[Tierra de Partida] Un lugar especial en el infierno

Trama de Malik, Jess y Jaden

La aparición del bando de Bastión Hueco ha colocado a la Orden de los Caballeros de la Llave Espada en una tensión creciente difícil de remediar. ¿Llegarán a enfrentarse ambos bandos en conflicto, o será posible la paz?

Moderadores: Suzume Mizuno, Astro, Sombra

[Tierra de Partida] Un lugar especial en el infierno

Notapor EspeYuna » Mié May 29, 2013 12:11 am

Spoiler: Mostrar
Trama de Jess, Jaden y Malik


Un lugar especial en el infierno.
El lugar perfecto para vivir,
¿o no?


Imagen


Spoiler: Mostrar


Un día rebosante de energía... acompañado de la insoportable rutina.

Jess, Jaden y Malik se hallaban atrapados en un ciclo de repetidas tareas sin un fin propiamente definido. Aunque no era de extrañar que cualquier primerizo se sintiera así al convivir más de cinco días en su nueva residencia, la de los Portadores de la Llave-Espada.

Tierra de Partida proporcionaba comodidad, un ambiente académico e incluso hogareño para los más sentimentalistas. La hermosura de sus jardines no tenía punto de comparación a cualquier cosa que hubiesen visto los tres, especialmente Malik, quien estaba tan acostumbrado a los extensos desiertos que rodeaban Agrabah que por un momento pensó que sus ojos le estaban engañando y se encontraba atrapado dentro de un traicionero espejismo. La enorme biblioteca le proporcionaba sabiduría y entretenimiento, las lecciones de sus nuevos maestros eran fabulosas e intrigantes; los entrenamientos, aun duros, les sacaba una sonrisa. Por no mencionar la calidez del comedor o de sus nuevas habitaciones.

Sin embargo, cualquier aprendiz de Tierra de Partida conocía el secreto de los mundos y, tras estar más de una semana en el mismo sitio, sentían como su arma les incitaba a querer invocar su forma de transporte y viajar a lo largo y ancho del intersticio de los mundos. Los tres contemplaban por las ventanas de los pasillos o durante las lecciones como los más veteranos se reunían con sus maestros para emprender una misión.

Nuevos mundos... y mil y un aventuras que les esperaban.

¿Pero cuánto más tendrían que esperar para conseguir su permiso para viajar entre mundos?

¡Kupó, kupó, kupó!

Un rayo de esperanza. Que se te acercara aquella humilde y graciosa criatura pomposa podía significar el haber recibido el deseado permiso. Los pequeños moguris, acudiendo a donde quiera que estuviesen los tres aprendices, se acercaron a ellos y les dijeron las mismas palabras:

¡El Maestro Kazuki te espera en la Sala de Ordenadores, kupó! ¡Lección especial, kupó!

Puede que no fuese exactamente la noticia que esperaban, pero el término especial entró en sus oídos de buena manera. Aquello significaba algo diferente a lo usual. ¿Y qué era un ordenador, se preguntarían Malik y Jess? Sin duda sería un día interesante.

Si querían descubrir más, tan solo tenían que ir a aquella Sala para averiguarlo.

Spoiler: Mostrar
Por lo pronto no hay fecha límite, os dejo un par de rondas para encontraros en los pasillos, o presentaros a las puertas de la Sala de Ordenadores. Como gustéis.
Imagen
¡Soy enfermera~!
Nurses are Angels on Earth
Imagen
Mi blog + DeCulture

Imagen
Imagen
Spoiler: Mostrar
Imagen
KHWorld Awards 2014
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2013
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2012
Imagen
ImagenImagen
Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
EspeYuna
115. Demyx
115. Demyx
The Unknowns
 
Mensajes: 3437
Registrado: Mar Feb 28, 2012 11:12 pm
Dinero: 53,263.25
Banco: 15,063.87
Ubicación: ¡Entrenándome en Tierra de Partida para combatir a los sincorazón! ¡Ah! ¡Y en FanPlace!
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 54

Re: [Tierra de Partida] Un lugar especial en el infierno

Notapor Tanis » Mié May 29, 2013 9:58 pm

El eco de sus pasos era lo único que se oía por el pasillo. Eso y el ulular del viento tras las ventanas. El sol brillaba afuera, en los jardines, y Malik habría deseado poder salir y convocar su glider, volar hacia otros Mundos.

El tiempo parecía ir tan lento…

No podía decir que todos los días fueran iguales, porque no era cierto. Aunque siguiera la misma rutina, siempre había algo nuevo que hacer o ver. Acostumbrarse a la vida de Tierra de Partida le había sido complicado al principio. Aun no sabía utilizar correctamente el mecanismo de la ducha y se seguía maravillando de que pudiera conseguir agua tan fácilmente sólo con girar una manija, o incluso podía pasarse horas tratando de descifrar algunos de los libros escritos en otros y extraños lenguajes. Pero su deseo de saber nunca decaía, no importaba si estaba cansado o malhumorado, siempre le quedaba una chispa para continuar.

Aunque se muriese de ganas de ir a explorar, como si fuera un jovencito en su primera caravana, podía ser muy paciente también y por eso aguardaba con secreta ansía el día en que sus maestros le dieran permiso para poder irse lejos de Tierra de Partida. Quería ver con sus propios ojos que clase de Mundos existían, más allá de las imágenes de los libros de la biblioteca. Quería ver aquello que llamaban “océano” y entender por qué soñaba con él…

Quería tantas cosas…

¡Kupó, kupó, kupó!

Al retumbo de su vagabundeo se sumó el paso de un moguri. Malik se detuvo al tiempo que la pequeña y esponjosa bolita continuaba avanzando hacia él de frente. La existencia de aquellas criaturas le había sorprendido al conocerlas. No se parecían a nada que pudiera existir en Agrabah, salvo las ratas y ni siquiera eso. Los moguris se habrían ofendido de hacer él esa clase de comparación. Podría haber pensado que eran simples peluches parlantes pero la realidad distaba mucho de eso. Eran fuente inagotable de información y la información era muy valiosa. Por eso él los apreciaba mucho.
El moguri se detuvo ante sus pies y habló:

¡El Maestro Kazuki te espera en la Sala de Ordenadores, kupó! ¡Lección especial, kupó!

Malik se quedó quieto.

«Lección especial, ¿eh?».

Hasta ese día, sólo había tenido entrenamientos comunes y clases teóricas. No le desagradaba, todo había que decirlo. Pero el saber que ese día algo sería diferente hacía que el corazón le latiera más rápido y ansioso. Además, así de paso podría conocer un poco mejor al Maestro Kazuki, al cual había visto de pasada a la hora de las comidas. Por lo que le habían contado, era alguien bastante despreocupado para ser un maestro…

Arrugó el entrecejo un poco. No importaba, seguro que no era para tanto.

«A ver… ».

Echó a andar hacia el final del pasillo, dejando atrás al moguri, pensativo. Y al llegar a la esquina se paró de nuevo, indeciso…





Le habían explicado a grandes rasgos lo que era un ordenador, pero él seguía realmente sin comprender la magnitud de la máquina. Su mente a veces bloqueaba conceptos y se negaba a tratar de entenderlo. Sabía que se usaba para muchas cosas y que era útil para almacenar información pero más…

Demonios, ¿dónde estaba esa dichosa sala?

Pensó que preguntarle al moguri sería buena idea pero para cuando asomó la cabeza por al esquina, la criatura ya se había ido. Con un suspiro resignado, Malik volvió a retomar su camino por el pasillo de la izquierda, pensando que quizá por suerte pudiera encontrarse con alguien que le indicara el camino.

No se hacía demasiadas ilusiones, el castillo era grande. Y él se había perdido.
Avatar de Usuario
Tanis
28. Samurai
28. Samurai
 
Mensajes: 813
Registrado: Mar Feb 19, 2013 10:20 pm
Dinero: 75,353.31
Banco: 15,572.00
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 5

Re: [Tierra de Partida] Un lugar especial en el infierno

Notapor Sometron » Jue May 30, 2013 2:52 pm

Spoiler: Mostrar


El sol brillaba y la agradable brisa le golpeaba la cara. Hacía un buen día, así que había aprovechado que no le habían asignado ninguna tarea todavía para salir a los jardines.

Estaba sentada con las piernas estiradas en el césped, esperando a que algun moguri se le acercara y le dijera qué tarea le habían puesto aquel día. Mientras tanto, jugueteaba con Ryu, dándole pequeños empujones, impidiendo que llegara a poder tocarla, para que se enfadara un poco. En el fondo, ambos se divertían...

¡Kupó, kupó, kupó!

Las palabras de la criatura le hicieron retirar su atención de Ryu, que aprovechó la oportunidad para acercarse a la chica y escalar hasta su hombro. Jess se levantó mientras el moguri se acercaba hasta donde estaba ella con sus pasos graciosos.

Quizá nos manden a otro mundo. ─susurró en tono burlón al gato.

Miau... ─<<Qué miedo... >> dijo el animal con voz casi tenebrosa.

Al fin, el moguri llegó al lado de Jess y anunció su cometido para aquel día.

¡El Maestro Kazuki te espera en la Sala de Ordenadores, kupó! ¡Lección especial, kupó!

Especial. Eso sonaba muy bien.

De acuerdo. ¡Gracias! ─sonrió al moguri.

Tenía un especial afecto por los moguris, le parecían unas criaturas adorables; en cambio, a Ryu no le gustaban nada, seguramente se sentiría celoso de ellos. En cuanto a Kazuki... se decía que era un maestro de la llave espada muy perezoso y poco más sabía Jess sobre él, sólo lo había visto durante las horas de comer. Se dirigió hacia el castillo y, justo antes de entrar, se dio cuenta de algo importante.

<<¿Qué era un ordenador? >>

Recordó que, en algún momento de su estancia allí, le habían explicado lo que era. Pero le habían explicado tantas cosas, que no se acordaba de la mayoría de ellas...

¿Miau miau? ─<<¿Por qué te paras? >>

En ese momento la chica reparó en que se encontraba justo en la entrada del castillo y estaba parada allí en medio.

¡Oh, sí! ¡Tenemos prisa! ─dejó que su tono de confianza tapara la vergüenza que sentía en aquel momento.

Echó a andar por aquel castillo laberíntico, dirección Sala de Ordenadores. Empezó a atravesar pasillos y más pasillos, parecían no acabarse nunca.

Miau miau miau... ─<<Estás perdida... >>

¡¿Perdida yo?! ─sacudió la cabeza, dejando ondear su cabello rojo─ Yo no me he perdido desde los tres años.

Miau miau miau, ¿miau? ─<<Pero ahora estás perdida, ¿verdad? >>.

¡He dicho que...! ─bajó la cabeza─ Lo admito... estoy perdida.

¡Miau! ─<<¡No! >> parecía verdaderamente asustado.

Tranquilo... ─le acarició detrás de la oreja─ ¡Preguntemos a alguien! ─miró alrededor y vio un hombre al final del pasillo─ ¡Aquel hombre!

Ryu pareció calmarse un poco. La chica se acercó al hombre que se encontraba al final del pasillo, en la esquina. Al acercarse observó más detenidamente sus rasgos: piel morena, musculoso, pelo corto y de color castaño. Llegó hasta donde estaba.

¡Eh, tú! ─esperó a que la mirara─ ¿Sabes dónde está la Sala de Ordenadores?

Obvió cualquier tipo de saludo o presentación, no podía perder más tiempo.
Imagen
Imagen
Imagen
^¡Gracias a ita y Nebula por las firmas de Railgun, Ygritte y Kurisu! n.n^

Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen
Copiado de Red pero con permiso (?)
Avatar de Usuario
Sometron
27. Trepador
27. Trepador
The Unknowns
 
Mensajes: 807
Registrado: Sab Feb 02, 2013 12:53 am
Dinero: 540,120.33
Banco: 15,749.17
Sexo: Masculino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 39

Re: [Tierra de Partida] Un lugar especial en el infierno

Notapor TERRBOX » Vie May 31, 2013 10:05 pm

Spoiler: Mostrar
La mascota Enygma la utilizo como NPC.


Jaden estaba aburrido. Desde que había llegado a Tierra de Partida no había hecho nada que desde su punto de vista mereciera la pena, todos los días se basaban en un entreno algo agotador ─que por otra parte no entendía para qué si no lo estaba utilizando─, después se quedaba encerrado en su habitación conversando con Eny y sorprendiéndose de alguna cosa curiosa que este le contaba. No había mucho más que pudiese hacer, los maestros no le dejaban salir fuera de Tierra de Partida, porque de ser así lo hubiese hecho el primer día. E incluso el destino no les hubiera agradado demasiado...

Aunque gracias a que no tenía nada que hacer, Jaden se sabía Tierra de Partida de cabo a rabo. Durante todos estos días había estado vagando con su centelleante compañero por todas y cada una de sus estancias, menos claro está las que no le estaba permitido entrar. Aun así sabía donde se escondía el más mínimo recoveco, quería explorar y esto era lo único que tenía, así que el resto se hizo solo. Pero aun toda la monotonía que le obligaba a vagar por allí, era mucho más divertido que Villa Crepúsculo. De hecho, cualquier cosa hubiese sido más divertida que Villa Crepúsculo.

Ahora se hallaba durmiendo en su habitación, mientras que Eny estaría haciendo lo mismo ─si es que acaso pudiese─. Estaba soñando con su hogar, con Villa Crepúsculo. Era todo muy borroso pero notaba que algo no cuadraba, aunque todo le resultaba familiar no podía desechar aquella sensación de confusión. Estaba en su casa, acomodado en su cama, en una posición similar a la que realmente tenía. Le invadía una aura de paz absoluta, nada parecía que pudiese perturbarlo. Pero aun así, todo era muy desagradable y no sabía exactamente la razón. De repente su habitación empezaba a estrecharse, cada vez tenía las paredes más cerca y él no podía hacer nada. Cuando ya hubieron llegado, sus huesos se quebraron al unísono y este despertó.

El sueño no había sido muy agradable así que despertó con una gran agitación en el corazón, aunque se quedó callado con los ojos mirando al infinito. Se calmó y se levantó de la cama pero había algo que faltaba. ¿Dónde estaba Enygma? Desde que se encontraron el primer día no se había separado de él, y ahora al parecer no estaba. Fue a despejarse un poco al baño, abrió el grifo y se lavó la cara. Cuando fijó su mirada en el reflejo no era él quien aguardaba, sino Quartz. Estaba sonriendo.

Despertó de nuevo agitado, al parecer había sido otro sueño mucho más malévolo que el anterior. Pensar en Quartz ya le hacía dar un vuelco al corazón, así que estaba excesivamente nervioso. Eny podía notarlo. Le preguntó qué era lo que le pasaba, y al escuchar la voz del ser en su mente se tranquilizó un poco. Al fin y al cabo tan sólo era un sueño, ¿verdad? Y raramente los sueños significaban algo... o sí.

De repente unos pequeños seres alados entraron sin avisar en su habitación, no le gustaba que le interrumpieran así aunque no estaba haciendo nada, pero supuso que esto era algo bueno pues se trataría de algo excepcional. Al menos tenía la esperanza de que lo fuera.

¡Kupó, kupó, kupó!

Las rechonchas criaturas gritaron para que Jaden se diese cuenta de su presencia, aunque no habría hecho falta. Jaden en realidad se alegraba de tenerlas aquí, significaba que después de todo hoy no sería un día usual.

¡El Maestro Kazuki te espera en la Sala de Ordenadores, kupó! ¡Lección especial, kupó!

Su maestro le llamaba y decía que era una lección especial. Todo pintaba de fábula, imaginaba que hoy le enseñaría algo o irían a algún sitio excepcional, todo acompañado de su maestro. Kazuki había conseguido conectar con Jaden cuando le reclutó en Villa Crepúsculo, aunque no era completa, Jaden tenía confianza sobre él. Kazuki se había abierto a él de una manera inmensa, durante un momento pudo ver más allá de su apariencia descuidada y observar claramente sus sentimientos. Y esto era algo que Jaden valoraba. Además le había sacado de aquel profundo agujero, aquel donde cada día de su vida se arrepentía de estar allí encerrado.

Pero lo que no le gustaba tanto es que quizás no iba a ser el único, quizás tendría personas molestas hablando y haciendo esas cosas tan desagradables que hacen las personas... No le gustaba el trabajo en equipo, pensaba que esto mermaba sus capacidades, sus compañeros más allá de ser una ayuda eran una molestia. Pero estaba aquí, y aunque no le gustase es lo que tocaba, él lo había escogido así. Se vistió y salió de su habitación, con Eny levitando al lado de su cuerpo.

Sabía perfectamente donde estaba la Sala de Ordenadores, pues el aburrimiento le había hecho explorar cada rincón de Tierra de Partida. Así que cruzaría los pasillos necesarios hasta llegar a él sin muchos problemas. Al fondo de uno de los pasillos pudo ver a un hombre, al parecer no sabía muy bien hacia donde ir. El hombre parecía provenir de una cultura exótica, completamente distinta a cualquiera que Jaden conociese. Era un hombre de piel morena, de complexión atlética, con el pelo corto y castaño. De repente y cuando más cerca estaba, una chica salió de una esquina dispuesta a hablar con aquel hombre. La chica en sí parecía bastante simple, aunque Jaden se dio cuenta de que la acompañaba un gato. Una chica usual con su mascota usual, la palabra perfecta era: aburrimiento.

Jaden logró escuchar que la chica le había preguntado por el lugar de la Sala de Ordenadores. Qué terrible coincidencia, al parecer todos iban al mismo sitio y se habían encontrado en el mismo punto. ¿Habrían más aprendices dirigidos hacia la Sala de Ordenadores? Jaden no lo sabía, lo que sí sabía es que no iba a perder el tiempo en presentaciones absurdas o convencionalismos sociales. No le gustaba la gente, y además consideraba que estaban por debajo de él, así que pensaba que no merecían su palabra. Por lo que pasaría por delante sin decir ni media palabra.
Imagen
^¡Muchas gracias Nebula!^

MEMORIA

Spoiler: Mostrar
Imagen
^¡Gracias por tu trabajo Alti, también por el ava!^

Imagen
^¡Arigato Ris!^

Awards 2013
Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
TERRBOX
76. Halbird
76. Halbird
The Unknowns
 
Mensajes: 2262
Registrado: Vie May 01, 2009 5:52 pm
Dinero: 256,059.88
Banco: 0.00
Ubicación: Mêlée Island
Sexo: Masculino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 40

Re: [Tierra de Partida] Un lugar especial en el infierno

Notapor Tanis » Dom Jun 02, 2013 2:15 am

─¡Eh, tú!

Habría seguido caminando, ensimismado en sus pensamientos sobre la búsqueda de la sala, de no haber sido por la voz que le llamó. Porque, por supuesto, era al único al que se podían estar dirigiendo en aquel pasillo desierto. Malik se giró a medias, hacia el punto de donde provenían los pasos. Una jovencita –la cual no recordaba haber visto, si acaso de pasada alguna vez- seguida de un gato se acercaba hacia él, como si tuviese prisa. Alzó una ceja muy sutilmente al tiempo que le echaba un vistazo. Nunca en su vida había visto un color de pelo tan rojo, ni tan vivo. En su Mundo natal los colores eran siempre oscuros o similares a la tierra… Incluso sus ojos, tan dorados, le resultaron atrayentes.

«¿De dónde vendrá?, ¿en qué clase de Mundo nacen criaturas que parecen haber surgido del fuego?»

Se volvió hacia la chica por completo en cuanto estuvo a su altura. De cerca resultaba ser aún más joven, cosa que a Malik no le extrañó. Él era uno de los pocos aprendices, por no decir el único, que sobrepasaba la media veintena.

─¿Sabes dónde está la Sala de Ordenadores?

Ah, ¿también ella iba hacia allí? Malik asumió que la lección especial no era sólo para él. Se cruzó de brazos y negó con la cabeza despacio. Vaya, ambos tenían el mismo problema.

—Lo siento, no —compuso una leve mueca de disgusto—. También tengo que ir hacia allí.

Fue en ese entonces que vio a un chico pasar de largo junto a ellos, como quien no quería la cosa, como si fuera un espectro. Le miró de reojo, intrigado. Tampoco recordaba haberle visto por ahí. Era joven, pero demasiado serio para sólo serlo. Se preguntó a qué venía ese aire de imperturbable silencio, que parecía formar una burbuja alrededor de él. A veces los demás aprendices se encerraban en sí mismos… quizá ese era uno de ellos.

Malik le siguió con la mirada hasta que sobrepasó su hombro, tras lo cual pensó que no sería mala idea preguntarle el camino. Quizá ese muchacho conocía la ubicación de la sala y podía ayudarles a él y a la jovencita.

—Disculpa —alzó la voz, dirigiéndose al chico—, ¿sabes por dónde queda la sala de ordenadores?
Avatar de Usuario
Tanis
28. Samurai
28. Samurai
 
Mensajes: 813
Registrado: Mar Feb 19, 2013 10:20 pm
Dinero: 75,353.31
Banco: 15,572.00
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 5

Re: [Tierra de Partida] Un lugar especial en el infierno

Notapor Sometron » Mar Jun 11, 2013 12:01 am

Lo siento, no —una estúpida expresión de disgusto apareció en su cara—. También tengo que ir hacia allí.

<<Inútil>>

No lo expresó en voz alta, aunque de buena gana lo hubiera gritado. Lo peor de todo es que aquel patán que se perdía en su propio hogar sería su compañero. Después de eso, reparó en que ella también estaba perdida y eso la enfureció más todavía.

Entonces, algo atrajo su atención: pasó cerca suyo un chico. Iba vestido con un traje y lo acompañaba un pequeño espíritu flotante. Ninguna de estas cosas era extraña a ojos de Jess. Lo que sí llamó su atención fue la calma que aparentaba. Parecía que estuviera allí y, a la vez, en el más lejano de los mundos. Les lanzó una mirada de superioridad, cada vez le interesaba más aquel chico.

De todos modos, ella estaba bastante irritada por haberse perdido y por la respuesta negativa de aquel hombre, así que decidió dar la vuelta y volver por donde había venido. Ya encontraría el camino por sí misma. Si se quedaba, estaba segura de que acabaría golpeando a alguien.

Mientras caminaba, oyó al hombre preguntarle al chico sobre la localización de la Sala de Ordenadores. No se paró para escuchar la respuesta, quería llegar por sus propios medios.

Comenzó a recorrer pasillos con un ritmo bastante rápido. Mientras tanto, no podía dejar de pensar en aquel joven que tanto le había llamado la atención. Por una parte le hubiese gustado golpearle hasta acabar con su aparente soberbia; pero otra parte de sí misma la incitaba a acercarse a él y averiguar todo lo que guardaba bajo esa cubierta.

Sus pensamientos se dirigieron inmediatamente al hombre con el que había hablado. También sentía cierta curiosidad acerca de él: ¿qué ocultaría bajo su cortesía y educación? La chica creía que era imposible que fuera así todo el tiempo.

Sin apenas notarlo, Jess había dejado de estar enfadada. De hecho, ahora quería ver a los hombres de los cuales había huido un par de minutos antes. La verdad es que quería hablar con alguien cuanto antes, la compañía de Ryu no le bastaba.

Antes de que pudiera darse cuenta, había llegado a la puerta de la Sala de Ordenadores. Al final resultó que no se había perdido demasiado de su rumbo. Se apoyó contra una pared, esperando a que aparecieran los dos hombres de antes o Kazuki. Estaba nerviosa.
Imagen
Imagen
Imagen
^¡Gracias a ita y Nebula por las firmas de Railgun, Ygritte y Kurisu! n.n^

Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen
Copiado de Red pero con permiso (?)
Avatar de Usuario
Sometron
27. Trepador
27. Trepador
The Unknowns
 
Mensajes: 807
Registrado: Sab Feb 02, 2013 12:53 am
Dinero: 540,120.33
Banco: 15,749.17
Sexo: Masculino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 39

Re: [Tierra de Partida] Un lugar especial en el infierno

Notapor EspeYuna » Mar Jun 18, 2013 12:46 am

Jaden se adelantó a sus compañeros, buscando a paso ligero la puerta de la Sala de Ordenadores antes que ellos. Tal y como expresaba con el aura que desprendía no acostumbraba a la compañía, se consideraba superior y no estaba dispuesto a aprender a ser sociable en Tierra de Partida.

Sin embargo, los planes de Jaden se torcieron cuando inevitablemente se perdió por los pasillos de su nuevo hogar. Se había topado justamente con una zona del castillo que solían evitar los aprendices más novatos por la fácil tendencia a perderse. Cuando volviera a encontrar la salida de esos pasillos del demonio, Jaden estaría cuanto menos irritado como para seguir buscando la Sala de Ordenadores. Resignado y de mal humor, abandonaría la búsqueda y aprovecharía para tumbarse en su cama o visitar el comedor, o puede que disfrutar del sol de los jardines, quién sabe.

Spoiler: Mostrar
Jaden abandona la trama.


Jess encontró la puerta de la Sala de Ordenadores y esperó junto a Malik la presencia del Maestro Kazuki, pues éste no perdió el rastro de la joven con tanta facilidad.

Diez minutos, treinta minutos, cuarenta y cinco minutos... así hasta que pasó una hora desde que llegaron a las puertas que no podían abrir. Durante todo ese tiempo vieron pasar unos cuantos moguris que revoloteaban con papeleo o con los tan preciados permisos que anhelaban por conseguir ambos. Algún que otro grupillo de amigos que pasaban para bajar al comedor a desayunar y poco más.

Independientemente de que hubieran mantenido conversación durante esa hora, un Maestro apareció por las esquinas de los pasillos, silbando alegremente y dirigiéndose hacia ambos. Era alto y parecía fuerte, muy fuerte. Sus ropas acompañadas del parche que portaba en uno de los ojos podían confundirlo con los piratas del mundo de Jess, Port Royal. Malik le conocía perfectamente: era Ronin.

De pronto sintió un cosquilleo agudo en una pierna, hasta que se dio cuenta de quién había decidido meterse entre sus ropas. Mordisquitos recordaba a Malik de una de sus últimas misiones junto a su dueño, el vivaracho maestro de maestros. El ratoncito blanco surgió del cuello del aprendiz y se sentó en uno de sus hombros, asustado quizás de la presencia del gato de Jess, o puede que no. De hecho tenía que mantener la compostura: era la mascota de quién estaba al mando de toda Tierra de Partida. Debía estar orgulloso, cuanto menos.

¡Vaya, Malik! ─Ronin no tardó en reconocer al nuevo aprendiz de Lyn, por lo que se acercó a él y le dio unas dolorosas palmadas en el hombro izquierdo mientras soltaba una sonora carcajada, a modo de saludar amistosamente¿Te vas acostumbrando a la rutina de portador? Supongo que ser de Agrabah y disponer de agua potable te resultará de lo más extraño, pero es normal. ¿Y tú, jovencita? ¿Cómo te llamas?

>> ¿Tenéis algo que hacer por aquí? ¿Esperando a alguien?


Spoiler: Mostrar
Fecha límite: Domingo, 23 de Junio
PD: Siento el retraso x_D
Imagen
¡Soy enfermera~!
Nurses are Angels on Earth
Imagen
Mi blog + DeCulture

Imagen
Imagen
Spoiler: Mostrar
Imagen
KHWorld Awards 2014
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2013
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2012
Imagen
ImagenImagen
Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
EspeYuna
115. Demyx
115. Demyx
The Unknowns
 
Mensajes: 3437
Registrado: Mar Feb 28, 2012 11:12 pm
Dinero: 53,263.25
Banco: 15,063.87
Ubicación: ¡Entrenándome en Tierra de Partida para combatir a los sincorazón! ¡Ah! ¡Y en FanPlace!
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 54

Re: [Tierra de Partida] Un lugar especial en el infierno

Notapor Sometron » Mar Jun 18, 2013 5:00 pm

El hombre de piel morena apareció al poco tiempo de llegar Jess, pero iba solo. Quizá se había precipitado al pensar que el chico que iba vestido de traje sería su compañero. Suspiró.

El hombre llegó junto a ella y los dos se quedaron ante la puerta, que estaba cerrada, esperando...

Diez minutos. El Maestro Kazuki era famoso por sus retrasos y su pereza, llegaría dentro de poco. Lo que más le preocupaba era el hombre que tenía al lado. Quería hablar con él, pero le daba vergüenza haberlo dejado abandonado por las buenas.

Treinta minutos. El Maestro seguía sin aparecer. Varios moguris pasaron cerca de ellos, pero ninguno tenía mensaje. La mayoría estaban gestionando permisos y otros tipos de papeles. Ojalá en uno de ellos pusiera su nombre...

Cuarenta y cinco minutos. El Maestro Kazuki no había dado aún señales de vida, pero a Jess no le importó el retraso, debido a que estaba perdida en sus pensamientos. Estaba intentando imaginar de qué clase de mundo vendría el hombre que esperaba a su lado. Quizá fuera de un exótico país lleno de fragancias exóticas, con canales y cascadas de agua cristalina por todas partes...

Una hora. Sus delirios sobre mundos le llevaron luego a pensar acerca de cómo sería la vida en ellos y, por lo tanto, acabó imaginando la vida de su compañero, el nombre del cual desconocía. Imaginó que era un aventurero y, aburrido de las aventuras locales, encontró a un Maestro y se fue con él para vivir muchas más aventuras. Jess se dio cuenta de que estaba empezando a desvariar.

Obviamente, Kazuki seguía sin aparecer. Los rumores acerca del Maestro parecían ser completamente ciertos. Jess debería estar cabreada, pero la verdad es que estaba demasiado ocupada pensando cómo entablar una conversación con el hombre del pelo corto...

Entonces, un silbido hizo que Jess se distrajera de sus pensamientos y volviera a conectar con el mundo real. Vio aparecer a un hombre que vestía como un pirata, de hecho hasta llevaba un parche. Era alto y fuerte. Jess lo reconoció al instante, era el hombre más importante de Tierra de Partida: el Maestro Ronin. No había tenido la oportunidad de hablar con él, sin embargo lo conocía. Todo el mundo lo conocía.

La chica se fijó en que un ratón blanco apareció, de repente, en el cuello de su compañero y se sentó allí. Le pareció raro que el ratón no huyese al ver a Ryu, que llevaba toda la hora sentado sobre su hombre en absoluto silencio.

Jess notó como la presión que hacían las garras del gato sobre su hombro empezó a aumentar. Al parecer, Ryu estaba más asustado del ratón que el ratón de él.

<<Definitivamente, es un gato raro.>>

¡Vaya, Malik!

Ronin se acercó al hombre de piel morena y le dio unas palmadas en el hombro mientras reía. Así que el nombre de su compañero era Malik... sonaba bien.

¿Te vas acostumbrando a la rutina de portador? Supongo que ser de Agrabah y disponer de agua potable te resultará de lo más extraño, pero es normal.

Sus fantasías de un mundo lleno de agua y bonitas cascadas se rompieron. Sólo pudo imaginar entonces un mundo igual a Port Royal, aunque la gente tenía la piel más oscura. Le pareció que debía ser aburrido que hubiera dos sitios iguales.

¿Y tú, jovencita? ¿Cómo te llamas?

Esperó que Malik hablara, ya que se había dirigido a él primero y luego habló ella.

Me llamo Jess, Jess Stronberg. Provengo de Port Royal. ¿Tú eres de Port Royal también, verdad?

Todo se estaba volviendo realmente tedioso. Jess estaba realmente aburrida, necesitaba hacer algo enseguida. Llevaba una hora esperando y quería pasear, correr, luchar... ¡cualquier cosa le bastaba!

Ronin siguió hablando.

¿Tenéis algo que hacer por aquí? ¿Esperando a alguien?

En cuanto acabó de formular la pregunta, la chica ya estaba preparada para responder.

Nos ha convocado el Maestro Kazuki... ¡pero no está! ¡Llevamos una hora esperando!

Suspiró. Jess tenía la esperanza de que Ronin les hiciera hacer algo.
Imagen
Imagen
Imagen
^¡Gracias a ita y Nebula por las firmas de Railgun, Ygritte y Kurisu! n.n^

Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen
Copiado de Red pero con permiso (?)
Avatar de Usuario
Sometron
27. Trepador
27. Trepador
The Unknowns
 
Mensajes: 807
Registrado: Sab Feb 02, 2013 12:53 am
Dinero: 540,120.33
Banco: 15,749.17
Sexo: Masculino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 39

Re: [Tierra de Partida] Un lugar especial en el infierno

Notapor Tanis » Mar Jun 18, 2013 8:19 pm

La voz de Malik se quedó en el aire, esperando. Aquel chico tan ausente parecio decidir ignorarle y su pregunta quedó olvidada. No podía responder mejor a la otra chica, que en cuanto vio que el silencio sería su única respuesta, desapareció, caminando rumbo quién sabía adónde buscando la sala de ordenadores.

Malik suspiró con algo de resignación. No comprendía la forma de ser de los jóvenes. Hacía ya mucho tiempo que él había dejado de serlo. ¿Podría trabajar en equipo con los jovencitos de forma eficiente? Le constaba que ser portador no se resumía en blandir la llave-espada tú solo, que se necesitaba algo más que eso en ocasiones…

Decidió que al menos podría seguir el eco de los pasos de esa chica. No iba a molestarse en lidiar de forma mezquina con ese tipo de actitud, estaba mayor para ese tipo de cosas. No era ningún niño. Con calma recorrió los pasillos por los que aún revoloteaba la presencia de la muchacha (comparado con su aventura por la oscuridad de Agrabah, aquello era un paseo), hasta que por fin la encontró y con ella, la puerta cerrada de su destino. Pero el maestro no estaba por ninguna parte, ni parecía que la puerta pudiera abrirse. Se situó cerca de la chica, apoyando la espalda contra la pared, a esperar pacientemente la llegada de Kazuki.

No tenía medios para calcular el paso del tiempo pero cada vez se le hacía más patente que el maestro se estaba retrasando más de la cuenta. Y que su joven compañera estaba tensa, nerviosa, impaciente. Malik esbozó una sonrisa de lado, mientras observaba a los ocasionales moguris que cruzaban por allí. De vez en cuando le echaba un vistazo a la muchacha y a su gato, preguntándose de donde sería y cómo había llegado a convertirse en portadora. Era algo que en cierta forma unía a todos los aprendices, saberse iguales, con la capacidad de blandir algo tan puro como ese poder que nacía desde el corazón.

Si Malik supiera la clase de pensamientos que se le pasaban a la chica por la mente, habría meneado la cabeza y sonreído, como si dijera «Si tú supieras». Porque él no había sido ningún aventurero y si estaba ahí era casi por puro azar… O no, porque salvar la vida de otro no podía considerarse azar. Recordó fugazmente a Sherek entonces, sabiendo que estaba a salvo, y no pudo evitar suspirar, nostálgico. Aunque pasara el tiempo, seguiría recordándola con cariño.

El tiempo pasaba y los minutos se convertían en horas, y Malik se separó de la pared, con la intención de lanzar una pequeña y cínica protesta al aire camuflada como simple comentario casual. Entonces sonó un silbido y Malik no pudo menos que sentirse aliviado de que alguien apareciera. No era que el silencio le pareciese una molestia, de hecho hasta le gustaba, pero sabía que la chica no opinaba lo mismo que él, se le notaba. Los jóvenes no solían ser pacientes. Malik miró hacia el final del corredor y vio a Ronin, con todo su porte de Maestro de Maestros, avanzando hacia ellos con su habitual y casi perenne buen humor. Malik se preguntó qué hacía por ahí, porque desde que él y Lyn le llevaran hasta Tierra de Partida, realmente no se había cruzado con Ronin.

Fue en ese mismo momento también, que sintió un cosquilleo familiar subiéndole por la pierna. Lo recordaba igual que la última vez, bajo el sol y sobre la arena de su Mundo natal. Mordisquitos, el ratón blanco mascota de Ronin, asomó por el cuello de la ropa de Malik y se sentó en su hombro. Malik relajó su expresión, como si viera a un viejo amigo y alzó la mano, acariciando el lomo del animal con los dedos.

¡Vaya, Malik!

La voz estridente de Ronin le hizo alzar la cabeza y mirarle, con reconocimiento.

Maestro Ronin —saludó con respeto, intentando aguantarse las ganas de toser por culpa de su amistosa forma de saludarle. Algún día le desencajaría las costillas, estaba seguro.

¿Te vas acostumbrando a la rutina de portador? Supongo que ser de Agrabah y disponer de agua potable te resultará de lo más extraño, pero es normal.

Malik ladeó la cabeza, encogiéndose de hombros. Era cierto que le era extraño, que todo era mortalmente exótico para él, que había vivido por siempre en una ciudad en medio del desierto, pero poco a poco y despacio se iba acostumbrado a ello, asimilando que no todo era arena y sol.

Hay cosas menos normales que esa, maestro —aunque se ahorró el tener que mencionarlas.
Malik continuó acariciando a Mordisquitos mecánicamente, a la vez que Ronin se dirigía a la chica.

¿Y tú, jovencita? ¿Cómo te llamas?

Me llamo Jess, Jess Stronberg. Provengo de Port Royal. ¿Tú eres de Port Royal también, verdad?

Prestó atención tanto a su nombre (a su juicio bastante curioso y melodioso, nada que ver con los nombres que solían oírse por Agrabah) como a su Mundo de procedencia, ese tal Port Royal. Pensando en su pregunta, Malik quiso pensar que ese mundo podía tener relación con la apariencia de Ronin aunque no lograba comprender del todo por qué, ¿sería por el parche?

Quizá algún día se atrevería a preguntarle directamente.

¿Tenéis algo que hacer por aquí? ¿Esperando a alguien? —preguntó Ronin finalmente.

Malik no se molestó en pensar una contestación, por cómo había casi saltado Jess, estaba seguro de que ella sola hablaría bien por los dos. Denotaba tal falta de actividad que temía que empezara a corretear por los pasillos de un momento a otro. Le recordó a su hermano cuando era más pequeño y sin querer volvió a esbozar otra sonrisa pequeña

Nos ha convocado el Maestro Kazuki... ¡pero no está! ¡Llevamos una hora esperando!

A la protesta de la muchacha, Malik añadió la suya propia, más sosegada y calmada pero que denotaba un matiz adulto de hastío.

Maestro, ya sé que soléis tener mucho trabajo pero dar ejemplo es importante. Personalmente no me gusta perder el tiempo y creo que a Jess tampoco.
Avatar de Usuario
Tanis
28. Samurai
28. Samurai
 
Mensajes: 813
Registrado: Mar Feb 19, 2013 10:20 pm
Dinero: 75,353.31
Banco: 15,572.00
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 5

Re: [Tierra de Partida] Un lugar especial en el infierno

Notapor EspeYuna » Lun Jun 24, 2013 12:11 pm

El Maestro escuchó a los dos recién llegados y no pudo evitar estallar a sonora carcajada.

¡Vaya, parece que os ha tocado esperar al más vago de nuestra plantilla! ─exclamó sin preocupación. Parecía que la fama del Maestro Kazuki era del todo cierta─ La próxima vez os aconsejo que vengáis una hora más tarde a un entrenamiento o clase impartida por él. De seguro aprovecharéis mejor la mañana.

>> Tranquilos, iré a buscarle.


Guiñándoles un ojo a los dos, se despidió de ambos y silbó para que Mordisquitos saltara a sus ropas, no sin antes rozar su naricita en el cuello de Malik.

Otra media hora pasó...

Y nadie aparecía.

Hasta que de pronto unos pasos se escucharon por los abandonados pasillos. Ilusionados porque quizás fuera su maestro, se vieron decepcionados al encontrarse con un aprendiz seboso, maloliente y con cara de pocos amigos.

Spoiler: Mostrar
Imagen


¡¡Vaya peste a pringaos tenéis!! —exclamó, dirigiéndose a ambos— ¿¡Acaso no sabíais que Kazuki es propenso a llegar tarde!? ¡A mí me ha dado tiempo a desayunar y echarme una siesta! Cómo se nota que sois nuevos, ¡JAJAJAJ...!

Ugh...

Spoiler: Mostrar
Fecha límite: Jueves, 27 de Junio
Imagen
¡Soy enfermera~!
Nurses are Angels on Earth
Imagen
Mi blog + DeCulture

Imagen
Imagen
Spoiler: Mostrar
Imagen
KHWorld Awards 2014
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2013
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2012
Imagen
ImagenImagen
Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
EspeYuna
115. Demyx
115. Demyx
The Unknowns
 
Mensajes: 3437
Registrado: Mar Feb 28, 2012 11:12 pm
Dinero: 53,263.25
Banco: 15,063.87
Ubicación: ¡Entrenándome en Tierra de Partida para combatir a los sincorazón! ¡Ah! ¡Y en FanPlace!
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 54

Re: [Tierra de Partida] Un lugar especial en el infierno

Notapor Sometron » Lun Jun 24, 2013 6:26 pm

Cuando Jess y Malik acabaron de hablar, Ronin comenzó a reír sonoramente.

¡Vaya, parece que os ha tocado esperar al más vago de nuestra plantilla! ─dijo en tono despreocupado─ La próxima vez os aconsejo que vengáis una hora más tarde a un entrenamiento o clase impartida por él. De seguro aprovecharéis mejor la mañana.

<<A buenas horas nos avisa...>>

>> Tranquilos, iré a buscarle.

El Maestro se despidió, llamó a su ratón y se fue a buscar a Kazuki. Parecía que aún les quedaba un rato de espera...

Ahora que Malik y ella habían roto un poco el hielo, Jess se acercó al hombre y le habló.

Malik... ─esperó a captar su atención─ Siento lo que ha ocurrido antes... No debí dejarte allí tirado sabiendo que eras mi compañero... Espero que me perdones y podamos conocernos mejor. ─una amplia sonrisa apareció en la cara de la chica.

Si la respuesta de Malik fuese negativa, agacharía la cabeza y se alejaría un poco. En cambio, si la respuesta de Malik fuese afirmativa, intentaría entablar una conversación con él: le preguntaría sobre ese mundo llamado Agrabah, sobre las costumbres de la gente de allí, sobre su vida... Al fin y al cabo, hacer amigos era una de las prioridades de Jess.

Media hora después, nadie había aparecido por allí. Quizá el Maestro Ronin también aprovechó para echar una siesta.

Empezaron a escucharse unos pasos por el pasillo. La chica giró la cabeza esperando ver, al fin, a Kazuki. Lo que encontró fue decepcionante: una aprendiz gordo y maloliente que los miraba con mala cara.

¡¡Vaya peste a pringaos tenéis!! ¿¡Acaso no sabíais que Kazuki es propenso a llegar tarde!? ¡A mí me ha dado tiempo a desayunar y echarme una siesta! Cómo se nota que sois nuevos, ¡JAJAJAJ...!

Jess estuvo a punto de convocar su Llave Espada para golpear a ese estúpido que osaba hablarles así, pero se contuvo y sólo le gritó de forma cruel...

¿¡Eres idiota o qué?! ─intentó que su voz sonara lo más despectiva posible─ ¡¡Nosotros cumplimos con nuestras obligaciones como aprendices, maldito gordo desgraciado!! ¡¡¡Creo que aquí el único con “peste a pringao” eres tú, imbécil!!!

La chica se sintió completamente liberada, e incluso feliz, al gritarle todo aquello al aprendiz desconocido, había liberado la ira que llevaba acumulando durante todo el día. El chico había aparecido en un buen momento.

Spoiler: Mostrar
Espero que sea legal cebarse con los NPCs xDDDDD
Imagen
Imagen
Imagen
^¡Gracias a ita y Nebula por las firmas de Railgun, Ygritte y Kurisu! n.n^

Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen
Copiado de Red pero con permiso (?)
Avatar de Usuario
Sometron
27. Trepador
27. Trepador
The Unknowns
 
Mensajes: 807
Registrado: Sab Feb 02, 2013 12:53 am
Dinero: 540,120.33
Banco: 15,749.17
Sexo: Masculino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 39

Re: [Tierra de Partida] Un lugar especial en el infierno

Notapor Tanis » Mar Jul 02, 2013 4:53 pm

La risa del Maestro estalló por todo el corredor y no hizo más que hacer suspirar de resignación a Malik.

¡Vaya, parece que os ha tocado esperar al más vago de nuestra plantilla! ─la despreocupación con la que dijo aquello le pareció demasiado desconcertante. A sabiendas de que Kazuki era tan… Podrían haberles avisado de antemano. ¿Sería acaso alguna especie de prueba a la paciencia de los aprendices─. La próxima vez os aconsejo que vengáis una hora más tarde a un entrenamiento o clase impartida por él. De seguro aprovecharéis mejor la mañana.

>> Tranquilos, iré a buscarle.


Malik sacudió la cabeza y se despidió de Mordisquitos, susurrando un «Hasta pronto», de forma suave. La caricia de la naricita del animal le hizo esbozar una tenue sonrisa y al verle saltar de su hombro se acomodó el cuello de la ropa. Observó la marcha de Ronin hasta que se perdió por el recodo del pasillo y compuso una expresión mucho más seria.

¿De verdad iría a buscarle? No tenía idea. Sólo esperaba que aquello no se alargara más…

Malik... ─la voz de la muchacha le hizo ladear la cabeza hacia ella, curioso. No pensó que se atrevería a hablarle. Los Aprendices más jóvenes solían ignorar su presencia, como si fuera un ser extraño allí.─ Siento lo que ha ocurrido antes... No debí dejarte allí tirado sabiendo que eras mi compañero... Espero que me perdones y podamos conocernos mejor. ─una amplia sonrisa apareció en la cara de la chica.

Él alzó las cejas y esbozó su propia sonrisa. Bueno, al menos Jess tenía un poco de sentido de la cortesía. No estaba mal para una jovencita tan enérgica.

Tranquila, no es como si eso me hubiera enfadado —no realmente, era un asunto tan trivial que no valía la pena—. No nos vendría mal hacer amigos más allá de los entrenamientos, ¿no te parece?

Ellos eran pajaritos nuevos en aquel nido y formar equipo o hacer piñas era vital, así lo veía él. No creía que yendo solo se pudiera conseguir gran cosa en aquel Mundo… o en los demás. La conversación, iniciada con un tímido intento de amistad, derivó en una charla más relajada, en la que Malik habló sobre su Mundo natal, Ágrabah, de sus desiertos, su gente, sus costumbres y en cómo por casi azar y equivocación y más tarde cuestión de vida o muerte, terminó convirtiéndose en caballero de la Llave-Espada.

Sin embargo el tiempo pasó y nadie más acudió, ni el maestro Kazuki, ni el propio Ronin.

«Esto es demasiado… ¿Y si ha ocurrido algo?, ¿habrá algún problema?».

Pensaba en eso cuando de nuevo repicaron pasos huecos por el pasillo. Malik imitó a Jess y giró la cabeza hacia el final de este. La esperanza de que fuera alguno de los maestros se disolvió como la bruma bajo la luz del sol al ver que se acercaba un mozuelo gordo y de bastante mal aspecto.

¡¡Vaya peste a pringaos tenéis!! ¿¡Acaso no sabíais que Kazuki es propenso a llegar tarde!? ¡A mí me ha dado tiempo a desayunar y echarme una siesta! Cómo se nota que sois nuevos, ¡JAJAJAJ...!

Malik arrugó la frente pero no dijo nada. Si al principio Jess le había parecido una jovencita mal tratable, no tenía modo alguno de calificar a ese aprendiz. Estaba a punto de abrir la boca para replicar cuando ella se adelantó, escupiendo veneno como los escorpiones del desierto de Ágrabah:

¿¡Eres idiota o qué?! ─el grito de la muchacha hizo temblar las paredes─ ¡¡Nosotros cumplimos con nuestras obligaciones como aprendices, maldito gordo desgraciado!! ¡¡¡Creo que aquí el único con “peste a pringao” eres tú, imbécil!!!

Sus palabras le resultaron tan elocuentes y a su modo de ver «graciosas» que no pudo evitar asentir corroborándolas.

Tranquilízate, Jess, no te rebajes a su… nivel —dijo Malik tranquilamente, esta vez avanzando un paso y colocando una mano en el hombro de la chica, adelantándose sólo un poco a su posición para hacer ver a aquel mocoso que si volvía a soltar una estupidez, sería él el que le cerraría la boca—. Para ti, niño, será perder el tiempo, pero al menos nosotros no tenemos pinta de andar perdiéndolo todos los días —relajó el semblante, componiendo una expresión bastante más amenazadora—, ¿o tienes algo mejor que decir?
Avatar de Usuario
Tanis
28. Samurai
28. Samurai
 
Mensajes: 813
Registrado: Mar Feb 19, 2013 10:20 pm
Dinero: 75,353.31
Banco: 15,572.00
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 5

Re: [Tierra de Partida] Un lugar especial en el infierno

Notapor EspeYuna » Vie Jul 12, 2013 12:57 am

Si Derhe pensaba contestarle y atreverse a escupirle sin ningún tipo de remordimiento lo tendría crudo cuando una figura apareciera por el pasillo, envuelta en ropas propias de un antiquísimo mago. Su rostro estaba marcado por unas prominentes ojeras y su sonoro bostezo dio a entender que se acababa de despertar, o que había pasado una mala noche.

El Maestro Kazuki había llegado, por fin, a la Sala de Ordenadores. Cerca de dos horas más tarde, pero había llegado, a fin de cuentas.

Spoiler: Mostrar
Imagen


Buenos, eh, días. Vosotros debéis ser Dehre, Malik y eh, Jess, ¿no? —saludó antes de bostezar de nuevo, sin intentar ocultar que acababa de despertar de su retargo—. Siento el retraso. Tenía asuntos pendientes con un oso, eh...

Fuera cual fuese aquel curioso asunto, el mentor no mencionó más sobre dónde había estado. Y parecía no estar dispuesto a dar explicaciones. Tampoco mosqueado, quizás despertado de su letargo por el Maestro Ronin.

Seguido por los tres aprendices, Kazuki entró en la Sala de Ordenadores. Jess y Malik jamás habrían visto algo tan impresionante como aquellos extraños aparatos que se encendían y apagaban. Pantallas gigantescas que rodeaban otra mucho más grande, enorme. El suelo se hallaba inundado de largos cables enrollados unos con otros, mostrando cierto desorden, pero estaba bastante limpio el habitáculo.

¿Por dónde, eh, empiezo? —se preguntó el mentor, con ojos cansados y girándose a los tres— A diferencia de Dehre, vosotros dos sois nuevos portadores y vuestra misión se os debe ser recordada día a día, eh.

>> Mantenemos el equilibrio, acabando con la amenaza de los sincorazón. Ahora bien, eh, es bueno también mostraros más allá de vuestros mundos. Agrabah y Port Royal. Son diferentes, pero tienen en común una cosa: la falta de lo que llamamos por aquí la eh, tecnología.

>>> Esto que tengo a mi espalda se llama ordenador. Contiene gran cantidad de información, eh, por explicarlo de algún modo. Y tiene propiedades... especiales. Nos permitirá simular batallas contra los sincorazón. Sé que puede parecer eh, poco creíble. Pero seremos transportados a su interior. No es un ordenador normal y corriente.


Demasiada información que asimilar.

Pero antes, debo ir a comprobar una serie de, eh, cosas —dijo, aproximándose a la puerta por la que habían entrado—. Por favor, no pulséis ninguna tecla. Ni uséis el ordenador para buscar cosas que no os, eh, conciernen. Confío en vosotros.

El mentor marchó, y Jess y Malik podían sentir curiosidad o no por manejar la nueva tecnología que asomaba por primera vez a sus ojos.

Pero cómo no, Dehre se adelantó.

¡Será tonto, ahora esperará que me quede sin husmear qué esconden en sus correos! ¡¡Vamos a ver qué se mandan entre ellos!!

Dehre comenzó a teclear, como si fuera un auténtico experto. Podría engañar a sus compañeros, pero estaba claro que aquella sutil delicadeza de sus grasientos dedos aplastando y machacando el teclado no era propiamente profesional que digamos.

¿Detenerle o unirse a él? ¿O quizás esperar a que el propio mentor le castigara por desobedecer?

Spoiler: Mostrar
Fecha límite: Martes, 16 de Julio
Imagen
¡Soy enfermera~!
Nurses are Angels on Earth
Imagen
Mi blog + DeCulture

Imagen
Imagen
Spoiler: Mostrar
Imagen
KHWorld Awards 2014
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2013
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2012
Imagen
ImagenImagen
Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
EspeYuna
115. Demyx
115. Demyx
The Unknowns
 
Mensajes: 3437
Registrado: Mar Feb 28, 2012 11:12 pm
Dinero: 53,263.25
Banco: 15,063.87
Ubicación: ¡Entrenándome en Tierra de Partida para combatir a los sincorazón! ¡Ah! ¡Y en FanPlace!
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 54

Re: [Tierra de Partida] Un lugar especial en el infierno

Notapor Sometron » Lun Jul 15, 2013 3:59 pm

Después de desahogarse a sus anchas Jess calló, estando ya tranquila, y su compañero intervino a su favor.

Tranquilízate, Jess, no te rebajes a su… nivel —dijo Malik con total tranquilidad, poniéndole una mano en el hombro a la chica y adelantándose un poco respecto a la posición de Jess, que le miró y sonrió—. Para ti, niño, será perder el tiempo, pero al menos nosotros no tenemos pinta de andar perdiéndolo todos los días —compuso una mueca amenzadora—, ¿o tienes algo mejor que decir?

Los aprendices se quedaron con la duda de si el recién llegado respondería o no, puesto que un hombre con ropas de mago apareció por el final del pasillo. En su rostro asomaban unas ojeras difíciles de disimular. Mientras se acercaba a ellos, dejó escapar un bostezo bastante sonoro. No cabía duda: aquel era el Maestro Kazuki, que llegaba al fin.

Buenos, eh, días. Vosotros debéis ser Dehre, Malik y eh, Jess, ¿no? —Jess asintió ligeramente a modo de saludo y de confirmación, el Maestro bostezó de nuevo—. Siento el retraso. Tenía asuntos pendientes con un oso, eh...

No dio más explicaciones. A Jess no se le pasó por la cabeza pedirlas, él era el Maestro y podía explicar lo que él considerara oportuno. Kazuki entró en la sala de ordenadores y los tres aprendices le siguieron. Jess lanzó una mirada intimidatoria al tal Derhe.

Lo que les esperaba dentro, sorprendió totalmente a la joven. Había aparatos que se encendían y apagaban, el suelo estaba repleto de unas extrañas cuerdas cubiertas de plástico que se unían entre sí y a los dispositivos. También pudieron ver muchos paneles que expulsaban luz de diferentes tamaños, pero hubo uno que llamó especialmente la atención de Jess debido a que era enorme.

¿Por dónde, eh, empiezo? —Kazuki se giró y los miró— A diferencia de Dehre, vosotros dos sois nuevos portadores y vuestra misión se os debe ser recordada día a día, eh.

A la chica no le hizo mucha gracia que Kazuki pusiera a Derhe a un nivel superior que el de Malik y el de ella.

>> Mantenemos el equilibrio, acabando con la amenaza de los sincorazón. Ahora bien, eh, es bueno también mostraros más allá de vuestros mundos. Agrabah y Port Royal. Son diferentes, pero tienen en común una cosa: la falta de lo que llamamos por aquí la eh, tecnología.

>>> Esto que tengo a mi espalda se llama ordenador. Contiene gran cantidad de información, eh, por explicarlo de algún modo. Y tiene propiedades... especiales. Nos permitirá simular batallas contra los sincorazón. Sé que puede parecer eh, poco creíble. Pero seremos transportados a su interior. No es un ordenador normal y corriente.

No acababa de entender lo que era un ordenador en sí, pero sí que comprendió que era capaz de llevar a la gente a otros lugares que eran como “mágicos”, es decir que no existían de verdad.

Pero antes, debo ir a comprobar una serie de, eh, cosas —el Maestro se acercó a la puerta—. Por favor, no pulséis ninguna tecla. Ni uséis el ordenador para buscar cosas que no os, eh, conciernen. Confío en vosotros.

Jess se disponía a hablar con Malik para ver qué había entendido él y poder así unir sus conocimientos, pero la irritante voz de Derhe se le adelantó.

¡Será tonto, ahora esperará que me quede sin husmear qué esconden en sus correos! ¡¡Vamos a ver qué se mandan entre ellos!!

El aprendiz empezó a teclear intentando parecer que sabía lo que hacía, pero hasta Jess se dio cuenta de que era imposible que lo estuviera haciendo bien. A este paso, se estropearía algo y los tres recibirían una reprimenda.

La chica se acercó a Derhe e intentó persuadirle.

No toques más los ordenadores, por favor. El Maestro Kazuki podría enfadarse ─dijo con tono serio─. No sé si a ti te importará o no que te castiguen, pero no pienso recibir un castigo en mis primeras semanas de entrenamiento.

Si el aprendiz seguía, volvería a intentarlo. No iba a permitir bajo ningún concepto que la penalizaran por culpa del gordo del diablo.

Es la última vez que te lo repito: para ya.

Si Derhe seguía con la suya, haría una señal a Malik para que la ayudara a cogerlo y sacarlo de la sala, o al menos alejarlo de los ordenadores. Haría lo que fuera para alejarlo del ordenador, incluso invocaría su Llave Espada si hiciera falta. Y si Malik no la ayudaba, lo haría ella sola: no iba a permitir que se dañase ningún ordenador.
Imagen
Imagen
Imagen
^¡Gracias a ita y Nebula por las firmas de Railgun, Ygritte y Kurisu! n.n^

Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen
Copiado de Red pero con permiso (?)
Avatar de Usuario
Sometron
27. Trepador
27. Trepador
The Unknowns
 
Mensajes: 807
Registrado: Sab Feb 02, 2013 12:53 am
Dinero: 540,120.33
Banco: 15,749.17
Sexo: Masculino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 39

Re: [Tierra de Partida] Un lugar especial en el infierno

Notapor Tanis » Mié Jul 17, 2013 1:16 am

Malik aguantó estoicamente la furibunda mirada de Derhe, que a punto estaba de responder a su tranquila provocación. Sin embargo, la tensión que podía desembocar en pelea, se disolvió cuando pasos resonaron otra vez en el pasillo y el que era el Maestro Kazuki apareció por fin, tras casi dos horas de retraso. Malik le observó con disimulada intriga, porque su atuendo le recordaba a un mago… o a un djinn y no sabía qué era peor. Aún así, tampoco pudo evitar fijarse en su semblante cansado, en sus ojeras oscuras y en su bostezo mal cubierto. Una de dos, o había dormido muy mal, o no había dormido. Y prefería pensar en lo primero, dado su tardanza para con la citación.

Buenos, eh, días. Vosotros debéis ser Dehre, Malik y eh, Jess, ¿no? —Malik ladeó la cabeza y musitó una respuesta afirmativa—. Siento el retraso. Tenía asuntos pendientes con un oso, eh...

Él alzó las cejas. No es que quisiera dudar de aquello pero no le inspiraba confianza que un simple oso pudiera haber retrasado a un Maestro. Había visto y sabía perfectamente de lo que eran capaces de hacer. Sin embargo, no dijo nada, tan sólo se cruzó de brazos y siguió a Jess y a Derhe tras Kazuki, entrando por fin a la sala de ordenadores.

Aunque su semblante estoico no lo mostrara, por dentro Malik estaba sorprendido y fascinado a partes iguales. Las luces parpadeantes, los cables y cables por el suelo, aquellos aparatos y máquinas que pitaban sin cesar… las pantallas. Aquello era demasiado extraño, demasiado llamativo y nuevo como para que su curiosidad no se encendiese.

¿Por dónde, eh, empiezo? —Malik prestó atención, necesitaba saber todo lo que pudiera sobre esos denominados ordenadores— A diferencia de Derhe, vosotros dos sois nuevos portadores y vuestra misión se os debe ser recordada día a día, eh.

Al igual que Jess, no le sentó demasiado bien a su orgullo saberse por debajo de alguien como ese mocoso gordinflón. Soltó un ligero bufido como muestra de descontento.

>> Mantenemos el equilibrio, acabando con la amenaza de los sincorazón. Ahora bien, eh, es bueno también mostraros más allá de vuestros mundos. Agrabah y Port Royal. Son diferentes, pero tienen en común una cosa: la falta de lo que llamamos por aquí la eh, tecnología.

>>> Esto que tengo a mi espalda se llama ordenador. Contiene gran cantidad de información, eh, por explicarlo de algún modo. Y tiene propiedades... especiales. Nos permitirá simular batallas contra los sincorazón. Sé que puede parecer eh, poco creíble. Pero seremos transportados a su interior. No es un ordenador normal y corriente.


Malik asintió para sí, interesado. De modo que un ordenador era un aparato de almacenaje y transporte, además de simulación. Empezó a formular preguntas en su propia mente, porque necesitaba saber de su mecanismo, sus piezas, sus componentes, materiales, la forma en la que funcionaba… Todo. Era curioso por naturaleza y siempre que conocía algo nuevo, deseaba saber más de él. Se preguntó también si los ordenadores podrían llevarle a más Mundos. Siendo como era una máquina casi mágica, seguro que sí, estaba seguro de ello.

Pero antes, debo ir a comprobar una serie de, eh, cosas — Malik observó a su alrededor, empapándose de todo lo que el Maestro explicó. Entonces lo vio yéndose y suspiró—. Por favor, no pulséis ninguna tecla. Ni uséis el ordenador para buscar cosas que no os, eh, conciernen. Confío en vosotros.

«¿Volverá pronto?». Más le valía.

No comprendía la forma de actuar de Kazuki. No era nada responsable por su parte llegar tarde y luego… irse a atender otros asuntos. Lo dejó estar, por supuesto, porque no podía reclamarle.

¡Será tonto, ahora esperará que me quede sin husmear qué esconden en sus correos! ¡¡Vamos a ver qué se mandan entre ellos!!

Derhe llamó su atención al decir eso y aunque no se sorprendió de que le diera por intentar aquello, le resultó irritante. Era molesto que se le estuviera empezando a colmar la paciencia, pero es que ese crío… La desobediencia era algo que no le gustaba demasiado. El ruido del tecleo fue a más, sin muy bien saber él si el muchacho estaba haciendo algo bien o no. Él no tenía modo de saberlo, pero le disgustaba. Tenían que pararle los pies, ya sólo por cumplir con las directrices del maestro.

Antes de que a él siquiera se le ocurriese un plan, Jess se adelantó y trató de razonar con el chico, sin éxito. Malik torció el gesto, sabiendo ya por lo poco que habían trato con él, que no serviría para nada

No toques más los ordenadores, por favor. El Maestro Kazuki podría enfadarse. No sé si a ti te importará o no que te castiguen, pero no pienso recibir un castigo en mis primeras semanas de entrenamiento.

La voz amenazadora de Jess sonó directa y seca y Malik dio un paso hacia ellos, dispuesto a intervenir. Tampoco quería ganarse un castigo por culpa del joven gordo, ciertamente. Si tenían que apartarle por la fuerza lo harían.

─Es la última vez que te lo repito: para ya.

Malik no dio lugar a las palabras. Cogió a Derhe del hombro, apretó los dedos sobre el hueso y tiró hacia atrás, para apartarlo del teclado.
Avatar de Usuario
Tanis
28. Samurai
28. Samurai
 
Mensajes: 813
Registrado: Mar Feb 19, 2013 10:20 pm
Dinero: 75,353.31
Banco: 15,572.00
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 5

Siguiente

Volver a Segunda Saga

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados

cron