[Port Royal] Los muertos no cuentan cuentos

Adam, Lastic, Simbad & Jeanne + Fátima

La aparente traición de Tierra de Partida en un acuerdo de paz provocó el anuncio de la guerra por parte de Bastión Hueco. Los aprendices deben enfrentarse entre sí, entre antiguos amigos y compañeros. ¿Cómo lograrán sobrevivir cuando otras amenazas acechan?

Moderadores: Suzume Mizuno, Denna, Astro, Sombra

[Port Royal] Los muertos no cuentan cuentos

Notapor Tanis » Mar Ene 27, 2015 11:02 pm

Imagen


Hora del desayuno. ¿Razones por las cuales no tenían entrenamiento intensivo ese día? Una misión. ¿Razones por las cuales Lyn no las había levantado de madrugada? Ronin.

—Subid al tercer piso, segunda puerta al final del pasillo, cuando terminéis.

Todavía les duraba la sorpresa. Después de lo que pasó en La Red, Ronin no se había dejado ver y los rumores sobre una creciente y densa depresión habían crecido como bolas de nieve que rodaban ladera abajo por la montaña. Sin embargo, por alguna razón que ninguna de las dos aprendizas llegaría a saber, el Maestro de Maestros había roto su voto de reclusión tras convocarlas expresamente para una misión importante en Port Royal.

Sólo se encontraban ellos en la sala de la citación: Ronin, Jeanne y Fátima. Ningún aprendiz más, ningún otro maestro. Fátima podría reconocerla, era dónde se habían llevado a cabo las investigaciones sobre la espada de Cortés durante todo el mes pasado.

La sala no estaba vacía: Una larga mesa, llena de mapas intrincados de mareas, ocupaba el centro. Diagramas colgaban de algunas paredes, también bastantes fórmulas matemáticas, por alguna razón. Ronin no prestó atención a ninguna de esas cosas y fue directamente al grano. Parecía que nada del antiguo maestro risueño, jocoso y guasón, quedaba en él. Era como si todo su buen ánimo, su carácter anterior, hubiera desaparecido con la declaración de guerra. Ronin las hizo sentarse en la cabecera despejada de la mesa y desplegó un mapa holográfico frente a ellas. Un mapa de Port Royal, con sus cientos de islas diseminadas por el Mundo. Varios puntos de color rojo parpadeaban en algunas, cada uno acompañado de un punto negro, salvo algunos que no lo estaban.

Fátima se sabe la mitad de la historia, así que presta atención Jeanne —Ronin sonaba demasiado serio para ser él, incluso más serio que cuando en sus mejores tiempos estaba serio. Con una mueca añadió—. Intentad quedaros con todo, no tenemos mucho tiempo.

«Hace un mes, un equipo de búsqueda en el que estaba Fátima, trajo un objeto de Port Royal, la Espada de Cortés. Normalmente no haríamos algo como eso, pero en Port Royal, aún no sabemos por qué, existen ciertas cosas que generan una mayor cantidad y actividad de sincorazón. En el caso de la espada era una maldición. Rebecca y yo dirigimos una investigación para saber a qué se debe la existencia de dichos objetos, y si una vez neutralizadas las propiedades que invocan a la Oscuridad, pueden continuar usándose —Ronin señaló entonces el mapa y sus puntos—. Los puntos rojos son los ataques de sincorazón registrados en el último año. Los puntos negros son los objetos. Como veis, no todos los ataques de sincorazón son generados por un mediador ajeno, pero sí la gran mayoría.

Ronin amplió el mapa con un leve movimiento de dedos y ocultó los símbolos, dejando a la vista una isla, que por la forma, Fátima reconocería bien de haber viajado a ella recientemente: Tortuga. Dos pequeños textos de diminuta letra azul se escribieron solos sobre la isla, uno en la montaña que la coronaba, otro en el puerto. Si aguzaban la vista podrían leerlos:

Rey de la Montaña:
Nombre: ???
Alineamiento: ???


Rey del Puerto:
Nombre: ???
Alineamiento: ???


Esta misión es importante. No diré sencilla porque no lo es, pero espero éxito en ella. Rebecca ha comparado la frecuencia de las apariciones masivas de sincorazón con hechos pasados en Port Royal y encontrado una coincidencia. Hay un barco pirata que los manifiesta donde atraca durante sus incursiones y quiero eliminar ese punto negro. Así que iremos a Tortuga, recabaremos información sobre dicho barco y nos desharemos de él. O de lo que sea que vaya en él que genere a los sincorazón.

»Confío en que la experiencia de Fátima con esta situación y sus viajes complementen el conocimiento de su propio Mundo y la desenvoltura de Jeanne. Necesito que seáis un equipo.

El maestro apagó entonces el mapa.

¿Preguntas?

Imagen


Quiero que seáis un equipo para esta misión, ¿me habéis entendido? —La voz de la maestra Nanashi resonó dura y fría en la más aún dura y fría sala del trono de Bastión Hueco—. Adam, ¿estás atendiendo?

Era de mañana y la maestra había convocado a los tres aprendices para algo importante. Algo importante en Port Royal. Parecía ser un asunto que producía cierto resquemor en la mujer, pero ninguno —Bueno, quizá Adam sí— se atrevería a preguntar. Nanashi no se detuvo con rodeos y fue directa al grano.

Hay un barco pirata en Port Royal que está ejerciendo una influencia desmesurada sobre los sincorazón, los hace aparecer allí donde ataca y quiero saber por qué y cómo lo hace. Por eso quiero que actuéis como un equipo. Simbad es el más veterano de los tres aquí, quiero probar sus dotes estratégicas. Adam, eres muy fuerte, serás un buen apoyo en combate. Y Lastic... Puede que acabes de llegar, pero esto te servirá como experiencia. Cualquier habilidad que puedas ejercer en beneficio de tu equipo y la misión, úsala.

La maestra guardó un momento de silencio, como si pensara en algo que ellos no podían saber. Finalmente se irguió un poco más en el trono y continuó:

Ahora bien: Si averiguáis quién o qué está detrás de los sincorazón y podéis acercarlo a nuestros intereses, hacedlo. Si no podéis, deshaceos de ello. —No parecía que la misión tuviera mucho problema más aparte de eso, lo cual podía ser fácil, o no, dependía del punto de vista de cada uno—. Una última cosa antes de que os vayáis —Añadió antes de despacharlos—. Si por algún casual os encontráis con miembros de Tierra de Partida, no dudéis.

»Eliminadlos.

Un gesto de su mano bastó para por finalizada la audiencia. Ella había dejado claro las directrices, no necesitarían preguntar nada más. Con la información de la misión en su poder, los aprendices podían ya prepararse y poner rumbo a Port Royal.

¿Serían capaces de tener éxito en la misión?

Spoiler: Mostrar
¡Bienvenidos a Los muertos no cuentan cuentos!

Espero que os lo paséis bien y no me salga un churro como la primera que llevé en este mundo XD Si os da tiempo y quereis, podeis hacer más de un post de interrelación entre los personajes si estos no se conocen, no tengo problema mientras se respete la fecha límite.

Para cualquier duda, petición o queja no dudéis en mandarme un mensaje privado ~


Spoiler: Mostrar
Fecha límite: 2 de febrero.
Avatar de Usuario
Tanis
28. Samurai
28. Samurai
 
Mensajes: 813
Registrado: Mar Feb 19, 2013 10:20 pm
Dinero: 75,353.31
Banco: 15,572.00
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 5

Ronda #1 - Los muertos no cuentan cuentos

Notapor Astro » Jue Ene 29, 2015 3:42 am

Imagen

Adam, ¿estás atendiendo?

No mucho. —Bostezó ampliamente, sin molestarse en taparse la boca—. ¡Estas no son horas!

Maldito horario diurno.

Adam intercambió el peso entre ambas piernas, incómodo. El cambio de horarios estaba siendo una tortura para el vampiro. Por mucho que lo intentara, era incapaz de dormirse cuando era de noche, y se la pasaba dando vueltas por el bastión haciendo de las suyas. De hecho, no habrían pasado ni cinco minutos desde que había tenido que salir de la cama de mala gana, tras haber dormido poco más que un par de horas, para acudir a una reunión con Nanashi.

Al principio, tenía toda la pinta de ser alguna bronca por algo malo que hubiera hecho. Morder a algún moguri o asaltar otra vez las cocinas, seguramente. Pero cuando llegó a la sala del trono, se encontró con que no era el único: otros dos aprendices estaban allí. Los dos chicos, por desgracia. Ambos de pelo negro, uno de ellos con perilla, y más bajitos que Adam. A simple vista, no le parecieron gran cosa.

Hizo un gesto de saludo con la mano cuando se puso a su lado, y Nanashi se puso a hablar. Al parecer, tenían una misión. La primera para él, de hecho.

Hay un barco pirata en Port Royal que está ejerciendo una influencia desmesurada sobre los sincorazón, —El interés de Adam incrementó al escuchar esa palabra—. los hace aparecer allí donde ataca y quiero saber por qué y cómo lo hace. Por eso quiero que actuéis como un equipo. Simbad es el más veterano de los tres aquí, quiero probar sus dotes estratégicas. Adam, eres muy fuerte, serás un buen apoyo en combate. Y Lastic... Puede que acabes de llegar, pero esto te servirá como experiencia. Cualquier habilidad que puedas ejercer en beneficio de tu equipo y la misión, úsala.

Traducción: yo soy el fuerte, otro es el listo, y el último es el novato que la acaba pringando. Suena bien.

La idea de ir a un mundo nuevo, de misión por primera vez, era emocionante. Sobre todo, si allí podía cargarse unos cuantos sincorazón. Si ya de paso acababa conociendo a alguna bella doncella, sería el viaje perfecto.

Ahora bien: Si averiguáis quién o qué está detrás de los sincorazón y podéis acercarlo a nuestros intereses, hacedlo. Si no podéis, deshaceos de ello. —Para Adam, aquello fue una invitación abierta a que podía destrozar lo que quisiera—. Una última cosa antes de que os vayáis. Si por algún casual os encontráis con miembros de Tierra de Partida, no dudéis.

»Eliminadlos.

Sí, señora —dijo el vampiro, sonriendo con picardía.

Tenía mucha curiosidad por enfrentarse a otro aprendiz de la llave espada, sin que tuviera que contenerse por estar entrenando. Además, si se cargaba a alguno de Tierra de Partida, seguro que Nanashi empezaría a hacer la vista gorda con alguna de sus fechorías nocturnas.

Adam. Vampiro, aprendiz, lo de siempre —se presentó a los demás una vez terminó la reunión—. Os veo en la salida.

Silbando una alegre canción como de costumbre, abandonó la sala del trono y volvió a su habitación para coger lo poco que necesitaba. Básicamente, su petaca llena de sangre. Por desgracia, se le había acabado el cero negativo y no traerían de nuevo hasta la semana que viene, así que tuvo que conformarse con el cero positivo. Menudo asco.

Se aseguró de que llevaba el anillo protector puesto y, tras combatir la tentación de tirarse en la cama a dormir, salió de su cuarto a toda prisa. Descalzo (como siempre), y con sólo unos viejos vaqueros rojos encima, Adam bajó al vestíbulo para reunirse con sus compañeros de misión.

¿Alguno sabe cómo llegar a... Port Coyal?

Dejando que otro guiara la marcha (o acabarían en la otra punta del intersticio), se subió a su glider con la armadura puesta y se elevó hacia el cielo.

¡Su primera misión le esperaba!
Imagen
Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen

Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Astro
57. Ferrocustodio I
57. Ferrocustodio I
 
Mensajes: 1689
Registrado: Jue Sep 06, 2012 12:49 pm
Dinero: 598,528.05
Banco: 15,646.59
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 7

Re: [Port Royal] Los muertos no cuentan cuentos

Notapor Suzume Mizuno » Jue Ene 29, 2015 10:33 pm

Imagen


Fátima se retorcía los dedos mientras esperaba, sentada, a que Ronin se aviniera a hablar. Se sentía como si fuera a ser sometida a un juicio y no era una sensación agradable. Ronin había cambiado. No era extraño, pensándolo con retroaspectiva. No después de lo que había pasado en la Red. Aun así, le resultaba apabullante el cambio operado en el Maestro.

Echó un vistazo a las paredes, intentando entender qué significaban. No tenía la más mínima idea. En cambio, reconoció el mapa holográfico que el Maestro desplegó ante ellas incluso antes de ver el nombre.

«Port Royal».

De pronto aparecieron una serie de puntos rojos y negros. Trató de abarcarlos todos con la mirada, pero eran bastantes y también había muchas islas.

Fátima se sabe la mitad de la historia, así que presta atención Jeanne .—Miró de reojo a la chica que Ronin había convocado. Una chica morena, con ojos anaranjados muy llamativos, más bajita que ella, aunque parecía ser mayor—. Intentad quedaros con todo, no tenemos mucho tiempo.

Fátima asintió con seriedad y se echó un poco adelante, poniéndose rígida sobre la silla. Escuchó en silencio la aventura que había vivido hacía un mes, mirando a su alrededor y recordando los estudios sobre la espada. Pensó en Cortés, en los piratas y el capitán de barco que había conocido. Al menos se había ido con la satisfacción de saber que ya no habría más fantasmas encerrados por toda la eternidad en una cueva. En cuanto a los demás, dudaba que volviera a toparse con ellos. Siguió el gesto de Ronin y observó el mapa.

Los puntos rojos son los ataques de sincorazón registrados en el último año. Los puntos negros son los objetos. Como veis, no todos los ataques de sincorazón son generados por un mediador ajeno, pero sí la gran mayoría.

Cuando el mapa se amplió, Fátima soltó un resoplido. Conocía bien esa isla. Se había pateado la mitad de su superficie buscando a un maldito loro hacía nada. ¿En serio le iba a tocar volver tan pronto? Leyó los textos en azul y se estremeció un poco, con un mal presentimiento.

Esta misión es importante. No diré sencilla porque no lo es, pero espero éxito en ella.—Fátima se apartó el pelo de la cara, notando un pinchazo de ansiedad—.Rebecca ha comparado la frecuencia de las apariciones masivas de sincorazón con hechos pasados en Port Royal y encontrado una coincidencia. Hay un barco pirata que los manifiesta donde atraca durante sus incursiones y quiero eliminar ese punto negro. Así que iremos a Tortuga, recabaremos información sobre dicho barco y nos desharemos de él. O de lo que sea que vaya en él que genere a los sincorazón.

Arqueó las cejas. ¿Ronin vendría con ellas? Vaya, entonces no podía ser tan difícil, ¿no? Aunque… Quizás las acompañara precisamente por eso.

Confío en que la experiencia de Fátima con esta situación y sus viajes complementen el conocimiento de su propio Mundo y la desenvoltura de Jeanne. Necesito que seáis un equipo.¿Preguntas?

Fátima se lo pensó un momento.

¿Qué es eso de «Rey de la Montaña» y «Rey del Puerto», Maestro?

Calló, esperando cuál sería la respuesta del nuevo Ronin. Por lo demás no tenía dudas; todo dependería de lo que hicieran en el mundo, así que sólo quedaba esperar a viajar hasta allí.

Cuando salieran, Fátima se detendría junto a Jeanne y, sonriendo, le extendería la mano:

Encantada de conocerte, soy Fátima. Me alegra llevar a alguien de Port Royal con nosotros. ¿Hace cuánto que entraste a la Orden? Si puedo ayudarte en algo, sólo dímelo.
Imagen

¡Gracias por las firmas, Sally!


Awards~

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Suzume Mizuno
63. Komory Bat
63. Komory Bat
 
Mensajes: 1883
Registrado: Vie Mar 02, 2012 9:52 pm
Dinero: 1,462,577.72
Sexo: Femenino
Karma: 6

Re: [Port Royal] Los muertos no cuentan cuentos

Notapor xXOrbOOkXx » Vie Ene 30, 2015 8:55 pm

Imagen


Por alguna razón inimaginable, mis compañeros de misión, no eran nada más ni nada menos que un tipo con el pelo blanco como si le hubiera dado un calambre (me estaba acostumbrando a usar ese tipo de expresiones relacionadas con la electricidad), vestido con sólo unos pantalones, y otro más normalito, pero con las orejas en punta. Aquella vez, no llevaba mi laúd, ya que parecía ser una misión seria. Mantuve mi rostro inexpresivo.

Quiero que seáis un equipo para esta misión, ¿me habéis entendido? —Nanashi, como de costumbre, lo había dicho tan seria y fría como si fuera el hielo mismo—. Adam, ¿estás atendiendo?

El aludido, aquel con el pelo blanco en punta,pareció sobresaltarse un tanto, delatándose al instante.

No mucho. —Contestó, y acto seguido, bostezó. Observé sus afilados colmillos, con la curiosidad carcomiéndome—. ¡Estas no son horas!

Rodé los ojos y me crucé de brazos, atento a lo que la "Maestra de la Escarcha" tuviera que decirnos. Miré de reojo al otro acompañante, no parecía excesivamente fuerte, pero era más alto que yo, también.

Pues menos mal que no... —Murmuré, dejando que la Maestra continuara.

Hay un barco pirata en Port Royal que está ejerciendo una influencia desmesurada sobre los sincorazón, —Me concentré en las palabras de Nanashi, parecía algo serio—. los hace aparecer allí donde ataca y quiero saber por qué y cómo lo hace. Por eso quiero que actuéis como un equipo. Simbad es el más veterano de los tres aquí, quiero probar sus dotes estratégicas. Adam, eres muy fuerte, serás un buen apoyo en combate. Y Lastic... Puede que acabes de llegar, pero esto te servirá como experiencia. Cualquier habilidad que puedas ejercer en beneficio de tu equipo y la misión, úsala.

Vale. Port Royal, un mundo lleno de pirate; sabía lo que eran, de vez en cuando, en la Cité, las noticias de aquellos vándalos asolaban las calles de ciudades costeras, y mediante trovadores ambulantes, conseguías enterarte de un par de cosas. Al parecer iban en barcos y atracaban y saqueaban en cada puerto. Tampoco es que estuviera muy informado.

Traducción: yo soy el fuerte, otro es el listo, y el último es el novato que la acaba pringando. Suena bien.

Miré a aquel aprendiz y me rasqué la perilla, cavilando. Tenía la lengua muy larga, y ya sabía lo que pasaba cuando ciertos aprendices decían cosas sin pensar, aquel camaleón en mi anterior misión me lo demostró de una forma infalible.

Ahora bien: Si averiguáis quién o qué está detrás de los sincorazón y podéis acercarlo a nuestros intereses, hacedlo. Si no podéis, deshaceos de ello. —Fruncí el ceño. Es decir, engañarlo a nuestro favor o aniquiladlo—. Una última cosa antes de que os vayáis. Si por algún casual os encontráis con miembros de Tierra de Partida, no dudéis.

»Eliminadlos.

Sabía que lo iba a decir. La rivalidad de Nanashi con Tierra de Partida era mucho más que presente, pero era una orden que no iba a acatar, a menos que me atacaran primero. No era un asesino, y no me iba a convertir en uno.

Adam. Vampiro, aprendiz, lo de siempre —iba a dirigirme a la salida cuando volteé, algo sorprendido—. Os veo en la salida.

Un... un vampiro. Hasta ese momento, estaba seguro de que aquellos seres sólo habitaban en las historias, en las canciones. La respuesta a los colmillos, se me hizo concluyente; las otras preguntas, como por ejemplo, cómo podía resistir al Sol, se aglomeraban en mi mente. Se fue, silbando alegremente. Le miré desconfiado, todavía tocado por el descubrimiento.

>>Supongo que tendré que vigilar mi cuello de ahora en adelante.<< —Pensé. Me encogí de hombros y me dirigí al otro aprendiz, Lastic, según la Maestra. Qué nombre tan curioso y qué orejas tan extrañas.

Simbad —me presenté escuetamente—. Espero que no tengas la lengua tan larga como ése —hice un gesto elocuente con la cabeza hacia la dirección por la cual se había marchado el vampiro—, a la larga podría ocasionar problemas.

Pasado un rato, y cuando estuvimos reunidos de nuevo, invoqué mi armadura y mi glider, dispuesto a comenzar una nueva aventura. Ignoré la pregunta del vampiro, evaluando a nuestro pequeño grupo...

Uno listo, uno fuerte y uno novato. No lo habría descrito mejor.
~Un cuarto de hora de risa, equivale a un año más de vida...~


Proyectos:



UseBars:

Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen


Rol:

Ficha

Wiki

Spoiler: Mostrar
Tercera Saga:

Prólogo de Simbad
"Bastión Hueco" Choque de culturas (Encuentro)
"Bastión Hueco" Novatos bajo la lluvia (Primer encuentro - Saga Novatos)
"Tierras del Reino" El nacimiento de un príncipe (Trama)
"Islas del Destino" ¡Buscad a mi perro! (Misión)
"Castillo de Bestia" Solos entre lobos (Primer encuentro - Saga Délaissé)
"La Cité des Cloches" Los miserables (Encuentro)
"Villa Crepúsculo" Una visita guiada (Encuentro)
"Selva Profunda" Día de monos (Encuentro)
"Port Royal" Los muertos no cuentan cuentos (Trama)
"Tierra de Dragones" Linda Flor (Misión)
"Bastión Hueco" Novatos bajo el amanecer (Segundo encuentro - Saga Novatos)
"Ciudad de Paso" Lo que vale la pena (Encuentro)
"Ciudad de Paso" The Game Never Ends (Trama)
"Torre de los Misterios" Orden en la Biblioteca (Misión)
"Evento Global" El esclavo del olvido
"Evento Global" Ruta de los perdidos

Evento Halloween 2014
"Especial libre" El laberinto de los corazones
"Especial libre" San Valentín III
"Islas del Destino" Yincana veraniega
"Evento libre" La Mansión Encantada II: La Venganza

Cuarta Saga:


"Ciudad Inexistente" Dos velas para el diablo (Encuentro)
"Port Royal" De copas con la muerte (Encuentro)
"Bastión Hueco" De magdalenas y vicios franceses (Encuentro)
"La Cité des Cloches" Insomnia (Primer encuentro - Saga La Musique du Silence)
"La Cité des Cloches" Somnia (Segundo encuentro - Saga La musique du Silence)
-"Port Royal" El barco que desaparece en la niebla (Misión)
"Tierras del Reino" Donde duermen los gigantes (Trama)
"País de los Mosqueteros" Todos Para Uno (Trama)
"Ciudad de Paso" Un nuevo Crepúsculo (Trama)
"Ciudad de Halloween" El ataque de Boogieman (Trama)
"La Cité des Clochés" Fuego Infernal (Trama)
"Espacio Profundo" Planta 313 (Encuentro)
"Mundo Inexistente" Pasajes Oscuros (Trama)
"Tierra de Partida" Penúltima Parada (Encuentro)
"Evento Global" El principio del fin
"Atlántica" Perdona pero quiero casarme contigo (Encuentro)

"Especial libre" El laberinto de los corazones II: Escape
"Especial libre" World War Christmas
"Especial libre" El San Valentín está aquí
"Especial libre" ¡Exámenes finales
"Especial libre" La inocencia perdida
"Especial libre" Misión: Salvar la Navidad

Timeskip (Finales 1013-1017)

"Tierra de Partida" Examen de Maestría (30 Diciembre 1013)
"Jardines de Tierra de Partida" Doomsnight (Libre) (31 Diciembre 2013)
"País de las Maravillas" El último regalo (Minitrama) (Julio 1014)
"Jardines de Tierra de Partida" El Regreso (Libre) (Finales de Marzo de 1017)

Saga final:

"La Cité des Clochés" Santuario (Trama)
"La Cité des Clochés" La última noche en París (Libre)
Avatar de Usuario
xXOrbOOkXx
51. Rueca Fatal
51. Rueca Fatal
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 1528
Registrado: Jue Dic 27, 2012 10:39 pm
Dinero: 278,842.76
Banco: 0.00
Ubicación: Detrás de tí. !Bu!
Sexo: Femenino
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 8

Re: [Port Royal] Los muertos no cuentan cuentos

Notapor 15nuxalxv » Sab Ene 31, 2015 3:37 am

Spoiler: Mostrar


Imagen


Me revolví en mi asiento. Aquel silencio era incómodo, y yo estaba algo nerviosa; para qué mentir.

El Maestro Ronin, a quien no había visto desde que llegué a Tierra de Partida, nos había citado a una Aprendiza a la que no conocía y a mí para realizar una misión. Y parecía importante, pues nunca me habría imaginado que el Maestro pudiese tener el semblante tan serio. Cuando lo conocí (y no estaba inconsciente), era un hombre repleto de júbilo y humor. Ahora… Sin duda estaba alicaído, como si le hubiesen quitado la felicidad.

Apartando la vista del hombre, observé la habitación: la mesa llena de cartas marítimas, las paredes repletas de letras y números que parecían un código secreto… Sin duda, se estaba llevando a cabo una investigación. Y una bastante exhaustiva, al menos a primera vista.

El Maestro desplegó un mapa imbuido por una especie de magia extraña (o tecnología, aún no diferenciaba bien ambas). Pude ver centenares de islas pintadas sobre el inmenso azul, enfrentándose a él pese a su grandiosidad. En algunas de ellas, parpadeaban puntos rojizos; acompañados en su mayoría por otros de color azabache. El conjunto me resultaba familiar, como si lo hubiera visto en alguna ocasión; pero no lograba ubicarlo. Odiaba aquella sensación.

Fátima se sabe la mitad de la historia, así que presta atención Jeanne —¿Dónde estaba el Ronin que contaba chistes malos sobre rinocerontes? Allí sólo veía su sombra—. Intentad quedaros con todo, no tenemos mucho tiempo.

Mi compañera asintió seria, y yo la imité, dejando de lado mis preocupaciones por el estado del maestro. Atendí a cada una de las palabras que salieron de su barbuda boca, mientras paseaba la vista entre él, la chica y el mapa.

«Hace un mes, un equipo de búsqueda en el que estaba Fátima, trajo un objeto de Port Royal, la Espada de Cortés —Al escuchar el nombre de mi mundo natal, al fin entendí de qué me sonaba el mapa. El nombre de Cortés me era vagamente conocido, tal vez lo hubiese escuchado en algún relato de los viejos lobos de mar—. Normalmente no haríamos algo como eso, pero en Port Royal, aún no sabemos por qué, existen ciertas cosas que generan una mayor cantidad y actividad de sincorazón —recordé con un respingo cuando aquellos sincorazón me atacaron—. En el caso de la espada era una maldición. Rebecca y yo dirigimos una investigación para saber a qué se debe la existencia de dichos objetos, y si una vez neutralizadas las propiedades que invocan a la Oscuridad, pueden continuar usándose —Me fijé en los puntos que señalaba mientras seguía explicando—. Los puntos rojos son los ataques de sincorazón registrados en el último año. Los puntos negros son los objetos. Como veis, no todos los ataques de sincorazón son generados por un mediador ajeno, pero sí la gran mayoría.

Ronin acercó la imagen a una isla concreta e hizo desaparecer los puntos rojos y negros. Aquel mapa me fascinaba. Pensar que lo usaba con tanta naturalidad...

La ínsula me recordaba levemente a la forma de una tortuga. Por mi mente pasaron nombres de diferentes islas que conocía de mi mundo. No tuve que pensar mucho para hacerme con el nombre que, al menos según creía yo, sería el suyo: Tortuga.

Me recoloqué las gafas para poder leer las pequeñas letras azules que decoraban el puerto y una gran montaña.

Rey de la Montaña:
Nombre: ???
Alineamiento: ???

Rey del Puerto:
Nombre: ???
Alineamiento: ???


La Aprendiza se estremeció, un sentimiento que yo compartía. Sin duda, no parecían muy amigables.

Esta misión es importante. No diré sencilla porque no lo es, pero espero éxito en ella —Crucé las piernas, algo insegura. Era una novata, ¿de verdad ponían tanta confianza en mí?—. Rebecca ha comparado la frecuencia de las apariciones masivas de sincorazón con hechos pasados en Port Royal y encontrado una coincidencia. Hay un barco pirata que los manifiesta donde atraca durante sus incursiones y quiero eliminar ese punto negro. Así que iremos a Tortuga, recabaremos información sobre dicho barco y nos desharemos de él. O de lo que sea que vaya en él que genere a los sincorazón.

Saber de la presencia del Maestro me tranquilizó un poco; aunque bien pensado, tal vez no era lo más razonable.

»Confío en que la experiencia de Fátima con esta situación y sus viajes complementen el conocimiento de su propio Mundo y la desenvoltura de Jeanne. Necesito que seáis un equipo.

Ronin apagó el mapa mágico, quedando negro.

¿Preguntas?

Reflexioné acerca de la información obtenida: la Orden se estaba encargando de eliminar los puntos (tanto rojos como negros) de Port Royal. Nuestra misión consistía en acabar con uno de ellos.

Con un barco infestado de piratas.

De haber sido más joven, aquello me hubiese emocionado. De pequeña, siempre soñaba con hacerme a la mar, dedicarme a la piratería y descubrir grandes tesoro. Era algo normal. Pero después crecí, y descubrí que la Jolly Roger sólo traía consigo destrucción, hambre y miseria. Robaban a los comerciantes, violaban a las mujeres y traficaban con niños. Afortunadamente, Port Royal se encontraba relativamente protegido por la marina; pero no quería ni pensar qué pasaría en otros puertos del mundo.

¿Qué es eso de «Rey de la Montaña» y «Rey del Puerto», Maestro?

La voz de la chica me sobresaltó levemente, sacándome de mis pensamientos. La observé mejor: parecía más joven que yo, y sin embargo era bastante más alta; de cabellos castaños y ojos marrones y vivaces. Vestía un traje que me recordó al de la Maestra Yami levemente; me pregunté si provendrían del mismo mundo.

Esperé a que Ronin le respondiera, y luego preguntaría:

¿Es posible encontrarnos con… Miembros de Bastión Hueco?

Me daba algo de corte preguntar sobre el tema de la guerra, no quería hacer enfadar al Maestro (o peor, sumirlo aún más en su tristeza). Pero quería prepararme mentalmente para la posibilidad de una batalla contra otros Portadores. Y además, no sabía al cien por cien si la causa del estado de ánimo de Ronin era la guerra. Aunque no era muy difícil atar cabos.

Ninguna de las dos teníamos más dudas, así que una vez respondiera, me levantaría y me dirigiría a la salida, esperando a que Fátima pasara primero. Miré a Ronin antes de seguirla.

Encantada de conocerte, soy Fátima —me tendió la mano, sonriendo—. Me alegra llevar a alguien de Port Royal con nosotros. ¿Hace cuánto que entraste a la Orden? Si puedo ayudarte en algo, sólo dímelo.

Le devolví la sonrisa, algo más cómoda. Le estreché la mano tímidamente.

Gracias, Fátima. Yo soy Jeanne —me presenté, aunque ya sabía mi nombre—. Habré llegado hará un… —calculé. El tiempo pasaba rápido— Casi un mes. Espero estar a la altura... —me rasqué la nuca.

»Y bueno… Ya has estado allí, pero… Si tienes alguna duda sobre Port Royal… Aquí estoy.

Spoiler: Mostrar
¡Un placer estar con vosotros! Espero que lo pasemos genial :3.
Avatar de Usuario
15nuxalxv
49. Mandrágora
49. Mandrágora
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 1461
Registrado: Dom May 20, 2012 3:55 pm
Dinero: -600,907.82
Banco: 33,068.83
Ubicación: Kimbolton Castle
Sexo: Femenino
Estantería de objetos
Karma: 14

Re: [Port Royal] Los muertos no cuentan cuentos

Notapor Duniman » Lun Feb 02, 2015 2:50 am

Imagen


Estaba incómodo. No hacía ni un mes que estaba aquí y que me reunieran con dos desconocidos para una misión no era algo de lo que tuviera ganas. Además uno de ellos tenía pinta de ser el tipo de persona que no me gusta nada... El otro... Normal.

Quiero que seáis un equipo para esta misión, ¿me habéis entendido?
Sí Maestra Nanashi.— Asentí obediente. Me sorprendió ver que los otros dos no parecían mostrar el respeto que se debía mostrar a un maestro, sobretodo el del pelo blanco.
Adam, ¿estás atendiendo?

Adam. Seguro que no lo iba a olvidar... Además resultaba ser que la maestra le tenía calado.

No mucho. —Dijo justo antes de bostezar, dejando ver unos colmillos algo inusuales... ¿Pero quién era yo para hablar de cosas inusuales con estas orejas?—. ¡Estas no son horas!

Levanté una ceja mirando con incredulidad al tal Adam. O era más chulo que un ocho o sus horarios eran algo que había que debía hacerse mirar. Bufando mientras negaba con la cabeza volví a prestar atención a la maestra justo después de escuchar el comentario que murmuró el otro chico y me hizo esbozar una sonrisa que intenté disimular:

Pues menos mal que no...

Hay un barco pirata en Port Royal —Ya me había perdido. —que está ejerciendo una influencia desmesurada sobre los sincorazón, —Eso es peligroso. —. los hace aparecer allí donde ataca y quiero saber por qué y cómo lo hace. Por eso quiero que actuéis como un equipo. Simbad es el más veterano de los tres aquí, quiero probar sus dotes estratégicas. Adam, eres muy fuerte, serás un buen apoyo en combate. Y Lastic... Puede que acabes de llegar, pero esto te servirá como experiencia. Cualquier habilidad que puedas ejercer en beneficio de tu equipo y la misión, úsala.

Genial, un comentario excepcional de cada uno y mi máxima baza era ser un novato... Viva Lastic.

Traducción: yo soy el fuerte, otro es el listo, y el último es el novato que la acaba pringando. Suena bien.

Definitivamente me caía mal, pero qué demonios, tenía razón.

Ahora bien: Si averiguáis quién o qué está detrás de los sincorazón y podéis acercarlo a nuestros intereses, hacedlo. Si no podéis, deshaceos de ello. —¿Cómo? ¿Estaba escuchando bien? Querían... usar a lo que fuera que controlaba a los sincorazón a favor nuestro? ¿Pero no sé suponía que los sincorazón son... enemigos? —. Una última cosa antes de que os vayáis. Si por algún casual os encontráis con miembros de Tierra de Partida, no dudéis.

»Eliminadlos.

Mi cara palideció. Apreté los puños al oír eso. Inaceptable. Eran seres humanos...

Sí, señora —Contestó Adam. ¿De verdad pensaba hacerlo así? ¿Sin más?

Maestra Nanashi, con todos mis respetos... —Cogí aire antes de hablar, de verdad esa mujer me infundía respeto —No mataré a nadie.

Crucé los pies, dí la vuelta y procedí a marcharme. Cuando el ya conocido Adam se presentó formalmente:

Adam. Vampiro, aprendiz, lo de siempre —Vampiro. —. Os veo en la salida.

Me quedé quieto mientras le veía marchar, pensando otra vez, como muchas otras veces en el tiempo que llevaba aquí, en lo grande que era realmente el universo y todas las variedades y diferencias que podría encontrar... Ya no sabía que cosas eran mitos y qué cosas eran realidad... Fue mientras pensaba sorprendido que se acercó el otro compañero:

Simbad. Espero que no tengas la lengua tan larga como ése —dijo mientras le señalaba con la cabeza. Dios, entendí tanto sus palabras.—, a la larga podría ocasionar problemas.

Asentí y sin presentarme marché. Tenía que pensar en la misión. Tenía miedo de que todos los maestros fueran así... ¿Si ese tal Adam iba a matar a alguien qué debía hacer yo? ¿Y Simbad? ¿Estaría dispuesto también a matar sólo por una orden sin importarle nada más?
Estuve pensando en todo y esto y más hasta que nos reunimos en el vestíbulo.

¿Alguno sabe cómo llegar a... Port Coyal? —Evidentemente no lo sabía, pero en cuanto dijo eso decidí presentarme:

Me llamo Lastic, aprendiz.

Viendo que Simbad invocaba su armadura y su glider deduje que sabría el camino, así que hice lo mismo. Pero antes de partir añadí a mi presentación:

No tengo pensado dejar que matéis a nadie.
Imagen
Avatar de Usuario
Duniman
4. Bandido Lunar
4. Bandido Lunar
 
Mensajes: 114
Registrado: Vie Nov 21, 2014 5:01 pm
Dinero: 14,583.58
Sexo: Masculino
Karma: 1

Ronda 2

Notapor Tanis » Mar Feb 03, 2015 8:04 pm

Fátima – Jeanne


Ronin asintió en silencio ante las preguntas de las aprendizas, como si aprobase que las hicieran. Primero contestó la de Fátima.

El Rey del Puerto y la Montaña son dos piratas que regentan la isla. Seguramente sepan algo del barco que debemos buscar así que mientras yo voy a hablar con el Rey de la Montaña, vosotras lo haréis con el del Puerto. En cuanto a tu pregunta, Jeanne... —Ronin guardó silencio por algunos segundos, pensativo. Respondió finalmente con un suspiro—. Es bastante probable que os los encontréis. Si eso pasa y os atacan, defendeos o huid.

Ronin se encaminó hacia la escalinata de entrada al castillo. Dejó que las chicas se preparasen, pero en cuanto las vio aparecer, puso rumbo rápido a Port Royal.

Adam, Simbad, Lastic


Nanashi se levantó del trono antes de que Lastic y los demás se fueran, y caminó hacia el muchacho, con un semblante tan gélido que podría haber congelado el castillo entero. Antes de que el aprendiz pudiera hacer nada, la maestra colocó la punta de sus dedos sobre el corazón de Lastic y un pequeño pulso de luz estalló. Enseguida el muchacho notaría como si una mano le apretara por dentro.

Quien decide hacerse caballero, abraza nuestra causa. Si desobedeces mis órdenes te quedarán dos opciones: renunciar a la Llave Espada o desertar. En cuyo caso, te mataré si me encuentro contigo, ¿ha quedado claro?

Nanashi no esperó respuesta alguna, e hizo marchar a los aprendices. No tenían tiempo que perder.

* * *


Imagen

Spoiler: Mostrar


Casi era mediodía y la marea empezaba a bajar con el viento. Pocos barcos en los muelles, pero todos ellos abanderando la Jolly Roger, dormían en las dársenas a la espera de la subida de las olas por la noche. Tortuga acusaba siempre menor actividad por el día que por la noche, menos piratas despiertos, menos juergas, menos peleas, ningún loro huido. El puerto se encontraba bastante tranquilo.

Ronin se separó de Fátima y de Jeanne antes de llegar al propio puerto y continuó en su glider volando tierra adentro, para ver al mentado Rey de la Montaña. Por su parte ellas debían contactar al Rey del Puerto y obtener esa información que les conduciría al barco de marras. Pero, ¿por dónde empezar a buscar? ¿O sería más sensato preguntar? Si era uno de los regentes de la isla, debía de ser sencillo conseguir alguna audiencia, como con los reyes comunes y corrientes. Así que ese sería su primer reto: darse prisa en encontrar al Rey del Puerto.

El grupo de Bastión Hueco se encontraría con la misma situación: tranquilidad en un nido de piratas que no debería estar tan tranquilo. Ningún barco sospechosos en los muelles, ningún sincorazón y precisamente aquella dos cosas eran sus únicas pistas sobre lo que debían encontrar.

Pero de repente, tanto unos como otros desde cada una de sus posiciones en ambos extremos del puerto, oirían un gran estruendo. O no exactamente un estruendo, pero sí una persecución.

¡¡¡MALDITO MOCOSO, RUFIÁN!!!

Los pocos piratas que faenaban por los muelles se detuvieron para ver pasar a a carrera a un muchacho, que corría como alma que llevaba el Diablo, seguido de dos hombres más fornidos que él. Eso no fue lo único. Cuando la carrera parecía que iba a terminar en los pilotes y con quizá una pelea sangrienta, el muchacho frenó en seco y dos sincorazones sombra aparecieron entre él y los dos piratas que le perseguían. El joven lanzó una carcajada al aire, socarrona, mientras el resto del puerto se apartaba todo lo posible y ambas sombras se lanzaban a atacar a aquellos dos hombres.

Spoiler: Mostrar
Lastic tiene sellada su Llave-Espada y no podrá invocarla hasta nuevo aviso dentro de la trama o finalización de la misma.


Spoiler: Mostrar
Fecha límite: 8 de febrero.
Avatar de Usuario
Tanis
28. Samurai
28. Samurai
 
Mensajes: 813
Registrado: Mar Feb 19, 2013 10:20 pm
Dinero: 75,353.31
Banco: 15,572.00
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 5

Ronda #2 - Los muertos no cuentan cuentos

Notapor Astro » Mié Feb 04, 2015 2:42 pm

No tengo pensado dejar que matéis a nadie.

Lo intentarás —respondió Adam, con una sonrisa burlona.

Imagen

Spoiler: Mostrar

Tras un tranquilo viaje por el intersticio (casi demasiado, Adam estuvo apunto de dormirse un par de veces mientras conducía su glider), el grupo llegó a Port Coyal. Resultó ser un mundo en el que parecía haber más agua que tierra, con multitud de islas y barcos por todas partes.

Adam hizo una mueca de desagradado. No era muy buen nadador, así que el agua y él no se llevaban del todo bien. Sin embargo, cambió su impresión al ver las banderas de los barcos a su alrededor: ¡calaveras! Espera, ahora que lo pensaba, Nanashi había mencionado algo de un "barco pirata" al hablar de la misión...

¡Piratas! ¡Eso sí que podía ser divertido! ¿Encontraría por alguna parte un sombrero de pirata que ponerse?

Avanzó con los otros dos por los muelles, con las manos en los bolsillos y curioseando la zona, en busca de algo interesante (o del deseado sombrero). Sin embargo, aquello era... aburrido. Apenas se veía gente por el puerto, y ninguna haciendo nada digno de mención. La tranquilidad reinaba el ambiente, ¡demasiada!

¿Dónde están los piratas y la diversión? Esto es un coñazo —protestó, dándole una patada a una piedra para tirarla al agua.

La respuesta a sus quejas llegó en el mejor momento. Un grito, y el ruido de las tablas de madera crujiendo por el paso de varias personas corriendo no pasaron desapercibidas para Adam, que giró sobre sus talones para cotillear lo que ocurría.

¡¡¡MALDITO MOCOSO, RUFIÁN!!!

Un chaval corría a toda prisa, huyendo de dos tíos grandes con pintas de no querer hacerle nada bueno. El vampiro soltó una carcajada, observando la escena con aire divertido. ¿Quién acabaría ganando? Si hubiera tenido que apostar, habría ido a favor del muchacho huidizo.

Aunque pareció que la apuesta imaginaria le habría salido mal, porque enseguida llegaron a un callejón sin salida para el chico. Maldiciendo su suerte, Adam echó a andar en aquella dirección, sin decirle nada a sus compañeros. Tenía toda la pinta de que allí iba a haber sangre, ¡y no se podía permitir que algo tan valioso se desperdiciara!

Pero no había llegado todavía cuando algo interesante ocurrió. Dos sincorazón, de tipo Sombra, surgieron entre el fugitivo y los perseguidores, provocando el pánico en la zona. Desde luego, los ojos-amarillos eran conocidos en ese mundo.

Bueno, me conformaré con esto.

Sangre o machacar sincorazón, le daba lo mismo. Encogiéndose de hombros y haciendo crujir los nudillos, Adam se lanzó a toda velocidad hacia las sombras, golpeando a la primera que se cruzara en su camino con un puñetazo e intentando alcanzar a la otra con una patada.

Si le esquivaban, le daría lo mismo: seguiría insistiendo, golpeando todo lo que hubiera en medio sin temor a destrozarlo con su fuerza. Ya fueran objetos o, bueno, personas.
Imagen
Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen

Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Astro
57. Ferrocustodio I
57. Ferrocustodio I
 
Mensajes: 1689
Registrado: Jue Sep 06, 2012 12:49 pm
Dinero: 598,528.05
Banco: 15,646.59
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 7

Re: [Port Royal] Los muertos no cuentan cuentos

Notapor xXOrbOOkXx » Jue Feb 05, 2015 11:02 pm

En cuanto La Maestra de la Escarcha pronunció aquellas palabras, un súbito escalofrío recorrió mi espina dorsal. Y más se me pusieron los pelos de punta al ver aquel destello de luz.

Y más me sorprendió cuando al salir al patio, aquel mismo aprendiz casi nos amenazó. Con un suspiro, me dije que aquel chico tenía agallas, al revelarse contra la Maestra, y más como era ella. Pero era novato, y los novatos cometemos ese tipo de errores; aunque yo fuera el más veterano.

Decidí mantener la boca cerrada.

Imagen

Spoiler: Mostrar


Fue la primera vez que vi el mar. Bajo la luz del Sol parecía una gran mancha azul, en medio de muelles y barcos. Casi deseé que Gédéon hubiera sido el elegido y no yo, se habría emocionado muchísimo al ver tal cantidad de agua. De todas formas aquello estaba... muy tranquilo. Habíamos venido por los ataques de los Sincorazón. Me había imaginado algo así como un mundo plagado de ellos y causando estragos.

Pero no... tan poco ajetreo. Pero, entonces, un grito me llamó la atención.

¡¡¡MALDITO MOCOSO, RUFIÁN!!!

De repente, un muchacho había salido de la nada y corría desenfrenado y perseguido por dos hombres mucho más musculosos que él. Me recordó vagamente a todas mis persecuciones, sin darle mas importancia. Pero, cuando el muchacho paró en seco dos Sincorazones aparecieron, y entonces, me puse en guardia. Todos aquellos marineros en sus quehaceres, se apartaron: al parecer, estaban bastante acostumbrados a aquellos ataques.

Antes de que pudiera hacer nada, el vampiro se lanzó sobre las sombras. Decir que me quedé impresionado por su fuerza, sería decir poco. Los Sincorazón se estaban entreteniendo con él, así que me dispuse a ir contra el muchacho...

No invoqué mi llave, tenía algo mejor que quizá no funcionara.

Lastic —le murmuré—. Ves por el flanco derecho. A la de tres, atacamos.

Imitando a los marineros, me alejé todo lo que pude, pero a la vez, me alejaba rápido y hacia la espalda del chico por la izquierda. Con mucha suerte le pillaría por sorpresa. No me molesté para ver si el aprendiz me había entendido.

¡Tres! ¡Quasar!

Mientras el hechizo hacía su parte, invocaría mi Llave, e intentaría derribar al chico. Esperé que Lastic me hubiera hecho caso, y si no era así, que por lo menos hubiera atacado en contra de los Sincorazón.

Spoiler: Mostrar
▪ Quasar (HM) [Nivel 3] [Requiere Poder Mágico: 4] Ataque básico de elemento Espacio. Pequeña distorsión espacial que se proyecta hacia adelante, empujando a los enemigos en un corto alcance, y con pocas probabilidades de causar aturdimiento.
~Un cuarto de hora de risa, equivale a un año más de vida...~


Proyectos:



UseBars:

Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen


Rol:

Ficha

Wiki

Spoiler: Mostrar
Tercera Saga:

Prólogo de Simbad
"Bastión Hueco" Choque de culturas (Encuentro)
"Bastión Hueco" Novatos bajo la lluvia (Primer encuentro - Saga Novatos)
"Tierras del Reino" El nacimiento de un príncipe (Trama)
"Islas del Destino" ¡Buscad a mi perro! (Misión)
"Castillo de Bestia" Solos entre lobos (Primer encuentro - Saga Délaissé)
"La Cité des Cloches" Los miserables (Encuentro)
"Villa Crepúsculo" Una visita guiada (Encuentro)
"Selva Profunda" Día de monos (Encuentro)
"Port Royal" Los muertos no cuentan cuentos (Trama)
"Tierra de Dragones" Linda Flor (Misión)
"Bastión Hueco" Novatos bajo el amanecer (Segundo encuentro - Saga Novatos)
"Ciudad de Paso" Lo que vale la pena (Encuentro)
"Ciudad de Paso" The Game Never Ends (Trama)
"Torre de los Misterios" Orden en la Biblioteca (Misión)
"Evento Global" El esclavo del olvido
"Evento Global" Ruta de los perdidos

Evento Halloween 2014
"Especial libre" El laberinto de los corazones
"Especial libre" San Valentín III
"Islas del Destino" Yincana veraniega
"Evento libre" La Mansión Encantada II: La Venganza

Cuarta Saga:


"Ciudad Inexistente" Dos velas para el diablo (Encuentro)
"Port Royal" De copas con la muerte (Encuentro)
"Bastión Hueco" De magdalenas y vicios franceses (Encuentro)
"La Cité des Cloches" Insomnia (Primer encuentro - Saga La Musique du Silence)
"La Cité des Cloches" Somnia (Segundo encuentro - Saga La musique du Silence)
-"Port Royal" El barco que desaparece en la niebla (Misión)
"Tierras del Reino" Donde duermen los gigantes (Trama)
"País de los Mosqueteros" Todos Para Uno (Trama)
"Ciudad de Paso" Un nuevo Crepúsculo (Trama)
"Ciudad de Halloween" El ataque de Boogieman (Trama)
"La Cité des Clochés" Fuego Infernal (Trama)
"Espacio Profundo" Planta 313 (Encuentro)
"Mundo Inexistente" Pasajes Oscuros (Trama)
"Tierra de Partida" Penúltima Parada (Encuentro)
"Evento Global" El principio del fin
"Atlántica" Perdona pero quiero casarme contigo (Encuentro)

"Especial libre" El laberinto de los corazones II: Escape
"Especial libre" World War Christmas
"Especial libre" El San Valentín está aquí
"Especial libre" ¡Exámenes finales
"Especial libre" La inocencia perdida
"Especial libre" Misión: Salvar la Navidad

Timeskip (Finales 1013-1017)

"Tierra de Partida" Examen de Maestría (30 Diciembre 1013)
"Jardines de Tierra de Partida" Doomsnight (Libre) (31 Diciembre 2013)
"País de las Maravillas" El último regalo (Minitrama) (Julio 1014)
"Jardines de Tierra de Partida" El Regreso (Libre) (Finales de Marzo de 1017)

Saga final:

"La Cité des Clochés" Santuario (Trama)
"La Cité des Clochés" La última noche en París (Libre)
Avatar de Usuario
xXOrbOOkXx
51. Rueca Fatal
51. Rueca Fatal
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 1528
Registrado: Jue Dic 27, 2012 10:39 pm
Dinero: 278,842.76
Banco: 0.00
Ubicación: Detrás de tí. !Bu!
Sexo: Femenino
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 8

Re: [Port Royal] Los muertos no cuentan cuentos

Notapor Suzume Mizuno » Vie Feb 06, 2015 2:12 am

El Rey del Puerto y la Montaña son dos piratas que regentan la isla. Seguramente sepan algo del barco que debemos buscar así que mientras yo voy a hablar con el Rey de la Montaña, vosotras lo haréis con el del Puerto. En cuanto a tu pregunta, Jeanne... —Fátima se había puesto pálida, pero no se atrevió a interrumpir al Maestro. ¿Que iban a hablar con un jefe pirata? ¿Y cómo demonios iban a acceder a él, a ver?—. Es bastante probable que os los encontréis. Si eso pasa y os atacan, defendeos o huid.

Fátima respiró hondo y apretó las manos. Por supuesto. Muy a menudo se encontraban con Bastión Hueco. Lo que llamaba a unos la atención, también lo hacía a otros.No supo qué pensar de las órdenes de Ronin. Le parecía bien que no les obligaran a pelear pero, por otra parte, ¿iban a estar siempre a la defensiva? ¿Después de que Nanashi les declarase una guerra total?

En cualquier caso, era un alivio poder aferrarse a una orden.

Fuera, continuaron con la presentación.

Gracias, Fátima. Yo soy Jeanne. Habré llegado hará un…Casi un mes. Espero estar a la altura... —Fátima se esforzó por no poner cara de angustia. ¿Sólo un mes? Apenas había tenido tiempo para entrenar, ¡y parecía una misión complicada! Pero, por supuesto, era una nativa. Era normal que Ronin quisiera llevarla consigo. En cualquier caso, no debía subestimarla, aunque se dijo que tenía que estar pendiente de ella para que no le sucediera nada—.Y bueno… Ya has estado allí, pero… Si tienes alguna duda sobre Port Royal… Aquí estoy.

Sonrió.

Casi seguro que allí te haré mil preguntas. Aunque, ¿has visitado Tortuga?—La miró de arriba abajo—. No se tú, pero yo te recomendaría que te vistieras de hombre. Yo al menos pienso hacerlo. Es mucho más fácil moverse así por ahí, sin llamar la atención.—Esperó a que respondiera y asintió—. Entonces nos vemos fuera, no hagamos esperar a Ronin.


****

Spoiler: Mostrar



Fátima desinvocó la armadura y sacudió un poco el pelo, ya que se le había pegado a la nuca por culpa del sudor. Después miró a su alrededor y puso los brazos en jarra. Allí estaba otra vez, Tortuga. Al menos en esta ocasión no era para perseguir a un pájaro. Pero el calor se había intensificado y esta vez venía preparada. Se había vestido como un grumete, con pantalones algo rasgados por las perneras, una camisa clara y algo ancha, botas y un pañuelo en torno a la cabeza. Llevaba una faltriquera por si necesitaba guardar alguna cosa. Como —por vergüenza que le diera reconocerlo— el relleno. No se había atrevido a marcharse sin él, aunque dudaba mucho que fuera a necesitarlo. Suponía que era una especie de superstición. Desde que se había atrevido a ponérselo se había sentido bien, un poquito más segura de sí misma. El problema era que, claro, ahora cuando se vestía de hombre se notaba un poco el hecho de que estaba plana.

Así que, por si acaso…

Miró en la dirección a la que se había marchado Ronin y luego echó un vistazo hacia su alrededor, a los muelles que hacía tan poco había visitado. Todo seguía igual, con un calor intenso, aunque ahora todo estaba mucho más tranquilo. Se notaba que los piratas hacían vida por la noche. Eso les vendría bien.

Bueno, pues nos toca buscar al… Rey del Puerto—dijo, volviéndose hacia Jeanne—. Por cierto, aquí me llamo Vaan, ¿de acuerdo?—Aguardó por si Jeanne también quería usar un nombre de varón, en caso de que se hubiera disfrazado—. ¿Vamos? Aunque no tengo la más mínima idea de cómo vamos a poder hablar con él, si es que lo encontramos, porque parece ser alguien importante y…

¡¡¡MALDITO MOCOSO, RUFIÁN!!!

Se giró hacia la voz. Un muchacho escapaba de dos hombres, sin parecer muy preocupado por las intenciones de estos. Al menos hasta que fue arrinconado. Fátima apretó los labios, diciéndose que no debía intervenir, que debía estarse quieta… Hasta que aparecieron los Sincorazón. Para su sorpresa, el chico soltó una carcajada, en vez de asustarse. Pero no tenía tiempo para darle vueltas; hizo amago de lanzarse hacia delante y…

Un hombre se arrojó sobre las criaturas. Un tipo con el pelo blanco y los ojos rojos que iba descalzo…

Tras un instante de estupefacción, Fátima exclamó:

¡¿Qué hace ese capullo aquí?!—Por si Jeanne intentaba salir a ayudar, la cogió por el brazo, reteniéndola a su lado—.Espera. Yo he visto a ese tipo antes. En Ciudad de Paso. No sé qué demonios está haciendo aquí pero…—Y se le ocurrió. Los únicos que viajaban con asiduidad, que ella supiera, entre los mundos eran los Caballeros. Claro que no tenía porqué ser uno, al fin y al cabo Ciudad de Paso estaba lleno de gente que tenía conocimiento de las dimensiones. Pero—. Son dos Sombras, no creo que tarde mucho en derrotarlas. Miremos… Desde lejos. Sólo hasta que sepamos si necesitan verdadera ayuda o no. Por favor.—La miró a los ojos—. Creo… que ese hombre podría ser de Bastión Hueco.

No había ni terminado de hablar cuando al menos un joven lanzó una especie de esfera contra los Sincorazón. Una Llave Espada se materializó de la nada. Y ya no le quedó ninguna duda.

Escondámonos—le dijo a Jeanne, buscando algún barril o algo tras lo que ocultarse—. Veamos a dónde van y qué pretenden hacer.

Estaba claro que se las iban a apañar solos contra esos bichos. Y en caso de que tuvieran problemas, Fátima no estaba segura de si debían o no ayudarles. Dudaba mucho que ellos lo hicieran si se diera la situación inversa. En todo caso, no le quitaría ojo de encima al muchacho. Si veía que iba a sufrir un daño grave o que los de Bastión Hueco no conseguían llegar a tiempo para salvarlo, utilizaría una Serpe acuática para atacar a su agresor. Siempre que fuera un Sincorazón, claro.


Spoiler: Mostrar
▪ Serpe acuática (HM) [Nivel 11] [Requiere afinidad a Agua; Poder Mágico 21]. Invoca a una serpiente de dos metros y medio de largo y 40 cm de grosor que adquiere vida propia y perseigue a un enemigo, estallando contra él. Sirve también para objetos fuera de combate. Por ejemplo, mantener pulsado un interruptor que funcione a peso.
Imagen

¡Gracias por las firmas, Sally!


Awards~

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Suzume Mizuno
63. Komory Bat
63. Komory Bat
 
Mensajes: 1883
Registrado: Vie Mar 02, 2012 9:52 pm
Dinero: 1,462,577.72
Sexo: Femenino
Karma: 6

Re: [Port Royal] Los muertos no cuentan cuentos

Notapor Duniman » Vie Feb 06, 2015 10:53 pm

Al intentar invocar mi glider comprobé que lo que previamente me había hecho la Maestra Nanashi no era sencillamente un juego de luces. Era incapaz de invocar mi llave espada, sintiendo como cada vez que lo intentaba mi corazón sufría una presión desagradable.
Fue vergonzoso tener que decirlo después de aquellas últimas palabras que les había dicho... Pero era eso o quedarme en tierra:

¿Quién me lleva...?

Imagen

Spoiler: Mostrar


El viaje fue como lo había recordado, aunque algo más extraño al ir en el glider de mi compañero.
Al llegar sólo había... mar. Fue un poco decepcionante ver que el segundo mundo que visitaba en mi vida volvía a ser tan normal como era el mío. Aunque había que añadir que la parte de los piratas sí que era un cambio bastante significante.

Finalmente llegamos al puerto. Supuestamente un puerto donde debían haber piratas, aunque fui capaz de ver más ratas que cualquier otra cosa.
Avanzaba cerca de mis compañeros, sintiéndome completamente indefenso sin mi llave espada en un mundo desconocido en el que deberían haber piratas y sinzorazón, preguntándome cuándo demonios sería capaz de volver a utilizarla.
Mientras avanzaba en silencio, con ojo avizor y sin dejar de lado mi aburrimiento, un grito no muy lejano hizo que nos giráramos los tres:

¡¡¡MALDITO MOCOSO, RUFIÁN!!!

Un chico bastante joven siendo perseguido por dos... ¿Piratas? huía a toda velocidad por el puerto. Miré a mis compañeros, esperando a que hicieran algo, pero no vi en ninguno intención alguna de ayudar al chaval. Al menos no hasta que de repente un par de sincorazón sombra (así me habían dicho que se llamaban) aparecieron entre el perseguido y sus captores.
Adam fue más rápido que nosotros y empezó a atacar a las sombras con sus puños, dejándome anonadado viendo esa escena, sin tener ni idea de que fuera posible acabar con uno de ellos con las manos desnudas. Entonces el susurro de Simbad me sacó de mi ensimismamiento:

Lastic —dijo disimulado —. Ves por el flanco derecho. A la de tres, atacamos.

En cuanto acabó de hablar me sobró tiempo para salir disparado hacia el flanco contrario donde había ido él, tratando de invocar mi llave espada mientras corría, sin resultado, solo otra vez aquella extraña presión de cadenas en el corazón.
Una parte de mi pensaba que aquel joven invocador de sincorazón sólo era un chico, pero un chico con esa habilidad significaba que debía haber cedido de algún modo a la oscuridad... por otra parte no paraba de pensar en mi debilidad, aunque me consolaba pensando que tenía un par de compañeros poderosos, o al menos lo suficientemente poderosos, para que uno de ellos estuviera enfrentándose a un par de sincorazón con las manos desnudas.

¡Tres! ¡Quasar!

La parte de "quasar" me pilló por sorpresa, no entendía qué quería decir, pero el "tres" me había quedado bien claro.

"Hora de ver los frutos del entrenamiento... sin llave."

Saqué de mi chaqueta la botella vacía que llevaba siempre encima, al fin le iba a encontrar una utilidad:

¡Pilla esto! — Y reuniendo toda mi fuerza la lancé hacia aquél chico cual jugador de béisbol.

Entonces vi a qué se refería Simbad con "quasar". Tenía mucho que aprender.
Imagen
Avatar de Usuario
Duniman
4. Bandido Lunar
4. Bandido Lunar
 
Mensajes: 114
Registrado: Vie Nov 21, 2014 5:01 pm
Dinero: 14,583.58
Sexo: Masculino
Karma: 1

Re: [Port Royal] Los muertos no cuentan cuentos

Notapor 15nuxalxv » Lun Feb 09, 2015 11:33 pm

Spoiler: Mostrar


El Maestro Ronin respondió a nuestras preguntas tras escucharlas todas en silencio:

El Rey del Puerto y la Montaña son dos piratas que regentan la isla. Seguramente sepan algo del barco que debemos buscar así que mientras yo voy a hablar con el Rey de la Montaña, vosotras lo haréis con el del Puerto. En cuanto a tu pregunta, Jeanne... —Asentí, un poco más pálida de lo habitual al saber que iban a hablar con un pirata, uno poderoso—. Es bastante probable que os los encontréis. Si eso pasa y os atacan, defendeos o huid.

Asentí de nuevo, algo aliviada de no haber obtenido órdenes de ataque directas. No conocía a muchos Aprendices del otro bando, pero sin duda nadie se merecía la muerte. Y no iba a dársela a alguien, ni mucho menos.

Fuera de la sala de reunión, continuamos con las presentaciones.

Casi seguro que allí te haré mil preguntas. Aunque, ¿has visitado Tortuga?—Me analizó de pies a cabeza, haciéndome sonrojar un poco por el simple hecho de ser el centro de atención—. No se tú, pero yo te recomendaría que te vistieras de hombre. Yo al menos pienso hacerlo. Es mucho más fácil moverse así por ahí, sin llamar la atención.

Sí, creo que sería una buena idea —coincidí. Había visto diariamente el trato que daban a las mujeres en aquel mundo (y cómo muchas de ellas lo veían como algo normal). Incluso yo había sido víctima de ello, siendo vista además por un bicho raro por los demás por pensar que aquello no era… Natural, que no estaba bien. Siempre había sido distinta, después de todo. Y en mi familia, mi padre jamás trató como inferior a mi madre (lo cual, no le ganó una gran reputación; aunque a él no le importaba).

Entonces nos vemos fuera, no hagamos esperar a Ronin.

Expresé mi conformidad y me dirigí a prepararme para aquella misión, por la cual no podía dejar de sentir cierto nerviosismo e inseguridad.

++++


Imagen

Spoiler: Mostrar


Tras desmaterializar la armadura y el Glider, me recoloqué el pañuelo de la cabeza, gracias al cual escondía mi cabello largo. Había sido fácil para mí travestirme, nunca había tenido demasiado pecho y mis ropas tampoco eran muy femeninas. Además, tampoco llamaba mucho la atención, debido a mi estatura.

Observé el lugar en el que habíamos aterrizado. Tortuga. Se parecía bastante a Port Royal: los muelles, los barcos… Eso sí, estos portaban con orgullo la calavera y las dos tibias.

Había notado el calor en cuanto había posado mis pies en el suelo. Me llevé la mano a la frente para limpiar las gotitas de sudor que se habían formado en ella, y observé a Fátima, que también pasaba bien desapercibida como hombre; y al Maestro Ronin, que ya se alejaba hacia el Rey de la Montaña. Me llevé la mano a la correa del zurrón, el cual estaba cargado de todo mi equipamiento.

Empezamos.

Bueno, pues nos toca buscar al… Rey del Puerto —La Aprendiza se volvió hacia mí—. Por cierto, aquí me llamo Vaan, ¿de acuerdo?

Joseph —El nombre de mi padre apareció en mi boca automáticamente. Sentí una especie de añoranza en el pecho, pero no había tiempo para atenderla.

¿Vamos? Aunque no tengo la más mínima idea de cómo vamos a poder hablar con él, si es que lo encontramos, porque parece ser alguien importante y…

¡¡¡MALDITO MOCOSO, RUFIÁN!!!

Antes de poder sugerir nada, un grito interrumpió a mi compañera y nos hizo voltearnos a los dos. Lo primero que vi, fue a un muchacho corriendo raudo como un relámpago. Sentí cómo la forma de pensar del mundo se instauraba en mí de nuevo: un ladrón, sin duda. Ni siquiera habría necesitado escuchar a uno de los dos hombres que lo perseguían gritar para adivinarlo.

Retrocedí unos pasos. No iba a hacerme la heroína, tenía otras preocupaciones. Y no quería atraer demasiada atención. Sentí algo de lástima por el chico, que había quedado arrinconado. Seguramente su familia se muriese de hambre…

Entonces aparecieron los sincorazón entre el muchacho y sus perseguidores. El primero carcajeó, divertido; lo cual me hizo sospechar inmediatamente. Pero no tuve tiempo de hipótesis: un hombre enorme y albino se abalanzó contra los monstruos.

¿Pero qué demonios hace ese pirado?

¡¿Qué hace ese capullo aquí?! —Me sorprendió que conociera al hombre, aunque ya había dicho que había estado en la isla. Fátima me agarró del brazo, por si se me ocurría ir a luchar contra los Sincorazón (se me había pasado por la cabeza, no iba a negarlo)—. Espera. Yo he visto a ese tipo antes. En Ciudad de Paso. No sé qué demonios está haciendo aquí pero…—¿Ciudad de Paso? ¿Aquel chico venía de otro mundo? Entonces, ¿sería posible qué…?—. Son dos Sombras, no creo que tarde mucho en derrotarlas. Miremos… Desde lejos. Sólo hasta que sepamos si necesitan verdadera ayuda o no. Por favor —Me miró directamente a los ojos—. Creo… que ese hombre podría ser de Bastión Hueco.

Asentí con una decisión algo impropia en mí, replicando a su mirada. Era lo más prudente, y no quería un enfrentamiento directo. No era de la clase de persona que hacía las cosas a lo loco. Estaba buscando un lugar para ocultarnos cuando lo vi.

Simbad, dirigiéndose hacia las sombras.

No exageraría si dijera que me quedé inmóvil durante unas décimas de segundo. Aquello era malo. ¿Y si nos encontrábamos y nos veíamos forzados a luchar? Era mi amigo (o algo parecido). No quería hacerle daño, ni que se lo hicieran.

Escondámonos —La voz de la Aprendiza me devolvió a la realidad—. Veamos a dónde van y qué pretenden hacer.

Ese chico… —Señalé a Simbad— Lo conozco. Es de Bastión Hueco. Tenías razón —declaré, aunque cuando invocó la Llave-Espada quedó todo claro.

Me escondí junto a Fátima, atenta al combate. No pude disimular que ponía más atención en Simbad que en los otros portadores, aunque traté de centrarme y observar más al muchacho. Si no se había asustado, era que conocía los sincorazón. Y si se había reído… ¿Acaso los había invocado de alguna forma para protegerse?

Si las cosas se veían feas (cosa que no creía), intervendría en la situación con una Flama Tenebrosa. No soportaría ver a alguien deshacerse en sombras cuando yo no había hecho nada para ayudarlo.

Spoiler: Mostrar
▪ Flama tenebrosa (HM) [Nivel 3] [Requiere Poder Mágico: 4] Ataque básico de elemento Oscuridad. Proyectil de penumbras lineal en forma de llama, con muy pocas posibilidades de cegar al enemigo.

Siento el retraso, estoy al tope de exámenes D: . Espero que no vuelva a ocurrir.
Avatar de Usuario
15nuxalxv
49. Mandrágora
49. Mandrágora
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 1461
Registrado: Dom May 20, 2012 3:55 pm
Dinero: -600,907.82
Banco: 33,068.83
Ubicación: Kimbolton Castle
Sexo: Femenino
Estantería de objetos
Karma: 14

Ronda 3

Notapor Tanis » Lun Feb 16, 2015 2:43 am

El primer golpe de Adam desestabilizó a una de las sombras, que ya saltaba sobre los piratas, mientras a la otra le golpeaba el hechizo de Simbad. Sólo la primera, gracias a la gran fuerza del vampiro, fue destruida. La segunda tan sólo desestabilizada y finalmente también destruida por Adam.

Al mismo tiempo, la maniobra de distracción de Simbad y Lastic también funcionó, ya que el muchacho se distrajo al querer atrapar la botella de forma inconsciente y eso dejó vía libre a Simbad para que le golpeara por la espalda y le hiciera caer de rodillas.

Spoiler: Mostrar
Imagen


Los piratas, que en cuestión de segundos habían visto aparecer de la nada a las dos sombras, a ese gigante albino y a un... mago atacando a su antigua presa, no se quedaron quietos tampoco. Uno de ellos, quizá sí mas asustado y probablemente por estar desarmado, echó a correr a trompicones, pasando a la carrera cerca del escondite de Jeanne y Fátima. El otro desenfundó una pistola y apuntó con un chasquido a Adam. Claramente asustado, intentaba que no le temblara las manos.

No sé de dónde salís vosotros, pero ese chico es mío.

El muchacho lanzó un sonora y sarcástico «» y se fue levantando despacio, probablemente a sabiendas de que a su espalda tenía a alguien que podía ser un problema. El pirata continuó apuntando a Adam y ordenó:

Apartaos de él.

Desde su escondite, Fátima y Jeanne podrían contemplar la escena, sin quizá darse cuenta de que alguien más había aparecido junto a ellas.

Parece que Robert se ha metido en otro lío.

Si daban cuenta de él, se encontrarían con un hombre mayor, otro pirata, pero con un aspecto más bonachón y algo cansado.

Spoiler: Mostrar
Imagen


Sostenía una petaca de la que dio un trago. No era el único que parecía andar mirando sin intervenir, desde los muelles también se alzaban las cabezas, de cuando en cuando. Como si aquello fuera pan común y corriente de todos los días.

No os aconsejo que os quedéis parados ahí, si el muchacho se enfada podrían aparecer más demonios, y si yo fuera vosotros no me gustaría andar cerca cuando eso pase.

El pirata echó otro trago, agitó la petaca vacía y siseó con molestia. Luego echó a andar por dónde había venido, hacia las callejuelas interiores que conducían al pueblo adentro.

Esto no va a gustarle al Rey, demasiado mal fario. —Sería lo último que podrían oírle barruntar.


Spoiler: Mostrar
Adam
VIT: 60/60
PH: 16/16

Simbad
VIT: 24/24
PH: 19/22

Lastic
VIT: 4/4
PH: 4/4

Fátima
VIT: 32/32
PH: 48/48

Jeanne
VIT: 20/20
PH: 20/20


Spoiler: Mostrar
Fecha límite: 21 de febrero
Avatar de Usuario
Tanis
28. Samurai
28. Samurai
 
Mensajes: 813
Registrado: Mar Feb 19, 2013 10:20 pm
Dinero: 75,353.31
Banco: 15,572.00
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 5

Re: [Port Royal] Los muertos no cuentan cuentos

Notapor xXOrbOOkXx » Jue Feb 19, 2015 9:11 pm

Sonreí internamente cuando el muchacho cayó de rodillas. Pude apreciar que tenía el pelo castaño, ojos verdes y un parche en el ojo. La táctica había funcionado con éxito.

A pesar de todo, no hice desaparecer mi Llave-Espada, puesto que el chico se estaba levantando. Podía invocar a las sombras de nuevo, y eso era algo que no nos convenía. Un pirata corrió a trompicones hacia nuestra dirección. Otro, desenfundó un arma y apuntó a Adam con ella. Por supuesto, si los vampiros eran igual que en las historias; la pistola no le haría ningún efecto. Además, se notaba que el pirata estaba asustado.

No sé de dónde salís vosotros, pero ese chico es mío.

El muchacho delante de mí se rió sarcásticamente. No me alejé, pero tampoco me mantuve cerca de él, si me consideraba una amenaza, podía atraer a un Sincorazón delante de mí y todo habría sido para nada.

El mismo pirata que apuntaba a Adam ordenó que nos apartáramos del muchacho.

¿O si no qué? —Pregunté retóricamente—. Está bien, aprieta el gatillo y tendrás a muchas más de las criaturas que has visto antes. Para matar y mutilar a todos los presentes, el muchacho incluido.

>>Si tienes tanto interés en él, no deberías de temerle. Al fin y al cabo, sólo nosotros conocemos la forma de que su poder sea invencible.

Parecía un muchacho inteligente, pero supuse que aquella mentira podría bastar para atemorizar a los piratas. En el peor de los casos, habría que utilizar la fuerza de nuevo. Y en cuanto a la pistola que apuntaba a Adam... confiaba en el equipo.
~Un cuarto de hora de risa, equivale a un año más de vida...~


Proyectos:



UseBars:

Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen


Rol:

Ficha

Wiki

Spoiler: Mostrar
Tercera Saga:

Prólogo de Simbad
"Bastión Hueco" Choque de culturas (Encuentro)
"Bastión Hueco" Novatos bajo la lluvia (Primer encuentro - Saga Novatos)
"Tierras del Reino" El nacimiento de un príncipe (Trama)
"Islas del Destino" ¡Buscad a mi perro! (Misión)
"Castillo de Bestia" Solos entre lobos (Primer encuentro - Saga Délaissé)
"La Cité des Cloches" Los miserables (Encuentro)
"Villa Crepúsculo" Una visita guiada (Encuentro)
"Selva Profunda" Día de monos (Encuentro)
"Port Royal" Los muertos no cuentan cuentos (Trama)
"Tierra de Dragones" Linda Flor (Misión)
"Bastión Hueco" Novatos bajo el amanecer (Segundo encuentro - Saga Novatos)
"Ciudad de Paso" Lo que vale la pena (Encuentro)
"Ciudad de Paso" The Game Never Ends (Trama)
"Torre de los Misterios" Orden en la Biblioteca (Misión)
"Evento Global" El esclavo del olvido
"Evento Global" Ruta de los perdidos

Evento Halloween 2014
"Especial libre" El laberinto de los corazones
"Especial libre" San Valentín III
"Islas del Destino" Yincana veraniega
"Evento libre" La Mansión Encantada II: La Venganza

Cuarta Saga:


"Ciudad Inexistente" Dos velas para el diablo (Encuentro)
"Port Royal" De copas con la muerte (Encuentro)
"Bastión Hueco" De magdalenas y vicios franceses (Encuentro)
"La Cité des Cloches" Insomnia (Primer encuentro - Saga La Musique du Silence)
"La Cité des Cloches" Somnia (Segundo encuentro - Saga La musique du Silence)
-"Port Royal" El barco que desaparece en la niebla (Misión)
"Tierras del Reino" Donde duermen los gigantes (Trama)
"País de los Mosqueteros" Todos Para Uno (Trama)
"Ciudad de Paso" Un nuevo Crepúsculo (Trama)
"Ciudad de Halloween" El ataque de Boogieman (Trama)
"La Cité des Clochés" Fuego Infernal (Trama)
"Espacio Profundo" Planta 313 (Encuentro)
"Mundo Inexistente" Pasajes Oscuros (Trama)
"Tierra de Partida" Penúltima Parada (Encuentro)
"Evento Global" El principio del fin
"Atlántica" Perdona pero quiero casarme contigo (Encuentro)

"Especial libre" El laberinto de los corazones II: Escape
"Especial libre" World War Christmas
"Especial libre" El San Valentín está aquí
"Especial libre" ¡Exámenes finales
"Especial libre" La inocencia perdida
"Especial libre" Misión: Salvar la Navidad

Timeskip (Finales 1013-1017)

"Tierra de Partida" Examen de Maestría (30 Diciembre 1013)
"Jardines de Tierra de Partida" Doomsnight (Libre) (31 Diciembre 2013)
"País de las Maravillas" El último regalo (Minitrama) (Julio 1014)
"Jardines de Tierra de Partida" El Regreso (Libre) (Finales de Marzo de 1017)

Saga final:

"La Cité des Clochés" Santuario (Trama)
"La Cité des Clochés" La última noche en París (Libre)
Avatar de Usuario
xXOrbOOkXx
51. Rueca Fatal
51. Rueca Fatal
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 1528
Registrado: Jue Dic 27, 2012 10:39 pm
Dinero: 278,842.76
Banco: 0.00
Ubicación: Detrás de tí. !Bu!
Sexo: Femenino
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 8

Re: [Port Royal] Los muertos no cuentan cuentos

Notapor 15nuxalxv » Jue Feb 19, 2015 10:51 pm

Spoiler: Mostrar


Desde nuestro escondrijo, observé cómo se desarrollaba la pelea: el estrafalario hombre que parecía conocer Fátima era una auténtica máquina de matar, prácticamente de un solo golpe conseguía derribar a una Sombra. No me convenía encontrarme cara a cara con él.

Por otro lado, Simbad y el tercer chico se encargaron del muchacho que había sido “salvado” por los sincorazón, lanzándole un objeto (que instintivamente atrapó) para distraerlo y después golpeándolo por la espalda. Una táctica bastante eficaz, debía admitirlo.

Spoiler: Mostrar
Imagen


Mientras tanto, los dos piratas reaccionaron de formas bastante distintas: uno huyó despavorido (pasando cerca de nosotras; quería decir, de nosotros), pero el otro desenfundó una pistola, apuntando (para mi egoísta alivio) al albino. Aunque se veía claramente que, de no haber sido por su orgullo, hubiera corrido detrás de su camarada.

No sé de dónde salís vosotros, pero ese chico es mío.

El muchacho causante de la pelea no parecía nada atemorizado pese a las circunstancias, lanzando al aire una risa socarrona mientras lentamente se incorporaba.

Apartaos de él.

¿O si no qué? —le retó Simbad, confiado—. Está bien, aprieta el gatillo y tendrás a muchas más de las criaturas que has visto antes. Para matar y mutilar a todos los presentes, el muchacho incluido.

>>Si tienes tanto interés en él, no deberías de temerle. Al fin y al cabo, sólo nosotros conocemos la forma de que su poder sea invencible.

Con sólo oír sus palabras supe que estaba tratando de engañarle. Cuando lo conocí, ya pude ver esa habilidad en él: su labia embaucadora. Pese a que no me agradaba pensar en él como enemigo, tendría que tener cuidado también con él.

Parece que Robert se ha metido en otro lío.

Algo sorprendida por la repentina interrupción, me giré buscando el propietario de la voz. Me encontré con un hombre cuya avanzada edad se reflejaba en su rostro. Su vestimenta, la petaca que empuñaba en su mano, sus ojos que parecían haber visto más allá del horizonte… Sin duda, otro pirata; aunque éste parecía más amigable.

Spoiler: Mostrar
Imagen


Se llevó tranquilamente la bebida (probablemente ron o aguardiente) a la boca, pareciendo disfrutar del espectáculo.

No, me corregí. Parece estar leyendo un viejo libro que ya conoce de memoria, y que hace tiempo que no le emociona. Después de todo, cuando yo vivía en aquel mundo veía las peleas entre hombres ebrios como algo rutinario.

No os aconsejo que os quedéis parados ahí, si el muchacho se enfada podrían aparecer más demonios, y si yo fuera vosotros no me gustaría andar cerca cuando eso pase.

Lancé una mirada a mi compañera, dubitativa. ¿Por qué nos contaba aquello? Aunque tal vez no hubiese una razón concreta, quizás simplemente formara parte de su forma de ser,y no le importara hablar solo o a alguien. Y, sin duda, parecía muy acostumbrado a los Sincorazón.

El pirata volvió a beber de su cáliz particular; pero para su desgracia estaba vacío, como pudo comprobar al agitarlo. Siseó de frustración y se marchó, posiblemente a recargar munición.

Esto no va a gustarle al Rey, demasiado mal fario —comentó mientras se perdía por el bullicio de las calles.

Volví a mirar a Fátima, atónita por lo que acababa de oír. Existía una probabilidad muy alta de que aquel Rey fuera nuestro Rey; es decir, el Rey del Puerto. No podíamos permitirnos perder de vista al pirata, que podría hacernos avanzar a pasos agigantados en nuestra búsqueda. Aunque, por otra parte, si le seguíamos dejaríamos a Simbad, Robert y los Aprendices de Bastión Hueco.

Ese Rey del que hablaba… Deberíamos alcanzar al pirata —Hice amago de levantarme, y lo haría a menos que la Aprendiza me detuviese—. La misión es lo primero —Traté que mi voz sonara segura de sí misma.

Y era cierto. Teníamos que ordenar nuestras prioridades: sin duda el asunto del chico y la aparición de los Sincorazón tenía importancia, pero habíamos ido allí a encontrar al Rey del Puerto. Además, en el primer asunto Bastión Hueco ya había metido baza, y no quería un enfrentamiento directo.

Aunque también era verdad que había algo en el comportamiento de aquel muchacho que me daba mala espina… Lo miré una última vez, vacilante, antes de indicar a Fátima con un ademán el camino por el que nuestra única pista había marchado. Si quería dar su opinión, estaba dispuesta a escucharla; estábamos en igualdad de condiciones, después de todo.

No podemos perderlo. ¿Vamos, Vaan? —le pregunté, haciendo una pequeña énfasis y una media sonrisa al pronunciar su falso nombre.

Por supuesto, si quería quedarse vigilando a Robert y a Bastión Hueco (aunque fuésemos un equipo) no le obligaría a seguirme, era decisión suya. Eché a andar a paso animado en busca del hombre, sin poder evitar sentirme un tanto extraña; tomando yo las decisiones por primera vez.
Avatar de Usuario
15nuxalxv
49. Mandrágora
49. Mandrágora
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 1461
Registrado: Dom May 20, 2012 3:55 pm
Dinero: -600,907.82
Banco: 33,068.83
Ubicación: Kimbolton Castle
Sexo: Femenino
Estantería de objetos
Karma: 14

Siguiente

Volver a Tercera Saga

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados

cron