[País de los Mosqueteros] Todos para Uno

Participantes: Makoto, Freya y Lawrence + Maya y Simbad

Aquí es donde verdaderamente vas a trazar el rumbo de tus acciones, donde vas a determinar tu destino, donde va a escribirse tu historia

Moderadores: Suzume Mizuno, Denna, Astro

[País de los Mosqueteros] Todos para Uno

Notapor Drazham » Mar Dic 29, 2015 12:10 am

Imagen


¡Mensaje urgente para Maya Zawrid, kupó!

La pequeña bruja apenas habría empezado el día cuando recibió aquel aviso. Ya fuese entrenando, repasando la teoría mágica, o aprovechando el día como más gustase, no tardó en recibir la visita de un moguri que la buscaba por todas partes. Según su comunicado, el líder de Tierra de Partida, Ronin, la solicitaba en la sala del trono de inmediato. No sería de extrañar que se oliese un cambio de planes para aquel día.

Al llegar, se encontraría con una sala del trono en pleno proceso de reconstrucción. Palés, bloques de piedra, y diversas herramientas poblaban la estancia, escampadas por doquier. Los moguris obreros trabajaban sin cesar en las reparaciones, en especial con el enorme boquete que causó el Coloso durante su ataque a Tierra de Partida.

Y en una esquina, sentado sobre unos sacos de cemento, le encontraría: Ronin escudriñaba con su único ojo lo que parecían ser unas fotos que tenía entre sus manos, enfrascado en la labor y con una cara de complicidad según las iba pasando. Cuando se percató de la presencia de la chiquilla, alzó la vista y le dedicó una amplia sonrisa.

Buenos días, Maya. Llegas justo a tiempo. —Se levantó de su asiento y se espolsó un poco la ropa—. Perdona por el desorden, aun tendremos que esperar un poco más para tener una sala del trono en condiciones.

El hombre puso los brazos en jarra y bufó, oteando el estado actual de la habitación. No tenía nada que ver con la imponencia que transmitía la de antes. Ahora más bien parecía un trastero hasta arriba de polvo, visible en el aire gracias a la luz del sol que pasaba a través del agujero.

Ah, sí, sobre lo que te quería hablar… —Se pasó una mano por la nuca—. Supongo que te acordarás del rey Mickey. Te alegrará saber que ya está mejor después de lo de su secuestro. Un breve tiempo de descanso, y vuelta a sus ocupaciones reales en Ciudad Disney, como siempre.

Entonces, la expresión vivaracha de Ronin cambió a un semblante de preocupación.

»O eso es lo que parece —masculló, volviendo su vista a las fotos de antes—. Según me han informado, Mickey no se ha movido de allí desde entonces. Pero tengo un par de “razones” para pensar que eso no es del todo cierto.

El Maestro le ofreció las fotos a Maya, y en cuanto les echase un vistazo, comprobaría que era lo que tenía tan inquieto a Ronin: en todas ellas se podía encontrar a un pequeño ratón humanoide con unas vestimentas bastante peculiares y un sombrero de ala que le resultaría muy familiar a la aprendiza.

Spoiler: Mostrar
Imagen


Las fotos se tomaron hace dos semanas. Como podrás ver, Si no se trata de él… tendríamos ante nosotros un doble exacto, vaya. —Se cruzó de brazos—. Para asegurarme, he vuelto a contactar con el castillo para preguntar qué tal anda y… nada, dicen que su majestad sigue en su trono, como cabría esperar. Mickey es un viejo amigo mío, y me escama que no me hubiese dicho nada al respecto. Es por eso que tú y yo vamos a ir a investigar al mundo en el que se vio a ese supuesto Mickey: el País de los Mosqueteros.

»Creo que te desenvolverás bien por allí; la mayoría de sus habitantes son animales inteligentes, como en Ciudad Disney. Aunque será mejor que te prepares, nos han llegado noticias de que los Sincorazón de la zona se han vuelto más violentos de lo normal.

Con eso dicho, Ronin le indicó que la esperaría dentro de media hora en el vestíbulo y que aprovechase para prepararse. Por supuesto, si la pequeña bruja tenía preguntas que hacerle para satisfacer su curiosidad, era el momento idóneo.

***


Imagen


Veo que ya estamos todos presentes.

Ryota, que momentos antes se encontraba mirando por la ventana de su despacho, se volteó para recibir a Freya, Simbad y Makoto nada más llegar e indicarles que tomasen asiento. Los tres aprendices apenas habrían terminado de desayunar cuando les llegó el aviso de que el líder del bastión los llamó a su despacho para tratar un encargo suyo.

Os he llamado para que me ayudéis con un asunto en el mundo conocido como el País de los Mosqueteros, una misión de investigación —explicó—. Hace cosa de unas semanas, el mundo ha sufrido un aumento considerable de la actividad Sincorazón, alertando a la población por sus continuos ataques. Algo inusual, ya que según nuestros registros, no han supuesto ninguna amenaza considerable desde hace años.

Ryota abrió uno de los cajones de su escritorio, metiendo la mano para luego dejar encima de la mesa tres pequeños guijarros del tamaño de una pelota de ping pong. Eran de un tono grisáceo y opaco, con numerosas muescas e imperfecciones.

Hemos encontrado diversas piedras como estas en los puntos en los que se han dado los ataques más graves. Aunque ahora parezcan minerales corrientes, en su momento llegaron a estar imbuidas con el poder de la Oscuridad, lo que las permite actuar como reclamos para los Sincorazón. De ahí a que sospechemos que haya alguien detrás de todo.

El Maestro entrelazó los dedos y observó las piedras con un deje de preocupación en su mirada. Después de todo, tras la catastrófica noticia de que un mundo entero se sumió en la Oscuridad, la Orden ha estado susceptible ante cualquier suceso inusual con los Sincorazón para actuar cuanto antes y evitar una tragedia similar.

Vendréis conmigo para investigar y recabar información acerca de los ataques. Freya, Simbad, puesto que sois los más veteranos de los tres, ayudad en todo lo posible a Makoto. Hace poco que se unió a la Orden y sería su primera misión. —Viró la cabeza hacia el susodicho aprendiz—. He hablado con Nanashi, y le parece bien que participes en este encargo. Aprovecha esta experiencia para romper mano y desenvolverte por otros mundos. Pero recuerda ser precavido y actuar con cabeza.

Por último, Ryota se ofreció a responder a cualquier pregunta de los presentes para aclarar dudas. Una vez terminasen, les daría un poco de tiempo para prepararse antes de marchar.

Spoiler: Mostrar
¡Bienvenidos a Todos para Uno! La trama que dará inicio a la historia principal de este mundo.

En vuestra primera ronda podeís aprovechar para hacerles vuestras preguntas a los Maestros. Y en el caso del grupillo de Bastión Hueco, podéis hacer más de un post para interactuar entre vosotros (Se siente, Maya, pero no tienes a nadie a quien sonsacar platines por un Cura con quien charlar)

Para cualquier duda al respecto, me tenéis a vuestra disposición por medio de los mensajes privados.


Fecha Límite: Lunes 4 de enero.

Esta vez daré más margen de tiempo por las fechas en las que estamos.
ImagenImagen
Avatar de Usuario
Drazham
26. Umbrío
26. Umbrío
 
Mensajes: 762
Registrado: Jue Oct 17, 2013 9:55 pm
Dinero: 133,197.76
Banco: 15,378.00
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 6

Re: [País de los Mosqueteros] Todos para Uno

Notapor JRA » Dom Ene 03, 2016 3:19 am

Nos habían llamado muy pronto, yo aún me encontraba medio dormido, apenas había terminado de desayunar cuando nos tocó ir.

Estaba bastante nervioso ya que era la primera misión que me mandaban y tenía algo de miedo de estropearlo. Gracias a dios no era el único al que se le había encomendado esta tarea, en la sala conmigo había dos aprendices más los cuales aún no conocía, igual los había visto alguna vez, pero no me acordaba de ello. Aunque el simple hecho de estar con otros dos aprendices me relajó un poco.

Había estado escuchando a Ryota lo más atento que pude, pero el sueño empezaba a pasarme factura. Aunque había entendido la mayoría de lo que nos habían dicho aún tenía una duda, igual si la exponía, hablaba y hacía algo podía combatir el sueño, pensando esto expuse mi pregunta.

-Hay una cosa que no me a quedado del todo clara. ¿Nuestro objetivo es acabar con los sincorazon, destruir los guijarros que parecen tener alguna relación con su aparición o simple investigación? -Pregunté a Ryota.

En mis mejores condiciones podría haberlo entendido a la primera, pero el sueño era un duro enemigo con el cual tenía que combatir por las madrugadas.
Avatar de Usuario
JRA
5. Fantasma Farol
5. Fantasma Farol
 
Mensajes: 134
Registrado: Vie Nov 13, 2015 4:54 pm
Dinero: 208.97
Banco: 15,690.43
Ubicación: En mi Futón :3 Ah no espera, que no tengo uno.
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 0

Re: [País de los Mosqueteros] Todos para Uno

Notapor Crystal » Dom Ene 03, 2016 3:40 pm

Imagen


Spoiler: Mostrar


El desayuno duró bien poco aquella mañana para la aprendiza, puesto que justo al acabarse la última magdalena, fue convocada por el líder de Bastión Hueco para un nuevo encargo. ¡No había descanso nunca!

Veo que ya estamos todos presentes.

A Freya le brillaron los ojos cuando vio a Simbad allí. ¡Era la primera vez que iban a participar en una misión juntos! Aquello la puso de muy buen humor: trabajar con gente cercana siempre era agradable. Le saludó rápidamente, antes de que el Maestro se girase. Al otro chico allí presente no lo reconoció, así que se abstuvo de saludarlo.

Os he llamado para que me ayudéis con un asunto en el mundo conocido como el País de los Mosqueteros, una misión de investigación —explicó. La pelirrosa escuchó atentamente, con un solo pensamiento en la cabeza: podría visitar un mundo nuevo—. Hace cosa de unas semanas, el mundo ha sufrido un aumento considerable de la actividad Sincorazón, alertando a la población por sus continuos ataques. Algo inusual, ya que según nuestros registros, no han supuesto ninguna amenaza considerable desde hace años.

Ryota buscó en uno de sus cajones una especie de guijarros pequeños que dejó encima de su escritorio para que los tres aprendices pudiesen observarlos. Eran grisáceos, pequeños e imperfectos, cosa que a la chica le pareció bastante encantador.

Hemos encontrado diversas piedras como estas en los puntos en los que se han dado los ataques más graves. Aunque ahora parezcan minerales corrientes, en su momento llegaron a estar imbuidas con el poder de la Oscuridad, lo que las permite actuar como reclamos para los Sincorazón. De ahí a que sospechemos que haya alguien detrás de todo.

«Así que esto atrae a los Sincorazón...», pensó, mientras analizaba de nuevo las pequeñas piezas desde su asiento. Aquello podría provocar graves consecuencias, sin duda. Y no podían dejar que un nuevo mundo acabase inundado completamente por la Oscuridad.

Vendréis conmigo para investigar y recabar información acerca de los ataques. Freya, Simbad, puesto que sois los más veteranos de los tres, ayudad en todo lo posible a Makoto. Hace poco que se unió a la Orden y sería su primera misión.

Freya observó al aprendiz durante unos instantes. Con razón no lo conocía, era nuevo allí. Recordó sus primeros días, y lo perdida que estuvo, y supuso que algo de ayuda no le iría mal, así que asintió ante las palabras del Maestro Ryota.

He hablado con Nanashi, y le parece bien que participes en este encargo. Aprovecha esta experiencia para romper mano y desenvolverte por otros mundos. Pero recuerda ser precavido y actuar con cabeza.

Y tras eso, vino el momento de la típica ronda de preguntas:

Hay una cosa que no me a quedado del todo clara. ¿Nuestro objetivo es acabar con los Sincorazón, destruir los guijarros que parecen tener alguna relación con su aparición o simple investigación?

Era una pregunta interesante. Freya estaría encantada de recoger los guijarros pero, ¿de verdad era necesario destruirlos? La decisión quedaba en manos del Maestro, por supuesto; ella no se quejaría por una cosa así.

Por cierto, ¿hay alguna otra pista que nos lleve a saber quién puede estar tras todo esto? ¿O los guijarros es la única información de la que disponemos?

Cuando acabase el turno de preguntas, Freya se reuniría con los otros dos aprendices para prepararse antes de partir. Su mochila siempre estaba lista, y por suerte la cogió antes de bajar a desayunar, así que no tuvo que ir a buscarla ni preparar nada más.

Me alegro de que volvamos a encontrarnos, Simbad —Cruzó unas primeras palabras con él para después dirigirse al nuevo—. Y tú eres Makoto, ¿verdad? Yo soy Freya, un placer. Espero que estés preparado para lo que viene; no parece que vaya a ser tarea fácil.

Spoiler: Mostrar
¡Holaaa! Es un placer poder compartir trama con vosotros <3 Incluso con Soda, que llevamos ya tres seguidas.
El code de Freya, si alguien lo necesita, es: #FF8080.
Imagen
Imagen
Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Crystal
27. Trepador
27. Trepador
The Unknowns
 
Mensajes: 808
Registrado: Lun Jul 21, 2014 3:19 pm
Dinero: 593,885.90
Banco: 15,509.00
Ubicación: En busca de Tidus.
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 17

Re: [País de los Mosqueteros] Todos para Uno

Notapor xXOrbOOkXx » Lun Ene 04, 2016 2:42 pm

Imagen


Spoiler: Mostrar


Había planeado un día totalmente libre. Practicar con el laúd y gandulear por algún mundo cercano, quizá alguno peligroso para practicar con la Llave. En eso pensaba mientras me zampaba la segunda tostada del día, con el hambre propio de quien no ha comido en toda la noche.

Sin embargo, todos mis planes se fueron al garete en cuanto recibí un aviso de una nueva misión convocada por Ryota. De mala gana, dejé el desayuno a medio terminar y me encaminé hacia el despacho de dicho Maestro. Fui el primero en llegar, seguido de dos Aprendices. Uno de ellos era Freya, que me saludó con energía y los ojillos brillantes, sonreí y le hice un gesto con la cabeza, aliviado de que ella me acompañara en aquella misión: sabía que nunca me dejaría tirado. El otro Aprendiz era no muy alto, rubio y de ojos naranjas, al igual que Jeanne. Su forma de vestir me indicaba que era de un mundo avanzado tecnológicamente, no parecía aparentemente revoltoso o peligroso.

Os he llamado para que me ayudéis con un asunto en el mundo conocido como el País de los Mosqueteros, una misión de investigación —comenzó Ryota cuando se giró—. Hace cosa de unas semanas, el mundo ha sufrido un aumento considerable de la actividad Sincorazón, alertando a la población por sus continuos ataques. Algo inusual, ya que según nuestros registros, no han supuesto ninguna amenaza considerable desde hace años.

Fruncí el ceño, elaborando teorías sobre el problema. Ryota, como leyéndome la mente, rebuscó en un cajón de su escritorio, hasta dar con unas pequeñas piedras de color negro, bastante desgastadas por lo que se veía.

Hemos encontrado diversas piedras como estas en los puntos en los que se han dado los ataques más graves. Aunque ahora parezcan minerales corrientes, en su momento llegaron a estar imbuidas con el poder de la Oscuridad, lo que las permite actuar como reclamos para los Sincorazón. De ahí a que sospechemos que haya alguien detrás de todo.

>>Vaya... Esto me suena de algo<<. Pensé. Y era cierto, puesto que en Tortuga me había topado con algo muy parecido, por no decir igual.

Vendréis conmigo para investigar y recabar información acerca de los ataques. Freya, Simbad, puesto que sois los más veteranos de los tres, ayudad en todo lo posible a Makoto. Hace poco que se unió a la Orden y sería su primera misión. —Asentí después de un momento. También recordaba mi primera misión, ahora que me fijaba, el chaval parecía algo nervioso y adormilado—. He hablado con Nanashi, y le parece bien que participes en este encargo. Aprovecha esta experiencia para romper mano y desenvolverte por otros mundos. Pero recuerda ser precavido y actuar con cabeza.

Hay una cosa que no me a quedado del todo clara —preguntó el novato—. ¿Nuestro objetivo es acabar con los Sincorazón, destruir los guijarros que parecen tener alguna relación con su aparición o simple investigación?

Era una pregunta simple pero con cabeza. Aunque pensé que no hubiera hecho mucha falta. Normalmente en aquellos casos directamente se cortaba el problema de raíz, aunque la verdad es que era necesario saber qué estaba pasando. Recordé la misión en Tortuga y el desastre que fue, solo averiguamos lo de las monedas y la pobre conexión que existía entre Barbossa y la bruja Illua. Cambié el peso de un pie a otro.

Por cierto, ¿hay alguna otra pista que nos lleve a saber quién puede estar tras todo esto? ¿O los guijarros es la única información de la que disponemos?

Eso me recuerda —intervine de pronto—. ¿Cuál es naturaleza es este mundo? ¿Tiene tecnología, necesitamos disfrazarnos? ¿Algo importante que debamos saber para no acabar en el talego?

Una vez que se acabó la ronda de cuestiones, pasamos a presentarnos adecuadamente mientras nos preparábamos antes de ir hacia el País de los Mosqueteros. Afortunadamente me había dejado el laúd en la habitación, pero tanto la capa como el sombrero estaban preparados.

Me alegro de que volvamos a encontrarnos, Simbad —me dirigió la palabra la muchacha—. Y tú eres Makoto, ¿verdad? Yo soy Freya, un placer. Espero que estés preparado para lo que viene; no parece que vaya a ser tarea fácil.

Igualmente —le respondí para pasar a lo que verdaderamente quería decirles—. A propósito, debéis saber que ya me he cruzado con casos similares. Esto quiere decir que los guijarros pueden estar siendo usados a propósito... O no. Si lo llevara una persona que no supiera su poder, como un niño, no se daría cuenta de nada excepto que atrae Sincorazón porque sí, aunque lo más probable es que no pase de esa forma. Pero ir ojo avizor, no sé qué nos vamos a encontrar.

A continuación me dirigí hacia el nuevo, que verdaderamente parecía cansado. Generalmente no me gustaba ocuparme de los Aprendices neófitos, sobre todo si iba solo, pero con Freya (cuyo carácter era más que palpable) no debería tener ningún problema.

Soy Simbad, como ya sabes —me presenté con una pequeña sonrisa, bromeando un tanto—. Te daré un consejo: intenta despabilarte un poco, si vas así de dormido lo mejor que te puede pasar es que te estrelles nada más llegar. A cualquier duda o problema, no dudes en cuestionarnos a Freya o a mí.

Spoiler: Mostrar
¡Encantada de estar en la trama! La verdad es que me hacía muchísima ilusión este mundo *^*.
~Un cuarto de hora de risa, equivale a un año más de vida...~


Proyectos:



UseBars:

Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen


Rol:

Ficha

Wiki

Spoiler: Mostrar
Tercera Saga:

Prólogo de Simbad
"Bastión Hueco" Choque de culturas (Encuentro)
"Bastión Hueco" Novatos bajo la lluvia (Primer encuentro - Saga Novatos)
"Tierras del Reino" El nacimiento de un príncipe (Trama)
"Islas del Destino" ¡Buscad a mi perro! (Misión)
"Castillo de Bestia" Solos entre lobos (Primer encuentro - Saga Délaissé)
"La Cité des Cloches" Los miserables (Encuentro)
"Villa Crepúsculo" Una visita guiada (Encuentro)
"Selva Profunda" Día de monos (Encuentro)
"Port Royal" Los muertos no cuentan cuentos (Trama)
"Tierra de Dragones" Linda Flor (Misión)
"Bastión Hueco" Novatos bajo el amanecer (Segundo encuentro - Saga Novatos)
"Ciudad de Paso" Lo que vale la pena (Encuentro)
"Ciudad de Paso" The Game Never Ends (Trama)
"Torre de los Misterios" Orden en la Biblioteca (Misión)
"Evento Global" El esclavo del olvido
"Evento Global" Ruta de los perdidos

Evento Halloween 2014
"Especial libre" El laberinto de los corazones
"Especial libre" San Valentín III
"Islas del Destino" Yincana veraniega
"Evento libre" La Mansión Encantada II: La Venganza

Cuarta Saga:


"Ciudad Inexistente" Dos velas para el diablo (Encuentro)
"Port Royal" De copas con la muerte (Encuentro)
"Bastión Hueco" De magdalenas y vicios franceses (Encuentro)
"La Cité des Cloches" Insomnia (Primer encuentro - Saga La Musique du Silence)
"La Cité des Cloches" Somnia (Segundo encuentro - Saga La musique du Silence)
-"Port Royal" El barco que desaparece en la niebla (Misión)
"Tierras del Reino" Donde duermen los gigantes (Trama)
"País de los Mosqueteros" Todos Para Uno (Trama)
"Ciudad de Paso" Un nuevo Crepúsculo (Trama)
"Ciudad de Halloween" El ataque de Boogieman (Trama)
"La Cité des Clochés" Fuego Infernal (Trama)
"Espacio Profundo" Planta 313 (Encuentro)
"Mundo Inexistente" Pasajes Oscuros (Trama)
"Tierra de Partida" Penúltima Parada (Encuentro)
"Evento Global" El principio del fin
"Atlántica" Perdona pero quiero casarme contigo (Encuentro)

"Especial libre" El laberinto de los corazones II: Escape
"Especial libre" World War Christmas
"Especial libre" El San Valentín está aquí
"Especial libre" ¡Exámenes finales
"Especial libre" La inocencia perdida
"Especial libre" Misión: Salvar la Navidad

Timeskip (Finales 1013-1017)

"Tierra de Partida" Examen de Maestría (30 Diciembre 1013)
"Jardines de Tierra de Partida" Doomsnight (Libre) (31 Diciembre 2013)
"País de las Maravillas" El último regalo (Minitrama) (Julio 1014)
"Jardines de Tierra de Partida" El Regreso (Libre) (Finales de Marzo de 1017)

Saga final:

"La Cité des Clochés" Santuario (Trama)
"La Cité des Clochés" La última noche en París (Libre)
Avatar de Usuario
xXOrbOOkXx
51. Rueca Fatal
51. Rueca Fatal
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 1528
Registrado: Jue Dic 27, 2012 10:39 pm
Dinero: 278,842.76
Banco: 0.00
Ubicación: Detrás de tí. !Bu!
Sexo: Femenino
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 8

Re: [País de los Mosqueteros] Todos para Uno

Notapor Zodiark » Jue Ene 07, 2016 3:07 am

Hacía apenas una hora que me había levantado y había salido a entrenar, dejando a Ukki roncando en mi habitación. Había preparado unos cuantos maniquíes en el jardín y me puse a practicar con la Llave Espada con ellos, cuando...

¡Mensaje urgente para Maya Zawrid, kupó!

Ah... —Me quejé con un suspiro al leer la nota que traía el moguri—. Siempre me reclaman cuando estoy ocupada o durmiendo...

Parecía que era urgente, así que desmaterialicé mi Pétalo de Hada, recogí a toda prisa el material del entrenamiento y salí pitando al lugar donde Ronin me había convocado: la sala del trono.

Buenos días —dije dando dos golpes a la puerta mientras entraba en la amplia sala.

La sala del trono seguía en muy malas condiciones, pero al menos ya estaban trabajando para restaurarla, aunque a causa de las obras había tanto caos que solo empeoraba su imagen. Aunque tenía la esperanza de que la dejarían como nueva, o incluso mejor.

En una esquina aguardaba Ronin observando unas fotos, sentado sobre unos sacos de cemento. Me acerqué y le saludé inclinando la cabeza hacia delante, haciendo una especie de reverencia algo informal.

Buenos días, Maya. Llegas justo a tiempo. Perdona por el desorden, aun tendremos que esperar un poco más para tener una sala del trono en condiciones.

Bueno, es mejor que tener la sala medio destrozada.

Ah, sí, sobre lo que te quería hablar… Supongo que te acordarás del rey Mickey.

Asentí con la cabeza, mirando al Maestro con una mueca. ¡Era obvio que le conocía, era el monarca de mi mundo natal desde antes de que yo naciera!

Te alegrará saber que ya está mejor después de lo de su secuestro. Un breve tiempo de descanso, y vuelta a sus ocupaciones reales en Ciudad Disney, como siempre.

Sonreí aliviada. Sabía que era fuerte y aquello no sería nada para él, pero me alegraba tener buenas noticias sobre él, después de todo la última vez que había visitado mi mundo fue para informar a mi familia de la defunción de Kazuki, así que los ánimos no estaban para charlar demasiado, por lo que volví pronto a Tierra de Partida.

O eso es lo que parece

¿Cómo? —Abrí los ojos y arqueé una ceja, curiosa.

Según me han informado, Mickey no se ha movido de allí desde entonces. Pero tengo un par de “razones” para pensar que eso no es del todo cierto.

El Maestro me extendió entonces las fotos que minutos había estado mirando. Al verlas, me di cuenta de por qué estaba Ronin diciendo aquello. ¡En ellas aparecía alguien idéntico al Rey Mickey, pero con otra vestimenta muy distinta a la que él solía llevar!

¿De qué me sonaba aquello...?

Las fotos se tomaron hace dos semanas. Como podrás ver, Si no se trata de él… tendríamos ante nosotros un doble exacto, vaya.

Sí, definitivamente es el Rey o alguien sospechosamente idéntico a él.

Me sorprendía aquella situación, pero más que el hecho de encontrarme con aquel Mickey en sí, lo que me sorprendía realmente era que aquella historia de un posible segundo Mickey se repitiese.

Una imagen de un Mickey vestido con una túnica y un sombrero de mago en la torre de Yen Sid me cruzó entonces la mente. ¿Sería el mismo caso? ¿Un falso Mickey con aquel tipo afeminado del dragón detrás de todo?

Para asegurarme, he vuelto a contactar con el castillo para preguntar qué tal anda y… nada, dicen que su majestad sigue en su trono, como cabría esperar. Mickey es un viejo amigo mío, y me escama que no me hubiese dicho nada al respecto. Es por eso que tú y yo vamos a ir a investigar al mundo en el que se vio a ese supuesto Mickey: el País de los Mosqueteros.

Dudaba que los contactos de Ronin en el Castillo Disney mintieran, por lo que si decían la verdad solo podía ser otra persona diferente a Mickey. Si estábamos ante el mismo caso que en la torre de Yen Sid definitivamente podía tratarse de algo grave, por lo que estaba con la mosca detrás de la oreja.

Creo que te desenvolverás bien por allí; la mayoría de sus habitantes son animales inteligentes, como en Ciudad Disney. Aunque será mejor que te prepares, nos han llegado noticias de que los Sincorazón de la zona se han vuelto más violentos de lo normal.

Ronin me citó media hora después en el vestíbulo del castillo, así que tras preguntarle si aquella vestimenta sería idónea para aquel mundo, me dirigí a mi habitación para prepararme.

Ukki parecía estar en un sueño muy profundo, y me daba algo de pena despertarle, así que le dejé dormir a pierna suelta todo el tiempo que quisiera, aunque esperaba que si se levantaba en mi ausencia se comportase y no montase un caos en Tierra de Partida.

Tras coger algunas provisiones y comer algo sólido, me dirigí al vestíbulo para encontrarme con Ronin y dar comienzo a la misión.
Imagen
Imagen
Imagen

~Awards~
Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen

ImagenImagenImagen
Avatar de Usuario
Zodiark
72. Ducky Goose
72. Ducky Goose
The Unknowns
 
Mensajes: 2141
Registrado: Lun May 14, 2012 3:40 am
Dinero: 5,133.70
Banco: 1,816,912.05
Ubicación: Ultimate Academy for Gifted Juveniles
Sexo: Masculino
Clan: The Unknowns
Tumblr: sodasalvaje
Youtube: Dacobue
Instagram: @soda_93
Estantería de objetos
Karma: 103

Ronda 2

Notapor Drazham » Vie Ene 08, 2016 1:53 am

Bastión Hueco


Ryota escuchó las primeras preguntas que salieron de la boca de los aprendices Makoto y Freya. Recogió las piedras grisáceas del escritorio y clavó su mirada en ellas, como si buscase algún que otro misterio que quedase por desvelar si origen y propósito.

Por el momento son la única pista que hemos encontrado en los lugares que han acontecido los ataques de Sincorazón. Todas ellas escondidas en recovecos o zonas en las que nadie se molestaría en fisgonear. De ahí nuestras sospechas —confesó, guardándolas otra vez en el cajón—. Si dais con alguna recogedla antes de que algún habitante del mundo la encuentre. No podemos permitir que ningún inocente se involucre en esto. —De pronto, su expresión se volvió más severa—. Y en el caso de que aun alberguen el poder de la Oscuridad, no dudéis y destruidlas. Buscar pruebas es importante, pero también prevenir la aparición de más Sincorazón.

Eso me recuerda. —Ryota posó sus cansados ojos en Simbad, a la espera de sus preguntas—. ¿Cuál es naturaleza es este mundo? ¿Tiene tecnología, necesitamos disfrazarnos? ¿Algo importante que debamos saber para no acabar en el talego?

Una leve sonrisa se dibujó en el rostro de Maestro.

Creo que el mundo te resultará más familiar de lo que piensas, Simbad. La ciudad principal del País de los Mosqueteros se conoce por París. —Aguardó a la reacción del joven—. Así es. Además del nombre, también guarda similitud con las costumbres y jerarquía de la que hay en la Cité. Sería una París algo más avanzada a la que conoces. No mucho. Pero eso no quita que también sea un lugar lleno de conflictos.

»Como dato más importante, los habitantes del mundo son en su gran mayoría animales con morfología y comportamiento humano. Si habéis estado o escuchado hablar acerca de la Ciudad Disney sabréis a lo que me refiero —explicó—. La ropa que usas de normal te servirá, Simbad. Puedes darles detalles a tus compañeros para ayudarles a elegir una indumentaria adecuada.

Con eso dicho, Ryota se levantó y extrajo su móvil para darles su número a los aprendices (al menos, a los que si tenían móvil) y así permitirles comunicarse con él si encontraban algo durante su búsqueda. Por último, alzó la mano para darles a los presentes una última advertencia antes de que saliesen a prepararse para su inminente salida:

Os he dicho que París es una ciudad llena de conflictos, y es por eso que debéis andaros con sumo cuidado cuando estéis allí: la aparición de los Sincorazón han obligado al gobierno a tomar medidas drásticas frente a cualquier acto que involucre esoterismo o… brujería. —Miró a Simbad, a quien le resultaría horriblemente familiar al venir de un mundo en el que los suyos eran acusados de barbaries como aquella—. Recordad: usad la magia en caso de extrema necesidad. No podemos permitir que sucesos como los de la Cité se vuelvan a repetir.

***


Imagen


El Portal de Oscuridad que abrió Ryota les trasladó a las cercanías de una carretera ya arada por los constantes trayectos de carros y las pisadas de los caballos. No muy lejos de su posición, una serie de carromatos hacían cola tras un puente levadizo que conectaba con unas enormes murallas. Más allá, se encontraba la urbe que veía el amanecer de un nuevo día, bañando con los rayos del sol sus edificios: París.

En el control de la entrada, dos figuras humanoides con sendos rasgos animales; uno era un oso pardo, y el otro un lince, se encargaban de revisar los carros de mercancías que les llegaban y de cobrarles el peaje para pasar al interior de la ciudad. Aparte de su apreciable ánimo somnoliento al llevar a cabo una y otra vez la misma tarea sin moverse de su puesto, destacaría su uniforme, confeccionado por vistosas prendas de tonos azules y dorados, y un distintivo sombrero de ala. Tras pagar el peaje (todo a cuenta de Ryota), el Maestro les fue explicando por el camino que se trataban de los afamados mosqueteros, encargados de impartir la justicia en la ciudad. Un detalle que más les valdría recordar cuando husmeasen por sus calles.

Atravesaron las murallas hasta llegar a una pequeña plazoleta de la zona pobre, con edificios apiñados por doquier y serpenteantes callejuelas con altibajos que se lo pondrían complicado incluso al jinete más veterano si se atrevía a cruzarlas a caballo. Sin tener en cuenta que a toda la gente con la que se cruzaron eran animales con apariencia humana, Simbad tal vez sentiría algo de nostalgia en aquel lugar ya que… ¡Vaya! Ryota no mentía al contar que se asemejaba a su París, al menos en lo referente a los suburbios.

En este punto nos separaremos para recabar información sobre los incidentes relacionados con los Sincorazon. Sed prudentes a la hora de hacer preguntas y a quien se las hacéis. Nos reuniremos dentro de dos horas en el cuartel de los mosqueteros —acordó con los aprendices y los repaso con la vista por si alguien tenía algo que decir—. Si encontráis algo, no dudéis en avisarme.

Y se marchó por uno de los callejones que apuntaban al norte.

Desde allí, los aprendices disponían de tres posibles caminos para iniciar su investigación en la vasta ciudad: la calle a su derecha, la más concurrida, conducía hacia el mercado principal; otra a la izquierda por la que se distinguían los letreros de diversos comercios y tabernas, abundando las segundas y la del centro que había tomado Ryota. Que, por cierto, ¿a donde se dirigía o que buscaba exactamente?

La decisión estaba en manos de ellos. Podían ponerse a investigar… o también visitar las tiendas para comprarse un recuerdo, y aprovechar para rematar el desayuno que algunos no tuvieron ocasión de terminar. Poco tiempo, y mucho que ver.


***

Tierra de Partida


Cuando Maya llegase al vestíbulo del castillo, lista para partir, encontraría allí a Ronin. Pero en compañía de un joven que no recordaría haber visto antes. Tal vez un nuevo aprendiz que llegó a la orden hace poco.

Ha habido un pequeño cambio de planes de última hora —le comunicó, masajeándose el cuello. Carraspeó y le dio una palmada en la espalda al chico—. Te presento a Lawrence Hellscythe, una de nuestras nuevas incorporaciones. Lyn me ha insistido en llevármelo para que se estrenase en una misión y, bueno… no me he podido negar. Ya la conoces. —Soltó una risa cansada.

Minutos antes de todo aquello, Lawrence estaba enzarzado en uno de los entrenamientos matutinos de la Maestra Lyn. Sí, esos tan famosos en los que no dejaba ni un minuto de descanso a los aprendices novatos hasta que sus brazos no pudiesen levantar la Llave Espada. Para su fortuna, antes de que Lyn lo dejase para el arrastre, Ronin apareció e informó a la Maestra de que partiría al país de los Mosqueteros con una aprendiza. Por supuesto, la mujer no desaprovechó aquella oportunidad y le encasquetó a Lawrence para que también fuese con ellos.

Mientras tanto, Ronin le explicó a la nueva promesa en qué consistiría su misión.

Bien, si no hay más preguntas, podemos marchar.

***


Imagen


Maya, Lawrence y Ronin llegaron bien temprano a una de las grandes puertas que dirigían al interior de la ciudad amurallada. El equipo de Tierra de Partida tampoco se libró de la interminable espera, atrapados en una cola de mercaderes, carros y caballos que no hacía ni el menor indicio de avanzar. Les llevaría su tiempo alcanzar la entrada a París, pero Ronin lo vio oportuno para explicarle a los dos aprendices en dónde se metían: las fotos revelaban a un supuesto rey Mickey portando el uniforme azul y dorado de los mosqueteros, la ley dentro de los muros que delimitaban París. ¿Qué que hacía vestido así y que relación tendría con ellos? Ni la más remota idea. Eso era lo que venían a averiguar.

El siguiente punto hacía referencia a tema con bastante controversia: la magia. Se trataba de un mundo en el que era un concepto irreal y que, debido a las recientes noticias de unos demonios negros pululando por la ciudad, sería mejor ni mencionar por temor a represalias y a acusaciones de practicar la brujería (aunque en el caso de Maya no serían del todo falsas). En palabras textuales de Ronin, la magia bien lejos mientras no se encontrasen en un apuro.

Llegaron a atravesar el portón tras pagar el peaje, y lo peor estuvo por pasar, más que la larga espera en la cola. Ambos se vieron atrapados en lo que podrían considerar un zoológico: animales de todo tipo, como los que acostumbraba a ver la joven en su mundo de origen, atestaban el mercado principal (que era a donde conducía la entrada que tomaron) sin siquiera dejar un hueco libre en el que respirar aire puro. Que viesen a tantos mercaderes en la cola y aquel mar de gente solo podían significar una cosa:

Día de ofertas en el mercado… Sabía que me olvidaba de algo. —El ex pirata resopló de hastío y se viró hacia los jóvenes como pudo—. Procurad no separaros. Por aquí es muy fácil perderse.

¡Y que fácil era decirlo! Podría esmerarse todo lo que quisiesen en no perder de vista a Ronin mientras se abrían paso entre el gentío. Pero el destino fue cruel, y quiso que las posaderas de una oronda gallina se interpusiesen en su camino, echándolles hacia atrás de un empujón y haciéndoles perder el equilibrio. No se cayeron al suelo de milagro. Sin embargo, la mala noticia era que no verían a Ronin por ninguna parte. Acababan de llegar y ya se habían separado. ¡Pues menudo comienzo!

¡¡Cuidado!! ¡¡Abran paso!!

El trasero de la gallina no consiguió tirarles, pero lo que venía a continuación, sí: sin ir más lejos, dos figuras emergieron del mar de gente sin avisar y cayeron estrepitosamente sobre los desorientados aprendices, aplastándolos. Al menos, antes de que los dejaran sin respiración, se quitaron de encima como pudieron. Ya eran libres de levantarse y contemplar a los dos sujetos en cuestión, vestidos con los atuendos de los mosqueteros.

Para Lawrence no significaría mucho. Pero la sorpresa que se llevaría Maya sería mayúscula.

Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen


¡Ahí va, lo siento mucho, chicos! ¿Estáis bien? —El más alto, con aspecto de perro y dos prominentes dientes sobresaliéndole por la mandíbula superior, se les acercó con cara de arrepentimiento.

¡Goofy, no podemos perder más tiempo! —El segundo, un pato mucho más bajito que su compañero, pegaba botes de impaciencia—. ¡Tenemos que informar cuanto antes!

Ya voy, ya voy… —espetó. Pero en cuanto vio que su compañero ya salía disparado, pego un respingo y se apresuró a seguirle.

Sí, Maya los recordaría, sin lugar a dudas. Vino buscando a rey Mickey y acabó topándose nada menos que con su mago de la corte y su capitán de la guardia real. Porque eran ellos, ¿no? O se les parecían mucho…

El caso es que los dos se le escapaban, y como no se diesen prisa, los perderían de vista. O tal vez preferían arriesgarse buscar a Ronin y avisarle de su hallazgo.



Fecha límite: Martes 12 de enero.
ImagenImagen
Avatar de Usuario
Drazham
26. Umbrío
26. Umbrío
 
Mensajes: 762
Registrado: Jue Oct 17, 2013 9:55 pm
Dinero: 133,197.76
Banco: 15,378.00
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 6

Re: Ronda 2

Notapor Shiroe » Dom Ene 10, 2016 10:11 pm

No había pasado mucho tiempo luego de mi llegada y ya la Maestra Lyn me tenía en un entrenamiento bastante duro. En ningún momento veía yo la hora de sentarme a descansar unos 5 minutos, estaba bien extenuado y no creo que los callos tardaran mucho en salir. Pero eso sí: Andaba bien motivado.

Ya pasado un tiempo, en el que me iba a quedar "K.O.", me volteé y vi a un sujeto con aspecto bastante parecido al de un pirata.

>>¿Será ese el famoso "Maestro Ronin" del que escuché hablar?<< Pensé para mis adentros.

Noté que éste se acercó a la Maestra Lyn con el propósito de notificarle algo, de modo que, luego de una breve conversación, la Maestra Lyn me llamó y me sugirió —o mejor dicho, obligó— a que asistiera a una "misión".

¿En serio? ¿Mi primera misión? ¡Genial! ¡Por fin tendré mi primera misión!— Bueno, tampoco era como si llevase tanto tiempo aquí, pero era emocionante (Además de que no veía la hora de terminar este entrenamiento...).

Tomé mi típica túnica, la cual se había vuelto ya mi ropa regular, y me la puse. Ronin me guió por los pasillos de Tierra de Partida mientras me explicaba de qué iba la misión, la cual capté rápidamente.

Al llegar a nuestro destino, el cual parecía ser el vestíbulo, el Maestro Ronin se acercó hacia una joven que no había visto antes, de estatura más baja que la mía y a mi parecer aún era una niña.

Ha habido un pequeño cambio de planes de última hora —Le empezó a explicar el Maestro Ronin a la joven mientras de masajeaba el cuello. Esgarreó un poco aclarando la voz y me dio una palmada en la espalda—. Te presento a Lawrence Hellscythe, una de nuestras nuevas incorporaciones. Lyn me ha insistido en llevármelo para que se estrenase en una misión y, bueno… no me he podido negar. Ya la conoces.

M-Mucho gusto. Mi nombre es Lawrence y aún soy nuevo en todo esto. Espero que podamos trabajar juntos.— Me le incliné un poco en gesto de saludo.

***


Imagen


Luego de lo anterior, viajamos y ya habíamos llegado bastante temprano a unas enormes puertas que daban paso por unas murallas, jamás había visto algo así antes. Aunque, por más maravilloso que se viera, quedamos bien atrapados en una fila de mercaderes los cuales también esperaban su turno para entrar por aquellas puertas. Mi energía no es infinita, aún estaba un poco cansado luego del entrenamiento de la Maestra Lyn, de modo que me costaba estar parado.

El Maestro Ronin aprovechó la oportunidad para explicarnos de qué iba la misión de una forma más explícita, de la cual también nos mostró varias imágenes de un presunto "Rey Mickey" vestido como un mosquetero, con el uniforme de tonalidades azules y doradas, agredándole a éste un distintivo sombrero de ala. Veníamos a averiguar qué hacía un Rey como ése en un sitio así y por qué se había vestido de esa forma.

También nos explicó que en el país se habían avistado unos demonios negros andando por ahí, de modo que, en referencia a ellos, no podíamos mencionar la magia y mucho menos utilizarla frente a algún habitante. Nos dijo que sólo la utilicemos en casos de suma emergencia. A mi no me preocupaba mucho ésto ya que mi especialidad no era la magia así en concreto.

Luego de un rato ya habíamos llegado hacia el lugar donde se pagaba el peaje, que fue donde nos esperó lo que yo podría clasificar como la fila más larga que había visto en mi vida. Estábamos bien enrollados en una multitud de ... animales de todo tipo con capacidad de hablar y moverse como si fueran humanos. Comparado con esto Ciudad de Halloween ya no sonaba tan rara.

Luego de pagar y atravesar esas enormes puertas ya habíamos llegado al mercado principal que tenía una increíble multitud de personas andado por aquí y por allá. Estábamos bien apretados tratando de abrirnos paso a través de todo aquel gentío.

Día de ofertas en el mercado… Sabía que me olvidaba de algo. —Dijo el Maestro Ronin de un momento a otro con un tono de voz no muy animado que digamos. Luego se volteó y nos miró—. Procurad no separaros. Por aquí es muy fácil perderse.

Asentí hacia el comentario del Maestro Ronin, aunque no era para nada fácil hacer lo que mandaba. Lo irónico era que intenté mantener la mirada en todo momento hacia el Maestro, pero esa mirada no tardó mucho hasta que, y digámoslo como es, el trasero de una gallina bien gorda se interpuso en nuestro camino, la cual me empujó hacia atrás y me hizo tambalear, aunque por suerte no llegué a caer al pavimento, porque seamos realistas: Con toda esta gente y uno tirado en el piso lo único que se me ocurre son muchas pisadas.

Cuando logré mantenerme de pié de forma correcta intenté buscar al Maestro Ronin con la mirada por todos lados, sin éxito alguno. No bien nos había advertido de no perdernos y ya estábamos en medio de este gentío sin rumbo alguno.

¡Oh no! ¡Hemos perdido de vista al Maestro Ronin!

¡¡Cuidado!! ¡¡Abran paso!!

Miré de donde provenía la voz y... ¡Sorpresa! dos figuras cayeron sobre nosotros dejándonos aplastados contra el pavimento... Vaya suerte la mía el día de hoy en mi primera misión.

Mis lentes se habían caído no muy lejos de mí y el peso que me hacían encima mío no era de mucho agrado. Aunque luego de intentar logré levantarme para quitarme de encima ese peso y reincorporarme correctamente. Me agaché y opté por ayudar a mi joven compañera a ponerse de pié para luego tomar mis lentes y ponérmelos. Afortunadamente no se rompieron ni nada y no fuimos pisoteados por un elefante o algo peor.

Observé a las dos figuras: Eran un pato bajito y un perro con estatura alta y dos dientes que sobresalían de su dentadura vestidos en forma de mosquetero, el mismo atuendo que vi en las fotos que nos mostró el Maestro Ronin anteriormente.

Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen


¡Ahí va, lo siento mucho, chicos! ¿Estáis bien? — Dijo el "perro" que se acercó a nosotros, parecía que se quería disculpar de lo que acababa de pasar.

¡Goofy, no podemos perder más tiempo! —Dijo el "patito" con estatura baja, el cual estaba desesperado por irse—. ¡Tenemos que informar cuanto antes!

Ya voy, ya voy… — Respondió el "perro", el cual de verdad metió prisa cuando notó que su pequeño compañero había salido rápidamente hacia su destino.

¡Hey, aguarden ahí! — Les dije a los tan raros animales, aunque no parecían tener el cometido de detenerse a charlar. —¿Qué te parece si los seguimos?, quizás sepan algo que nosotros no.— Le comenté a mi pequeña compañera, en espera de alguna respuesta rápida ya que los sujetos se alejaban poco a poco.
Última edición por Shiroe el Mar Ene 12, 2016 2:26 am, editado 1 vez en total
Imagen

CHESU-BAN O HIKKURIKAESU!!

Spoiler: Mostrar
Imagen (Arigatou~ Zekai por esto <3 ♥)

ABREME
Spoiler: Mostrar
Imagen
(Lo hice otra vez y salió Riku de nuevo...)
¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!

Imagen
(Antes me había salido Aeris pero lo actualicé)
¿Qué personaje femenino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!


~ROL KHWORLD~

Ficha

http://www.khworld.org/phpbb/viewtopic. ... 62#p702462

Perfil de Chatango (No siempre disponible)
http://shiroehellscythe.chatango.com

Admin de TheBotx
http://thebotx.chatango.com

Cronología

Prólogo
[Ciudad de Halloween] Donde la oscuridad acecha
http://www.khworld.org/phpbb/viewtopic.php?f=45&t=27673

Tramas:
[País de los Mosqueteros] Todos para uno
http://www.khworld.org/phpbb/viewtopic.php?f=46&t=27724

[Ciudad de Halloween] El ataque del Boogieman
http://www.khworld.org/phpbb/viewtopic.php?f=46&t=27867
Avatar de Usuario
Shiroe
14. Armadura
14. Armadura
AnimeDesign
 
Mensajes: 402
Registrado: Lun Jun 22, 2015 7:49 pm
Dinero: 70.26
Banco: 0.00
Ubicación: Pandaemonium
Clan: AnimeDesign
Facebook: Shiroe
Youtube: Shiroe Hellscythe
Estantería de objetos
Karma: 2

Re: Ronda 2

Notapor xXOrbOOkXx » Dom Ene 10, 2016 10:17 pm

Spoiler: Mostrar


Por el momento son la única pista que hemos encontrado en los lugares que han acontecido los ataques de Sincorazón. Todas ellas escondidas en recovecos o zonas en las que nadie se molestaría en fisgonear. De ahí nuestras sospechas —respondió a los Aprendices—. Si dais con alguna recogedla antes de que algún habitante del mundo la encuentre. No podemos permitir que ningún inocente se involucre en esto. —Su expresión se oscurizó—. Y en el caso de que aun alberguen el poder de la Oscuridad, no dudéis y destruidlas. Buscar pruebas es importante, pero también prevenir la aparición de más Sincorazón.

Asentí con la cabeza, dispuesto a formular la pregunta.

Creo que el mundo te resultará más familiar de lo que piensas, Simbad. La ciudad principal del País de los Mosqueteros se conoce por París. —Me sorprendí, porque definitivamente no me lo esperaba—. Así es. Además del nombre, también guarda similitud con las costumbres y jerarquía de la que hay en la Cité. Sería una París algo más avanzada a la que conoces. No mucho. Pero eso no quita que también sea un lugar lleno de conflictos.

Sonreí casi sin poder creérmelo. Por allí fuera había un mond igual que el mío, justo con el mismo nombre y casi en la misma época ¿cómo era posible? Vacilé, me hallé pensando que quizás solo tenía el nombre igual y que la información estaba equivocada, pero era de Ryota. Tenía que verlo para poder creerlo.

»Como dato más importante, los habitantes del mundo son en su gran mayoría animales con morfología y comportamiento humano. Si habéis estado o escuchado hablar acerca de la Ciudad Disney sabréis a lo que me refiero La ropa que usas de normal te servirá, Simbad. Puedes darles detalles a tus compañeros para ayudarles a elegir una indumentaria adecuada.

Vale, me dije, el mundo podía ser París, pero definitivamente era raro. Un poco. Sin embargo lo dejé estar, había aprendido que el Universo era enorme, y que cada mundo tenía sus rarezas y particularidades. A continuación el Maestro se levantó y nos dio su número. Había aprendido a utilizar móviles en todo el tiempo que llevaba en la Orden, pero no poseía uno. Todavía me asombraba todo lo que podía hacerse con la tecnología.

Os he dicho que París es una ciudad llena de conflictos, y es por eso que debéis andaros con sumo cuidado cuando estéis allí: la aparición de los Sincorazón han obligado al gobierno a tomar medidas drásticas frente a cualquier acto que involucre esoterismo o… brujería. —Me dirigió una mirada que entendí al instante. Aquello hizo que mirara a Freya de reojo, recordando las llamas incandescentes—. Recordad: usad la magia en caso de extrema necesidad. No podemos permitir que sucesos como los de la Cité se vuelvan a repetir.

Bufé un tanto, recolocándome la guadaña en la espalda, iba a utilizarla en aquella misión. Acto seguido, me dirigiría a mis compañeros de misión para explicarles las vestimentas típicas de mi mundo. Freya ya las sabía más o menos, pero aún así les aconsejé con una pequeña sonrisa.

Las ropas son sencillas, nada demasiado vistoso. Si conseguís una capa mejor. Ah, Freya, será mejor que te tapes ese pelo.

***


Imagen


Nos pudimos ahorrar el viaje en glider dado que Ryota nos trasladó con un portal de oscuridad. Hacía un tiempo soleado, perfecto para la misión. Un camino se perdía el horizonte, maltratado por lo que parecía huellas de carros y de animales. Más adelante, carromatos hacían cola frente a un puente levadizo y murallas que no lograban ocultar los edificios.

Al acercarnos más comprobamos que el control de la entrada era tal y como había dicho Ryota: dos animales. Uno parecía un oso, y el otro tenía rasgos felinos. Les miré con los ojos entrecerrados, debatiéndome entre la curiosidad y la desconfianza. Sí me fijé en sus estrafalarias ropas: trajes azules y dorados, con un sombrero de ala. Afortunadamente, el Maestro pagó el peaje, lo que hizo que mi buen humor regresara, y más aún cuando nos explicó el por qué de esos uniformes. Al parecer, eran los guardias de la ciudad, los mosqueteros. Chasqueé la lengua, tentado a robarle uno de sus sombreros.

En ese momento me di cuenta de que Renata (a la que había conocido en una de mis aventuras por el Castillo), era de aquel mundo. Aquello me hizo darme cuenta, mientras atravesábamos la muralla, de que era tan París como la mía, y que habían ladrones y asesinos pululando por ellas. Perdido estaba en mis pensamientos y admirando el increíble parecido, que llegamos a una pequeña plazoleta de lo que parecía una zona pobre. Me encantó. Me atrapó. Respirar ese aroma, e incluso los sonidos me transportó a mi viejo hogar. Canciones. Baladas.

En este punto nos separaremos para recabar información sobre los incidentes relacionados con los Sincorazón —dijo Ryota de repente—. Sed prudentes a la hora de hacer preguntas y a quien se las hacéis. Nos reuniremos dentro de dos horas en el cuartel de los mosqueteros Si encontráis algo, no dudéis en avisarme.

Y se perdió en aquellos callejones que parecían laberintos.

Me froté las manos, impaciente. Quería explorar aquel mundo, encontrar cualquier cosa que hubiéramos venido a buscar. Me moría de ganas por encontrar a cualquiera que pareciera sospechoso y arrebatarle las piedras. Por lo tanto, investigué a mi alrededor: la gente se arremolinaba hacia la calle principal, otra que conducía a unas callejuelas salpicadas por tabernas y otra hacia donde se había ido Ryota, no pregunté a qué.

Cogeré el camino de las tabernas, si no os importa —avisé a los Aprendices, sin perder más tiempo del necesario—. Tened cuidado.

Me sentía un poco mal por dejar a mi compañera y al otro Aprendiz solos, pero si queríamos averiguar lo que estaba pasando, necesitábamos dividirnos.

Entraría en cualquier taberna o comercio que encontrara, sin llamar la atención y acercándome al gerente del local y comentando como si fuera simplemente un rumor que hubiera llegado a mis oídos, pero aún así en voz moderada:

He oído que algo ha atacado esta zona, ¿verdad? Estoy de paso en la cité, y no me he enterado de toda la noticia. —me encogería de hombros, llegando a sobornarle con platines si veía que ocultaba algo.

Era una estrategia. Realmente no tenía ni la más remota idea si alguien había jugueteado con los Sincorazón por esa zona o no, pero estaba dispuesto a averiguarlo. Simplemente, si en la primera taberna no tenía resultado alguno, iría de comercio en comercio preguntando lo mismo, sin llamar la atención y escuchando alguna que otra conversación ajena, pero evidentemente disimulando. Si encontraba algo sobre el tema, me quedaría para escuchar todo lo que pudiese, al menos hasta que me llamaran la atención.

Si la cosa se torcía, no quería pelea, por lo que alzaría las manos en gesto de rendición y me iría por donde hubiera venido, a no ser que tuvieran información. En ese caso haría lo mismo, pero me aseguraría de no perderle de vista.
~Un cuarto de hora de risa, equivale a un año más de vida...~


Proyectos:



UseBars:

Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen


Rol:

Ficha

Wiki

Spoiler: Mostrar
Tercera Saga:

Prólogo de Simbad
"Bastión Hueco" Choque de culturas (Encuentro)
"Bastión Hueco" Novatos bajo la lluvia (Primer encuentro - Saga Novatos)
"Tierras del Reino" El nacimiento de un príncipe (Trama)
"Islas del Destino" ¡Buscad a mi perro! (Misión)
"Castillo de Bestia" Solos entre lobos (Primer encuentro - Saga Délaissé)
"La Cité des Cloches" Los miserables (Encuentro)
"Villa Crepúsculo" Una visita guiada (Encuentro)
"Selva Profunda" Día de monos (Encuentro)
"Port Royal" Los muertos no cuentan cuentos (Trama)
"Tierra de Dragones" Linda Flor (Misión)
"Bastión Hueco" Novatos bajo el amanecer (Segundo encuentro - Saga Novatos)
"Ciudad de Paso" Lo que vale la pena (Encuentro)
"Ciudad de Paso" The Game Never Ends (Trama)
"Torre de los Misterios" Orden en la Biblioteca (Misión)
"Evento Global" El esclavo del olvido
"Evento Global" Ruta de los perdidos

Evento Halloween 2014
"Especial libre" El laberinto de los corazones
"Especial libre" San Valentín III
"Islas del Destino" Yincana veraniega
"Evento libre" La Mansión Encantada II: La Venganza

Cuarta Saga:


"Ciudad Inexistente" Dos velas para el diablo (Encuentro)
"Port Royal" De copas con la muerte (Encuentro)
"Bastión Hueco" De magdalenas y vicios franceses (Encuentro)
"La Cité des Cloches" Insomnia (Primer encuentro - Saga La Musique du Silence)
"La Cité des Cloches" Somnia (Segundo encuentro - Saga La musique du Silence)
-"Port Royal" El barco que desaparece en la niebla (Misión)
"Tierras del Reino" Donde duermen los gigantes (Trama)
"País de los Mosqueteros" Todos Para Uno (Trama)
"Ciudad de Paso" Un nuevo Crepúsculo (Trama)
"Ciudad de Halloween" El ataque de Boogieman (Trama)
"La Cité des Clochés" Fuego Infernal (Trama)
"Espacio Profundo" Planta 313 (Encuentro)
"Mundo Inexistente" Pasajes Oscuros (Trama)
"Tierra de Partida" Penúltima Parada (Encuentro)
"Evento Global" El principio del fin
"Atlántica" Perdona pero quiero casarme contigo (Encuentro)

"Especial libre" El laberinto de los corazones II: Escape
"Especial libre" World War Christmas
"Especial libre" El San Valentín está aquí
"Especial libre" ¡Exámenes finales
"Especial libre" La inocencia perdida
"Especial libre" Misión: Salvar la Navidad

Timeskip (Finales 1013-1017)

"Tierra de Partida" Examen de Maestría (30 Diciembre 1013)
"Jardines de Tierra de Partida" Doomsnight (Libre) (31 Diciembre 2013)
"País de las Maravillas" El último regalo (Minitrama) (Julio 1014)
"Jardines de Tierra de Partida" El Regreso (Libre) (Finales de Marzo de 1017)

Saga final:

"La Cité des Clochés" Santuario (Trama)
"La Cité des Clochés" La última noche en París (Libre)
Avatar de Usuario
xXOrbOOkXx
51. Rueca Fatal
51. Rueca Fatal
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 1528
Registrado: Jue Dic 27, 2012 10:39 pm
Dinero: 278,842.76
Banco: 0.00
Ubicación: Detrás de tí. !Bu!
Sexo: Femenino
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 8

Re: [País de los Mosqueteros] Todos para Uno

Notapor JRA » Mar Ene 12, 2016 12:30 am

Por el momento son la única pista que hemos encontrado en los lugares que han acontecido los ataques de Sincorazón. Todas ellas escondidas en recovecos o zonas en las que nadie se molestaría en fisgonear. De ahí nuestras sospechas -Aclaró a los presentes—. Si dais con alguna recogedla antes de que algún habitante del mundo la encuentre. No podemos permitir que ningún inocente se involucre en esto. —La expresión del maestro pasó a un tono más serio—. Y en el caso de que aun alberguen el poder de la Oscuridad, no dudéis y destruidlas. Buscar pruebas es importante, pero también prevenir la aparición de más Sincorazón.

Aún no me había desvelado del todo pero aún así estaba mejor que antes y entendía mejor nuestro objetivo, parecía que mis nervios de diluían lentamente.

Me alegro de que volvamos a encontrarnos, Simbad —Cruzó unas primeras palabras con él para después dirigirse al nuevo—. Y tú eres Makoto, ¿verdad? Yo soy Freya, un placer. Espero que estés preparado para lo que viene; no parece que vaya a ser tarea fácil.

Asentí ante la presentación de Freya, su última frase consiguió aumentar mi nerviosismo. Era la primera misión que le encomendaban y como ya había explicado antes tenia miedo de no estar a la altura.

-Sí, soy Makoto, mucho gusto. -Respondí a Freya con una sonrisa inocente.

Al momento de acabar mi respuesta el otro aprendiz habló también.

-Soy Simbad, como ya sabes —dijo con una leve sonrisa—. Te daré un consejo: intenta despabilarte un poco, si vas así de dormido lo mejor que te puede pasar es que te estrelles nada más llegar. A cualquier duda o problema, no dudes en cuestionarnos a Freya o a mí.

Me sentí feliz, en aquel momento pude sentir como si perteneciera a algún lado.

-¡Claro! Si necesito algo lo preguntaré. -Respondí con ímpetu infantil. -Yo soy Makoto, pero eso ya lo sabrás.

Tras mi presentación atendí a lo que el maestro Ryota le respondía a Simbad ya que sentí curiosidad en algunos detalles.

»Como dato más importante, los habitantes del mundo son en su gran mayoría animales con morfología y comportamiento humano. Si habéis estado o escuchado hablar acerca de la Ciudad Disney sabréis a lo que me refiero La ropa que usas de normal te servirá, Simbad. Puedes darles detalles a tus compañeros para ayudarles a elegir una indumentaria adecuada.

No sabía de los mundos de los cuales hablaba el maestro, algo normal ya que solo conocía mis islas de origen y este, Bastión Hueco.
Pero lo de la ropa me confundió, no sabía si podía ir con la ropa que llevaba puesta o debería ponerme otra cosa, así que opté por preguntarle a Simbad.

Os he dicho que París es una ciudad llena de conflictos, y es por eso que debéis andaros con sumo cuidado cuando estéis allí: la aparición de los Sincorazón han obligado al gobierno a tomar medidas drásticas frente a cualquier acto que involucre esoterismo o… brujería. Recordad: usad la magia en caso de extrema necesidad. No podemos permitir que sucesos como los de la Cité se vuelvan a repetir. -No había entendido la parte de la Cité ya que no había estado, pero supuse que algo realmente malo había sucedido. Sobre el problema de la brujería, poca magia sabía usar yo, por lo tanto no creo que tenga problemas con esto.

Al rato de que Ryota acabara de hablar empezó Simbad.

Las ropas son sencillas, nada demasiado vistoso. Si conseguís una capa mejor. Ah, Freya, será mejor que te tapes ese pelo.

Tras escuchar esto vi la oportunidad para preguntarle a Simbad la cuestión que llevaba un rato preguntándome.

-Perdón ¿con esta ropa se me vería extraño o voy bien? -Pregunté tras estirar de su manga para llamar su atención.
Spoiler: Mostrar
Imagen



Tras que todo me quedara aclarado Ryota nos transportó usando un portal oscuro en vez de lo que había usado anteriormente, mi llave espada convertida en un transporte.

***


Imagen


La verdad es que todo era nuevo para mi y estaba bastante ansioso por conocer más lugares, aunque el viaje lo hicimos en un carruaje me pase este entero jugando con mis pies u observando por la ventana, lo cual casi me impide darme cuenta del peaje que paga Ryota por nosotros y su explicación de lo que representaban los mosqueteros en esta tierra, los cuales parecían por así decirlo los guardias de este mundo.

Tras cruzar las murallas paramos en una plaza que debía estar en la zona pobre, parecía que no podríamos seguir en el transporte, así que me bajé cuando se pudo.

Al bajar me sorprendí enormemente de que ciertamente todos en esta ciudad tenían un aspecto de animal humanoide, la verdad es que aunque ya lo había dicho el maestro no pude evitar sorprenderme y comenzar mirar a mi alrededor asombrado. Al poco tiempo la voz de Ryota me sacó de mi asombro.

-En este punto nos separaremos para recabar información sobre los incidentes relacionados con los Sincorazon. Sed prudentes a la hora de hacer preguntas y a quien se las hacéis. Nos reuniremos dentro de dos horas en el cuartel de los mosqueteros. Si encontráis algo, no dudéis en avisarme.

Tras decir esto Ryota se marchó por el camino que se dirigía al norte.

Tras el Simbad dijo unas palabras y cogió un camino diferente al del primero.

-Bueno, supongo que ahora me voy yo, me iré por el mismo camino que Ryota ya que el otro esta muy concurrido y me sentiría algo incomodo y por el otro se había ido ya Simbad. -Tras esto miré a mi compañera y le sonreí. -Luego nos vemos. -Me despedí antes de salir corriendo hacía la callejuela del norte por la que había ido Ryota.
Avatar de Usuario
JRA
5. Fantasma Farol
5. Fantasma Farol
 
Mensajes: 134
Registrado: Vie Nov 13, 2015 4:54 pm
Dinero: 208.97
Banco: 15,690.43
Ubicación: En mi Futón :3 Ah no espera, que no tengo uno.
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 0

Re: Ronda 2

Notapor Crystal » Jue Ene 14, 2016 1:12 am

Por el momento son la única pista que hemos encontrado en los lugares que han acontecido los ataques de Sincorazón. Todas ellas escondidas en recovecos o zonas en las que nadie se molestaría en fisgonear. De ahí nuestras sospechas —Les respondió, guardando los guijarros en el cajón—. Si dais con alguna recogedla antes de que algún habitante del mundo la encuentre. No podemos permitir que ningún inocente se involucre en esto. —Su expresión cambió a una más severa—. Y en el caso de que aun alberguen el poder de la Oscuridad, no dudéis y destruidlas. Buscar pruebas es importante, pero también prevenir la aparición de más Sincorazón.

Asintió con la cabeza; ella estaba encantada con la búsqueda de guijarros.

Eso me recuerda. —Se giró para mirar al chico—. ¿Cuál es naturaleza es este mundo? ¿Tiene tecnología, necesitamos disfrazarnos? ¿Algo importante que debamos saber para no acabar en el talego?

Creo que el mundo te resultará más familiar de lo que piensas, Simbad. La ciudad principal del País de los Mosqueteros se conoce por París.

Freya enarcó una ceja, sorprendida también ante aquello. ¿París? ¿Ese no era el nombre de la ciudad de la Cité? Si era lo mismo, definitivamente no tenía muchas ganas de volver. Pero por supuesto, no comentó nada allí delante del Maestro.

Así es. Además del nombre, también guarda similitud con las costumbres y jerarquía de la que hay en la Cité. Sería una París algo más avanzada a la que conoces. No mucho. Pero eso no quita que también sea un lugar lleno de conflictos.

»Como dato más importante, los habitantes del mundo son en su gran mayoría animales con morfología y comportamiento humano. Si habéis estado o escuchado hablar acerca de la Ciudad Disney sabréis a lo que me refiero. La ropa que usas de normal te servirá, Simbad. Puedes darles detalles a tus compañeros para ayudarles a elegir una indumentaria adecuada.

Esperaba el día que pudiese usar su ropa convencional para irse de misión sin problemas. Mientras tanto, debería aceptar que no todos los mundos funcionaban igual, y que no podía arriesgarse a llamar la atención.

Ryota se levantó y les ofreció a los aprendices su número de móvil, a lo que Freya contestó amablemente que aún no disponía de uno de aquellos trastos. O sea, que volvía a encontrarse incomunicada con sus compañeros. Esperaba no tener muy mala suerte y poder valerse de si misma para salir de los problemas.

Os he dicho que París es una ciudad llena de conflictos, y es por eso que debéis andaros con sumo cuidado cuando estéis allí: la aparición de los Sincorazón han obligado al gobierno a tomar medidas drásticas frente a cualquier acto que involucre esoterismo o… brujería. —Simbad y ella cruzaron miradas, recordando las llamas del incidente—. Recordad: usad la magia en caso de extrema necesidad. No podemos permitir que sucesos como los de la Cité se vuelvan a repetir.

Nada de magia, lo tenía claro. No valía la pena arriesgarse demasiado; debería hacer uso de la Llave y poco más. Después de aquello, se acercó a sus compañeros, y escuchó a Simbad dando consejos sobre el mundo. Se los conocía, más o menos, así que intentaría respetarlos lo máximo posible.

Las ropas son sencillas, nada demasiado vistoso. Si conseguís una capa mejor. Ah, Freya, será mejor que te tapes ese pelo.

Lo sé, lo sé...

***


Imagen


Freya cambió sus ropajes por unos que imitasen el estilo de Simbad; un sencillo vestido —o túnica, no estaba segura—, y un pañuelo que le tapase el cabello rosado. Tras aquello, Ryota los condujo a todos hacia el mundo a través de un Portal de Oscuridad. Llegaron cerca de una carretera, la cual estaba desgastada por las pisadas de los caballos. No muy lejos de allí, unos carromatos hacían cola tras un puente levadizo que conectaba con las murallas. Por si fuese poco, el tiempo era soleado, y el día prometía. Quizás la misión no fuese tan horrible como pensó la chica al principio. Podría darle una oportunidad, siempre y cuando fuese con cuidado.

Tal y como ya había advertido el maestro, los habitantes eran animales. Los que estaban en la entrada eran un oso pardo y un lince, los cuales vigilaban las mercancías de aquellos carros que llegaban y les cobraban el peaje. Vestían con prendas azules y doradas, y un curioso sombrero de ala. Freya no había visto nunca una vestimenta parecida. Tras pagar el peaje, Ryota les aclaró las dudas: se trataban de los mosqueteros, los encargados de impartir justicia en la ciudad. Algo así como los guardias, vaya.

Llegaron hasta una plazoleta en lo que parecía la zona pobre de la ciudad: un puñado de edificios apiñados y callejuelas irregulares. Se parecía bastante a la Cité, sí. ¿Qué hubiese pensado Bavol de aquel sitio? ¿Lo habría visitado alguna vez? Seguro que le hubiese gustado.

En este punto nos separaremos para recabar información sobre los incidentes relacionados con los Sincorazón. Sed prudentes a la hora de hacer preguntas y a quien se las hacéis. Nos reuniremos dentro de dos horas en el cuartel de los mosqueteros —acordó con todos—. Si encontráis algo, no dudéis en avisarme.

Y se marchó por una de aquellas callejuelas.

Era hora de decidir camino, así que dejó escoger primero a sus compañeros; después de todo, a ella le daba bastante igual, no tenía preferencia. Le resultaría interesante explorar cualquiera de las calles, puesto que encontraba cierto encanto en todo aquello, por mucho que le diese algo de pudor.

Cogeré el camino de las tabernas, si no os importa —avisó—. Tened cuidado.

Ten cuidado tú con el alcohol, por favor —bromeó, despidiéndose de él.

Makoto decidió ir por el camino que tomó el Maestro Ryota, y Freya asintió con la cabeza, dando el visto bueno. Quizás era mejor que se mantuviese lo más cerca posible de él, puesto que era su primera misión. Le deseó buena suerte también.

Así pues, a la muchacha solo le quedaba un camino posible: el que conducía al mercado principal. Parecía estar bastante animado, así que no parecía tan mala decisión. Quizás por allí había algún puesto de dulces; aún no había probado las delicias de la Cité.

Se encaminó decidida hacia allí, mirando a su alrededor en busca de alguno de aquellos guijarros o de alguna conversación sobre hechos sospechosos. ¡La gente comentaba mucho mientras iba de compras!
Imagen
Imagen
Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Crystal
27. Trepador
27. Trepador
The Unknowns
 
Mensajes: 808
Registrado: Lun Jul 21, 2014 3:19 pm
Dinero: 593,885.90
Banco: 15,509.00
Ubicación: En busca de Tidus.
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 17

Re: Ronda 2

Notapor Zodiark » Jue Ene 14, 2016 4:10 am

Genial, cuantos más seamos mejor —respondí a Ronin y Lawrence dedicándole una sonrisa al chico—. Encantada, yo soy Maya.

Así pues, con la nueva incorporación, nos dirigimos a nuestro destino. Pero no iba a ser tan fácil buscar al supuesto Mickey una vez allí, pues una enorme fila de gente se interponía entre el gran portón que nos conduciría al lugar en cuestión y nosotros.

Esto va para largo... —me quejé mientras, impaciente, daba golpecitos en el suelo con el pie, cruzada de brazos.

El Maestro aprovechó la espera para explicarnos una vez más el objetivo de nuestra visita a aquel lugar, y además mencionó nuestras limitacioens a la hora de utilizar magia o nos meteríamos en graves problemas. ¡Aquello era una horrible noticia para mí! Mi estilo de combate se basaba en el uso de magia, y no tenía a Ukki conmigo para compensarlo utilizando su fuerza bruta. Si pasaba algo tendría que depender de mi Llave Espada y de Lawrence y Ronin, así que sería mejor no separarme de ellos.

¿Demonios negros? —susurré, intentando que la gente de la fila no nos oyese, en un lugar en el que nos podíamos meter en un buen embrollo por usar magia no parecía muy buena idea que se supiera que éramos Portadores—. ¿Cree que son Sin... yasabequé?

Finalmente, llegamos al portón, y tras pagar un peaje, lo atravesamos. Por desgracia, lo que nos esperaba al otro lado era mucho peor que la cola de fuera: estaba completamente lleno de gente. ¡¿Cómo demonios íbamos a encontrar a Mickey en un lugar así?!

Todos los que venían arriba y abajo por el lugar eran animales humanoides y bípedos, como los de Ciudad Disney. De hecho, el aspecto colorido de aquel mundo, sus habitantes y aquel ajetro me recordaban muchísimo a mi mundo natal.

Día de ofertas en el mercado… Sabía que me olvidaba de algo. Procurad no separaros. Por aquí es muy fácil perderse.

Lawrence y yo asentimos con la cabeza, pero pronto descubrimos que, efectivamente, el Maestro tenía toda la razón del mundo: era muy fácil perderse.

¡Eh, c-cuidado! —exclamé mientras me desestabilizaba por culpa de una... "señora", estirando los brazos y recobrando el equilibrio como pude.

¡Oh no! ¡Hemos perdido de vista al Maestro Ronin!

¿Eh?

Comencé a buscar a Ronin con la mirada, pero era demasiado tarde, lo habíamos perdido totalmente de vista, y sería complicado hallarle de nuevo con aquella marabunta de gente yendo de aquí para allá.

¡¡Cuidado!! ¡¡Abran paso!!

Antes de poder siquiera reaccionar, algo, o más bien alguien, volvió a chocar conmigo mientras escrudriñaba el lugar con la mirada para encontrar al Maestro, y pronto me vi dando un culetazo en el suelo.

Auch... —me quejé cogiendo mi sombrero del suelo y reincorporándome—. ¡Cuidado, hombre!

Desempolvé el sombrero con unas palmadas y observé a nuestro "agresor" mientras me lo colocaba en la cabeza de nuevo. Cuál fue mi sorpresa al darme cuenta de que se trataba ni más ni menos que del caballero de la corte del Rey Mickey, Goofy. Y como era típico en él, iba a compañado por Donald.

¡Ahí va, lo siento mucho, chicos! ¿Estáis bien?

¡Donald, Goofy!

¡Goofy, no podemos perder más tiempo! ¡Tenemos que informar cuanto antes!

Ya voy, ya voy…

¡E-Esperad un segundo!

»¡Agh!

Me preguntaba qué hacían allí, aunque pronto me percaté de que, como en el caso de aquel supuesto Mickey, quizá no se tratasen de los verdaderos Donald y Goofy, o al menos los que yo conocía en Ciudad Disney. Se me pasó por la cabeza que quizá la situación que habíamos vivido en Río Eterno se estaba repitiendo, y aquel mundo era un lugar del pasado.

En cualquier caso habíamos encontrado una pista que nos podía conducir a Mickey, y un nuevo misterio por resolver, y no me iba a quedar de brazos cruzados sin descubrir la verdad. La búsqueda de Ronin tendría que esperar, nuestra prioridad debía ser cumplir la misión y si dejábamos escapar aquella oportunidad posiblemente nos quedaríamos sin pistas en medio de aquel gentío.

¡Hey, aguarden ahí! Qué te parece si los seguimos?, quizás sepan algo que nosotros no.

Estaba pensando en eso mismo—. Sin perder más tiempo, le hice una señal a Lawrence con la mano para que me siguiera y arranqué a correr, esquivando como podía la gente que obstaculizaba el camino—. ¡Apresurémonos antes de que les perdamos la pista!
Imagen
Imagen
Imagen

~Awards~
Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen

ImagenImagenImagen
Avatar de Usuario
Zodiark
72. Ducky Goose
72. Ducky Goose
The Unknowns
 
Mensajes: 2141
Registrado: Lun May 14, 2012 3:40 am
Dinero: 5,133.70
Banco: 1,816,912.05
Ubicación: Ultimate Academy for Gifted Juveniles
Sexo: Masculino
Clan: The Unknowns
Tumblr: sodasalvaje
Youtube: Dacobue
Instagram: @soda_93
Estantería de objetos
Karma: 103

Ronda 3

Notapor Drazham » Vie Ene 15, 2016 11:21 pm

Simbad


La avenida por la que se internó Simbad era larga hasta decir basta, con comercios y establecimientos a tutiplén. Buscar información en un sitio así se le habría comido gran parte del limitado tiempo del que disponía… en otras condiciones. El gitano pronto descubriría que sacar algo limpio acerca de los atentados no sería tan sencillo.

El principal problema con el que se topó fueron las gentes que regentaban los establecimientos. Fuera como fuese, cada vez que les preguntaba sobre los ataques, las respuestas que Simbad recibía oscilaban entre una mueca de pavor y alguna que otra mirada de pocos amigos. En general, la mayoría de dependientes o se hacían los locos alegando que estaban ocupados como para enterarse de todo el cotarro; o le contestaban que ese asunto no les incumbía y que si no tenía intención de comprar nada, que se marchara.

La idea que se llevaría Simbad es que se trataba de un tema que tenía atemorizados a los comerciantes de la zona. Y para no estarlo por una sencilla razón: mientras realizaba su investigación, se fijaría en que cerca de un tercio de los locales estaban cerrados a cal y canto, con las puertas entabladas. Por las ventanas sería capaz de discernir los interiores destrozados, incluso alguna que otra marca de zarpazos en los muebles, o lo que quedaba de ellos.

Estaba claro que algo había asaltado las tiendas y que se trataba de una zona conflictiva. Con razón los comerciantes que aún quedaban en la calle estaban con los nervios a flor de piel. Si no se habían marchado ya, sería porque su empleo era lo único que les permitía tener sustento… a pesar de que los rumores también repercutían en la clientela.

El caso es que a Simbad solo le quedaba una pequeña taberna en la preguntar, a sabiendas de que las probabilidades de que le diesen largas eran muy elevadas.

He oído que algo ha atacado esta zona, ¿verdad? Estoy de paso en la cité, y no me he enterado de toda la noticia.

Nada lejos de la realidad: el tabernero que llevaba el negocio, un jabato que se dedicaba a pasarle el trapo a unas jarras tras la barra, le lanzó una mirada ácida y soltó un gruñido de desaprobación ante la curiosidad del muchacho.

Te daré un consejo, chico: yo de ti no iría preguntando por ese asunto en las calles. —Una advertencia un tanto tardía tras su estrepitoso fracaso a la hora de recabar información—. Si eres nuevo por París, no te interesa meterte en esos…

¡Oh, claro que le interesa!

Sin previo aviso, dos individuos se levantaron de una mesa cercana y se acercaron a la barra con sendas sonrisas socarronas dirigidas al tabernero, quien afiló la mirada. Los tipejos en cuestión eran dos hurones que destacaban por las características vestimentas de los… ¿mosqueteros? Simbad dudaría, puesto que el sombrero de ala y el peto les delataban, salvo que el segundo poseía unos colores distintos a los que llevaban los guardias de la entrada a la ciudad, en cuyo caso eran rojos y negros.

Es más, debería grabarse en la mente cuanto antes cómo funcionan las cosas por aquí.

Exacto. Si aún seguís conservando vuestras pocilgas en las que os ganáis la vida es gracias a nosotros —añadió el segundo—. Más os vale contentarnos, si es que no queréis acabar como esos pobres desgraciados que han perdido su trabajo y, bueno… algo más que su trabajo. —Se apoyó en la barra, acentuando su pérfida sonrisa—. Por cierto, nuestras jarras están vacías.

Ya os he servido bebida más que suficiente, y todavía no he visto ni una sola moneda por vuestra parte —escupió el jabato entre dientes. Se percibía en su tono que hacía todo lo humanamente posible para contenerse delante de esos dos, por la cuenta que le corría.

¿Ah? ¿Nos estás llamando gorrones? —se cruzó de brazos, indignado—. Ya hacemos bastante por vosotros protegiéndoos de los yeux d’ambre. Además, ahora mismo no llevo monedas encima.

¡Mentira cochina! A ojos de un cualquiera pasaría desapercibido. Pero el instinto que desarrolló Simbad en las calles fue más que suficiente para percatarse del saquito de cuero que colgaba de la cintura de uno de los dos hurones, bien escondido entre los ropajes y la capa. Bien podría sacar a la luz la trola y dejarles en evidencia. Pero, ¿acaso sería lo más sensato? Ya había presenciado como se las gastaban esos dos, como para tenerlos de enemigos.

… O tal vez si podría sacarle partido. Quién sabe si el tabernero podría agradecérselo de alguna manera si le sacaba del apuro en el que le habían metido los muy embusteros. Desde luego, quedaba demostrado que no los tragaba ni con cola.

*****



Freya


Tenderetes, jolgorio y bullicio, mucho bullicio. El mercado le había dado la bienvenida a Freya con toneladas de gente apretujándose de un lado a otro, ojo avizor de las ofertas más suculentas que les ofrecían los puestos. Avanzar por allí se le haría un poco complicado, sumándosele el agobio de los constantes empujones de las ansiosas mujeres por hacerse con los productos más frescos y de los rayos matutinos que recalentaban el aire. Cualquiera diría era día de oferta en el mercado.

Con un poco de esfuerzo, Freya sería capaz de escurrirse entre tanta ama de casa cegada por los descuentos y desplazarse con lentitud por los puestos. Incluso si quería saciar su goloso apetito, encontraría uno en el que se vendían unos bollos recién horneados que alimentaban de solo oler el dulce aroma que desprendían. ¡Y a muy buen precio! Mejor aprovechar aquel chollo, ¿no?

Pero el desayuno no sería lo único que hallaría por allí. Como toda zona concurrida, cualquiera podría aguzar el oído y empaparse de todo tipo de habladurías y chismorreos actuales. Por supuesto, a Freya no le tardarían en llegar fragmentos de lo que le interesaba en esos momentos.

¡Qué me dices! ¿Han vuelto a atacar otro comercio?

—Como te digo, ya van tres en esta semana. Los mosqueteros están haciendo todo lo posible para que la noticia no se extienda por la ciudad, pero llegados a este punto…

Qué me vas a contar. Yo he oído que hasta han llegado a aparecer fuera de París. Mi primo me contó que en Saint Mont-Michel incendiaron la mansión de un noble en plena fiesta.

—Da igual a cuantos hombres manden la reina y el cardenal, esos monstruos acaban destrozándolo todo y, entre tú y yo… Hay rumores acerca de que los más perjudicados han sido los mosqueteros de la reina. Hablan de bajas a causa de los yeux d’ambre.

Encima eso… Como nos quedemos solo con esos brutos de la guardia cardenálica…

De sopetón, los cuchicheos cesaron con un grito femenino que restalló en pleno mercado.

¡Suélteme! ¡He dicho que me suelte!

Los ciudadanos de alrededor pusieron cara de complicidad y desviaron la vista de donde provenían los gritos, temerosos por alguna razón.

Hablando del Rey de Roma… Seguro que se trata de esa mala bestia que tienen por capitán. Lo acabo de ver pavoneándose por el mercado no hace mucho.

Visto lo visto, nadie tenía interés en meter las narices, fuera lo que fuese que estuviese provocando semejante alboroto en plena plaza.

¿Y Freya? ¿Se atrevería a echar un vistazo, o seguiría indagando por los alrededores?

*****


Makoto


Makoto tuvo que acelerar el paso para no perder de vista a Ryota, que caminaba a un buen ritmo a la par que se escurría entre los ciudadanos que transitaban de un lado a otro por la calle. El transito se lo puso complicado al muchacho, que tendría que esforzarse para que no se lo llevasen las corrientes de gente y acabar perdido en medio de una ciudad tan grando como lo era París.

Por fortuna, consiguió salir al paso y escabullirse de la concurrida calle. No tendría tiempo de celebrarlo, pues un imponente Ryota le esperaba más adelante, mirándole con el ceño fruncido. La buena noticia es que ya no lo perdería de vista.

Creía haber dicho que te fueses con tus compañeros.

Más que enfado, la expresión del Maestro reflejaba un porte autoritario. Makoto era el más novato de los tres y esperaba que contase con el apoyo de los demás mientras investigaba por la ciudad, no que se separase y se perdiese por las calles a la primera de cambio. No obstante, Ryota suspiró y lanzó una mirada de resignación en dirección a la plazoleta en la que se separaron. A estas alturas, ya sería tarde para que Makoto se juntase con Simbad o Freya.

Le hizo un gesto para que le siguiera y marchó calle abajo, sin esperar a que el aprendiz contestase.

Esperaba que te desenvolvieses con tus compañeros, pero supongo que me podrás ayudar con algo, ya que estás aquí. —Ryota siguió caminando, oteando por los alrededores. Entonces, halló lo que debía estar buscando y se paró justo en frente de una taberna. En comparación a las que habría visto Makoto de pasada por las calles, esta tenía un aspecto mucho más presentable—. Vamos a hablar con un contacto que nos puede arrojar un poco de luz sobre los ataques de los Sincorazón. Sigue siendo un habitante del mundo que no tiene relación con la Orden, así que vigila tus palabras —le advirtió, dirigiéndole la mirada.

En el interior de la taberna se notaba un ambiente animado, que no hosco, como el que se podía encontrar en la mayoría de los locales de la zona que daban cobijo a clientes ruidosos y que apenas cumplían con los mínimos de higiene. Tampoco se podía pedir mucho al situarse en los suburbios, pero al menos estaba limpia y se podía comer y beber en condiciones.

En una de las mesas del fondo, una persona se fijó en los dos allegados y se levantó, indicándoles que se acercasen.

Se trataba de un hombre humano (sí, humano. El primero con el que se cruzaría Makoto desde que llegó) de mediana edad, con una melena castaña que le llegaba hasta los hombros y con alguna que otra veta blanca visible en su desaliñada barba. La camisa blanca; tan pulcra como el primer día, el chaleco, y la capa que colgaba de su espalda ya decían que no se trataba de un cualquiera.

Spoiler: Mostrar
Imagen


Monsieur Ryota, me agrada verlo de nuevo. —El hombre esbozó una afable sonrisa, y luego miró a Makoto—. Y veo que trae compañía. ¿Es uno de sus pupilos?

Así es, capitán Treville. Este es Makoto. —Esperó a que Makoto se presentase y, luego, ambos hombres tomaron asiento en la mesa. Una vez el chico hiciese lo mismo, le aclararía—: Te presento a Dimond Treville, capitán de los mosqueteros al servicio de la reina. Su ayuda nos ha servido de mucho para indagar sobre los altercados en la ciudad.

Creo que eso debería decirlo este humilde servidor, somos nosotros lo que necesitamos un poco de ayuda en tiempos tan difíciles. —Treville rio y entrelazó los dedos, observando a Makoto—. Bien, muchacho, Monsieur Ryota te habrá puesto al corriente de todo, pero imagino que tendrás tus preguntas.

Ryota le indicaría con la cabeza al joven que procediese como gustase y que preguntase lo que necesitase. Al fin y al cabo, todavía estaba en proceso de aprendizaje, y poner a prueba a los aprendices para que se soltasen era deber de los Maestros.

*****


Maya y Lawrence


Los aprendices no se lo pensaron ni un segundo y echaron a correr tras los supuestos Donald y Goofy. De nuevo, se toparon con la contra de una multitud apabullante que los frenaba y no estaba muy por la labor de dejarles pasar, mirándolos de mala gana cada vez que trataban de pasar tras ellos por la fuerza. Evidentemente, los dos mosqueteros les sacaron una ventaja abismal, pero llegaron a ver cómo se introducían en una callejuela antes de perderlos de vista.

Tras unas cuantas trancadas, llegarían a ver a ambos trotando a buen ritmo por la calzada. Debían de tener mucha prisa, porque ninguno de ellos alcanzó a percatarse de una pierna que sobresalió por una esquina y que le puso la zancadilla a Goofy, quien inevitablemente tropezó y se llevó a Donald por delante.

Alrededor del pato y el perro, desparramados por el suelo, se arremolinaron unos cuatro individuos que surgieron de la misma esquina, con sendas sonrisas maliciosas en sus rostros. El grupito entero estaba enfundado en atuendos rojinegros, anchos sombreros, y con estoques colgando de sus cinturones. Mosqueteros, pensarían los jóvenes, aunque aquellos no portaban los colores de los que hacían gala Donald y Goofy.

Vaya, vaya. ¿A que vienen esas prisas, perros de la reina?

Surgido de los tejados de las casas, una figura pequeña descendió aleteando hasta posarse en un alféizar de una ventana que quedaba a tres metros del suelo. El recién allegado era un murciélago de corta estatura y pelaje oscuro, envuelto en un manto y capucha verdosos. Observaba a los asaltados con una pérfida mueca en la que exhibía unos finos y afilados colmillos.

Spoiler: Mostrar
Imagen


¡Pero bueno! ¡¿Qué os habéis creído vosotros?! —Donald se levantó de un brinco, rebotado, y desafió con la mirada al murciélago—. ¡No tenemos tiempo para vuestros jueguecitos!

Esto, chicos… Andamos un pelín apresurados, así que no queremos ningún problema. —Goofy trató de razonar con el grupo de matones, sin mucho éxito por sus caras de pocos amigos.

Tarde para las excusas —cortó, tajante, apuntándolos con el índice—. Estas calles pertenecen a la guardia cardenálica. Y vosotros, chusma de la caballería al servicio de la reina, os habéis metido en nuestra jurisdicción.

¡Las calles no son propiedad de nadie! ¡Iros a molestar a otra parte! —gritó el pato, furioso.

Donald… —Goofy tragó saliva, nervioso porque su compañero cabrease al séquito del murciélago.

Oh, ¿eso crees? —Se cruzó de brazos, y amplió aún más su grotesco semblante—. Si tienes algo que objetar, ¿por qué no lo discutes con mis hombres? Estarán encantados de solventar vuestras dudas.

Dichas palabras fueron música para los oídos de los miembros de esa supuesta guardia cardenálica, crujiéndose los nudillos y avanzando hacia los dos mosqueteros con las mismas intenciones que una panda de matones.

B-bueno… Yo… —A Donald le empezó a temblar la voz de puro terror. Se llevó la mano al estoque que portaba en su cinto, pero nunca llegó a desenvainarlo. El miedo se apoderó de él y chilló—: ¡¡Socorro!!

Acobardado, salió despedido a un barril cercano y se escondió en su interior de un salto, agazapándose y tremolando como un flan. Goofy corrió de inmediato al refugio del pato, llamándolo a gritos y zarandeando el barril.

El espectáculo fue tal que la banda rojinegra estalló en carcajadas, deleitándose con la reacción de esos dos.

¡Los perros de la reina tienen que estar desesperados para aceptar en sus filas a semejantes parguelas! —El murciélago se sujetó el estómago y soltó una estridente y aguda risa. Entonces, calló nada más percatarse de la presencia de Maya y Lawrence, presenciando la escena a un par de metros de donde estaban ellos—. ¡Eh, vosotros! ¿Qué estáis mirando? ¡Largaos de aquí! —les reprendió con tono hosco, ahuyentándolos con gestos despectivos—. ¡Qué alguien se lleve a esos mocosos humanos!

Dicho y hecho, uno de los mosqueteros no tardó en agarrar por el hombro a los dos aprendices con la intención de llevárselos lejos. El hombre era lo bastante corpulento como para retener a los dos, aunque eso no significaba que pudiesen resistirse y plantarle cara, claro que eso significaría oponerse a la autoridad.

Eso sí, como dejasen a Donald y Goofy a solas con esos matones, podrían dar por hecho que las cosas no acabarían muy bien para ellos.

Spoiler: Mostrar
Aviso para Shiroe:

Cuando vayas a editar tu post (sí, se ve perfectamente cuando y cuantas veces lo has hecho), es preferible que indiques en un spoiler que lo has hecho y por qué para evitar posibles problemas en un futuro. De todas formas, te recomiendo que antes de postear lo revises para que luego no tengas que cambiar nada.


Fecha límite: Martes 19 de enero.
ImagenImagen
Avatar de Usuario
Drazham
26. Umbrío
26. Umbrío
 
Mensajes: 762
Registrado: Jue Oct 17, 2013 9:55 pm
Dinero: 133,197.76
Banco: 15,378.00
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 6

Re: Ronda 3

Notapor Shiroe » Dom Ene 17, 2016 9:18 pm

Tras la respuesta positiva de mi compañera Maya ésta me hizo una señal con la mano y empezamos a correr tras los dos animales que se habían interpuesto en nuestro camino y que, según una corazonada, podrían saber algo acerca de este presunto "Rey" vestido de mosquetero.

Tuvimos grandes problemas en seguirlos nada más empezar debido a toda esta multitud de personas que se interponían en nuestro camino, andando de aquí para allá y de allá para acá. No fue solo una vez que casi perdí el equilibrio pero por suerte lograba mantenerme de pié antes de que esto sucediera. Cuando les intenté echar una mirada al pato y al perro éstos ya casi ni se divisaban.

¡Cómo corren estos tipos!— Exclamé. Por suerte llegamos a ver como los animales se metían en una callejuela.

Cuando entramos los habíamos perdido de vista debido a que estos sitios son confusos, aunque después de buscar y buscar logramos verlos no muy lejos. De pronto el perro tropezó y calló encima del pato, lo cual me extrañaba aunque de acá no podía apreciar muy a la perfección la situación.

Luego de eso, unos sujetos con atuendos iguales salieron por una esquina. Estos atuendos también parecían ser de mosqueteros, aunque con la singularidad de que sus colores no eran de tonalidad azul y dorado, sino rojo y negro, lo cual sería todo lo contrario al uniforme original. Tenían sonrisas malvadas pegadas en la cara, y no parece como si fueran muy amigables que digamos.

Estos sujetos... no parecen tener buenas intensiones. Quedémonos un poco ocultos en esta esquina para ver cómo se desarrolla todo.— Le propuse a mi compañera

Vaya, vaya. ¿A que vienen esas prisas, perros de la reina?

En ese mismo instante, apareció una especie de murciélago con un atuendo un tanto extraño de tonalidad verde gastado, sólo que susodicho "murciélago" era más grande de lo normal, no era nada parecido a los de Ciudad de Halloween. Aunque pudieran haber personas disfrazadas como tal este tenía un tamaño anormal.

Qué tamaño tiene ese murciélago...— Respondí a la llegada de la criatura, pero con un tono más bajo. No quería que nos descubrieran, al menos no ahora. Había que estar seguros de si esos sujetos eran o no una amenaza, ya que nos meteríamos en problemas con la ley si de verdad eran mosqueteros.

¡Pero bueno! ¡¿Qué os habéis creído vosotros?! —Exclamó el pato reincorporándose de un brinco, parecía mirar al murciélago con furor.—. ¡No tenemos tiempo para vuestros jueguecitos!

Esto, chicos… Andamos un pelín apresurados, así que no queremos ningún problema. —Respondió el perro tratando de calmar la tensión en el ambiente, aunque los sujetos no parecían tener el propósito de abandonar así como así.

Esto... ¿Acaso ocurrirá muy a menudo?— Opiné a lo bajo.

Tarde para las excusas —Respondió al comentario del perro, para luego, apuntarles con el dedo índice. —. Estas calles pertenecen a la guardia cardenálica. Y vosotros, chusma de la caballería al servicio de la reina, os habéis metido en nuestra jurisdicción.

¡Las calles no son propiedad de nadie! ¡Iros a molestar a otra parte! — Exclamó el pato, ya bastante molesto.

Donald… — Respondió el perro que ya se le veía bastante nervioso, incluso desde acá. A juzgar por el comentario del perro, parece que el pato se hacía llamar Donald.

Oh, ¿eso crees? —Respondió al comentario del pato para, acto seguido, acrecentar su faz—. Si tienes algo que objetar, ¿por qué no lo discutes con mis hombres? Estarán encantados de solventar vuestras dudas.

Dicho esto, los sujetos que rodeaban a los pobres empezaron a acercarse poco a poco, con un aspecto que expresaba perfectamente cuál sería su próxima jugada: Acabar a golpes con el pato y el parro quienes, aún teniendo estoques, no parecían tener el propósito de hacerlos lucir.

B-bueno… Yo… — El pato no paraba de temblar, pasó de ser un pato valiente a uno cobarde en tan solo notar como los sujetos se iban acercando. Claro que intentó tomar el estoque que tenía colgando de su cinturón, aunque parecía estar tan aterrado que no llegó a sacarlo en ningún momento.—: ¡¡Socorro!!— Gritó el pato ahora alterado.

Sin duda estaban en problemas. El pato metió prisa y se escondió dentro del interior de un barril que estaba cerca de éste, el cual era lo bastante grande como para que tuviera espacio. El perro no se quedó atrás, pues, se dirigió a donde estaba el pato ahora escondido y trató de sacarlo llamándolo varias veces y removiendo el barril: sin éxito.

Los sujetos empezaron a reírse como si no hubiera un mañana, burlándose de los pobresitos.

¡Los perros de la reina tienen que estar desesperados para aceptar en sus filas a semejantes parguelas! —Respondió el murciélago para luego sujetar su estómago y reírse de la situación y/o su propio comentario. Luego paró de reír y volteó su mirada hacia nosotros.—. ¡Eh, vosotros! ¿Qué estáis mirando? ¡Largaos de aquí! —Nos respondió ahora percatado de nuestra presencia —Tsst.-— Hice un chasquido con los dientes —Nos han descubierto...

¡Qué alguien se lleve a esos mocosos humanos!— Ordenó el murciélago.

En ese mismo instante uno de los sujetos se acercó y nos agarró del hombro a ambos de manera brusca, obedeciendo así las órdenes del murciélago.

¡Suéltame!— Exclamé, sujetándome de la mano del sujeto y levantándome a mí mismo para, de esa forma, darle una matada e impulsarme hacia atrás. —¡Estaréis de broma si creéis que los dejaré hacerle daño a esos animales inocentes!— Le respondí a los sujetos luego de zafarme, así, poniéndome en guardia y en pose de pelea.

No quería materializar ni la Keyblade ni la guadaña, puesto que no sabía si lo considerarían magia. Además, mis entrenamientos generalmente se basan de combate cuerpo a cuerpo y armas blancas, no creo tener problemas con estos tipejos.

¡Vamos Maya, enseñemos a este tipo de qué estamos hechos.— Le respondí a mi compañera que seguramente ya se había zafado de las manos del sujeto, ya sea por la patada o por cuenta propia.

Spoiler: Mostrar
Lamento mucho el inconveniente de la edición del post... sí, ya sabía que se veía cuando lo editaba y todo eso, pero como no encontré nada de eso en el Manual de Rol quería arriesgarme y arreglar dos faltas que se me escaparon.

En caso de, lo que corregí fue la palabra "Pirada" que debió ser "Pirata".
En la parte que Ronin explica que deben tener cuidado con la magia no se mencionaba magia ni por parte.

¡De nuevo pido disculpas por los inconvenientes causados! Siempre les doy a vista previa pero esta vez fueron pequeños detalles que se me escaparon.
Imagen

CHESU-BAN O HIKKURIKAESU!!

Spoiler: Mostrar
Imagen (Arigatou~ Zekai por esto <3 ♥)

ABREME
Spoiler: Mostrar
Imagen
(Lo hice otra vez y salió Riku de nuevo...)
¿Qué personaje masculino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!

Imagen
(Antes me había salido Aeris pero lo actualicé)
¿Qué personaje femenino de Kingdom Hearts eres?
¡Compruébalo AQUÍ!


~ROL KHWORLD~

Ficha

http://www.khworld.org/phpbb/viewtopic. ... 62#p702462

Perfil de Chatango (No siempre disponible)
http://shiroehellscythe.chatango.com

Admin de TheBotx
http://thebotx.chatango.com

Cronología

Prólogo
[Ciudad de Halloween] Donde la oscuridad acecha
http://www.khworld.org/phpbb/viewtopic.php?f=45&t=27673

Tramas:
[País de los Mosqueteros] Todos para uno
http://www.khworld.org/phpbb/viewtopic.php?f=46&t=27724

[Ciudad de Halloween] El ataque del Boogieman
http://www.khworld.org/phpbb/viewtopic.php?f=46&t=27867
Avatar de Usuario
Shiroe
14. Armadura
14. Armadura
AnimeDesign
 
Mensajes: 402
Registrado: Lun Jun 22, 2015 7:49 pm
Dinero: 70.26
Banco: 0.00
Ubicación: Pandaemonium
Clan: AnimeDesign
Facebook: Shiroe
Youtube: Shiroe Hellscythe
Estantería de objetos
Karma: 2

Re: [País de los Mosqueteros] Todos para Uno

Notapor xXOrbOOkXx » Lun Ene 18, 2016 12:33 am

Spoiler: Mostrar


La calle era larga, y estaba relativamente vacía. Anduve de establecimiento en establecimiento, cada uno más vacío que el anterior, y desgraciadamente el trabajo de investigación iba a ser mucho más complicado de lo que anteriormente me imaginaba.

El primer problema con el que me topé fue que los dueños del establecimiento no soltaban prenda alguna. Algunos me daban ideas vagas, y otros simplemente negaban con auténtico miedo incrustado en sus miradas, ni siquiera sobornarles funcionaba y siempre me echaban de patitas en la calle. Y no era lo único que me escamaba.

Lo cierto era que parte de los establecimientos estaban cerrados a cal y canto, como dándome la solución por la cual la gente estaba tan acobardada. Me asomé por curiosidad al interior de uno de los dichos y estaba completamente destrozado. Incluso habían marcas de zarpazos en las paredes, y no me extañaría haber visto marcas de sangre, aunque evidentemente no fue el caso. Se notaba que los Sincorazón habían hecho estragos.

Con algo de decepción por no haber encontrado nada, me encaminé hacia la última taberna que encontré. La puerta graznó como un cuervo, y los clientes no se dignaron a mirarme. Aunque lo preferí así, no quería llamar la atención, después de todo. La respuesta que me esperaba no se difería de las demás:

Te daré un consejo, chico: yo de ti no iría preguntando por ese asunto en las calles —soltó el tabernero limpiando un vaso de cristal—. Si eres nuevo por París, no te interesa meterte en esos…

Rodando los ojos, me sentí frustrado al darme cuenta de que todo aquel tiempo invertido no había servido de nada. Y también la gran ironía de sus últimas palabras. Sin embargo, mi suerte cambió radicalmente con un grito masculino.

¡Oh, claro que le interesa!

Dos individuos cuyo animal no reconocía (lo más parecido que me pude imaginar fue una rata con pelo), se levantaron de la mesa con sendas sonrisas socarronas malamente dirigidas al pobre mesero. Pero lo más curioso eran sus ropas, de las que me fijé de inmediato: eran mosqueteros, sin embargo en cuanto recordé los guardias que vigilaban la entrada a la ciudad, salí totalmente de mi error y llegué a la conclusión de que eran algún tipo de farsantes.

Es más, debería grabarse en la mente cuanto antes cómo funcionan las cosas por aquí.

Exacto. Si aún seguís conservando vuestras pocilgas en las que os ganáis la vida es gracias a nosotros —añadió el segundo hombre con desdén—. Más os vale contentarnos, si es que no queréis acabar como esos pobres desgraciados que han perdido su trabajo y, bueno… algo más que su trabajo. —Se apoyo en la barra, con aires de ser el rey del mundo—. Por cierto, nuestras jarras están vacías.

En una milésima de segundo supe lo que estaba pasando. Más o menos. Existían dos bandos: los mosqueteros y estos traidores o impostores o lo que fueran, que seguramente estaban enfrentados. Este grupo estaba "salvando" a las personas y establecimientos de los Sincorazón de alguna forma, lo que me indujo a pensar que ellos tenían las piedras que los atraían y que las usaban para chantajear a los ciudadanos sin que estos tuvieran el más mínimo conocimiento de lo que estaba pasando, simplemente pensando que aquellos hombres les protegían de la amenaza.

Ya os he servido bebida más que suficiente, y todavía no he visto ni una sola moneda por vuestra parte —escupió el animal con furia contenida.

¿Ah? ¿Nos estás llamando gorrones? —se cruzó de brazos—. Ya hacemos bastante por vosotros protegiéndoos de los yeux d’ambre. Además, ahora mismo no llevo monedas encima.

Yeux d´ambre... Ojos ocres. Bingo. Había dado en el clavo, al menos en esa parte. Normalmente no hacía caso a mi instinto a menos que estuviera cien por cien seguro, pero estaba claro que el caso era demasiado obvio. Sin embargo, contrario a sus anteriores palabras, me di cuenta de que sí poseían dinero, bien escondido entre los ropajes de uno de los animales. Estuve tentado por un momento de delatarlos, pero eso definitivamente no iba con mis planes.

Así que, componiendo una cara algo consternada, puse en marcha mi plan, y por ende el teatro que tenía que interpretar. Tenía una oportunidad de oro y no la iba a desaprovechar por nada del mundo. Podía simplemente sacar del apuro al tabernero y que me diera la información que buscaba, pero seguramente no sería tan efectivo como lo que iba a intentar hacer. Quizás tenía al verdadero enemigo delante de mis narices.

Por favor caballeros —dije con voz calmada y levantándome suavemente—. ¿No tenéis suficiente con los yeux d´ambre? Permitirme pagar la cuenta. Ah, y póngame una cerveza.

Y, aunque debo admitir que me dolió muchísimo, saqué una bolsa de ahorros que deposité sobre la mesa. Los relucientes platines se volcaron sobre la mesa, incitando a cualquier avaro a que las recogiera, supuse que las suficientes para saldar parte de la deuda. Dirigí al tabernero una mirada elocuente, dándole a entender que yo me encargaba totalmente del problema y que saliera pitando de allí. Esperé que fuera lo suficientemente listo como para entenderme.

En cuanto el hombre se hubiera ido, al menos unos metros, me dirigiría con un tono más íntimo a los dos "mosqueteros" y les invitaría a volver a la mesa con mi cerveza. Aunque en el caso de que quisieran permanecer en la barra, no se lo impediría. Daría un sorbo a mi bebida en cuanto me la hubieran traído.

Me temo que no he sido lo suficientemente franco con ustedes —comentaría seguro y por lo bajo, observando si alguien estaba escuchando nuestra conversación, en caso contrario, seguiría hablando en tono confidente—. He oído hablar sobre vuestra... organización más allá de esta ciudad, pero no esperaba encontraros tan rápido. Ya sabéis, negocios turbios y todo eso. De todas formas el tipo que me lo contó ya está en la tumba, no por mi culpa, claro está.

Bebería de nuevo de la jarra con una sonrisa torcida, como si no tuviera ninguna prisa en continuar y como si mis últimas palabras no hubieran sido una mentira descarada. Le dirigiría una mirada de reojo a la guadaña colgada de mi espalda, dando a entender que era alguien potencialmente peligroso.

>>Lo más probable es que os riáis de mi propuesta, pero también me gustaría librar —daría un tono irónico a la palabra, dando a entender el doblesentido— a París de los yeux d´ambre. Sin embargo, no quiero dinero, ni riquezas, no las necesito.

Me recosté sobre la silla cruzado de brazos con una expresión dura y pensativa. Mi voz adquirió los matices graves que quería darle para imponer, como el actor que era.

>>En efecto —concluí—. Quiero unirme a la banda.
~Un cuarto de hora de risa, equivale a un año más de vida...~


Proyectos:



UseBars:

Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen


Rol:

Ficha

Wiki

Spoiler: Mostrar
Tercera Saga:

Prólogo de Simbad
"Bastión Hueco" Choque de culturas (Encuentro)
"Bastión Hueco" Novatos bajo la lluvia (Primer encuentro - Saga Novatos)
"Tierras del Reino" El nacimiento de un príncipe (Trama)
"Islas del Destino" ¡Buscad a mi perro! (Misión)
"Castillo de Bestia" Solos entre lobos (Primer encuentro - Saga Délaissé)
"La Cité des Cloches" Los miserables (Encuentro)
"Villa Crepúsculo" Una visita guiada (Encuentro)
"Selva Profunda" Día de monos (Encuentro)
"Port Royal" Los muertos no cuentan cuentos (Trama)
"Tierra de Dragones" Linda Flor (Misión)
"Bastión Hueco" Novatos bajo el amanecer (Segundo encuentro - Saga Novatos)
"Ciudad de Paso" Lo que vale la pena (Encuentro)
"Ciudad de Paso" The Game Never Ends (Trama)
"Torre de los Misterios" Orden en la Biblioteca (Misión)
"Evento Global" El esclavo del olvido
"Evento Global" Ruta de los perdidos

Evento Halloween 2014
"Especial libre" El laberinto de los corazones
"Especial libre" San Valentín III
"Islas del Destino" Yincana veraniega
"Evento libre" La Mansión Encantada II: La Venganza

Cuarta Saga:


"Ciudad Inexistente" Dos velas para el diablo (Encuentro)
"Port Royal" De copas con la muerte (Encuentro)
"Bastión Hueco" De magdalenas y vicios franceses (Encuentro)
"La Cité des Cloches" Insomnia (Primer encuentro - Saga La Musique du Silence)
"La Cité des Cloches" Somnia (Segundo encuentro - Saga La musique du Silence)
-"Port Royal" El barco que desaparece en la niebla (Misión)
"Tierras del Reino" Donde duermen los gigantes (Trama)
"País de los Mosqueteros" Todos Para Uno (Trama)
"Ciudad de Paso" Un nuevo Crepúsculo (Trama)
"Ciudad de Halloween" El ataque de Boogieman (Trama)
"La Cité des Clochés" Fuego Infernal (Trama)
"Espacio Profundo" Planta 313 (Encuentro)
"Mundo Inexistente" Pasajes Oscuros (Trama)
"Tierra de Partida" Penúltima Parada (Encuentro)
"Evento Global" El principio del fin
"Atlántica" Perdona pero quiero casarme contigo (Encuentro)

"Especial libre" El laberinto de los corazones II: Escape
"Especial libre" World War Christmas
"Especial libre" El San Valentín está aquí
"Especial libre" ¡Exámenes finales
"Especial libre" La inocencia perdida
"Especial libre" Misión: Salvar la Navidad

Timeskip (Finales 1013-1017)

"Tierra de Partida" Examen de Maestría (30 Diciembre 1013)
"Jardines de Tierra de Partida" Doomsnight (Libre) (31 Diciembre 2013)
"País de las Maravillas" El último regalo (Minitrama) (Julio 1014)
"Jardines de Tierra de Partida" El Regreso (Libre) (Finales de Marzo de 1017)

Saga final:

"La Cité des Clochés" Santuario (Trama)
"La Cité des Clochés" La última noche en París (Libre)
Avatar de Usuario
xXOrbOOkXx
51. Rueca Fatal
51. Rueca Fatal
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 1528
Registrado: Jue Dic 27, 2012 10:39 pm
Dinero: 278,842.76
Banco: 0.00
Ubicación: Detrás de tí. !Bu!
Sexo: Femenino
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 8

Re: [País de los Mosqueteros] Todos para Uno

Notapor JRA » Mar Ene 19, 2016 11:43 pm

Tras correr un rato y esquivar las muchedumbres al fin alcancé a Ryota aunque este me esperaba con una cara no muy agradable.

-Creía haber dicho que te fueses con tus compañeros.

Le hizo un gesto para que le siguiera y marcho calle abajo, sin esperar a que el aprendiz contestase.
Intenté excusarme pero al ver que no serviría de nada desistí.

-Esperaba que te desenvolvieses con tus compañeros, pero supongo que me podrás ayudar con algo, ya que estas aqui. -El maestro siguió caminando, buscando por los alrededores. Entonces, halló lo que debía estar buscando y se paro justo en frente de una taberna. En comparación a las que había visto de pasada por las calles, esta tenia un aspecto mucho mas presentable.- Vamos a hablar con un contacto que nos puede arrojar un poco de luz sobre los ataques de los Sincorazon. Sigue siendo un habitante del mundo que no tiene relación con la Orden, así que vigila tus palabras -me advirtió, dirigiéndome la mirada.

En el interior de la taberna se notaba un ambiente animado, que no hosco, como el que se podía encontrar en la mayoría de los locales de la zona que daban cobijo a clientes ruidosos y que apenas cumplían con los mínimos de higiene. Tampoco se podía pedir mucho al situarse en los suburbios, pero al menos estaba limpia y se podía comer y beber en condiciones.

En una de las mesas del fondo, una persona se fijó en los dos recién llegados y se alzó, indicándonos que nos acercásemos. No me dí cuenta en un principio de ello, pero seguí a Ryota que parecía haber reaccionado a aquel hombre. A primeras no me sorprendió, pero después recordé donde estábamos, y que por lo visto no era muy común ver humanos por aquí.

Se trataba de un hombre humano, de mediana edad, con una melena castaña que le llegaba hasta los hombros y con alguna que otra veta blanca visible en su desaliñada barba. La camisa blanca; tan pulcra como el primer día, el chaleco, y la capa que colgaba de su espalda ya decían que no se trataba de un cualquiera.

Spoiler: Mostrar
Imagen


Tras la pequeña charla entre Ryota y el hombre con el que nos acabábamos de encontrarnos, el maestro me cedió la palabra, supuse que sería para presentarme y preguntar algo, así que aunque bastante nervioso, me dispuse a hablar.

-E-Esto, Sí, Soy Makoto Azuki señor. -Dije mientra inclinaba mi cabeza avergonzado y tomaba asiento. -Mi maestro ya me ha contado algo sobre lo que esta sucediendo aquí aunque nunca esta de mas escucharlo de alguien que posiblemente lo haya vivido de cerca, así que ¿Podría decirme algo acerca de los ataques que se están cometiendo últimamente en la ciudad? -Mientras hablaba empezaba a tranquilizarme y a recobrar la compostura.
Avatar de Usuario
JRA
5. Fantasma Farol
5. Fantasma Farol
 
Mensajes: 134
Registrado: Vie Nov 13, 2015 4:54 pm
Dinero: 208.97
Banco: 15,690.43
Ubicación: En mi Futón :3 Ah no espera, que no tengo uno.
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 0

Siguiente

Volver a Tramas

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado