[Espacio Paranoico] Me dicen por el pinganillo...

TdP: Jeanne, Lune y River; BH: Nicoxa y Saeko

La aparente traición de Tierra de Partida en un acuerdo de paz provocó el anuncio de la guerra por parte de Bastión Hueco. Los aprendices deben enfrentarse entre sí, entre antiguos amigos y compañeros. ¿Cómo lograrán sobrevivir cuando otras amenazas acechan?

Moderadores: Suzume Mizuno, Denna, Astro, Sombra

[Espacio Paranoico] Me dicen por el pinganillo...

Notapor Final Fan » Vie Nov 14, 2014 11:56 pm

Imagen


Tú vienes de allí, así que te va a tocar explicarle cositas a la nueva. ¿Quejas? ¿A que no? Pues eso.

Alexis estaba sentada en la butaca delante de la terminal del ordenador principal del castillo de Bastión Hueco como quien está descansando en su casa. Tenía los pies sobre la encimera en la que se encontraba el aparato, peligrosamente cerca de las teclas, haciendo malabares desinteresadamente con uno de sus zapatos, medio descolgado de su pie. Con las manos, jugueteaba con tres pequeños objetos brillantes.

Echó la cabeza hacia atrás sobre el respaldo de la silla para dedicarle una mirada aburrida a Saeko y que quedase claro que las palabras iban dirigidas a ella. Habían encontrado a la aprendiza en Espacio Paranoico, así que no era extraño que le pidiese a ella que le hablase del mundo a Nicoxa, una de las más recientes aprendizas de Bastión Hueco. Alexis desvió su mirada aburrida hacia ella, pestañeó un par de veces y, con un movimiento brusco, levantó las piernas y se impulsó para ponerse de pie. La butaca, que tenía ruedas en las patas, salió disparada hacia Saeko y Nicoxa y pasó entre las dos para estamparse de lleno contra la pared opuesta.

Era en esa pared en la que se encontraba un gran aparato con pinta de complicado. Parecía una enorme lente de fotografía a la que le hubiesen añadido colores porque sí.

Esta vez os toca a vosotras dos ir a reconocimiento. No sé si tú has ido alguna vez —dijo, dirigiéndose a Saeko, para luego volverse hacia Nicoxa—. Sé que tú no, así que no vayas de lista.

Alexis le lanzó a cada una uno de los objetos brillantes que tenía en las manos. Cuando los hubiesen cogido, se darían cuenta de que se trataba de un accesorio parecido a un pendiente: una perla brillante de la que salía un soporte con la vaga forma de una oreja.

Esto es una Perla de Comunicación. Se coloca así —dijo mientras se la colocaba en la oreja con la perla dentro del pabellón auditivo, con el tono hastiado de quien ha realizado la misma explicación incontables veces—. Es un dispositivo de enlace más potente que los que habéis utilizado hasta ahora, y nos permitirá comunicarnos incluso aunque estéis en otro mundo. Bla, bla, bla. Poneos ahí.

La chica les indicó con un movimiento de la mano que se colocasen delante de la enorme lente. Se volvió hacia la terminal del ordenador de nuevo y tecleó unos cuantos comandos durante unos segundos. Colocó su dedo sobre una última tecla. Antes de pulsarla, suspiró, giró la cabeza y puso los ojos en blanco un momento.

¿Dudas? —preguntó, irradiando apatía.

Imagen


Spoiler: Mostrar
River, esto es spoiler de tu prólogo, pero he hablado con Tanis y hemos decidido que para que tu roleo sea coherente te tenemos que decir que el Maestro de tu personaje será Kazuki. Sabemos que aún no te lo has encontrado en el prólogo y lo sentimos si te habría hecho ilusión enterarte de otra manera, ¡pero es el riesgo de apuntarse a una trama sin haber acabado el prólogo! ¡Feliz roleo!


¿Ninguno de vosotros ha ido nunca? Uf… Pues sí que sois nuevos. Hace poco hubo un, eh… incidente. Y…

Kazuki estaba sentado en la butaca delante de la terminal del ordenador principal de Tierra de Partida como quien está descansando en su casa. Se encontraba sentado con las piernas cruzadas sobre la silla, agarrándose los pies para mantenerse en equilibrio mientras hacía girar la silla lentamente, con aire pensativo (¿o adormilado?). Sobre la encimera en la que se encontraba la terminal que daba acceso al ordenador se encontraban cuatro objetos brillantes colocados en fila.

El Maestro hizo parar la silla para mantenerse cara a cara con los tres aprendices que se encontraban con él en la sala. Señaló a cada uno con el dedo, como si los estuviese contando, y se detuvo sobre River.

Ah. Eh… Roger.

Luego volvió a señalar a los otros dos.

Y a vosotros no… os conozco.

Kazuki les dedicó una mirada expectante a la par que somnolienta, de algún modo, esperando a que se presentasen. Las expresiones del Maestro eran difíciles de discernir, sobre todo porque uno no sabía en qué momento podía quedarse dormido de repente.

Esta vez os toca a vosotros tres ir a reconocimiento. ¿Alguno ha estado alguna vez en Espacio Paranoico? Eh… os lo explicaré de todas formas. Es un, eh… mundo. Bueno, una copia de un mundo —el Maestro se rascó la cabeza, con los ojos casi cerrados—. Hemos tenido, eh... problemas con otra copia de un mundo y queremos recopilar, uh… datos. Para prevenir una futura crisis si se diera el caso.

Kazuki volvió a girar en la silla para coger los cuatro objetos brillantes que se encontraban sobre la encimera del ordenador. Les lanzó uno a cada uno con un gesto cansado y se quedó el último.

Esto es una Perla de Comunicación. Eh… Se coloca… así —dijo mientras se la colocaba en la oreja con la perla dentro del pabellón auditivo, con el tono hastiado de quien ha realizado la misma explicación incontables veces—. Es un, eh… dispositivo de comunicaciones. Es algo mejor que los que se encuentran en las tiendas. Eh… Podremos comunicarnos entre mundos. Muy útil.

Kazuki apoyó los brazos sobre el respaldo de la silla. Y luego apoyó su cabeza sobre los brazos y cerró los ojos. Parecía que se iba a quedar dormido, pero levantó un poco la cabeza y abrió un ojo que dirigió hacia los aprendices.

Cuando acabéis con las preguntas que tengáis poneos por ahí —terminó.

Señaló con un gesto de la cabeza la pared opuesta a la consola del ordenador, en la que se encontraba un enorme aparato circular lleno de circuitos que emitía extraños pitidos de vez en cuando. Había una plataforma delante de la máquina.
ImagenImagenImagenImagenImagen
Imagen
Avatar de Usuario
Final Fan
Miembro del Hall de la Fama
Miembro del Hall de la Fama
Lost Hearts
 
Mensajes: 1763
Registrado: Sab Mar 22, 2008 10:21 pm
Dinero: 164,122.60
Banco: 114,985.17
Ubicación: Dejitaru Waarudo >8D
Sexo: Masculino
Clan: Lost Hearts
Tumblr: finalflan
Youtube: AboFinal
Estantería de objetos
Karma: 31

Re: [Espacio Paranoico] Me dicen por el pinganillo...

Notapor 15nuxalxv » Dom Nov 16, 2014 6:56 pm

Spoiler: Mostrar
River y yo hemos planeado un encuentro antes de la trama, así que ya nos conocemos.


Spoiler: Mostrar


Imagen


Aquel día había recibido la notificación de una nueva misión, encomendada por el Maestro Kazuki. A éste ya le había visto en las clases de magia teórica; sin embargo, nunca le había dirigido más de dos frases seguidas. Sobre todo, porque aún no lo había visto lo suficientemente lúcido como para mantener una conversación.

Había dormido estupendamente, así que me había despertado de un salto (casi literalmente); y tras asearme e ir a desayunar, me dirigí, espabilada y con bastante antelación, al punto de encuentro.

Y allí es donde me encontraba en aquel momento, una sala en la que reinaba un extraño aparato que brillaba y zumbaba: un “ordenador”. No había tenido mucho contacto con ellos, pero al menos había aprendido sus funciones básicas. De cualquier modo, el ochenta por ciento de sus capacidades eran un misterio para mí. Por no hablar del impacto que me había causado la primera vez que había visto uno; aún me costaba comprender que no había nada de magia en la electrónica.

Junto a mí, se encontraban otros dos aprendices, a quien ya había conocido de un modo u otro: por un lado, Lune, quien como yo había sido arrastrado por la Maestra Yami a un refinado baile de salón en Castillo de los Sueños (y que no había acabado muy bien); y por el otro, River, a quien había conocido días antes por los pasillos de Tierra de Partida. Incliné la cabeza como saludo.

Pasé el peso de mi cuerpo de un pie a otro, mientras esperaba que el Maestro hablara. Éste se encontraba cómodamente repantigado sobre una butaca, con las piernas cruzadas; dando sosegadas vueltas con un aire misterioso. O realmente se esforzaba por una buena puesta en escena, o no había dormido mucho esa noche.

¿Ninguno de vosotros ha ido nunca? Uf… Pues sí que sois nuevos. Hace poco hubo un, eh… incidente. Y…

Hablaba sobre el mundo al que nos dirigíamos, supuse. Espacio Paranoico. El nombre no daba buenas vibraciones, sobre todo en la segunda palabra. No sabía si quería conocer un mundo con la paranoia adoptada en su nombre. Además, aquello del incidente... En todo caso, preferí no adelantarme y esperar más datos antes de hacerme una idea.

Mientras tanto, paseé la mirada por la habitación. Vi cuatro objetos luminiscentes en la encimera que llamaron mi atención. Éramos tres aprendices (si no se había retrasado ninguno), así que el último sería para el Maestro.

Miré a éste cuando detuvo su mecedura y comenzó a contarnos, señalándonos con el dedo (Yami ya había hecho esto en Castillo de los Sueños. ¿De verdad les costaba tanto a los Maestros contar hasta tres?).

Ah. Eh… Rogerindicó cuando se detuvo en la peliazul. ¿Acaso no se llamaba River?—. Y a vosotros no… os conozco.

El hombre nos miró con una mezcla de cansancio e interés. Así, me presenté:

Mi nombre es Jeanne, Jeanne Mars.

Después miré a Lune, esperando a que él también lo hiciera.

Esta vez os toca a vosotros tres ir a reconocimiento. ¿Alguno ha estado alguna vez en Espacio Paranoico?negué con la cabeza—. Eh… os lo explicaré de todas formas. Es un, eh… mundo. Bueno, una copia de un mundo se revolvió el pelo, con los ojos entreabiertos—. Hemos tenido, eh... problemas con otra copia de un mundo y queremos recopilar, uh… datos. Para prevenir una futura crisis si se diera el caso.

Así que una misión de reconocimiento en la copia de un mundo. Reflexioné ante la idea, llevándome la mano a la barbilla. Ese gesto inconsciente me recordó a Simbad, el Aprendiz de Bastión Hueco. No sabía por qué había venido a mi cabeza, pero de todos modos retiré el gesto.

Tras esa momentánea distracción, me centré en nuestro cometido. Si nos mandaban investigar una reproducción de otro mundo, tal vez el verdadero objetivo era descubrir algo de ese mundo original (o de la otra copia que había mencionado, la “problemática”).

El Maestro, que había vuelto a balancearse en su asiento, nos arrojó los tres objetos que habían estado sobre la mesa. Agarré el que me correspondía al vuelo y lo analicé, curiosa.

Esto es una Perla de Comunicación. Eh… Se coloca… así nos mostró como se colocaba el restante en la aurícula con tono desganado—. Es un, eh… dispositivo de comunicaciones. Es algo mejor que los que se encuentran en las tiendas. Eh… Podremos comunicarnos entre mundos. Muy útil.

Me implanté la Perla en mi oído izquierdo, comprobando que estuviera bien sujeto. Era una sensación extraña tenerlo ahí puesto, pero me acostumbraría. Me resultó extraño que una cosa tan minúscula pudiera cruzar la frontera entre dos mundos y permitirnos contactar con otras personas.

Kazuki se dispuso en una desahogada posición (como si la anterior fuera incómoda, pensé). Cuando ya aparentaba estar dormido, levantó un párpado y añadió:

Cuando acabéis con las preguntas que tengáis poneos por ahí.

Con la cabeza indicó la pared opuesta a la máquina, con un gran aparato redondo con una plataforma delante. ¿No usaríamos los Glider para viajar al mundo? Tal vez fuera una nueva forma de desplazarse, o simplemente que Espacio Paranoico fuera especial por su condición de copia.

Levanté la mano tímidamente para que el Maestro me atendiera y pregunté:

¿Son frecuentes allí los Sincorazón? ¿Hay algún tipo de población?

Escuché su respuesta y las posibles preguntas de mis compañeros. Después, esperé a que se presentaran entre ellos, en el caso de que no se conocieran (algo bastante probable, pues según tenía entendido River era una novata). Acto seguido, añadiría:

¿Alguna estrategia? Ir juntos o separados podría marcar la diferencia.

Por una parte, seguir juntos supondría menos riesgos en caso de encontrarnos Sincorazón u otra criatura hostil. Por otra, si era una misión de exploración, en solitario abarcaríamos más terreno.

Spoiler: Mostrar
Lo dejo abierto por si hacemos varias rondas, en caso contrario simplemente me dirijo a la plataforma. Un placer empezar una nueva trama con todos vosotros. Espero que nos divirtamos todos~
Los colores de Kazuki y Jeanne se distinguen un poco mal, espero que no suponga ningún problema.
Bueno, como todo el mundo está poniéndolo, edito y digo que mi color es #800000 (facilito).
Última edición por 15nuxalxv el Lun Nov 17, 2014 11:16 pm, editado 1 vez en total
Avatar de Usuario
15nuxalxv
49. Mandrágora
49. Mandrágora
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 1461
Registrado: Dom May 20, 2012 3:55 pm
Dinero: -600,907.82
Banco: 33,068.83
Ubicación: Kimbolton Castle
Sexo: Femenino
Estantería de objetos
Karma: 14

Re: [Espacio Paranoico] Me dicen por el pinganillo...

Notapor River » Dom Nov 16, 2014 11:43 pm

Spoiler: Mostrar
No pasa nada, por saber mi Maestro, tampoco me habéis quitado la ilusión se va a llorar a una esquina (?).


Imagen


Spoiler: Mostrar


Si había algo que River odiaba de su nueva vida, era madrugar.

En realidad, no es que antes no lo odiara. Sólo que, con las clases y los entrenamientos, tenía la obligación de hacerlo. En el Clan, podía torear un poco a tía Goccia y retrasarse en sus clases, pero no tenía tanta confianza con los Maestros. Y no le apetecía llevarse rapapolvos la primera semana de su estancia en Tierra de Partida.

Aquella mañana, mismamente, de no ser por su “despertador” (un misterioso aparato que indicaba la hora y que podías programar para que sonara a una hora determinada. Evidentemente, la Aprendiza lo odiaba a muerte); habría llegado tarde a la reunión con Maese Lirón (el sobrenombre que le había puesto a su Maestro, Kazuki). En recompensa por sus servicios, aquel día no lo lanzó contra la pared.

Tenía diez minutos para prepararse, desayunar y correr hasta el lugar donde la esperaban. Así, nueve minutos después, se encontraba duchada (aquel extraño mecanismo de aseo le hacía silbar de admiración), vestida y con un croissant en la boca, prácticamente volando por los pasillos de Tierra de Partida.

Cuando llegó, abrió la puerta de golpe, hiperventilando. Se sonrojó levemente al pensar en el espectáculo que había montado, así que cerró lentamente la entrada y se colocó junto a los otros dos Aprendices. El chico (poco a poco se acostumbraba a ver hombres día a día, aunque aún no se atrevía a hablar con ellos directamente) le era desconocido, pero sí reconoció a Lucerita (o Jeanne para el resto de los mortales), con quien había charlado días antes. Ésta inclinó la cabeza como saludo, y River le sonrió, quitándose el bollo de la boca.

Ya se le había pasado la vergüenza hacía rato, y se acabó el croissant mientras escuchaba al Maestro, quien se encontraba girando en su butaca, con las piernas en cruz y un aire reflexivo. La bruja miró divertida la oscilación de Kazuki. Debía ser divertido.

¿Ninguno de vosotros ha ido nunca? Uf… Pues sí que sois nuevos. Hace poco hubo un, eh… incidente. Y…

Inclinó la cabeza, confundida, ante aquella vaga explicación. Miró a los otros alzando una ceja. Vio que Jeanne observaba algo en la mesa, y dirigió sus ojos hacia allí. Cuatro brillantes objetos reposaban. La adolescente contuvo el impulso de agarrar alguno para ojearlo de cerca.

Maese Lirón detuvo sus giros y contó a los aprendices. Se detuvo en River, diciendo:

Ah. Eh… Roger.

Es River, Maestro Kabuzi ya conocía la tendencia del Maestro a equivocarse de nombres (aunque le sorprendía que se le hubiera ocurrido uno de hombre), y ella siempre se lo devolvía, como juego.

Y a vosotros no… os conozco señaló a Jeanne y al chico.

River esperó a que respondieran, curiosa por conocer la identidad del joven. Después, volvió la vista a su Maestro.

Esta vez os toca a vosotros tres ir a reconocimiento. ¿Alguno ha estado alguna vez en Espacio Paranoico?

¿Espacio qué?respondió la Aprendiza. Jeanne tampoco parecía haberlo visitado.

Eh… os lo explicaré de todas formas. Es un, eh… mundo. Bueno, una copia de un mundoKazuki parecía concentrado—. Hemos tenido, eh... problemas con otra copia de un mundo y queremos recopilar, uh… datos. Para prevenir una futura crisis si se diera el caso.

River no lo entendió del todo, pero sí lo básico: iban a investigar un mundo idéntico al otro para evitar incidentes.

Tras acabar de hablar, cogió los objetos relucientes que la bruja había visto antes (no sin antes rotar un poco más) y los tiró a los Aprendices. River se lanzó hacia delante para evitar que uno de ellos cayera al suelo. Rebotó en su mano y, tras unos segundos de tensión, logró atraparlo entre sus manos. Advirtió que Jeanne lo había cogido con mucha más facilidad. Era obvio que tenía mejores reflejos que ella.

Esto es una Perla de Comunicación. Eh… Se coloca… así se lo colocó en la oreja con voz aburrida—. Es un, eh… dispositivo de comunicaciones. Es algo mejor que los que se encuentran en las tiendas. Eh… Podremos comunicarnos entre mundos. Muy útil.

¿De verdad esto puede hacer que hablemos entre nosotros?River observó con interés e incredulidad la pequeña Perla. Sin duda, había muchísimas cosas que desconocía; reflexionó mientras se lo colocaba en el oído.

Cuando acabéis con las preguntas que tengáis poneos por ahí terminó, tras recolocarse en la silla, con un solo ojo abierto.

Indicó con la cabeza una gran máquina circular con una plataforma delante. Lucerita alzó la mano y preguntó:

¿Son frecuentes allí los Sincorazón? ¿Hay algún tipo de población?

Ella tampoco tenía pocas dudas, así que cogió aire y comenzó:

¿Qué tenemos que buscar exactamente? ¿Qué problemas hubo en la otra copia? ¿Qué pasará cuando nos pongamos ahí? señaló la plataforma—. ¿Cómo volveremos?

No quería agobiar a Kazuki con su avalancha de preguntas, pero su explicación había sido bastante escasa. Tras escuchar lo que él dijera, pensó que tal vez debería presentarse al chico. Algo cortada, dijo:

Ejem, yo soy River. Encantada.

Inclinó la cabeza en un movimiento rápido. Tal vez podría haberle ofrecido la mano, pero aún no se veía capaz de tener contacto físico directo. Esperó que no se ofendiera.

¿Alguna estrategia? Ir juntos o separados podría marcar la diferencia añadió la otra Aprendiza. Le agradeció internamente que cambiase de tema.

River acababa de llegar a Tierra de Partida, y no se veía capaz de enfrentarse a un mundo totalmente sola; no le importaba admitirlo.

Supongo que seréis más expertos que yo, pero… Acabo de llegar, y no me gustaría ir sola.

Tal vez sonara algo egoísta, pero no quería riesgos innecesarios. Obvió esa parte, pero si se llegaba a dar el caso, preferiría ir con Jeanne. No porque le cayera mejor, era que… ella era una mujer.

>>Aunque bueno, siempre podríamos comunicarnos con la Perla en caso de peligro, si llegamos a separarnos.

Spoiler: Mostrar
Encantada de compartir trama con vosotros <3. Por si lo necesitáis, mi código de color es #4040FF
Avatar de Usuario
River
5. Fantasma Farol
5. Fantasma Farol
 
Mensajes: 123
Registrado: Lun Ago 11, 2014 1:52 am
Dinero: 0.01
Banco: 0.00
Ubicación: En Yupilandia ñ_ñ
Sexo: Femenino
Youtube: RivahKH Ω Ω A.S
Karma: 3

Re: [Espacio Paranoico] Me dicen por el pinganillo...

Notapor Tsuna » Lun Nov 17, 2014 10:53 pm

Imagen

Spoiler: Mostrar


Estar en aquella habitación de nuevo solo conseguía provocarme ligeros escalofríos. Había pasado ya por allí en varias ocasiones: cuando me sacaron la maestra y Shinju, o cuando Erased apareció en La Red; pero no habían sido para nada buenas experiencias. Definitivamente, no me encontraba agusto en ese lugar. Y la que me había solicitado había sido Alexis esta vez, que se encontraba sentada de mala manera, como acostumbraba a hacer la maestra, sobre las teclas del ordenador, o casi encima de estas. Aquella actitud no conseguía relajarme tampoco, por lo que me crucé de brazos a la defensiva y seria como siempre, echándole una rápida mirada a la nueva de pelo azul que habían llamado también: parecía bastante endeble. Suspiré, resignada ante mi destino de hacer de niñera en todas las misiones: con Saito, con Simbad, con la chica cuyo nombre se me escapaba…

Bueno, alguien les tendrá que poner en su lugar mientras las maestras se encuentran ocupadas.


Alexis, con la cual no había tenido gran relación, no paraba de observarme, hasta que finalmente se decidió por estampar la butaca contra la pared. ¿De verdad hacía falta romper los muebles para explicarnos la misión? Definitivamente, no iba a congeniar con ella —al igual que me pasaba con casi todo el mundo— pues parecía tener la misma mentalidad que Diana: dar órdenes y más órdenes.

Ante sus palabras, simplemente permanecí callada y en silencio, escuchando todo lo que tuviese que decir, para finalmente agarrar aquella peculiar perla brillante, denominada: Perla de Comunicación. Era la primera vez que veía una, la verdad, y parecía poder comunicarnos a través de distintos mundos. ¿De dónde demonios la había sacado Alexis? Sin duda, me dejó sorprendida.

De acuerdo. —respondí ante su breve y pobre explicación, colocándome dicho artilugio en mi oreja derecha y situándome donde me indicó

Me situé de espaldas a Alexis, frente a la gran máquina de colores. Tragué saliva y me preparé, pues a decir verdad, hacía muchísimo que no volvía a ese mundo tan horrible. Y sí era cierto que, aunque yo proveniese de Ciudad de Paso, el bando de Bastión Hueco me había encontrado allí, en Espacio Paranoico, por lo que yo era la ideal para llevar a cabo una misión de reconocimiento. Por mi parte no tenía dudas, porque si aquello nos permitía comunicarnos a través de distintos mundos, podría perfectamente guiarnos mientras explorábamos. Miré una última vez a la chica de pelo azul, totalmente seria.

Saeko… Es mi nombre —me presenté, esperando alguna reacción por su parte—. Mejor que no hagas ninguna tontería, y hazme caso en todo momento, ¿entendido? —no aceptaría quejas por su parte, por supuesto que no

Spoiler: Mostrar
Edit: Se me olvidó decir que mi color es #BF00BF. Como nunca uso colores de los demás, se me pasó por alto.
Avatar de Usuario
Tsuna
57. Ferrocustodio I
57. Ferrocustodio I
The Unknowns
 
Mensajes: 1680
Registrado: Mar Ene 03, 2012 5:12 am
Dinero: 691,216.48
Banco: 0.00
Ubicación: Perdida en el océano.
Sexo: Femenino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 17

Re: [Espacio Paranoico] Me dicen por el pinganillo...

Notapor Final Fan » Dom Nov 23, 2014 5:55 am

Spoiler: Mostrar
Post de exposición para vuestras preguntas~ Creo que ya he esperado bastante por todos en este primer post, ahora me hago una idea de vuestro ritmo. Dejaré unos cuantos días más para que postee quien falte (o quien quiera; si ya habéis posteado sois libres de hacerlo de nuevo) y al siguiente nos metemos en el meollo del asunto.


Imagen


¿Son frecuentes allí los Sincorazón? ¿Hay algún tipo de población?

El Maestro giró lentamente la cabeza hacia Jeanne y parpadeó dos veces con toda la parsimonia del mundo.

Se han dado casos de apariciones de sincorazón —dijo, asintiendo de forma casi imperceptible—. Eh... No demasiados. Aparecen más a menudo en... zonas apartadas. Lugares que los programas no suelen frecuentar.

Kazuki le dedicó una última mirada interrogante para confirmar que lo había entendido. Iba a volver a cerrar los ojos usando sus brazos de almohada cuando pareció recordar algo y levantó la cabeza, casi sobresaltado.

Ah, sí. Los programas. A vosotros os parecerán gente normal y corriente. Pero, eh... es algo diferente. Son manifestaciones de la gente que ha... —Kazuki frenó, ponderando un momento la situación—. Bueno, no es importante. El caso es que, eh... Bueno, que sí, hay población. Es bastante probable que las fuerzas de seguridad del mundo os, eh... Que os tomen por elementos extraños. Debéis evitarlos a toda costa, al menos hasta que logremos establecer relaciones diplomáticas con ellos. Pero eso lo sabíais, ¿no? Ah, no, claro, que os lo tenía que contar yo. Ya.

El Maestro levantó una mano y se encogió de hombros, para luego apoyar los codos sobre el respaldo de la silla y apoyar la cabeza sobre sus manos. Al menos ya no tenía una postura que pudiese hacer pensar que estaba durmiendo. Aunque casi.

¿Qué tenemos que buscar exactamente? ¿Qué problemas hubo en la otra copia? ¿Qué pasará cuando nos pongamos ahí? ¿Cómo volveremos?

Antes de llegar a ponerse más cómodo de lo debido, Kazuki se obligó a si mismo a virar su mirada hacia River. Parpadeó incluso más lentamente que antes, cuatro veces, y tardó unos segundos antes de empezar a hablar.

Tenéis que buscar datos. Información. Las misiones de reconocimiento son de lo más sencillito. Eh... si no se complican. Como suele pasar últimamente —empezó Kazuki, adquiriendo una expresión pensativa un poco preocupante—. Pero las expediciones a Espacio Paranoico son bastante rutinarias. No sois, eh... el primer grupo de aprendices que va, no os... preocupéis.

El Maestro hizo girar su silla una única vez. Tenía el ceño fruncido, lo cual lo hizo perder su hasta ahora perenne expresión somnolienta.

Lo de la copia, eh... que os lo cuenten mejor vuestros compañeros aprendices —decidió decir—. En cuanto a... esta maquinaria... Os transportará al mundo, simple y llanamente. Eh... Para volver, ya os iré contando cuando estéis dentro.

¿Alguna estrategia? Ir juntos o separados podría marcar la diferencia.

El Maestro se señaló la Perla de Comunicación significativamente.

Ya os iré contando —repitió, únicamente.

Imagen


Mejor que no hagas ninguna tontería, y hazme caso en todo momento, ¿entendido?

¡Ja! Sí, venga, el tutorial andante —añadió Alexis, al ver que Saeko había empezado a hablar con Nicoxa—. Te he dicho que le cuentes cositas del mundo y poco más, complejos de superioridad los justos. Es a mí a quien debéis atender en todo momento.

La chica se toqueteó la Perla de Comunicación con gesto grave, volviendo su vista hacia Nicoxa.

A esta, ni caso. A mí, todo el caso —sentenció, para luego dirigirse a las dos mientras seguía señalándose el accesorio de enlace —. Por aquí escucharéis todo lo que necesitéis. Nada de desviarse ni de ignorarme o me canso enseguida y os dejo tiradas.

Plazo estimado: MIÉ-26/11
ImagenImagenImagenImagenImagen
Imagen
Avatar de Usuario
Final Fan
Miembro del Hall de la Fama
Miembro del Hall de la Fama
Lost Hearts
 
Mensajes: 1763
Registrado: Sab Mar 22, 2008 10:21 pm
Dinero: 164,122.60
Banco: 114,985.17
Ubicación: Dejitaru Waarudo >8D
Sexo: Masculino
Clan: Lost Hearts
Tumblr: finalflan
Youtube: AboFinal
Estantería de objetos
Karma: 31

Re: [Espacio Paranoico] Me dicen por el pinganillo...

Notapor Sito » Mar Nov 25, 2014 2:09 pm

Imagen


Habían pasado ya varios días desde que Nicoxa llegó a Bastión Hueco. Hasta ahora su vida ahí le estaba gustando, sin duda era mejor que lo que tenía antes, pero se le hacía todo bastante monótono una vez se acostumbró a los extraños y misteriosos paisajes que la rodeaban. No había hablado apenas con nadie además de con su amiga, y casi todo lo que hacían era entrenar... pero aún no había hecho nada destacable o importante.

Hasta que llegó aquel día. Había sido llamada a una habitación en la que aún no había estado para realizar una "misión". Por fin pasaba algo interesante, así que se vistió rápidamente con una especie de armadura morada y blanca que dejaba algunas partes del cuerpo al aire, lo que daba como resultado una prenda realmente sensual. Salió de su habitación tras asearse, arreglarse el pelo y darle un beso a su misteriosa figura con forma de labio para que le diera suerte. Emprendió su camino hacia el sitio donde la esperaban con muchas ganas de ver qué le tenían preparado. Por fortuna no le llevó demasiado tiempo encontrar el lugar indicado.

Cuando abrió la puerta lo primero que llamó su atención fueron los extraños aparatos que se encontraban allí. ¡Como si no le hubiera costado ya adaptarse a su nueva vida como para que ahora le hagan presentarse en una habitación tan tecnológica!. También se fijó en las dos chicas que había allí: una era bastante atractiva y debía tener una edad similar a Nicoxa, la otra estaba sentada y era una niña un tanto extraña. Al ser blanco de sus miradas un escalofrío recorrió la espalda de Nico. Ambas tenían un semblante serio que parecía advertir que no hiciera ninguna broma o tontería. O lo que es lo mismo: tenían sentido del humor nulo.

Tragó saliva, nerviosa.

«Dios, donde me he metido...»


Para su sorpresa, la niña era la maestra que las había llamado. Le parecía bastante... inusual, pero si ella estaba ahí sentada y la otra estaba ahí de pie junto a ella por algo sería.

Tú vienes de allí, así que te va a tocar explicarle cositas a la nueva. ¿Quejas? ¿A que no? Pues eso.

La niña se dirigía a la otra chica, que debía ser otra aprendiza y que no parecía más contenta que antes después de oírla. Aquella chiquilla se levantó y lanzó sin ninguna razón aparente la butaca donde estaba hacia ellas, aunque pasó entre ambas y se estrelló contra la pared, sobresaltando a Nicoxa.

«¡¿Qué leches le pasa a esa niña?!»

En el lugar donde se encontraba la maltratada butaca —a la que Nicoxa se acercó con ternura para levantarla y enderezarla, ya que era muy ordenada y le daba pena verla así— había uno de los aparatos que llamó su atención al entrar, ¿estaría relacionado con su misión?

Esta vez os toca a vosotras dos ir a reconocimiento. No sé si tú has ido alguna vez —esas palabras iban dirigidas a la otra chica, pero acto seguido se volvió hacia Nico—. Sé que tú no, así que no vayas de lista.

La cara de Nicoxa se ensombreció. Había perdido su oportunidad para preguntar a qué se refería, pero al menos consiguió un objeto con forma de perla que les lanzó la niña al acabar de hablar. Las perlas eran muy valiosas en Port Royal, así que se planteó la posibilidad de venderla más adelante si no se acordaba de pedírsela de nuevo.

La maestra explicó que se trataba de un pendiente con el que podían comunicarse a distancia y les indicó también que se pusieran sobre el artilugio extraño de antes. Nico se lo puso, aunque no terminaba de entenderlo. De hecho no entendía casi nada.

Esperad un momento, ¿a dónde nos dirigimos exactamente? —preguntó sin dirigirse a nadie en concreto, puesto que ambas parecían saber bastante— pensaba que a los otros mundos podíamos ir gracias a los glider, ¿este es un caso especial o como va eso? ¿qué vamos a encontrarnos allí? ¿para qué somos enviadas a ese lugar?

Intentó sonar segura de sí misma, pero se podía atisbar la preocupación en su tono de voz. La otra chica se limitó a estar de acuerdo con el plan y no hizo ninguna pregunta. Se dirigió a la plataforma donde la pequeña maestra les ordenó que se pusieran y miró a Nicoxa.

Saeko… Es mi nombre —su cara seguía estando seria cuando se presentó. No parecía muy contenta de tener que lidiar con ella—. Mejor que no hagas ninguna tontería, y hazme caso en todo momento, ¿entendido?

¡Ja! Sí, venga, el tutorial andante —añadió la niña. Nicoxa no pudo evitar sonreír en aquel momento—. Te he dicho que le cuentes cositas del mundo y poco más, complejos de superioridad los justos. Es a mí a quien debéis atender en todo momento.

Como respuesta a las palabras de Saeko Nicoxa puso los ojos en blanco. Prefirió pensar que no estaba siendo borde y que si le decía eso era porque conocía los peligros que podían haber allí y de cierto modo se preocupaba por ella.

Uhm... de acuerdo, Saeko —intentó sonar amigable, pero no podía aguantarse del todo—. Pero podrías... ¿podrías no ser tan seca conmigo? Sé que soy nueva y todo eso —dejó escapar una risita para restarle dureza a su pregunta—, pero si vamos a ir juntas será más agradable para ambas si nos llevamos bien, ¿no crees? Ah, por cierto, mi nombre es Nicoxa.

La maestra intervino de nuevo al hablar directamente a Nico.

A esta, ni caso. A mí, todo el caso —sentenció, para inmediatamente después hablar a las dos chicas—. Por aquí escucharéis todo lo que necesitéis. Nada de desviarse ni de ignorarme o me canso enseguida y os dejo tiradas.

Parecía que se acababa el tiempo de preparación y Nicoxa seguía con muchas dudas...

En fin, espero conseguir las respuestas sobre la marcha... —declaró en voz baja encogiéndose de hombros mientras se posicionaba temblorosa en la plataforma. Al menos estaba emocionada con todo el asunto. ¡Iba a comenzar su primera misión real...! O quizás no tan real.

Spoiler: Mostrar
Sorry por la tardanza ;_; ya le expliqué a Flan. Mi color es el bello #00BFBF
ImagenImagenImagen
v. Ficha de Nicoxa .v
Imagen
ImagenImagenImagenImagenImagen
Imagen
Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Sito
Moderador
Moderador
The Unknowns
 
Mensajes: 6997
Registrado: Jue Ene 25, 2007 1:28 pm
Dinero: 33,695.88
Banco: 3,517,943.83
Ubicación: Onett
Sexo: Masculino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 127

Re: [Espacio Paranoico] Me dicen por el pinganillo...

Notapor Final Fan » Vie Nov 28, 2014 9:06 am

Imagen

Nada más, entonces.

Kazuki volvió a girar la silla (¿cómo no se mareaba con la de veces que repetía el gesto?) para ponerse de cara al teclado del ordenador. Estuvo unos segundos con la mirada perdida antes de sobresaltarse levemente y pulsar al fin una de las teclas. Los tres aprendices oyeron cómo un zumbido del que no se habían percatado hasta ese momento iba aumentando cada vez más su volumen. Provenía de la maquinaria que tenían a su espalda, pero no llegarían a tener tiempo de mirar hacia atrás antes de que una cegadora luz los envolviese e hiciese que perdiesen el conocimiento durante unos segundos.

Imagen

Pues venga, chao.

Alexis les dedicó a Nicoxa y Saeko un desganado gesto de despedida con la mano antes de darse la vuelta y pulsar un botón del teclado del ordenador perezosamente. Las dos chicas oyeron cómo un zumbido del que no se habían percatado hasta ese momento iba aumentando cada vez más su volumen. Provenía de la maquinaria que tenían a su espalda, pero no llegarían a tener tiempo de mirar hacia atrás antes de que una cegadora luz las envolviese e hiciese que perdiesen el conocimiento durante unos segundos.

Imagen


Imagen Imagen Imagen

Jeanne, Lune y River abrieron los ojos en una sala circular bañada por una luz a la que era difícil acostumbrarse. Todo a su alrededor parecía emitir un sonido parecido al zumbido que habían oído antes de que Kazuki pulsase la tecla. Cuando su vista se hubo regulado casi por completo, se pudieron dar cuenta del tipo de lugar en el que estaban. Las paredes eran oscuras, pero a la vez parecían brillar por sí mismas, recorridas por líneas de colores cambiantes. El lugar era algo difícil de asimilar, al igual que la vestimenta que de repente vestían los tres. De algún modo, las ropas que habían llevado hasta el momento habían sido sustituidas por algo diferente.

Las Perlas de Comunicación de los tres aprendices sonaron a la vez con un tintineo, lo cual los avisaba de que estaban recibiendo una transmisión.

Imagen Imagen

Nicoxa y Saeko abrieron los ojos en una sala cuyo propósito no era fácil dilucidar a primera vista. El lugar estaba lo suficientemente iluminado como para que se diesen cuenta, eso sí, de que no había demasiado que ver por allí aparte de la estrambótica arquitectura del lugar. Las paredes oscuras estaban recorridas por dibujos que emitían una luz parecida a las de neón, y se interrumpían en algunos lugares para dar lugar a pequeñas ventanas a través de las cuales se observaba un paisaje difícil de asimilar, tapizado de edificaciones idénticas entre sí que se extendían hasta donde alcanzaba la vista. En lo que se fijarían ante, sin embargo, sería en su vestimenta. De algún modo, las ropas que habían llevado hasta el momento habían sido sustituidas por algo diferente.

Las Perlas de Comunicación de las dos aprendizas sonaron a la vez con un tintineo, lo cual las avisaba de que estaban recibiendo una transmisión.

Spoiler: Mostrar
¡Chan, chan! Palabra clave: "transmisión". Cada vez que veáis esta palabra marcada con algún color significa que tenéis que estar atentos a vuestra bandeja de entrada de mensajes privados del foro, y es algo que sólo vuestro personaje ha oído. ¡Procurad no estar fuera de cobertura! Si queréis responder a una transmisión deberéis hacerlo en un post, no por mensaje privado, ya que es necesario hablar en alto para comunicarse a través de la Perla y los que estén a vuestro alrededor podrán oíros.


Spoiler: Mostrar
Y como no encontraba un mapa del Espacio Paranoico de KH2 me he tenido que hacer uno súper profesional en Paint.
Imagen
¡Podéis explorar más allá del mapa! Si se os da por saltar por un acantilado o encontráis lugares extra que no salen en el juego intentaré irlos añadiendo al mapa.


Faltas: Luneshine (1)
Plazo estimado: MAR-2/12
ImagenImagenImagenImagenImagen
Imagen
Avatar de Usuario
Final Fan
Miembro del Hall de la Fama
Miembro del Hall de la Fama
Lost Hearts
 
Mensajes: 1763
Registrado: Sab Mar 22, 2008 10:21 pm
Dinero: 164,122.60
Banco: 114,985.17
Ubicación: Dejitaru Waarudo >8D
Sexo: Masculino
Clan: Lost Hearts
Tumblr: finalflan
Youtube: AboFinal
Estantería de objetos
Karma: 31

Re: [Espacio Paranoico] Me dicen por el pinganillo...

Notapor 15nuxalxv » Dom Nov 30, 2014 9:41 pm

Imagen


Imagen


Spoiler: Mostrar


Tras escuchar atentamente las respuestas de Kazuki (me convenía recordar el tema de los “programas” y de las fuerzas de seguridad), me coloqué en la plataforma que había señalado anteriormente.

Nada más, entonces.

Kazuki se volteó para ponerse frente a la pantalla. La observé con curiosidad, intentando descubrir que había en ella.

Tras unos instantes de meditación, el Maestro se sobresaltó como si le hubiera venido la inspiración de pronto y pulsó una tecla. Un zumbido a mi espalda que comenzó a subir gradualmente me sobresaltó, pero jamás pude averiguar de qué se trataba.

Imagen


Abrí los ojos al notar una potente luz atravesando mis párpados. De alguna forma, habíamos abandonado la sala de ordenadores y nos encontrábamos en otro lugar. Algo me dijo que no se trataba de Tierra de Partida, sino de otro mundo.

Espacio Paranoico.

Spoiler: Mostrar


Mis compañeros y yo nos encontrábamos en una sala circular que emitía un sonido que penetraba en mi oído interno y me taladraba la cabeza. La cantidad de luz presente me dañaba los ojos, así que los cerré con fuerza mientras me llevaba una mano a la frente a modo de visera.

Cuando me hube acostumbrado a la intensidad lumínica, volví a levantar los párpados y analicé el escenario que se levantaba ante mí. Mentiría si dijese que no abrí los ojos hasta casi salirse de sus órbitas. Había visto bastantes cosas en mi tiempo como Aprendiza, pero aquello… Aquello era completamente diferente.

Era una sala circular, de paredes oscuras pero que a la vez emitían un extraño fulgor, como una bombilla negra; recorridas por líneas de colores cambiantes. Recorrí con la mirada el espacio de cabo a rabo, asombrada aún. Si todo el mundo era así, tardaría en acostumbrarme.

Entonces, cuando reparé en sus compañeros, vi que sus ropas habían cambiado mágicamente. También notó que les veía más oscuros de lo habitual, y se percató que llevaba unas gafas de cristales tintados. Se las quitó, extrañada, y entonces reparó en su vestimenta: al igual que la de Lune y River, se había transformado. Me toqué la cabeza, mi pañuelo había desaparecido, y mi peinado era diferente. ¿Qué demonios pasaba con aquel mundo?



Antes de poder dirigir la palabra a los demás, un tintineo resonó en mi oreja. Era la Perla de Comunicación. Coloqué la mano en ella instintivamente, y escuché la voz del Maestro Kazuki. Tras atender a su mensaje y asimilar la información, dije:

Bueno, creo que lo primero es salir de aquí. Tal vez fuera encontremos “programas” pronuncié esa palabra con más énfasis a los que interrogar. Por ahora, no creo que podamos hacer más.

Esperé las posibles respuestas de River y Lune y me dirigí a la salida, dispuesta a ejecutar mi misión. Después de todo, yo también tenía curiosidad por saber más de aquel subrealista mundo.

Spoiler: Mostrar
Amo las miniaturas de los pjs, Flan <333
Avatar de Usuario
15nuxalxv
49. Mandrágora
49. Mandrágora
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 1461
Registrado: Dom May 20, 2012 3:55 pm
Dinero: -600,907.82
Banco: 33,068.83
Ubicación: Kimbolton Castle
Sexo: Femenino
Estantería de objetos
Karma: 14

Re: [Espacio Paranoico] Me dicen por el pinganillo...

Notapor River » Mar Dic 02, 2014 1:30 am

Nada más, entoncesdijo Maese Lirón, tras contestar a cada una de las preguntas.

Una vez colocados los tres en la plataforma, y tras unos segundos de deliberación, el Maestro pareció desentrañar los misterios de la máquina y pulsó una tecla. River oyó un ruido tras de ella, pero de pronto una luz le cegó y perdió el sentido.



Imagen


Spoiler: Mostrar


Cuando River recobró la conciencia, notó que la intensa luz no se había marchado del todo. Abrió los ojos en finas rendijas, pero no pudo evitar abrirlos totalmente. Nunca se hubiera imaginado que existieran mundos tan diferentes al suyo. Ya había conocido Tierra de Partida, pero éste tampoco era como en el que se encontraba en ese momento.

Porque algo le dijo que había cambiado de mundo de una extraña forma. Espacio Paranoico, así lo había llamado Kazuki.

El zumbido que había escuchado anteriormente seguía presente, pero aquello no era lo más alarmante: las paredes… brillaban. Tenían rayas de luz de colores, e incluso el color negro alumbraba por sí solo. La bruja buscó con la mirada a sus compañeros, y se encontró con que ellos estaban… distintos. Su ropa, incluso el pelo de Jeanne; se habían transformado. Su compañera, que parecía tan atónita como ella misma, se quitó unas gafas de sol que habían aparecido mágicamente en su cara. River se miró a sí misma, y descubrió que también había cambiado: su pelo, su vestido, sus botas… Todo.



Se sintió extraña, como si hubiera mudado de piel. No sentía ni frío ni calor, era… un vacío de temperatura, que hizo que se estremeciera. O tal vez lo que lo causó fue el pitido de la Perla de Comunicación. La adolescente imitó a Lucerita, que se había llevado la mano al oído.

Tras escuchar la transmisión del Maestro, Jeanne habló:

Bueno, creo que lo primero es salir de aquí. Tal vez fuera encontremos “programas”puntualizó aquella palabra. Debíamos aparentar ser como ellos, al parecera los que interrogar. Por ahora, no creo que podamos hacer más.

Eché un último vistazo a la sala, aunque a simple vista no parecía haber nada importante (quitando el hecho de lo extraña que era). Después, añadí:

Deberíamos recordar la ubicación de esta sala, por si nos separamos. Como un punto de reunión. Además, tal vez tengamos que volver a Tierra de Partida por aquí, ya que es donde hemos aparecidoTenía sentido.

>>Te sigo, Luceritaañadió, sonriendo. Se preguntó cuál sería la reacción de Lune ante tal mote.
Avatar de Usuario
River
5. Fantasma Farol
5. Fantasma Farol
 
Mensajes: 123
Registrado: Lun Ago 11, 2014 1:52 am
Dinero: 0.01
Banco: 0.00
Ubicación: En Yupilandia ñ_ñ
Sexo: Femenino
Youtube: RivahKH Ω Ω A.S
Karma: 3

Re: [Espacio Paranoico] Me dicen por el pinganillo...

Notapor Sito » Mar Dic 02, 2014 3:52 pm

Imagen



Una luz cegadora provocó que Nicoxa se desmayara unos instantes. Al volver en sí comprobó que estaba en un lugar muy extraño incluso para ella. Hasta sus ligeros ropajes habían desaparecido y fueron sustituidos por una moderna prenda azul que se iluminaba sola.

«Pues no está fea esta nueva ropa. Si fuera así por la calle seguro que sería el centro de todas las miradas».

Se fijó en Saeko, su compañera, que llevaba puesto algo prácticamente idéntico a lo que vestía Nicoxa. Si mas gente iba así no era algo especial para Nicoxa, por lo que se entristeció ligeramente.

Aprovechó para examinar la zona donde se encontraba, aún bastante perpleja de que pudiera existir algo así. La tenían fascinada todas las luces de aquel lugar: se podría tirar horas enteras observándolas. Pero algo la sacó de su embobamiento...

Finalmente, la locura se apoderó de Nicoxa. O eso creía al escuchar las voces de la pequeña maestra en su cabeza. Con la sorpresa del nuevo entorno que la rodeaba casi se olvidó de los pendientes de comunicación.



Ajá… así que estamos en Espacio Paranoico y… es posible que en peligro… muy bien, sí… —repetía Nicoxa en voz alta para que no se le escapara información. Al final decidió preguntarle algo que debió haber hecho antes—. Esto… maestra —aún le resultaba extraño hablar así a una niña—. Aún no conozco tu nombre, ¿cómo me tengo que referir a ti?

No había resuelto todas sus dudas, pero al menos ya no estaba tan perdida como antes. Dedujo finalmente que se encontraban dentro de la máquina que había en la habitación donde se encontraban antes. Tampoco le sorprendió que pudieran encontrar algún peligro en aquel lugar, después de todo no se habían alistado a Bastión Hueco para cuidar bebés o realizar labores de jardinería.

Nico estaba pensativa, ella no conocía de nada aquel extraño lugar, pero por lo que decía la maestra, Saeko sí. De hecho hasta provenía de aquel lugar.

Se acercó a la terminal y se sentó encima para a continuación dirigirse a Saeko.

Qué sitio más raro, ¿no crees? —no estaba segura, pero le dio la impresión de que a Saeko no se lo parecía tanto—. Oye, ¿en serio provienes de este lugar? Pero… eres humana, ¡¿no?!

No se molestó en disimular su cara de curiosidad máxima cuando le formuló esa pregunta porque cualquiera en su situación la habría hecho.

La verdad es que yo no tengo ni idea de por donde ir, y tampoco veo a demasiada gente por aquí para preguntar… así que si realmente vivías aquí antes digo yo que como mínimo conocerás este sitio mejor que yo.

»Así que... ¡te sigo!


Le sacó la lengua amistosamente y esperaba que no le pareciera mal su plan de ir tras ella. Era dividirse —idea que no le terminaba de gustar en su primera misión—, seguir a Saeko o seguirla a ella, ¿y quién querría perderse en aquel lugar?
ImagenImagenImagen
v. Ficha de Nicoxa .v
Imagen
ImagenImagenImagenImagenImagen
Imagen
Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Sito
Moderador
Moderador
The Unknowns
 
Mensajes: 6997
Registrado: Jue Ene 25, 2007 1:28 pm
Dinero: 33,695.88
Banco: 3,517,943.83
Ubicación: Onett
Sexo: Masculino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 127

Re: [Espacio Paranoico] Me dicen por el pinganillo...

Notapor Tsuna » Mar Dic 02, 2014 8:07 pm

Casi no había acabado de explicarle la situación a la nueva cuando Alexis…

¿¡Cómo!?


Quedé muda y con los ojos abiertos de par en par, incrédula ante lo que me había dicho: era la tutorial andante. Pude observar de reojo, además, cómo la nueva también se mofaba de la burla de Alexis, y yo… Yo me tuve que contener, por supuesto. Apreté los dientes y mantuve la mirada fija sobre los colores de la máquina, intentando no estallar antes de siquiera empezar la misión.

Sería tras unos segundos inmersa en mí misma intentando, con mucho esfuerzo todavía, no saltar sobre Alexis, cuando la nueva llamó mi atención llamándome por mi nombre. La observé de reojo, recelosa de lo pudiese decirme, pero para mi sorpresa cambió de tema y me pidió que la tratase bien… ¿Acaso había hecho lo contrario? Me había preocupado por ella y sin embargo, Alexis sólo aprovechó para mofarse de mí.

Nicoxa…


Me resultó un nombre bastante raro; era la primera vez que lo escuchaba. Sin nada más que añadir asentí con la cabeza, dándole a entender a Nicoxa que no pretendía darle una paliza ni nada semejante. Yo sólo llegaba a esos casos cuando los aprendices no tenían ningún remedio o futuro por delante, y necesitaba hacerles ver que iban mal encaminados. Simplemente.

De acuerdo. —respondí al último comentario de Alexis con un gesto del brazo, sin siquiera dirigirle la mirada

Me mantuve concentrada en los colores de la máquina, escuchando aquel estrambótico zumbido hasta que la luz me terminara por cegar completamente y perdiese mi conciencia. Dejándome llevar.


Imagen

Imagen


Spoiler: Mostrar


Una vez mis ojos se terminaron por acostumbrar a la nueva oscuridad abrí los párpados, un poco mareada y desorientada, analizando lo poco que captaban mis sentidos. Me sentí irremediablemente extraña, físicamente al menos, a lo que alcé uno de mis brazos frente a mí para comprobar, disgustada cómo no, aquella apariencia:

Spoiler: Mostrar
Imagen


Inevitablemente la cabeza se me inundó de recuerdos, no muy bonitos la verdad: Light criticando a los maestros junto a Saxor; yo atrapada sin esperanzas en aquel lugar sin fin; cómo aquel programa se había hecho pasar por Ragun para matarme… Infinidad de cosas.

Miré de reojo a la nueva, la cual parecía realmente impresionada con el entorno. ¿Y quién no lo estaría? Aquel mundo no se llamaba Paranoico por nada. Yo por mi parte sabía dónde me encontraba: una celda. Habíamos terminado en una celda, pero aún así no pude evitar la tentación de caminar sin rumbo por el lugar, observando el siniestro paisaje y el horizonte.

Estoy otra vez aquí…


Había pensado que yo era ideal para encaminar una expedición en dicho mundo minutos atrás, pero lo cierto es que ahora que tenía que enfrentarme a la realidad, me costaba bastante asimilarlo. No pasó mucho tiempo hasta que una voz tan conocida como repelente retumbó en mi cabeza; se trataba de Alexis.

Me crucé de brazos, todavía enfadada por lo que me había dicho, para escuchar lo que tuviese que decir. Inevitablemente gruñí molesta cuando se puso a gritar para comprobar si la perla funcionaba. La situación no mejoró cuando se volvió a referir a mí como “La Chica Tutorial”. ¿¡Pero qué se había creído!? Esperé pacientemente, espera que se me hizo eterna, a que terminase de hablar ella sola, y en cuanto la expedición comenzase me adelantaría un par de pasos dispuesta a salir de la celda.

Vamos, Nicoxa. —la advertí, recordando lo sensible que era e intentando que mi tono de voz no la ofendiese ni nada por el estilo

Más cuando me dirigí a ella con la mirada me di cuenta de que se encontraba sentada sobre la terminal, preguntándome que el mundo era extraño y… ¿Si yo era humana? ¿Acaso no lo parecía? La miré incrédula por unos momentos, pero el tiempo era oro y no estaba dispuesta a perderlo; lo mejor sería responder sus dudas antes de salir a la aventura por aquel infierno de datos paranoicos.

Pues claro que soy humana, ¿acaso te parezco un monstruo de la Federación? —le comenté con clara ironía sorprendida por su acusación, para hacer una pausa y continuar— En realidad no soy de este mundo, pero ya me encontraba aquí sola cuando la maestra me recogió. Y hablando de maestras, esa se llama Alexis, y es una aprendiza como tú.

Escuché lo que tuviese que decir Nicoxa, que estaba dispuesta a seguirme. Asentí decidida y me encaminé a la salida, dispuesta a marcharme ya. No obstante, antes de salir, me giré hacia ella para comentarle lo básico.

Este mundo está gobernado por un monstruo. Cada habitante debe disponer de un disco que le identifique y, según Alexis, nosotras no lo tenemos. Sugiero ir primero al Entorno de Datos, así que quédate detrás de mí, ¿vale?

Alcé una ceja, esperando que le hubiese quedado todo bien clarito e ignorando su extraño gesto con la lengua, avancé con cautela delante, preparada para cualquier cosa. Hice uso de lo poco que recordaba para intentar llegar al Entorno de Datos, tal y como nos había sugerido Alexis.
Avatar de Usuario
Tsuna
57. Ferrocustodio I
57. Ferrocustodio I
The Unknowns
 
Mensajes: 1680
Registrado: Mar Ene 03, 2012 5:12 am
Dinero: 691,216.48
Banco: 0.00
Ubicación: Perdida en el océano.
Sexo: Femenino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 17

Re: [Espacio Paranoico] Me dicen por el pinganillo...

Notapor Final Fan » Dom Dic 07, 2014 9:02 am

Mientras tanto...

Los Juegos seguían su curso tal y como lo habían hecho desde el primer bit de memoria almacenado en el Disco de Identidad de todo programa existente. Una sala oscura, de límites indefinidos, se extendía ante la mirada de un pequeño grupo de aventajados ajenos a lo que todo programa convocado a aquel lugar sufría durante el transcurso de las pruebas. Estaba a punto de comenzar una sesión del Juego del Anillo, presidida por el mismísimo Comandante Sark, pero parecía que cosas más importantes se le venían encima.

Más te vale que esa información no sea falsa, soldado.

Spoiler: Mostrar
Imagen
Sark, el segundo al mando


El Comandante sostenía una tabla holográfica. Sus ojos recorrían el texto que mostraba una y otra vez, casi frenéticamente.

Cuatro terminales al mismo tiempo...

Las comisuras de los labios de Sark se arquearon hacia arriba con la tensión de quien no está acostumbrado a sonreír. Su mueca de satisfacción no desapareció ni siquiera tras dejar su lugar de honor en la cámara de visionado de los Juegos.

Imagen Imagen Imagen

En cuanto salieron de la Sala de Comunicaciones, River, Jeanne y Lune se encontraron en otra estancia circular mucho más amplia que la que acababan de abandonar, que se abría a un espacioso corredor al lado opuesto de donde se encontraban. La iluminación era un poco más cómoda en aquel lugar y la vista de los aprendices estaba ya casi acostumbrada a la luz del Espacio Paranoico, con lo que la navegación por el mundo se les haría más llevadera.

Más allá incluso del corredor que estaba más allá de la estancia circular, bastante lejos de ellos, se encontraba una llamativa pared de color rojo con una entrada abierta a una zona contigua. De ella, vieron cómo salía un pequeño pelotón de personas con un aspecto muy parecido al que habían adquirido ellos mismos al entrar en aquel mundo, caminando pausadamente en dos filas de a uno. Al frente de la comitiva se encontraba un hombre de porte autoritario que portaba algún tipo de arma contundente, aunque desde aquella distancia los aprendices no podían distinguir de qué se trataba. Afortunadamente no siguieron de frente, hacia donde estaban los aprendices, sino que giraron hacia la parte izquierda del corredor (respecto a ellos), donde debía haber otra salida.

Las Perlas de Comunicación sonaron y el grupo recibió una transmisión.


Imagen Imagen

Para salir de la Celda, Saeko y Nicoxa tuvieron que utilizar uno de los múltiples transportadores que había en aquel mundo, plataformas circulares que se movían por un camino predefinido. Con tan sólo montarse en él, el artefacto reaccionó y se comenzó a mover sobre el abismo de celdas que rodeaba a las aprendizas. El viaje duraría unos minutos que Alexis aprovechó para contactarlas con otra transmisión.

El transportador llegó al final de su recorrido deteniéndose suavemente. El lugar al que habían llegado era muy diferente a la celda que habían abandonado. Si miraban hacia su derecha, podían darse cuenta de que se encontraban en un lugar altísimo, como si se tratase de la cima de un precipicio. Más adelante había una entrada a su izquierda que daba acceso a una zona cerrada por altas paredes, aunque podían no entrar en ella y rodearla utilizando unas escaleras que se encontraban más adelante.

Antes de decidir su ruta, sin embargo, apareció un grupo de tres sincorazón cuyo objetivo no parecía ser precisamente hacerles de guías turísticos.

Spoiler: Mostrar
Imagen
x3


Plazo estimado: VIE-12/12
ImagenImagenImagenImagenImagen
Imagen
Avatar de Usuario
Final Fan
Miembro del Hall de la Fama
Miembro del Hall de la Fama
Lost Hearts
 
Mensajes: 1763
Registrado: Sab Mar 22, 2008 10:21 pm
Dinero: 164,122.60
Banco: 114,985.17
Ubicación: Dejitaru Waarudo >8D
Sexo: Masculino
Clan: Lost Hearts
Tumblr: finalflan
Youtube: AboFinal
Estantería de objetos
Karma: 31

Re: [Espacio Paranoico] Me dicen por el pinganillo...

Notapor 15nuxalxv » Vie Dic 12, 2014 9:23 pm

Imagen
Spoiler: Mostrar


Seguida de mis compañeros, crucé el umbral de la puerta y me quedé allí, analizándola antes de avanzar. Al parecer, todo el mundo era tan... estrambótico. Frente a mí se abría una sala circular, que desembocaba en un amplio pasillo. Agradecí las gafas, cuya tonalidad oscura me ayudaban a soportar mejor el brillo de los muros; al que me iba acostumbrando poco a poco.

Avancé hacia el centro de la circunferencia a paso lento, observando todo a mi alrededor con una mezcla de fascinación y desasosiego. Me fijé que, al final del pasillo, vislumbré una pared roja con una puerta, de donde salía una muchedumbre vestida de forma parecida a nosotros, que caminaba mecánicamente en dos filas, en perfecta sincronización.

Programas, pensé.

Los dirigía un hombre que parecía superior a todos ellos; se podía distinguir simplemente en su modo de moverse; aunque la prueba definitiva era el arma (que no logré identificar, cosa que no me extrañó) que portaba en sus manos. Me recordó a la guardia de los aristócratas en Port Royal, en como muchos nos miraban por encima del hombro. La gente lo veía como algo normal, algo correcto; pero yo siempre me había preguntado por qué creían que tenían más derechos que nosotros. Alguna vez lo había expresado a mis amigos, pero me tachaban de loca. Supuse que mi forma de pensar era diferente. Tal vez por aquello nunca había conseguido encajar, y estaba ahora allí. En la Orden.

Aquel hombre debía de ser componente del cuerpo de seguridad del que el Maestro Kazuki había hablado. Por tanto, debíamos evitarlo. Hice una seña a mis compañeros para que se fijaran en él (si no lo habían hecho ya), pero antes de pararme a pensar cómo huir en caso de que nos descubriera, el grupo no se dirigió hacia nosotros, sino que siguió otro camino.

Entonces, mi Perla comenzó a zumbar. De nuevo, Kazuki. Escuché sus palabras, mientras me preguntaba cómo demonios podía ver lo que nosotros. Había oído hablar de los regímenes militares, vigentes en otros lugares de mi mundo, y me sonaba que eran muy estrictos, castigando a todo aquel que se saliera de lo permitido. Aquel mundo parecía cada vez menos amigable.

Sark... Aunque el Maestro había dicho que no tenía importancia, tal vez fuera necesario aprender ese nombre, aunque no completamente. Procuré no olvidarlo.

Cuando el mensaje acabó, me puse a reflexionar. Debíamos evitar los guardas, así que el camino por donde había ido el grupo estaba descartado. Sólo nos quedaba, pues, continuar hacia delante, por donde los programas habían aparecido. Con suerte no nos encontraríamos ningún guarda, y en ese caso siempre podríamos volver al punto de inicio (huyendo, claro). Y no creí plausible quedarnos allí a la espera.

Creo que deberíamos continuar por allá señalé el fondo de la sala—. ¿Qué opináis?
Avatar de Usuario
15nuxalxv
49. Mandrágora
49. Mandrágora
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 1461
Registrado: Dom May 20, 2012 3:55 pm
Dinero: -600,907.82
Banco: 33,068.83
Ubicación: Kimbolton Castle
Sexo: Femenino
Estantería de objetos
Karma: 14

Re: [Espacio Paranoico] Me dicen por el pinganillo...

Notapor River » Vie Dic 12, 2014 10:15 pm

Spoiler: Mostrar


Detrás de su compañera, River alcanzó una nueva sala. Esta era circular, con un pasillo a continuación. También las paredes relucían como si les imbuyera una magia extraña, pero poco a poco se acostumbraba a esa insistente sensación.

Lucerita caminó hacia el círculo, observándolo todo; la bruja la imitó. Realmente, no sabía muy bien qué hacer, aquello era totalmente nuevo para ella y tenía miedo de fastidiarla. Supuso que así se sentirían todos los aprendices en su primera misión, y eso la tranquilizó. Sólo era una misión de reconocimiento, todo iría bien.

Cruzó los dedos.

Al fondo, la adolescente distinguió una pared roja que destacaba sobre las demás. Tenía un acceso por el que de pronto apareció un grupo de gente. River los observó. Marchaban sistemáticamente en dos filas, sin salirse ni un milímetro de su lugar. ¿Aquellos eran los programas? ¡Podrían preguntarles a ellos!

¡Programas!les dijo a sus compañeros, mientras daba un paso. Luego, se fijó que Jeanne señalaba a algo. O a alguien.

Tenía apariencia imperiosa, y dirigía a la masa de programas mientras portaba un objeto en sus manos. Por la forma de asirlo, probablemente fuera un arma. ¿Un soldado?

No, un guarda. Entonces entendió la advertencia de su compañera: aquel hombre (o programa, no estaba segura cuánto se diferenciaban) formaba parte del cuerpo de seguridad que debían evitar. Se quedó en su sitio, observándolo alerta.

Afortunadamente, no repararon en ellos y prosiguieron su marcha por otro camino. Suspiró aliviada. Habían estado cerca. El zumbido de la Perla le sobresaltó. No acababa de acostumbrarse. Se colocó la mano tal y como había hecho antes y escuchó a Maese Lirón.

No debían acercarse a aquellos programas por culpa del vigilante, así que tendrían que buscar programas que no estuvieran cerca de uno de ellos.

Creo que deberíamos continuar por allá opinó Jeanne de pronto, indicando el lugar por el que había aparecido el grupo—. ¿Qué opináis?

Si han aparecido programas de allí, probablemente hayan venido de algún lugar donde hayan más ¿Los programas tenían casas?No cuesta nada intentarlo. Y es mejor que seguirlos y arriesgarnos a que nos vean, creo yo.

Comenzó a dirigirse a paso resuelto hacia el muro rojo, reflexionando acerca de los programas. Kazuki había dicho que no eran como ellos, pero parecían tan humanos... ¿Hasta qué punto se diferenciaban? Cuando hablara con ellos lo descubriría, pensó.

Spoiler: Mostrar
Tanto Nuxal como yo hemos estado un poco enfermas esta semana, así que no nos encontrábamos lo suficientemente bien como para ponernos a escribir. Procuraremos que no vuelva a suceder e intentaremos postear más pronto =).
Avatar de Usuario
River
5. Fantasma Farol
5. Fantasma Farol
 
Mensajes: 123
Registrado: Lun Ago 11, 2014 1:52 am
Dinero: 0.01
Banco: 0.00
Ubicación: En Yupilandia ñ_ñ
Sexo: Femenino
Youtube: RivahKH Ω Ω A.S
Karma: 3

Re: [Espacio Paranoico] Me dicen por el pinganillo...

Notapor Tsuna » Sab Dic 13, 2014 10:19 pm

Imagen

Spoiler: Mostrar

No volví a mirar a Nicoxa tras terminar mi explicación, sino que me adelanté y terminé situándome en uno de los transportadores, esperando por ella. Me crucé de brazos cuando el dispositivo se puso en marcha y Alexis volvió a hacer acto de presencia. No la interrumpí sin embargo; mantuve la mirada perdida en el vacío digital sobre el que nos encontrábamos.

¿Consolas?


Sabía a lo que se refería, pues en el pasado había tenido que lidiar con ellas alguna vez, pero no estaba tan familiarizada con las mismas. Me viré hacia mi compañera para ajustarme mejor la Perla de comunicación.

Bueno, ya decidiremos algo cuando lleguemos. —tan simple como eso

No pasaría mucho hasta que el transportador se detuviese, yo escuché atenta a Nicoxa en caso de que me hubiese preguntado algo a mí o a “la maestra”, pero en ese momento el escenario fue lo que captó toda mi atención. Me centré en el enorme cañón, atenta a cualquier detalle por mínimo que fuera, para continuar con la entrada situada a nuestra izquierda, que parecía llevar a una zona cerrada por las paredes que rodeaban el recinto.

Avancé unos pocos pasos delante de Nicoxa, dispuesta a llevar yo la marcha y… ¿Por qué no? Los ataques de los posibles enemigos que pudiesen salirnos al paso, como aquellos tres Sincorazón. No me traían buenos recuerdos del día que pasé encerrada en el Laberinto, pero actualmente era mucho más poderosa y, estaba claro, no tenía nada que temer. La que sí me podía suponer un lastre era mi compañera, pero viendo lo sensible que era no podía gritarle para espabilarla y que me siguiese el ritmo, que igual me hacía la faena y se quedaba llorando en una esquina. Invoqué mi Llave Espada por instinto; tenía que actuar rápido.

Sígueme con cuidado y ayúdame a rematarlos, ¿sí? —ni siquiera esperé una respuesta por su parte, no la necesitaba, estaba claro lo que debíamos hacer con aquellas cosas

Debíamos eliminarlas antes de que nos supusieran un problema. Sujeté el mango de mi arma con ambas manos y me lancé directa a por el del centro, propinándole un golpe horizontal para concatenarlo con uno vertical, dispuesta a lanzarlo a al aire para que Nicoxa pudiese acertarle con algún hechizo. Saliese mal o no la estrategia, hubiésemos o no acabado con el del medio, no esperaría ningún ataque por parte de aquellos monstruos.

¡Éste! —exclamé como pude en pleno frenesí para que Nico captase mi idea

Gracias a mi juego de piernas me desplacé lo más rápido que pude con cuidado de no caer al vacío e intenté golpear al más cercano al risco con la intención de tirarlo al abismo. Y por supuesto, tampoco descuidaría mis espaldas.

Spoiler: Mostrar
Siento mucho la tardanza, de verdad. Esta semana me han pillado los exámenes y, pese a no haberme salido estos como esperaba, sí me han robado muchísimo tiempo. Espero que igualmente las acciones tanto mías como de Nicoxa sean válidas.
Avatar de Usuario
Tsuna
57. Ferrocustodio I
57. Ferrocustodio I
The Unknowns
 
Mensajes: 1680
Registrado: Mar Ene 03, 2012 5:12 am
Dinero: 691,216.48
Banco: 0.00
Ubicación: Perdida en el océano.
Sexo: Femenino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 17

Siguiente

Volver a Tercera Saga

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados

cron