[Monstruo] Viaje al centro de la ballena

Trama de Fykhjaal H'Gaajk y Aru Petrikov + Saito y Malik

La aparente traición de Tierra de Partida en un acuerdo de paz provocó el anuncio de la guerra por parte de Bastión Hueco. Los aprendices deben enfrentarse entre sí, entre antiguos amigos y compañeros. ¿Cómo lograrán sobrevivir cuando otras amenazas acechan?

Moderadores: Suzume Mizuno, Denna, Astro, Sombra

[Monstruo] Viaje al centro de la ballena

Notapor Astro » Jue Ago 21, 2014 6:40 pm

Imagen

Los jardines de Tierra de Partida, lugar ideal para que los aprendices se relajasen en medio de tan bonito paisaje, otorgándoles la oportunidad de desconectar de la dura vida del portador de la Llave Espada. Y mucho más en los tiempos que vivía la Orden, con la guerra en mente de todos.

Oh, pero aquel no fue el mejor momento para estar allí. A mucha velocidad y generando mucho estruendo, un glider aterrizó de golpe en medio de los jardines. Enseguida Lyn apareció entre una pequeña humareda, caminando con prisa y con cara de pocos amigos.

Spoiler: Mostrar
Imagen

Entonces, les vio.

¡Malik, Fykhjaal, venid aquí! ¡YA! ―resultaba evidente el mal humor de la Maestra, que ya de por si tenía fama de ser brusca y directa con los aprendices―. ¡Y tú, novata, también! ¡Deprisa!

La fortuna o el destino habría querido que los tres se cruzasen con Lyn: puede que estuviesen de paso, o disfrutando de la naturaleza, o vete tú a saber. Lo importante era que les había pillado, y sabrían lo que significaba: no se iban a librar de una misión.

¿Cómo te llamabas? ―preguntó a Aru, examinándola de arriba a abajo. La chica llevaba poco tiempo en Tierra de Partida, e incluso era posible que aquel fuese su primer encuentro con la Maestra―. Vale, escuchad.

Acabo de volver de Ciudad de Paso. Tienen un problema, bastante gordo, con una nave que transportaba una carga de comida y medicinas importante para la ciudad ―explicó, cruzada de brazos―. Como seguramente sabréis, no pasa por su mejor momento. Los ataques de los sincorazón son más constantes que nunca, y su relación con nosotros, bueno... está todavía peor.

Sí, era de conocimiento público entre los aprendices que, tras varios incidentes relacionados con los famosos Villanos Finales, Ciudad de Paso renegaba de cualquier ayuda de la Orden, a quien hacía responsable de todos los probelmas. Aru, proveniente de la ciudad, lo sabía de primera mano.

»La cuestión es la siguiente: Monstruo. ¿Conocéis a esa ballena inmensa que nada por el intersticio entre los mundos? Se llama Monstruo, y se ha tragado a esa nave con sus dos tripulantes incluidos. Los responsables de Ciudad de Paso han intentado rescatarles, pero carecen de medios y les ha sido imposible. Ahí entramos nosotros. O mejor dicho, vosotros.

Lyn alargo un brazo, señalando a cada aprendiz uno por uno.

Seréis el equipo de rescate. Esos cabezotas sólo aceptaran la ayuda si se trata de un pequeño grupo de aprendices, así que no puedo acompañaros ―explicó, recuperando su postura con los brazos cruzados―. Tendréis que ir primero a Ciudad de Paso: allí os uniréis al equipo de una nave con la que remolcar la que ha sido tragada. Esperemos que los dos tripulantes estén a salvo.

En diez minutos quiero veros a los tres en vuestros gliders y saliendo a toda leche. ¿Alguna pregunta?

»¡¡Pues venga!!

Ya lo habían oído. Ciudad de Paso les esperaba, y después... el interior de una ballena espacial gigante. ¡Suena divertido!

Imagen

Imagen

¡NO! ¡NO, NO Y NO! ―los gritos de Shinju se escuchaban por todo el pasillo―. ¡¡NO PIENSO HACERLO!! ¡¡MANDA A OTRO!!

Saito, simplemente, pasaba por allí. Puede que el chico estuviese volviendo a su habitación, fuese camino al gimnasio para entrenar o incluso estuviese camino al exterior para viajar a otro mundo. Fuese como fuese, los chillidos de Shinju eran imposibles de ignorar al pasar por uno de los pasillos. Concretamente, la aprendiza se encontraba dentro de una de las aulas que se utilizaban para dar clase.

De pronto, la puerta se abrió y una mano agarró con fuerza el brazo de Saito, obligándole a entrar. En el interior se encontraría a Shinju sentada en uno de los pupitres, con los ojos llorosos y con vendas en el brazo derecho. También estaba Ariasu, la Maestra del sombrero divertido, quien era la responsable de haber arrastrado al muchacho.

Vale, pues mandaré a Saito. Pero tú también irás, jovencita ―anunció la mujer, con un tono más autoritario de lo normal para ella― O los dos o ninguno. Tú eliges.

Shinju le lanzó una mirada llena de reproche, con el labio inferior temblando por la impotencia. Abrió la boca para protestar, pero tras pensárselo mejor se limitó a darle una patada a un pupitre, que salió volando hasta chocar contra la pared.

Está bien... Pero si hace alguna estupidez, le arrancaré los ojos ―accedió.

¡Mucho mejor, esta es mi chica! ―Ariasu, completamente alegre, no pareció darle importancia a la inquietante amenaza que Shinju le acababa de soltar a Saito.

¡Anda, Saito! ―dijo de pronto, como dándose cuenta de que estaba allí presente― ¡Si no te hemos explicado nada! Bueno, por dónde empezamos...

»¡Ah, sí, claro! Verás, Shinju estaba volviendo de una tarea cuando se encontró de bruces con una Maestra de Tierra de Pedorros...

Lyn. Esa pulgosa estúpida... ―gruñó la aprendiza, apretando los dientes con fuerza.

Eso, Lyn. Aquí doña alegre consiguió darle esquinazo sin sufrir apenas daños ―comentó, señalando las vendas del brazo―, pero desgraciadamente perdió a alguien por el camino. Su mascota, el loro, fue...

¡'Se llama Lolo!!

Vale, vale, Lolo. Lolo, que iba en su cápsula, se desenganchó del glider durante el enfrentamiento. Ella intentó agarrarlo, pero no esperaba que Monstruo apareciera de pronto y bueno, se lo comiera. ¿Conoces a Monstruo, verdad?

»Es la ballena gigante y feota que flota por el intersticio. ¿La has visto alguna vez? ¡Es súper graciosa!

No lo es... ―susurró Shinju, bajando la mirada.

La tarea está clara: subid a vuestros gliders, entrar en Monstruo y recuperar a Lolo para que aquí mi aprendiza pueda dormir tranquila y no le arranque los ojos a nadie. ¿Entendido? ¿Alguna dudita?

Shinju se limitó a asentir, sin añadir nada más. Tras responder a las preguntas de Saito (o no), Ariasu abrió la puerta del aula, invitándoles a partir.

En diez minutos en el vestíbulo ―indicó la niña, atravesándole con la mirada―. Si llegas tarde lo lamentarás. Mucho.

Y se fue a toda prisa, dándole una patada a un pobre moguri que pasaba por allí.

En menudo marrón se había metido Saito, y sólo por pasar por un pasillo. ¿De verdad tenía que entrar en una ballena gigante para recuperar la mascota de otra? Aunque debía darse prisa en prepararse, o Shinju cumpliría su amenaza. ¡Rápido, rápido!

Spoiler: Mostrar
¡Bienvenidos a Viaje al centro de la ballena! Los cuatro habéis recibido un billete de primera clase para entrar en las entrañas de una ballena gigante y feota, ¡espero que disfrutéis!

Al ser la primea ronda, los tres usuarios de Tierra de Partida podéis hacer más de un post para presentaros entre vosotros si queréis, lo típico. HS, al estar solo, no tienes esa opción.

Para cualquier duda, petición, queja, problema, sugerencia, insulto, soborno, o insinuación, no dudéis en mandarme un mensaje privado para preguntar sin miedo.

Spoiler: Mostrar
Fecha límite: martes 26 de agosto.
Imagen
Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen

Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Astro
57. Ferrocustodio I
57. Ferrocustodio I
 
Mensajes: 1689
Registrado: Jue Sep 06, 2012 12:49 pm
Dinero: 598,528.05
Banco: 15,646.59
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 7

Re: [Monstruo] Viaje al centro de la ballena

Notapor Aru » Dom Ago 24, 2014 7:27 pm

Aru andaba tranquilamente cuando de pronto un glider aterrizó, aquel impacto asusto a Aru lo que hizo que la joven se escondiera, cuando el humo se dispersó, apareció una mujer con orejas de gato, algo bastante extraño pero no fue lo que más la sorprendió, lo que más la sorprendió fue cuando la mujer gato comenzó a gritar a dos niños, uno de ellos parecía ser alienijena, era azul y bastante pequeño.

¡Malik, Fykhjaal, venid aquí! ¡YA! ―gritó la mujer-gato con un tono enfurecido, como si algo malo hubieramos hecho ―. ¡Y tú, novata, también! ¡Deprisa!

Parecía que todas las personas de TDP se habían puesto de acuerdo para apodar a Aru como ''Novata''... De igual modo, Aru salio de su escondite y se presentó ante ella, parecía ser una maesta.

¿Cómo te llamabas? ―preguntó mientras me revisaba de la cabeza a los pies.

Cierto, Aru era alguien nuevo, por eso la llamaban novata, ahora es cuando la jovencita calló en el chiste.

Mi nombre es Aru Petrikov, señora. ―dije mientras a su vez alzaba la mano para saludarla, saludo que la señora ignoró puesto que tenía mucha prisa.

Acabo de volver de Ciudad de Paso. Tienen un problema, bastante gordo, con una nave que transportaba una carga de comida y medicinas importante para la ciudad. Como seguramente sabréis, no pasa por su mejor momento. Los ataques de los sincorazón son más constantes que nunca, y su relación con nosotros, bueno... está todavía peor.―explicó.

Aru sabía más que nadie lo mal que estaba Ciudad de Paso últimamente, ya que ella había vivido ahí toda su vida, y fue por eso mismo el porque se había unido a los portadores de la llave espada, para cesar esa orda de oscuridad de su querido mundo.

»La cuestión es la siguiente: Monstruo. ¿Conocéis a esa ballena inmensa que nada por el intersticio entre los mundos? Se llama Monstruo, y se ha tragado a esa nave con sus dos tripulantes incluidos. Los responsables de Ciudad de Paso han intentado rescatarles, pero carecen de medios y les ha sido imposible. Ahí entramos nosotros. O mejor dicho, vosotros.


Entonces la señora alzó su mano y nos señalo a mi y a los demás.

Seréis el equipo de rescate. Esos cabezotas sólo aceptaran la ayuda si se trata de un pequeño grupo de aprendices, así que no puedo acompañaros . Tendréis que ir primero a Ciudad de Paso: allí os uniréis al equipo de una nave con la que remolcar la que ha sido tragada. Esperemos que los dos tripulantes estén a salvo.

En diez minutos quiero veros a los tres en vuestros gliders y saliendo a toda leche. ¿Alguna pregunta?

Entonces un gran silencio se apodero del ambiente y la mujer-gato se dio la vuelta y grito:

»¡¡Pues venga!!

Vaya, la primera misión de Aru, estaba tan contenta que su sonrisa probablemente no desaparecería tan fácilmente.
Miró a sus otros dos compañeros de misión, y se presentó:

Bueeeno... Parece que somos compañeros, mi nombre es Aru Petrikov, un placer conoceros y formar equipo con vosotros.
Avatar de Usuario
Aru
22. Espectro
22. Espectro
The Unknowns
 
Mensajes: 634
Registrado: Lun Jun 23, 2014 6:05 pm
Dinero: 33,348.66
Banco: 0.00
Ubicación: Aquí mismo, junto a ti.
Sexo: Femenino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 9

Re: [Monstruo] Viaje al centro de la ballena

Notapor Tanis » Lun Ago 25, 2014 4:08 pm

Eso es, una vez más.

Nrrrr

Asah se elevó con un aleteo débil hasta posarse sobre la palma abierta de Malik, mirando hacia la fuente que tranquilamente expulsaba agua con un chorro delicado. La conejita estiró un poco el cuello y un pequeño torbellino de aire empezó a formarse y que terminó proyectando contra el agua de la fuente desde el hocico. El hechizo Ráfaga dispersó el chorro de agua por dos segundos creando una cortina de agua que mojó a ambos. Malik esbozó una sonrisa satisfecha y atrajo a Asah contra su regazo.

Muy bien, muy bien, parece que ya puedes hacerlo de verdad.

La primera vez que se dio cuenta de que su mascota y amiga podía hacer ese tipo de magia estaba en la biblioteca rodeado de papeles, que salieron volando por los aires cuando Asah estornudó sin querer y se les escapó el hechizo. Desde entonces había estado probando a entrenarla para que pudiera dirigir su todavía latente poder contra pequeños objetivos. Quizá en un futuro podría ser útil. Y si desarrollaba otras magias... La conejita trepó hasta su hombro y restregó el hocico contra el cuello de su dueño, contenta de haber hecho bien lo que él le pedía.

Fue entonces cuando un glider cayó casi a plomo del cielo, levantando una densa polvareda en medio de los jardines. Malik, que tampoco estaba muy lejos del epicentro del aterrizaje, se acercó rápidamente preocupado por si el conductor, fuera quien fuese, necesitaba ayuda. Si había llegado de esas maneras, algo gordo tenía que pasarle. Sin embargo, su sorpresa fue un poco mayúscula al ver que de entre el polvo aparecía su maestra, Lyn, con cara de muy malas pulgas. Y valía la pena pensar eso.

¡Malik, Fykhjaal, venid aquí! ¡YA! ―Asah se introdujo, temblorosa, por entre los pliegues del gran pañuelo que Malik llevaba anudado al cuello, por encima de los hombros. La maestra Lyn le daba mucho miedo, a pesar de que Malik intentaba convencer a la conejita de que no era para tanto―. ¡Y tú, novata, también! ¡Deprisa!

Si algo sabía era que cuando Lyn estaba de peor humor que de costumbre, no era buena idea hacerla esperar, poner excusas o levantar media ceja de más. De modo que, obediente, terminó por acercarse del todo junto con el otro aprendiz mentado —«Sorpresa, es el... alien azul del que me hablaron una vez».— y una chica que tal y como había descrito Lyn, era una adquisición nueva para la Orden. Ay, sí que había llovido desde que a él le llamaran así...

¿Cómo te llamabas?

Mi nombre es Aru Petrikov, señora.

«Aru, me aseguraré de recordarlo.»

Vale, escuchad. Acabo de volver de Ciudad de Paso. Tienen un problema, bastante gordo, con una nave que transportaba una carga de comida y medicinas importante para la ciudad ―Malik logró sacar a Asah de su escondite y la mantuvo en su regazo. Ya no era tan pequeñita como cuando la recogió, no cabía en su mano―. Como seguramente sabréis, no pasa por su mejor momento. Los ataques de los sincorazón son más constantes que nunca, y su relación con nosotros, bueno... está todavía peor.

Malik se mantuvo atento al planteamiento del problema y conformó una mueca algo disgustada. No había estado como tal en Ciudad de Paso, pero sí que era sabido por todos ue a la Orden no se le tenía especial aprecio por diversas razones. Sin darse cuenta apretó un poco los puños, porque culpa era de los consabidos Villanos Finales.

«Y Zande es uno de ellos». No se le había olvidado, de ninguna de las maneras, la cara de ese maldito hijo de chacal. Saber que podría estar por ahí, jodiendo por Ciudad de Paso, hizo que sintiera el repentino impulso de apoyar la causa que estuviera defendiendo su maestra sin siquiera saber de qué se trataba. Consiguió reprimirlo, pero...

La cuestión es la siguiente: Monstruo. ¿Conocéis a esa ballena inmensa que nada por el intersticio entre los mundos? Se llama Monstruo, y se ha tragado a esa nave con sus dos tripulantes incluidos. Los responsables de Ciudad de Paso han intentado rescatarles, pero carecen de medios y les ha sido imposible. Ahí entramos nosotros. O mejor dicho, vosotros.

Malik alzó las cejas.

Así que se trata de eso.

Intentar arreglar la imagen de la Orden ayudando en lo que fuera. Una pizca de decepción, al saber que probablemente no pisarían el mundo para patearle el culo a un par de Villanos, le produjo una sensación que le supo amarga. No replicó, por supuesto.

Seréis el equipo de rescate. Esos cabezotas sólo aceptaran la ayuda si se trata de un pequeño grupo de aprendices, así que no puedo acompañaros. Tendréis que ir primero a Ciudad de Paso: allí os uniréis al equipo de una nave con la que remolcar la que ha sido tragada. Esperemos que los dos tripulantes estén a salvo.

«Esperemos, o las cosas estarán muy jodidas».

En diez minutos quiero veros a los tres en vuestros gliders y saliendo a toda leche. ¿Alguna pregunta?

Negó con la cabeza de manera firme y decidida y suspiró. Asah agitó levemente las orejas. Había comprendido las palabras de Lyn, pero no terminaba de decidir si le gustaba o no. Malik tampoco. Incluso con maestros cerca, las misiones no solían terminar bien, aunque tampoco sería la primera misión que hiciera solo. La Red, siempre presente en su cabeza, sonreía en la oscuridad como un monstruo hambriento de pesadillas.

¡¡Pues venga!!

Nrr nrrr

La conejita revoloteó hasta su hombro y topeó con la cabecita contra la mejilla de Malik, ansiosa.

¿Qué, qué pasa? —Él la cogió con las manos y la miró de cerca, suspicaz. A la mascota le brillaban los ojitos, de puro entusiasmo—... ¿Qué, quieres venir con nosotros?

Un poco incrédulo, Malik contempló el débil asentimiento de Asah, contenta de poder acompañarle por fin. Ambos tenían constancia de que en Ciudad de Paso era perfectamente viable llevar mascotas fueran las que fueran, porque nadie iba a decir nada. Aunque no pensaba dejar que se separara de él. Suspiró, resignado, justo cuando la chica les miraba y se presentaba como correspondía.

Bueeeno... Parece que somos compañeros, mi nombre es Aru Petrikov, un placer conoceros y formar equipo con vosotros.

El placer es mío —cabeceó con cortesía. Dio gracias a que la chica parecía amable y extrovertida. Bastantes problemas había tenido con compañeros demasiado... independientes. Recordar a Jess le produjo otra de esas sensaciones amargas y tristes que hacían daño—. Yo soy Malik, y este bichito es Asah —presentó a la mascota.

No estaba excesivamente preocupado, no era una misión difícil, ni presentaba peligro alguno aparte de meterse dentro de una ballena gigante. Pensaba que no pasaría nada, y que estaría bien poder empezar a llevarla afuera. Era lo suficiente mayor.

Metió la mano en uno de los bolsillos grandes, laterales en las perneras del pantalón y sacó una cápsula.

Bueno, adentro.

Al abrirla casi automáticamente la figura de la conejita desapareció. Un segundo después estaba cerrada de nuevo, pero con la mascota en su interior. Entonces convocó su Llave-Espada, Viento del atardecer y la lanzó al aire tras separarse un poco de los otros dos. Al caer, el arma volvió convertida en el glider, tras el cual se enganchó la cápsula de forma inmediata. Malik presionó el aro de la armadura y montó.

Miró a sus compañeros.

Será mejor que nos demos prisa.

No quería que Lyn le pateara el culo.
Avatar de Usuario
Tanis
28. Samurai
28. Samurai
 
Mensajes: 813
Registrado: Mar Feb 19, 2013 10:20 pm
Dinero: 75,353.31
Banco: 15,572.00
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 5

Re: [Monstruo] Viaje al centro de la ballena

Notapor H.S Sora » Mar Ago 26, 2014 5:49 pm

Imagen


Bueno, a ver que puedo hacer hoy...

Cerré la puerta de mi habitación convencido de que hacía un gran día para entrenar, y que podría aprovechar las horas posteriores para viajar a otro mundo, o pasarme un rato en la biblioteca aprendiendo lo que pudiese.

Mientras me dirigía al gimnasio para empezar con mi rutina básica de ejercicios, me paré en seco al escuchador unos gritos atronadores.

¡NO! ¡NO, NO Y NO!

Aquella voz... me era muy familiar, sin duda. Aunque hacía un buen tiempo que no la escuchaba, ¿a quién pertenecía? Debía ser de un aprendiz, pero ahora no caía en la cuenta cosa que no sabía si debía alegrarme o no.

Me acerqué al pasillo de donde habían provenido los gritos, pero seguía sin ubicar demasiado bien donde podía ser. Habían varias aulas que utilizábamos para dar clase, y no era plan de acercarme a cada una de ellas a fisgonear lo que fuese que estuviese pasando. Total, no podía ser para tanto... ¿verdad?

>>¡¡NO PIENSO HACERLO!! ¡¡MANDA A OTRO!!

Aquellos últimos gritos hicieron que me diese la vuelta cuando me disponía a marcharme y a seguir mi camino. Me acerqué al aula de donde debían provenir con todo el sigilo que pude y me preparé para ver que diablos estaba pasando.

Apenas había asomado la cabeza, cuando la puerta se abrió y una mano me agarró con fuerza del brazo. Traté de escaparme, pero fue en vano, la mano que me había agarrado era condenadamente poderosa y se limitó a meterme dentro del aula sin dificultad alguna, aunque estuviese tratando de oponer resistencia.

Bueno, al menos sabré que estaba pasando. Quizá no sea muy importante... estoy muy jodido.

Dentro del aula que llamaba la atención desde pasillos anteriores por aquellos gritos, se encontraba una vieja “amiga” mía y aprendiz de Bastión Hueco, Shinju. Tan amiga, que una de las últimas veces que había tenido contacto con ella me había amenazado con envenenar mi comida si no estaba muy atento, todo un amor de persona sin duda. Poco sabía de ella, salvo que era condenadamente fuerte y tendía a comportarse como una niña malcriada, combinación que resultaba feroz si algún aprendiz se interponía en sus caprichos.

Y naturalmente la persona que me había metido a la fuerza en el aula no podía ser otra que la Maestra Ariasu. Tal y como había dicho, estaba muy pero que muy jodido, y eso que ni tan siquiera sabía lo que estaba pasando.

Vale, pues mandaré a Saito. Pero tú también irás, jovencita ―¿Ir a dónde? Ni tan siquiera sabía lo iba a hacer y ya estaba metido en ello hasta el cuello― O los dos o ninguno. Tú eliges.

Miré intercaladamente entre maestra y aprendiz, y me detuve en Shinju para ver mejor su estado. No podía haberla definido mejor que “niña malcriada” y es que su aspecto era tal que así. Tenía los ojos llorosos, un par de vendas en un brazo y el labio temblando por la impotencia causada por no poder contradecir las ordenes de Ariasu. Tal impotencia la llevó a patear uno de los pupitres, que salió volando y chocó contra la pared provocando un estridente sonido.

Está bien... Pero si hace alguna estupidez, le arrancaré los ojos ―Apostaría a que Shinju podría ser apodada la “Arranca Ojos” en varios mundos. Y ahora, yo era el objetivo de esa aprendiz asesina.

¿A mi por que?... Genial vamos, con lo que me gustan mis preciosos ojos.

¡Mucho mejor, esta es mi chica!

¡Anda, Saito! ¡Si no te hemos explicado nada! Bueno, por dónde empezamos...

¿Por el principio quizá?... Eso estaría muy pero que muy bien.

»¡Ah, sí, claro! Verás, Shinju estaba volviendo de una tarea cuando se encontró de bruces con una Maestra de Tierra de Pedorros...

Lyn. Esa pulgosa estúpida...

Eso, Lyn. Aquí doña alegre consiguió darle esquinazo sin sufrir apenas daños ―señaló las vendas que Shinju llevaba. La verdad es que no parecía que tuviese nada a excepción de algunos rasguños probablemente―, pero desgraciadamente perdió a alguien por el camino. Su mascota, el loro, fue...

¡'Se llama Lolo!! ―así que aquel loro que siempre iba acompañada de Shinju, tenía nombre. Y por lo visto, le tenía más aprecio del que cabía esperar.

Yo ya creía que Shinju era algo así como una reina del hielo sin sentimientos, y que a lo que más apego le tenía era a sí misma. Aunque si no contábamos al pájaro, probablemente no me equivocase en absoluto.

Vale, vale, Lolo. Lolo, que iba en su cápsula, se desenganchó del glider durante el enfrentamiento. Ella intentó agarrarlo, pero no esperaba que Monstruo apareciera de pronto y bueno, se lo comiera. ¿Conoces a Monstruo, verdad?

»Es la ballena gigante y feota que flota por el intersticio. ¿La has visto alguna vez? ¡Es súper graciosa!

Monstruo...

¡Claro que me sonaba! En mi viaje a Espacio Profundo me había cruzado con ella y había estado a punto de ser devorado por aquella cosa. ¿Qué clase de ser podía aguantar en el espacio de aquella manera? El universo estaba lleno de cosas así de enigmáticas que me hacían plantearme que era lo que realmente sabía de todo aquello, aunque me sentía privilegiado con tan solo poder viajar entre aquellos mundos.

No lo es... ―Shinju interrumpió mis filosóficos pensamientos, dado que no parecía haberle hecho gracia que un animal gigante se tragase a su loro Lolo. Visto desde fuera era bastante gracioso, y en otras circunstancias me habría reído de lo lindo.

La tarea está clara: subid a vuestros gliders, entrar en Monstruo y recuperar a Lolo para que aquí mi aprendiza pueda dormir tranquila y no le arranque los ojos a nadie. ¿Entendido? ¿Alguna dudita?

Un momento, ¿por qué diablos tengo que ir yo con ella?...

Abrí los ojos como platos. ¿Como diablos lo había hecho para acabar con una “misión” así, que ni tan solo me concernía? ¡Si quería recuperar su lorito que fuese ella sola! Miré a Shinju y me propuse protestarle a Ariasu, pero recordé el tono autoritario con el que había hecho que alguien tan temperamental como Shinju tuviese que callar. ¿De verdad quería un enfrentamiento sabiendo que ya no había vuelta atrás y que iría a la misión si o si?

Suspiré resignado y miré a la Maestra Ariasu, la cual ya me había metido en un lío sin comerlo ni beberlo.

Yo si que tengo alguna dudita, Maestra. ¿Podremos salir tan fácil de la ballena como hemos entrado o podríamos tener complicaciones? ¿Y que clase de cosas pueden haber ahí dentro? Teniendo en cuenta lo que semejante animal puede haber devorado...

Tras que la Maestra respondiese o no a mis dudas, asentiría y me prepararía para salir por la puerta con tal de prepararme para lo que me deparaba.

En diez minutos en el vestíbulo. Si llegas tarde lo lamentarás. Mucho.

Estoy seguro de ello... ―dije en apenas un susurro.

Shinju se fue pitando de allí, incluso pateó a un pobre Moguri de aquellos que había tenido la mala suerte de interferirse en su camino. No pude evitar reírme por lo cómico que había sido aquello.

Mierda, que no puedo llegar tarde...

Y dicho esto corrí a mi habitación para equiparme con mi querida guadaña y la bolsa donde la ponía y donde guardaba los objetos necesarios por si entraba en combate. Íbamos a entrar en una ballena, pero aún así había que ser precavido.

¿Por qué estas cosas me pasan tan solo a mí?

Y con esas salí pitando de mi habitación, corriendo lo más rápido que pude hacia el vestíbulo. No estaba deseando participar en la búsqueda del lorito engullido, pero no tenía otra opción. Y quizá la misión acabase siendo más interesante al fin y al cabo.
Imagen

Muchas grácias por el avatar Mepi ^^
H.S Sora
22. Espectro
22. Espectro
 
Mensajes: 655
Registrado: Mar Sep 25, 2012 7:43 pm
Dinero: 3,775.22
Banco: 213,774.43
Sexo: Masculino
Karma: 3

Re: [Monstruo] Viaje al centro de la ballena

Notapor Final Fan » Jue Ago 28, 2014 12:26 am

Ya no recordaba la última vez que un Maestro me había asignado una misión de forma normal y corriente en vez de pillándome por banda en los jardines del castillo. No podía quejarme, por supuesto, pero siempre era de agradecer un poco de formalidad. ¡Echaba de menos a Nanashi!

Yo soy Fyk. Encantado, Aru. Malik ―respondí a las presentaciones de mis compañeros, para luego fijarme en el ser que nos presentó Malik―. Es muy mono, ¿también es un eidolón?

Luego lo metió en una cápsula para transportarlo en su glider...

Se ve que no ―comenté, haciendo lo propio e invocando a mis propios transporte y armadura para alzar el vuelo―. ¡Esto de la ballena promete...! Promete ser interesante, digo.

Sopesé por primera vez la misión que nos había asignado Lyn.

¿¡UNA BALLENA!?
ImagenImagenImagenImagenImagen
Imagen
Avatar de Usuario
Final Fan
Miembro del Hall de la Fama
Miembro del Hall de la Fama
Lost Hearts
 
Mensajes: 1763
Registrado: Sab Mar 22, 2008 10:21 pm
Dinero: 164,122.60
Banco: 114,985.17
Ubicación: Dejitaru Waarudo >8D
Sexo: Masculino
Clan: Lost Hearts
Tumblr: finalflan
Youtube: AboFinal
Estantería de objetos
Karma: 31

Ronda #2 - Viaje al centro de la ballena

Notapor Astro » Jue Ago 28, 2014 2:57 pm

Fyk, Aru & Malik

Antes de que los tres aprendices se marcharan, Lyn se acercó a ellos para darles los últimos detalles de la misión:

En Ciudad de Paso, id al Distrito 1 y buscad a León. Él os pondrá al corriente de lo que saben y os llevará hasta la nave de rescate ―explicó la Maestra―. Fyk, tú estarás al mando de los tres. Suerte.

Y se apartó para que el trío pudiera despegar, directos al intersticio, con una clara misión en mente. Que fuese a resultar sencilla o no ya era otro cantar...

Imagen
Saito

Yo si que tengo alguna dudita, Maestra. ¿Podremos salir tan fácil de la ballena como hemos entrado o podríamos tener complicaciones?

¡Pues claro! Monstruo parecerá un grandullón temible, pero por dentro es blandito y tierno. Si le hacéis cosquillas seguro que os escupe, o... ¡Siempre podéis salir por el otro agujero! ―añadió con una risita, mientras Shinju ponía muecas de asco.

¿Y que clase de cosas pueden haber ahí dentro? Teniendo en cuenta lo que semejante animal puede haber devorado...

Quién sabe, de todo un poco. Deberías preocuparte más de que los ácidos estomacales y todas esas porquerías que habrá por dentro... ―contestó la mujer, sin darle apenas importancia al tema―. Tened cuidadín y ya está. ¡Ah, y traedme algún recuerdo del viaje!

Minutos más tarde, Saito llegaría al vestíbulo tras haberse preparado para la misión. Allí encontró a Shinju frente a las grandes puertas del castillo, dando golpecitos al suelo con el pie como señal de nerviosismo. Al ver al chico, abrió los portones de una patada.

Sígueme, pero no me hables.

Fue lo único que le dijo antes de invocar su glider y armadura, y salir disparada hacia el intersticio, seguida de cerca por el chico.

El viaje fue tranquilo y sin ningún incidente. Tal y como le había advertido, si Saito intentaba hablar con la niña no encontraría respuesta, y si insistía incluso se ganaría una dolorosa patada en el casco. Así pues, ambos aprendices avanzaron durante unos largos e interminables minutos hasta encontrarla: Monstruo.


Imagen


La inmensa ballena nadaba con total tranquilidad por el espacio, ajena a la presencia de los diminutos humanos que la observaban. Parecía más tranquila de lo habitual, pues no intentaba tragarse nada (ni a nadie) que se cruzaba por su camino. Simplemente flotaba con la boca inoportunamente cerrada.

Shinju frenó en seco, y se mantuvo inmóvil un par de minutos. El casco impedía que Saito viera su cara, pero resultaba casi evidente que aquel animal espacial provocaba una reacción extraña en la aprendiza.

Haré que abra la boca ―dijo al fin, dirigiéndose a su compañero―. Tú... asegúrate de que entras. Si la cagas arrancarte los ojos será lo menos doloroso que te haré. ¿Entendido?

Y con un brusco movimiento con su glider, salió disparada hacia la cara de la ballena. Saito pronto descubriría sus intenciones: Shinju iba directa hacia uno de los ojos de Monsturo. Incluso daba la impresión de que iba a estrellarse contra el globo ocular...

Pero no. Giró en el último momento, liberando un hechizo eléctrico (un Electro, seguramente) que impactó en el centro del gigantesco ojo. El grito del monstruo especial, por supuesto, no se hizo de esperar: un rugido de dolor podría escucharse por los confines del intersticio.

Pero bueno, aquella era la oportunidad perfecta para entrar. Aunque Saito debía ser rápido y demostrar que sabía conducir su glider, o se quedaría fuera. O le aplastarían los dientes del ballenato, aunque tal vez eso fuese mejor que quedarse fuera y enfadar a Shinju.

¿El único problema? Algunos restos de naves gumis y trozos enormes de madera también habían salido de la boca durante el grito, y dificultaban el acceso.

¡Destino: la boca de una ballena!

Imagen
Fyk, Aru & Malik

Imagen

Llegar a Ciudad de Paso resultó sencillo para el trío de Tierra de Partida. Ni naves sincorazón, ni ballenas gigantes que intentaran comerles (al menos por ahora). El viaje hasta el refugio de los mundos fue pan comido.

Aunque claro, no todo iba a ser fácil. Una vez en el Distrito 1, encontrarían el primer problema: no había rastro alguno de León, a quien Fyk y Aru ya conocían. Al menos a simple vista, existía la posibilidad de que estuviese dentro de alguna casa o comercio...
Según andaban, los tres no tardarían en notar las miradas que todos los habitantes les echaban al pasar a su lado. Ninguna amigable, desde luego. ¿Tan mal eran recibidos los portadores allí...?

Un chillido, proveniente de un callejón al lado de la tienda de accesorios, llamaría desde luego su atención. ¿Alguien tenía problemas? ¿Sincorazón, tal vez? Pero ellos tenían una misión concreta, buscar a León...

¿Ir o no ir?

Spoiler: Mostrar
El callejón de donde viene el grito es el mismo en el que Sora despierta en KH1, por si hay dudas.

Spoiler: Mostrar
Fecha límite: martes 2 de septiembre.

Atención: decidme si preferís que la fecha límite sea de 4 días o de 5 días, o si os da igual. El número que tenga más votos será el que se utilice a lo largo de la trama. Un saludo~
Imagen
Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen

Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Astro
57. Ferrocustodio I
57. Ferrocustodio I
 
Mensajes: 1689
Registrado: Jue Sep 06, 2012 12:49 pm
Dinero: 598,528.05
Banco: 15,646.59
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 7

Re: [Monstruo] Viaje al centro de la ballena

Notapor Tanis » Sab Ago 30, 2014 3:44 pm

Malik aguardó a que sus compañeros montaran en sus glider y escuchó las últimas instrucciones de Lyn. Archivó el nombre de León, el de la sección de Ciudad de Paso por el que se moverían y el dato del liderazgo de Fyk. Por lo que podía suponer, era un aprendiz más avezado que él, lo cual daba sentido a su posición de cabecilla.

Asintió con la cabeza ante el deseo de suerte de su maestra y esperó a que Fyk elevara primero su vuelo, indicándole a Aru que fuera tras él para poder Malik cerrar la marcha. No iba a dejar a la novata al final de la formación de vuelo a riesgo de que le atacaran sincorazón. Prefería arriesgarse él.

Ciudad de Paso. Allí iban...

Imagen


Aunque al final el viaje resultó ser fácil y tranquilo, Malik no se sentía del todo cómodo. Quizá se debía a las malas miradas que recibían al caminar, o las que recibieron al aterrizar. ¿Tan mal era vista la Orden por parte de los habitantes de ese mundo? No tenía gran idea sobre lo que había pasado, o las cosas que habían provocado tal situación, pero... Probablemente no tardaría en saberlo.

Bueno, ¿alguna idea de dónde puede estar ese León dentro del propio distrito? —preguntó, dejando que Asah se acomodara en su hombro.

Ni siquiera sabía cómo era el susodicho y encontrárselo por la calle sería demasiado sencillo o casual. Si era una figura de contacto para los caballeros, igual tampoco era bien visto allí. Estaba empezando a pensar que la misión no iba a resultar tan fácil como parecía al principio...

El chillido del callejón por supuesto llamó su atención. Se le encendieron las alertas. ¿Sincorazón?Si de algo pecaba desde que se uniera a la Orden, era de lanzarse a ayudar inocentes fueran quienes fueran. La Red daba fe de ello... Si alguien necesitaba ayuda no era capaz de ignorarlo. Por eso chasqueó la lengua y miró a sus compañeros, con una disculpa expresada en silencio por desviarse un poco de la misión principal.

Iré a ver qué pasa, seguid buscando a León. Podemos reunirnos aquí luego.

Malik no perdió mucho más tiempo y trotó hasta la esquina de esa calleja, seguido de su conejita que revoloteó emitiendo débiles chirridos de protesta, en dónde se suponía había gritado alguien, para asomarse y ver si efectivamente era algo en lo que él podía ser útil.

Spoiler: Mostrar
Malik va al callejón del chillido. Y me parecen bien 5 días ~
Avatar de Usuario
Tanis
28. Samurai
28. Samurai
 
Mensajes: 813
Registrado: Mar Feb 19, 2013 10:20 pm
Dinero: 75,353.31
Banco: 15,572.00
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 5

Re: [Monstruo] Viaje al centro de la ballena

Notapor Final Fan » Lun Sep 01, 2014 4:29 am

Bueno, ¿alguna idea de dónde puede estar ese León dentro del propio distrito?

Negué con la cabeza.

Sé quién es, sé cómo es... pero de ahí a saber dónde vive... —me encogí de hombros para expresar mi clara ignorancia. Luego me dirigí a Aru—. Es tu primera misión, ¿verdad? Lyn te llamó novata. Digo que por eso lo digo. Digo. Um. Siendo así no creo que sea una misión peli...

Antes de acabar la frase, un chillido de lo más dramático salió de algún lugar de entre los intrincados callejones del distrito. Qué puntual.

Iré a ver qué pasa—se ofreció Malik—, seguid buscando a León. Podemos reunirnos aquí luego.

Asentí, aunque sabía que no tenía demasiado que decir en el asunto. Antes de que su extraño acompañante y él se alejasen demasiado, sin embargo...

¡Espera! —llamé—. ¡No está de más prevenir!

Alcé una mano al cielo y un haz de luz descendió hacia ella. Un segundo más tarde, Rubí había aparecido delante de mí y ronroneaba a mis pies.

Ve con ellos.

Rubí siguió rápidamente a Malik antes de que se perdiese de vista. Me quedé entonces solo con Aru, aunque no sabía si ella también se decidiría por ir hacia el callejón, claro.

Tienes que saber que no, eh... Bueno, que no es que en Ciudad de Paso... No es que tengamos muy buena fama —dije, empezando a andar hacia la plaza del distrito—. Los portadores, digo. Tendríamos que preguntar a alguien, pero... en fin.

Llegué hasta el pie de unas escaleras, en lo alto de las cuales se encontraba un edificio con un gran cartel anunciando la venta de accesorios, a saber de qué tipo.

¿Te parece bien que empecemos por aquí? —le pregunté a Aru—. Parece el edificio más importante del vecindario.

Spoiler: Mostrar
yo voto en blanco para el plazo, me da un poco lo mismo
ImagenImagenImagenImagenImagen
Imagen
Avatar de Usuario
Final Fan
Miembro del Hall de la Fama
Miembro del Hall de la Fama
Lost Hearts
 
Mensajes: 1763
Registrado: Sab Mar 22, 2008 10:21 pm
Dinero: 164,122.60
Banco: 114,985.17
Ubicación: Dejitaru Waarudo >8D
Sexo: Masculino
Clan: Lost Hearts
Tumblr: finalflan
Youtube: AboFinal
Estantería de objetos
Karma: 31

Re: Ronda #2 - Viaje al centro de la ballena

Notapor H.S Sora » Lun Sep 01, 2014 11:13 pm

Observé a Ariasu, mientras esta parecía haberse pensado las respuestas a mis preguntas.

¡Pues claro! Monstruo parecerá un grandullón temible, pero por dentro es blandito y tierno. Si le hacéis cosquillas seguro que os escupe, o... ¡Siempre podéis salir por el otro agujero! ―cuando vi a la maestra reírse y a Shinju asquearse, comprendí cual era el “agujero” al que se quería referir. ¿Lo estaba diciendo enserio? ¿Tendríamos que salir por el culo de una ballena gigante? Había hecho cosas raras, pero diría que aquello lo superaba con creces.

Ariasu a mi otra pregunta simplemente respondió que no se podía saber con exactitud lo que íbamos a encontrar, pero que unos ácidos que contenía la ballena y substancias parecidas deberían preocuparnos más que todo aquello. La Maestra Ariasu simplemente se limitó a quitarle importancia, y se despidió diciéndonos que tuviésemos cuidado y que le trajésemos algún recuerdo del interior de una ballena gigante. Algo muy común, por supuesto.

¿Este es el castigo por lo de la carta?...

Aquel pensamiento era el que me rondaba por la cabeza mientras me dirigía al vestíbulo: el día en que había estado en la Federación, Ariasu había hecho alusión a que no se olvidaría del tema y que ya pensaría un castigo para nosotros, pero todo a su debido tiempo. Y ahora me encontraba en aquella situación, de camino a una misión que ni me iba ni me venía pero que no había tenido otra opción de aceptar. ¿Era aquello el castigo-venganza de Ariasu?

No pude seguir pensando, porque nada más llegar al vestíbulo, el estruendo de los portones abriéndose me sacó de mi reflexión personal. Shinju se encontraba ya allí, parecía nerviosa, o incluso lunática en aquellas circunstancias. ¿Tan importante era el loro Lolo para ella? Esperaba descubrir el por qué en aquel viaje, eso o que pudiese encontrar algo interesante como recuerdo para mí, y algún otro para Ariasu.

Sígueme, pero no me hables.

Menudo viajecito más interesante vamos a tener entonces...

Tras aquello, Shinju se montó en su Glider tras haber invocado su armadura también y despegó a toda velocidad hacia el espacio, mientras yo apenas acababa de subirme a mi Glider. La señorita arranca ojos seguía de aquel humor que me ponía nervioso. ¿No podía estar tan solo contenta de que fuésemos a por su estúpido animal? Despegué a toda velocidad, esperando que aquel fatídico viaje se acabase pronto.

Interminables minutos que me parecieron horas pasaron, y aún no habíamos encontrado a Monstruo. Aquella misión no iba a ser algo fácil de soportar, y era tan solo el principio. Logré ponerme casi a la altura de Shinju y a pesar de sus advertencias, traté de darle algo de conversación:

¿Por qué Lolo es tan importante para ti? ―pregunté, intrigado. Podía entender lo que una mascota significaba para su dueño, pero ella parecía mucho más obsesionada de lo que podía llegar a entender.

El silencio seguía inundando el espacio tras mi cuestión, por lo visto Shinju cumpliría su palabra y tendríamos un incordio de travesía hasta poder localizar a la criatura. Y el tiempo siguió pasando, pasando y pasando, hasta que finalmente vislumbramos a nuestro objetivo: una ballena gigante, Monstruo.

La criatura flotaba y se movía por el espacio como si de su propio hogar se tratase, ni tan solo parecía que fuese capaz de vernos, aunque debido a la diferencia de tamaño no me extrañaba en absoluto. La única vez que recordaba haberla visto estaba más obcecada en tratar de devorarme que otra cosa, e incluso estuvo cerca de hacerlo. Por eso ahora me extrañaba aquella calma que parecía envolver al animal gigante.

Fue entonces cuando me fijé en un pequeño detalle que nos dificultaba la misión: su boca estaba cerrada, por lo que no podíamos entrar hasta su interior. Solo teníamos dos opciones entones, hacerle abrir la boca o... entrar por el agujero que había mencionado Ariasu.

Un escalofrío me recorrió el cuerpo ante semejante idea, prefería arriesgarme a que Shinju me arrancase los ojos. Fue entonces cuando me percaté de que la aprendiz había frenado, y la acompañé situándome a su lado. Esperaba que no estuviese de verdad planteándose entrar por el otro lado, o podía despedirse de que yo la acompañase.

Haré que abra la boca ―escuchar aquello me alivió por dos razones: la primera era que prefería aquél método de entrada, y la segunda era que así la chicha demostraba que no se había quedado muda por algún motivo desconocido y me hablaría de vez en cuando, restándole algo de aburrimiento al asunto.―. Tú... asegúrate de que entras. Si la cagas arrancarte los ojos será lo menos doloroso que te haré. ¿Entendido?

Entendido a la perfección ―dije asintiendo, tratando de no parecer asustado por la posible amenaza de desmembración que estaba sufriendo.

Tras aquello Shinju salió despedida hacia el animal gigante, desconocía sus intenciones pero tenía curiosidad por ver como hacía que abriese la boca, ¿tendría algún plan? Por si las moscas, me preparé para cuando el momento de tener que entrar dentro de la ballena llegase.

¿Va a arrancarle un ojo? Esto empieza a ser preocupante.

Shinju se dirigía a toda velocidad contra uno de los ojos del objetivo, y cuando estaba a punto de estrellarse contra él, dio un inesperado giro mientras lanzaba un hechizo eléctrico contra el ojo de la criatura. No sabía cuanto daño podíamos hacerle a un ser que era tan condenadamente enorme, pero estaba seguro que alguien como ella podía hacerle daño, y mucho.

Entonces Monstruo soltó un grito de dolor que era casi ensordecedor desde aquella distancia. Lo bueno de eso era que por fin había abierto la boca gracias a la estrategia de Shinju, cosa que me daba la oportunidad de entrar allí dentro: era ahora o nunca.

Sin perder un instante, aceleré todo lo que pude manteniendo una velocidad elevada y que me permitiese mantener el control del Glider por si debía realizar alguna complicada maniobra, aunque esperaba que no fuese así.

¿Que es toda esta basura?

Una vez me acerqué lo suficiente, pude ver como había restos de naves y de algo parecido a madera flotando cerca de la boca. Lo más probable era que aquello hubiese sido parte del último aperitivo de Monstruo y ahora lo había expulsado.

Aquello dificultaba las cosas, pero no iba a echarme atrás: iría esquivando todo aquello lo más rápido que pudiese y solo si era necesario y como último recurso, materializaría y lanzaría un Electro a través del Glider para romper lo que fuese que se interpusiese en mi camino.

Algo era seguro, quedarme fuera no era una opción y menos con una Shinju cabreada e impaciente esperando que lograse entrar dentro. Esquivaría todos los obstáculos que hiciesen falta para finalmente, poder entrar por la boca de la ballena gigante y dirigirme a su interior.

No sabía que era lo que me deparaba allí dentro, pero no podía ser peor que Shinju, aquello era seguro.

Spoiler: Mostrar
Off Rol: Por si no había especificado demasiado, Saito tratará de entrar en la ballena si o sí. Eso, o será masticado en el intento antes que quedarse fuera y sufrir la furia de su compañera.

Respecto a la fecha me da un poco igual la verdad, en principio yo no tengo problemas para adaptarme a más-menos días, pero supongo que quizá a la mayoría les vaya mejor con 5 días en vez de con 4 para tener más tiempo. Así que por mi, que sean 5 días también.
Imagen

Muchas grácias por el avatar Mepi ^^
H.S Sora
22. Espectro
22. Espectro
 
Mensajes: 655
Registrado: Mar Sep 25, 2012 7:43 pm
Dinero: 3,775.22
Banco: 213,774.43
Sexo: Masculino
Karma: 3

Ronda #3 - Viaje al centro de la ballena

Notapor Astro » Sab Sep 06, 2014 1:45 am

Malik (& Rubí)

El callejón, a primera vista, parecía vacío. Por mucho que el grito se hubiese escuchado de aquí, no había ni un alma, a menos que estuviese escondida.

Pero Malik tuvo poco tiempo para indagar. Sin previo aviso, algo golpeó con mucha fuerza a Rubí y a Asah, estampándoles contra la pared. Cuando el aprendiz quiso darse cuenta de qué pasaba, se encontró con una hoja a escasos milímetros de su cuello y a un hombre a su lado, blandiéndola.

Pelo castaño, ropa negra, una cicatriz en la cara y un colgante con forma de león. Su arma, ahora en el cuello de Malik, también llamaba mucho la atención: parecía una espada, pero su mango era el propio de una pistola.

Spoiler: Mostrar
Imagen

¿Le reconoces? ¿Es uno de ellos? —preguntó, pero no hablaba con Malik.

De detrás de las cajas salió entonces una joven, escondida hasta ahora. Vestida de rosa, llevaba el pelo largo recogido en una coleta con un lazo rojo. Sus ojos, de una tonalidad entre el verde y el azul, se clavaron en los de Malik. ¿Habría sido ella quién gritó?

Spoiler: Mostrar
Imagen

No, no le he visto nunca. ¿Y tú, León? —el aludido negó con la cabeza—. ¿Crees que puede ser...?

Así que León había encontrado a Malik, cuando la idea era la contraria. Aunque no parecía muy amigable que digamos.

Demuestra tu bando, Portador —sentenció el joven, acercando todavía más el filo del arma al cuello de Malik—. Y nada de trucos.

Mala pinta.
Imagen
Saito

¿Quién dijo que entrar en una ballena espacial gigante fuera fácil? Nadie, porque no lo era. Saito tuvo que hacer todo tipo de maniobras para conseguir esquivar los restos de madera y bloques gumi que salían de la boca de la bestia. Por no mencionar los enormes dientes, que por poco estuvieron apunto de aplastar al imprudente aprendiz.

Afortunadamente para todos, consiguió entrar justo antes de que la boca se cerrase de nuevo. No fue fácil, ni mucho menos, pero lo había conseguido.

Dentro, el espectáculo era... curioso. Restos de madera parecían haber construido plataformas en toda la boca, y se podía apreciar restos de naves gumi repartidas por la zona. Un gran barco, este sí de madera y bastante entero para haber acabado allí, llamaba bastante la atención.

Desde la posición de Saito, casi pegado a los dientes, se podía decir que estaba en una orilla: todo el suelo de la boca estaba inundado de agua. Aunque seguramente no sería agua, pero al menos no era corrosivo ni nada por el estilo.

Spoiler: Mostrar
Imagen

Por un momento pensé que te aplastaban. Una pena.

Shinju había aparecido a su lado como si nada, desprovista de su armadura y glider. Miraba el escenario con cara de preocupación, examinando cara rincón con la mirada.

¡¿A qué estás esperando?! —le gritó de repente, agitando con fuerza los brazos—. ¡Busca a Lolo!

Y de un gran salto se subió a una de las plataformas, donde siguió registrando la zona.

Bueno, la misión estaba clara: buscar al maldito loro blanco por la boca. ¿Estaría atrapado en su cápsula bajo el "agua"? ¿En el barco, podía ser? ¿O tal vez... se había adentrado en las entrañas de la ballena?

Sólo había una manera de descubrirlo. Buscándole, ¿no?

Imagen
Aru & Fyk

El dúo de aprendices se dirigió a la tienda de accesorios, pero cuando estaban apunto de llegar la puerta se abrió de golpe, golpeando al pobre Fyk en toda la cara.

El culpable no había sido otro que un moguri, aunque algo distinto a los que habitaban el castillo de Tierra de Partida. Era más alto y con una apariencia que recordaba más a un conejo, aunque el simpático pompón y las alas seguían presentes. Iba vestido con un mono azul, gorro incluido, y portaba una gran mochila a su espalda (casi más grande que él).

Spoiler: Mostrar
Imagen

¡Ups, perdona! —se disculpó enseguida, corriendo hasta Fyk para ver cómo estaba. Sin embargo, perdió el equilibrio por la mochila, y acabó cayendo de bruces encima del alien azul—. ¡¡Aahhh!!

Tardaron unos minutos en poder levantarse los dos, todo por culpa de semejante mochilón. Tras disculparse repetidas veces por los dos golpes, el moguri se presentó frente a los aprendices:

¡Mi nombre es Mogear, técnico de naves gumi, kupó! ¡Encantado! —levantó el brazo para saludar amistosamente, pero poco le faltó para caerse una vez más al suelo—. ¿Podéis ayudarme, kupó? Estoy buscando a León, ¿le habéis visto?

»Tengo la nave lista, kupó, y hace un buen rato que se fue a buscar a esos dichosos Portadores.

Bonita coincidencia, kupó.


Spoiler: Mostrar
Faltas: aurit0 (1)

Fecha límite: jueves 11 de septiembre.
Imagen
Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen

Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Astro
57. Ferrocustodio I
57. Ferrocustodio I
 
Mensajes: 1689
Registrado: Jue Sep 06, 2012 12:49 pm
Dinero: 598,528.05
Banco: 15,646.59
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 7

Re: [Monstruo] Viaje al centro de la ballena

Notapor Tanis » Jue Sep 11, 2014 8:43 pm

¡Asah! —gritó Malik, al ver a la conejita y la mascota de Fyk cayendo al suelo tras el impacto contra el muro.

Quisiera haberse acercado para defenderlos del atacante, pero no pudo. Al ir a dar el primer paso se encontró con que el filo brillante de una espada apuntaba directamente a su cuello, e instintivamente levantó la barbilla para alejar lo más posible de la hoja. Tragó saliva. Mierda, se había metido en un lío, sólo por ser buen samaritano...

Deslizó los ojos por la hoja de la espada, por la empuñadura tan rara con forma de pistola, hasta llegar a su dueño. Su aspecto y su ropa no le dejaron muy claro si era un matón o sólo un viandante con pretensiones de bandolero. Tuvo a bien no hacer ningún movimiento brusco, ni siquiera levantar las manos para expresar tranquilidad o la idea de que no pensaba enfrentarse a él. Sabía por experiencia que eso sólo provocaría un accidente.

Tranquilo, amigo —murmuró con un leve temblor de voz.

Por el rabillo del ojo observó a Asah, que continuaba en el suelo adolorida, sin poder alzar el vuelo. La oyó gimotear de miedo a pesar de que seguramente lo que más quería era echarse encima del matón.

¿Le reconoces? ¿Es uno de ellos?

Entonces vio a la chica salir de detrás de las cajas del callejón y repentinamente sintió un poco de alivio. Se le pasó por la cabeza que era ella la que había gritado, y que por ende había ejecutado una trampa muy buena. Pero, ¿para qué? ¿Uno de ellos? ¿A quién buscaban? Miró fijamente por unos segundos a los ojos de la chica, sintiendo por un momento que en realidad ellos no querían hacerle daño y que sólo se estaban asegurando... ¿Asegurando de qué?

No, no le he visto nunca. ¿Y tú, León? —«¡León!». Le había encontrado, o bueno, más bien al revés, pero... —. ¿Crees que puede ser...?

Demuestra tu bando, Portador —Malik se tensó un poco de más al sentir el filo más cerca—. Y nada de trucos.

Vio que Asah se estaba poniendo de pie sobre las patitas y que estaba dispuesta a atacar. Hizo un pequeño gesto con los dedos para que no lo hiciera, haciéndola entender que estaba bien, que estuviera tranquila. Entonces miró al muchacho, y a la chica. Por las palabras de Lyn sabía que muy probablemente no recibiría una calurosa bienvenida, pero si de verdad ese chico era León entonces no estaba mal si descubría su bando maldito en Ciudad de Paso.

Tierra de Partida, soy aprendiz de Lyn —Entonces tomó aire, no estaba seguro de si debía revelarlo todo, pero seguramente le preguntarían por su presencia allí tarde o temprano—. He venido junto con dos compañeros a ayudar con el rescate de la nave tragada. Te estábamos buscando, León.

Siempre se jactaba de ser un hombre sincero, así que esperaba que León creyese en sus palabras por más que si Malik estuviera en su situación, no lo haría tan a pies juntillas.
Avatar de Usuario
Tanis
28. Samurai
28. Samurai
 
Mensajes: 813
Registrado: Mar Feb 19, 2013 10:20 pm
Dinero: 75,353.31
Banco: 15,572.00
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 5

Re: Ronda #3 - Viaje al centro de la ballena

Notapor H.S Sora » Jue Sep 11, 2014 11:55 pm

Deshice mi Glider mientras caía de rodillas aún con la Armadura puesta, a escasos metros del espacio de “tierra firme” al que había llegado. Tal y como había pensado, llegar hasta ahí no había sido para nada fácil.

A pesar de haber visto todos los restos que salían constantemente del orificio bucal de Monstruo, había decidido que ya fuese o bien por fortuna o bien por desgracia entraría allí dentro. Decirlo fue naturalmente diez veces más fácil que hacerlo, dado que a pesar de que traté de llevar mi Glider lo mejor que pude había muchísimos desechos por esquivar, e incluso una vez que logré esquivar aquello, volví a ponerme en peligro una vez más antes de poder adentrarme en él: sus dientes, unos dientes de un tamaño que jamás había visto hasta la fecha trataron de masticarme como si de alguna clase de aperitivo me tratase.

Por fortuna, entré dentro antes de que aquello pasase. No sabía si decir exactamente que era afortunado por estar dentro de una ballena gigante, pero era algo curioso que podría explicar al resto de mis compañeros una vez hubiese logrado salir de allí. Bueno, antes debería ser capaz de salir con vida claro.

Me levanté mirando a mi alrededor, observando bien los detalles que a simple vista se podían observar del interior del ballenato:

Me encontraba en una especie de orilla, dado que el resto del camino estaba a simple vista, inundado por alguna especie de líquido. ¿Sería el agua que la ballena bebía para alimentarse? Aquello no podía saberlo, pero era mejor que creer que era su saliva u otra clase de líquido que me produjese nauseas.

Seguí mirando a mi alrededor, tratando de analizar el poco interior que se veía de Monstruo, Lo más curioso era que un gran barco de madera se encontraba no muy lejos de donde estaba, y a pesar de la distancia se notaba que estaba en bastantes buenas condiciones. ¿Como habría acabado un barco así en aquella curiosa posición?

Y aquello no era de lo más extraño que había, de una manera u otra habían plataformas de maderas construidas por toda la boca. ¿Era aquello obra de la madre naturaleza o alguien se había dedicado a construir aquellas plataformas? ¿Estábamos de verdad solos en aquel lugar?

Preguntas y más preguntas... Y eso que acabo de llegar.

Por un momento pensé que te aplastaban. Una pena.—miré a un lado para encontrarme a mi agradable compañera, la cual había aparecido como por arte de magia.

¿Habría usado algún truco para entrar dentro del animal? Dado que yo no había visto que entrase conmigo en un principio. De todas formas, la “arranca ojos”, se encontraba examinando el lugar tal y como yo había hecho previamente.

Bueno, si me hubiesen aplastado ya no tendría que dedicarme a buscar a tu querida mascota, así que todos hubiésemos salido ganando.

Fue en aquel momento cuando caí en la cuenta de que teníamos que buscar a Lolo en aquel lugar, el cual no era precisamente pequeño. ¿Cómo diablos lo íbamos a encontrar? Porque estaba seguro que aquello era una pequeña parte del animal, el cual probablemente tuviese otros lugares peligrosos a los que adentrarnos y a los cuales no me hacía demasiada gracia dirigirme para buscar un pájaro.

¡¿A qué estás esperando?! —Shinju empezó a gritar entonces, como si de una perturbada se tratase, mientras agitaba sus brazos. La imagen que ofrecía era bastante patética desde mi punto de vista, pero suspiré resignado por tener que acompañarla y ayudarla—. ¡Busca a Lolo!

Ya voy, ya voy —dije haciendo un gesto tranquilizador con las manos— Dudo que vaya a moverse de donde quiera que esté.

Tras aquello, la señorita desquiciada se subió a una de aquellas peculiares plataformas de madera, supuse que para empezar a buscar por su parte a su querida mascota. Y de un gran salto se subió a una de las plataformas, donde siguió registrando la zona.

Por mi parte, sin haberme quitado la armadura, empecé a buscar sumergiéndome en aquel extraño líquido la cápsula con la que se había acabado adentrando Lolo en la ballena. Estaría un buen rato tratando de buscar en las profundidades de aquel líquido algún indicio de la mascota de Shinju o alguna señal que indicase que hubiese estado ahí.

Si no encontraba absolutamente nada, saldría de aquel líquido y me dirigiría al gran y curioso barco que se encontraba cerca. Buscaría en él cualquier cosa que pudiese serme útil, además de cualquier clase de souvenir o alguna clave sobre el sitio en el que pudiese estar el animal.

Si no encontraba nada en ninguno de aquellos dos lugares, no tendría más remedio que decirle a Shinju con un grito:

¡Aquí no hay nada! ¡Voy a adentrarme más a ver si encuentro algo!

Y tras decirle aquello, no tendría otro remedio que adentrarme en el interior de Monstruo... No podía ser tan malo, ¿verdad? Total, en el peor de los casos podría descubrir curiosidades: ya fuese para mejor y encontrar algún souvenir o para peor y tener que enfrentarme a algo indeseado.

Spoiler: Mostrar
Off Rol: Bueno tal y como ha dicho Saito, revisará bastante a conciencia los otros dos lugares ("Agua" y "Barco") antes de adentrarse en las entrañas de Monstruo.

Eso es todo, un saludo y suerte~~
Imagen

Muchas grácias por el avatar Mepi ^^
H.S Sora
22. Espectro
22. Espectro
 
Mensajes: 655
Registrado: Mar Sep 25, 2012 7:43 pm
Dinero: 3,775.22
Banco: 213,774.43
Sexo: Masculino
Karma: 3

Re: [Monstruo] Viaje al centro de la ballena

Notapor Final Fan » Vie Sep 12, 2014 3:10 pm

Rubí, altanero detrás de Malik y Asah, no se esperó el súbito ataque de León. Era cierto que cuando luchamos contra él en Bastión Hueco él estaba en un estado de confusión bastante serio, y también había que tener en cuenta que había sucedido hacía ya un tiempo considerable. Pero cuando apareció también Aeris en el callejón, el eidolón no pudo evitar sentirse ofendido. ¡Ella sí que tenía que recordarlo! Se incorporó rápidamente y, mientras Malik intentaba librarse de aquel malentendido, hizo parpadear el rubí de su frente con indignación mientras saltaba de un lado para otro, intentando llamar la atención de Aeris con una mirada de reproche.

A mí, por otra parte, me tocaba lidiar con un problema bastante menos serio.

¡Aaaay!

Estaba muy dispuesto a decirle a aquel moguri que no se preocupase por el golpe que me había dado por la puerta, pero perdí la oportunidad cuando se cayó con todo su peso y el de su equipaje sobre mí. Aru se lo estaría pasando pipa, menuda impresión de "líder" estaba dando.

Fo fasa nafa —intenté decir, de todas formas.

Una vez reincorporados, el moguri se presentó como Mogear... ¡y según lo que decía parecía ser el técnico de la nave gumi que nos llevaría hasta Monstruo!

¡Ah! ¡Nosotros! —respondí, señalándonos a Aru y a mí—. Los portadores somos nosotros. Nosotros dos, digo. Y, eh... otro compañero que ha ido a investigar unos ruidos. En el callejón. Allí —añadí, señalando al lugar por el que se había ido Malik—. También buscamos a León, no nos han dicho en dónde debíamos esperarlo... Así que estamos en las mismas.

Me encogí de hombros y comencé a pensar en cuál podría ser nuestro siguiente movimiento en aquella búsqueda improvisada.

Íbamos a entrar en esta tienda para preguntar, pero si tú acabas de salir de ella supongo que no tiene mucho sentido... ¿Y si están esperando ya en la nave?

Tengo que reconocer que fue un poco torpe por mi parte no darme cuenta de que Malik estaba tardando un poco más de lo esperado en investigar la callejuela.
ImagenImagenImagenImagenImagen
Imagen
Avatar de Usuario
Final Fan
Miembro del Hall de la Fama
Miembro del Hall de la Fama
Lost Hearts
 
Mensajes: 1763
Registrado: Sab Mar 22, 2008 10:21 pm
Dinero: 164,122.60
Banco: 114,985.17
Ubicación: Dejitaru Waarudo >8D
Sexo: Masculino
Clan: Lost Hearts
Tumblr: finalflan
Youtube: AboFinal
Estantería de objetos
Karma: 31

Ronda #4 - Viaje al centro de la ballena

Notapor Astro » Mié Oct 01, 2014 12:54 am

Saito

La exploración de Saito por el agua (¿seguro que era agua?) de la boca fue larga y no dio demasiados resultados. Encontró todo tipo de materiales perdidos por el fondo, desde bloques gumi hasta libros y ropa interior de origen desconocido. Pero ni rastro del loro. Lo más extraño que llegó a ver fue lo que parecía una pequeña nave gumi estropeada y hundida en la parte más profunda, pero ahí tampoco estaba el pájaro (ni nadie más).

El barco, por otra parte, sí que dio más resultados. Nada más subir abordo, se topó de frente con una pista bien clara: una cápsula de viaje, como las que utilizaban los aprendices para transportar a sus mascotas, abierta y tirada en el suelo. Una larga y preciosa pluma blanca era lo único que había en su interior. ¿Podía ser...?

Cuando Saito se girara en busca de Shinju, se encontraría que no había rastro de la niña. Había desaparecido, sin más. Si intentaba llamarla, no encontraría respuesta. ¿Dónde se había metido?

De pronto, un sonido se pudo escuchar, proveniente de la entrada al estómago de la ballena. Era un poco difícil de decir, pero parecía el sonido de un llanto. Un inquietante y triste llanto que retumbaba en las paredes carnosas de Monstruo.

¿Qué hacer? ¿Entrar para ver qué era ese ruido? ¿Ignorarlo y seguir buscando por la boca ahora que había encontrado la cápsula y la pluma? ¿O igual era mejor buscar en el interior y de paso ver qué era ese llanto? Saito decidía, pues ahora estaba solo.

Imagen
Fyk y Malik

La respuesta de Malik no pareció convencer a León, que entrecerró los ojos y acercó todavía más el filo de su arma al cuello del aprendiz.

Eso no demuestra nada.

¡Espera, León, reconozco a esa criaturita! —le interrumpió su compañera, señalando al saltarín Rubí—. Es la mascota de uno de los aprendices que conocimos en Bastión Hueco.

¿Estás segura, Aeris? —preguntó él, mirando al eidolón sin mover ni un centímetro su espada.

Lo estoy.

Tras unos segundos de incómodo silencio, el joven finalmente hizo desaparecer su sable entre destellos de luz mientras caminaba hacia la salida.

Nada personal. Tenía que estar seguro —fue lo único que le dijo a Malik al pasar a su lado.

Perdona nuestra reacción —intervino la chica, Aeris—. La situación de la ciudad es bastante mala y León se toma muy en serio su seguridad.

Has venido por la misión de rescate, ¿verdad? Ven, acompáñanos.

Los tres salieron del callejón, donde no tardaron en encontrarse una escena... curiosa.

Delante de la tienda de accesorios, Mogear había accedido a la propuesta de Fyk de ir a la nave para ver si León ya estaba allí. Pero no había dado ni dos pasos cuando el patoso moguri había vuelto a caerse por culpa del mochilón que llevaba, aplastando una vez más al pobre Fyk.

Cuando Malik llegó, se encontró a los dos peleando por poder levantarse del suelo.

Una vez todos se habían juntado, todo fue muy rápido. Aeris, León y Mogear volvieron a presentarse a los tres aprendices y explicaron su situación: dos compañeros suyos, llamados Cid y Yuffie, volvían a Ciudad de Paso con provisiones importantes para los habitantes cuando un accidente hizo que la ballena Monstruo se tragara la nave en la que viajaba. No habían conseguido ponerse en contacto con ellos desde entonces, y era importante que tanto la carga como los tripulantes regresaran cuanto antes a la ciudad.

No podemos irnos con esta situación, y tampoco hemos encontrado voluntarios que quieran juntarse con vosotros, así que sólo os podrá acompañar Mogear —informó León, con los brazos cruzados y actitud seria—. Es un gran piloto y experto en tecnología gumi, él os indicará qué hacer cuando encontréis la nave.

Tomad esto, es posible que Yuffie y Cid puedan necesitarlas. Por favor, volved todos sanos y salvos —intervino también Aeris, sacando dos pociones de su bolsillo que entregó al primer aprendiz que se acercó a ella—. ¿Tenéis alguna pregunta?

Spoiler: Mostrar
Uno de vosotros consigue Poción x2. Podéis hablarlo para decidir quién o directamente el que antes postee se las queda.

Las preguntas, si las hacéis, serán contestadas en el siguiente post, preguntad sin miedo.

Tened cuidado.

¿Listos? ¡Pues vamos allá, kupó!

Mogear les presentó una nave gumi pequeña, para qué mentir, pero equipada con todo tipo de aparatos y chismes tanto por dentro como por fuera. En la parte trasera, dos grandes brazos mecánicos llamaban especialmente la atención.

¡Esta es la niña de papi, la Kupó K-27, kupó! —anunció, hinchando el pecho con orgullo.

Partieron enseguida. El interior de la Kupó era pequeño, y casi tuvieron que apretujarse en los asientos traseros, pero pudieron entrar los cuatro (más las mascotas). Con Aeris despidiéndose agitando el brazo y León mirando sin más, abandonaron Ciudad de Paso.

Su destino: Monstruo. La ballena.

Spoiler: Mostrar
aurit0 abandona la trama.

Fecha límite: domingo 5 de octubre.
Imagen
Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen

Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Astro
57. Ferrocustodio I
57. Ferrocustodio I
 
Mensajes: 1689
Registrado: Jue Sep 06, 2012 12:49 pm
Dinero: 598,528.05
Banco: 15,646.59
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 7

Re: [Monstruo] Viaje al centro de la ballena

Notapor H.S Sora » Dom Oct 05, 2014 11:16 pm

Respiré, exhausto y algo frustrado por como había ido mi exploración hasta el momento, aunque era lógico que las cosas no saliesen a pedir de boca nada más llegar.

En aquél particular líquido en el que me había sumergido no había encontrado nada, nada útil que pudiese servirme de algo en todo caso. Tan solo había hallado toda clase de basura inservible: desde ropa interior – ¿quién tiraba su ropa interior al espacio? – pasando por bloques gumi e inclusive había encontrado algún que otro libro en pésimas condiciones. Tal y como había dicho, nada útil para la investigación a simple vista.

Lo único que me había llamado la atención, era una peculiar nave gumi en lo que parecía ser las partes profundas de aquellas “aguas”, ¿podría ser aquella la nave de Lolo? Sin duda era improbable, ya que tenía entendido que las mascotas viajaban en unas cápsulas adheridas a la nave de su acompañante y aquello no pegaba con lo que yo sabía.

Por suerte para mí había llevado la armadura durante la exploración acuática, por lo que no tendría que preocuparme demasiado sobre darme o no una ducha desinfectante a gran escala. Una vez a bordo del barco, comprobé con satisfacción como ahí si que había una pista bastante clara: una cápsula de viaje como la que estábamos buscando estaba tirada por el suelo, ¿podría encontrarse el pajarraco de Shinju dentro?...

Me asomé con precaución, teniendo en cuenta que conocía parte de la “reputación” que el animal poseía.

Como trates de arrancarme los ojos no dudaré en freírte...

Pero allí dentro no había rastro alguno del animal, a excepción de una majestuosa y larga pluma blanca, que no podía pertenecer a nadie más que a Lolo ¿no? Me giré para preguntarle a Shinju si aquella pluma pertenecía o no a su querida mascota, pero cuando me di cuenta, me encontraba hablando solo. Ni rastro de Shinju por ningún lado en la boca del ballenato espacial.

Esperaba que realmente Shinju hubiese ido a buscar a su puñetero animal de compañía, ya que si se había ido para escaquearse de tener que hacer el trabajo sucio, me negaría en rotundo a seguir buscando a semejante alimaña. Me habían encomendado aquella misión por mala suerte o castigo, – aún no lo tenía claro – , pero no significaba que tuviese que hacerlo yo todo tan solo por qué Shinju
fuese una niñata consentida.

Fue entonces, cuando un extraño sonido llamó mí atención.

¿Qué demonios es eso?

Guardé la pluma blanca en mi bolsillo cerrado y me acerqué a la entrada del estómago de la ballena, que era de donde parecía surgir aquella especie de ruido. Había descartado que fuese un sonido propio de la ballena ya que de tan cerca parecía alguna clase de llanto que me resultaba desgarrador. Los llantos no parecían poder pertenecer a Shinju aunque era complicado de decir... ¿Había alguna posibilidad de qué no estuviésemos solos en el interior de aquella criatura?...

Ante aquella posibilidad, un escalofrío recorrió todo mi cuerpo de arriba a abajo. Miré atrás, algo dubitativo por lo que estaba a punto de hacer: Había revisado casi todo aquel lugar y no parecía que pudiesen haber más pistas...

Además, si Shinju se había ido podía significar que tenía total libertad de movimiento para buscar, sin contar que el animal probablemente no estuviese donde yo me encontraba. También tenía mucha curiosidad por saber que estaba pasando, aquello era más que cierto. Ya que estaba en una misión que no me incumbía demasiado, quería investigar que estaba sucediendo en el interior de aquella criatura, aprovechando además para seguir buscando al animal en cuestión.

Tragué saliva, y con un nudo en la garganta y otro en el estómago, me adentré en el interior del estómago de la ballena sin saber muy bien que podía encontrarme allí dentro. Buscaría a Lolo mientras trataría de seguir el origen del inquietante sonido que se había propagado por todo el lugar.

Si bien era cierto que la curiosidad había matado al gato, esperaba que no matase también al aprendiz.
Imagen

Muchas grácias por el avatar Mepi ^^
H.S Sora
22. Espectro
22. Espectro
 
Mensajes: 655
Registrado: Mar Sep 25, 2012 7:43 pm
Dinero: 3,775.22
Banco: 213,774.43
Sexo: Masculino
Karma: 3

Siguiente

Volver a Tercera Saga

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron