ambos bandos somos portadores de la Llave-Espada. Y nuestro enemigo no es la oscuridad. Ragun y Saeko son afines a oscuridad, pero son Caballeros, leales a sus principios, y sé que no son malos. Nuestro enemigo es cualquier tipo de maldad que pueda hacer daño a los corazones, a los mundos. Y hay una, ahí fuera, que intenta separarnos aún más, enfrentarnos hasta el punto de matarnos. Alguien quiere aniquilar a la Orden. Hace mil años alguien quiso aniquilar el sistema de Tierra de Partida. Por culpa de las diferencias —dirigió una mirada a Nithael—. Sé que podemos resolver eso. Todos juntos.

Y Nadhia había prometido que protegería Tierra de Partida. Y el futuro de la Orden.

Hizo una reverencia a ambos y se alejó, esperando su veredicto. Saludaría a Saeko con la mirada, asintiendo en respeto mutuo. Le guiñaría un ojo a Hana, le revolvería el pelo a Ragun...

... y sintió, de pronto, un vacío inconfundible.

Él no estaba allí. Había tenido la esperanza de empezar de nuevo, al regresar. Olvidar el pasado. Pero su ausencia era una confirmación de lo inevitable: a partir de aquel día, viajaría sola.

¡¡¡Ta-, taaaaa... tan... NADHIAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!

O no tan sola. Nadhia recibió un golpe violento en su pecho cuando algo chocó contra ella. Una forma redonda, peluda y cálida se revolvía entre sus brazos. Muy cálida, pero llena de heridas y suciedad.

Por mero instinto lo atrajo a su pecho y se perdió en su cariño y en su llanto, besando una de sus orejas de conejo.

Tranquilo, ya estoy aquí pequeñajo.

Spoiler: Mostrar
Un global largo, emocionante, intenso. He sentido muchas cosas con el último evento en masa del rol y creo que por fin mi personaje está llevando un buen rumbo, uno que creía perdido hace mucho tiempo por las circunstancias. Sin embargo, he fallado en posts muy importantes, debido a falta de organización y tiempo las últimas semanas.

He disfrutado mucho este global, en serio. Mis felicitaciones a Suzu y a Sombra. También me gustaría darle las gracias a Suzu por el tema que concierne a la relación de Nadhia con el personaje de Cornelia. Creo que a partir de ahora, las cosas irán a mejor con Nadhia. Sabéis que he tenido mis bajones con su desarrollo y he querido tirar la toalla muchas veces. Y a pesar de que ahora estoy renunciando a muchas cosas, no quiero renunciar a las aventuras de Nadhia con sus amigos.

¡Gracias a todos!
Imagen
¡Soy enfermera~!
Nurses are Angels on Earth
Imagen
Mi blog + DeCulture

Imagen
Imagen
Spoiler: Mostrar
Imagen
KHWorld Awards 2014
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2013
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2012
Imagen
ImagenImagen
Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
EspeYuna
115. Demyx
115. Demyx
The Unknowns
 
Mensajes: 3437
Registrado: Mar Feb 28, 2012 11:12 pm
Dinero: 53,263.25
Banco: 15,063.87
Ubicación: ¡Entrenándome en Tierra de Partida para combatir a los sincorazón! ¡Ah! ¡Y en FanPlace!
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 54

Re: [Evento Global] El Esclavo del Olvido

Notapor Nell » Jue Oct 15, 2015 11:39 pm

Hana se situó al lado de Saeko, para prestarle apoyo con la piedra. Otro hombre se unió a ellas y, al fijarse bien en él, la aprendiza lo reconoció como Ryota, el jefe de Bastión Hueco. Era la primera vez que lo veía de cerca, de hecho, y no lo habría identificado si no fuera por la conversación que tuvo con Kazuki. El momento le pareció incómodo, cuanto menos, ya que supuestamente estaban en guerra. No obstante, lo dejó pasar. Total, a ella nunca le había gustado la guerra.

Entonces te llamabas Hana… —saltó de pronto Saeko, quizá porque aquel era un momento crucial y posiblemente el último que pasaran juntas—. ¿Por qué mentiste?

La miró, al principio, sin saber qué responder. Nadie se lo había preguntado nunca, ya que, de hecho, nadie solía averiguar que se creaba identidades. Tuvo que pensarlo bien antes de darle una respuesta, porque aunque ella siempre lo había tenido muy claro, no lo había expresado hasta entonces en voz alta:

Es una mala costumbre. No me gusta dejar rastro en los lugares a los que voy. —En realidad, era algo más complejo, pero no iba a desgranarle los motivos; no en aquel momento, tal y como estaban, exhaustas—. Ha sido un placer, Saeko. ―Esta le correspondió con una sonrisa.

Cargaron la piedra juntos y, al grito de Ryota, ellas y todos los demás activaron sus piedras para lanzar rayos letales al Coloso, que le atravesaron limpiamente y lo eliminaron en el acto. Ni siquiera llegó a tocar el suelo, para regocijo de Hana.

Sin embargo, todos sus camaradas seguían vivos y se acercaban al castillo. Hana hizo ademán de descender con su glider para luchar, pero no hizo falta. Desde la entrada del castillo, surgió otro rayo más, el último. Y lo cubrió todo de luz.

Cuando pudo volver a abrir los ojos, escocidos por el fulgor, supo que acababa de despertar de una pesadilla. Tierra de Partida había vuelto a la normalidad, por mucho que costara creerlo. Vitoreó, alegre, e incluso le dieron ganas de ir a darle un beso al Leviatán del lago, porque la noche había acabado y habían regresado a su hogar. A su hogar de verdad.

Los Maestros y aprendices empezaron a congregarse en el suelo. Hana correspondió al asentimiento de Ryota y se unió al grupo, bajando de su glider. Estaban todos hechos polvo, casi literalmente, pero se rencontraban tras la cruenta lucha para felicitarse o simplemente reunirse.

¿Ha vuelto la Taberna, no? ¿Por qué no nos traen cerveza para todos y lo celebramos? ―propuso entre la multitud. Estaba tan contenta que nada le apetecía más que una fiesta por la victoria.

Entonces, las puertas del castillo se abrieron y de él salieron Nithael y Ronin. Hana casi había olvidado que el Maestro había desaparecido casi desde el principio de la historia. No obstante, sus ojos fueron hacia el ángel. Aún no había decidido cómo sentirse o qué hacer respecto a él. Nunca se le había ocurrido que podrían volver a rencontrarse, porque había viajado al pasado concienciada con que tendría que despedirse de aquellos a los que conociera.

Ronin, desconcertado por el panorama, preguntó:

¿Y esas pintas de perro apaleado que me traéis? ¿Alguien me explica qué está pasando aquí y de dónde ha salido este…?

Hana sonrió. A ver quién era el pelota con ánimos suficientes como para explicarle todo lo que había ocurrido a ese majadero. Ella, desde luego, no.

A continuación, comenzó a distribuirse medicinas y vendajes para que todos se recuperaran, en una armonía que resultaba a todos muy extraña. A Hana estos asuntos le daban igual, porque nunca había apoyado la guerra, ni participado en ella. Se limitó a quedarse entre la marabunta, mirando de reojo a Nithael de vez en cuando mientras pensaba qué decirle cuando se acercara a hablar con él. Tenía que hacerlo, afrontarlo. Era inevitable.

Vagando entre los aprendices, y por las conversaciones que escuchó, captó la noticia sobre la muerte de Kazuki. No le había conocido demasiado, de hecho, le vino a la memoria una de sus pocas reuniones, en las que se había quedado dormido, mientras esperaba a otros aprendices. El recuerdo le sacó una sonrisa. Por suerte, nadie podía entrar en su cabeza, porque los más allegados a él aún estarían demasiado consternados como para pensar en los buenos momentos que habían compartido.

Entre el gentío, se encontró con Malik y Nadhia. Este, de hecho, tenía un mensaje para ella:

Me alegro de que volvierais de una pieza. Oye, las palabras que oíste al despertar… El Guía me dijo que no fueron un sueño.

Hana se quedó sorprendida y tuvo que hacer un esfuerzo en rebuscar en su memoria para dar con el significado de la frase del Guía. Al comprenderlo, asintió (más para sí que para Malik) y le respondió:

Gracias. Yo también me alegro de verte a salvo. ―Malik era tan adulto respecto al resto de aprendices que estuvo a punto de darle un puñetazo amistoso en el hombro, como acostumbraba a hacer con los piratas, pero se contuvo a tiempo.

Entonces, los aprendices comenzaron a manifestar lo que realmente todos estaban pensando.

¡Escuchadme! ¡Todos! Después de lo vivido a día de hoy... ¿de verdad seguís viendo necesaria una guerra entre nuestros dos bandos? Creo que lo sucedido deja bastante claro que no. Puede que Bastión Hueco y Tierra de Partida tengan mentalidades diferentes, lo sé. Pero... ya lo habéis visto. No hace falta que nos matemos entre nosotros cuando un ejército sincorazón puede invadir nuestras bases y casi acabar con ellas. Esta guerra no hará sino facilitar la victoria de estos seres sobre nosotros. No cometamos el error de estar divididos. Sé que no será fácil que ambos bandos logren la paz tan repentinamente... pero... no quiero más muertes... Perdí a mi hermano, quizá algunos le conozcáis y quizás otros no. Pero mantengo la esperanza de que siga vivo. Se lo reconocí al Guía, y lo reconozco ahora delante de todos vosotros. Me embarqué en la Orden para encontrarle. Sé que las posibilidades son mínimas... pero... ¿no es acaso la esperanza lo último que se pierde? Por favor... Maestro Ronin... Ryota... acaben con esto de una vez.

Estoy seguro de que Wix hubiera estado en contra de seguir esta guerra. Iwashi también.

Ronin no fue quién te apuñaló —anunció Malik. Hana casi había olvidado lo mucho que odiaba a Chihiro. Ahora, con más razón, como todos—. Fue ella por orden de otro. Vi sus recuerdos en el Castillo, alguien quería enfrentarnos todavía más. Deberíamos concentrarnos más en buscar a quién está detrás de esto en lugar de pelear. Si eso no basta para que hagáis las paces entonces no sé qué puede hacerlo, pero yo no pienso seguir persiguiendo a niños que no tienen la culpa de nada. Estoy cansado de patearle el culo a la gente.

Tienes toda la razón. En vez de buscar culpables hay que encontrar soluciones, ¿y qué mejor forma de hacerlo que todos juntos?

Desde que llegué no he sabido por qué el inicio de la guerra. Y a causa de ella han muerto inocentes como su hermano. Hemos luchado todos juntos ¿no? Tierra de Partida y Bastión Hueco, y en ocasiones hemos arriesgado la vida por alguien del otro bando, y ese Maestro... No lo conocía mucho, pero creo que a nadie le gustaría dejar que muriera en vano. Esto ya no tiene sentido. Así que propongo una tregua para ambos bandos.

Maestro Ronin, Maestro Ryota. He visto muchas cosas desde que me convertí en aprendiz. El inicio de la guerra ha sido una de ellas, y sé que no se pueden solucionar muchos de los errores que hemos cometido. Tanto los de Tierra de Partida, como los de Bastión Hueco. Pero... sigo creyendo que esas diferencias que nos distancian pueden desaparecer, que podemos entendernos. A pesar de la guerra, tengo a demasiadas personas que me importan al otro lado. Ragun, Saeko, Alec... a pesar de todo, de las guerrillas, las putadas mutuas... siguen siendo personas muy importantes para mí. Ambos bandos somos portadores de la Llave-Espada. Y nuestro enemigo no es la oscuridad. Ragun y Saeko son afines a oscuridad, pero son Caballeros, leales a sus principios, y sé que no son malos. Nuestro enemigo es cualquier tipo de maldad que pueda hacer daño a los corazones, a los mundos. Y hay una, ahí fuera, que intenta separarnos aún más, enfrentarnos hasta el punto de matarnos. Alguien quiere aniquilar a la Orden. Hace mil años alguien quiso aniquilar el sistema de Tierra de Partida. Por culpa de las diferencias. Sé que podemos resolver eso. Todos juntos.

No me importa que os matéis entre vosotros si tenéis redecillas personales, pero nosotros no seremos vuestros soldados ―aportó simplemente Hana, con un tono duro respecto a los discursos conciliadores de los demás. Al menos, si la guerra continuaba, todos tendrían claro que ella no iba a luchar.

Imitó el gesto de uno de los aprendices, que no conocía, y clavó la Llave Espada en el suelo, a modo de reivindicar que ella también se plantaba. Aunque, en realidad, nunca había participado activamente en la guerra.

Por entonces, ya no podía acallar la voz en su cabeza que hacía que reverberaran las palabras del Guía del mensaje críptico que Malik le había dado:

«A veces se es más feliz sin saber la verdad. Y tú no estás pensando en su felicidad, Hana. Estás deseando resarcirte por la injusticia. Eso no es preocuparte por los demás».

Tenía razón. Había llegado la hora de dejar atrás el egoísmo. Las personas que se habían acercado a hablar con Nithael se retiraban o unían a los discursos, así que era el momento adecuado para que le echara valor y fuera a hablar con él. Se acercó a la escalinata y, ligeramente temblando por el incómodo y violento momento que iba a vivir, se plantó frente a él.

Hola. Otra vez ―murmuró. Por suerte, el sentimiento de vergüenza no hacía mucha mella en ella y pudo continuar con lo que había ido a decirle―. Mi nombre es Hana. Encantada de conocerte, Nithael.

Le tendió la mano, en un gesto impropio de ella, porque los formalismos no iban mucho con su estilo. Imaginó que el ángel estaría sorprendido, puede que hasta molesto por sus mentiras, su engaño y su encarcelamiento. Le estrechara la mano o no, Hana se sentaría con él en la escalinata. Se dio cuenta de que había necesitado desesperadamente ese momento de tranquilidad, bajo el amparo del castillo, para sentirse de nuevo a salvo, a gusto y tranquila. Todo (o casi todo) volvería a ser como antes.

Te dije que sería un buen castillo ―le comentaría a Nithael de pronto, sin responder a ninguna de sus preguntas de plantearlas, ni mirarle. Ya habría tiempo para que comprendiera qué había ocurrido durante esos mil años, y qué le había llevado hasta allí―. Pero espera a ver las habitaciones de los aprendices. Podrían haber sido algo más grandes.

Ojalá hubiese podido encontrar al arquitecto responsable y modificarle los planos en algún desliz.


Spoiler: Mostrar
Pues yo acabo encantada =) Gracias por el EG, me ha gustado mucho. No me extiendo más porque este tema está petao ya, pero me uno a la corriente para agradecer a Sombra y Suzu por llevarlo. ¡Ya podéis ir planificando el siguiente!
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Awards 2010-2011, 2012, 2013, 2014 y 2015
Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
ImagenImagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

¡Gracias a todos los que votasteis!
Avatar de Usuario
Nell
161. Kairixula
161. Kairixula
The Unknowns
 
Mensajes: 6373
Registrado: Jue Dic 17, 2009 10:18 pm
Dinero: 19.43
Banco: 48,402.75
Ubicación: Intentando desengancharme de la Lotería ;_;
Sexo: Femenino
Estantería de objetos
Karma: 65

Re: [Evento Global] El Esclavo del Olvido

Notapor Saxor » Vie Oct 16, 2015 12:15 am



Me enfrenté al sincorazón de la espada con todo lo que tenía, logrando hacerle retroceder. Después de mi última Vorágine Oscura, le di el relevo a Guilmon para buscar alguien con una piedra, pero... Todos se las habían llevado para usarlas para el Coloso. Al menos eso supuse porque dentro del Castillo no veía ninguna. Guilmon intentó usar las fuerzas que le quedaban para acabar con él, pero no fueron suficientes. El sincorazón se teleportó a su espalda y estuvo a punto de recibir un ataque mortal.

¡Guilmon!—pero en el último instante una patada de Shinju apartó al pobre reptil del camino de la hoja. Suspiré agradecido, y me acerqué a mi compañero para socorrerlo mientras la aprendiza de Bastión Hueco terminaba de eliminar al sincorazón. Entre tanto, Nithael había logrado sujetar los dos fragmentos de la Llave y estaba tratando de unirlos con todas sus fuerzas. Y si una sola mitad podía volver loco a Nithael, las dos juntas debía de ser un infierno en la tierra.

Vamos, Nithael. Puedes hacerlo. ¡Concéntrate!

No… Me está… recha-zando

¡¿Es que vas a abandonar a toda esta gente?! ¡Dependen de ti, Nithael! ¡Si no haces esto tú, morirán todos! ¡Y no quedará ninguna Tierra de Partida que proteger, ni ningún recuerdo que perdonar!

¡Vamos, Nithael! ¡Sé que puedes hacerlo!—animé junto al Guía desde donde me encontraba. Finalmente, la mirada de Nithael cambió por completo a una mucho más decidida que nunca.

No. Esta vez no.

Nithael logró completar la llave espada, haciendo uso de ella para que el Coloso a lo lejos se llenara de enredaderas increíblemente gruesas. A cada segundo que pasaba, Nithael se encontraba más pálido, le salía sangre por uno de los ojos y parecía ni tener fuerzas para mantenerse en pie por más tiempo.

Marchaos fuera. ¡Rápido!—como si me hubieran echado un cubo de agua fría. Agarrando a Guilmon del brazo para que se levante, empezamos a correr.

¡Un momento! —frente a Light y Malik aparecieron la Maestra Yami y Alexis bastante malheridas (al final sí que era la verdadera Alexis después de todo)—¡Lleváoslas o se quedarán aquí encerradas!

Y os… olvidáis… A unos cuantos… más.

Cuatro personas más aparecieron en la entrada. En un principio no me sonaba haber visto a ninguno de ellos, pero luego me vino de sopetón que uno de ellos era Bavol. Al parecer había acabado olvidándolo por completo y ni me había dado cuenta. Cuando alcanzamos la entrada, el Guía se dirigió a nosotros.

Ha sido un placer conoceros. Con suerte, no volveréis a verme nunca. No, más bien he de pediros que os aseguréis de que, al menos en vuestra generación, yo no tenga que volver a aparecer otra vez. Proteged Tierra de Partida. Cueste lo que cueste. A algunos os he preparado para lo que os espera, pero dudo que sea suficiente.

»No os dejéis engañar ni bajéis la guardia. Los monstruos son muy distintos a las Reminiscencias.

Levántate cuantas veces sea necesario, Saxor, y no te rindas. Pero también aprende que cada error significa una cicatriz y que has de cargar con ellas y dejar de escapar. La gente fuerte no es la que no comete errores, sino la que aprende de ellos y se sobrepone a los mismos para no volver a cometerlos.


No. Gracias a tí, Guía. Si no hubiera sido por ti, la mitad de nosotros habríamos muerto en el intento—agradecí al Guía todo lo que había hecho por nosotros. Podía ser la persona más molesta de Tierra de Partida, pero era la razón por la que habíamos logrado avanzar.

Al mismo instante que las puertas de oro se abrían, cuatro potentes rayos salieron disparados una vez más al núcleo del Coloso. Ni siquiera su intento de protegerse impidió que fuera completamente destruido. Y como todos los purasangre, se convirtió en una nube de oscuridad que tardó unos segundos en disiparse por completo.

El Coloso consiguió, en un titánico esfuerzo, liberar su único brazo arrancando una extensión gigantesca de tierra y cubrirse el agujero. Sin embargo, la felicidad que sentí al ver el titán de oscuridad desaparecer fue efímera. El mar de sincorazón los alcanzó. Rodearon la entrada en todos los ángulos posibles, bloqueando cualquier posible vista del mundo.

Vamos... Vamos...

¡¡AHORA!! —La luz más potente que había visto nunca llegó desde nuestras espaldas y aun así nos cegó de su intensidad. Lo único que pude percibir fue algo que pareció el grito de una infinidad de voces... Y luego se hizo el silencio.

****



Y mis sentidos empezaron a cambiar lo que percibían poco a poco. El olfato fue bendecido con el olor de la hierba, el tacto con el viento, el oído con el cantar de un pájaro... Y la vista con una imagen del Castillo de Tierra de Partida.

Por fin...

Todos los sincorazón habían desaparecido por completo, los que aún permanecían en sus gliders descendieron para mirarse con alivio, empezaron a tratar a los heridos, las puertas se abrieron...

¿Y esas pintas de perro apaleado que me traéis? ¿Alguien me explica qué está pasando aquí y de dónde ha salido este…?—mi Maestro salió junto a Nithael a través de las puertas. Al principio miró receloso a Ryota, pero luego se calmó para hacernos esas preguntas.

...Estamos en casa—con la mayor sonrisa que había tenido nunca, cedí ante el peso de mi cuerpo y caí de rodillas. En ese momento... No podía ser más feliz.

*


Empezamos a recuperarnos de las heridas, todos. La Maestra Yami logró despertar, al igual que Alexis (que oía sus ganas de matarme en la distancia, simplemente me hice el sueco y me alejé de donde ella deambulaba). Cuando tuve algo de tiempo, fui a mostrar mis agradecimientos a todos los que me habían salvado el pellejo ese día... quiero decir, esos dos días. En primer lugar, fui a por Shinju. Ella había salvado a Guilmon, al fin y al cabo.

Eh... G-gracias. P-por salvar a mi mascota—incliné un poco la espalda. Escucharía lo que tuviera que decir, y me dirigiría a los siguientes. Colibritany y Nicolai, para ser más precisos. A ambos les dije más o menos lo mismo—: Gracias por salvarme antes.

El siguiente de la lista era Nithael.

¿Cómo te encuentras?—primero saqué el tema de su estado de salud, ya que manejar la esa Llave Espada era toda una proeza. Esperé a que me contestara, para luego ir al tema por el que había venido—Escucha... tal vez no lo recuerdes. Pero... Tu Reminiscencia nos ayudó en aquel recuerdo. Solo quería darte las gracias. Oh... ¿Y esa cama de plumas también habría sido cosa tuya?—me crucé de brazos haciendo memoria. Cierto, nunca había conocido la identidad de mi salvador, pero siendo plumas, sólo se podía tratar de Nithael—Como sea, te lo agradezco mucho. Me has salvado dos veces... No, tres contando lo del cambio del castillo. Por cierto, ¿qué piensas hacer a partir de ahora?—y expresé mi gran curiosidad. ¿Qué haría Nithael de allí en adelante? Quería saberlo... Aparte de las respuestas que tuviera, soltaría otra cosa—Siempre te puedes quedar aquí. No creo que los Maestros se opongan. Bueno... Mejórate.—y tras escuchar su reacción a mi propuesta, me despedí y fui al último de la lista...

¿Por dónde andará Kaz...?

Qué...—la voz de mi Maestro me llamó la atención. Tenía una expresión pálida, y Ryota asintió a esa pregunta implícita. El Maestro Ronin no pudo mantenerse en pie y se sentó en uno de los escalones. Lo que le habían dicho debía ser gordo, y muy malas noticias...—Kazuki no... No puede ser…

No es posible...

Mi cabeza no tardó en sacar conclusiones. No había visto al Maestro Kazuki en ninguna parte, y si lo que habían dicho sobre él era tan malo como para que mi Maestro palideciera... solo podía significar que había muerto. Claro... Era demasiado optimista pensar que en esa invasión de sincorazón tan grande no hubiera muerto nadie. Apreté mi puño con furia. Cuando por fin se había decidido por arreglar las cosas...

Pasé un tiempo en silencio, sin saber qué decir. ¿Estaba bien ponerse contentos con la victoria? Ya no sabía si mirar el lado bueno de todo aquello o lo malo. Tras unos minutos, sentí como si algo siguiera sin estar en su lugar. ¿Qué era...? Por fin me percaté al notar que mis pensamientos estaban demasiado tranquilos.

Has estado muy callado todo el transcurso del ataque.

Silencio. Xayim no contestaba.

Oye, ¿me estás escuchando? ¿Qué rayos estás planeando?

Sin respuesta. ¿Pero qué demonios...?

¡Escuchadme! ¡Todos!—mis pensamientos fueron interrumpidos cuando la chica que había portado una de las mitades de la llave alzó la voz—Después de lo vivido a día de hoy... ¿de verdad seguís viendo necesaria una guerra entre nuestros dos bandos? Creo que lo sucedido deja bastante claro que no. Puede que Bastión Hueco y Tierra de Partida tengan mentalidades diferentes, lo sé. Pero... ya lo habéis visto. No hace falta que nos matemos entre nosotros cuando un ejército sincorazón puede invadir nuestras bases y casi acabar con ellas. Esta guerra no hará sino facilitar la victoria de estos seres sobre nosotros. No cometamos el error de estar divididos. Sé que no será fácil que ambos bandos logren la paz tan repentinamente... pero... no quiero más muertes... Perdí a mi hermano, quizá algunos le conozcáis y quizás otros no. Pero mantengo la esperanza de que siga vivo. Se lo reconocí al Guía, y lo reconozco ahora delante de todos vosotros. Me embarqué en la Orden para encontrarle. Sé que las posibilidades son mínimas... pero... ¿no es acaso la esperanza lo último que se pierde? Por favor... Maestro Ronin... Ryota... acaben con esto de una vez.

Cierto, la guerra. Eso tan nocivo que había nacido de una farsa. Esta victoria sobre los sincorazón podía ser la clave para acabar con ella de una vez por todas. Así que me uní a los que empezaron a unirse en el discurso.

Es cierto, hay que acabar con esta guerra. Podría apostar mi mano a que casi nadie de los que estamos aquí quiere proseguir con ella. Y más todavía cuando aquello que la empezó fue una farsa. Una guerra solo causa muerte y dolor. ¿Por qué seguir con todo esto cuando nadie quiere que siga así? Maestro Ronin... M...aestro Ryota—Me costó horrores poner el título de Maestro delante de él, pero... Si quería paz y ninguna hostilidad, había que dar ejemplo—¿No es lo mejor para todos?

Spoiler: Mostrar
Y aquí mi último post. Enhorabuena a Suzu y a Sombra por montar y llevar todo el EG, me ha gustado mucho, y el trabajazo que se han tenido que montar solo puede ser superado por el EG II. Mucho ánimo con el último post.
Imagen
Gracias a Ita por la firma~
Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen

RolKHWorld: Cronología
Spoiler: Mostrar
Primer Arco: Corrupción

1ª Saga
Prólogo: Sólo los más fuertes... [Bastión Hueco]
Encuentro: Recién llegado [Tierra de Partida]
Trama: Un paso atrás [Tierra de Partida]
Trama: Y digo ¡salta! [Coliseo del Olimpo]
Encuentro: La ciudad eterna [El Mundo Inexistente]
Encuentro: Persecución enmascarada [Villa Crepúsculo]
Encuentro: Un lugar al que regresar [Espacio Profundo]
Trama: ¿¡Es que nadie piensa en los niños!? [Islas del Destino]
Misión: Cuidado con los asteroides [Espacio Profundo]
Encuentro: Perros, lagartos y osos parlantes [Bosque de los 100 Acres]
Encuentro: Las apariencias engañan [Tierra de Partida]
Trama: ¡Se me ha metido placton en la nariz! [Atlántica]
Evento Global: Ocaso de una estrella (Primera parte) [Bastión Hueco]
Evento Global: Ocaso de una estrella: Ruta 3 (Segunda parte) [Bastión Hueco]
Evento Global: Ocaso de una estrella (Parte final) [Bastión Hueco]

Segundo Arco: Perdición

2ª Saga
Misión: Dulces olores [Monstruo] (Inconclusa)
Trama: Ángeles Caídos [Intersticio entre los mundos]
Encuentro: Laberinto Paranoico [Espacio Paranoico]
Trama: Alianza en las Penumbras [El Mundo Inexistente]
Encuentro: ??? [???]
Encuentro: Pasado olvidado [Ciudad de Paso]
Encuentro: Coincidencias alarmantes [País de Nunca Jamás] (Inconcluso)
Trama: Cada loco con su tema [País de las maravillas]
Evento Preglobal: The End Is Where We Begin (Day 0: The Introduction) [¿Villa Crepúsculo?]
Evento Global: The End Is Where We Begin (Día 1 - Sector 1: Crepúsculo) [¿Villa Crepúsculo?]
Evento Global: The End Is Where We Begin (Día 2 - Sector 3: Ocaso) [¿Villa Crepúsculo?]
Evento Global: The End Is Where We Begin (Día 3 - Sector 4: Túneles) [¿Villa Crepúsculo?]
Evento Global: The End Is Where We Begin (Día 4 - Sector 3: Ocaso) [Villa Crepúsculo Virtual]
Evento Global: The End Is Where We Begin (Día 5 - Sector 2: Atardecer) [Villa Crepúsculo Virtual]
Evento Global: Datastream (Primera parte) [La Red]
Evento Global: Datastream - Ruta de la Eliminación (Segunda parte) [La Red]
Evento Global: Datastream (Parte final) [La Red]

Tercer Arco: Rebelión

3ª Saga
Trama: Crisis de tierras sin dueño [Ciudad de Paso]
Encuentro: Día de monos [Selva Profunda]
Trama: Asalto a la Torre [Torre de los Misterios]
Trama: De cero a héroe [Coliseo del Olimpo]
Trama: En busca del corazón [Espacio Paranoico]
Evento Global: El Esclavo del Olvido (Primera parte) [Castillo del Olvido]
Evento Global: El Esclavo del Olvido - Ruta del Caído (Segunda parte) [Castillo del Olvido]
Evento Global: El Esclavo del Olvido (Parte final) [Castillo del Olvido]
Secret Episode: Another Side, Another Story - The Last Twilight [Villa Crepúsculo]

Cuarto Arco: Colisión

4ª Saga
Trama: Leyendas se contarán [Tierra de Dragones] (en proceso)


No Canon
Especial libre: San Valentín [Tierra de Partida] [Corrupción]
Especial libre: Halloween [Ciudad de Halloween] [Perdición]
Especial libre: ¡Feliz Navidad 2012! [Bastión Hueco] [Perdición]
Especial libre: Historias de San Valentín [Bastión Hueco] [Perdición]
Especial libre: Venid, mis pequeños [Villa Crepúsculo] [Perdición]
Especial libre: ¡Feliz Navidad 2013! [Bastión Hueco] [Perdición]
Especial libre: La mansión encantada [Ciudad de Halloween] [Rebelión]
Especial libre: El laberinto de los corazones [???] [Rebelión]
Especial libre: ¡Los reyes han llegado! [Tierra de Partida] [Rebelión]
Especial libre: La Mansión Encantada II: La Venganza [Ciudad de Halloween] [Rebelión]
Especial libre: World War Christmas [Tierra de Partida] [Colisión]
Avatar de Usuario
Saxor
42. Atisbota
42. Atisbota
 
Mensajes: 1239
Registrado: Jue Oct 21, 2010 9:14 pm
Dinero: 649,366.31
Banco: 15,749.69
Ubicación: En el Mundo Digital
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 8

Re: [Evento Global] El Esclavo del Olvido

Notapor Tsuna » Vie Oct 16, 2015 1:19 am

Spoiler: Mostrar

La batalla no tardó en volver a dar comienzo cuando los sincorazón se recuperaron del poder temporal de Chihiro. Nikolai se separó de mí, prometiendo que regresaría, y yo me limité a dejarlo marchar, esperando que cumpliese con sus palabras. Hasta que el Coloso no cayera de forma definitiva nadie iba a estar a salvo, y todas esas promesas no iban a significar nada.

Jugué con mis dedos, que sostenían en ese momento la piedra mágica, mientras echaba un vistazo en derredor, buscando a alguien. Y no me hizo falta seguir buscando cuando di con él, con el maestro Ryota. Quería luchar junto a él y ver por mí misma de qué era capaz, al menos en los que iban a ser nuestros últimos momentos, para bien o para mal. Y también juzgarlo una última vez, en un intento de convencerme a mí misma que todavía seguía siendo un maestro ejemplar, alguien digno de ser nombrado maestro, y no un vil criminal.

Me aproximé a él y, pálida como un fantasma, le expliqué un breve plan que me vino a la cabeza en aquel delirio. Aceptó mi éter de buen grado, y sonrió.

Concéntrate en el Coloso. Si necesitas ayuda, yo te ayudaré a disparar. Todavía tenemos un minuto antes de que lleguen los Sincorazón.

Asentí con la cabeza, buscando ahora con la mirada a la maestra Shinju, la cual no parecía encontrarse en ese momento allí, sino afuera, junto a Nithael. O eso supuse al no verla. Cogí impulso y, con la piedra bien agarrada en mi mano, corrí hacia la salida, intentando no terminar muerta por los ataques de los sincorazón. Vi a Light, Saxor, Nikolai, y algunos más saltando de un lado para otro. Yo solo me limité a correr hacia el exterior, invocando mi glider en plena carrera para sobrevolar la zona. Escuché a Nicoxa, Colibritany y Maya, que empezaban a cargar una de las rocas, y Lirio, que decidió ir detrás de mí.

Tenerla de nuevo a mi lado me recordó que no estaba sola en aquello, que pese a haber estado dormidas durante mil años todavía éramos aliadas, y compañeras. Sonreí por un momento, llena de esperanza. Acostumbrada como estaba ya a los viajes en glider no noté la enorme diferencia de altura que me separaba del vacío, lugar donde había estado a punto de ser transformada en un sincorazón hacía mucho ya. Tan solo parecía un mal sueño…

Entonces te llamabas Hana… —comenté de pronto, teniendo a Lirio a mi lado. En el pasado me había sido imposible averiguar el por qué un cambio de nombre así, aunque bueno, yo la había conocido como Lirio y ya me era costumbre llamarla de esa manera—. ¿Por qué mentiste?

Es una mala costumbre. No me gusta dejar rastro en los lugares a los que voy. Ha sido un placer, Saeko. —sonreí.

Coloqué la piedra en posición, procurando apuntar al enorme sincorazón. En un primer momento fue Hana la que me acompañó, pero más tarde se nos terminó por unir el maestro Ryota. Lo observé unos momentos, agradecida. Un grupo de maestros de ambos bandos atacó al Alfa con las fuerzas que les quedaban, pero ni con esas lograron hacerle nada. Alec, por su parte, también se unió al grupo lanzando algunos hechizos y terminó volando por los aires de un manotazo.

Como por arte de magia un pequeño bosque de plantas se extendió a lo largo de su gigantesco brazo, pero no parecía que fuese a aguantar mucho hasta que… La selva creció por todas partes, atrapando al gigante. No supe ni quise entender de dónde había surgido, pues lo único que necesitaba saber era que nos estaba ayudando a ganar.

Aquella sensación tan desagradable me empezó a recorrer el cuerpo. Sufrí algunos escalofríos, agotada mentalmente, y la mano empezó a arder otra vez. Al menos estaba acompañada de Lirio y Ryota, por lo que el sufrimiento fue menor, pero aun así me seguía dejando un sabor amargo en la boca.

Tragué la poca saliva que me quedaba e intenté humedecer los labios, que tenía secos y agrietados. La luz de la piedra era cada vez más fuerte, y entonces salieron despedidos los distintos rayos. El nuestro fue el más potente con diferencia, gracias al maestro supuse.

El Alfa se intentó proteger con su único brazo, que logró liberar de las enredaderas que lo tenían inmovilizado. Gruñí por lo bajo, desesperada. Mantuve los ojos bien abiertos, deseando con todas mis fuerzas que su último escudo cayera de una vez.

Y así fue.

La enorme bestia de oscuridad se arqueó y poco a poco, se fue tornando una masa de oscuridad sin forma alguna, como acostumbraban a hacer los sincorazón al ser derrotados. Pero entonces, de él surgió una enorme ola de oscuridad que me obligó a ahogar un grito y cubrirme la cara con el brazo donde sujetaba el libro de Zephyr.

Al recuperar de nuevo la compostura me encontré con una situación todavía peor: nos rodeaban infinitos sincorazón por todas partes. Volaban, corrían, escalaban por las rocas del islote albino, todos en busca de nuestros corazones. Dejé caer los brazos, rendida, porque no me quedaban ya más fuerzas a esas alturas, solo quedaba rezar para que Nithael y algún maestro nos protegiera.

Aun así, en medio de aquella cruel tempestad de oscuridad, una potente luz lo inundó todo…

****


Nunca me había sentido tan bien al aire libre. El verde de las montañas y los jardines, los riachuelos que cruzaban la roca y los animalillos, ajenos a toda esa pesadilla que se había organizado hasta hacía unos momentos. Si no hubiera sido por las cadenas maltrechas o el propio castillo destrozado, que se caía a pedazos por momentos, no me hubiese creído nada de nada.

Aterricé con calma sobre la hierba, cerca de un árbol destrozado. Todos nos empezamos a organizar, atendieron a los heridos, otros se sentaron sobre los escalones… Incluso el maestro Ryota me dio una palmada en el hombro, una que malinterpreté. ¿Acaso me la daba porque había sido una buena pieza de ajedrez, o de verdad sentía que había hecho lo correcto?

Di un par de pasos con la cabeza gacha, incapaz de ver el corazón del maestro. Quería pensar que sí, que en el fondo era un buen hombre, pero… Había cometido muchos crímenes, ni siquiera merecía el título de maestro de maestros. Por un momento temí que alguien lanzara un ataque a traición y todo volviese a ser como antes. “No, por favor”, fue lo único que pude pensar, harta ya de tanta batalla, tanta muerte y tanto conflicto.

De pequeña también me enseñaron un dicho, y éste decía que cuando alguien te observaba sentías un ligero hormigueo en el cuerpo. No supe si fue cierto o no, pero al girarme comprobé que tanto la maestra Lyn como la maestra Nanashi me observaban. Bajé la cabeza de nuevo, atormentada. Cierto, seguía teniendo aquel condenado libro en mis manos.

Agradecía a Assur y Catrina sus esfuerzos por romper el sello, e incluso me atreví a abrirlo por una página al azar tan solo para mirar qué contenía, qué eran aquellas runas y esa magia arcana. Por supuesto que no entendí nada, así que lo volví a cerrar con un resoplido.

Entre otras cosas, durante la batalla contra el Alfa me vinieron a la cabeza de pronto los nombres de Enok y Gata, como si los hubiera recordado después de muchísimo tiempo. Andaban por la zona, así que preferí no darle más vueltas. Lo importante es que seguíamos vivos. Y yo tenía que tomar una decisión, una muy importante.

¿Y esas pintas de perro apaleado que me traéis? ¿Alguien me explica qué está pasando aquí y de dónde ha salido este…?

Spoiler: Mostrar

¿De verdad era capaz de traicionar a los maestros que había valorado tanto todo ese tiempo? ¿Los que me habían enseñado todo lo que sabía? Eran como padres para mí, pero no, mi yo del Pasado fue plenamente consciente de todos los errores que habíamos cometido: tanto ellos como yo misma. Mi estancia en Bastión Hueco me había tenido confundida y muy, pero que muy equivocada. No quería volver, ni seguir formando parte de una Orden que se dejaba guiar por el odio. ¿Que la Luz había tiranizado la realidad? Bueno, yo no estaba dispuesta a matar, no era capaz.

Nikolai, Ragun, Simbad, Gata, Saito, Enok, Alec, Shinju, Nanashi, Victoria, Ariasu, Diana, Ryota… Los iba a abandonar a todos, pero era mi decisión y lo que creía correcto. Aun así la idea me aterraba por el hecho de pasar a ser su enemiga declarada, o lo que quisieran pensar.

¿Saeko? —Aquella voz, precisamente se tenía que tratar de él. Pegué un respingo y alcé la vista, asustada—. ¿Ocurre algo?

Y tanto que ocurría. Me limité a asentir con la cabeza, lívida.

Sí… —musité con voz rota, procurando que nadie más aparte de Nikolai me escuchara—. Es muy importante. Y una historia muy larga.

Esperé algún gesto o respuesta por su parte, y le aclaré todo, tajante y sin rodeos.

>>No puedo seguir en Bastión Hueco. Lo siento —tragué saliva, y le expliqué mejor mis motivos, señalando el libro con la mirada—. Es el libro de Zephyr, contiene magia antigua muy poderosa, ni siquiera yo la entiendo, creo que el único que puede hacerlo es Nithael —Abrí el libro por un par de páginas, mostrando el contenido a Nikolai, y luego observé al ángel, sentado sobre las escaleras—. La maestra Nanashi espera que se lo entregue, y probablemente el maestro Ryota también. Pero no puedo hacerlo. Yo no soy una asesina, ¿me entiendes? Yo… tengo miedo de lo que me puedan hacer. Bastión Hueco no es mi lugar.

Apreté los dientes. Cogí y solté aire un par de veces hasta quedar más calmada, y fue entonces cuando Nikolai, ese chico tan especial para mí, me recordó lo mismo que me había dicho en el mirador: no era ninguna pieza de ajedrez, no era una máquina, sino yo misma, Saeko. Me apoyó en mi decisión, e incluso afirmó que me iba a acompañar.

Le agarré el brazo izquierdo y mantuve mi mirada con la suya, sonriente.

Gracias.

Agarré al chico por la muñeca y me adelanté hasta donde se encontraba la maestra de Tierra de Partida, intentando evitar el contacto visual con Nanashi. Tan solo imaginar su cara era suficiente para que desear que me tragara la tierra.

Maestra —sonriente como estaba le entregué el enorme libro a Lyn, aproveché, además, para darle otro regalito: la dichosa piedra, no quería volver a verla en mi vida—. Gracias por abrirme los ojos.

Ver la reacción de la maestra Lyn me hizo recordar que también tenía su apoyo en mi decisión. Temí lo que pudiese pensar gente como Ragun, pero no había vuelta atrás. Era eso o perderme a mí misma, y no iba a consentir lo segundo, no cuando ya me había perdido lo suficiente. Sentí culpabilidad, por haber traído a mi bando a gente como Enok o por haber tratado tan mal a gente como a Gata. No, definitivamente… me había transformado en alguien que no era yo.

Encaré a Nanashi con determinación.

Lo siento —Ni siquiera pude referirme a ella como “maestra”—. He visto muchas cosas, he tenido la oportunidad de ser una Portadora ejemplar, y me he sentido muy bien conmigo misma. Pero no soy una vulgar asesina, ni una pieza de ajedrez que pueda sacrificar cuando guste.

Cogí aire un segundo, para soltar por mi boca algo que no sabía a dónde me iba a llevar. Sí, podía ser más fácil seguir bajo la protección de los maestros como hasta ahora, y continuar ajena a todo. Pero en ese momento no era capaz.

>>Abandono Bastión Hueco.

Quién sabía, igual en Tierra de Partida las cosas fuesen distintas. Puede que allí sí tuviese la oportunidad de ser una guerrera como lo había sido mil años atrás. En Bastión Hueco estaba obligada a obedecer todas las normas que me impusieran, era la regla de oro, a cambio de hacer luego lo que yo quisiera. Ya tenía suficiente, y se hacía claro dónde se encontraba la trampa.

¿Cómo que abandonas Bastión Hueco?... —me interrumpió Saito, tendiendo su mano— ¿qué quieres decir con eso?...

>>No puedes hacer eso, tu sitio no está aquí... tu lugar es Bastión Hueco, con nosotros... puedes contar conmigo y los demás para lo que necesites...

Negué con la cabeza, convencida.

Estás equivocado. —le confirmé.

Todo estaba dicho, no tenía nada más que decir, aun así Saito continuó insistiendo, murmurando algo sobre que me necesitaba. Abrí los ojos y Nikolai se me adelantó.

Suficiente. ¿Qué la necesitas? ¿Acaso te has parado tú a pensar que necesita ella? Saeko ha elegido lo que creía mejor, ha tenido el valor de expresarlo pese a las consecuencias. Y yo he sido un necio por no armarme de valor como ella. He odiado desde un principio esta puñetera guerra. Me ha dolido que mis propios superiores me pidiesen que matasen a sangre fría. Pero ya no más. Si no comparto los mismos ideales que Bastión Hueco... es que no estoy hecho para Bastión Hueco.

Nikolai...

Poco más se podía decir ya, nuestras opiniones eran claras. Al menos no me encontraba sola, y me resultaba un alivio enorme. Casi al instante una aprendiz de Tierra de Partida, en bata, llamó la atención de todos los presentes:

¡Escuchadme! ¡Todos! Después de lo vivido a día de hoy... ¿de verdad seguís viendo necesaria una guerra entre nuestros dos bandos? Creo que lo sucedido deja bastante claro que no. Puede que Bastión Hueco y Tierra de Partida tengan mentalidades diferentes, lo sé. Pero... ya lo habéis visto. No hace falta que nos matemos entre nosotros cuando un ejército sincorazón puede invadir nuestras bases y casi acabar con ellas. Esta guerra no hará sino facilitar la victoria de estos seres sobre nosotros. No cometamos el error de estar divididos. Sé que no será fácil que ambos bandos logren la paz tan repentinamente... pero... no quiero más muertes... Perdí a mi hermano, quizá algunos le conozcáis y quizás otros no. Pero mantengo la esperanza de que siga vivo. Se lo reconocí al Guía, y lo reconozco ahora delante de todos vosotros. Me embarqué en la Orden para encontrarle. Sé que las posibilidades son mínimas... pero... ¿no es acaso la esperanza lo último que se pierde? Por favor... Maestro Ronin... Ryota... acaben con esto de una vez.

La parte de su hermano no me interesaba tanto como lo demás, pues eran detalles personales y más bien parecía que se estuviese desahogando con nosotros, pero sí tenía razón en lo referente a los bandos. Un simple ejército de sincorazón salido de la nada fue suficiente para casi acabar con todos. Y para qué mentir, yo tampoco quería separarme de los maestros que tanto me habían enseñado, a los que acababa de traicionar.

Luego fue otro, un aprendiz ya algo mayorcito que recordaba de varias ocasiones, el que se puso en pie y habló. Sentí cierta emoción recorrerme el cuerpo, imaginando que ahora todos y cada uno de los aprendices irían a decir algo sobre los bandos y los maestros. Permanecí quieta, junto a Nikolai, escuchando.

Ronin no fue quién te apuñaló —dijo, con total confianza—. Fue ella por orden de otro. Vi sus recuerdos en el Castillo, alguien quería enfrentarnos todavía más. Deberíamos concentrarnos más en buscar a quién está detrás de esto en lugar de pelear. Si eso no basta para que hagáis las paces entonces no sé qué puede hacerlo, pero yo no pienso seguir persiguiendo a niños que no tienen la culpa de nada. Estoy cansado de patearle el culo a la gente.

Espera, ¿qué? —logré decir, asombrada y con los ojos bien abiertos.

Entonces… ¡Había sido todo un engaño, un maldito engaño de Chihiro! Increíble, impensable me resultaba. Todos engañados por esa bruja para debilitarnos todavía más. Ya no había razones para que siguiéramos en guerra, estábamos en el mismo barco. Aunque claro, todavía quedaba esperar al veredicto de Ronin…

Dudaba mucho que Chihiro siguiese en libertad después de eso. Lo más probable es que la encerraran en la prisión de la Federación, si no la mataban antes por el camino. El destino que le reservaran me daba lo mismo, si aquello era cierto se lo tenía bien merecido, en esta y en sus siguientes cinco vidas, como mínimo.

Lo peor, encima, es que los maestros habían ordenado asesinar y muchos aprendices, como yo misma o el propio Nikolai, estuvimos dispuestos a hacerlo en contra de nuestra voluntad, al menos en mi caso.

>>Esto ya no tiene sentido. —logré escuchar de parte de Simbad, asombrada y contenta por verle vivo—. Así que propongo una tregua para ambos bandos.

Sí, sin duda eso iba a ser lo mejor, como debió haber sucedido en La Red, tras la derrota de Erased. Era terrorífico pensar el punto hasta el que nos estuvieron manipulando, y si hubiese matado a Lyn en las murallas de Tierra de Partida, estaba segura de que nunca me lo hubiese perdonado.

Había elegido lo correcto, y Nikolai me apoyaba: era mi decisión, le pesara a quien le pesara. E iba a ser más feliz en Tierra de Partida, con maestros como Ronin o Lyn. Ya me resultaba extraño a mí que el pirata fuese capaz de un ataque a traición. Resumen: fue todo un engaño.

Maestro Ronin, Maestro Ryota —comenzó Nadhia después—. He visto muchas cosas desde que me convertí en aprendiz. El inicio de la guerra ha sido una de ellas, y sé que no se pueden solucionar muchos de los errores que hemos cometido. Tanto los de Tierra de Partida, como los de Bastión Hueco. Pero... sigo creyendo que esas diferencias que nos distancian pueden desaparecer, que podemos entendernos. A pesar de la guerra, tengo a demasiadas personas que me importan al otro lado. Ragun, Saeko, Alec... a pesar de todo, de las guerrillas, las putadas mutuas... siguen siendo personas muy importantes para mí. Ambos bandos somos portadores de la Llave-Espada. Y nuestro enemigo no es la oscuridad. Ragun y Saeko son afines a oscuridad —fruncí el ceño y bajé la cabeza, incómoda por las miradas que me pudiesen dirigir. Sí, usaba la oscuridad, ¿y qué? No estaba tan pirada como Gabriel—, pero son Caballeros, leales a sus principios, y sé que no son malos. Nuestro enemigo es cualquier tipo de maldad que pueda hacer daño a los corazones, a los mundos. Y hay una, ahí fuera, que intenta separarnos aún más, enfrentarnos hasta el punto de matarnos. Alguien quiere aniquilar a la Orden. Hace mil años alguien quiso aniquilar el sistema de Tierra de Partida. Por culpa de las diferencias. Sé que podemos resolver eso. Todos juntos.

Me armé de valor y di un paso adelante yo también. Cierto que le tenía miedo a la maestra Nanashi por cómo se había comportado, pero si entre todos podíamos cambiar las cosas… yo estaba dispuesta a intentarlo las veces que hiciera falta.

¡Maestra Nanashi! —exclamé—, maestro Ryota… Yo no puedo seguir en un bando que me ordena matar gente por unos ideales que no comparto, no quiero ser una simple pieza de un tablero. Esta guerra ya ha sido suficiente para todos, ¿no? Puede que yo use la oscuridad, sí, pero lo que sucedió mil años atrás no tiene comparación con esto —recordé entonces a Assur, si quería propagar los conocimientos y los ideales de esa época, tenía que empezar en algún momento, ¿no? ¿Y qué mejor momento que ese, donde podía hacerme escuchar?—. Una persona de Tierra de Partida se aprovechó de las diferencias para manipular a su antojo, incluso su oscuridad… Su oscuridad era terrorífica, suficiente para controlar un ejército como el que nos ha atacado. Puede que yo la utilice también, pero no estoy tan loca. Decidí abandonar Bastión Hueco por esa razón, porque no quiero volverme así. Debemos obedecerlo todo, a ciegas —Y miré al maestro Ryota, buscando en él algo que me convenciera—, pero yo no puedo matar. Somos iguales, y si nos separamos no habrá vuelta atrás.

>>Debería daros vergüenza que los aprendices tengamos que abriros los ojos.

Y paré, abrumada por el rebote que acababa de pillar. No iba a añadir más, no hacía falta. Con eso ya estaba todo dicho por mi parte, si los maestros seguían empeñados en luchar, que se mataran entre ellos. Si pasaba eso yo misma abandonaría la Orden, y si un ejército de Alfas decidía hundir todos los mundos en la oscuridad, pues vale, que lo hicieran.

Agarré la mano a Nikolai y apreté con fuerza, buscando su apoyo.


Spoiler: Mostrar
-Saeko le entrega el libro de Zephyr a Tierra de Partida, concretamente a la maestra Lyn.
-Saeko le entrega la piedra que usó con Hana y Ryota a Lyn también.
-Saeko se cambia de bando a Tierra de Partida.

Y con esto, creo que es todo. Me ha encantado muchísimo el evento global, puede que al principio no se comentara tanto como hubiese gustado, pero el Castillo del Olvido estuvo muy bien organizado y diseñado, luego el factor de las reminiscencias le daba al evento una dinámica muy buena. De la ruta del Pasado nada que no haya dicho ya, muy bien llevada. Y la batalla final contra el Alfa ha sido muy intensa.

¡Enhorabuena a Sombra y Suzume por el curro, y a todos los participantes por disfrutar de esta historia!
Avatar de Usuario
Tsuna
57. Ferrocustodio I
57. Ferrocustodio I
The Unknowns
 
Mensajes: 1680
Registrado: Mar Ene 03, 2012 5:12 am
Dinero: 691,216.48
Banco: 0.00
Ubicación: Perdida en el océano.
Sexo: Femenino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 17

Re: [Evento Global] El Esclavo del Olvido

Notapor LightHelco » Vie Oct 16, 2015 3:36 am

Una lágrima escapó de mi ojo al sentir las curas de Ariasu en mi espalda. La maldita herida había decidido abrirse nuevamente tras los varios ataques que había recibido de los Sincorazón, todos habían decidido que era buena idea golpearme por detrás y entre los omoplatos.

Cerré con fuerza la mano en la que aun llevaba la Llave Espada de Kazuki, ya que como a la otra le pasara el dolor seguramente le causaría un buen arañazo a Ilana. La gatita había aprovechado el tiempo en que me curaban para tumbarse sobre mis piernas y descansar, no sin antes obligarme a acariciarla.

Maestra… Ariasu —. Se me hacía raro llamarla así, después de todo aun no había recuperado mis recuerdos, pero me habían informado de que la mujer era mi Maestra en Bastión Hueco —. Sé que lo de olvidar todo lo que he hecho en Bastión Hueco se puede considerar traición y esas cosas, ¿pero está usted segura de que no existe un método menos doloroso para curarme la espalda? —lloriqueé volviendo a sentir aquel escozor recorriéndome la herida.

Suspiré finalmente esperando a que la mujer acabara para que pudiese irme y recuperar mis recuerdos de una vez. Ariasu ya estaba terminando con las vendas cuando alguien se acercó hasta mí, su sombra proyectándose encima de mí. Alcé la vista y me encontré con Nicoxa. Poco tardé en darme cuenta de la situación y la posición actual de mis prendas.

¡Ni-nicoxa! —me levanté de sopetón, la cara roja como un tomate mientras me ataba lo más rápido que podía la camisa sin soltar la Monocromo.

Ilana se despertó al instante maullando con fuerza mientras la tiraba al suelo debido a la rapidez con la que me había levantado. La gatita bufó rasgando la hierba con sus uñas y tumbándose nuevamente.

Alec... —me nombró alzando ahora ella la vista para poder mirarme a la cara, cosas de tener tanta diferencia de altura —. Perdón por lo de antes, creo que ninguno de los dos quería decir esas cosas en realidad. La situación era mala y cada uno estalló por su lado. Tampoco podía imaginar que... bueno. Que Kazuki fuera tan importante para ti —. La mujer miró hacia un lado bastante avergonzada por lo que nos dijimos mutuamente, aunque yo tenía aquel recuerdo un poco borroso por alguna razón y bueno, no sé quién de los dos estaba más avergonzado en aquel instante —. Yo sólo le conocí un poco y ya me parecía una persona excepcional. Tiene que ser muy duro —. Sus ojos se clavaron en los míos, haciendo aun más difícil el perder aquel color rojo de mi cara —. Desahógate, Alec. Es lo mejor; expresa tus sentimientos.

Si… —. Tuve que ladear la cabeza varias veces antes de poder hablar con propiedad —. Realmente, no sé por qué te dije eso, yo… nunca uso palabras tan mal sonantes —. Que se riera por el hecho de que era tan fino para hablar, pero me habían criado así —. Tengo un poco borroso todo eso, pero aun así, imagino que yo soy el que debería disculparse y no tú, solo te estabas preocupando por mí —sonreí desviando la mirada hacia la Monocromo —. Algo que veo bastante normal tras la locura que cometí. Así que gracias.

>>Y sobre lo de desahogarme, me gustaría hacerlo con todas las razones del mundo —saqué el tarro en donde estaban metidos mis recuerdos —. Cuando termine de gritar te veo, después de todo estamos en el mismo bando —me despedí de Nicoxa llamando a Ilana y alejándome un poco de la zona donde aún seguían tratando a los aprendices y Maestros heridos.

Cuando estuve solo, abrí el bote y dejé que los recuerdos fluyeran. Estos regresaron a mí como un torrente que casi hace que me explote la cabeza. Tuve que soltar la Llave de Kazuki para llevarme una mano a la sien y usar la otra para apoyarme contra el tronco de un árbol, aquello había sido doloroso. Pero ya lo había recordado todo.

Maestro… —. Volví a sentir las lágrimas bajando por mi rostro al recordar el verdadero final de los hechos de La Red y el cómo luchamos para salvarle en el pasado —. Si no os hubiera abandonado, si no hubiese desperdiciado estos recuerdos. Quizás hubiese podido volver a salvarle… Lo siento.

Ilana maulló frotándome la pierna con su cabeza a modo de caricia para que me calmara. Pero no podía hacerlo, no cuando empezaba a ver las cosas más claras.

El falso ataque de Ronin a Ryota, la expresión de Kazuki cuando me contó en el castillo lo ocurrido, la misión en Ciudad Disney. Todo empezaba a encajar terriblemente, apuntando como culpable a una persona. Ya casi creía tener todas las piezas del puzle cuando la voz de un aprendiz se hizo oírse por encima del resto:

Ronin no fue quién te apuñaló —habló el hombre e inmediatamente le vi señalar a Chihiro —. Fue ella por orden de otro.

No necesité escuchar más, no necesite saber más, porque ya estaba todo claro.

No puedo valorar tu traición, Alec, porque la mía fue aún mayor. Di la espalda a la Orden y a mi amigo… Y apoyé a un enemigo


Las palabras de Kazuki se habían estado refiriendo a ella. Me odiaba por haber sido tan tonto de no darme cuenta incluso sin todos mis recuerdos, pero más odiaba a esa mujer. La sangre me hervía, más incluso que cuando había perdido a mi Maestro, porque al contrario que el Sincorazón que lo había matado, Chihiro había estado siendo protegida todo el tiempo por él.

Tú… lo has mandado a la tumba —murmuré cerrando la mano con fuerza alrededor de la empuñadura de Monocromo, llegando incluso a hacerme daño.

Avancé en dirección a la bruja, haciendo todo lo posible para controlar la rabia y la locura que con tantas ganas intentaban apoderarse de mí. Pero no, estaba vez no me dejaría llevar por él, no le necesitaba en esta ocasión, ni a él ni a sus recuerdos. Por una vez desde hace mucho tiempo, sería yo el que terminara el trabajo.

Me tomaría el último Eter que me quedaba para recuperar mi magia y cuando ya no estuviese más que a unos pasos del lugar, lanzaría un hechizo apuntando con la Monocromo a Chihiro. Varias zarzas crecerían bajo sus pies para impedir que escapara.

Tanto que te protegió y te defendió —hablaría entre dientes, mordiendo con fuerza para mantener el control —. Intentaste arrebatarle su Llave Espada, me hiciste desconfiar de él y por tu egoísmo dejaste que lo mataran.

Preparé la Llave listo para arremeter contra ella en cualquier momento.

¡El sacrificó todo por ti y tú nunca hiciste nada para agradecérselo! —le echaría en cara furioso —. Solo le fuiste causando cada vez más desgracias y ahora… ¡AHORA HA MUERTO POR TÚ CULPA!

Arremetí entonces contra la mujer, pero antes de poder pensar siquiera en si la habría alcanzado, alguien me agarró del brazo. Me giré rápidamente, dispuesto a soltarle un Piro en la cara a aquel que me había detenido, pero aquella idea desapareció de mi cabeza tan rápido como me crucé con la mirada de Maya.

Maya…

¿Qué... Qué has dicho...? ¿Estabas hablando de...? —quiso saber la niña, aun agarrando mi brazo.

Cerré los ojos y apreté los dientes. Maya no sabía nada, no se había enterado de lo ocurrido y al contrario que yo, ella había seguido siendo aprendiza de Kazuki. ¿Cómo podía decírselo? ¿Cómo demonios iba a decirle a aquella niña que su Maestro había muerto? Forcejeé para que me soltara el brazo y me di la vuelta para darle la espalda, ocultando así las lágrimas que aun no se habían secado.

Si… él ya no está —respondí finalmente, siquiera quería mencionar su nombre —. Y ella es la culpable de todo, ella es la que debe pagar con su muerte.

La noticia destrozó a la niña que empezó a llorar detrás de mí. Suspiré y me preparé para atacar nuevamente, pero entonces la brujita pasó por delante mío y se plantó frente a Chihiro rogándole entre lágrimas para que respondiera a sus preguntas.

¿Pero que le iba a responder aquella bruja? Nunca había hecho nada por Kazuki, decía que le importaba, pero en el fondo su corazón era más negro que los propios Sincorazón que nos habían atacado. Sincorazón que seguramente ella supiera porque estaban allí, porque Chihiro había sido la que había engatusado a Bastión Hueco para que se aprovecharan de que todos en Tierra de Partida iban a morir y robar información.

Cerré los ojos y grité harto. Por mucho que me estuviera costando en fondo, por mucho que fuera en contra de todo lo que había llegado a decir. Necesitaba matarla, atravesarla con el arma y asegurarme de que dejaba de respirar… no me entendía ya, solo quería ver sufrir y morir a esa mujer.

¡Aparta, Maya! —rugí intentando mover a la niña —. ¡Voy a matarla, voy a hacerle sentir lo mismo que el Maestro sintió!

¿Y para qué Alec? ¿Qué ganas con ello? —. La chiquilla se giró, su rostro cubierto de lagrimas —. Matando a esta mujer... la mujer por la que el Maestro estuvo dispuesto a morir... y además con su propia arma... Sólo conseguirás... manchar su memoria...

Maya invocó entonces su propia Llave Espada y detuvo la Monocromo con ella. Las dos armas chocaron haciendo que las chispas saltaran. La fuerza de la niña me obligó a retroceder y al volver a intentar atacar, la brujita protegió nuevamente a Chihiro impidiéndome avanzar.

¡Maldita sea, Maya! ¿Por qué… por qué la defiendes? —insistí sintiendo que la voz me fallaba —. Yo… yo… ¡no os entiendo ya a los humanos! ¿Cómo puedes defender a una asesina como ella?

>>No paráis de intentar mataros, de comportaros como los monstruos que tanto decís que somos nosotros —estallé finalmente atacando a la niña con mi propia Llave espada —. Ya estoy harto de sentirme como vosotros… No sois más que seres traicioneros y asesinos y ella es de la peor calaña —. Bajé la Monocromo y levanté en alto a Naipe Mágico —. No pienso perdonar su vida, Maya, así que aparta o tendré que hacerte daño.

Si la niña insistía la apartaría con una Sota de Picas para lanzarme finalmente contra Chihiro y acabar con ella usando a Naipe Mágico. Ya no me importaba que fuera a matar a alguien, algo que hasta ahora nunca había sentido la necesidad de hacer, pero eso se había acabado. Dejé que los recuerdos de Joker me dominaran finalmente, iba a necesitar su sed de sangre para quitarle la vida a la persona que tiempo atrás también intento quitarme la mía.

Spoiler: Mostrar
No, Suzu, no pienso dejarte descansar en el ultimo post! Echale las culpas a Nicoxa, ella ha dicho que se desahogue (?)

Uso mi ultimo Eter con Alec y las siguientes dos habilidades:

Sota de Tréboles (HM) [Nivel 5] [Requiere Poder Mágico: 8]. Unas zarzas salen del suelo y se adhieren a los pies del rival impidiéndole moverse durante ese turno (un post). El movimiento de las manos no se ve limitado, por lo que el oponente aún puede usar hechizos y armas a distancia.

Sota de Picas[Nivel 5][Puntería requerida: 6, Poder mágico requerido: 8]. El usuario crea dos esferas de aire del tamaño de una pelota de tenis y las lanza contra uno o mas objetivos.

Los dialogos de Maya estan hablados con Zodiark.

Sobre el EG, ya sabeis lo que opine de la segunda ronda que me sento como un jarro de agua fria y las que hubo entre la aparicion de Jasper hasta que empece el combate contra Mini-Assur, pero tras eso ha sido una todo hacia arriba y he sufrido y disfrutado a partes iguales con los post. Llore como una magdalena con Kazuki y sigo queriendo saber que narices pensasteis cuando al fallar la prueba os dije que me no me importaba porque tendria mi interaccion gratis con el xD

Pues eso, tuve muy mal inicio en la ruta, pero he acabado disfrutando el EG como una cria. 7.8/10 too much drama
ImagenImagenImagenImagen



Logros:
Spoiler: Mostrar
ImagenImagenImagen


Awards:
Spoiler: Mostrar
ImagenImagen
ImagenImagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
LightHelco
111. Roxas Organización
111. Roxas Organización
The Unknowns
 
Mensajes: 3303
Registrado: Jue Jun 07, 2012 10:42 am
Dinero: 320,406.83
Banco: 15,568.00
Ubicación: Un lugar con lapiz y goma
Sexo: Femenino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 16

Re: [Evento Global] El Esclavo del Olvido

Notapor Drazham » Vie Oct 16, 2015 1:45 pm

Con un grito de pura furia, Nikolai saltó con la Llave Espada en alto, y hundió la punta en el cráneo del Ojos Rojos. Forcejeó con el monstruo durante unos escasos segundos que le sirvieron al chico del yukata para recuperar el equilibrio. En cuanto vio que el aprendiz se las podría apañar bien, se impulsó con una patada a la cabeza del Sincorazón, arrancando el arma de un tirón, y corrió a grandes zancadas a por el siguiente. Dos aprendices ya se estaban enfrentando a la Gigasombra, por lo que no costó acabar con ella al descargar su fuerza y magia conjuntas sobre esta.

Oteó de soslayo que el dinosaurio de Saxor se las estaba viendo canutas con el Invencible. Chasqueó la lengua, su último Tajo Planar no bastó para frenarle, pero de eso ya se encargó Shinju, volándole la cabeza con su magia.

Con aquella última criatura evaporándose en una nube de oscuridad, Nikolai miró en derredor, comprobando que las criaturas del vestíbulo habían sido erradicadas. Tras inspirar un poco de aire por la nariz, ondeó su arma con un ligero movimiento de muñeca y deshizo los efectos del aura que emanaba, notando cómo la carga que ejercía sobre sus músculos desapareció.

Vamos, Nithael. Puedes hacerlo. ¡Concéntrate!

Captó los gritos del Guía, justo al lado de un Nithael que sufría por unir los dos fragmentos de la Llave Espada. Con las plumas encrespadas del hercúleo esfuerzo que realizaba, trató de juntarlas en un espectáculo de luces blancas y negras que desprendían ambas mitades.

No… Me está… recha-zando.

Apretó los dientes. La fatiga, el estar acostumbrado tan solo uno de los fragmentos. Todos esos factores se lo estaban poniendo crudo al ángel para realizar la fusión. Quería ayudarle, pero sabía que él era el único capaz de hacerlo.

¡¿Es que vas a abandonar a toda esta gente?! ¡Dependen de ti, Nithael! ¡Si no haces esto tú, morirán todos! ¡Y no quedará ninguna Tierra de Partida que proteger, ni ningún recuerdo que perdonar!

Si algo odiaba del Guía, era su facilidad de tener argumentos para cualquiera. Niko bien lo sabío, habiendo sufrido las constantes puyas de ese ente y haciéndole ver cuán perdido estaba en su vida. Le ponía de los nervios el sólo recordarlo, pero no podía negar que el muy bastardo se las apañaba para tener siempre la razón.

No. Esta vez no.

Con un último grito, Nithael logró juntar los fragmentos con un fugaz estallido de luz. Nikolai abrió los ojos en cuanto se disipó y contempló ensimismado el resultado de la fusión: la Llave Espada estaba completa, y con ella, la última pieza del rompecabezas.

¡Nith!

Alarmado, corrió en pos de socorrer al ángel, abatido y con la cara más blanca que un fantasma. Pero no consiguió llegar en cuanto una nueva orden salió de los labios de Nith:

Marchaos fuera. ¡Rápido!

Esbozó una mueca de angustia y ladeó la cabeza, sabiendo que no tenía posibilidades para negarse a su petición. Su misión era la de revertir el castillo con el poder de la Llave Espada, y solo le estorbarían si se quedaban allí dentro. Giró sobre sus talones y, antes de salir pitando, la voz del Guía volvió a escucharse.

¡Un momento!

Un chasquido de dedos, y por arte de magia aparecieron dos figuras femeninas en estado aletargado, flotando delante de Malik y su otro compañero de bando. Una de las mujeres le sonaba de haberla visto entre el grupo de Maestros de Tierra de Partida. La otra…

<Alexis…>.

Se le formó un nudo en la garganta al recordar cómo se deshicieron de la colérica chica. Temeroso, fue a comprobar en qué estado se encontraba, y a punto estuvo de darle un ataque de ansiedad al no encontrarle el pulso. Tragó saliva e Intentó calmarse, recordándose a sí mismo una y otra vez que la muchacha no era… normal. ¡Demonios, si tuvieron que partirle el cráneo tres veces para frenar su ira!

¡Lleváoslas o se quedarán aquí encerradas!

Y os… olvidáis… A unos cuantos… más.

Nithael enarboló la portentosa Llave, materializando a otros cuatro chicos que no le sonaban. Entonces, frunció el ceño y se llevó la mano a la cabeza, como si alguien le hubiese dado un sopapo mental. Los recuerdos comenzaron a aflorar, y las caras de los aprendices sumidos en un sueño profundo se le hicieron más familiares. De los cuatro, reconoció a Enok y se acercó a él. Una expresión amarga se le dibujó en la cara, pensando en el introvertido chaval con el que trabajó en el Reino Encantado. Las pruebas le habrían resultado una auténtica tortura a alguien como él.

Cargó con el joven a sus espaldas y corrió hacia la salida del castillo. Allí, el Guía les dedicó una de sus burlescas muecas y, con una reverencia, les dedicó unas últimas palabras:

Ha sido un placer conoceros. Con suerte, no volveréis a verme nunca. No, más bien he de pediros que os aseguréis de que, al menos en vuestra generación, yo no tenga que volver a aparecer otra vez. Proteged Tierra de Partida. Cueste lo que cueste. —Aunque Niko no perteneciese a dicha Orden, estaba dispuesto a poner la mano en el fuego para que el mismo incidente no se repitiese una vez más. Nadie tenía que pasar por lo mismo que ellos—. A algunos os he preparado para lo que os espera, pero dudo que sea suficiente.

»No os dejéis engañar ni bajéis la guardia. Los monstruos son muy distintos a las Reminiscencias.

Torció el gesto de su boca. Estaba seguro de que no se refería a los Sincorazón. Aunque bien es cierto que, pese a que eran monstruos, los había mucho peores ahí fuera. La pregunta era a cuál de ellos se estaría refiriendo.

Aupó aún más a Enok para mejorar su agarre sobre este e hizo ademán de alejarse. No obstante, antes de nada, miró al Guía con el ceño fruncido y resopló. Él también tenía unas cuantas palabras con las que finalizar aquella enfermiza relación.

Que sepas que aun te sigo teniendo una tirria que ni te imaginas. Por tu culpa, la cabeza no hace más que dolerme por la de problemas que me has dado —le recriminó con tono agrio. Crispó el gesto y, tras unos segundos con los ojos en blanco, le lanzó una mirada cansada—. Lo reconozco: no sé qué rumbo tomar ahora mismo con mi vida. Pero eso no quita que pueda pararme, replantearme las cosas, y darme cuenta qué es lo que quiero hacer realmente.

>>Pero hasta entonces, dejaré de macharme a mí mismo y me preocuparé de que es lo que realmente me importa. Ahora sé que no estoy tan solo como creía. —Sonrió de medio lado—. Gracias por ayudarme a darme cuenta.

Con eso dio por finalizada su despedida. Corrió en dirección a los imponentes rayos de luz que atravesaron los cielos nublados del castillo, otorgándole al alfa la muerte de una vez por todas. Su cuerpo se convulsionó en una densa niebla de oscuridad tras desaparecer de este mundo.

Y el caos se desató. Miles y miles de Sincorazón se descontrolaron con la falta de un líder que los dirigiese. Niko contempló horrorizado que el islote flotante en el que se situaban se inundaba de una marea negra. Retrocedió hasta situarse en el único atisbo de tierra que no había sido profanado por las criaturas, con la única esperanza de escapar de allí.

Entonces, como si de un milagro divino se tratase, de las puertas y oquedades del castillo emanó una vorágine de luz que se tragó todo. El mundo que rodeaba a Nikolai se tornó de un blanco cegador. Se volteó de un lado a otro con ansiedad, escuchando múltiples voces inentendibles que lo hicieron todo más confuso.

No pudo hacer más que aguardar hasta que el silencio llegó.

***


Le llegó el aroma a tierra fresca de los campos, el piar de algún pájaro, y la brisa del viento acariciándole la piel. Abrió los ojos con lentitud y los primeros rayos del sol le pillaron un poco desprevenido. El sol, ese olvidado al que no veía desde hace mucho.

Despertó del todo, y su visión del panorama que le rodeaba era de unas verdes praderas, un cielo despejado, y la de un imponente castillo (obviando las destrozadas cadenas gigantes) que nada tenía que ver con esa obra retorcida a la que se llamaba Castillo del Olvido.

Estaban en Tierra de Partida.

Lo hemos conseguido… —Una expresión de serenidad se dibujó en su cara, cerrando los ojos y disfrutando del aire puro que tanto extrañaba.

Los diferentes Maestros de las dos Órdenes fueron apareciendo, junto a otros tantos aprendices que descendieron en glider. No hubo incomodidad entre ambos bandos, sino todo lo contrario. En sus caras se reflejaban sendas expresiones de felicidad, alivio, e incluso camaradería. Era como si la perniciosa guerra se hubiese esfumado. Así debía ser, pues la guerra que tantos problemas acarreaba nunca tuvo que existir desde un principio.

Nikolai se volteó a las recién abiertas puertas del castillo. Se alegró muchísimo de ver de nuevo a Nithael, exhausto, pero al menos de una pieza. Quien le acompañaba y ayudaba a caminar no era ni más ni menos que la entidad que los de Tierra de Partida llevaban buscando desde que comenzó todo este lio: Ronin, su líder.

El cuerpo del mandamás se tensó al reparar en la presencia de Ryota y otros tantos miembros de Bastión Hueco. Fue cando la Maestra de rasgos animales, Lyn, le indicó con un gesto que se relajase. Y así hizo, mostrando una sonrisa a los presentes.

¿Y esas pintas de perro apaleado que me traéis? ¿Alguien me explica qué está pasando aquí y de dónde ha salido este…?

Que el impasible líder de Bastión Hueco sonriese fue una buena señal. Nikolai también hizo lo mismo por su parte. Algo le decía que podría tomarse ese anhelado descanso.

***


Tras dejar a Enok en manos de los Maestros, Niko deambuló por el espacio habilitado para tratar las heridas de los aprendices. De primeras rechazó que le tratasen hasta que no se ocupasen de los más graves. Su estado era más que favorable gracias a la magia de Nithael, y salvo los pocos rasguños que se hizo en el vestíbulo, el único percance eran sus manos quemadas, que podrían esperar un poco más.

En mitad de su paseo, le llegaron al oído ciertos gruñidos que le resultaban horriblemente familiares. Encontró a Alexis pasándose la mano por el cuello, con cara de pocos amigos. No lo captó todo, pero con solo escuchar las expresiones “matar” y “esos cabrones” fue más que suficiente para entender el contexto. Bufó, y se alejó a hurtadillas del lugar, esperando que la chica no se percatase de su presencia.

<Mala hierba nunca muere>.

Vio de soslayo a los dos líderes de las Órdenes charlando entre ellos cerca de la entrada al castillo. A Nithael, reposando en las escalinatas y tratando las heridas de otros (prefirió no molestarle por el momento). Sin embargo, a quien él buscaba se hizo de rogar para que diese con ella.

Encontró a Saeko entre la multitud y sonrió. Pero su rostro no tardó en cambiarle nada más cerciorarse de que algo no iba bien. La chica traía consigo una cara de estar a punto de entrar en el matadero. En su regazo reposaba un libro que, por cierto, juraría haber visto de pasada cuando se reunió con ella en el vestíbulo.

¿Saeko? —Llamó su atención, mirándola con una mueca de preocupación—. ¿Ocurre algo?

Sí… —El hilillo de voz que se le escapó ya hablaba por si solo—. Es muy importante. Y una historia muy larga.

Viendo que debía tratarse de un tema muy importante para tenerla así de preocupada, dejó caer la mano sobre su hombro para templarla.

Soy todo oídos.

Mucha confianza tuvo en sí mismo para no verse venir la bomba que soltó a continuación:

No puedo seguir en Bastión Hueco. Lo siento.

¿Cómo? —Niko abrió mucho los ojos. Se quedó un par de segundos en shock, incapaz de asimilar aquella información, hasta que se atrevió a hacer la pregunta estrella—: ¿Por qué?

Saeko le respondió en silencio con un cabeceo dirigido al enigmático libro que sostenía entre sus brazos.

Es el libro de Zephyr, contiene magia antigua muy poderosa, ni siquiera yo la entiendo, creo que el único que puede hacerlo es Nithael.

<¿El libro de…?>

La cara del joven se volvió un poema. Zephyr, ese era el hombre que creó las cadenas de Tierra de Partida y otros muchos hechizos que lo convirtieron en una leyenda digna de mención en la historia de la Orden. Y Saeko tenía en su posesión un volumen escrito de su puño y letra, guardando toda clase de secretos inimaginables. Niko ojeó las páginas que se le mostraron, reconociendo los símbolos rúnicos que usó Nithael para sus conjuros.

Por un momento se preguntó qué tenía que ver el libro con la decisión de la chica, pero eso fue antes de reparar en el par de ojos que la vigilaban desde la distancia.

La mirada inquisitiva de Nanashi le recordó que el único motivo de que Bastión Hueco estuviese allí era para convertirse en unos vulgares ladrones y saquear los secretos que guardaba Tierra de Partida. Secretos que ahora reposaban en las manos de una joven que estaba en el punto de mira.

Llegaba a entender que su amiga estuviese temblando como un flan por la presión de guardar un objeto tan importante. Pero no que aun siguiese en su poder. Saeko era de los aprendices que más respeto les guardaba a los Maestros, raro era que no hubiese salido disparada a otorgárselo a Nanashi o a Ryota.

La maestra Nanashi espera que se lo entregue, y probablemente el maestro Ryota también. Pero no puedo hacerlo. Yo no soy una asesina, ¿me entiendes? Yo… tengo miedo de lo que me puedan hacer. Bastión Hueco no es mi lugar.

<De modo que era eso>.

Nikolai guardó silencio y le dedicó a Saeko una mirada empática. Porque sabía bien por lo que estaba pasando. Debatirse si valía la pena mancharse las manos de sangre por contentar a sus superiores era algo que le llevaba atormentando desde su primera misión, en la que su tutora le dio aquella orden de convertirse en un asesino. Incluso para alguien tan orgullosa como su compañera, dejar a un lado sus principios humanos le resultaba imposible.

En casos como aquel, solo podía hacer una cosa: apoyarla.

¿Te acuerdas de lo que te dije aquella noche en el mirador del bastión? —le preguntó—. No somos máquinas que cumplen sin rechistar los mandatos de su amo. Somos humanos, nadie puede decidir nuestras acciones salvo nosotros mismos. —Posó la palma de la mano sobre el libro de Zephyr—. Tuya, y solo tuya, es la decisión de qué hacer con esto.

>>Y Que sepas que te apoyaré en lo que elijas.

Grandes palabras para alguien que se consideraba a sí mismo en esos momentos como el mayor hipócrita del universo. Sí, señor. No tenía ni el coraje para decirles a sus Maestros lo que opinaba y ya le estaba dando ánimos a su amiga para que se atreviese a dar el paso adelante.

Al menos, la culpabilidad no le pesó tanto con la sonrisa que le dedicó Saeko.

Gracias.

La chica le agarró por la muñeca y se lo llevó a rastras. Aquella situación le trajo recuerdos de cuando se conocieron y ella le llevó a su cuarto de la misma manera. Los nervios le pudieron al no saber que la muchacha solo tenía la inocente intención de enseñárselo, y nada más. Sin embargo, ahora sabía a donde lo llevaba, y eso era mucho peor que la incertidumbre.

Saeko se dirigió primero a Lyn, la Maestra de Tierra de Partida, haciéndole entrega del libro y de la piedra que acababan de usar contra el alfa. Lo mirases por donde lo mirases, eso se consideraba un acto de traición.

<En fin, ya no hay vuelta atrás>.

Pero Lyn no era quien le preocupaba de todo esto. Saeko (y él mismo, al verse arrastrado) se plantó en frente de su tutora. Estaba seguro de que la mujer no habría perdido detalle de cómo una de sus aprendices le daba de buen gusto el anhelado libro al enemigo.

¿Miedo? ¡Claro que lo tenía! Incluso juraría que Saeko también, por muy envalentonada que se encontrase.

Lo siento. He visto muchas cosas, he tenido la oportunidad de ser una Portadora ejemplar, y me he sentido muy bien conmigo misma. Pero no soy una vulgar asesina, ni una pieza de ajedrez que pueda sacrificar cuando guste.

>>Abandono Bastión Hueco.

Nikolai suspiró y cerró los ojos. Por una parte creía haberse precipitado al apoyar a Saeko a que tomase una decisión tan radical. Pero por otra, pensó que era lo correcto. Por una vez, quería dejar de ser ese chiquillo egoísta y darle ese empujón que necesitaba a la persona que amaba.

¿Cómo que abandonas Bastión Hueco?...

Escuchó una voz familiar acercándose. Abrió los ojos y se topó con aquel chaval del episodio en la sala del trono, Saito. Uno de los extremistas que seguían a rajatabla el mandato de Ryota.

No puedes hacer eso, tu sitio no está aquí... tu lugar es Bastión Hueco, con nosotros... puedes contar conmigo y los demás para lo que necesites...

Nikolai frunció el ceño, mosqueándose con el tono lastimero del chico. ¿Pero de qué iba? No se equivocaba en tacharlo de sectario. Era la viva imagen de un adorador que trataba de que una de sus ovejas no se separase del rebaño con palabras aduladoras.

<Bien que fuiste un cretino con Alec>, no olvidaría el momento en el que aplastó las esperanzas del Brujo por salvar a sus viejos camaradas en un acto de rebeldía. Alec actuó de manera precipitada, pero el discursito de la “familia” que le soltó ese elemento le ponía enfermo.

Erre que erre, siguió insistiéndole. Por fortuna, Saeko ya se había hecho a la idea y le contestó con rotundo <<no>>.

Saeko... yo te necesito...

Y aquella fue la gota que colmó el vaso. No daba crédito a que todo este tiempo estuviese conviviendo con semejantes individuos y que los Maestros les diesen la razón. Por primera vez, sentía repulsión de compartir techo con ellos.

Nikolai, asqueado por tan deleznable espectáculo, decidió ponerle punto y final, encarándose ante Saito.

Suficiente —sentenció Nikolai, fulminando al aprendiz con la mirada—. ¿Qué la necesitas? ¿Acaso te has parado tú a pensar qué necesita ella? Saeko ha elegido lo que creía mejor, ha tenido el valor de expresarlo pese a las consecuencias. —Bajó la cabeza, mordiéndose el labio inferior. Todo este tiempo había temido las represalias de expresar sus negativas a los principios que le querían inculcar. Pero eso se acabó. Esta vez, no callaría—. Y yo he sido un necio por no armarme de valor como ella. He odiado desde un principio esta puñetera guerra. Me ha dolido que mis propios superiores me pidiesen que matasen a sangre fría. Pero ya no más. —Agitó el brazo de un lado a otro, formando una línea en el aire—. Si no comparto los mismos ideales que Bastión Hueco... es que no estoy hecho para Bastión Hueco.

De pronto, notó como el interior del pecho le estallaba, como una carga que le oprimía desde dentro desaparecía para dejar en su lugar una sensación de liberación. Todos estos meses se había refugiado en los aparentemente nobles principios de Bastión Hueco por mantener el equilibrio entre la Luz y la Oscuridad. Sin embargo, lo único que consiguió fue encerrarse en la mentira para que la crueldad de Ryota y los suyos no le afectasen y mantuviese sus valores éticos.

Pero eso se acabó. Dentro de él ya no estaba la mentira que le oprimía por dentro. Ahora tenía el Espacio suficiente para expandir sus horizontes y evolucionar como persona.

Ronin no fue quién te apuñaló

Espera, ¿qué?

Y hablando de mentirás, ya iba siendo hora de desvelar la más importante de todas. Malik hizo los honores de revelar a todo el mundo la rastrera actuación de la Bruja del Tiempo y de cómo les engañó a todos. Las reacciones de muchos de los aprendices fueron dignas de ver. Unos hablaban de paz, otros de treguas. Los más atrevidos llegaron a recriminar a los Maestros por sus decisiones.

>>Debería daros vergüenza que los aprendices tengamos que abriros los ojos.

Y Nikolai no pudo evitar soltar una sonora carcajada. Por una vez, eran ellos los que podían cambiar el curso de los acontecimientos. Se acabó eso de ser los peones de nadie.

Se serenó, y volteó hacia su ex tutora.

Maestra, sé que me acogió en la Orden porque vio en mí posibilidades. Eso nunca podré agradecérselo como debería —se sinceró con la mujer, llevándose la mano al pecho—. Pero si el alumno no cree en los principios que le inculcan sus maestros, no se le puede forzar a seguir un camino que va en su contra. Si me marcho, es porque sé que el camino que busco no está en Bastión Hueco.

>>Adiós, Maestra. Y gracias por todo.

Con una reverencia, se despidió de ella y volvió su atención a la muchedumbre, alzando la vista al castillo que, a partir de ese momento sería su nuevo hogar. Saeko le apretó la mano con algo de afecto y sonrió.

<¿Ves? Te dije que no estaba tan solo>.

Spoiler: Mostrar
Y colorín colorado, este EG cagoenlahostiaquelargo se ha acabado. ¿Qué mejor forma de despedirse con el clásico cambio de bando?

Solo me queda por decir que el curro que os habéis pegado los dos es digno de reconocer. Ha tenido sus subidas, sus bajadas... pero en general, me he quedado muy satisfecho con el resultado. Tened por seguro que tendréis mi opinión más detallada en el tema pertinente.
ImagenImagen
Avatar de Usuario
Drazham
26. Umbrío
26. Umbrío
 
Mensajes: 762
Registrado: Jue Oct 17, 2013 9:55 pm
Dinero: 133,197.76
Banco: 15,378.00
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 6

Re: [Evento Global] El Esclavo del Olvido

Notapor Mentos » Vie Oct 16, 2015 8:46 pm

La petición de ayuda de Colibritany resultó bastante efectiva, ya que varios aprendices comenzaron a moverse para utilizar, de nuevo, las piedras contra el Coloso. Mientras tanto, los demás luchaban por deshacerse de los sincorazón y proteger a Nithael. Todo el mundo estaba esforzándose para acabar de una vez por todas con esto… y Coli debía hacer lo mismo.

Gracias tía —respondió Nico con un tono esperanzador—. Acabaremos con el bicho ese como que me llamo Nicoxa.

Ya no había marcha atrás. Coli cargó la piedra, decidida, y… una voz inocente y dulce las interrumpió.

¡Os ayudaré! —Se trataba de una niña muy mona. Acto seguido, lanzó un conjuro que revitalizó la energía de las chicas y ayudó con la piedra.

>>Esto nos ayudará a mermar el daño que nos pueda causar cargar la piedra de energía.

¡Claro! Gracias, querida.

Ahora sí que sí. Con las tres juntas y recuperadas, el rayo sin lugar a dudas sería poderoso. Sólo quedaba esperar a la señal; ese momento en el cual las cuatro piedras se usarían a la misma vez y la batalla acabaría, al fin. Después de todo lo vivido, un momento de paz resultaba casi inimaginable para Colibritany. Pero la esperanza de ver tal preciado instante era lo que la impulsaba a seguir luchando.

Cuando se pudo escuchar el grito de Ryota, los cuatro grupos se concentraron profundamente y apuntaron directamente hacia el gigantesco Sincorazón. Los cuatro rayos salieron y se dirigieron a una vertiginosa velocidad contra él y, en cuestión de un abrir y cerrar de ojos, fue atravesado completamente. De forma brusca pero lenta, empezó a caer y se desvaneció en un gran manto de oscuridad... Acababan de vencerlo.

¡¡AHORA!! —La poderosa voz del Guía alertó a Coli y dirigió su mirada hacia Nithael, que sonreía con determinación.

Esta vez…

Todo el dolor que había sufrido, todas las lágrimas que había derramado, todas las emociones que había sentido…

Se acabó.

... al final, habían hecho más fuerte a Colibritany. Y en el mismo momento en el que comprendió aquello, ella y los demás presentes fueron envueltos en una luz sagrada mientras los sincorazón desaparecían. La pesadilla había terminado.

***


Cuando por fin pudo abrir los ojos, se encontraba en un lugar totalmente desconocido para ella. Pero incluso así, sus cincos sentidos le transmitían una sensación de paz... Se encontraban enfrente de la zona principal de Tierra de Partida.

<<Sí que se lo montan bien…>>

¡Lo hicimos! —Nicoxa abrazó sin previo aviso a Coli, que sonrió instintivamente—. Es increíble que lo hayamos logrado al final y... y... ¡Me tenías muy preocupada, golfa! Menos mal...

Lo mismo podría decirte, cochinita... Pero bueno, siempre supe que este momento llegaría, así que no estoy sorprendida… simplemente feliz —finalizó con una sonrisa, como hacía normalmente.

Cansada, se quitó su tiara y soltó su suave, sedoso y hermoso pelo. Después, se dejó caer encima de la hierba que había a su alrededor. Al fin podía tomarse un merecido respiro.

Al cabo de unos segundos, el chirrido de unas puertas pesadas moviéndose sonaron. La muchacha se reincorporó rápidamente y miró hacia el portón principal. De él salía Ronin con Nithael, que parecía estar a salvo aunque herido.

¿Y esas pintas de perro apaleado que me traéis? ¿Alguien me explica qué está pasando aquí y de dónde ha salido este…? —dijo al ver a Ryota. Parecía el momento idóneo para que la batalla entre bandos empezara una vez más… pero, por suerte, no fue así.

***


Nithael se sentó en las escaleras y se ofreció a curar a todo aquel que lo necesitara. Gracias a la intervención de la niña antes, Coli no se sentía tan mal y prefirió dejar prioridad a otros en mayor riesgo.

Poco a poco, el estado físico de todos mejoraba. Ahora era el momento de reflexionar y agradecer a los demás aquello que hicieron en el Castillo. Todos empezaron a hablar los unos con los otros, felicitándose y bromeando.

<<Hmm…>>

Ella, sin embargo, no sabía muy bien con quien hablar. Empezó a pensar en quién cuando…

Gracias por salvarme antes.

Saxor, el aprendiz de Tierra de Partida con el que pasó gran parte de su estancia en el Castillo del Olvido, se acercó para agradecerle su ayuda anteriormente. Esto pilló por sorpresa a Colibritany, por lo que se sonrojó ligeramente.

Oh… no es nada. Tú también me ayudaste anteriormente… —Miró a Alexis de reojo—. Esto… si ella intenta hacerte algo, hablaré con ella. Sé que más o menos ayudé a dejarla inconsciente pero somos del mismo bando y tal. Seguro que me perdona y a ti también —dijo mientras se reía de forma nerviosa. Realmente esperaba que sus palabras se hiciesen realidad.

La chica recordó entonces que ella y Saxor y llegaron tan lejos gracias a Nikolai también. Así que decidió dirigirse hacia él y agradecerle su ayuda a lo largo de la aventura. Sabía que no habían tenido mucho contacto, pero aun así era algo que debía hacer.

Gracias por tus esfuerzos. —Le dijo, sonriente.

En verdad tenía que dar las gracias a todo el mundo, pero entonces se fijó en Yui, con la que compartió misión en tiempos anteriores. Se mostraba algo ausente por lo que quiso hacerle un poco de compañía:

Me alegra verte sana y salva, Yui. —La interrumpió amistosamente—. Ambas éramos de las más débiles pero vamos… hemos hecho un buen trabajo, ¿no crees?

Por primera vez en mucho tiempo, Coli se sentía orgullosa de sí misma. Y esta vez de verdad, ya que había hecho algo realmente útil. Algo que, junto con los demás, ha dado lugar a un nuevo futuro… y quería sentirse así siempre: orgullosa de haber participado en la creación de una nueva esperanza.

¡Escuchadme! ¡Todos! —Una aprendiza con un atuendo bastante cuestionable comenzó a reclamar la atención de los demás. Parecía bastante decidida a hablar delante de todos—. Después de lo vivido a día de hoy... ¿de verdad seguís viendo necesaria una guerra entre nuestros dos bandos? Creo que lo sucedido deja bastante claro que no. Puede que Bastión Hueco y Tierra de Partida tengan mentalidades diferentes, lo sé. Pero... ya lo habéis visto. No hace falta que nos matemos entre nosotros cuando un ejército sincorazón puede invadir nuestras bases y casi acabar con ellas. Esta guerra no hará sino facilitar la victoria de estos seres sobre nosotros. No cometamos el error de estar divididos. Sé que no será fácil que ambos bandos logren la paz tan repentinamente... pero... no quiero más muertes... Perdí a mi hermano, quizá algunos le conozcáis y quizás otros no. Pero mantengo la esperanza de que siga vivo. Se lo reconocí al Guía, y lo reconozco ahora delante de todos vosotros. Me embarqué en la Orden para encontrarle. Sé que las posibilidades son mínimas... pero... ¿no es acaso la esperanza lo último que se pierde? Por favor... Maestro Ronin... Ryota... acaben con esto de una vez.

Las inspiradores palabras de la joven ayudaron a comprender a Coli lo importante que sería, por fin, la paz entre ambos bandos. A raíz de aquel discurso, todos empezaron a pronunciar sus pensamientos. La mayoría parecía estar de acuerdo en que era la hora de que se centraran en colaborar y asegurar la felicidad de todo el mundo.

Estoy de acuerdo con todos mis compañeros. Va siendo el momento de que recordemos que son los sincorazón quienes van por los mundos haciendo daño a los demás y si lo que dice Malik es cierto, no tiene sentido que ambos bandos sigan peleando —contestó.

Esperaba que después de las palabras de los aprendices, ambos líderes entraran en razón. Mientras tanto, Nicoxa se acercó a su amiga para conversar una vez más:

Míranos, tía. —Se señaló su ropa—. Vaya pintas tenemos... espero que mi espejo no se rompa cuando volvamos

Nunca vas a cambiar, ¿eh…? Es igual, me gusta que seas así.

Ay... —Nico se aproximó más a su amiga—. ¿Sabes...? Poco antes de que regresaras al vestíbulo, Kazuki... Fue... asesinado por el sincorazón gigante... Chihiro se volvió un poco loca justo después y uf. Fue bastante triste, incluso Alec ahí donde le ves se lo tomó super mal Da mucha pena que esta victoria se haya visto manchada al final por la sangre —La peliazul sonrió a duras penas—, pero gracias a él pudimos salir con vida.

>>Tenemos que honrar su memoria con paz.

La chica no reparó antes en que Kazuki estaba desaparecido, pero ahora no le quedaba más remedio que hacerlo. Miró al cielo teñido en un intenso azul y recordó cómo la ayudo y salvó incontables veces. Sin él, tanto ella como los demás hubieran fallado.

No pudo evitar que una lágrima recorriera su mejilla. Al fin de cuentas, muchas había contenido ya. Que un maestro de otro bando hiciera tanto por los del contrario… sin duda, debían conseguir sí o sí esa reconciliación y que así su sacrificio tuviera un significado. Su amiga Nicoxa tenía razón; debían crear un futuro del que él y todos se sintieran orgullosos.

Spoiler: Mostrar
Fin por mi parte también~ Yo también quiero felicitar a Suzu y Sombra por el increíble trabajo y la velocidad de actualización! He disfrutado el evento en general y creo que ha ido ganando más fuerza conforme iba transcurriendo así que genial ñ_ñ
"La nostalgia es como el alcohol; arruina tu juicio".

Imagen
Imagen
Imagen

AWARDS
Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen



Imagen
Avatar de Usuario
Mentos
102. Yuffie
102. Yuffie
The Unknowns
 
Mensajes: 3049
Registrado: Mar Ago 04, 2009 2:13 pm
Dinero: 329,225.40
Banco: 664,875.25
Ubicación: Umrcya.
Sexo: Masculino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 134

Re: [Evento Global] El Esclavo del Olvido

Notapor Kairi » Vie Oct 16, 2015 8:52 pm

Kairi realizó el ataque con todas sus fuerzas, algo sorprendida de que Diana acudiera a ayudarla a cargar la piedra. El rayo unido al de la otra piedra que cargaban otras Aprendizas dio de lleno en el Coloso. ëste comenzó a caer y se disolvió en una nube de oscuridad que lo envolvió todo. El angel disparó entonces la Doble Llave Espada hacia la entrada. La oscuridad dio paso a la Luz, acabando con todos los Sincorazón que intentaban entrar.

Y en segundos, todo se acabó.

****


La joven pelirrosa despertó con una sensación familiar. El olor de la hierba penetró por sus fosas nasales. El sol brillaba sobre un cielo azul, notaba el aire acariciándole la piel y el sonido de los pajarillos. Abrió los ojos y vio la entrada del Castillo de Tierra de Partida tal y como la conocía. El Castilo del Olvido había desaparecido.

Volvía a estar en casa.

Pero el Castillo no estaba igual que siempre. Los daños que habían causado el Coloso y los Sincorazón seguían visibles, así como las cadenas arrancadas. ¿Acaso el Castillo del Olvido era un sistema de defensa?

Los Maestros de ambos bandos descendieron en sus Gliders. Aliviados, fueron a socorrer a los heridos. Kairi notó una palmada en la espalda y vio que Diana le dedicaba una sonrisa, a lo que ella respondió también con una.

Las puertas del Castillo se abrieron y salió Ronin sosteniendo a Nithael. Al ver a Ryota, se puso en guardia. Sin embargo, el Maestro de Bastión Hueco no tenía la intención de atacar.

- ¿Y esas pintas de perro apaleado que me traéis? ¿Alguien me explica qué está pasando aquí y de dónde ha salido este…?

- Es una larga historia, maestro

- Muy larga.

- Tan larga... como un sueño de mil años.

- Literalmente. - añadió Kairi.

****


Nithael comenzó a curar a los heridos. Kairi no se acercó porque no se encontraba nada cansada. Aquel largo sueño había sido reparador. Sin embargo, la Piedra había perdido su utilidad, de modo que fue a llevársela a Lyn para que la guardara para el futuro.

Observó a todos los presentes. Echaba en falta la presencia de Adam, que se había quedado en el pasado. Pero también la de alguien más...

¿Dónde estaba el Maestro Kazuki?

Lo buscó con la mirada, pero no apareció. A quien sí vio a lo lejos fue a Ronin y Ryota. Este último le estaba susurrando algo, a lo que Ronin respondió sentándose en el suelo y cubriéndose la cara con las manos. ¿Significaba eso que Kazuki había muerto?

Los demás Aprendices lo confirmaron. La joven se tapó la boca con una mano, horrorizada. Un par de lágrimas resbalaron de sus ojos. Con todo lo que había pasado con Kazuki, los sitios que había visitado... No concebía la noticia de que ya no volvería a verlo.

Con la cabeza baja, recordó que había visto a Hiro desmayado nada más despertar de su largo sueño, de modo que fue a buscarlo.

- ¿E-estás bien? - le preguntó sollozando y limpiándose las lágrimas - Te vi tirado en el suelo...

Esperando la respuesta de Hiro, una Aprendiza se hizo notar con el siguiente discurso:

- ¡Escuchadme! ¡Todos! Después de lo vivido a día de hoy... ¿de verdad seguís viendo necesaria una guerra entre nuestros dos bandos? Creo que lo sucedido deja bastante claro que no. Puede que Bastión Hueco y Tierra de Partida tengan mentalidades diferentes, lo sé. Pero... ya lo habéis visto. No hace falta que nos matemos entre nosotros cuando un ejército sincorazón puede invadir nuestras bases y casi acabar con ellas. Esta guerra no hará sino facilitar la victoria de estos seres sobre nosotros. No cometamos el error de estar divididos. Sé que no será fácil que ambos bandos logren la paz tan repentinamente... pero... no quiero más muertes... Perdí a mi hermano, quizá algunos le conozcáis y quizás otros no. Pero mantengo la esperanza de que siga vivo. Se lo reconocí al Guía, y lo reconozco ahora delante de todos vosotros. Me embarqué en la Orden para encontrarle. Sé que las posibilidades son mínimas... pero... ¿no es acaso la esperanza lo último que se pierde? Por favor... Maestro Ronin... Ryota... acaben con esto de una vez.

No podía estar más de acuerdo con ella.

- Estoy seguro de que Wix hubiera estado en contra de seguir esta guerra. Iwashi también.

- Ronin no fue quién te apuñaló - anunció un chico refiriéndose a Ryota - . Fue ella por orden de otro. Vi sus recuerdos en el Castillo, alguien quería enfrentarnos todavía más. Deberíamos concentrarnos más en buscar a quién está detrás de esto en lugar de pelear. Si eso no basta para que hagáis las paces entonces no sé qué puede hacerlo, pero yo no pienso seguir persiguiendo a niños que no tienen la culpa de nada. Estoy cansado de patearle el culo a la gente.

Así que en realidad otra persona había sido la causante de aquella guerra. Incluso ordenando a otra persona, a Chihiro, que lo hiciera.

- Tienes toda la razón. En vez de buscar culpables hay que encontrar soluciones, ¿y qué mejor forma de hacerlo que todos juntos?

- Desde que llegué no he sabido por qué el inicio de la guerra. Y a causa de ella han muerto inocentes como su hermano. Hemos luchado todos juntos ¿no? Tierra de Partida y Bastión Hueco, y en ocasiones hemos arriesgado la vida por alguien del otro bando, y ese Maestro... No lo conocía mucho, pero creo que a nadie le gustaría dejar que muriera en vano. Esto ya no tiene sentido. Así que propongo una tregua para ambos bandos.

- Maestro Ronin, Maestro Ryota. He visto muchas cosas desde que me convertí en aprendiz. El inicio de la guerra ha sido una de ellas, y sé que no se pueden solucionar muchos de los errores que hemos cometido. Tanto los de Tierra de Partida, como los de Bastión Hueco. Pero... sigo creyendo que esas diferencias que nos distancian pueden desaparecer, que podemos entendernos. A pesar de la guerra, tengo a demasiadas personas que me importan al otro lado. Ragun, Saeko, Alec... a pesar de todo, de las guerrillas, las putadas mutuas... siguen siendo personas muy importantes para mí. Ambos bandos somos portadores de la Llave-Espada. Y nuestro enemigo no es la oscuridad. Ragun y Saeko son afines a oscuridad, pero son Caballeros, leales a sus principios, y sé que no son malos. Nuestro enemigo es cualquier tipo de maldad que pueda hacer daño a los corazones, a los mundos. Y hay una, ahí fuera, que intenta separarnos aún más, enfrentarnos hasta el punto de matarnos. Alguien quiere aniquilar a la Orden. Hace mil años alguien quiso aniquilar el sistema de Tierra de Partida. Por culpa de las diferencias. Sé que podemos resolver eso. Todos juntos.

- Si teneis asuntos que resolver entre vosotros, hacedlo, pero sin violencia ni implicándonos a nosotros, los Aprendices. ¡Parecéis niños pequeños! - puntualizó Kairi con tono de madre - . Hasta hora, en todas las personas que he conocido de Bastión Hueco, no he visto ni una pizca de maldad. Y aunque cada uno tenga sus propios ideales, todos tenemos un objetivo en común.

Aquello parecía el final de la gran guerra entre Tierra de Partida y Bastión Hueco. Esperaba que después de todo aquello por fin pudieran unirse y colaborar contra aquello que les amenazaba.

Tenia ganas de volver a su habitación, sobre todo para ver qué había sido de Awa-chan. ¿Se encontraría bien?
Imagen
Gracias Aru :D
ImagenImagenImagenImagen
I love you Red ^^
Spoiler: Mostrar
ImagenImagenImagen
Imagen
Imagen

Premios
Spoiler: Mostrar
KHWorld Awards 2011
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2012
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2013
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2014
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2015
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
AruAwards 2014
Imagen
AruAwards 2015
Imagen
Chorriconcurso Visión Perver
Imagen

La Historia Del Hipercor By Rmedive92
Spoiler: Mostrar
El Viernes 26 a las 20 fui al hipercor para compra un juego por el cumple de un amigo y en el msn deje un automensaje que era "En El Hipercor" , en esos momentos Habimaru cerro el chat y se creo una multiconversacion de 7 o 8 personas del foro para hablar , cada minuto aparecía mi gracioso automensaje con el icono del tio feliz , cuando llegue y comente estaban todos En El Hipercor , uno en el carrefour pero bueno , al dia siguiente en el chat la frase mítica aparecía cada poco En El Hipercor y ya esta es la historia del Hipercor que tanta gente me pregunta XD ( Se le ha parecido buena o vivió esto ponérselo como firma.


Imagen
Avatar de Usuario
Kairi
37. Aluvión
37. Aluvión
AnimeDesign
 
Mensajes: 1083
Registrado: Lun Mar 30, 2009 10:52 pm
Dinero: 514,004.84
Banco: 15,384.02
Ubicación: Islas del Destino <3
Sexo: Femenino
Clan: AnimeDesign
Estantería de objetos
Karma: 19

Re: [Evento Global] El Esclavo del Olvido

Notapor Zodiark » Vie Oct 16, 2015 9:02 pm

Y llegó nuestra oportunidad. Tras cargar la piedra con nuestra energía, y junto a los demás que también estaban cargando sus piedras, apuntamos al coloso, que estaba tratando de reincorporarse de nuevo. Los rayos de luz le atravesaron inmisericordemente, haciéndole caer de espaldas una vez más. ¿Lo habíamos conseguido?

El Coloso no llegó a tocar el suelo. Cuando estaba a punto de caer, vi atónita y asustada cómo de su cuerpo emergía una inmensa ola de oscuridad. Cerré los ojos, esperando, lo peor, pero el estridente gritó del Guía me alertó:

¡¡AHORA!!

Volví a abrir los ojos, sólo para ver luz y más luz. Un inmenso mar de luz se había formado a mi alrededor, cegándome por completo. Era incapaz de ver nada. Pero comprendía perfectamente qué había sucedido.

Nithael... Lo conseguiste...

****


Spoiler: Mostrar


El viento frío acariciaba mis mejillas, y podía oír el sonido de la hierba meciéndose suavemente. El calor del sol y el olor a hierba eran inconfundibles, y un pajarillo cantaba felizmente, como si nada hubiese ocurrido. Mi vista se estaba recuperando poco a poco a causa de la luz cegadora, pero a pesar de no poder ver, sabía perfectamente que estábamos... en casa...

Me froté los ojos con los puños, y por fin recuperé la vista. Miré a mi alrededor, parecía un poco cambiado, pero era inconfundiblemente Tierra de Partida. El castillo se alzaba majestuoso frente a mí, y la paz y la tranquilidad habitual de nuestro mundo volvía a notarse en el ambiente.

Lo hicimos...

Me llevé una mano al pecho, y con una sonrisa de oreja a oreja, suspiré aliviada y contenta. Todavía no podía creerlo. Acabábamos de salir de lo que había parecido una pesadilla, y ahora estábamos en lo que me parecía un sueño. Mi hermana no iba a creérselo cuando le contase todo lo que había pasado.

Hasta siempre, Guía. Gracias por todo —musité, mirando hacia el castillo, donde suponía que, hasta hacía apenas unos minutos, se hallaba el Castillo del Olvido.

¡Lo hicimos!

La voz de Nicoxa y su posterior achuchón me hicieron reaccionar y volver a la realidad. La chica nos abrazó con tanta fuerza y energía que, al soltarme, perdí el equilibrio y estuve a punto de caer al suelo, pero por suerte me mantuve de pie como pude y me recoloqué el sombrero.

Es increíble que lo hayamos logrado al final y... y... —la peliazul miró entonces a su inseparable amiga, parecía un poco enfadada— ¡Me tenias muy preocupada, golfa! Menos mal...

Reí por lo bajo, aquellas dos parecían preocuparse mucho la una de la otra, y me alegraba de que se hubiesen reencontrado y todo hubiese salido bien para ambas.

Y tú... eres una niña muy valiente, Maya. Creo que no te agradecí lo suficientemente bien cuando me rescataste, así que si algún día necesitas algo, ropa moderna, ir de compras o lo que sea ya sabes

Le dediqué una cándida sonrisa y le di las gracias, pero acto seguido bajé la mirada y, estirando los brazos a los lados, miré mi vestimenta, extrañada. ¿Acaso mi ropa tenía algo de malo...?

Y sé fuerte, Maya, pase lo que pase. —añadió, colocando suavemente su mano sobre mi hombro y acariciándolo con cariño.

Arqueé una ceja y la miré confusa. ¿Por qué había dicho eso? No parecía muy propio de una chica enérgica y optimista como ella. En cualquier caso preferí no darle más importancia, era obvio que dada la situación los sentimientos estaban a flor de piel, y todos estábamos más sensibles de lo normal.

En ese momento, el característico ruido de las puertas del castillo abriéndose me llamó la atención, y miré hacia la entrada. Echaba de menos ese sonido, incluso aunque no hubiese pasado ni un día desde la última vez que le oí por última vez. Para mí, había parecido una eternidad.

Mis labios se arquearon más incluso al ver las dos figuras que salían por la puerta, dibujando una sonrisa aún mayor. Ronin, con un agotado Nithael en brazos, surgió del interior del castillo, y aunque al comienzo se puso en guardia al ver a Ryota, pronto comprendió que, en aquel momento, Tierra de Partida como Bastión Hueco habían unido sus fuerzas para hacer frente a algo más importante que nuestro conflicto.

¿Y esas pintas de perro apaleado que me traéis? ¿Alguien me explica qué está pasando aquí y de dónde ha salido este…?

¿Dónde había estado el Maestro durante todo aquel tiempo? Obviamente, no se había enterado de nada de lo acontecido. ¿Cómo iba alguien a ser capaz de explicarle con pelos y señales absolutamente todo lo que había ocurrido en aquel preciso lugar sin hacer que su cabeza explotase por el exceso de información?

****


Me acerqué a la escalinata donde se encontraba sentado Nithael, curando a los heridos. Yo por suerte no estaba muy malherida, y aunque lo hubiese estado, gracias a mi magia era capaz de cuidar de mí misma, así que no necesitaba de sus cuidados. Lo único que quería era hablar con él, así que esperé a que estuviese libre y me senté junto a él.

Muchas gracias, Nithael. Nada de esto habría sido posible sin tu ayuda —Me quedé mirando al cielo, pensativa—. Pero hay algo que no acabo de entender... ¿Quiénes eran El Guía y Rem, exactamente? Nos ayudaron mucho, y se lo agradeceré siempre, pero aún no sé bien por qué.

»¿Qué harás ahora, por cierto? —añadiría, después de que el ángel respondiera a mi pregunta—. ¿Te quedarás con nosotros? La verdad es que sería muy guay que te convirtieras en Maestro.

Tras la charla con Nithael, me levanté del escalón y me acerqué a Yami, que seguía malherida pero, por suerte, gracias a Nithael había recuperado la conciencia. Me agaché a su lado, Light la acababa de dejar allí para que reposara, pero necesitaba decirle algo.

Maestra —la llamé, apartándole los cabellos de su frente y acariciándosela con delicadeza y cariño—, lo siento muchísimo. Sabía que estaba viva, que El Guía me había mentido acerca de su muerte, pero no puedo evitar sentirme culpable. Desconfié de su palabra, sólo porque quería creer que mis compañeros estaban bien, y sin quererlo acabé perjudicándola y dejándola sola en un momento duro para usted. Me alegro de que esté sana y salva, y algún día le compensaré por lo que hice, se lo juro. Perdóneme.

»Voy a ir a ver cómo se encuentra Kazuki —dije, levantándome y dejando a la Maestra en paz, necesitaba descansar y recuperarse—. Seguramente aún hay que curarle el brazo...

Busqué con la mirada por todo el jardín, pero no pude encontrar a Kazuki por ninguna parte. A quien sí vi fue a Chihiro, que estaba sentada no muy lejos de allí. Junto a ella, se encontraban Ronin y Ryota, así que supuse que Kazuki no andaría muy lejos. Así pues, me acerqué a ellos, al mismo tiempo que Malik también venía hacia nosotros.

Ronin no fue quién te apuñaló —dijo de pronto, mirando a Ryota a los ojos y señalando a Chihiro.

Abrí los ojos como platos y clavé la mirada en el chico. Siempre se había especulado sobre si había sido Ronin o no, aunque todo eran conjeturas y al final no teníamos más remedio que aceptar que había sido nuestro Maestro. Pero la rotundidad con la que Malik hizo aquella afirmación, me hizo ver que no era sólo una suposición, como hasta el momento. El hombre lo sabía seguro, durante nuestra estancia en el Castillo del Olvido había descubierto algo que todos desconocíamos.

Fue ella por orden de otro. Vi sus recuerdos en el Castillo, alguien quería enfrentarnos todavía más. Deberíamos concentrarnos más en buscar a quién está detrás de esto en lugar de pelear. —A mis ojos abiertos de par en par, se unió mi boca, que hasta el momento no sabía que se podía abrir tanto. Mi mandíbula cayó, secamente, y me quedé boquiabierta durante unos segundos—. Si eso no basta para que hagáis las paces entonces no sé qué puede hacerlo, pero yo no pienso seguir persiguiendo a niños que no tienen la culpa de nada. Estoy cansado de patearle el culo a la gente.

Chihiro... ¿Era ella la que estaba detrás del apuñalamiento de Ryota? Todo aquel odio, todo aquel rencor, aquel conflicto... Todo era una mentira... Todo había sido provocado por Chihiro, y para colmo, ella seguía órdenes. Alguien más estaba detrás de aquello.

¿Y Kazuki? ¿Sabía él que Chihiro había sido la causante de todo aquel malentendido entre ambos bandos? Esperaba que no, porque si así era, no entendía cómo no había hecho nada al respecto.

Clavé mi mirada en Chihiro con odio, pero también con alivio. Sabía que todas las dudas acerca de Ronin se disiparían pronto, y aquello me hacía feliz, porque significaba que yo tenía razón al negarme a creer que había sido él el que apuñaló al Maestro de Bastión Hueco. Pero respiré hondo y lo dejé pasar. La mujer estaba hecha polvo, parecía una muerta en vida, y apenas tenía fuerzas para escapar, ¿adónde iba a ir? Seguramente, acabaría en las mazmorras por orden de Ronin, siendo una prisionera por sus crímenes. Esperaba que aquello fuese suficiente castigo para ella.

Algo me asustó entonces. Seguía con la mirada clavada en Chihiro, y de pronto vi algo surgiendo a sus pies: zarzas. Éstas la aprisionaron e impidieron que la mujer pudiera siquiera levantarse, porque entonces muy probablemente perdería el equilibrio. Confusa, miré alrededor para ver qué estaba ocurriendo, y fue entonces cuando vi a Alec acercarse, bastante enojado, hacia donde nos encontrábamos nosotros.

Tanto que te protegió y te defendió —habló el chico directamente a Chihiro, muy enfadado, ¿acaso había recuperado sus recuerdos?—. Intentaste arrebatarle su Llave Espada, me hiciste desconfiar de él y por tu egoísmo dejaste que lo mataran.

Alzó la Llave Espada, dispuesto a arremeter contra la mujer. Él la odiaba, pero hasta el momento no había actuado de forma tan agresiva con ella. ¿Qué le pasaba? Tenía que hacer algo en seguida, o acabaría por matarla.

¡Alec, no!

¡El sacrificó todo por ti y tú nunca hiciste nada para agradecérselo! Solo le fuiste causando cada vez más desgracias y ahora… ¡AHORA HA MUERTO POR TÚ CULPA!

Fue entonces cuando reaccioné, arrancando a correr hacia él y agarrándole del brazo con fuerza para que detuviese su ataque inminente. Aquellas palabras de Alec se clavaron en mi mente, y fue entonces cuando me di cuenta de que la Llave Espada que estaba usando no era la suya. Era la Monocromo de Kazuki. No tardé mucho en atar cabos, y pareció como si el mundo se derrumbase a mi alrededor.

Spoiler: Mostrar


Maya…

¿Qué... Qué has dicho...? ¿Estabas hablando de...? —pregunté, agitada, con la desesperada esperanza de que el chico no se refiriese a lo que creía que se estaba refiriendo.

Si… él ya no está. Y ella es la culpable de todo, ella es la que debe pagar con su muerte.

Solté el brazo de Alec, mis brazos perdieron toda la fuerza y cayeron en seco, como si estuvieran muertos. Mi mandíbula comenzó a temblar, mi vista se nubló, y sentí las lágrimas bajando por mis mejillas. Eran pocas, y eran débiles. Había perdido incluso las fuerzas para llorar.

K-Ka... Kaz... —intenté llamarle, con un débil y quebrado hilo de voz, que se rompió. Ni siquiera fui capaz de acabar de pronunciar su nombre.

Miré alrededor, recorriendo de nuevo los jardines con la mirada, lenta y débilmente. No, efectivamente no estaba por ninguna parte. Ni siquiera su cadáver podía encontrarse en aquel lugar.

Lentamente, di un par de pasos hacia delante, colocándome entre Chihiro y Alec, a espaldas de este último. Miré a Chihiro con una expresión vacía y triste. Ni siquiera tenía fuerzas para odiarla.

¿Por qué...? —pronuncié como pude, con una voz rota y prácticamente ininteligible—. ¿Cómo... sucedió...? ¿Por qué no... hiciste nada...?

Con un parpadeo, las lágrimas que quedaban en mis ojos saltaron, dejándome la vista nítida de nuevo. Vi la cara de la mujer frente a mí, y también parecía destrozada, aunque en aquel momento mi dolor me impedía darme cuenta de que ella seguramente también sufrió la muerte del Maestro. Pero en ese preciso instante, vi algo más junto a la mujer. Era... mi Maestro.

¿Qué...?

Por medio segundo, pude ver la imagen de Kazuki junto a Chihiro, agarrándole la mano como en el último momento en que estuve con él, antes de la prueba final del Guía.

Descanse. Y cuídela. Todavía no sé por qué, pero esta mujer, a pesar de todo lo que ha hecho, es alguien importante para usted. Nosotros superaremos la prueba y salvaremos Tierra de Partida. Nuestro hogar.


De nuevo, las lágrimas humedecieron mis mejillas y empañaron mis ojos. Era incapaz de hacerlo. Simplemente no podía. No importaba todo lo malo que hubiese hecho aquella mujer, no podía odiarla. Al menos no en aquel momento, no después de enterarme de eso, recordando mis últimos momentos frente al Maestro.

¡Aparta, Maya! ¡Voy a matarla, voy a hacerle sentir lo mismo que el Maestro sintió!

¿Y para qué, Alec? ¿Qué ganas con ello? —Giré lentamente sobre mí misma, quedando cara a cara con Alec—. Matando a esta mujer... la mujer por la que el Maestro estuvo dispuesto a morir... y además con su propia arma... Sólo conseguirás... manchar su memoria...

Miré a la cara a Alec, con unos ojos llorosos pero decididos y, sin pronunciar más palabras, invoqué mi Pétalo de Hada y detuve la estocada que el que un día fue mi compañero pretendía realizar con el arma de mi Maestro. Empujé al chico con todas mis fuerzas empleando mi arma, haciéndole retroceder un poco, pero entonces volvió a atacar, y lo detuve de nuevo.

¡Maldita sea, Maya! ¿Por qué… por qué la defiendes? Yo… yo… ¡no os entiendo ya a los humanos! ¿Cómo puedes defender a una asesina como ella?

»No paráis de intentar mataros, de comportaros como los monstruos que tanto decís que somos nosotros —El chico finalmente me atacó directamente con su propia Llave Espada, en lugar de utilizar la Monocromo—. Ya estoy harto de sentirme como vosotros… No sois más que seres traicioneros y asesinos y ella es de la peor calaña. No pienso perdonar su vida, Maya, así que aparta o tendré que hacerte daño.

No dije nada, me limité a oír lo que el chico tenía que decirme, aunque a mi mente le costaba procesar aquellas palabras. Todo parecía un sueño, un maldito sueño. Sentía mi cuerpo pesado, como si no fuese real. Era una sensación rara y, sobre todo, desoladora.

Mutis —pronuncié secamente, con la voz aún débil, lanzando un hechizo silenciador a Alec.

Con la magia de Alec bloqueada, golpeé con fuerza la muñeca del brazo con el que sostenía la Monocromo con el mango de mi Llave Espada, y le arrebaté la Llave Espada de Kazuki con mi mano libre. Acto seguido, di un paso atrás.

Monstruo o no, no me importa que no comprendas mis razones —dije, enojada—. Ella no va a ir a ninguna parte, así que haz lo que quieras. Cóbrate la venganza por tu mano si es lo que deseas —Bajé la Monocromo, y giré la cabeza para observar a Chihiro, y acto seguido miré a Alec de nuevo a los ojos—. Pero no con esto. No permitiré que la sangre de Chihiro manche el último recuerdo que nos queda del Maestro Kazuki.

»No lo hagas por ella, ni por mí. Hazlo por Kazuki.

Spoiler: Mostrar


Agaché la cabeza, y observé la Monocromo con tristeza. La levanté y, tras desmaterializar mi Pétalo de Hada, la abracé con fuerza, haciéndome incluso daño. Pero el daño físico no era nada comparado con el nudo que sentía en el corazón, la garganta y el estómago en ese momento.

Con la Monocromo entre mis brazos, finalmente lo comprendí. Quizá hasta el momento simplemente había estado asimilando la información, y no fue hasta ese instante que comprendí la gravedad del asunto. Caí de rodillas, y rompí a llorar desconsoladamente, sollozando. No fue hasta ese momento que dejé salir todo el dolor que había estado guardando mientras trataba de defender a Chihiro de Alec.

Kazuki no iba a volver. Se había ido, se había marchado para siempre. Ni siquiera quedaban sus restos. Lo único que quedaba de él era aquella arma que sostenía entre mis brazos. Miles de imágenes cruzaron mi mente, todos los momentos compartidos con Kazuki atravesaron mi pensamiento, como una película a cámara rápida. Finalmente, su último momento frente a mí, cuando me dio las gracias por prometerle que devolvería Tierra de Partida a la normalidad y me dedicó una amable sonrisa, se clavó en mi mente. A continuación, ese recuerdo dio paso a la imagen de la primera vez que lo vi, en los jardines del Castillo Disney. Y después, oscuridad.

El mundo pareció resquebrajarse a mi alrededor, y el tiempo se paró. Me sentía sola en medio de un mar de oscuridad. No había sentido una desolación tan profunda y amarga desde hacía años, cuando mi abuelo desapareció de la noche a la mañana. Y jamás hubiese esperado volver a sentir aquel dolor.

¿P-Por qué...? —pronuncié entre sollozos, abriendo los ojos tras lo que habían parecido días.

Por fin volvía a reaccionar, a regresar al mundo real. Notaba mi rostro empapado, y mis ojos irritados. Mi vista estaba borrosa, mi nariz completamente obstruída, llena de mucosidad, y el nudo en mi pecho no se había deshecho aún.

Dejé con delicadeza la Monocromo en el suelo, y me levanté lentamente con las pocas fuerzas que me quedaban. Apreté los puños y los dientes y me giré hacia Ronin y Ryota, y miré a ambos a los ojos.

N-No sé cómo sucedió... —dije, recuperando por fin la voz, poco a poco—. Pero sé que luchó por protegernos... a todos... Bastión Hueco, Tierra de Partida... Todos estábamos en la misma situación...

»Basta de derramamientos de sangre innecesarios. Basta de rencor, de peleas —añadí, secándome las lágrimas con la manga de mi túnica—. Hagámoslo... por él. Merece descansar en paz.

Señalé a la Monocromo, en el suelo, y agaché la cabeza. Apreté los puños con fuerza, arrepintiéndome de no haber podido estar allí y salvar a mi Maestro. Me quedé allí, de pie, con los ojos cerrados y puños y dientes apretados, con las últimas lágrimas que me quedaban resbalándome con suavidad por la cara, durante lo que pareció una eternidad.

Lo que había empezado como un final feliz, había acabado siendo uno de los peores días de mi vida.

Spoiler: Mostrar
Mutis (HM) [Nivel 8] [Poder Mágico: 12] Impide al objetivo realizar magia durante un breve periodo de tiempo, salvo que sea curado previamente.

Lo dicho por todos, me quedo con muy buen sabor de boca con este EG. A pesar de las cascadas de información, ha estado muy bien profundizar en el pasado del rol y sobre todo de Tierra de Partida, y los NPCs, de 10. Algunas rondas, como las de Jasper o la batalla final, que me ha resultado un poco caótica roleramente, un poco fatigosas, pero que al lado del EG en su totalidad se quedan en nada. Así que en general un EG fantástico.
Imagen
Imagen
Imagen

~Awards~
Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen

ImagenImagenImagen
Avatar de Usuario
Zodiark
72. Ducky Goose
72. Ducky Goose
The Unknowns
 
Mensajes: 2141
Registrado: Lun May 14, 2012 3:40 am
Dinero: 5,133.70
Banco: 1,816,912.05
Ubicación: Ultimate Academy for Gifted Juveniles
Sexo: Masculino
Clan: The Unknowns
Tumblr: sodasalvaje
Youtube: Dacobue
Instagram: @soda_93
Estantería de objetos
Karma: 103

Re: [Evento Global] El Esclavo del Olvido

Notapor RedXIII » Vie Oct 16, 2015 10:36 pm

Ha sido un placer conoceros. Con suerte, no volveréis a verme nunca. No, más bien he de pediros que os aseguréis de que, al menos en vuestra generación, yo no tenga que volver a aparecer otra vez. Proteged Tierra de Partida. Cueste lo que cueste. —Le miró—. A algunos os he preparado para lo que os espera, pero dudo que sea suficiente.

Hiro sacó de su bolsillo un cigarrillo y se lo llevó a la boca.

»No os dejéis engañar ni bajéis la guardia. Los monstruos son muy distintos a las Reminiscencias.

No sabía exactamente a que se refería, y parecía que era el presagio de un nuevo tormento.

****


La brisa característica de Tierra de partida había vuelto, y no solo eso, toda Tierra de Partida en si, aunque algo destrozada seguía siendo su hogar. Sobre el suave césped Hiro y Goei contemplaban el castillo.

Seguimos vivos.

Eso parece — Encendió su cigarrillo —¿Están contentos?

No sabría decirte.

Entiendo — Miró al cielo —¿Sabes? Desde que entramos a ese lugar extraño sentía que no estábamos en casa, pero ahora que hemos recuperado Tierra de Partida, ahora que la tengo en frente... ah, no entiendo por qué pero... sigo sin sentirme en casa.

Tal vez es que este no sea su hogar.

Puede...

***


Siento no haberte curado cuando estabas indispuesto. Estaba demasiado débil y no tenía pociones.— Dijo Simbad.

Ah, eso... no te preocupes, seguramente nos volveremos a ver, así que ya me pagarás el favor.

¿E-estás bien?Te vi tirado en el suelo...— Lloraba, pero el aprendiz ignoraba el porqué, había estado vacilante y no había prestado mucha atención a su alrededor.

Los chuchos como yo somos difíciles de matar.

Después de aquello muchos aprendices se pusieron a hablar sobre una tregua, la guerra entre facciones, etc, Hiro en todo momento se había desentendido de aquello y no iba a involucrarse precisamente ahora.

Tal vez deberíamos volver a Villa Crepúsculo, aquí no nos necesitan ya.

Ni en broma, los pastelitos de aquí no los hacen en Villa crepúsculo.

Poco a poco fueron alejándose de la gente, ajenos a todo lo que pasara, tal vez el aprendiz había madurado o simplemente había comprendido que aquel no era su lugar, una tierra de héroes no era el mejor hogar para un proscrito.
Imagen

Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen


-Hollow is in the web, all's right with the foro-
Avatar de Usuario
RedXIII
Moderador
Moderador
AnimeDesign
 
Mensajes: 4121
Registrado: Jue Abr 24, 2008 7:53 pm
Dinero: 1,304,665.10
Banco: 2,218,933.14
Ubicación: En la isla puntería.
Sexo: Masculino
Clan: AnimeDesign
Tumblr: Se han matado ellos solos
Facebook: Der Uramaki
Youtube: No subo nada
Instagram: Ni lo miro
Estantería de objetos
Karma: 41

Will this one be my last breath?

Notapor H.S Sora » Vie Oct 16, 2015 10:48 pm

La situación avanzó tan rápido que irme sumando a los acontecimientos que sucedían era complicado, ya que antes de poder darme cuenta Nithael había cogido los dos fragmentos de Llave Espada y se disponía a juntarlos. No podía imaginarme el dolor que debía estar soportando siendo uno el que manejase ambas mitades, pero poco pude preocuparme del ángel mientras una sensación de libertad llenaba mi pecho a la par que respiraba; era una sensación difícil de describir, pero en definitiva aquellas voces habían dejado de asediarme para atacar ahora al que estaba tratando de juntarlas

Y era nuestro deber protegerlo con lo que fuese.

Junto a Freya empezamos a atacar a una de las dos Gigasombras que se habían lanzado a por el ángel, mientras los demás que estaban cerca se encargaban también de los Sincorazón resultantes. Estábamos demasiado cerca como para fallar ahora, por lo que no cedimos por mucho que estuviesen arremetiendo contra nosotros; por suerte el Maestro Akio de Tierra de Partida llegó seguido Shinju, exterminando a uno de los gigantes que había puesto su mira en nosotros.

Suspiré ya que nos habían salvado por los pelos, mientras veía como el vestíbulo había quedado limpio de aquellas bestias de Oscuridad.

Vamos, Nithael. Puedes hacerlo. ¡Concéntrate!

No pude evitar girarme para ver aquel intento de milagro que se estaba llevando a cabo. El ángel, siendo animado por el Guía, casi había logrado fusionar ambas mitades, pero parecía que le estaba costando más de lo que al menos yo creía. Entendía que el esfuerzo que estaba haciendo era muy superior al que cualquiera de nosotros podríamos hacer, por lo que solo pude desearle suerte para mis adentros mientras ambos fragmentos desprendían chispas de Luz y Oscuridad.

No… Me está… recha-zando

¡¿Es que vas a abandonar a toda esta gente?! ¡Dependen de ti, Nithael! ¡Si no haces esto tú, morirán todos! ¡Y no quedará ninguna Tierra de Partida que proteger, ni ningún recuerdo que perdonar!

Me quedé tenso mientras observaba la reacción del único que podía ayudarnos ahora, el comentario del Guía pareció haberle afectado de más a Nithael pero fue suficiente como para darle el último empujón. Con una gran determinación y un último esfuerzo hizo acoplo de sus fuerzas para unir ambas mitades en una, y tras un destello inicial surgió la Llave Espada al fin completa.

El aspecto de Nithael era imponente y glorioso, a pesar de parecía a punto de desmayarse en cualquier momento; con aquella Llave Espada apuntó a la entrada que ahora estaba destrozada, parecía estar ayudando a nuestros compañeros a exterminar por completo a aquel ser diabólico que estaba a punto de fallecer; el grito de Nithael me hizo que volviese a prestarle atención mientras parecía luchar con todas sus fuerzas para no dejar de ayudar.

Una lágrima roja como la sangre se resbaló por su rostro contraído de dolor, y no pude evitar preguntarme con horror si el color se debería al dolor que estaba experimentado o es que quizá las lágrimas de ángel fuesen así.

Marchaos fuera. ¡Rápido!

Asentí con la cabeza, dispuesto a cumplir aquellas órdenes.

Gracias Nithael... —musité, más para mis adentros que para nuestro salvador.

Me dirigía a la salida junto a los demás, cuando el Guía nos interrumpió mientras chasqueaba los dedos y hacia aparecer como por arte de magia a una de las Maestras de Tierra de Partida y a Alexis, gritando que nos las llevásemos. Ambas en un estado casi peor que el nuestro, y parecían estar inconscientes. Malik y Light cargaron con el cuerpo de ambas mujeres, mientras nos dirigíamos a la salida que parecía eterna en aquellos instantes

Y os… olvidáis… A unos cuantos… más.

Nithael parecía haberse vuelto dueño de aquel castillo con la Llave Espada ya que entonces invocó a los aprendices que el Guía había dicho que se encontraban en el Olvido. Pude reconocer a casi todos los presentes que habían aparecido y cargué con uno de ellos fuese del bando que fuese si nadie lo había hecho ya, alentando a los demás para que cogiesen a los que quedaban.

Ninguno podía quedarse atrás, no ahora.

No habíamos hecho más que llegar a la entrada cuando el Guía se detuvo y esbozó una sonrisa que me hizo descartar la sensación que me había dado en un primer lugar. Había estado todo aquel tiempo de nuestro lado, y todos sus trucos habían acabado teniendo la finalidad de hacernos aptos para el Castillo. Y así lo había hecho, pero había llegado el momento de la despedida; como las Reminiscencias, él no podía huir ni salir de aquel castillo.

Ha sido un placer conoceros. Con suerte, no volveréis a verme nunca. No, más bien he de pediros que os aseguréis de que, al menos en vuestra generación, yo no tenga que volver a aparecer otra vez. Proteged Tierra de Partida. Cueste lo que cueste. —El Guía nos dedicó a todos los que habíamos seguido mi mismo camino una mirada que podía considerarse más humana y preocupada que la de muchas personas que había conocido.—. A algunos os he preparado para lo que os espera, pero dudo que sea suficiente.

»No os dejéis engañar ni bajéis la guardia. Los monstruos son muy distintos a las Reminiscencias.—Se despidió de nosotros con un último gesto, no pude evitar sentir cierta tristeza mientras me iba.

Gracias Guía...

Durante mi instancia me había enseñado muchas cosas, pero una de las más importantes era que a veces, los monstruos no eligen convertirse en lo que son. Muchas veces son forzados a ello, y desde luego que no me refería a Monstruos como los Sincorazón o los Villanos Finales... me refería a gente como Aaron, gente que no había tenido elección alguna. Él solo había podido convertirse en un monstruo para enfrentarse a la realidad que le había tocado, y estaba seguro de que aquel no era un caso aislado.

Escuchar un grito de Ryota me obligó a volver a mis cabales, invoqué entonces mi Glider mientras me subía a él — colocando a uno de los que habían estado en el Olvido si es que quedaba alguno con el que cargar — mientras me dirigía lo más rápido que podía hacia la multitud de aprendices que volvieron a atacar en aquel instante con aquellos rayos de pura energía vital.

El Coloso no tuvo nada que hacer contra los cuatro rayos de energía que los aprendices y Maestros habían disparado contra él. Atravesó la titánica mano sin piedad mientras acababa de atravesar el cuerpo de aquella abominación y esta caía... o no; en aquel momento, la Oscuridad más Absoluta lo envolvió todo y solo logré discernir un fatídico grito del Guía mientras una marabunta de Sincorazón empezaba a arremeter contra todos nosotros, como si aquel gigante se hubiese desecho solamente para dar vida a otros Sincorazón que pudiesen acabar con nosotros antes de que le rematásemos.

Y así lo harían ya que poco podíamos hacer contra tantos Sincorazón en el estado en el que estábamos; quizá Nithael lograse salvar lo que quedaba de Tierra de Partida, pero nosotros no estaríamos vivos como para verlo y volver a casa.

O eso creía hasta que todo nuestro alrededor se envolvió de la luz más brillante que podía existir, cegándome y desorientándome. ¿Había llegado Nithael a tiempo o era el paso a otra vida?

****


Al recobrarme de aquella sorpresa inicial, pude darme cuenta de que había logrado aterrizar casi inconscientemente y sin matarnos al posible tripulante y a mí. Tirité ante el frío de un viento que me revolvía el pelo, pero no podía decir que no lo echaba de menos, al igual que había echado de menos la luz solar acompañada por el canto de las aves.

Todos los que estábamos allí pudimos ver como el Castillo original de Tierra de Partida había vuelto a como estaba justo antes de transformarse en el Castillo del Olvido, significando que este todavía conservaba los destrozos que el Coloso les había causado. Tendrían que hacer reformas antes de que otra horda de Sincorazón se decidiese a atacarles, pero esperaba que para entonces ya estuviésemos en Bastión Hueco.

Descansar después de tantos días en mi Hogar era de lo que más anhelaba en aquel momento.

Había visto aterrizar a Ryota y acercarse a Alexis, que parecía seguir inconsciente. Esperaba que se pudiese poner bien lo más pronto posible; entonces las puertas se abrieron y por un instinto básico invoqué la Llave Espada esperando encontrar un enemigo, pero no fue eso lo que encontré... o no del todo.

Nithael y Ronin salían por las puertas del Castillo, este último no dudó en quedarse mirando al Maestro Ryota que trataba de despertar a la chica.

¿Vas a volver a apuñalarle, cabrón?

No pude evitar acercarme, esperando que otra acción como la de la última vez no se repitiese, ya que habíamos salvado su Hogar de aquella maldita horda de Sincorazón lo menos que esperaba era un poco de respeto. Pero por suerte entendió parte de la situación y se limitó a sonreír y hacer un comentario cómico, a lo que mi Maestro le devolvió una sonrisa.

Suspiré aliviado porque no parecía que aquello fuese a estallar en conflicto... al menos de momento. Nos merecíamos un descanso después de todo.

****


El ángel se había sentado en una de las escalinatas a curar a los heridos que estaban más graves, yo decidí no presentarme ya que en el fondo solo estaba más exhausto que herido... y Nithael estaría muy cansado después de todo lo que había hecho, tampoco tenía preguntas que no pudiesen responder los Maestros por lo que me mantuve algo alejado tras recoger la parte de vendajes que me tocaba y después dejar allí al aprendiz que hubiese estado en el Olvido para que se encargasen de él.

Busqué con la mirada a mis compañeros, todos parecían estar bastante bien dentro de lo que cabía esperarse tras un acontecimiento de tal magnitud por lo que me permití relajarme un rato y sentarme a descansar y a tratar de pensar qué podía hacer ahora. Una idea se me ocurrió entonces, podía ir a hablar con Saeko y después de que ella me contase acerca de su aventura por el Pasado de Tierra de Partida tratar de comentarle lo que había averiguado sobre Aaron. Y también podría hablarle sobre aquel mal presentimiento que albergaba en mi pecho acerca del Maestro Corrupto.

Decidí ponerme en marcha en cuanto la localicé, pero no pude evitar abrir los ojos, sorprendido, ante lo que acababa de ver. ¿Le había dado Saeko aquel libro a la Maestra de Tierra de Partida? Quizá fuese algo que esta le había dejado y ahora tan solo se lo devolvía... pero había algo que no me acababa de cuadrar, del mismo modo que me extrañaba no verla reunida a nuestro lado.

No sabría decir por qué, pero caminé a paso ligero hacia ella con un nudo en la garganta hasta que la alcancé.

Hola Saeko. Por fin ha acabado todo... —suspiré, y tuve que callarme al ver que en lo que yo había tardado en llegar, Saeko se había puesto a hablar con Nanashi.

Sonreí ante lo que parecía un simple reporte de los acontecimientos, parecía que ninguna de las dos se había dado cuenta de que estaba yo allí.

He visto muchas cosas, he tenido la oportunidad de ser una Portadora ejemplar, y me he sentido muy bien conmigo misma. Pero no soy una vulgar asesina, ni una pieza de ajedrez que pueda sacrificar cuando guste.

Una mueca de incredulidad apareció en mi rostro olvidando por completo a lo que había venido; ¿por qué le hablaba de aquella manera a la Maestra que tanto había hecho por nosotros? Algo iba mal, algo desconocido. Debía estar sufriendo algún tipo de secuelas por haber viajado al pasado y pasarse tanto tiempo sellada... traté de hacer que me mirase, buscando sus ojos en vano.

>>Abandono Bastión Hueco.

No... no puede ser...

Mi respiración se entrecortó, y por un momento sentí que me faltaba el oxígeno y que iba a ceder sobre aquel suelo que pisaba; aquello no podía ser cierto, debía haber alguna clase de error o algún matiz que no había sabido interpretar en sus palabras. Había oído mal lo que acababa de decir. Debía ser eso, ¿verdad?

No podía irse... ella no. No ahora.

¿Cómo que abandonas Bastión Hueco?... —exclamé tras recuperarme un poco, aunque mi respiración seguía muy agitada y el pecho me dolía horrores.— ¿qué quieres decir con eso?...

Le ofrecí mi mano con amistad y mirándola a los ojos, buscando algo en ellos que no sabría explicar.

>>No puedes hacer eso, tu sitio no está aquí... tu lugar es Bastión Hueco, con nosotros, tu familia,... puedes contar conmigo y los demás para lo que necesites...

Estás equivocado. —dijo mientras negaba con la cabeza de manera rotunda.

¿Qué? ¿Cómo que estaba equivocado?

Seguía en shock por sus palabras, y es que yo no quería combatir contra Saeko y su decisión, mejor dicho no podía; ella era mi amiga, mi mejor amiga. Una de las pocas personas en las que de verdad podía confiar y que sabía que no me traicionarían... ¿pero se iba así como así? ¿Sin decir nada más?

Aquello debía de ser una pesadilla, no podía estar pasando de verdad. No podía ser la realidad, me negaba a que aquello estuviese pasando de verdad.

Por favor Saeko... —me dirigí entonces ansioso a la Dama de Hierro, que en principio seguía cerca de nosotros, en busca de su ayuda— ¡Maestra Nanashi por favor hable con ella! Haga que entre en razón, impida que cometa una locura como esa... usted me apoya, ¿verdad?...

Traté de esperar la respuesta de Nanashi, pero no sabía cuanto tiempo seguiría ella escuchándome. Estaba desesperado, aquella situación me sobrepasaba ya que jamás hubiese imaginado que algo así pudiese ocurrir. No con Saeko.

>>Por favor, quédate... —mi voz estaba totalmente rota y apenas era capaz de hacerla audible, pero era tal la falta de cualquier tipo de fuerza que no era capaz de derramar una sola lágrima. Era como si me hubiese vaciado de emociones por completo

>>>Saeko... yo te necesito...

Traté de estirar por última vez la mano y agarrar la de Saeko, pero esta me pareció demasiado lejos. Era inalcanzable para mí y entonces noté como estaba equivocado cuando una gota mojó mi mejilla; ¿era la persona que estaba frente a mí la Saeko que había conocido en nuestro primer día de demostración? ¿La misma con la que había recorrido mundos y compartido secretos?

Eh… Saito, antes de partir… Sobre lo del Palacio... Es la primera vez que alguien me dice eso, y como no tengo ningún amigo, ya sabes… Me resultó extraño.

Lo entiendo... Y quiero agradecerte que confíes en mí de esta forma, ya que bueno... Yo tampoco tenía ningún amigo ni nadie en quien confiar... hasta ahora.


Esperaba una respuesta de Saeko, pero esta parecía demasiado abrumada como para decir nada y yo seguía demasiado aturdido como para buscar explicaciones.

Suficiente —puntualizó entonces el mismo chico que había dicho que parecía pertenecer a una secta estaba allí, a su lado.

Apenas había reparado en él para ser sincero. No entendía por qué me estaba mirando de aquella manera... ni quería saberlo. Estaba por irme, pero su discurso prosiguió y decidí escucharle. Ya no tenía nada que perder.

¿Qué la necesitas? ¿Acaso te has parado tú a pensar qué necesita ella? Saeko ha elegido lo que creía mejor, ha tenido el valor de expresarlo pese a las consecuencias. Y yo he sido un necio por no armarme de valor como ella. He odiado desde un principio esta puñetera guerra. Me ha dolido que mis propios superiores me pidiesen que matasen a sangre fría. Pero ya no más. Si no comparto los mismos ideales que Bastión Hueco... es que no estoy hecho para Bastión Hueco.

Lo que me mantiene a seguir junto a los maestros es mi afán por ayudarlos, a su lado me he vuelto muy poderosa, estoy segura de que terminaré logrando mis metas. Por eso no me he rendido hasta ahora, Saito, ¿comprendes lo que quiero decir? Sirve a los maestros, a Bastión Hueco, y hazte más fuerte, imparable. Algún día serás capaz de acabar con esa oscuridad tan horrible que hay en ti, o mejor, controlarla a tu voluntad. Si te mantienes firme y leal a este mundo, tendrás las fuerzas necesarias para seguir adelante. Tu familia, tu hogar... está ahora aquí, Saito.

Saeko, tienes razón. Me volveré más fuerte, a toda costa. Y cumpliré mis propios objetivos mientras ayudo a cumplir los de Bastión Hueco. Haré que tanto tú como los Maestros de Bastión Hueco os podías sentir orgullosos de mí. Gracias por decirme todo esto de verdad. No dudes en que tendrás mi ayuda siempre.


No estaba del todo seguro de como había sucedido, pero mientras algo dentro de mí acabó de romperse. Irreparable, así me sentía en aquel momento; no solo me sentía roto, estaba también furioso y sentía la más absoluta de las traiciones.

Cogí aire, y miré entonces al que se acababa de dirigir hacia mí de aquella manera. Por primera y última vez.

Estaba hablando con mi mejor amiga, no sabía que hubiese abierto un debate popular sobre cosas que no me importan una mierda, como tu historia. ¿Te estaba siquiera hablando? Puedes coger e irte de Bastión Hueco cuando quieras, te aseguro que no te lo voy a impedir —le señalé con el dedo amenazante— pero ni se te ocurra llegar a insinuar que no tengo en cuenta sus sentimientos u opinión porque no tienes la menor idea de lo que he pasado con ella ni de lo que significa para mí.

>>Por cierto no sabía que ahora hablases tú por ella ya que eso parece más propio de las sectas.

Dejé de mirarle a él y traté de mirar a Saeko a los ojos por última vez. Di un gran suspiro mientras me alejaba de ella todo lo que podía... sintiendo todo el dolor acudiendo a mi corazón.

Después de que apareciese Simbad para agradecernos a todos lo ocurrido, empezaron una serie de discursos, algunos más reveladores e interesantes que otros y cuya información no podía asimilar en aquel momento, pero los escuché absolutamente todos — reaccionando por encima de todo al hecho de que Chihiro fuese quién había apuñalado a Ryota y no Ronin según Malik — ¿Pero podía fiarme de un aprendiz de Tierra de Partida?

No, no podía. Quizá desde aquel momento ya no pudiese volver a fiarme de nadie nunca jamás.

Escuché también el de aprendices como Nadhia, Light e incluso Simbad y Saeko que exigían paz y tiempos mejores... pero en aquel momento no podía pensar en nada de eso. Me encontraba lejos de toda aquel tropel de acontecimientos, tratando de preguntarme a mi mismo como seguir adelante a partir de entonces.

¿Podría avanzar a partir de entonces sin dejar de avanzar y poder seguir siendo el mismo?

Oye… Lo siento. Hay ocasiones que no puedo controlarme, Saito, y la situación me estaba superando; estaba saliendo todo mal.

Saeko... yo también lo siento. Eres mi amiga, bueno más importante aún que una amiga para mí, y no he actuado bien contigo. No volveré a fallarte te lo aseguro.


Con ganas de llorar, me dije a mi mismo que no podía, y es que tenía razón en lo que había dicho antes: los peores Monstruos surgen cuando no hay otra elección.

Spoiler: Mostrar
Sublime. De verdad. Pero ya hablaré de lo que me ha parecido más adelante, que ahora voy un poco justo(?) Pero ha sido un placer.
Imagen

Muchas grácias por el avatar Mepi ^^
H.S Sora
22. Espectro
22. Espectro
 
Mensajes: 655
Registrado: Mar Sep 25, 2012 7:43 pm
Dinero: 3,775.22
Banco: 213,774.43
Sexo: Masculino
Karma: 3

Ronda Final

Notapor Suzume Mizuno » Sab Oct 17, 2015 12:51 am



Está bien, maestra, se recuperará.

Rebecca, que había roto a llorar, sorbió por la nariz y trató de sonreír a Malik. Después se volcó de inmediato en Yami.

Saxor se acercó a Shinju, a la que le dio las gracias por haber salvado a Guilmon. Ella, cansada, le miró de reojo y gruñó:

No fue nada.

Después de que Ryota y Ronin intercambiaran unas palabras con Nithael, Maya tuvo la oportunidad de acercarse a este, que observaba el ajetreo sentado en la escalinata con una expresión impenetrable. Al ver acercarse a Maya pareció aliviado: por fin una cara conocida.

Muchas gracias, Nithael. Nada de esto habría sido posible sin tu ayuda

Nithael sonrió con una serenidad que rozaba la tristeza.

No tienes que dar las gracias. Era lo que debía hacer. Soy yo quien no olvidará nunca que fuisteis vosotros los que me disteis una segunda oportunidad. Gracias a vosotros.

Pero hay algo que no acabo de entender... ¿Quiénes eran El Guía y Rem, exactamente? Nos ayudaron mucho, y se lo agradeceré siempre, pero aún no sé bien por qué.

Nithael frunció el ceño, como si estuviera escarbando en el fondo de su cerebro.

¿Te refieres a Ren? Que yo recuerde, era un miembro de los Leopardos. Según lo que me dijo, pertenecía a mi época. O eso creo. No recuerdo haber hablado con él antes de encontrarme en el Castillo…En cuanto al Guía… Era un Guardián. El verdadero guardián de Tierra de Partida. Una manifestación de todas las voluntades y los recuerdos que han pisado este mundo. Nos ayudaba porque quería salvar Tierra de Partida. Por eso lo hacía. Lo echaré de menos—reconoció.

¿Qué harás ahora, por cierto?

Pues…

¿Te quedarás con nosotros? La verdad es que sería muy guay que te convirtieras en Maestro.

Nithael la miró con sorpresa. Abrió y cerró la boca. Luego agachó la cabeza, respirando hondo. Cuando habló, parecía estar conteniéndose.

Te lo agradezco, Maya. De corazón. No sé qué haré, pero os informaré cuando lo decida.

Le acarició un hombro antes de que Maya se levantara y fuera con Yami, que había recobrado la conciencia gracias a Nithael. Saxor se acercó casi de inmediato y se apresuró a preguntar por su salud. El ángel, que parecía todavía aturdido por lo que le había dicho la brujita, parpadeó sorprendido y dijo, agradecido:

He estado peor. ¿Cómo te encuentras tú? —alzó una mano, ofreciéndose a curarle si era necesario.

No lo era. Saxor tenía otras preocupaciones:

Escucha... tal vez no lo recuerdes. Pero... Tu Reminiscencia nos ayudó en aquel recuerdo. Solo quería darte las gracias. Oh... ¿Y esa cama de plumas también habría sido cosa tuya?

Nithael bajó la mirada y se llevó una mano a la sien.

Lo lamento, ahora mismo no… Oh… Creo, creo que es posible. Pero no estoy seguro. Siento que he estado en demasiados lugares a la vez…

Como sea, te lo agradezco mucho. Me has salvado dos veces... No, tres contando lo del cambio del castillo. Por cierto, ¿qué piensas hacer a partir de ahora?

No hay nada que agradecer, Saxor. Y, vaya, eres ya el segundo que me lo pregunta. Si te soy sincero, no lo sé todavía…—reconoció con nerviosismo.

Siempre te puedes quedar aquí. No creo que los Maestros se opongan. Bueno... Mejórate.

Nithael se quedó congelado, balbució algo y lo siguió con la mirada mientras se marchaba, pero no consiguió despedirse con palabras. En su lugar entrelazó las manos y las apretó con fuerza: temblaban muchísimo.

Light, por su parte, se encontraba junto a Yami y susurraba:

Tierra de Partida ha vuelto a la normalidad —Yami emitió un pequeño gemido y le buscó con la mirada—. Akio, Rebecca y los demás están bien. Ryota y los suyos nunca nos traicionaron, todo eso debió formar parte de alguna prueba del castillo, un engaño. —Yami cerró los ojos y cuando los abrió parecía tener la mente un poco más clara. Se le saltaron las lágrimas.

¿Están bien… los chocobitos? Menos mal …

Ah, y lo siento. Es decir, dije que me quedaría contigo y luego me fui...

Rebecca miraba a Light en silencio, sin comentar nada, aunque pareció horrorizarse antes su comentario. Yami, en cambio, levantó una mano y le acarició la mejilla y miró a Maya con cariño cuando la niña se arrodilló a su lado y le apartó unos mechones de la cara.

Hola, cosita. Estamos contentas de verte.

Lo siento muchísimo. Sabía que estaba viva, que El Guía me había mentido acerca de su muerte, pero no puedo evitar sentirme culpable. Desconfié de su palabra, sólo porque quería creer que mis compañeros estaban bien, y sin quererlo acabé perjudicándola y dejándola sola en un momento duro para usted. Me alegro de que esté sana y salva, y algún día le compensaré por lo que hice, se lo juro. Perdóneme.

Yami hizo un esfuerzo y negó con la cabeza.

Estamos bien, no hay nada que perdonar. Los polluelos de chocobito siempre son más importantes que los adultos…—Se le cerraban los párpados.

A-ahora Yami tiene que… descansar, Maya—dijo Rebecca con suavidad—. Estará bien no… No te preocupes.

Voy a ir a ver cómo se encuentra Kazuki

Sí, saluda a Kazuki por nosotras…

Luego se quedó sin fuerzas y se durmió.

Mientras Maya se iba a buscar a Kazuki, Light se acercó a Nithael, que parecía algo perturbado, aunque se apresuró a sonreír al verle acercarse.

Gracias por todo, sin ti estaríamos todos muertos —expresó, mirando primero al horizonte y luego al ángel—. ¿Qué te parece esta Tierra de Partida? ¿Te gusta más que la de tu época?

La sonrisa de Nithael vaciló. El ángel miró a su alrededor, abrumado.

Es una perspectiva… diferente.—Señaló al Castillo con un gesto—. Para mí esto siempre había estado vacío. Es… curioso, ver que todos vivís ahora aquí.—Nithael no añadió más. Había intentado ser agradable con Light, pero estaba demasiado impresionado para ir más allá.

Por cierto, tengo que darte una cosa… ¡Oh! Olvídalo, no la tengo. Era una nota tuya que me entregó Zephyr. La leí y, bueno, supe que tuvo que resultar duro para ti estar solo, sin otros ángeles contigo.

Nithael se sonrojó un poco; ¿cómo que habían leído sus notas personales? Por suerte, Light no le dio tiempo a balbucear ninguna pregunta, porque su siguiente declaración lo dejó sin palabras:

Pero se acabó eso, ahora eres uno de los nuestros. Oye, tienes que enseñarme a volar con estas alas y mostrarme otras habilidades de ángeles, ¿eh? Mucha gente no sigue mi ritmo en los entrenamientos, podrías ayudarme a entrenar.

Le dio unas palmaditas, pero Nithael apenas sí se percató. Lo miraba con los ojos muy abiertos, como si no pudiera creerse lo que estaba escuchando por segunda vez. Entonces se estremeció, sonrió y bajó la cabeza. Esta vez no pudo contenerse; rompió a llorar en silencio.

Me encantaría…


*



Maestra. —Lyn arqueó la ceja al ver la sonrisa de Saeko, pero se apresuró a recoger el Libro y la piedra—. Gracias por abrirme los ojos.

Yo no he abierto los ojos a nadie. Cada uno decide lo que tiene que hacer sin culpar a los demás de sus acciones—respondió Lyn con voz ronca.

Entonces Saeko se dirigió a Nanashi, ocupada en curar a otros aprendices. Cuando terminó, repasó a Saeko con la mirada y al darse cuenta de que no portaba el Libro, buscó a Lyn… Y frunció los labios.

Lo siento. He visto muchas cosas, he tenido la oportunidad de ser una Portadora ejemplar, y me he sentido muy bien conmigo misma. Pero no soy una vulgar asesina, ni una pieza de ajedrez que pueda sacrificar cuando guste.

»Abandono Bastión Hueco.

Ariasu dio un paso al frente, mirando a Saeko con los ojos muy abiertos, mientras esta se dirigía únicamente a Nanashi. Alzó una mano, como para intentar convencer a la chica de que estaba loca, de que era una idea descabellada. Después bajó la cabeza, la meneó y se alejó, dándole la espalda. Nanashi ni le dedicó una mirada a Saeko; se fue tras la chica y a buen paso y la rodeó con un brazo.

De pronto, Keiko dio un paso al frente y comenzó a gritar sus opiniones en contra de la guerra, haciendo el silencio en la explanada. Nada más acabar, más voces saltaron apoyándola, hablando en nombre incluso de personas que ya no existían o proponiendo treguas. Los Maestros se miraron los unos a los otros de soslayo, sin decir nada, esperando la reacción de Ronin o Ryota. Este contemplaba a Ryota con expresión torturada, mientras que el Maestro de Bastión Hueco escuchaba en silencio sin alterar la expresión de su rostro.

Entonces Malik exclamó:

Ronin no fue quién te apuñaló —Ronin volvió con brusquedad la cabeza hacia él, poniéndose pálido, mientras que Ryota frunció el ceño y dio un paso atrás. Malik señaló, acusador, a Chihiro—. Fue ella por orden de otro. Vi sus recuerdos en el Castillo, alguien quería enfrentarnos todavía más. Deberíamos concentrarnos más en buscar a quién está detrás de esto en lugar de pelear. Si eso no basta para que hagáis las paces entonces no sé qué puede hacerlo, pero yo no pienso seguir persiguiendo a niños que no tienen la culpa de nada. Estoy cansado de patearle el culo a la gente.

Todas las miradas convergieron en Chihiro, quien se mantenía hierática, aunque pudieron percibir cierta tensión en sus hombros. Seguramente se estaba preparando para que saltaran sobre ella de un momento a otro. Los aprendices continuaron hablando a favor de la paz, en contra de repetir los mismos errores del pasado, hartos de ser peones en manos de los adultos.

Entre tanto, Nikolai se dirigió a Nanashi, quien había conseguido calmar a Ariasu.

Maestra, sé que me acogió en la Orden porque vio en mí posibilidades. Eso nunca podré agradecérselo como debería .Pero si el alumno no cree en los principios que le inculcan sus maestros, no se le puede forzar a seguir un camino que va en su contra. Si me marcho, es porque sé que el camino que busco no está en Bastión Hueco.

La mirada de Nanashi habló por sí sola. No dijo nada a Nikolai, porque tampoco había nada que decir.

¡El sacrificó todo por ti y tú nunca hiciste nada para agradecérselo! —gritó entonces Alec, atrayendo la atención de los Maestros, que se había acercado a Chihiro sin que nadie se percatara de ello—. Solo le fuiste causando cada vez más desgracias y ahora… ¡AHORA HA MUERTO POR TÚ CULPA!

La máscara de impasibilidad de Chihiro se cayó a pedazos y, durante un instante, todo el que estuviera mirándola vería el dolor, la desesperación que cruzaron su rostro. No hizo amago de defenderse. Por suerte para ella, Maya salió a defenderla, pero ignoró sus preguntas: miraba con los ojos desorbitados hacia el suelo mientras las lágrimas le resbalaba por el rostro. El enfrentamiento entre la pequeña bruja y el hechicero llegó entonces a las armas. Alec, usando la Monocroma, intentó quitar a Maya de en medio y ella tuvo que detener la Llave Espada con la suya propia. Por los gritos que soltaban, ninguno escuchó el siniestro chasquido.

En el momento que Alec maniobró con la Llave Espada para apartarse y usar un hechizo, la Monocroma se partió exactamente al mismo tiempo que Maya ejercía un Mutis sobre él.

Chihiro siguió la parte inferior de la Llave Espada con la mirada hasta que cayó al suelo. Soltó un alarido de furia y horror a partes iguales. Alec arremetió contra Chihiro y, en ese momento, Ronin se interpuso entre ambos y detuvo a Alec arreándole una sonora y dolorosa bofetada. Lo cogió por el cuello de la ropa, obligándolo a retroceder y apartarse de Chihiro.

¡¡Basta!! —gritó. Le temblaban las manos y se notaba que estaba haciendo un inmenso esfuerzo por no asestarle un puñetazo a Alec—. ¿Es que no te vale con haber roto el último recuerdo de Kazuki? ¡¿Quieres eliminar a la mujer que amaba?!

Monstruo o no, no me importa que no comprendas mis razones. Ella no va a ir a ninguna parte, así que haz lo que quieras. Cóbrate la venganza por tu mano si es lo que deseas. Pero no con esto. No permitiré que la sangre de Chihiro manche el último recuerdo que nos queda del Maestro Kazuki.

Chihiro emitió un gemido y miró con furia a Maya. Una mano se cerró como un cepo sobre el brazo de Alec cuando Ronin lo liberó: Ryota, que no permitió que Alec se alejara ni se intentara librar de él. Es más, al insistir en ir contra Chihiro, el Maestro apretó un punto del cuello del aprendiz que le relajó los músculos hasta el punto de que si Ryota no lo hubiera sostenido, habría caído redondo al suelo. Ronin se apartó resoplando y recogió, lívido, la otra parte de la Monocroma, apretando los dientes. Entonces se le escapó una lágrima y maldijo por lo bajo al escuchar el llanto de Maya.

Ryota…—Ronin se volvió hacia su antigua pareja sin dejar de apretar la Monocroma—. Jamás quise esto, ni que llegara tan lejos.

¿Lo sabías?

Ronin sostuvo su mirada.

Lo sospechaba pero… Kazuki…

Ryota cerró los ojos. Cuando lo abrió clavó en Chihiro una mirada terrible.

Si lo que decís es cierto, entonces Chihiro tiene muchas cosas que explicar y se quedará una temporada con nosotros.

Mucho me temo que no va a ser el caso.



Chihiro abrió mucho los ojos y alzó la mirada. Sobre las cabezas de los aprendices, montados en glider, dos hombres les observaban. El más delgado hizo un gesto al otro, que asintió con la cabeza. Ronin maldijo y trató de lanzarse sobre Chihiro, pero el desconocido fue más rápido y arrojó una granada. Nanashi dio un grito de advertencia para que retrocedieran.

Al instante, una nube de oscuridad los envolvió a todos. Escucharon algunos gritos de sorpresa, una maldición y, de pronto, una violenta ráfaga de viento invocada por Ryota que arrastraba unas volutas de luz de Nanashi encerraron a la oscuridad en una esfera de aire.

Para entonces, Chihiro había desaparecido sin dejar rastro. Si miraban hacia arriba, verían que el Caballero desplazaba su glider de vuelta con su superior sin llevar a nadie consigo. Excepto…

Un naipe. El hombre se llevó una mano al casco, que desapareció y liberó una melena negra y unos ojos vacíos de sentimientos.

Spoiler: Mostrar
Imagen


La tengo, señor —dijo Andrei sin alterar la expresión.

Bien hecho —respondió una voz cascada y anciana. Se llevó una mano al casco y también lo hizo desaparecer.

Spoiler: Mostrar
Imagen


Ronin soltó una exclamación ahogada y dio un paso al frente, incapaz de creer lo que estaba viendo.

¡¡Tú!!

El hombre sonrió, ignorándolo. Algunos lo reconocerían: parecía mucho más viejo y desmejorado que la versión que ellos habían visto. No, más bien daba la impresión de que tuviera un pie en la tumba, con la piel tan seca y chupada y los dientes ennegrecidos que parecía salido de una pesadilla… En especial al recordar lo atractivo que había sido de joven.

El anciano se quedó mirando hacia Nithael. Tras un momento inicial de sorpresa, sus ojos destellaron con un tono dorado y una sonrisa extraña, de triunfo, le deformó los rasgos—. ¡Así que… es cierto! ¡Seguías vivo!

Nithael frunció el ceño, medio incorporado y con las alas vencidas por el cansancio, sin saber qué decir.

Si estás aquí, entonces puede que todo esto haya merecido la pena. Chihiro no lo ha hecho tan mal.—Los ojos dorados repasaron el campo de batalla y sólo encontraron a aprendices agotados, prácticamente sin magia. Los Maestros no se encontraban en mejor estado. Su sonrisa se amplió hasta tornarse grotesca y extendió una mano en la que se manifestó una esfera de oscuridad tan concentrada que parecía absorber la luz de su alrededor—.Ronin, te veo con muy mal aspecto. Debe ser duro perder a más gente mientras tú te quedas encerrado, a salvo, y lejos del peligro, ¿verdad?—dijo con una voz venenosa. Se le escapó una carcajada aguda mientras el Maestro de Maestros se ponía lívido. Lyn tuvo que sujetarlo por el brazo. ¿Cómo sabía eso? ¿Acaso les había estado escuchando todo aquel tiempo?—. Pues me complace informarte de que esta vez vas a…

¿Largarte de aquí cagando leches?

Un portal de luz se abrió detrás de Aaron y Andrei, que se giraron a tiempo de ver cómo un Caballero lo atravesaba a toda velocidad y cargaba su glider contra ellos. En el último segundo, los dos maniobraron para apartarse de su camino, pero la mujer se las apañó para alcanzar a Andrei con un conjuro de rayo que estuvo a punto de arrojarlo de su propio glider.

Descendió y se interpuso entre Aaron y Andrei y el resto de aprendices, extendiendo una mano con gesto protector.

¿Estás seguro de querer atacar ahora? Puede que si los Maestros están cansados y distraídos hubieras tenido una oportunidad, pero ya no. ¡Márchate ahora mismo!

El gesto de Aaron se crispó y, por un momento, pareció que fuera a arrojarse contra ella. Sin embargo, en el último segundo, se lo pensó y sus ojos se desviaron una vez más hacia Nithael con una mezcla de frustración, ansiedad y posesividad. Después rió por lo bajo.

No hay prisa—entornó los párpados—ninguna prisa. He esperado mucho. Puedo esperar algo más.

Marchaos. Ahora.

Aaron hizo un gesto a Andrei, quien apretaba el naipe contra su pecho. El joven abrió un portal de oscuridad por el que se metió sin mayores ceremonias. Aaron todavía se demoró, clavando la mirada en Nithael. Tras eso y con una sonrisa desagradable, como si le hubieran contado un chiste que sólo el comprendía, giró, aceleró y se introdujo en el portal, que se desvaneció después.

La mujer aguardó para asegurarse de que no regresaban para atacarlos. Luego giró con lentitud y, a unos metros del suelo, deshizo el glider y cayó con agilidad a la hierba. Al incorporarse, hizo desaparecer su armadura.

Spoiler: Mostrar
Imagen


Me alegra haber llegado a tiempo.

*



Hola. Otra vez.

Nithael, que había escuchado sin intervenir a todos los aprendices, así como las declaraciones de los Maestros, y ahora fruncía el ceño y parecía sinceramente desconcertado por la aparición de Aaron, alzó la mirada hacia Hana y se quedó petrificado.

¿Lirio…?

Mi nombre es Hana. Encantada de conocerte, Nithael.

Y le tendió la mano. Nithael se quedó mirándola, desconcertado. Después miró a su alrededor y las arrugas de su frente desaparecieron a medida que —creía— empezar a entender. Tras vacilar, no tanto por Hana, sino como si temiera que su mano fuera a desvanecerse, se la estrechó. Primero con suavidad, luego, tras asegurarse de que era de carne y hueso, con más fuerza.

Es un nombre precioso. Sobre todo porque es el verdadero.

La chica se sentó a su lado y estuvieron un rato en silencio, sin decir nada, simplemente contemplando a los aprendices.

Creo que me vas a tener que explicar unas cuantas cosas: no sabía que fueras inmortal. O algo similar. Porque veo también a otras personas que…—Se fue fijando en Saeko, en Nadhia, en Kairi, en Neru.

Te dije que sería un buen castillo ―dijo Hana, ignorando su pregunta. Nith la miró de reojo, luego levantó la cabeza para mirar la destrozada fachada del Castillo y sonrió.

Y tenías razón.

Pero espera a ver las habitaciones de los aprendices. Podrían haber sido algo más grandes.

Nithael rió por lo bajo ante el tono de Hana y se acercó a ella. No era la única que necesitaba descansar. Nithael, además, estaba muy cansado de sentirse solo. Así que la arropó, sin llegar a tocarla por si la molestaba, con una de sus alas y musitó:

Gracias…

Fue en ese momento cuando se abrió un portal de luz que atrajo la atención de todos los presentes. Jadeando, con el sombrero ladeado y la barba chamuscada, Yen Sid se detuvo para mirarlos con una mezcla de histerismo y sorpresa: como si no le entrara en la cabeza que todos estuvieran ahí, heridos y agotados.

Spoiler: Mostrar
Imagen


Su aspecto, sin embargo, tampoco distaba mucho del de los aprendices. Sacudió la cabeza y exclamó:

¡Villa Crepúsculo ha caído! ¡Se ha hundido en la oscuridad!

Se hizo el silencio.

Después, estalló el caos.


ESCENAS EXTRAS


El fin de un atardecer


Spoiler: Mostrar


El sol se ponía lentamente en Villa Crepúsculo. Algunos jóvenes de la ciudad habían cogido sitio en la alta torre del reloj mientras que otros empezaban a volver a sus hogares para cenar. La gente salía de los bares o regresaba del trabajo con paso cansino. Los negocios comenzaban a cerrar. Bandadas de pájaros llenaban el cielo con sus trinos mientras despedían al sol.

Un día normal y corriente.

No muy lejos, en la mansión fantasma del bosque, las puertas de la entrada se abrieron de par en par. De su interior surgió una persona de aspecto demacrado y carcomido, huesudo y con el cabello negro ceniza, largo y liso y graso. En sus ojos dorados se reflejaba un brillo de locura. Vestía únicamente con la parte inferior de una túnica, de terciopelo raído y sucio. Unos preciosos bordados adornaban la parte delantera de aquel faldón, aunque estaban tan gastados que algunas partes se habían quedado casi imperceptibles. Sujetando aquella prenda llevaba una faja de cinturones de piel que se unían en una enorme hebilla con forma de calavera.

El pecho al descubierto del hombre mostraba una amplia cicatriz que le atravesaba hasta su espalda.

Dio unos pasos lentos y un tanto torpes hacia el exterior de la mansión. Caminaba descalzo, con un andar frágil. Sonrió. mostrando sus dientes negros y estropeados, una extraña y leve humareda de oscuridad se le escapó entre sus labios resecos y soltó una agria y desagradable risa que sonaba como el chirrido de unas uñas al arañar una pizarra.

Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen


Dirigió su mirada hacia el cielo que empezaba a tachonarse de estrellas.

Una hermosa noche.

El viejo se giró hacia a una mujer alta y delgada, vestida completamente con un vestido negro y cuernos de dragón que emergían de su cráneo, que emergió de la oscuridad del vestíbulo. Sonreía con delicadeza, con sus ojos amarillentos resplandeciendo en medio de la penumbra.

Spoiler: Mostrar
Imagen


Nada es tan bello como instantes antes de que desaparezca.

Eso espero. Es hora de mover las piezas de este tablero. Ahora demuestra que no eres un charlatán y llévame al Corazón.

El hombre rió despectivo y le mostró toda la dentadura.

Me gustan las mujeres que van al grano. ¿Serás capaz de cumplir con tu parte?

Cuando estemos frente al Corazón, lo descubrirás.

Él resopló y echo a andar con un paso torpe y cansino. Maléfica asintió complacida antes de seguirle con elegancia.


***


Un horrible presentimiento que recorrió la espina dorsal de todos los habitantes del mundo. Los ciudadanos que tuvieron la mala fortuna de encontrarse en lo más alto de la ciudad vieron porqué: el bosque rezumaba un aura tenebrosa, como una niebla opaca que extendía sus tentáculos hacia el cielo. Las tinieblas se alzaron y abrazaron al sol. Y, de pronto, el firmamento se apagó. Todas las estrellas desaparecieron.

Cientos de criaturas infestaron las calles. Los gritos de terror de aquellos que no se habían refugiado en sus casas lo llenaron todo. La gente cerró las ventanas, trató de atrancar las puertas, pero no sirvió para nada. Aquellos que trataron de defenderse con armas, con sillas, con barras de acero, con lo primero que encontraron a mano, fueron barridos sin misericordia.

Y no había nadie, absolutamente nadie, que pudiera salvarlos. Porque todos los Portadores se habían reunido en un único mundo y estaban pasando por su propia odisea.

Desde lo alto de la colina, el viejo observaba con una sonrisa extrañamente serena y un resplandor siniestro en los ojos.

No tardaron en aparecer decenas de naves gumi de la federación tratando de rescatar a todos los que pudiesen, pero era evidente que no todo el mundo tendría un sitio en aquellas naves. Las criaturas cazaban a sus anchas, en busca de su sustento en forma de corazón, rojo y resplandeciente. Los niños pequeños lloraban desconsolados sin saber que hacer, perdidos en medio de la oscuridad. Algunas personas llevaban las pertenencias que habían podido rescatar, aunque la mayoría que hacían eso acababan arrinconados y dando por finalizada sus vidas. Algunos adolescentes portaban sus bates de Struggle creyendo que les serviría como defensa, algunos llevaban armas reales, pero ninguna servía. Nadie en aquel mundo había luchado por su vida de verdad, nadie había visto en toda su vida un verdadero sincorazón. Ni siquiera sabían a que se enfrentaban.

Y entre aquel caos una neosombra alcanzó lo alto de la Torre del Reloj de la estación de la ciudad. Justo en la columna central del edificio surgió una cerradura que brillaba como mil estrellas juntas. La criatura no lo dudó y se introdujo en su interior.

El efecto fue inmediato. En el cielo surgió una masa de oscuridad que empezó a tragarse la ciudad. Trozos de tierra salían volando en dirección a aquel abismo negro, pero cada vez la fuerza de aquella oscuridad era más y más fuerte arrancando edificios, trenes, personas, árboles...

Spoiler: Mostrar
Imagen


Y entonces llegaron los Lado Oscuro.

Disfrutad de vuestro último atardecer —murmuró el viejo con una sonrisa desquiciada y triunfante.

El viejo hizo aparecer una Llave Espada en sus manos y la lanzó al aire convocando su propio Glider con el que abandonar el mundo. Tenía una visita que hacer.

Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen


Desde algún otro punto, una antigua hada corrupta se quedó todavía unos instantes a disfrutar de aquella destrucción antes de desvanecerse en una tormenta de humo verde.

Después, el mundo se hundió en la oscuridad.


Imagen



EXTRA EXTRA



UN MUNDO CAEN EN LA OSCURIDAD.
¿DÓNDE ESTABAN LOS CABALLEROS?


Hace unas horas los miembros de este periódico recibieron una noticia terrible: el mundo de Villa Crepúsculo, según informadores fidedignos, se ha hundido en la oscuridad. El acontecimiento ha sido demasiado inesperado e imprevisto como para que podamos ofrecer muchos más datos a los dignos habitantes de nuestro amado mundo, pero nos esforzaremos por hacer un resumen:

Esta mañana, antes de las doce del mediodía —hora de Ciudad de Paso—, las naves de la Federación Galáctica no registraron ninguna alteración en el Intersticio. Una patrulla pasó no muy lejos de Villa Crepúsculo cerca de las cuatro de la tarde y el mensajero que ha traído esta terrible noticia a nuestro Alcalde afirma rotundamente: «Los sensores no desvelaron ninguna variación respecto al estado del mundo. Cuando nosotros pasamos no había problemas: repito, no había problemas. Sea lo que sea que ha sucedido, ocurrió al anochecer. No puedo compartir más información».

Sin duda todos los habitantes de Ciudad de Paso son conscientes de la eficiencia y profesionalidad de la Federación Galáctica por lo que, a menos que futuras investigaciones desvelen lo contrario, no hay motivos para dudar las palabras de este honesto oficial.

Todavía no es posible dar unas horas concretas pero, probablemente, entre las siete de la tarde y las nueve de la noche, se produjo alguna clase de accidente o cataclismo en Villa Crepúsculo. La Federación todavía no ha querido compartir con nosotros los informes del proceso, de modo que estén atentos a próximas entregas.

El número de fallecidos es desconocido, así como el de supervivientes. Podemos confirmar que la Federación logró rescatar a un par de centenares antes de que el mundo colapsara. Ahora mismo se dirigen aquí, por lo que el Alcalde, Mateus Palamecia, solicita a los ciudadanos que los reciban con los brazos abiertos. Tal tragedia nos afectará a todos por igual, pero hemos de demostrar toda nuestra caridad.

Finalizamos esta noticia con una pregunta que, a estas alturas, todos nos estamos haciendo: ¿dónde estaban los infames Caballeros de la Llave Espada? Su política de intervención les ha llevado a entrometerse en los asuntos de todos los mundos conocidos con la excusa de protegerlos de las amenazas exteriores y, sin embargo, no se ha visto el pelo a ninguno de ellos cuando más se los necesitaban para que cumplieran con su «noble» cometido. Cuando habrían podido demostrar que no eran unos simples entrometidos con ansias de poder.

En ustedes queda la respuesta a esta pregunta.



¿Le parece correcto, señor, kupó? —preguntó un moguri que había traído el primer ejemplar matutino.

El Alcalde de Ciudad de Paso levantó la mirada de la primera plana y esbozó una cortés sonrisa.

Desde luego. Da las gracias a tu jefe por hacerse cargo de este espinoso asunto con tanta celeridad. Respecto al tema del mundo de los Caballeros… Dile que todavía no deseo hacer nada público.

¡Desde luego, señor, kupó!

El moguri, loco de felicidad, se alejó revoloteando. En cuanto se cerró la puerta, la expresión de Mateus Palamecia se ensombreció. Materializó una especie de espejo que reflejó su cara. No. Era la misma cara, pero con unos cabellos más claros y una vestimenta diferente.

Su otro yo.

¿Has averiguado algo?

El otro Mateus meneó la cabeza.

No es cosa nuestra. Ni siquiera de Gárland. Tiene que tener que ver con ella.

El Alcalde entornó los ojos.

Debemos investigarlo. Si ha hallado la forma de acceder a los Corazones, nos sacará ventaja. Hemos de asegurarnos de que no puede salir de su mundo.

La hemos dejado demasiado de lado. No volveremos a cometer el mismo error. ¿Necesitas que envíe a alguien para que ayude con los refugiados?

El Alcalde se lo planteó y luego negó con la cabeza.

Nos las apañaremos. Y cuanto más apurados parezcamos, peor para los Caballeros.—Entrelazó los dedos—. Si su mundo retorna a la normalidad, se enfrentarán a la misma Federación.—Mateus sonrió al recordar lo nerviosos que se habían puesto cuando, durante una patrulla comprobaron cómo había cambiado aquel mundo. Lo suficiente como para que no se atrevieran a acercarse.

Y los informes sobre aquel ejército Sincorazón eran inquietantes. No porque hubiera caído un mundo, o puede que dos si es que Tierra de Partida no regresaba a la normalidad, sino porque había otro poder aparte de ellos que estaba jugando muy fuerte. Lo suficiente como para adelantarse al Emperador.

Se trataba de una perspectiva que no agradaba en absoluto a ninguno de los dos. Tendrían que ponerse manos a la obra cuanto antes para averiguar qué era lo que se les estaba escapando de las manos.

Pero antes… Mateus no se despidió de su otro yo. Se entendían lo suficiente bien como para evitar esas muestras de cortesía. Se acercó a la ventana de su despacho y contempló la plaza, donde la gente se reunía entorno a los periódicos con una mezcla de terror e indignación. Antes tendría que ocuparse de los refugiados. Quién sabía. Era posible que averiguara algo de interés.

Luego se encargaría de que los Caballeros, si es que regresaban, lamentaran para siempre haberle dado la espalda al resto del mundo.


Imagen


Más, muchos más


Está hecho—anunció Maléfica arrastrando las palabras, regodeándose en ellas con una seca sonrisa.

Unos murmullos de emoción recibieron su comentario. El hada tomó asiento con dignidad a la cabeza de una afilada mesa. La torre de piedra daba a un cielo plomizo y triste y por las ventanas se colaba un frío desagradable que al hada no parecía importarle. Un cuervo revoloteaba por las vigas de la torre, observando a los presentes con curiosidad.

¡Así que no exagerabas, cuernitos! ¡Y yo que había apostado que sería todo un farol! ¿Te pasa algo, Frollo, majo? Pareces un poco, ya sabes, como mustio. ¿Pasa algo con mi pelo? ¿Es demasiado azul?

Spoiler: Mostrar
Imagen


No te culpo, querido. Es un aspecto más que desagradable—dijo una voz grave.

Una mujer hermosa, vestida con ropa oscura y tocada con una corona, soltó un resoplido de desprecio.

Spoiler: Mostrar
Imagen


No deja de ser irónico que lo diga alguien tan vulgar como tú—apuntó.

Miserable humana…

Silencio—ordenó Maléfica sin alzar la voz, dando un golpe firme con su cayado en el suelo. Dirigió una fría mirada a sus compañeros de mesa y se permitió una sonrisa burlona—. Comprended que el juez desconocía la existencia de otros mundos hasta hace poco. Deja de hacer eso de inmediato, Hades, o no tendré más remedio que expulsarte.

Por las Moiras, llego a saber que me unía a un grupito tan pintoresco como este y me lo pensaba dos veces.—Aun así, Hades no dejó de sonreír, dejando bien al descubierto sus colmillos, hacia el juez Frollo.

Spoiler: Mostrar
Imagen


Este le dedicó una mirada fulminante y dirigió la vista al frente. Tenía cerradas las manos en puños y se le estaban poniendo los dedos blancos. Sin duda, se estaba arrepintiendo y mucho de haberse dejado arrastrar hasta aquel lugar, pero aguantó el tipo con bastante dignidad, teniendo en cuenta que un dios envuelto en fuego azul no le quitaba la vista de encima y que frente a él había una mujer de piel grisácea, inmensa y con unos tentáculos negros que asomaban por los bordes de la mesa.

Spoiler: Mostrar
Imagen


La única que parecía normal era la bella dama con galas de reina, que seguía con la mirada los tentáculos, tan asqueada como el hombre de la toga.

Maléfica se contuvo para no realizar un gesto de desdén. En su lugar llamó la atención de sus compañeros y dejó que Diablo se posara en su hombro.

Este es el primer paso. Ahora sois conscientes de lo que nuestro poder puede llegar a hacer.—Miró intensamente a Frollo, que parecía, a su pesar, absorbido por sus palabras—. [b]Los Caballeros se encontrarán desesperados—Hades entrelazó los dedos y esbozó una sonrisa—y volverán su mirada contra el enemigo equivocado. De modo que tendremos tiempo para actuar como nos plazca.—Compartió una mirada con Úrsula.

¿Tendremos el placer de conocer a ese antiguo Caballero?

Quizás, cuando volvamos a… precisar de su colaboración.

Hades carraspeó.

Todo esto está muy bien, pero no estamos, ejem, ¿un poco escasos de compinches? No es por ofender, Maléfica, sólo un interés puramente teórico.

Maléfica se permitió una fría risa.

No te preocupes, Hades, si temes por nuestra seguridad, me ocuparé yo misma de que ningún Caballero pueda hacer nada contra nosotros—alzó un afilado dedo para interrumpir a un indignado Hades—y respecto a nuestros miembros, no temas. Pronto seremos más.

»Muchos más.



Imagen


Hace más de mil años…



Spoiler: Mostrar
Enhorabuena: ha sido una elección acertada.

No me siento muy orgulloso—respondió Neizan con una sonrisa cansada. Miró hacia lo lejos con un gesto de tristeza. Desde lo alto de la montaña, dando la espalda a las obras donde un día lejano se levantaría el Castillo de Tierra de Partida, se tenían unas vistas magníficas del amanecer—. Soy demasiado joven para convertirme en líder. Gracias por no decir nada sobre que soy el hijo de Zephyr.

Assur suspiró, también con una sonrisa desganada.

Me temo que lo he hecho por propio interés. Me alegra saber que tendré a alguien con tus conocimientos cerca de nosotros. Los vamos a necesitar todos y cada uno para reconstruir Tierra de Partida.

Neizan se percató de la expresión sombría de Assur y, tras una vacilación —antes jamás se habría atrevido a tocarle con tanta familiaridad, pero ahora, siendo el Líder de los Osos…— le dio un apretón en el hombro.

Cornelia hizo bien al dejarte a cargo. Me alegra saber que estaremos en tus manos.

Hacía una escasa semana, poco después de que Neizan devolviera a su forma original el Castillo del Olvido, y de que los Sincorazón desaparecieran, arrasados por el golpe de luz que provocó Tierra de Partida al reaparecer, se dieron toda una serie de ascensos sin las protocolarias ceremonias. El Clan de los Osos se había quedado sin líder y Assur propuso a Neizan que, de todas formas, ya había sido durante mucho tiempo la mano derecha de Zacharias. Hubo más problemas cuando se supo que el líder de los Leopardos había sido capturado. La semana que viene se realizaría un juicio sumario por traición. Hacía décadas que no se ejecutaba a nadie en Tierra de Partida y Neizan suponía que Assur no quería ser el primero en romper esa tradición.

Quería ser recordado como el que reconstruyó Tierra de Partida, no como el juez que tuvo que purgar los clanes. Por primera vez en ocho años, los Unicornios ya no ostentaban el control de Tierra de Partida y abrir el reinado de las Serpientes con un baño de sangre no sería un buen presagio. En especial después de que la rama principal de los Unicornios hubiera sido eliminada nada más y nada menos que por un jefe de clan y, posiblemente, por un traidor. Pero las investigaciones seguían en curso y debían profundizarse si querían evitar que una tragedia así volviera a repetirse. Al no quedar testigos, nadie sabía si había sido Hjalmar quien había asesinado a Valeria y a la pequeña Patricia —sin duda con la esperanza de encontrar a Cornelia—. Los interrogatorios no habían dado sus frutos: Hjalmar se negaba a hablar. A Neizan todavía le costaba creer que aquel Maestro, que tanto se preocupaba por su clan, pudiera haber hecho algo así. A su pesar, deseaba que empezara el juicio con la esperanza de escuchar sus motivos.

Y, más por interés científico, averiguar cómo había conseguido arrancarles el corazón a Patricia y a Valeria. Que él supiera, Hjalmar no tenían tantos conocimientos de magia oscura. Además, había sido un acto imprudente. ¿Para qué sacarles el corazón cuando debería haberlas matado y borrado sus cuerpos? Durante un tiempo, Catrina sospechó que continuaban vivas, ya que sus cuerpos no se desvanecían. La esperanza se había echado a perder cuando, hacía cosa de tres días, los cuerpos desaparecieron sin dejar rastro.

Neizan no envidiaba a Assur. Ser Líder de Tierra de Partida tras aquel cataclismo era casi un castigo, más que una recompensa. Aun así, pensaba, como muchos otros de su propio clan, que Tierra de Partida necesitaba un cambio y las Serpientes estaban más que capacitadas para lavar a la Orden. Sería una tarea ardua, en especial por parte de los Unicornios, que parecían dispuestos a destripar a cualquier Leopardo que se interpusiera en su camino. La pérdida de toda su rama central, tan basada en la pureza de sangre, los había hundido en un estado de conmoción y todavía no se había decidido quién sucedería a Cornelia tras la pérdida de su heredera, Valeria. Era una suerte que Cornelia hubiera dejado Tierra de Partida en manos de Assur antes de marcharse: así la transición se había realizado sin problemas y Assur había tomado el poder.

El joven líder miró hacia los cimientos del Castillo y se removió, inquieto. Todavía le costaba creer que esos aprendices vinieran de un futuro lejano. En parte le angustiaba saber que las habilidades de los clanes se habrían degradado hasta tal punto y, a la vez, desearía saber qué era lo que se encontrarían cuando abrieran los ojos. Si salvarían a la Orden o esta se destruiría tras aguantar mil años.

Meneó la cabeza. Nunca lo sabría. No tenía sentido darle vueltas.

Cuando terminemos de reconstruir la Ciudadela habrá que seguir con las obras—señaló con un gesto hacia las mazmorras—. Estoy convencido de que a los clanes menores les gustará saber que sus líderes tienen sitio junto a los de los clanes mayores.

Assur asintió, pensativo. Las Serpientes no eran el clan más cerrado, pero desde luego no eran tan abiertas como los Leopardos o los Osos, quienes mejor se llevaban con los clanes menores. Entonces el mago sonrió y preguntó:

¿Entonces Miryam sigue confabulada con ese chico, Adam? Van a darnos problemas. No es el mejor momento para cambiar las leyes. Habría que esperar un par de años.

Neizan se encogió de hombros y le devolvió la sonrisa. A pesar de que no le terminaba de gustar que un vampiro rondara entre los clanes menores como cuidador —muchísimos niños se habían quedado huérfanos, y no había nada mejor que un tipo bruto que jugara con ellos para animarlos y, de paso, reconstruyera casas donde alojar a los críos— y que Miryam, nueva líder de los Halcones, le hubiera permitido formar parte del clan, pero hasta ahora sólo había hecho cosas buenas. Excepto intentar transformar a un niño inocente, claro. Solo que luego le había salvado la vida a Aki, por lo que el niño le había contado, y estaban muy apegados el uno al otro.

Cerró los ojos y recordó la expresión amargada de su padre mientras se quejaba de que Tierra de Partida estaba anclada en el pasado y tenía una concepción aristocrática de sí misma: «nadie que no sea como ellos merece formar parte de la Orden. Son actitudes de este tipo las que acaban con los imperios, Neizan. La historia demuestra que los cambios son necesarios. Resistirse a ellos es morir».

Quizás él también se había dejado arrastrar por la discriminación… Pero nunca era tarde para cambiar.

Al ver que Catrina se acercaba, tarareando, desde las obras, decidió que era el momento de ponerse a trabajar. Le gustaba ayudar en las tareas de reconstrucción. Ahora, más que nunca, los Caballeros necesitaban saber que no estaban solos. Así que se despidió de los hermanos, invocó el glider y descendió hacia la Ciudadela. Puede que se pasara a saludar a Miryam, Aki y Adam antes de empezar a trabajar. Mientras sobrevolaba la ciudadela destruida, intentó no dejarse llevar por la desazón.

Estaban vivos y eso era lo que importaba.

Catrina, entre tanto, se quedó al lado de Assur mirando cómo el sol incandescente comenzaba a despegarse del horizonte e iluminaba el mundo.

Parece mentira que hace tan poco este mundo se hubiera sumido en la oscuridad, ¿verdad?—preguntó la mujer.

Assur asintió y observó la figura de Neizan alejándose. Recordó lo exhaustos que quedaron tras sellar a los chicos y que, cuando regresaron al vestíbulo, Neizan estaba discutiendo con el Guía. Este se negaba a permitir que el muchacho restaurara la doble Llave Espada.

—No pienso volver a cometer el mismo error. Si el Castillo tiene que volver a aparecer, cualquiera puede engañar a otra persona para que la use para destruir este mundo. No, Zephyr confiaba demasiado en la gente. Yo no lo haré. Si alguien quiere tocar el Corazón de Tierra de Partida tendrá que pasar por las pruebas que yo considere necesarias.

¡Pero qué dices!—había protestado Neizan, indignado, señalando hacia el petrificado Nithael—. ¡Él esta enajenado, ha sido un terrible error! ¡Si haces algo así, para cuando se encuentre la Llave Espada será demasiado tarde!

El Guía lo fulminó con la mirada.

Neizan, hermano (podría decirse que lo somos): padre me creó a mí para salvaguardar Tierra de Partida en el caso de que vosotros fallarais. Con un Castillo situado aquí, será mucho más difícil acceder al interior. Así que, si alguien hace que vuelva a aparecer el Castillo del Olvido, significará que habéis fracasado estrepitosamente: por eso mismo debo evitar que alguien pueda alcanzar la Llave Espada. Y no hay más que hablar.

Y, tras eso, el Guía afirmó que dejaría el fragmento de la Llave Espada dorada en manos de Nithael. Assur temió que le otorgara la energía suficiente para despertar, pero el niño le aseguró que no sería el caso. El Guía lo trasladó a un sótano y a todos se les encogió el corazón al ver desaparecer al ángel, pero no tuvieron mucho tiempo para lamentarlo: el Guía no había terminado de darles órdenes. Les indicó que le trajeran las dos piedras que encontrarían a los pies de la Montaña, a la vez que se llevaba las otras dos que tenía Assur para sellar a los chicos, junto con la parte oscura de la Llave Espada. Así, dijo, se aseguraría de que la petrificación aguantara los mil años necesarios como mínimo.

Catrina dio con las piedras donde el Guía había indicado, pero sin rastro alguno de Gabriel. Quizás había muerto antes de tocar el suelo. En cualquier caso, no encontraron sus restos por ninguna parte.

Neizan se ocupó de entrar al Corazón del mundo. Por el rato que pasó dentro, o bien sufrió lo indecible para controlar los dos fragmentos de la Llave Espada —no se le permitió volver a unirlos, por lo que les contó más tarde— o sostuvo una larga charla con el Guía. Assur suponía que fue un poco de ambos casos. En cualquier caso, lo embargó el alivio cuando Tierra de Partida regresó a la normalidad y encontraron a Neizan entre unos muros, inconsciente pero vivo.

Desde entonces, no habían tenido ni un minuto de descanso.

Solo desearía… Haber dado una oportunidad más a Nithael—dijo, arrastrando las palabras. Había mentido a Lirio y a sus compañeros. No había tenido la más mínima intención de llevarse a Nithael y liberarlo del hechizo en unos años. Nithael era demasiado peligroso, era un elemento de desequilibrio y, ante todo, no era el Primero. Sentía lástima por él, pero estaba claro que no lo necesitaban ni querían. Un ángel criado por los humanos nunca tendría derecho a liderarles, como hizo el Primero. Y menos si se encaprichaba tanto de ellos. No iba a engañarse: sabía que buena parte de la culpa recaía sobre los clanes por haberlo obligado a aislarse, hasta el punto de depender emocionalmente de un niño… Pero el primer pensamiento de un Líder debía ser para Tierra de Partida y no un ángel.

Catrina se recogió un mechón de pelo cuando un golpe de viento los alcanzó.

Para Tierra de Partida… Srrá mejor crear una leyenda. Una leyenda sobre un ángel que luchó para protegernos y no uno que enloqueció por nuestra culpa e intentó destruir nuestro mundo.

Assur sabía que la decisión que ambos habían tomado era cruel, pero hasta el Guía, que debía haberles leído el pensamiento porque ellos no habían dicho nada en voz alta, estuvo de acuerdo y Neizan no fue capaz de hacerle cambiar de opinión. No era el momento de Nithael. Quizás, en un futuro lejano, cuando su ayuda fuera verdaderamente necesaria, podría ocupar un lugar en Tierra de Partida.

Además, no debían olvidar a los otros. No lamentaba haberles entregado objetos tan poderosos como el Libro de Zephyr o las piedras. Estaba claro que, en ese momento, no harían más que daño. Sin esos chicos que vinieron del futuro… ¿Qué habría sucedido? No estaba seguro. Como decía su hermana: el tiempo es lineal. Estaba predestinado que llegarían y que cambiarían las cosas.

Para construir su propio futuro.

«Mucha suerte

No debemos permitir que se olvide tampoco a los chicos—dijo Assur, cogiendo el brazo de su hermana y echando a pasear—. Nos han dado esperanza. Nos han hecho saber que nuestro mundo no acabaría aquí.—El Líder de Tierra de Partida sonrió—.¿No crees que deberíamos crear una leyenda también sobre ellos?

¿Cómo los llamamos? ¿Los Durmientes o algo así? Sería taaan romántico que despertaran con un beso de sus seres queridos en su presente…

El problema es que no podemos darles nombres. La gente se preguntaría quiénes eran. Deben ser un fragmento perdido de nuestra historia.

Algo se nos ocurrirá~ —Catrina se apoyó contra él, sin dejar de caminar—. Ya podremos sentarnos a pensar con el tiempo. Ahora tenemos mucho trabajo que hacer.

Y los hermanos continuaron caminando por la cima de la Montaña, intercambiando opiniones sobre lo que debían hacer, sobre el Castillo que levantarían un día, sobre los enfermos, los heridos, los que deseaban venganza, sobre el futuro, mientras el sol se alzaba un día más sobre Tierra de Partida.



Imagen


Una cita



Spoiler: Mostrar
Nanashi acompañaba a los Maestros por el interior del vestíbulo. Tras la partida de Aaron y Andrei, la inesperada aparición de Iwashi y la devastadora noticia de Yen Sid, habían decidido hacer un alto a las hostilidades y dejar para más tarde las decisiones. Ahora mismo debían reunirse, escuchar y actuar cuanto antes. No iba a ser fácil: ya no era que todos estuvieran muertos de cansancio, o heridos, sino que Yami necesitaba varios días en cama —Nanashi y Rebecca habían llegado a la misma conclusión—; habían perdido a Kazuki y ningún aprendiz sería de ayuda. Por una vez, todos estaban de acuerdo en que les convenía dejar sus diferencias de lado por un par de horas.

Por el camino, le pareció escuchar algo que susurraba a su oído. Al principio no hizo caso, pues el vestíbulo estaba lleno de aprendices cansados que se dirigían hacia sus habitaciones. No dejó que la invadiera la nostalgia por su antiguo hogar. En su lugar, contemplaba a Ronin y a Ryota, que caminaban a buen paso, siguiendo a Yen Sid. Por un momento, dio la impresión de que nada hubiera sucedido entre ellos, que aquellos años de separación no hubieran existido. Experimentó una punzada de dolor en el pecho.

Luego continuó caminando sin alterar el gesto. No se le pasaba por alto el libro que Lyn llevaba bajo el brazo, ni tampoco las huidizas miradas que la Maestra dirigía a Diana. No comentó nada.

Entonces el cuchicheo regresó, esta vez más insistente. Redujo el paso y se volvió hacia la izquierda. Extrañada, comprobó que algo parecía haberse movido en una pared. Tras asegurarse de que no la echaban de menos, apretó el paso en esa dirección, atraída sin poder evitarlo a pesar de que sabía que no había tiempo para distracciones. La pared estaba blanca, inmaculada, como de costumbre. No había nada fuera de lo normal. Iba a regresar, molesta consigo misma, junto a los Maestros cuando unas letras rojas, torpes y en mayúscula —faltas de ortografía incluidas— se manifestaron en su superficie.

DECIRLE A NANASHI QE LO SIENTO

PERO TENIA UNA CITA

ADAM


Nanashi arqueó una ceja y en su rostro, por lo general impenetrable, se formó una mueca de desconcierto. De pronto cayó en la cuenta, miró a su alrededor, buscando a alguien y, al no encontrarlo, volvió a mirar el mensaje. Resopló.

Qué irresponsable.

El mensaje comenzó a desvanecerse y Nanashi acarició las sangrientas letras con una mano antes de que se borrara del todo. Una pequeña sonrisa asomó a sus labios.

«Espero que todo te haya ido bien

Quizás algún día lo averiguaran. Si Adam no había cometido una locura, podría seguir vivo hoy en día. Quién sabía.

Nanashi se alejó con la sucia túnica ondeando entorno a sus piernas.



Imagen


La venganza es un plato que se sirve frío


Spoiler: Mostrar
Había transcurrido un día interminable en Tierra de Partida. Los Maestros y aprendices que permanecieron en el vestíbulo se turnaban para salir al exterior a intentar impedir que los Sincorazón continuaran destrozando la puerta. Cuando se les agotaba la magia, regresaban a toda velocidad al interior y trataban de reponer fuerzas. Algo difícil por culpa de las explosiones, el miedo y la falta de agua o comida. El tiempo jamás se había arrastrado con tanta lentitud para ellos. Además, desde que Yami decidió que no había sido buena idea dejar ir a Kazuki con Chihiro y que necesitaban urgentemente a otro mago con ellos y se marchó —acompañada de Alexis, por orden de Ryota, que aceptó a regañadientes que Yami se marchara— la angustia no había hecho más que incrementarse. ¿Regresarían sus compañeros? ¿Estarían realizando una resistencia inútil? ¿Conseguirían aguantar hasta que volvieran, si es que lo conseguían? ¿Habían hecho mal al confiar en Chihiro y enviar a sus amigos al pasado? El Guía se negaba a darles información, así que no tenían otro remedio que soportarse unos a otros, vigilarse y luchar hombro con hombro.

Claro que las rivalidades y los odios son difíciles de ignorar, incluso en situaciones como aquella.

Esa noche, mientras escuchaban los estampidos de los Sincorazón contra la puerta e intentaban dormir —muy cerca de la entrada, por si su ayuda resultaba necesaria—, dos personas eran incapaces de pegar ojo. Más cuando habían regresado de un turno desastroso de batalla.

Ese hechizo tuyo me calcinó el trasero. Tienes una puntería patética.

¿Quién dijo que fuera mala puntería?

Los dos, acostados espalda contra espalda, se incorporaron y se fulminaron con la mirada.

¡¿Lo hiciste a propósito?!

Te metiste en mi camino: fue culpa tuya.

¡Serás…! ¡Se supone que tenemos que ayudarnos unos a otros, no matarnos!

Haber pensado eso antes de intentar vender el alma de otra persona al dios del Inframundo.

Se miraron con tanto odio que pareció que fueran a estallar chispas. Entonces Shinju gritó:

¡Si no cerráis el pico, os lo cerraré yo a golpes! ¡Dormid de una maldita vez o salid a luchar, si todavía tenéis tantas energías!

Después de fulminarse con tanta intensidad que, de haber podido, se habrían reducido mutuamente a cenizas, volvieron a acostarse entre gruñidos de irritación.

Como dicen, la venganza es un plato que se sirve frío, y si iban a morir de todas formas… No se iban a ir sin la satisfacción de putearse un poco. Al menos eso intentaron hasta que Ryota, exasperado, comprendió que tenían más interés por freírse la cara el uno al otro que por derrotar Sincorazón y se aseguró de que no volvieran a coincidir en ningún turno, no fueran a perder, además, a los Maestros que estuvieran en medio.



Imagen


Y ahora…



La reunión de Maestros terminó rápido. Yen Sid se había dedicado a salvar a toda la gente que había podido mientras Villa Crepúsculo se venía abajo y que, cuando recibió el apoyo de la Federación Galáctica y comprobó que no había aparecido ningún Portador, decidió acudir a ver qué diablos había pasado.

Es decir, que ya no tenían nada que hacer, excepto patrullar la zona, buscar supervivientes y entablar conversaciones con la Federación Galáctica para intentar averiguar qué había sucedido.

Pero Ronin tenía una idea muy aproximada y no le gustaba nada. Absolutamente nada. No compartió sus miedos con los demás; no era necesario. Todos sabían sobre él y lo habían creído muerto. Ahora resultaba que Chihiro trabajaba a sus órdenes y Andrei también. Puede que incluso más personas.

Ronin y Ryota no se miraron durante toda la conversación, pero eran muy conscientes el uno del otro y que, cuanto antes, debían hablar. Debían decidir qué iba a pasar a partir de ahora.

Yen Sid se incorporó, muy atribulado, y dijo que debía partir de inmediato para ocuparse de la gente a la que había salvado. Los llevaría a Ciudad de Paso; no había otro sitio. Ronin aceptó a regañadientes. Ya podía imaginar la reacción de la ciudad dominada por los Villanos Finales. Como si no tuvieran suficientes problemas.

Emocionalmente exhausto, se incorporó también. Le pesaban los hombros y no podía dejar de pensar una y otra vez en Kazuki, que brillaba por su ausencia. No había tenido corazón para quitarle la Monocroma a Alec. No todavía. Miró a Iwashi y se obligó a sonreír, aunque estaba más desconcertado que otra cosa. No pasó por alto la miradas que le lanzaban los Maestros de Bastión Hueco, de desconfianza y sorpresa a partes iguales.

Lamento este recibimiento, Iwashi. No es el mejor, pero me alegro muchísimo de que hayas vuelto. Y de que nos hayas salvado el trasero—añadió.

La mujer le dedicó una sonrisa calmada, aunque algo distante. Había pasado el tiempo suficiente como para que Ronin no pudiera decir hasta qué punto había cambiado desde la última vez que la vio. Lo que estaba claro era que no se trataba de una enemiga: no había intercambiado ni una palabra con Ryota. Ronin tenía la esperanza de que hubiera vuelto para quedarse. Las palabras se Iwashi se lo confirmaron:

No podía permitir que destruyeran mi hogar. ¿Dónde iba a dormir?

Esta vez, Ronin sonrió de corazón.

Cuando se dirigieron hacia la salida, Ronin recordó algo y sacó su móvil. En la pantalla brillaba un mensaje de usuario desconocido que no había llegado a abrir en sus prisas por fortalecer las cadenas.

Bastión Hueco va hacia allí. Quieren aprovechar la situación para robar información. Tened cuidado.


Lo contempló en silencio, meneó la cabeza y lo borró antes de seguir con su camino.

Lyn, que se había marchado un momento para visitar a Yami, se les unió por el camino e intercambió una fugaz mirada con él. Asintió con la cabeza. El Libro estaba a salvo. Bien. Lo iban a necesitar. Entonces la Maestra alzó una oreja y se apresuró a marcharse antes de que Ronin pudiera decir nada. Entonces Ryota cruzó la puerta y la cerró a sus espaldas, de modo que se quedaron solos en la sala.

Ryota… Lo siento, yo…—Ronin intentó expresarse pero no encontró las palabras y dejó caer las manos.

Tenemos que decidir qué hacer. Ahora.

Nunca he querido pelear contra ti. Sé que debió ser muy confuso, pero yo jamás te haría daño. No, al menos… Así.

Ryota lo observó en silencio y tras su máscara imperturbable había una tormenta de sentimientos encontrados.

Entonces… No tiene por qué volver a pasar. Hay enemigos ahí fuera. No tenemos tiempo ni lugar para matarnos entre nosotros.

Ronin dejó escapar un aliento que no sabía que había estado conteniendo. Incluso se atrevió a dedicarle una tímida sonrisa a Ryota, que meneó la cabeza y también le devolvió una muy suave.

Todavía no os he dado las gracias por todo lo que habéis hecho. Podríais haber huido, podrías haberte llevado a tus aprendices, pero te quedaste aquí.—Ronin se acercó e hizo amago de ponerle una mano en el hombro, pero se contuvo en el último momento—. Gracias.

No lo hice por amabilidad. Buscaba algo.

Lo sé, pero lo que importa es lo que hicisteis al final, ¿no crees?

Ryota sonrió y bajó la mirada.

Cuida de mis antiguos aprendices.—Esta vez fue él quien se acercó a Ronin y le apretó un brazo—. Lo siento.

Ronin posó su mano sobre la de Ryota y apretó.

Como has cuidado tú de los míos.

Se miraron un instante que se extendió un poco más de lo necesario. Luego echaron a andar juntos, antes de que vinieran a buscarlos. Tantas cosas por hacer y tan poco tiempo. Los siguientes meses iban a ser muy, muy duros.

La guerra había acabado y comenzaba una nueva fase. Pero esta vez no sería como enemigos.

Imagen


Queda mucho trabajo por hacer



Spoiler: Mostrar
Hjalmar aguardaba sentado, encadenados de pies y manos, a que llegara el momento del juicio. Hacía dos semanas que lo habían encerrado en aquella celda, en el fondo más oscuro del Alcázar, y sólo recibía una visita al día para que le dieran de comer y se llevaran los restos. Estaba sucio, apestaba y había perdido varios kilos. Sus ropas estaban desgarradas y, aunque habían curado sus heridas más graves, todavía estaba cubierto de contusiones.

No le importaba. No se quejaba, apenas comía. Aceptaría la penitencia en silencio y también la condena. Tenía pocas esperanzas de sobrevivir. Tierra de Partida no lo permitiría y era comprensible. De haber estado en su lugar, habría hecho lo mismo.

Cerró los ojos. Hacía tiempo que se había acostumbrado a la oscuridad, pero tampoco había nada que ver, ni que escuchar. Era un aislamiento completo.

Hasta que escuchó los pasos. Se preguntó, como los catorce días anteriores, si esta vez sería la definitiva. En seguida supo que no: sólo era una persona. Si fueran a por él, traerían por los menos a cinco o más Caballeros, pues incluso con la Llave Espada sellada resultaba un peligro. No intentaría escapar, pero eso no lo podían saber ellos. Además, debían hacer una demostración de fuerza frente al resto del mundo. Demostrar hasta qué estado habían reducido al culpable de toda aquella destrucción.

O eso suponía Hjalmar por las escasas palabras que le habían dedicado sus carceleros. Parecía que le culpaban a él. Eso le llevó a preguntarse qué habría sido de su señor…

Los pasos se detuvieron frente a la puerta. Hjalmar no abrió los ojos ni siquiera cuando escuchó el chasquido y cómo la hoja se arrastraba por el suelo al abrirse.

Vamos. No hay tiempo que perder.

Hjalmar dio un respingo y, cuando se incorporó, se encontró con que sus cadenas se habían abierto y caían al suelo. Se masajeó las muñecas en un acto reflejo, mirando a la figura que se recortaba en el vano de la puerta. Incluso la escasa luz que llegaba del pasillo le resultó cegadora. Por el contrario, él era oscuro. Tanto que no se distinguía nada su cuerpo… Excepto los ojos, de una tonalidad dorada. Apuntaba a su dirección con la Llave Espada, que acababa de abrirle las ataduras.

Pero, señor… ¿Por qué…?

Te necesito.

Hjalmar se estremeció. Había algo en la mirada de su señor que le asustaba. Sólo muy de vez en cuando la había divisado más allá de su personalidad amable y comprensiva, y siempre le había hecho estremecerse de pies a cabeza.

No os serviré de más ayuda. No puedo infiltrarme en Tierra de Partida y mi Llave Espada…

La mía también estaba sellada y pude volver a invocarla. Yo me ocuparé de eso.

Hjalmar todavía vaciló un poco más. Tenía muchas preguntas. A dónde irían, qué pretendían hacer. ¿Atacar una vez más a Tierra de Partida? Ahora los Caballeros estaban en guardia, pero se encontraban muy debilitados. Apretó los labios. No importaba. Era seguirle o morir. Y si Gabriel seguía vivo, todavía había esperanzas de que las cosas cambiaran algún día. Salió de entre las cadenas y echó a caminar.

*



Al día siguiente, cuando se descubrió que todos los guardias habían caído inconscientes y que Hjalmar había desaparecido, se peinó de arriba abajo Tierra de Partida, así como los mundos más cercanos, pero no se encontró ni rastro de él. Nadie entendía cómo había podido escapar, a menos que fuera con ayuda exterior. Pero la única persona que podía haberlo hecho, estaba supuestamente muerta.

Pero nunca se dio con ninguno de ellos.



Imagen




En el Castillo del Olvido…



El Guía sonrió, satisfecho, en un mundo que existía y, a la vez, no. Era un lugar pasivo, que se limitaba a almacenar recuerdos, experiencias y reminiscencias. Un mundo donde se juntaban miles de voluntades con el paso de los años y donde no había nadie, excepto la memoria.

A veces era un poco solitario. El Guía sabía que Malik había intentado comprenderlo, sin éxito, y le sorprendía gratamente: nunca había caído demasiado bien a las personas. El gesto, sin embargo, le parecía suficiente. Había nacido para la soledad. Era uno y muchos a la vez. A cada minuto crecía, alimentándose de las experiencias de los demás. Siempre sabría qué sucedía al otro lado aunque no pudiera interactuar con nadie… Y no lo deseaba. Porque eso significaría que el mundo estaría en peligro. Prefería dormir y observar.

También le gustaba pensar. Tiempo para eso le sobraba.

Había pedido a Nithael que volviera a dividir la Llave Espada en dos y el Guía en persona se ocupó de situar los fragmentos; esta vez la Luz en lo alto y la Oscuridad en lo más profundo, por variar un poco. Se le hacía extraño no tener en su interior a tantas personas. Habían sido una compañía curiosa aunque, en sí, ninguno de ellos pudiera comunicarse. Había tenido tiempo de sobra para conocer a sus Reminiscencias y le costó bastante obligar a las de los Perdidos a no intervenir en las pruebas de sus compañeros. Por suerte, aunque su voluntad era absoluta, no tuvo que forzarlas a desaparecer durante un tiempo.

Todavía le sorprendía que las cosas hubieran salido bien. Bueno, bien en la medida de lo posible.

Cerró un puño y la inscripción de Adam, que se había manifestado en el otro plano, desapareció. Después se relajó y dejó que los pensamientos de los aprendices y maestros fluyeran por su conciencia.

¿Ves? No había motivos para desconfiar de ellos de esta manera.

Cállate, viejo. Qué fácil es hablar cuando acabaste largándote a otro mundo a vivir en paz —respondió con sequedad, aunque sonriendo. Estaba sentado en la escalinata de la entrada y los fantasmas de los aprendices que todavía estaban fuera pasaban a su alrededor. Sus voces sonaban lejanas y sus formas estaban borrosas. No importaba. Para él eran claros como el día. Miró a su izquierda, donde Nithael todavía intercambiaba unas palabras con otros aprendices y sonrió—. Lo siento, por todo. Te voy a echar de menos pero, ya que se esforzaron tanto por salvarte, lo mínimo era permitir que les devolvieras el favor, ¿no? Puede que ahora… Dejes de ser un esclavo. Un esclavo de tu padre, de Zephyr, de los clanes. Que por fin puedas ser tú mismo.

Sólo esperaba que supieran cuidar de él. Mil años encerrados era mucho tiempo y necesitaría ayuda para aclimatarse… Y desear seguir adelante. No sería fácil. Y menos con él por los alrededores. Les esperaba una época muy difícil a las dos Órdenes.

Pero… Había visto sus corazones y, aunque todavía eran maleables, aunque eran débiles y muchos no tenían la fuerza de voluntad que debía esperarse de un Caballero. A su edad, la gente del pasado ya eran adultos hechos y derechos. Sin embargo, quizás no fuera tan malo que todavía tuvieran mucho que aprender. Quizás precisamente por eso, les esperara un futuro mejor que a otras generaciones.

Bueno, en cualquier caso, iba a comprobarlo así que no tenía sentido hacer elucubraciones.

Además, le habían dado las gracias. Hacía tanto que nadie se las daba…

Se volvió al escuchar unos pasos y alzó al cabeza. Sonrió al recién llegado.

Al menos queda esperanza, ¿verdad, Kazuki?


Spoiler: Mostrar
Y se terminó. Sí, sí, en serio. Finite incantatem. C’est fini. 終わり.

Nos ha llevado algo más de ocho meses y POR FIN hemos terminado.

Como ya estaréis más que hartos de Sombra y de mí, seré lo más concisa posible pero ANTES DE QUE NADIE SE VUELVA LOCO, LEED ATENTAMENTE ESTO:

Villa Crepúsculo ha caído. Eso significa que la mayor parte de sus habitantes también. Los jugadores con personajes que procedan de este mundo tienen la libertad de decidir si sus familias/conocidos/NPCs sobrevivieron a la caída del mundo, ayudados por Yen Sid o por la Federación Galáctica. Los GM no hemos asesinado a nadie ni nos hacemos cargo de los dramas familiares.

Ha sido duro, vaya que sí, para GMs y jugadores. Hemos tenido muchos altibajos, problemas de coordinación y no ha sido fácil, pero hemos llegado al final y queríamos daros las gracias a todos por haberos quedado hasta aquí. Esperamos que a pesar del esfuerzo, la aventura haya merecido la pena.

Abriremos un tema para que nos comentéis vuestras opiniones, nos tiréis tomatazos —siempre que vengan seguidos por críticas constructivas— e, importante, nos deis una puntuación. Hemos decidido ser majos y todos puntuaremos sobre 110 PX (es decir, nos tendréis que poner una puntuación sobre 11, porque nosotros lo valemos).

Iremos actualizando vuestras fichas lo más rápido que podamos.

Y no nos enrollamos más. Damos carpetazo a la tercera saga, que ha sido bastante larga, y empezamos la cuarta. ¡Nos vemos pronto!


Imagen


CURIOSIDADES:
Lo que fue, lo que no pudo ser y secretos masteriles


Spoiler: Mostrar
Ruta de los Perdidos


-Había varias pruebas “alternativas” según como se superasen algunas pruebas. Por ejemplo, en la prueba del espejo que Simbad rompió (en la que no había que pelear, sino hablar con los reflejos y convencerlos). De haberse superado esa prueba os habríais encontrado con más información sobre Awyr, Rayim y Ronin y el Olvido y alcanzando tras una de las pruebas el lugar donde El Guía guardaba los recuerdos de las Llaves Espada, lo que habría acabado liberando a Aaron, algo que debía pasar si o sí. También estaba la alternativa de aquellos que no cediesen su llave espada. De haberlo hecho podríais ir por otra puerta que os llevaba a una prueba que os metía de lleno dentro de los recuerdos del pasado de Tierra de Partida (en concreto, de la época de la juventud de Aaron), algo que al final tuve que meter más adelante igualmente, pero muy resumido y saltándome muchos detalles.
-Aaron fue un personaje creado por Espe, es un villano malvado y completamente loco. Ve la “belleza” de forma distorsionada, como si viviese en una eterna ilusión. Es por ello que los que entran en sus recuerdos ven el castillo de una forma tenebrosa. Sufrió abusos de todo tipo por culpa de su madre, obsesionada con que Aaron era la reencarnación de su padre, de hecho. Aaron por culpa de eso acaba obteniendo la llave espada de su padre como suya propia. Se podría decir que es un portador que utiliza la llave de un muerto en vez de la suya propia. Al principio se pensó ponerle la Llave Espada Oscura a Aaron, pero como era un personaje original optamos por ponerle una que impusiese mucho más. Aaron es de los pocos, por no decir el único Sangre Pura que queda (los sangre pura serían básicamente personas cuyas familias han pasado la llave espada de generación en generación desde la fundación de Tierra de Partida hasta el presente) Aaron nació en Tierra de Partida y fue entrenado desde que nació prácticamente, por tanto era mucho más poderoso que cualquier otro aprendiz que llegase al mundo aunque éste fuese mucho más mayor. De hecho, por sí solo era más poderoso que cualquier otro Maestro siendo aprendiz por lo que de no ser por su desequilibrio mental habría sido el actual Maestro de Maestros en lugar de Ronin. Aaron moraba oculto en Villa Crepúsculo, en los pasadizos secretos de la Mansión de dicho mundo. Esto era desconocido para Bastión Hueco.
-Aaron ha estado durante treinta años recuperándose y provocando grandes desastres sin interferir nunca directamente… Hasta ahora. Chihiro fue reclutada en algún momento desconocido. Aaron no entregó jamás su Llave Espada a la mujer por miedo de ser traicionado dado su vínculo con Kazuki.

-El Olvido es una especie de Limbo entre las dos caras de Tierra de Partida. El tiempo pasa para ellos, pero como si estuviesen dormidos por lo que una persona en el Olvido puede morir. Los que mueren culpa del Olvido acaban en La Sala de las Sombras, que aparece en la ruta de los Perdidos. En realidad, el efecto de que la gente olvidase a aquellos atrapados en el Olvido era, en las ideas iniciales, culpa de Nithael. Nithael tenía un poder innato de provocar que la gente olvide, y al estar dormido hacía que su poder estuviese desbocado. El Guía aprovechaba ese poder para que nadie recordase a aquellos que acababan en el Olvido y por tanto que no se preocupasen por ellos hasta que hubiesen salvado Tierra de Partida, ya que si empezasen a querer rescatar primero a los demás aprendices podría no haber dado tiempo de detener a tiempo al Coloso. Al final no desarrollamos este tema, así que se queda en una curiosidad interesante.


Ruta del Recuerdo Perdido



-Los cinco clanes fueron creados con la idea de que cada uno de ellos tuviese una especialidad y así en conjunto fuesen un ejército imparable. En aquella época los mundos pagaban un tributo a Tierra de Partida para tener la protección de los Portadores ante los Sincorazón.
-Inventé a Aki sobre la marcha cuando vi que no había puesto a ningún personaje de los clanes menores. No pensé que aparecería tanto y que además le metería a una prima (con aspecto escogido y todo). Y, por si Astro pregunta, sí, era posible convertirlo en vampiro. Es más, si Adam no hubiera bebido de los demás hombres, le habría convertido de inmediato. El que hubiera sobrevivido habría dependido de «cara» o «cruz».
-Los GM aseguraron una y otra vez que Aki era ancestro de Akio, así que al final acepté la idea. Los Halcones terminarían desapareciendo con el paso del tiempo, pero los descendientes de Aki siguieron en Tierra de Partida durante muchas, muchas generaciones. El resto, es otra historia (?)
-Creé a Catrina para ayudaros a orientaros en un mundo «demasiado» grande. No fue casualidad que supiera todo lo vuestro y os indicara que necesitabais hacer para seguir adelante. Fue una forma de acelerar la historia y de meteros un personaje de apoyo.
-Ren tenía historia que contar. Si la gente hubiera ido con él se habría visto más de la vida de los Leopardos, del conflicto entre los clanes y, además, se le habría podido salvar la vida —aunque no un brazo. El corte del brazo habría dependido de las acciones del jugador—.
-Me sorprendió mucho que nadie siguiera a Hjalmar o a Neizan, ya que eran personajes importantes. En el primer caso se podría haber visto el conflicto interno de Hjalmar y se habrían recibido pistas para identificarlo como uno de los antagonistas del Global. En el caso de Neizan, este habría terminado desvelando más pronto que tarde —si se le hubieran hecho las preguntas concretas— que era hijo de Zephyr y se podría haber averiguado más sobre el famoso Caballero.
-Neizan habría sido capaz de proporcionaros más información sobre el Libro de Zephyr, ya que su padre le habló de sus hechizos. También os habría hablado de su pasado, de sus enfrentamientos con Zephyr y su deseo de comprobar si Tierra de Partida era tan mala como Zephyr daba a entender.
-En realidad Neizan no rompió la Llave Espada doble al pelear con Nithael. Sólo puse que se fracturó/fragmentó. La idea original era romperla ahí, pero decidí dejarlo para más tarde. Luego vi que lo interpretabais como tal y decidí no contradeciros xD.
-Si Kairi hubiera elegido escapar del sótano, habría podido ver cómo Gabriel arrancaba los corazones de Valeria y Patricia —motivo por el que sus cuerpos han aguantado un tiempo antes de desaparecer—.
-Gabriel tenía una forma final, pero fue descartada por cuestiones de tiempo.
-En un inicio, Hjalmar no iba a ser un traidor y se iba a mantener fuera de escena a Gabriel, pero decidimos que era mejor tener figuras claras a las que enfrentarse.
-Si hubierais seguido a Anisa o a Zacharias también se habrían desvelado elementos de sus clanes, del pasado con Zephyr o los problemas que se tienen con los Unicornios.
-Podríais haber deducido que el responsable de la masacre del Templo era Gabriel con esta frase:
Al acercarse e iluminarse las luces, vieron que las puertas estaban cubiertas de largos y profundos zarpazos. Cuando las abrieron, hacia dentro, encontraron lo que parecía ser un almacén. La tranca estaba caída a un lado, sin un rasguño.
. Es decir, alguien abrió desde dentro —básicamente, Gabriel se acercó, pidió ayuda para que le dejaran entrar, y los mató a todos— y por eso la puerta está abierta sin que la tranca se haya roto.
-La Gran Sacerdotisa aceptó a Gabriel porque creía que su Llave Espada estaba sellada. En realidad hacía bastante tiempo que Gabriel había conseguido invocarla de nuevo.
-Si Saeko no hubiera advertido a los Zorros, probablemente Anisa no habría llegado a tiempo para ayudar a Nadhia y a Kairi en la batalla contra el Alfa.
-Me ha dado muchísima pena que la historia de Hjalmar se haya quedado sin explicar, porque ha quedado como un simple anti-héroe mal construido y tenía un contexto detrás. Los Leopardos son el clan explorador por excelencia, más que las Serpientes —con las que colaboran mucho— y Hjalmar viajó mucho con la antigua líder de los Leopardos, aprendiendo sobre el resto de los mundos. Lo suficiente para formar amistad con gente que no pertenecía a la Orden. Aprendió a ver esta con los ojos de un extraño y se dio cuenta del camino que estaba tomando… Y le horrorizó. Vivir en un mundo tan elitista, tan pagado de sí mismo y donde los Caballeros se creían con derecho a mandar sobre los demás por haber sido elegidos como guardianes de la Luz por el Primero terminó por amargarlo, porque también se daba cuenta de que la Orden tenía muchísimas partes buenas. Hjalmar siempre amó a su clan y lo defendió a muerte; permitió que entraran en su seno miembros de otros mundos y promovió en la medida de lo posible una apertura. Pero cierto encuentro —que algún día se explicará o se podrá deducir— terminó por cambiar su forma de pensar. Qué fue lo que le contaron no lo diré, pero si algún día releéis sus partes, espero que os fijéis en que no ha hecho daño en sí a la gente, que no estaba completamente convencido de lo que hacía —lo que, claro, no lo excusa ni un pelo— y que en ningún momento atacó a la población a pesar de que podría y debería haberlo hecho si quería terminar con TdP. Su objetivo era romper la Orden, nada más. Sus métodos son otro tema.
-Todos los NPC tenían la posibilidad de morir o de vivir. Si fallecieron fue como consecuencia directa/indirecta de vuestras acciones. Si Assur o Catrina hubieran muerto, habríais tenido que intentar convencer a otro personaje que os ayudara o, probablemente, Nithael o Neizan os habrían chivado la forma de petrificaros y regresar al presente. O puede que el Guía. Las posibilidades eran muy, muy variadas. Claro que los combates habrían variado mucho dependiendo de si hubieran vivido unos u otros. Los únicos que tenían sus puestos fijos eran Cornelia y Hjalmar, que por motivos de historia debían luchar en la Ciudadela.
-Entre vuestros post y los míos, hemos recabado un total de 555 páginas de Word.

P.D.: os odié a todos cuando os separasteis <3.


Ruta del Caído


-Sombra y yo discutimos mucho sobre el tema de Yami, porque estaba traspasando el umbral del metagame. Al principio iban a aparecer más Maestros aparte de ella, para confundiros, pero decidimos dejarla a ella y reírnos por lo bajo porque sabíamos que así resultaba todavía más sospechoso.
-No diría que nos echaron una bronca, pero cuando decidimos terminar el combate de Jasper metimos al Guía mencionando los niveles con la intención de que quedara claro que os escuchamos y atendemos a razones.
-Sombra se pasó varios días hablando de las Armaduras de Jasper. Estoy segura de que quería darles contexto y todo, aunque él jamás lo admitirá en voz alta.
-Llevar a Chihiro con el grupo se convirtió en una verdadera molestia, porque teníamos que darle un papel importante cuando hubiera sido más fácil quitársela de encima. Por lo menos nos dio la oportunidad de contar el pasado de Kazuki y Chihiro desde otro punto de vista y de acercarse más al personaje de la última.
-Si Nicoxa hubiera seguido el camino hacia la Ciudadela cuando se encontró con Gabriel, habría podido averiguar cosas de Cornelia de joven… Y probablemente también de Gabriel, así como de la xenofobia de los antiguos Caballeros de la Orden. Por otra parte, habría recibido información de Nithael.
-El lobo de oscuridad que perseguía a Gabriel era una mezcla de recuerdos de Nithael del combate que se libró en el pasado y la información que recibió siendo una Reminiscencia. Así, sus pesadillas se manifestaban con el esquema de que Gabriel era un niño inocente y que, por no poder protegerle y evitar que se volviera contra los clanes, se expuso a la oscuridad y terminó corrompiéndose. Es decir, culpa de todo a la oscuridad externa, quitándole toda responsabilidad de sus acciones a Gabriel.
-Gabriel os recomendaba que os separarais para que fuerais juntos por contradecirle y creer que era una trampa y así la GM (o sea, yo) no tuviera que escribir tantas escenas separadas.
-En general disfruté mucho haciendo las pruebas, aunque en cuanto se supo en qué consistían no pude sonsacar más información a los jugadores por privado sin que se pudieran oler por dónde iba a atacar, así que intenté tirar más por las fichas. Nunca sabía si me estaba pasando demasiado o no y me preparaba para que me acusaran de algo cada vez que publicaba el post.
-Casi me tiré sobre el ordenador cuando vi que Tanis se negaba a abandonar a Chihiro para realizar la prueba, porque significaba que tendría que pensar cómo entretenerla hasta que la zona del vestíbulo estuviera dispuesta, si es que Malik se negaba a pasar la prueba.
-Fui inventando las habilidades de Nithael a medida que las necesitaba, pero como ese maldito Libra me forzaba a crearlas de antemano, decidí que era un buen momento para asustaros y le puse niveles muy altos para que os tomarais en serio la pelea desde el primer momento.
-Si Tanis hubiera usado su pregunta podría haberos contado muchas cosas, desde los puntos débiles de Nithael al Coloso, a quién estaba tras el ataque de los Sincorazón :3.
-Llegáis a prolongar un poco más la pelea contra Nithael o a usar las piedras a lo bestia y habría muerto.
-Seguramente a nadie le importe, pero todo el tema de las alas de Nithael viene de que soy una obsesa de los ángeles y he leído interpretaciones muy interesantes para explicar cómo funcionarían las alas. Mi favorita era que estarían unidas a los pulmones por la increíble necesidad de oxígeno para mover unos armatostes tan grandes.
-Normalmente copio todos vuestros post, incluyendo el mío, en documentos Word. En el caso de Caído sólo empecé a hacerlo cuando me hice cargo de la ruta y, aun así, tengo más de 550 páginas en total.

P.D.: os odié a todos cuando os separasteis <3.

Generales



-Cuando Nell nos dio el guión para el Global, nos pidió que lo organizáramos de tal manera que el destino de Nithael lo decidieran los jugadores. Como tenía miedo de que me matarais al niño, no quise ponéroslo en bandeja ni a los del Pasado ni a los del Presente y ya veis cómo ha acabado. Ni Nell se ha podido resistir a sus encantos. ¡El amor y la amistad triunfan! O el aprecio por NPCs útiles que os dan consejos y pociones.

- Tuvimos en mente utilizar el sistema de naipes para el EG en un primer momento. Se supone que en vez de PM se habrían tenido naipes, cada uno con un poder diferente y se tendrían un determinado número de cada uno de eses naipes. Con ellos se lucharía y se conseguirían más según la forma en que se superasen las pruebas ganando más o menos naipes según lo bien roleado o si se superaba o no la prueba. Al final desechamos la idea al ver que era demasiado curro (ya que habría que crear todos los naipes y tal) y los dejamos como si fuesen las llaves para cada nivel del castillo, aunque incluso quedaron muy en segundo plano al final. Posiblemente no lo planteamos del todo bien, quien sabe. También tuvimos la idea de que cada naipe representase algo que tuviese que ver con la ruta del Recuerdo Perdido y que sirviese como una forma de matizar datos que no se revelasen en dicha ruta.

-El Guía nos lo inventamos cuando nos pusimos a escribir la primera ronda del Global, aunque ya habíamos comentado antes que deberíamos usar a un personaje para guiar a los jugadores por el Castillo del Olvido. Yo (Suzume) tuve la terrible idea de que fuera la voluntad del Castillo y que, por tanto, debía usar muchos codes para hablar porque manifestaba a todas las voces de la gente que ha pasado por Tierra de Partida. Que fuera teatral y capullín fue cosa de Sombra. ¿A que nos salió majo el niño?

-Tuvimos varias ideas para el Guía. La primera opción era darle la apariencia del propio Zephyr, la segunda de Neizan y la tercera fue crear un “ente” enlazado al propio castillo y que sirviera de guía. Al principio no teníamos un nombre para él, por lo que empezamos a referirnos a él como “el guía” y “el juez” hasta que se le quedó Guía como nombre propio.

-Una de las ideas que teníamos sobre el Guía era darle una apariencia habitual. Dudamos entre darle la de Zephyr o El Primero. Al final, como sabéis, quedó sin forma. Sin embargo, para hacer que los aprendices se sintiesen más cómodos cogió la forma de Ronin, aunque al principio queríamos haceros creer que El Guía había poseído el cuerpo del verdadero Ronin. La verdad, quería haceros pensar que él sería el Jefe Final de la ruta. (Lo cierto es que luego mantuve la apariencia de Ronin por comodidad y no poner los miles de códigos necesarios)
-TODAS las reminiscencias son “El Guía”. Recordemos que el guía no solo puede desdoblarse creando decenas de copias (o miles), sino que puede convertirse en cualquier persona que haya pisado Tierra de Partida y leer sus recuerdos. De hecho, teniendo en cuenta que puede leer los recuerdos de la gente puede incluso convertirse en personas que hayan conocido los que pisan Tierra de Partida, como un hermano, un padre… etc. Eso le permite copiar a la perfección a cualquier otro personaje y coger su personalidad y forma de actuar en función de los recuerdos que posee. El punto débil del Guía son los Sincorazón. No puede salir del castillo ya que es parte de él. Es una criatura artificial con el único propósito de poner a prueba a quienes entren en el Castillo del Olvido para ver si son dignos o no, en cuyo caso caen en el llamado Olvido.

-La Magia Arcana es un tipo de magia perdida extremadamente poderosa y que normalmente exige un alto coste, ya sea la vida de alguien (o parte de ella), la pérdida de algún sentido (la vista, el oído...) o incluso se puede perder el propio corazón. Se dificultó todavía más su empleo gracias a las runas, de modo que sólo la gente que estuviera dispuesta a sacrificar mucho podía utilizarla. Zephyr era un especialista, lo que le permitió crear lugares como el Santuario de la Reminiscencia. La Magia Arcana no siempre requiere un sacrificio, por ejemplo la creación de las Cadenas que protegían Tierra de Partida eran unas simples cadenas de oro embrujadas, pero la desventaja es que se tardaban meses e incluso años en poder forjarse ya que necesitan estar cubiertas por grabados y runas muy específicos. Se necesitan verdaderos profesionales en la materia para poder crearse. Además, la Magia de ese tipo está escrita en un idioma perdido y que a día de hoy solo Nithael conoce, por lo que descifrar el libro llevaría meses de estudio (por no decir años).

-Zephyr no escribió únicamente el Libro y muchos de sus escritos se encontraron, con el paso del tiempo, desperdigados por los mundos. Se trataban, con todo, de hechizos mucho menos poderosos y agresivos. Así fue como terminaron creándose las Cadenas de Tierra de Partida: gracias a la ausencia del Libro, no se desarrollaron grados más altos de magia defensiva ni de ningún otro tipo.

-Teníamos un mapa (Sombra os mostró una parte. Luego quedó relegado al OLVIDO #chistaco) y una serie de pruebas preparadas. Creo que en la cuarta ronda decidimos ignorarlas e improvisar de acuerdo a las acciones de los personajes. Vamos, que la gran mayoría del Global lo fuimos hilando según la marcha. No ha quedado tan mal, ¿no?

-No decidimos la distribución de los NPC hasta que Chihiro abrió el Portal al pasado —fue uno de los temas que más discutimos, por cierto, con Espe y Zero. Al final se quedó mi idea, extraída, antes de que nadie lo diga, de Ocarina of Time— así que nos hizo mucha gracia cuando la gente se preguntaba qué GM llevaría cada zona por los NPC.

-Poner los codes del Guía nos robaba más de media hora cada vez que íbamos a actualizar.

-Chihiro quería mandar a los personajes al pasado para librarse de ellos de forma definitiva. Al principio se discutió si ella volvería a abrir un portal o no, o si encontrarían una forma lo suficiente poderosa de viajar al futuro, pero lo descartamos. Habría habido que crear alguna máquina del tiempo y no era el tema. Queríamos demostrar lo poderosa que era Chihiro.

-El objetivo de Chihiro era encontrar una forma no solo de destruir el Corazón de Tierra de Partida, sino obtener información y averiguar qué fue de Nithael, a quien Aaron ya buscó en su tiempo.

-A pesar del sufrimiento que suponía editar las interminables frases del Guía, ha sido un personaje que Sombra y yo hemos disfrutado muchísimo, no sólo por ser claramente meta, sino por su carácter cruel y su capacidad de manejar a la gente a su antojo. Siempre que terminábamos de escribir sus escenas nos sentíamos mucho más ligeros.

-La muerte de Kazuki estaba planeada desde hace más de un año. Yo (Sombra) propuse matar a Rebecca, sin embargo visto que es un personaje que no se tocó demasiado pensamos que daría un mayor impacto si fuera un personaje con mucha más relevancia y al que se le tenía más cariño, por tanto pensamos que Kazuki era el más apropiado.

-Si nadie hubiera fallado la prueba, Kazuki habría muerto probablemente más tarde, durante el enfrentamiento exterior contra el Coloso, luchando hombro con hombro con Chihiro, así que habría sido un acontecimiento mucho más público.

-Si Nithael hubiera muerto, habría sido Ryota quien habría tenido que devolver Tierra de Partida a la normalidad.

-Nell opina que Nithael podría dormir de costado; yo, por el contrario, digo que por el tamaño y la disposición de sus alas sólo puede hacerlo sentado o bocabajo.

-Sabemos que algunos piensan que hubo rutas de relleno, pero lo cierto es que planeamos las tres con la intención de que fueran igual de importantes. El Pasado era básico para conocer a Nithael y el contexto del que proviene, además de mostrar cómo era la Orden en el pasado y daros información importante sobre la historia general, en especial para mencionar a los ángeles; la ruta de Caído era necesaria para tratar el tema del Global, a Nithael, además de ir mostrándoos elementos que no pudieran contarse en otros momentos del Pasado; por último, Perdidos era absolutamente necesario para que se pudiera traer de vuelta la forma de salvar Tierra de Partida y, como podéis ver, para presentar a Aaron y que supierais más o menos a qué os vais a enfrentar en la siguiente saga (¿o puede que en otras? Quién sabe 8D). Así que ninguna era de relleno. Pedimos perdón por no haberlas gestionado lo mejor posible y no haberos hecho sentir a todos protagonistas de vuestra propia zona.

-La decisión de incluir a Iwashi se confirmó el viernes 16 de octubre, aunque ya veníamos comentándolo desde antes, así que Nell y yo nos reímos mucho cuando Light posteó hablando en nombre de la Maestra.

-Tenemos un drive donde actualizamos las rondas de los GM (vamos, tres post por ronda) y ocupa más de 700 páginas.

-Esta ronda final ha ocupado cerca de 55 páginas.

-El final del Global es un resultado directo del fallo de la Guerra como tema en la tercera saga. Los jugadores no estabais dispuestos a meteros en el papel de soldados y no hubo manera de que el tema cuajara. Por eso, quizás, la tercera saga quede algo descolgada y las acusaciones a Maestros vayan demasiado lejos: era la única forma que veíamos de intentar meteros en el juego. No hubo forma, así que la guerra se ha terminado oficialmente y ahora os toca enfrentaros a nuevos enemigos que, esperamos, encontréis interesantes.


Imagen



PUNTUACIONES
Sé que vais a venir a leer esto primero, capullos



Spoiler: Mostrar
Os recordamos que se puntúa sobre 110 PX.

Ruta de los Perdidos


Simbad
92 PX

Has roleado bien, te has sabido ceñir a la personalidad de Simbad durante todo el EG y te has desenvuelto bien en el combate contra Aaron. Creo que Simbad acabó siendo clave en gran medida en el combate contra Aaron dado que él era de los pocos que tenían la Llave Espada todavía, y además sabía como hacer desaparecer a una reminiscencia para siempre.
Por desgracia, no todo lo que puedo decir de tu personaje es bueno. En algunas de las rondas podrías haber dado más de ti mismo. Puede ser que estuvieseis poco o nada motivados con esas rondas, algo en lo que en parte el GM es responsable. Sin embargo, debo decir que en el Juicio, a pesar de estar en el lado de aquellos que iban a juzgar (que era por cierto bastante difícil saber que decir o como actuar) has sabido interpretar tu papel, además de que me gustó esa reacción de enfado cuando se sintió engañado por el Guía al haber roto la prueba de los reflejo. Una pena, porque me habría gustado que descubrieseis el truco tras la prueba, que era tan simple como convencer a los reflejos de que en realidad no érais así. También fallaste cada dos por tres (a pesar de que lo ponía continuamente) en recordar a Bavol, Gata y Enok incluso aunque insistía en que no los recordabais. Al final te diste cuenta y en el combate contra Aaron corregiste eso.
Debes matizar más a tu personaje. Te salió muy natural y muy propio de tu personaje querer escapar del combate contra Aaron y tuviste como recompensa valiosa información.

Freya
70 PX

Tienes mucho que mejorar, pero vas por el buen camino. En algunas ocasiones siento que tu personaje se queda muy atrás, y pasó muy desapercibida durante casi todo el Evento Global. Se podría decir que parecía que te aislabas del resto de personajes, a pesar de que un Evento Global es un buen momento para entablar relaciones, ya sean amistosas o de enemistad. Me pareció desmedida y muy poco apropiada la forma en la que trataste de detener a Saito. ¿En serio intentar dejarle sin pierna te parece una forma de actuar normal? Ni siquiera estaba tratando de atacarte a ti, ni a ninguno de tus compañeros. ¿No valía con que le dieses un bofetón/puñetazo?
También has tenido unas cuantas ausencias que justificadas o no siguen contando, por lo que tampoco podría darte la puntuación perfecta incluso si hubieses podido obtener la máxima puntuación. Tienes que asentar mucho mejor las bases de tu personaje y actuar en consecuencia, un evento global marca un antes y un después para la mayoría de personajes gracias a que han aprovechado cierto elemento que les ayuda a evolucionar. Espero que en próximos globales puedas corregir todas estas cosas. Espero mucho de ti. También es importante que te diga que es importante que leas tus post en alto antes de darle a enviar. Eso siempre ayuda a corregir fallos que se te podrían haber pasado yo tampoco lo hago, y así me va

Hiro
65 PX

Me da muchísima lástima tener que darte esta puntuación. La historia de Hiro es interesante y podría aprovecharse para mostrar a través del personaje su cultura, costumbres y un largo etc. Sí, en parte lo haces dado que en algunas ocasiones hace cánticos en Japonés y tiene muchísimos matices de dicha cultura, pero no la estás llevando del todo bien. Piensa que Hiro no es humano, ni tampoco es como el resto de su familia. Es un mestizo. A pesar de eso, ¿no debería tener unos toques más fantásticos? Hacerlo tan “normal” teniendo en cuenta su origen es desaprovechar la historia de tu personaje, que podría ser preciosa y muy emotiva dado que fue marginado por su mestizaje.
Sobre la personalidad de tu personaje, la veo ilógica. Entiendo que quieres que Hiro sea el típico personaje protagonista que hace muchas chorradas de anime. Pero no es creíble. Hay momentos en los que cambia totalmente de personalidad como una peonza volviéndose incluso un filósofo. Pero la gente real no es así, y esto es un rol interpretativo. Algunas veces parece que tu personaje no tiene apenas sentimientos y tuviese sensaciones muy erráticas para lo que está viviendo. Hiro es orgulloso, pero incluso el más orgulloso tiene miedo y eso es imposible de ocultar.
Tienes post muy buenos, te lo digo en serio. Pero no sé si fue porque el EG no te gustaba, si no estabas motivado, si no te tomabas en serio el evento... En fin, la mayoría de post carecían de contenido o simplemente añadías una frase sin mucho contexto en tono bromista a pesar de la situación crítica que estabais viviendo. En mi opinión, en esta última saga tu forma de llevar a Hiro está dando un giro, pero no a mejor. Lee tus post y los de tus compañeros de ruta y piensa: ¿Qué le falta a Hiro para que sea creíble?
Otra cosa más que creo que no quedó demasiado bien en tu personaje fue que aceptase con tanta facilidad renunciar a su Llave Espada. Hiro no es fiel a su bando, ni siente apego ciego hacia TdP como puede ser Bavol. Simplemente llegó hasta allí y simplemente renunció sin tampoco tener mucho sentido.

Lyon
73 PX

Me ha gustado cómo has llevado a tu personaje, sin embargo, aunque no te ha pasado tanto como a Freya me habría gustado más interacción con el resto de personajes. Pareció que congeniaste con Saito durante el avance del EG, y estuvo muy bien. También, durante un tiempo parecía que querías hacer que tu personaje se hiciese amigo de Bavol, me habría encantado ver el matiz de Lyon pensando en Bavol y Saito como compañeros, ya que la enemistad entre eses dos personajes fue muy vistosa (sobretodo por parte del renacuajo) Tienes que pulir algunas cosas, pero se nota que te has esforzado. Me habría gustado que interiorizaras más a Lyon y que justificases mejor tus acciones, pero no por ello lo has hecho mal, y creo que las reacciones de Lyon fueron casi de las más naturales de la ruta, aunque eché de menos que estuviese algo más asustado dado que estaban en un mundo que podía caer en la oscuridad de un momento a otro.

Saito
103 PX

No tengo ninguna cosa negativa que decir de Saito. Desde que llegaste al rol leí varios de tus encuentros, y he visto tu evolución: cuando empezaste tu forma de rolear era muchísimo peor. De hecho, donde empecé a notar la mejoría fue en Datastream y desde entonces no has hecho más que mejorar. Se nota el interés, que te gusta este rol y que has trabajado muy duro para escribir religiosamente cada ronda, tuviste una falta por lo que tengo que bajarte la puntuación por desgracia. Pero por mi parte habrías obtenido casi la puntuación perfecta. Me encantó cómo entablaste casi al momento esa relación ácida de enemistad con Bavol y cómo supiste llevar ese precavido compañerismo con Lyon. Te has esforzado mucho en entablar conversación con Nanashi y tomaste el papel de líder de la ruta en un momento difícil, además has tenido reacciones muy humanas ante las trampas dejando ver incluso un toque de bondad con los miembros de Tierra de Partida pese a ser uno de los personajes que más dispuestos a matar a los del otro bando estaba.

Enok
15 PX

No puedo darte más puntuación, y lo siento. Faltaste rondas sin avisar y, a pesar de estar acostumbrado a tus post, muy completos e incluso recargados, de golpe tuviste un bajón en el que escribías no más de cinco diez líneas. Es una pena que tuviese que expulsarte de la ronda y espero que si vuelves algún día al rol sea mucho más motivado para la cuarta, quinta o la saga que sea.

Gata
8 PX

Gata es un personaje que simplemente “está ahí”, siento que no pinta nada en Bastión Hueco y que le molesta mover un solo dedo, por lo resulta un poco sinsentido que un personaje así participase en una misión sin una justificación algo mejor. Dejaste el rol sin hacer mucho, por lo que tampoco puedo darte más puntuación.

Bavol
58 PX

Llevar a un niño debe ser complicado, y lo haces bien. Sabes darle ese toque de inocentón dentro de lo radical de sus pensamientos. Tal vez veo muy exagerado y macabro que con su edad desee la muerte de los de Bastión Hueco de una forma tan efusiva, supongo que a lo largo del Global podría haber empezado a cambiar su forma de pensar. Sin embargo, es cierto que Bavol es de los personajes que más juego da para hacer rabiar a los demás. (Mira Saito, por ejemplo.) Fue una lástima que dejases el EG, dabas muchísimo juego y me encantaba llevar a tu personaje por mi ruta.


Ruta del Recuerdo Perdido


He disfrutado muchísimo escribiendo esta ruta porque era como crear un mundo propio medieval y esas cosas me pirran. También era mi ruta desde el principio así que, aunque tuvo problemas —como alargar demasiado la primera batalla y tener que pegar un acelerón al final, además de querer meter mucha, mucha información—, creo que es la que me ha salido más redonda del Global. En gran parte ha sido gracias a los jugadores, ante los que me quito el sombrero por haber aguantado en general hasta el final y por haberse implicado tanto.


Darkness Seeker

Abandonaste el Global en un momento clave y dejaste a tus compañeras con el problemón que era el Alfa, así que espero que comprendas que esto te afecta gravemente a la puntuación. No te fuiste por problemas familiares o porque estuvieras ocupado o cualquier cosa que todos habríamos comprendido y aceptado. Te marchaste porque creías que era imposible vencer la batalla cuando, como se ve en el siguiente post, no era tan difícil. Es una acción feísima y una demostración inmensa de falta de compañerismo.

A ello se suman varias faltas sin justificar, que impidieron que siguieras la ruta de Hjalmar y también la de Ren. Una verdadera pena porque mostraste mucho interés por él tanto on-rol como off-rol.

En genera, no lo has hecho mal, a excepción de unas cosas que mencionaré a continuación. Pero antes quería señalarte que queda muy mal visualmente que me subrayes párrafos enteros cuando luego, además, me resumes tus acciones en un spoiler. El caso: al contrario que Zeix, tú abusas de la simplicidad de la primera persona y apenas sí haces reflexiones o aprovechas para profundizar a Neru, lo que te ha provocado también importantes altibajos a lo largo del Global —en especial en esas rondas cortas donde apenas sí te explayabas—. No sabría si recomendarte que pasaras a la tercera persona o directamente que intentaras aprovechar la primera para explorar a tu personaje, porque para eso están las primeras personas. Eso sí, Neru tiene un carácter definido, aunque le hagas ir de un lado a otro según te convenga a ti, y no a él.

Evidentemente al abandonar el Global has echado a perder una posible evolución de Neru, cosa que lamento mucho.

Recibes: 75 PX


EspeYuna

Intentaste empezar dando un lavado de cara a Nadhia y te salió un poco mal, porque los personajes no cambian de la noche a la mañana. Esto ha provocado el cambio de comportamiento que tiene Nadhia a lo largo del Global sufra muchos altibajos. Lo que veo en parte de tus post son, ante todo, tus propios pensamientos sobre cómo debería ser Nadhia y no los del personaje en sí.

A pesar de que ha sido un desarrollo emocional atropellado, he agradecido que te pegaras a Cornelia y no quisieras alejarte porque me ha permitido profundizarla más de lo que esperaba. El «crush» de Nadhia es muy adorable y gracioso, aunque hacia el final parece ir demasiado lejos teniendo en cuenta que apenas sí han hablado y todo ha sucedido en unos dos días. Por otra parte, para haber sido Cornelia el centro de la historia de Nadhia en el Global, su reacción ante la muerte de la Unicornio no me pareció lógica en un punto concreto. Vi que, ante todo, no querías caer en el «melodrama» y optaste por una opción intermedia… ¡Dejando a Cornelia morir sola! Tuve que modificar el post para que no fuera el caso: y apenas sí está deprimida o en shock después de vencer al Alfa. Esta parte me ha parecido muy floja y me hubiera gustado que dejaras más claro que Cornelia era alguien de quien estaba enamorada —lo cual no es posible en dos días, pero, bueno, es la actitud que tomaste hacia la mitad del global—, un «crush» o una persona a la que admira muchísimo.

Has faltado en alguna ronda clave por despiste, pero en general has estado posteando todo el rato al pie del cañón y se notaban el entusiasmo y las ganas. Si Hana presenta las reacciones más naturales, Nadhia ha tratado muy bien el miedo por sus amigos del presente y la ansiedad por regresar a su hogar.

Con todo, tengo en cuenta los problemas que has tenido incluso en las rondas que has faltado y aprecio que hayas volcado tanto esfuerzo en el Global.

Recibes 102 PX


Nell

Conoces a Hana y sabes llevarla. De eso no tengo quejas. Siempre se ha mantenido dentro de su carácter y tus post eran muy divertidos de leer. Me gustó mucho su dinámica al principio con Diana, así como su inicial rechazo hacia Nithael por prejuicios para que acabe siendo la más cercana a él de todos los que viajaron al pasado. En particular destaco la conversación que tuvieron en lo alto de la Montaña, porque sentó una buena base emocional que has desarrollado bastante bien durante el resto de la historia. También da gusto ver que Hana ha crecido lo suficiente como para que le afecten los problemas de los demás y eso se ve muy bien cuando tiene que decidir qué hacer, si buscar salvar su propia época, a la actual o ayudar a Nithael. Sin duda, una escena muy importante fue cuando, antes de que Nith averiguara que Gabriel había «muerto», Hana intentó convencerle de que todo saldría bien.
Gracias a ti, ese maravilloso futuro algún día se cumplirá.

Eso, hazme sentirme mal.
Tus reacciones me han parecido las más naturales: por ejemplo, el enfado/miedo al darse cuenta de que habían sido enviados a un tiempo equivocado. Que al final quiera salvar el pasado ha sido un gran paso adelante para el personaje. Igual que lo es que hayas podido representarla tan resentida y rabiosa por lo que le ocurre a Nithael. Vamos, un buen montón de sentimientos encontrados.
El final, resuelve muy bien la actitud de Hana y cierra la relación entre los dos de forma adecuada. Incluso se me ha saltado la lagrimita.
El problema han sido algunas faltas sin avisar, por lo que no puedo darte puntuación perfecta, y cierta pereza en las rondas iniciales-medias.

Recibes 108 PX


Kairi

Tienes la tendencia de repetir los diálogos de los demás para rellenar —no creas que no me he fijado— y que tu post parezca más completo de lo que en realidad es. Es una mala costumbre. No hace falta que recojas todo lo que dicen tus compañeros si Kairi no va a reflexionar sobre ello, porque destaca que tu acción se suele limitar al último párrafo, donde Kairi habla y no hace mucho más.

He notado, sin embargo, una clara mejora desde la conversación con Catrina. Se ve que te sientes mucho más cómoda conversando que tomando decisiones que tengan que ver con batallas, por eso me gustó verte más motivada contra el Alfa en las rondas finales, donde Kairi tuvo un papel clave.

Te voy a decir lo mismo que a Zeix: tu reacción contra Neizan fue exagerada aunque, por suerte, luego la trataste mejor. Ponte en su lugar; está luchando contra un ejército y tú vas y le dejas para que cargue con una mujer medio muerta —que encima es tu Maestra. Era tu responsabilidad, no la de otro NPC—. La pena es que no siguieras su ruta y decidieras seguir más a Nadhia o a otros personajes sin tanta relevancia para la historia.

Recibes 90 PX

Astro

No recibes puntuación y por tanto paso de ti, un placer pero aun así has hecho un esfuerzo enorme con Adam, en especial porque a mitad decidiste abandonarlo y aun así llegaste hasta prácticamente el final del Global. Lo agradezco mucho y creo que mereces un comentario:

Aunque te cansaste muy rápido en la parte de las murallas, he de decir que casi no se nota en el rol y que está todo muy bien narrado. Me gusta mucho, claro, la relación que Adam ha desarrollado con Aki y cómo ha influido poquito a poco para que cambie su forma de ver las cosas.

Tus post, como de costumbre, eran muy entretenidos. Dentro de la excentricidad de Adam, las reacciones resultaban muy naturales: como saber que te han enviado al pasado pero no preocuparte demasiado —es bueno que Adam no haya desarrollado relaciones en el presente o te habría comido con patatas en esta parte— porque, al fin y al cabo, es un inmortal, o la incredulidad al ver que Catrina les lanzaba la verdad a la cara. Además, no te has limitado a hacer que Adam evolucione sólo con Aki, sino con el resto de NPCs. La lástima es que no hayas interactuado mucho más con otros jugadores aparte de Darkness Seeker y Kairi.

El final de Adam me ha resultado bastante redondo. Se podría decir que tendría que achacarte el mismo problema que a Espe —desarrollar demasiado rápido un sentimiento de afinidad tan fuerte como para renunciar a tu época—, pero creo que Adam es un personaje diferente, muy veleta y sin ataduras con el presente. Si siente cierta afinidad con gente del pasado entonces la decisión que toma, rápida y sin darle muchas vueltas, es normal que prefiera quedarse en un sitio donde se siente más querido.

No recibes PX y digo adiós a Adam, al que bauticé y ayudé a crear, con mucho dolor en la patata, pero espero que tenga una buena vida en el pasado~


Zeix

Contigo tengo muchos sentimientos encontrados. Se nota que este Global ha sido muy importante para tu personaje pero los resultados son un poco extraños. Vayamos por partes:

Siempre que te leo pienso que no deberías haber escogido una primera persona, porque la actitud de Saeko desaparece bajo montañas de explicaciones y reflexiones donde apenas sí se percibe la voz del personaje. Siento que eres más tú la que escribe y que, de vez en cuando —por suerte, cada vez más a menudo—, metes algún pensamiento de Saeko, lo cual vuelve todo mucho más pesado de leer y asimilar.

El conflicto emocional con Lyn ha sido interesante, aunque tampoco ha habido lugar para desarrollarlo. Me sorprendieron las reacciones tan exageradas de Saeko contra Neizan —lo que os llevó a ti y a Kairi a perder su ruta, que habría sido bastante interesante—, porque las veo más como una reacción tuya de vergüenza/incomprensión que de Saeko en sí. Es decir, ¿qué creías que iba a hacer una persona a la que le dices que tal chica no merece ser salvada cuando ha venido precisamente a ayudarte para que la saques de ahí? Con todo, al menos lo enfocaste bien para que Saeko comenzara a dudar de sus acciones. Me gustó bastante, como detalle, que perdiera tiempo advirtiendo a los Zorros de lo que estaba sucediendo. También la implicación con Gabriel, el sentimiento de traición, y el respeto por Assur y Catrina, su curiosidad por el pasado y la frustración de que estuvieran jugando con ellos.

Y llegamos a lo peliagudo: entiendo que, hasta ahora, Saeko ha tenido un inmenso, casi malsano, respeto por la autoridad y ha obedecido ciegamente a Nanashi y a Ryota. Es algo que se ha comentado on-rol. Sin embargo, de pronto, y por las palabras de Lyn —alguien que está en contra de lo que hizo Ryota y que no va a verle con buenos ojos, evidentemente— ya no respeta las decisiones de su Maestro. Es más, les teme: han pasado de ser los dioses a los que nadie podía criticar a personas que quieren hacer daño a Saeko. Creo entender el camino que quieres tomar, pero me parece que Saeko debería haber reflexionado más sobre el tema, con calma y alargándolo para que abandonar algo que aprecias pero se ha retorcido se convirtiera en una decisión natural. Al fin y al cabo, Ryota ahora no ha hecho nada condenable delante de Saeko: al contrario, ha estado defendiendo TdP aunque sólo sea por su propio interés para proteger BH a su vez, que se supone que es la familia de Saeko. Tampoco fue él quien dio el primer paso en la guerra y todo el mundo asumió que fue Tierra de Partida: fue Nanashi y no él quien mandó asesinar aprendices. En definitiva: siento que Saeko no ha aprendido nada, que ha cambiado un bando por otro porque es más fácil acusar a los demás de la responsabilidad de sus acciones que darte cuenta de que las tomaste tú y nadie más que tú. Me socava demasiado el cambio brusco, que echa por los suelos ese sentido tan característico de lealtad que ha defendido férreamente durante años.

Pasando a comentarios más positivos: no has faltado y te has portado posteando; el cansancio físico y emocional de Saeko está muy bien conseguido, así como su relación con otros personajes, en especial Nadhia y Hana.

Recibes 95 PX


Aru

Abandonaste el Global demasiado pronto, así que lamento decir que no recibes puntuación, aunque me habría encantado tenerte dentro del grupo.


Ruta del Caído


Esta ruta fue de las más inestables por problemas de coordinación. Tuvo altibajos y lo sentimos profundamente. En cualquier caso, para mí (Suzu) ha sido una ruta muy divertida, extraña por cómo es el Castillo y que me ha permitido hacer cosas que no podría haber hecho en otra trama.


James Bond

Al principio no me ha convencido demasiado cómo llevabas a Keiko. Parecía estar dentro de un juego, más que arriesgando su vida y la de todos sus compañeros en una carrera contrarreloj. Es una sensación que no me he podido quitar de encima hasta bien entrado el Global. Por suerte, Keiko tiene una personalidad definida y también una moralidad clara, pero no da mucho más de sí. Tengo la sensación de que no tienes demasiado interés porque evolucione hacia algo más complejo, lo cual es una pena, porque no sorprende ni tampoco se sale de lo esperado.
Has tenido post bastante flojos y desganados, en los que copiabas lo que hacían los demás y añadías una frase o una reflexión final. No es un buen sistema, porque resulta demasiado evidente. Si te trabajaras un poco más los post recibirías mucha mejor nota.
Tu prueba fue entretenida, aunque tampoco la exprimiste como podrías haber hecho y eso es una lástima. Aun así fuiste el primero en pasar porque no encontré contradicciones en tu personaje y eso ya debería decirte mucho.

Recibes 80 PX.

Light

Muy bien escrito e interpretado, como de costumbre. Si quieres un pero, este es una crítica con el principio del Global, cuando no Light no sintió casi inquietud por ver a los restos de vuestros «compañeros». Light se creyó que eran ellos, pero precisamente por eso no hubo mucho horror y no terminó de convencerme. Igual que os ha pasado a casi todos, al principio no he percibido que Light esté metido en la situación. Se recupera demasiado rápido de los impactos emocionales —cuando secuestran a Kazuki, por ejemplo— y enseguida está optimista de nuevo. ¿Que es algo característico del personaje? Sí, vale, pero es que lo haces de una línea para otra.

Mejoras a partir del encuentro con Yami y con la Reminiscencia/Guía-Ryota. La cantidad de odio que siente Light contra él casi se puede palpar. Disfruté muchísimo de esta parte; la separación fue desgarradora. También aprecié que Light tuviera que desahogarse con alguien y que este resultara ser Nithael. Fue un buen momento para que empezaras a desarrollar empatía por él y su soledad, claramente aprovechando para tocar el contexto de Light como nefilim. Por otra parte, estuvo muy bien representada la escena en la que Light se encuentra con el Gabriel de la prueba y ya está paranoico, sin saber distinguir quién es el Guía y quién no, o en quién confiar. También tu prueba, aunque tuve que empujarte bastante, sirvió para que juzgara mejor a tu personaje y que dejara las cartas bien vueltas sobre la mesa. No tengo mucho que decir, excepto que estuvo muy bien llevada. Respecto al final, está muy correcto, aunque esperaba más reacción contra Chihiro.

Recibes 105 PX.

Saxor

Me ha parecido bien cómo llevaste el tema de la posible muerte de los compañeros; dudando pero intentando hacer que Saxor se convenza de que no es real. Por otra parte, el conflicto interno de Saxor con Xayim cobra más y más interés teniendo en cuenta cómo vas a aprovechar al final el tema del Guía y el final esperanzador del Global.
Has tenido, sin embargo, muchos post flojos que no puedo evitar tener en cuenta.
El tema de Alexis lo trataste con bastante precipitación y hubiera deseado que justificaras (o, mejor dicho, desarrollaras de forma más extensa) el arrebato de odio. Lo suficiente, sobre todo, para intentar matarla (y, en realidad, hacerlo). Es un tema muy serio que creo que debería haber calado más a tu personaje en el resto del Global.
He disfrutado muchísimo, por otra parte, la prueba de Saxor. No esperaba que fueras a hacer que repercutiera tanto, hasta el punto de esa escena del final, y me alegro de verdad porque los Globales tienen que ayudar a que los personajes cambien para mejor o peor. Al Guía le alegra saber que, en este caso, ha sido a mejor.

Recibes 100 PX.

Drazham

De Niko al principio no tengo mucho que comentar. Ni era invisible ni tampoco destacaba. Se nota su carácter inquisitivo y el interés que siente por el pasado, algo que se agradece y que es acorde con el personaje, pero no es hasta que hace amago de tomar el liderazgo que comienza a obligarse a tomar decisiones y su perspectiva se vuelve más interesante.
Su implicación con Kazuki, por ejemplo, está muy bien llevada y también refleja bien la forma racional de Nikolai de pensar. Me gusta bastante que se haga cargo de Kazuki, tomando la responsabilidad de no dejarlo atrás, a pesar de que sea un Maestro del bando enemigo. Después, con la aparición de Alexis, resultó muy interesante ver cómo reaccionaría Nikolai, aunque he de decir que habría preferido que se lo viera un poco menos analítico, teniendo en cuenta la velocidad a la que sucedían las cosas. En eso te pasa como a Zeix: describís demasiado en escenas que no lo necesitan. Reconozco que al principio no me gustó el arrebato contra Kazuki y su largo discurso, pero visto con perspectiva tampoco es tan raro y Kazuki necesitaba esa bofetada para sentirse mejor consigo mismo.
Ya comentamos tu prueba por privado: podría haber sido mucho, mucho mejor. Lo cual no significa que fuera mala. La base de lo que queríamos tratar estaba ahí y se podía desenterrar, pero al menos supiste llevar a Nikolai con realismo en las siguientes escenas, incluso llegando a renunciar a un objeto —detalle que me gustó y me hizo mucha gracia al mismo tiempo—.
Tu paso a Tierra de Partida me deja un poco menos extrañada que el caso de Saeko, pero sigue sin parecerme justificado. Puede que Nikolai tuviera recelos contra la forma de actuar de Bastión Hueco, pero nunca lo ha demostrado activamente y ha dejado que se haga daño a mucha gente por este método. No comprendo cómo puede sentirse aparte de Bastión Hueco o utilizado cuando ni Ryota ni Nanashi han engañado nunca a nadie. De nuevo, Nikolai es alguien analítico: no puede irse, para mi gusto, sin valorar los pros y los contras. Descubrir que todo fue una mentira de Chihiro debería haber afectado a su decisión, pero no lo ha hecho y, en todo el Global, no has mostrado ni una vez la intención de abandonar Tierra de Partida. La impresión que me queda es que Zeix te comentó que Saeko iba a macharse y Nikolai tiene que seguirla como decisión de último minuto: en gran medida es lo que se lee también en el texto.
Entiendo que no quiera separarse de Saeko, pero ahora que ha terminado la guerra y que Niko quería seguir su propio camino no deja de incomodarme que tome una decisión así tan a la ligera y no puede dejar de afectar a mi impresión final, porque siento que gran parte del Global cae así en saco roto.
Aun así, has posteado siempre, te has implicado en el Global y se ha notado el interés por querer hacer evolucionar a Nikolai.

Recibes 96 PX.

Tanis

No tengo mucho que comentar de Malik. Lo has llevado muy bien y si algo bueno tiene llevar a un adulto, como diría el Guía, es que tiene las ideas bien situadas y ya está construido. Eso no significa que Malik no haya aprendido durante el viaje, pero en general no tengo quejas sobre cómo has tratado al personaje.

Es cierto, también, que ha costado que Malik empiece a brillar por sí mismo. En parte es su naturaleza, y también, supongo que por cierta pereza, que no te volcaste en los post de Jasper. Más interesante se ha vuelto todo cuando Malik se hizo responsable de Chihiro y se obsesionó con controlarla, como bien te ha señalado luego el Guía. También he apreciado lo mucho que piensa en los que ha dejado atrás, manifestando preocupación constante que me ha parecido muy realista. Las dudas sobre sacrificar o no a Chihiro también han sido apropiadas, aunque quizá se han resuelto demasiado rápido. Con todo, se nota el aprecio de Malik por Ronin y su odio contra Chihiro ya venía de antiguo, así que todas las escenas con ella quedan bien justificadas.

Al principio la prueba de Malik no me convenció. Quería que fuera mucho más desgarradora pero, releyendo, me doy cuenta de que lo fue… Solo que está narrado en el estilo de Malik. Me gustó obligar a un hombre hecho y derecho a darse cuenta de sus errores, porque suele ser más difícil que lo reconozcan, y seguiste bien el estilo de Malik al ser capaz de aceptarlos. Que fuera también el único personaje dispuesto a matar a Nithael si era necesario me ha parecido un buen detalle para recordar que Malik es un adulto y piensa antes, por lo general, de forma racional que emocional. De ahí que el final del Global estuviera bien tratado y no necesite más comentarios.

Recibes 105 PX.

Reimeow

Yui es un personaje interesante, introspectivo y malhumorado. Tiene los fallos que te comenté con el Guía y en especial me parece que es una lástima que apenas sí interaccione con los demás, porque tus post se quedan exageradamente aislados. Incluso cuando estuviste con Malik y Keiko el papel de Yui era muy discreto. Aparte, me gustaría comentarte que Yui, siendo un nivel tan bajo, debería haber estado más, muchísimo más asustada durante su paso por el Castillo del Olvido. Es una situación en la que podría morir en cualquier momento. Hasta que no se dio el encontronazo con el Guía, no pareció ser consciente de este hecho.
Igual que Bond y Kairi, en muchos post te limitas a copiar lo que han hecho otros y al final pones un poquitín de tu acción.
Tu prueba me sorprendió muy gratamente porque no sabía por dónde atacarte —además de ser la primera vez que lo hacía y no estaba muy segura de si iba a gustar o no—. Te ayudó a reflexionar sobre tu personaje, a que este se percatara de sus fallos, y las reacciones fueron todas muy creíbles y naturales.
Siento muchísimo que te hayas tenido que ausentar por motivos de salud y espero que ya estés recuperada/en proceso de recuperación. Te agradeceremos que te hayas esforzado por postear, aunque fuera desde el móvil, y valoro muchísimo tu gesto.

Recibes 80 PX.

Zodiark

Has tenido rondas muy flojas, flojísimas, en especial al principio del Global, y eso afecta bastante a tu puntuación. A cambio, cuando quieres puedes describir muy bien las escenas con Maya y los impactos emocionales. Para mí, empezaste a meterte en el juego cuando Kazuki cae herido. Releyendo el tema de Yami, lo interpretaste mejor de lo que recordaba así que te doy la enhorabuena, aunque sigue desagradándome bastante el ambiente que había de metagame en general en la ronda, porque veo que también te influenció a ti. Quizás por eso no me termina de convencer que luego Maya, tan desconfiada y confusa como estaba, decida separarse del grupo.
Habría sido interesante que siguieras la prueba de Awyr hasta el final, pero la elección que tomaste fue completamente válida y bien justificada. Por otra parte, me gustó mucho cómo Maya decidió tomar las riendas al encontrarse con Gabriel, alguien más dulce y pequeño que ella.
Has aprovechado la prueba para cambiar la mentalidad de Maya y eso es algo que se nota en gran medida. No estaba segura de hasta qué punto la aprovecharías y ha sido muy satisfactorio saber que te ha servido para hacer evolucionar al personaje. Disfruté leyéndola, viendo una cara de Maya que no acostumbras a sacar. Además, la ronda final ha sido maravillosa.

Recibes 100 PX

P.D.: ¿Maya crecerá algún día?


Sito

Aunque comencé leyendo tu post sobre la supuesta muerte de Colibritany con esperanzas, la velocidad a la que se desarrolla todo y lo rápido que se le pasa el impacto, me parece bastante mal tratado. Desaprovechas un tema que podría haber servido para mostrar la amistad entre los dos personajes. Tanto tú como Mentos habéis tirado más hacia un metagame típico del jugador que examina el post del GM y dice: «narices, esto no es posible, es evidente que esto no sucede porque lo estoy viendo en el propio post» y no con la mentalidad de un personaje que se encuentra en tal situación.

Además muchos comentarios de Nicoxa han parecido más dirigidos contra el GM que otra cosa, como cuando se secuestra a Kazuki, y con un tono exageradamente ácido y burlón que no puedo pasar por alto.

No entraré al tema del metagame con Yami, porque creo que la opinión que Sombra y yo tenemos es bastante conocida. Aparte, la actitud cruel y desconsiderada con ella me parece una contradicción con el personaje (que no se vuelve a ver y por eso destaca todavía más), así que espero que no se repita a menos que pretendas llevar a Nicoxa por esos derroteros. Si es capaz de preocuparse por gente de TdP no entiendo esa inquina contra Yami. En especial cuando, después, Nicoxa comenta a Light: «
¿Sabes...? Las cosas no son siempre blancas o negras».

No parece que con Yami pensara lo mismo.

Tu prueba fue interesante, porque fuiste bastante fiel a pesar de las contradicciones anteriores, a tu personaje. No superarla, como ya comenté, no es sinónimo de haberla cagado en alguna parte y me alegró ver que la experiencia calaba en Nicoxa.

Recibes 92 PX.

Mentos

No puedo aprobar sin más la parte en la que Colibritany asume que todo es una película, sin una punzada de angustia. Aunque esté convencida de que no ve morir a su amiga, ver cómo muere incluso en una imagen de película debería revolverle las tripas.

Quitando eso, no puedo decir que Colibritany haya destacado demasiado hasta bien entrado el Global. Como con Sito, considero que la actitud del personaje se corresponde bien poco a lo que una persona pensaría en sus circunstancias. Es demasiado ligero, demasiado arrogante teniendo en cuenta que podría morir en cualquier momento. No era un juego y haberlo interpretado como tal resta puntuación. Por suerte, a partir del encontronazo con Kazuki-sin-brazo tu interpretación ha mejorado bastante y Colibritany me ha parecido un personaje más humano y creíble a la hora de leerla.

Aunque tu prueba podría haber sido más brutal, debido al discurso y a que tampoco quería extenderme, decidí que estaba bien y que podías seguir adelante: pero aquí te digo que es importante que aprendas a narrar mejor la evolución de los pensamientos de tu personaje y, ante todo, que aprendas cuándo se puede hacer un discurso y cuándo no. Evidentemente si te están asfixiando no es ni lógico ni apropiado.

Ya te he comentado que Colibritany no destaca demasiado y, teniendo en cuenta que ha pasado por tantos traumas en el pasado, debería ser mucho más consciente de su alrededor. Eso no significa que debas eliminar su humor estrafalario: pero un mayor análisis y profundización te permitiría hacer post mucho más interesantes.

Recibes 87 PX.

LightHelco

Te digo lo mismo que a Mentos y a Sito en lo referente a la «muerte» con Jasper de personajes queridos como pueden ser Kazuki o Light. Que Alec sea resistente a los sustos no quita que sea humano y que deba horrorizarse ante la posibilidad de perder a su querido Maestro, por el que bien se ve luego que tiene sentimientos intensos esto no es malinterpretable en lo absoluto. También he percibido mucho desapego de Alec con la historia, lo cual me deja un poco de mal cuerpo. Así es muy difícil que explotes a tu personaje.

Sé que tenías problemas con él, por eso elegir borrar al Alec actual fue, cuanto menos, una salida interesante que espero que te ayudara a aclararte las ideas. Desde luego, creo que te salieron mucho mejor los post con el «antiguo» Alec, como si estuvieras más en paz con él, y es algo que he notado muchísimo durante el Global, en especial al releer vuestras acciones.
Por otra parte, puede que fuera un impedimento para la prueba y no dejo de preguntarme qué habría pasado si el otro Alec se hubiera encarado al Guía. De nuevo, aprecio que comprendieras que no superarla no significa haber hecho algo mal. Te mantuviste en los trece de Alec. No reflexionó, lo cual es una pena, pero supiste llevar al personaje.

El final ha sido apropiado teniendo en cuenta la intensidad de los sentimientos de Alec por Kazuki si lo malinterpretáis es culpa vuestra, aunque no ha quedado especialmente cerrado y podría haber sido más redondo.

Recibes 95 PX.



Imagen



Comentarios finales de los GM

Spoiler: Mostrar



Sombra: Dicen que todo lo bueno se acaba… Y bueno, admitamos que todos queríamos acabar ya el EG de una vez por todas y dar inicio a la próxima saga. En realidad fui GM de este global “de rebote”, por lo que podría haber estado “ahí”, participando junto a todos en a saber qué ruta (creo que habría escogido la del Pasado o la de Los Perdidos). Llevar por primera vez un tema nuevo nunca es fácil. Cuando te conviertes en GM y llevas tu primer prólogo parece complicadísimo, y lo mismo pasa cuando saltas a las tramas. Mucho más difícil es llevar un Evento Global (decídselo a la pobre Suzu, que escribía casi 40 páginas de Word por ronda). Me ha encantado llevar todo y no me arrepiento. Es una pena que lo de Jasper no gustase, puesto que aunque no sale en el pasado (ya que su pasado se acerca mucho más al presente que al que viajaron los aprendices de la ruta del Recuerdo Perdido) fue una especie de equivalente a Gabriel o Aaron, aunque en su caso ni siquiera era un guerrero. Sobre la Ruta de Los Perdidos, fue una lástima que pareciese no gustar demasiado (ya que media ruta abandonó en la mitad), sin embargo tocar el tema de Aaron fue algo que me encantó y que no cambiaría por nada. Poder “estrenar” al villano que ha estado jodiendo desde las sombras a los portadores durante treinta años INVOCANDO FLANES GIGANTES QUE HACEN DESAPARECER APRENDICES MISTERIOSAMENTE ha sido un honor, y espero llevar a este personaje otra vez ya que considero que es muy interesante dado que al contrario del resto de villanos del rol este no tiene ni siquiera motivos para ser así actualmente (quitando traumas causados cortesía de su madre, la Maestra Melissa) por lo que un personaje que simplemente está loco y que quiere destruir el mundo resulta muy divertido y entretenido de llevar. Y perdonad por el tocho nadie leerá esto ni de cola. Ah, y eso. Espero que os halláis entretenido. ¡Hasta más leer!


Suzu: me he quedado sin manos con esta última ronda, que me ha ocupado más de 50 páginas de Word, pero la satisfacción de haber terminado el Global no ha tenido nombre. Ha sido duro, durísimo, en especial porque de pronto me tocó ocuparme de la ruta del Caído y del Guía, maldita sea su estampa polimorfa, lo que resultó en una ruta menos organizada de lo que habíamos previsto. Tuvimos momentos de bajón, rabietas y también nos reímos muchísimo. Tampoco yo me arrepiento de llevar el Globa, pero vaya, es monstruoso y le coges mucho más respeto a Nell y a Narra cuando piensas en el trabajazo que se dieron. También ha sido difícil organizar las rutas y dar la información pertinente. Hubo muchas cosas que se nos quedaron en el tintero, pero también nos permitisteis inventar e improvisar con muchas más, así que el resultado es bastante más satisfactorio de lo que esperábamos al principio.
No ha sido redondo y sí un experimento curioso. Esperamos mejorar para la próxima vez, si es que nos toca. Aun así, ojalá os hayáis divertido, hayáis disfrutado de las rutas tanto o más que nosotros y estéis preparados para la nueva saga, que promete ser muy entretenida.
Gracias a todos y a cada uno. A los GM por perdonarnos las Tramas y corregir Encuentros, además de soportar nuestras quejas, y a los que habéis participado, cayéndoos por el camino o, sobre todo, aguantando hasta el final.
¡Gracias!

P.D.: me siento muy orgullosa de haber conseguido que os volcarais por completo en Nithael. La única que me dio miedo fue Tanis >__>, que me hizo sudar frío durante los combates y no respiré tranquila hasta que se fue al vestíbulo y se alejó de Nithael.

P.D.2.: En el Global han quedado unos cuantos misterios relacionados con la trama principal del rol que tarde o temprano se explicarán. ¿Seréis capaces de averiguarlos antes?


Imagen


Imagen
Imagen

¡Gracias por las firmas, Sally!


Awards~

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Suzume Mizuno
63. Komory Bat
63. Komory Bat
 
Mensajes: 1883
Registrado: Vie Mar 02, 2012 9:52 pm
Dinero: 1,462,577.72
Sexo: Femenino
Karma: 6

Anterior

Volver a Eventos Globales

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados

cron