[Bastión Hueco] Encuentros extraños

Encuentro entre Zx, Sombra y khsora

¡Pásate por aquí para encontrarte con todo aquello relacionado con el rol y que no encontrarás en el resto de subforos! Libres, Eventos, Eventos Globales... ¡Pásate, rolea y échate unas risas!

Moderadores: Suzume Mizuno, Denna, Astro

[Bastión Hueco] Encuentros extraños

Notapor Quico » Jue Nov 08, 2012 8:59 pm

Spoiler: Mostrar
Encuentro entre Saeko, Ragun y Fran
- Saeko: Prólogo Atrapada > (Este encuentro)
- Ragun: Misión Dulces olores > (Este encuentro)(Uno o dos días después)
- Fran: Trama Leyendas del fondo del mar > (Este encuentro)

Ubicación: Bastión Hueco

Spoiler: Mostrar

Imagen

Otro día en Tierra de Partida. Y me temía que este si que iba a ser un día muy duro.

El día anterior me había acostado muy tarde y justo esa mañana me había levantado más pronto de lo normal, por lo que estaba prácticamente agotado, y encima sin apetecerme hacer nada, absolutamente nada.

Y ya que tan aburrido estaba, ya hacía un rato que había salido de mi habitación. Ahora mismo me encontraba andando hacia los jardines de Tierra de Partida. Estaba pensando mientras andaba en todo lo que había pasado últimamente. Bastión Hueco, que seguía sin acordarme muy bien de los acontecimientos que ocurrieron allí, cierta persona, que hace a veces lo que le da la gana, y, bueno, el sueño que llevaba encima.

No había ningún aprendiz por las inmediaciones, en definitiva, iba a tener que esperar allí a que ocurriera algo, un encargo de un maestro, otro día de entrenamientos; el mismo rollo de siempre.

Me quedé en el sitio, mirando al sol salir, deseando que llegara la hora de desayunar para empezar el día de una vez.
Pero de repente se pasó por mi cerebro una frase, aunque al final la dije en voz alta:

Qué dramático, ¿no?

Y era verdad, ¿por qué pensaba así? Sería mejor que volviera al castillo a seguir con el día, había que dejar la vena emo para el final del día…

En todo caso, ya había amanecido suficiente como para ver algo sin las farolas de los jardines, así que me fui al comedor para desayunar.
Última edición por Quico el Mar Nov 13, 2012 10:16 pm, editado 1 vez en total
Spoiler: Mostrar
Imagen


¿Os acordáis del tal HushHush? Digamos que le falta un rato largo.
Quico
14. Armadura
14. Armadura
 
Mensajes: 406
Registrado: Vie Jul 18, 2008 2:07 pm
Dinero: 30,884.98
Banco: 15,264.00
Ubicación: Ahora mismo, delante del ordenador/movil/movil ajeno
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 3

Re: Encuentros extraños

Notapor Tsuna » Dom Nov 11, 2012 9:18 pm

Spoiler: Mostrar

Imagen


Bastión Hueco, así se hacía llamar aquel inmenso lugar, alejado de datos y programas, pero estrechamente ligado a estos mediante diversas máquinas, entre ellas, una por la que obtuve mi libertad.

No sabría decir cuánto "tiempo" llevaba allí, ese concepto me resultaba raro, pues los días pasaban, en ocasiones llovía, en otras hacía frío. Todo era muy extraño, pero dentro de lo que cabe, fui capaz de investigar en los libros del lugar sobre la nueva realidad que me rodeaba.

Gengar, para mi sorpresa, fue capaz de emplear extrañas habilidades para internarse en el suelo o a través de las superficies sólidas o líquidas, pudiendo sobrepasar las leyes físicas de las que se componía el mundo. Aunque la habilidad le costaba usarla, y no era capaz de atravesar grandes superficies, como el suelo de la plaza exterior, le resultaba incómodo. En una ocasión le pregunté el por qué, simplemente respondió:

"Me resulta incómodo atravesar objetos grandes, no tengo paciencia para moverme a través de ellos."

Todo era completamente diferente, Shinju, la Maestra Ariasu, las habilidades de Gengar, e incluso mi propio cuerpo. Para mi suerte, me había acostumbrado a aquellos cambios, pero los primeros... "días", o así parecía llamarse el periodo de cambio del día a la noche en un mundo comprendido entre 24 horas... no me sostenía en pie, por las noches solía estar muy agotada, y por las mañanas me dolía la cabeza.

Todo era tan diferente... Había vivido en una jaula, tal y como mencionó Shinju cuando la conocí.

Mi objetivo, a pesar de todo, seguía siendo el mismo, descubrir por qué me encontraba internada en el ciberespacio, era la pregunta que más me rondaba por la mente, era Usuaria, y llegué a la conclusión de que yo no pertenecía al mundo del PCM, entonces, ¿cuál era mi mundo de origen? ¿Tenía yo mundo de origen?

Gracias a la Maestra Ariasu, vi por primera vez esperanza y el fruto de mis esfuerzos, la "Verdad Absoluta", si llegaba a conocerla, sería capaz de comprender todo lo que me rodeaba, le debía muchísimo, tanto, que no sabía ni como compensarla, haría todo lo posible por ella, al igual que Gengar conmigo.

Ese día me encontraba en la Biblioteca del castillo, tan vacía como siempre, sin nadie ni nada, mi única compañía, el silbido de las fuertes ráfagas de viento que golpeaban las grandes cristaleras que adornaban la estancia. Gengar en ese momento se encontraba bajo el suelo, como de costumbre, no le agradaba ir volando por ahí y ser un blanco fácil para cualquier enemigo. Me senté en una mesa de la zona, mientras abría un antiguo libro, sacado al azar de las estanterías, por las primeras páginas. La primera estaba completamente en blanco, mientras que en la segunda estaba escrito lo siguiente:

Vergel Radiant...

Autor: Profesor Ant...

Escrito el 1...


En ese instante comprendí que el libro, en algún momento, había tenido contacto con el agua, pues parte de la página era ilegible y cambiaba a un marrón más oscuro, y el resto de páginas se encontraban en peor estado, completamente secas, bastó ojearlas con un poco de delicadeza para que se cayeran a pedazos varias de ellas, como si de polvo se tratase.

Tiré el libro a una papelera que había por allí cerca, disgustada, mientras me volvía a sentar para ponerme a pensar.

Spoiler: Mostrar
Edit: Edit para colocar el icono de Bastión Hueco en el centro, nada más ha sido modificado.
Última edición por Tsuna el Lun Nov 12, 2012 2:14 am, editado 1 vez en total
Avatar de Usuario
Tsuna
57. Ferrocustodio I
57. Ferrocustodio I
The Unknowns
 
Mensajes: 1680
Registrado: Mar Ene 03, 2012 5:12 am
Dinero: 691,216.48
Banco: 0.00
Ubicación: Perdida en el océano.
Sexo: Femenino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 17

Re: Encuentros extraños

Notapor Sombra » Lun Nov 12, 2012 12:05 am

Imagen

Spoiler: Mostrar


Destrucción.

Muerte.

A mi alrededor se extendía una amplia ciudad o eso era antes. Los edificios ardían y colapsaban ante los poderosos ataques enviados por monstruos negros, les llamaban Oscuradores algunos... Al principio habían aparecido unos pocos desde "El Otro Lado" pero de algún modo se habían multiplicado llegando a ser un ejército más peligroso que cualquier otro que hubiesen intentado conquistar el reino.

El olor que el fuego emanaba inundaba mis fosas nasales junto al aroma de la sangre que venía de los cientos de cadáveres que yacían en el suelo entre grandes charcos de sangre.

¡Están atacando el castillo! —gritó un guardia desde una de las torres que estaban cerca de mi posición. Desde allí arriba, el balcón del castillo había vistas en primera línea al más absoluto caos. Pero el mensaje no llegó a nadie salvo a mí pues una explosión acabó con la vida del soldado destruyendo la torre de vigilancia que cayó hacia el vacío.

La explosión me dejó atontado, había sido enorme y no pude evitar caer al suelo mareado, más afectado por el ensordecedor ruido que por otra cosa.

¡Tenemos que huír, la na...!

Y alguien me agarró del brazo. No pude distinguir quien era ni nada. Solo vi un emblema en sus vestimentas.

Spoiler: Mostrar
Imagen


El corazón de seis puntas. El mismo emblema que mi Armadura de Aprendiz tenía junto al emblema de los Caballeros de la Llave Espada.

Bip bip bip, bip bip bip.

Puta alarma —comenté simplemente recién salido de aquel extraño sueño. Había sido demasiado real para mi gusto.

Nyx dormía placidamente en su propia cama recostado comodamente cerca de la ventana.

Hey, Nyx —llamé al animal—. Despierta.

Lo único que hizo fue gruñir. Típico de él. Desde que había ido a Atlántica sin dejarle venir se había puesto un poco tonto.

Maldita sea... —se quejó—. Soy un lobo. ¿Sabes que significa? Animal Nocturno, eso quiere decir que por el día no soy persona.

Ni siquiera eras una persona desde un principio —apunté haciendo que el animal gruñese una vez más.

Cinco minutos máaaaas... —se revolvió en su cama para perros. Suspiré dandome por vencido ante la vagueza del animal.

Cada día me recordaba más a Kazuki. Cualquier día era capaz de empezar a hablar como él.

Haz lo que quieras. Yo tengo cosas que hacer —setencié saliendo así de mi mullida cama para ir desprendiéndome de mi cálido pijama quedando desnudo frente al armario. Se suponía que tenía entrenamiento con la Maestra Ariasu, pero antes de eso tenía que encontrar a una chica, una aprendiza nueva, Saeko.

No me la había descrito siquiera por lo que tendría que adivinar casi quien era... Por suerte aquel mundo no era Tierra de Partida y por tanto, éramos pocos.

Pocos pero de buena calidad.

Cogí mis prendas de vestir habituales y las dejé en el lavabo donde entré para darme una refrescante ducha que me quitase todo posible rastro de somnolencia que quedase en mí. Sin duda funcionó.

Al salir de la ducha me vestí y salí del baño para encontrarme a un Nyx estirando sus patas delanteras mientras abría sus fauces hasta límites insospechados mostrando sus grandes colmillos.

¿Vienes o te quedas? —pregunté. El animal se acercó hacia mí.

Ya que estoy despierto... —dijo con tono remolón.

Salí de la habitación para dirigirme hacia la de la tal Saeko. No tardé en encontrar su habitación gracias a la placa sobre la puerta con su nombre. Golpeé la puerta... doce veces.

Nadie contestó.

Nyx, olisquea el pomo de la puerta y detecta el olor que no conozcas. Deberías ser capaz de encontrarla así.

El animal obedeció poniéndose a dos patas para poder estar a la altura del pomo. Acercó su hocico y olfateó el artefacto. Volvió a su posición habitual, aunque con la cabeza gacha para empezar seguir un rastro.

Bajamos las escaleras, pasamos por un par de amplios salones (entre ellos la Sala de los Tronos de Bastión Hueco) hasta llegar al Hall donde todavía había rastros de la pelea contra Wix que habíamos tenido Kemu, Xefil, Saxor, Light, Axel y yo. Había sido un duro combate.

Nyx se paró enfrente de una gran puerta de roble en uno de los lados del hall.

Ah, la biblioteca

Abrí la puerta y comprobé que no había nadie en la parte baja por lo que subí las escaleras encontrandome a una solitaria chica que estaba tirando un libro a la basura.

¿No sabes que está mal deshacerte de los libros sin avisar a un Maestro o bibliotecario? —fue lo primero que dije a la chica. Me fui acercando hacia ella sin prestar mucha atención a su respuesta—. Si Ryota se entera podría cogerse un buen cabreo.

No era una amenaza, no era mi problema que tirase o no un libro ni pensaba decir nada a nadie ya que aquello no me haría conseguir algo de utilidad.

¿Saeko? —quise confirmar la identidad de la joven—. Soy Ragun. Vengo de parte de la Maestra Ariasu para llevarte a la Sala de Entrenamiento. Parece ser que tenemos la misma Maestra por lo que imagino que querrá medir tus habilidades o algo así porque eres nueva, ¿no?—dudé.

Creía conocer a todos mis compañeros, pero viendo que no me había enterado de la llegada de ella era posible que fuese de los Aprendices Veteranos que habían traicionado a Tierra de Partida. Era una posibilidad. Al fin y al cabo era raro encontrarselos por los pasillos. Bueno, era raro encontrarse con ellos o con cualquier otro aprendiz...
Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Sombra
149. Lingering Sentiment
149. Lingering Sentiment
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 4720
Registrado: Mar Mar 31, 2009 9:01 pm
Dinero: 27,410.40
Banco: 0.00
Ubicación: Behind in the musgo
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 23

Re: [Bastión Hueco] Encuentros extraños

Notapor Quico » Jue Nov 15, 2012 12:36 am

Ya en el comedor cogí lo de siempre, aunque esa mañana tampoco tenía mucha hambre, aunque estaba seguro de que después me arrepentiría de no haber cogido más.

En todo caso eso no fue el acontecimiento más importante de la mañana. Ya había terminado de desayunar, y me dirigía a mi habitación para hacer algo hasta que tocara la hora de ir al entrenamiento. Pero de repente un pequeño moguri se acercó hacia mí corriendo y chillando mi nombre, o algo que se parecía a él, por todo el pasillo. Aún era pronto así que intenté cerrarle la bocaza lo antes posible.

¿Por qué gritas así? Podrías despertar a alguien.

F…frack—dijo mientras intentaba recuperar el aliento—. E…el maestro Kazuki te… llama para un encargo.

Típico de mi maestro. Por alguna razón hay alguna parte de mi nombre que nunca consigue entender, lo que hace que siempre que me vea me llame de un nombre diferente al mío normal.

¿P…pero a estas horas? ¿Qué quiere?

E…está en los jardines de fuera esperándote, kupó...

Y cayó rendido al suelo. Suponía que tenía que ir al encuentro, aunque me molestara un poco que tuviera que hacer encargos a deshora.

Me fui refunfuñando al punto de encuentro, "emocionado" por la nueva tarea de mi maestro.
Spoiler: Mostrar
Imagen


¿Os acordáis del tal HushHush? Digamos que le falta un rato largo.
Quico
14. Armadura
14. Armadura
 
Mensajes: 406
Registrado: Vie Jul 18, 2008 2:07 pm
Dinero: 30,884.98
Banco: 15,264.00
Ubicación: Ahora mismo, delante del ordenador/movil/movil ajeno
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 3

Re: [Bastión Hueco] Encuentros extraños

Notapor Tsuna » Jue Nov 15, 2012 3:39 am

¿No sabes que está mal deshacerte de los libros sin avisar a un Maestro o bibliotecario? Si Ryota se entera podría cogerse un buen cabreo. —Dijo inmediatamente una voz masculina, obligándome a dar un ligero sobresalto. En cuanto me giré comprobé que se trataba de un Usuario de Bastión Hueco, al igual que yo.

Se aproximó a mí a la vez que yo me dirigía a la silla para sentarme. Una vez me senté, preferí darle una respuesta. Aquel libro era ilegible, nadie podría leerlo, era inservible. También pensé acerca de la identidad de Ryota, ¿quién era? Poco me importaba, ya lo sabría a su momento.

Ese libro era inservible... —Le expliqué, en voz baja y mirando al suelo.

¿Saeko? Soy Ragun. Vengo de parte de la Maestra Ariasu para llevarte a la Sala de Entrenamiento. Parece ser que tenemos la misma Maestra por lo que imagino que querrá medir tus habilidades o algo así porque eres nueva, ¿no?

Saeko, así es... —Me detuve durante unos instantes, observando un poco a ese tal Ragun, mientras pensaba si era lo correcto que se me nombrara así. Imaginé que sí, pues incluso Gengar lo hacía en el territorio del PCM ¿Significaba aquello que debía desprenderme para siempre del nombre que me otorgó el gran amo digital? Lo seguiría meditando. Aquel Usuario también estaba bajo el liderazgo de Ariasu, y si la maestra me pedía ir a un Entrenamiento, así sería y debía ser.— Sí, soy nueva, aunque puede que cometa alguna tontería, de ser así, comprende que no me he adaptado todavía al mundo de los Usuarios. —Le expliqué con un bajo tono de voz a la vez que me levantaba de la silla, me molestaba hablar en voz alta o escuchar sonidos fuertes.

Coloqué la silla de nuevo en la posición que tenía antes de que yo la utilizara. Avancé unos pocos pasos hacia la escalera por la que había subido Ragun, para girarme y dirigir mi mirada hacia él.

Te seguiré, puesto que desconozco dónde está el lugar acordado. Vamos Gengar.

Esperé a que Ragun tomara la iniciativa y avanzara, Gengar me escuchó, pero permaneció bajo el suelo en todo momento, desplazándose a través de este, solo saldría en caso de que alguien intentase atacarme o yo se lo ordenase. Miré a mi cintura, llevaba siempre conmigo mi Katana, así leí en un libro que se llamaba a lo que solía ser mi sable de luz.
Avatar de Usuario
Tsuna
57. Ferrocustodio I
57. Ferrocustodio I
The Unknowns
 
Mensajes: 1680
Registrado: Mar Ene 03, 2012 5:12 am
Dinero: 691,216.48
Banco: 0.00
Ubicación: Perdida en el océano.
Sexo: Femenino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 17

Re: [Bastión Hueco] Encuentros extraños

Notapor Sombra » Vie Nov 16, 2012 1:28 am

Ese libro era inservible... —explicó la joven cabizbaja. ¿Tal vez avergonzada por que hubiese dicho aquello?—. Saeko, así es... —confirmó su identidad en cuanto le pregunté su nombre— Sí, soy nueva, aunque puede que cometa alguna tontería, de ser así, comprende que no me he adaptado todavía al mundo de los Usuarios

¿Usuarios? —levanté mi ceja derecha con rostro interrogante

Te seguiré, puesto que desconozco dónde está el lugar acordado. Vamos Gengar. —dijo, aunque no comprendí aquello de "Gengar". Parecía como si se lo hubiese dicho a alguien, sin embargo no había ninguna persona cerca.

Recordé a Fyk en ese momento y su capacidad para volverse invisible. ¿Sería algo similar? ¿Estaría en un estado en el que era invisible aquella persona o...?

¿En realidad no existía?

Pero bueno, aquello no importaba mucho. El pasado de la chica no era algo que importase. Cuando uno recibía una llave espada era porque estaba preparada para dejar atrás su anterior vida.

Era gracioso que mi único objetivo, el verdadero motivo por el que había aceptado ser un Aprendiz era solo porque no tenía ningún lugar al que ir a parte de Mundo Inexistente. Porque quería encontrar mis recuerdos.

En cuanto lograse aquello... ¿Qué haría? Si tenía una familia querría conocerlos, volver con ellos. Al fin y al cabo yo era humano y los humanos son seres que necesitan socializar con otros humanos.

Bajé las escaleras de la biblioteca y caminé por el pasillo seguido por Saeko. No pude evitar echar unos discretos vistazos a la chica. Era imposible negar que su estilo misterioso era bastante atractivo.

Su cabello era de un color morado, algo oscuro. En cierto sentido era como mi pelo, aunque el mío era negro con reflejos morados. Sus ojos eran de un llamativo color azul, su cuerpo era delgado pero no aparentaba ser débil para nada, más bien lo contrario. Tenía un físico digno de un atleta. ¿Le molestaría tener los pechos tan grandes? Tenían que ser una molestia si es que era deportista en su anterior hogar. También era bastante alta, como una de esas chicas que salían en las portadas de las revistas que había a vender en una librería de Ciudad de Paso.

Salí de la biblioteca en silencio y me dirigí hacia los elevadores que recorrían el "tronco" del castillo para atajar hasta el lugar donde haríamos el entrenamiento. Pulsé el botón haciendo que este cambiara de color y esperé.

¿Hace cuánto que has llegado? —rompí el hielo tras un rato. Suponía que los Aprendices que los Maestros de Bastión Hueco traían consigo eran de la élite en su mundo. Personas con habilidades muy por encima de la media. Apostaba que uno de ellos podría vencer con los brazos atados a uno o dos Aprendices de Tierra de Partida.

No sabía si alegrarme por eso.

No detestaba Tierra de Partida. Me encantaba ese sitio, pero allí nunca podría encontrar lo que me interesaba, nunca podría convertirme en Maestro, nunca podría potenciar mis poderes y por supuesto, nunca recuperaría mi memoria.

La gente que conocía allí... La gente que había conocido allí ahora me odiaban. Yo era para ellos un enemigo. No me extrañaba, por supuesto. Había traicionado Tierra de Partida, lo comprendía perfectamente.

Aunque yo no lo llamaría traición. Más bien conveniencia.

Yo no era un perro faldero que estuviese de uno u otro bando. Solo pensaba en mí mismo. Era consciente de todo lo que hacía.

Pero no me arrepentía porque estaba obteniendo resultados.

El elevador llegó a donde nosotros estábamos, monté en él.

¿Vamos?
Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Sombra
149. Lingering Sentiment
149. Lingering Sentiment
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 4720
Registrado: Mar Mar 31, 2009 9:01 pm
Dinero: 27,410.40
Banco: 0.00
Ubicación: Behind in the musgo
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 23

Re: [Bastión Hueco] Encuentros extraños

Notapor Tsuna » Sab Nov 17, 2012 5:10 pm

Ragun llevó la delantera durante todo el trayecto, parecía un Usuario experimentado y hábil, como Shinju o la maestra, por lo que preferí evitar comentarios o preguntas absurdas, ya lo sabría todo en su momento, o eso pensaba.

Seguí a Ragun algo cabizbaja, sin dar mucha conversación, observando y analizando las zonas del castillo que atravesábamos, todo era muy oscuro, apagado, no estaba acostumbrada a esos colores, se me hacían raros, estaba acostumbrada a luces azules y cuerpos de energía fosforescente. A pesar de todo, debía admitir que el estilo del castillo me agradaba, era relajante, y no notaba ningún peligro en los alrededores, bajo el yugo del PCM todo era tensión.

Avanzamos hasta lo que parecía una zona del castillo distinta, esta no mostraba paredes de color púrpura y ladrillos o vidrieras, ahora la superficie del castillo que mis ojos contemplaban era color marrón, incontables tubos recorrían esta hasta quién sabe dónde, la zona más alta del castillo se perdía entre las nubes, pero sí pude distinguir que diversos de esos tubos color marrón amarillento sobresalían, emitiendo una curiosa sustancia gaseosa color morado, ¿qué sería?

¿Hace cuánto que has llegado? —Preguntó súbitamente, interrumpiendo mis pensamientos. Yo volví en mí misma, olvidando por un momento todo lo que pensaba segundos atrás, y miré al Usuario que parecía guiarme.

Pues... —Miré en otra dirección, intentando reflexionar sobre lo que me estaba preguntando. ¿Se referiría a la cantidad de "días" que llevaba allí desde que salí del ordenador? Puede que fuera eso.— Me temo que no sabría decirte. No he contado los días que llevo aquí, pero sí te puedo asegurar que son pocos. —Con aquella respuesta, imaginé que su curiosidad tendría que estar satisfecha, si quería datos más exactos, yo no podía ofrecérselos.

Pude apreciar a nuestro lado una curiosa esfera de la que sobresalían innumerables picos y ciertas chispas eléctricas, parecía haber cambiado de color en cuanto Ragun la manipuló de cierta forma. Acto seguido apareció una enorme plataforma circular, parecía ser segura, pues llevaba lo que parecía electricidad o tubos para evitar que nadie cayese al vacío. Ragun sin perder tiempo subió.

¿Vamos?

Sí. Vamos Gengar.

Subí a la plataforma tras el chico, y mi compañero Gengar emergió del suelo, colocó sus pies sobre el frío suelo y avanzó corriendo hasta el interior del círculo. Se me pasó por la cabeza que Ragun lo tomara como un posible enemigo, por lo que preferí aclararle las cosas respecto a mi diminuto y fiel compañero.

Tranquilo, es inofensivo, no atacará a menos que yo se lo ordene. —Mentía, si él me viera en peligro, atacaría igualmente, no necesitaba de una orden mía para actuar, nuestra sincronía era hasta envidiable.— Es mi compañero Gengar, vino conmigo a este mundo, y no te preocupes que no será ninguna molestia para nuestro entrenamiento.

El elevador inmediatamente se elevó en el aire y todos ascendimos a gran velocidad, ¿dónde pretendía la maestra llevarme a entrenar? Debía tener paciencia.
Avatar de Usuario
Tsuna
57. Ferrocustodio I
57. Ferrocustodio I
The Unknowns
 
Mensajes: 1680
Registrado: Mar Ene 03, 2012 5:12 am
Dinero: 691,216.48
Banco: 0.00
Ubicación: Perdida en el océano.
Sexo: Femenino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 17

Re: [Bastión Hueco] Encuentros extraños

Notapor Sombra » Dom Nov 18, 2012 10:12 pm

Sí. Vamos Gengar —respondió la chica dijo antes de que un extraño ser saliese del suelo.

Era de color negro con tonos purpúreos por algunas partes, sus ojos eran alargados y la parte trasera de su cabeza tenía una especie de picos. Nunca había visto un ser así, pero de algún modo parecía uno de aquellos seres que habitaban un mundo conocido como Ciudad de Halloween.

Tranquilo, es inofensivo, no atacará a menos que yo se lo ordene —dijo de pronto la muchacha tratando de tranquilizarme... Aunque en realidad supiese de antemano que aquello era una mascota. Era más que evidente—. Es mi compañero Gengar, vino conmigo a este mundo, y no te preocupes que no será ninguna molestia para nuestro entrenamiento.

No es como si a mí fuese a interrumpirme la clase. La única que se podría quejar en esta situación sería la Maestra Ariasu —comenté tranquilamente sin afectarme la presencia de la criatura acompañante.

El entrenamiento se celebraría en la sala del trono, un lugar en donde solo había estado dos o tres veces solamente. La primera vez había sido el día del Ocaso de una Estrella. Un evento ocurrido hacía algún tiempo en el que todos los aprendices de Tierra de Partida habíamos tenido la oportunidad de unirnos a los señores de Bastión Hueco. Por supuesto, yo acepté.

La sala era igual a la de Tierra de Partida pero con varias diferencias. La primera era la ausencia de las vidrieras por las que entraban cantidades ingentes de luz, la segunda era la decoración, más deteriorada, la tercera diferencia era la enorme maqueta holográfica en la que aparecía toda la ciudad e indicaba la posición de los intrusos (si los había)

El elevador subió durante varios minutos, pasamos por el exterior del castillo viendo el vacío bajo nuestra. Suerte que no tenía miedo a las alturas. Un montón de tuberías pasaban a nuestro lado emitiendo una agradable calided que venía de la calefacción. Nos volvimos a internar por los interiores del castillo hasta pararnos al fin en la parada que nos quedaba.

El ascensor perdió velocidad para finalizar el trayecto en una zona que quedaba a bastante altura.

Una puerta cerrada era lo único que nos esperaba en frente a nosotros.

Bajé del elevador e invité a la chica a seguirme con un gesto con la mano, caminé hacia la puerta la cual se abrió automaticamente.

Al fondo de la sala, en uno de los tronos... Estaba ella, la Maestra Ariasu.

Spoiler: Mostrar
En el siguiente Espe puede controlar a la Maestra :3
Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Sombra
149. Lingering Sentiment
149. Lingering Sentiment
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 4720
Registrado: Mar Mar 31, 2009 9:01 pm
Dinero: 27,410.40
Banco: 0.00
Ubicación: Behind in the musgo
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 23

Re: [Bastión Hueco] Encuentros extraños

Notapor EspeYuna » Lun Nov 19, 2012 12:36 pm

Spoiler: Mostrar
Intervengo como Game Master para controlar a Kazuki y a Ariasu. Si necesitáis más adelante algún post más me avisáis de nuevo ;)


Ragun y Saeko

La Sala del Trono. Tan majestuosa, a pesar de estar oculta en la oscuridad. Y en uno de los tronos, la Maestra Ariasu se encontraba estirada, tumbada de una forma algo impropia para su cargo, observando con curiosidad a aquellos que asomaban por la puerta.

¡Vaya, vaya, parece que no sois de los que se os queda pegada la cabeza a las almohadas! —exclamó la Maestra, con un tono burlón en su voz— ¡Así me gusta! ¿Qué tal Saeko? ¿Te acostumbras a los Usuarios? ¿Te divierte?

Ariasu se colocó en el asiento y, seguidamente, dio un salto elegante y ágil hacia ellos, colocándose a pocos metros.

Hoy iba a ser un entrenamiento conjunto con Ryota y Nanashi, pero desgraciadamente están absortos en otros asuntos —explicó Ariasu, dando ademán en sus palabras que aquello no le hacía gracia—. Me hubiese gustado que hicieseis una demostración frente a todos, pero os tendréis que conformar con mi presencia.

Ariasu le guiñó un ojo a Ragun. Tras eso, volvió a su trono, y con una de sus manos en el mentón, sentenció:

Un combate —Ariasu esperó la reacción de ambos—. Siento curiosidad por ti, Saeko. Pareces dispuesta a seguir mis órdenes, sean cuales sean. Quiero ponerte a prueba.

>> Aunque vi de primera mano tus habilidades, Ragun, me gustaría volver a observarlas... en directo.

Esbozó una pícara sonrisa, ajustándose su enorme sombrero.

¡Adelante!

* * *


Fran

Allí, en los jardines, el Maestro Kazuki esperaba a Fran para hacerle un encargo. ¿Qué tipo de recado le pediría el vago Maestro? Estaba claro que luego él volvería a su cuarto a dormir.

Hola, eh, buenos días, Fran —dijo Kazuki, terminando su saludo con un bostezo—. ¿Cómo has, eh, estado estos últimas, eh, días?

Fran pudo conversar con él, pues Kazuki lo escucharía atentamente. Tras mantener un pequeño intercambio de palabras entre tutor y pupilo, el Maestro le contó la razón por la cual lo había convocado:

Fran, eh, me gustaría que visitaras un mundo, eh, Ciudad Disney —el Maestro desplegó frente a Fran un mapa, indicándole con su dedo índice la situación y la distancia del nuevo mundo al que Fran iría—. Tengo una audiencia con, esto, Su Majestad, el Rey Mickey. Tenemos una buena, eh, relación con el soberano.

>> Por una serie de, eh, asuntos, no puedo visitarle. Me gustaría que tú acudieses en mi, eh, lugar.

Otro ruidoso bostezo asomó por la boca del Maestro Kazuki. Definitivamente, Kazuki quería irse a la cama. Pero no podía rechazar una invitación.
Imagen
¡Soy enfermera~!
Nurses are Angels on Earth
Imagen
Mi blog + DeCulture

Imagen
Imagen
Spoiler: Mostrar
Imagen
KHWorld Awards 2014
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2013
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2012
Imagen
ImagenImagen
Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
EspeYuna
115. Demyx
115. Demyx
The Unknowns
 
Mensajes: 3437
Registrado: Mar Feb 28, 2012 11:12 pm
Dinero: 53,263.25
Banco: 15,063.87
Ubicación: ¡Entrenándome en Tierra de Partida para combatir a los sincorazón! ¡Ah! ¡Y en FanPlace!
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 54

Re: [Bastión Hueco] Encuentros extraños

Notapor Quico » Mié Nov 21, 2012 11:28 pm

Salí del castillo por la puerta principal, y encontré con el maestro en la plaza de debajo de las escaleras. Bajé corriendo e intentando no tropezarme y caer al vacío.

Hola, eh, buenos días, Fran. ¿Cómo has, eh, estado estos últimos, eh, días? —dijo bostezando.

Si esta hubiera sido la primera vez habría creído que había dormido mal, pero en mi caso siempre le veía igual: adormilado, con ojeras y con un bostezo cada cierto tiempo. Por lo menos ya estaba acostumbrado a su presencia y no bostezaba a la vez que él, al menos no tanto.

Bueno, he tenido ciertos venazos emo últimamente que al final se quedaban en nada. Luego también he fallado y echado de una misión a un compañero, he visitado el mar, o más bien las profundidades de esta y me he encontrado con alguien de Bastión Hueco. Excepto por todo esto, han sido unos días normales, con entrenamientos y alguna visita a la biblioteca para aprenderme el laberinto que forman sus pasillos.

>>Y no mucho más. Una persona se ha apoderado de mi mente y me controla de vez en cuando y a veces me deja utilizar su móvil ¡De muy buena y mala calidad a a la vez!


Fran, eh, me gustaría que visitaras un mundo, eh, Ciudad Disney —Kazuki sacó un mapa con la ubicación de todos los mundos exteriores y me señaló el sitio en cuestión—. Tengo una audiencia con, esto, Su Majestad, el Rey Mickey. Tenemos una buena, eh, relación con el soberano.

¿Entonces quieres que vaya contigo a la audiencia?

Por una serie de, eh, asuntos, no puedo visitarle. Me gustaría que tú acudieses en mi, eh, lugar—dijo mientras bostezaba peromucho más tiempo. Parecía que Kazuki no iba a ir por la simple razón de que tenía mucho sueño. Es más, me iba a mandar allí por él.

S…sí maestro, supongo que vale. Déjame ir a mi habitación a recoger alguna cosilla.

Me despedí del maestro con una reverencia, que se fue hacia el centro de los jardines, quizás para tumbarse en el césped para tomar una siesta. Mientras yo volví a subir todo el trayecto hasta mi cuarto.
Spoiler: Mostrar
Imagen


¿Os acordáis del tal HushHush? Digamos que le falta un rato largo.
Quico
14. Armadura
14. Armadura
 
Mensajes: 406
Registrado: Vie Jul 18, 2008 2:07 pm
Dinero: 30,884.98
Banco: 15,264.00
Ubicación: Ahora mismo, delante del ordenador/movil/movil ajeno
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 3

Re: [Bastión Hueco] Encuentros extraños

Notapor Tsuna » Jue Nov 22, 2012 3:10 am

No es como si a mí fuese a interrumpirme la clase. La única que se podría quejar en esta situación sería la Maestra Ariasu. —Dijo Ragun sin inmutarse por la presencia de Gengar, mejor para mí, así no tendría que estar viendo reacciones extrañas.

Avanzamos durante un buen rato, pude apreciar la inmensa altura a la que me encontraba, para mi suerte, estaba acostumbrada a esa clase de cosas por el mundo del PCM, donde caer al vacío de algún que otro desnivel significaba la eliminación inmediata de tu existencia. Yo seguí al chico sin mediar palabra, y Gengar por supuesto me acompañó levitando excepto en los elevadores aquellos, ya que no podía volar a grandes distancias y se veía obligado a caminar.

Una vez frente a una puerta, Ragun me hizo un gesto con su mano para que le siguiera. La puerta se abrió por si sola, me pregunté si había sido el propio Ragun quién la había abierto con alguna clase de habilidad suya, era muy probable pues los Usuarios parecían extremadamente poderosos, y viendo las habilidades de Shinju o la de mi maestra con la Llave-Espada, no era de sorprender que él tuviese habilidades fuera de lo común.

Durante todo el trayecto lo miré fijamente, intentando analizarlo o algo similar, más bien intentaba entender su manera de actuar, pues en el mundo exterior, en Bastión Hueco, los Usuarios parecían pensar de manera distinta, tenían sus obligaciones con la Llave-Espada, sí, pero siempre solían tener sus propias costumbres, manías o aficiones, no sabía describirlo. ¿Por qué estaría él ayudando a la maestra? ¿Quería la Verdad Absoluta como yo?

No me atreví a preguntarle porque no quería interrumpir la clase con imprevistos.

Atravesé la puerta tras él, la entrada se volvió a cerrar sola y al fondo de la nueva sala, pude observar a la maestra en un trono, sentada de manera extraña. Me aproximé a ella, aunque manteniendo una distancia prudencial.

¡Vaya, vaya, parece que no sois de los que se os queda pegada la cabeza a las almohadas! ¡Así me gusta! ¿Qué tal Saeko? ¿Te acostumbras a los Usuarios? ¿Te divierte? —Me preguntaba con curiosidad, yo no dudé en hacer una reverencia e inclinarme un poco hacia ella, intentando darle una respuesta directa y sin dar más información de la necesaria, pues no quería atrasar la clase.

Por supuesto, aunque hay bastantes cosas que no comprendo bien todavía... —Me volví a colocar recta, observando a la maestra con firmeza. Esta dio un ligero salto hacia ambos, por el contrario, Gengar se alejó de nosotros, se fue hacia una pared y se sentó en el suelo, no querría interrumpir nada y me esperaría allí.

Hoy iba a ser un entrenamiento conjunto con Ryota y Nanashi, pero desgraciadamente están absortos en otros asuntos. Me hubiese gustado que hicieseis una demostración frente a todos, pero os tendréis que conformar con mi presencia. —Concluyó para luego dirigirse de nuevo a su asiento.— Un combate. Siento curiosidad por ti, Saeko. Pareces dispuesta a seguir mis órdenes, sean cuales sean. Quiero ponerte a prueba.

La maestra pretendía verme combatir contra Ragun, recordé entonces las habilidades de Shinju, que me dejaron sin habla y perpleja. ¿Sería él tan poderoso? No podía dudar, tenía que aprovechar cualquier despiste o punto débil que tuviera para vencer, de aquella manera logré acorralar a la chica en el Juego del Anillo. Y respecto a lo que había mencionado sobre mí...

Claro, ¿por qué no debería obedecerla maestra? Sabe que puede contar conmigo perfectamente, aunque me cueste adaptarme a este mundo.

Aunque vi de primera mano tus habilidades, Ragun, me gustaría volver a observarlas... en directo. —Dijo esta vez a Ragun.— ¡Adelante! —Ordenó con una sonrisa y ajustándose el sombrero.

Spoiler: Mostrar

Me pareció la más apropiada para la ocasión xD


Me giré con calma hacia Ragun, colocándome frente a él y a cierta distancia para poder reaccionar ante cualquier cosa a tiempo. ¿Era un combate a muerte o simplemente hasta que alguno se rindiera o se sintiera incapaz de continuar? Ya lo sabría con el tiempo, tenía que luchar, nada más podía ocupar mi mente.

Mi mirada se volvió hostil, agresiva, fría, la mirada con la que Gengar siempre se asustaba y me pedía perdón. No iba a desaprovechar ninguna oportunidad que se me presentase, aunque algo me decía que aquel Ragun era poderoso, no sabía describirlo, pero debía hacerle frente. No podía permitir que todo fuese en vano.

Agarré el mango de la katana con mi mano derecha, desenvainando esta lentamente, y sin apartar la mirada de Ragun. En cuanto el silbido del acero cesase, me aproximaría a él rápidamente para atacarle con mi arma, pretendía cortarlo en dos, no iba a tener piedad.

Asesté un tajo a su izquierda, visto desde su perspectiva, y cuando estuviese lo suficientemente cerca, invocaría mi Llave-Espada en la otra mano para que fuera incapaz de escapar de ambas espadas, en un momento la Llave pesó y mi brazo tendía a torcerse y caer, pero mantuve la concentración necesaria para aguantar la espada en el aire y seguir con la ofensiva. Si saltaba lo cortaría por la mitad, si saltaba hacia atrás se arriesgaba a recibir algún que otro rasguño, y yo avanzaría hacia él directa para acabar con el combate. Si se agachaba, simplemente no podría evadir mi siguiente movimiento.

Me preguntaba con qué clase de arma respondería ante tal ataque...
Avatar de Usuario
Tsuna
57. Ferrocustodio I
57. Ferrocustodio I
The Unknowns
 
Mensajes: 1680
Registrado: Mar Ene 03, 2012 5:12 am
Dinero: 691,216.48
Banco: 0.00
Ubicación: Perdida en el océano.
Sexo: Femenino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 17

Re: [Bastión Hueco] Encuentros extraños

Notapor Sombra » Vie Nov 23, 2012 1:56 am

¡Vaya, vaya, parece que no sois de los que se os queda pegada la cabeza a las almohadas! ¡Así me gusta! —Nos saludó una voz del todo informal mientras halagaba nuestra puntualidad a la par que las puertas de gran tamaño se cerraban a nuestras espaldas —. ¿Qué tal Saeko? ¿Te acostumbras a los Usuarios? ¿Te divierte?

Nos fuimos acercando poco a poco mientras la Maestra Ariasu se ponía en pie tras haberse mostrado tumbada en el trono de aquella manera. Con aquella falda casi se le veían las bragas y todo. La mujer se aproximó a nosotros con su sonrisa atontada habitual (aunque más enérgica, no como la de Kazuki)

Por supuesto, aunque hay bastantes cosas que no comprendo bien todavía... —la chica se puso rígida como una tabla mientras hablaba, como si ella fuese la General de un ejército.

Por mi parte, bien sabía que aquella Maestra no era de las que usasen honoríficos o se preocupase por la etiqueta por lo que me mantuve con mi posición normal y corriente, sin mostrar respeto, aunque tampoco hacía nada que se considerase irrespetuoso, claro estaba.

El ser de aspecto incorpóreo "Gengar" se alejó de nosotros sin que Ariasu se fijase mucho en él.

Hoy iba a ser un entrenamiento conjunto con Ryota y Nanashi, pero desgraciadamente están absortos en otros asuntos. Me hubiese gustado que hicieseis una demostración frente a todos, pero os tendréis que conformar con mi presencia. —explicó yendo hacia el trono de nuevo para volver a sentarse en él otra vez .— Un combate. Siento curiosidad por ti, Saeko. Pareces dispuesta a seguir mis órdenes, sean cuales sean. Quiero ponerte a prueba.

Observé a Saeko un momento, tenía una mirada seria. Sin duda era una chica de fuertes ideales y que no parecía nada traicionera. Me gustaban aquellos ojos, mostraban mucha decisión. Y eso demostró con sus siguientes palabras:

Claro, ¿por qué no debería obedecerla maestra? Sabe que puede contar conmigo perfectamente, aunque me cueste adaptarme a este mundo

Tras aquello, la Maestra dejó de atender a la muchacha para poder pasar a mí. Puse una mirada de más interés esperando lo que fuese a decir.

Aunque vi de primera mano tus habilidades, Ragun, me gustaría volver a observarlas... en directo. —exigió. ¿Hablaba del combate contra Wix?—. ¡Adelante! —animó a que el combate empezase de una vez.



Me situé a una distancia prudencial de Saeko, al igual que ella hizo e invoqué mi Llave Espada, que apareció entre una densa bruma negra que se disipó tras unos instantes.

Spoiler: Mostrar


De pronto, la chica cambió su semblante. De tener una mirada simplemente seria pasó a otra diferente... Podría decirse que sentía sed de sangre, intenciones asesinas muy fuertes.

Sentí un escalofrío, aunque evité demostrar cualquier indicio de que por un segundo me había amedrentado. Había luchado contra enemigos mucho más poderosos; Neso, Gárland, Wix... Y en todos había acabado ganando, con ayuda de más gente, pero seguían siendo victorias al fin y al cabo. No sabía la historia de la chica, pero cuando la vi sacar de una funda una fina espada oriental muy común en mundos como "Tierra de Dragones" llamada "Katana" imaginé que ella venía de aquel mundo.

¿No usaría su Llave-Espada?

La chica corrió hacia mí con su katana dispuesta a hacerme "pupita", en un principio me iba a limitar a bloquearla pero de pronto, cuando vi que estaba invocando su llave espada (fui alertado gracias al destello de la invocación)

Esos son unos buenos ojos —comenté.

Me vi a obligado a utilizar la Evasión Sombría haciendo que mi cuerpo se fusionase con el suelo como un mero sincorazón Sombra.

Pasé bajo sus pies y salí cerca de su espalda, ya allí me limité a darle un ligero pinchazo con la Llave Espada en su espalda sin llegar a hacerle daño, como un aviso más bien

Spoiler: Mostrar


Si quisiera, podría matarte.

Aquel pensamiento rondó mi cabeza unos segundos. Me sentía poderoso, capaz de amedrentar a cualquiera que osase enfrentarse a mí. Destruír, descuartizar... Todo aquello era sencillo si me lo proponía...

Abusar del débil es el deber de los poderosos.

Por unos segundos, se me escapó una sonrisa macabra. Casi no podía contenerme. Mi sangre hervía, mi pulso se aceleraba por momentos, sentía como si quisiese liberar todo, dejar de contenerme. No, debía controlarlo, aunque fuese imposible... Debía contenerlo. Encerrarlo muy dentro de mí.

Jugar con mis víctimas es más divertidos que simplemente asesinarlos.

No. Basta. Tenía que detener aquellos pensamientos. Sobreponerme a Ello, aquello que me hacía sentir como un monstruo horrible.

Sí, lo estaba haciendo bien. Lo acababa de mantener a raya concentrándome un poco...

Di un salto hacia atrás para alejarme un poco y evitar cualquier ofensiva que pudiese ponerme en una situación bastante fea. Seguramente no tenía muchos ataques mágicos, eso aparentaba al menos. Y si volvía a sentirme en peligro... Todavía tenía una buena serie de habilidades con las que podría entrenar.

Levanté mi mano en dirección a Saeko para formar en mi mano una esfera de oscuridad que rezumaba una niebla de color negra que rodeaba mi brazo.

Spoiler: Mostrar
Imagen
Justo así xDD


Flama tenebrosa*.

La esfera de oscuridad salió disparada en su dirección. No le había puesto mucha fuerza ya que no buscaba herirla de gravedad, era una simple demostración al fin y al cabo. Si de verdad buscaba que diese todo mi potencial... Tendrían que dejarme luchar contra algún Maestro.

Spoiler: Mostrar
*Al parecer le cambiaron el nombre a Razia Tenebrosa por Flama Tenebrosa. El motivo es que en los albores del rol yo cree la susodicha habilidad y sinquerer me confundí con el nombre. Se mantuvo así MUCHO tiempo xDDD
Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Sombra
149. Lingering Sentiment
149. Lingering Sentiment
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 4720
Registrado: Mar Mar 31, 2009 9:01 pm
Dinero: 27,410.40
Banco: 0.00
Ubicación: Behind in the musgo
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 23

Re: [Bastión Hueco] Encuentros extraños

Notapor Quico » Jue Nov 29, 2012 10:50 pm

Ya en mi habitación pensé en la opción de irme después, o incluso de no ir, ya que era aún muy de mañana y no había muchas ganas de darse una vuelta por el universo. Pero debía hacerlo. Era mi deber, aunque no quisiera ir. Así que cogí mi Llave Espada y mi linterna. Estaba listo para salir de Tierra de Partida a la aventura.

Ya en el espacio entre mundos, intenté recordar las instrucciones de Kazuki.

Ehm…

Mientras daba vueltas para intentar orientarme me encontré con un mundo peculiar. Me acerqué un poco para observarlo mejor. Veía un castillo que me era familiar de alguna manera, pero del que no conseguía acordarme.

¿Será esta la Ciudad Disney?

Aterricé en el planeta para averiguarlo. Y si no era quizás podía preguntar.

Me encontraba en una plaza desierta, vacía y sosa. Descendí lentamente al centro de esta. Me encontraba en un mundo muy triste, con un cielo gris, lleno de nubes y unas ráfagas de viento terribles. Hacía mucho frío así que me lo pensé dos veces antes de quitarme la armadura.

Todo parecía apagado, pero aun así se me hacía muy familiar. Podría ser que…

Debo avisarte de que yo sí conozco este mundo de algo—dijo SetonciOS en mi cabeza—. Esto debe hacerte recordar.

Saqué mi emulador de WhiteBerry del bolsillo.

Si utilizas el GPS puedo averiguar dónde estamos.

No…me…controles…—volví a guardar el teléfono en mi bolsillo—. Puedo moverme por mí mismo, gracias.

Dicho esto subí las escaleras en dirección a unos jardines en un lado de la plaza.

Veamos qué hay por aquí.

Esperaba no encontrarme ningún sincorazón por los alrededores. El mundo parecía estar poseído por la oscuridad, y no quería encontrarme con ninguna sorpresa desagradable. Así que, arma en mano, empecé a explorar el mundo.
Spoiler: Mostrar
Imagen


¿Os acordáis del tal HushHush? Digamos que le falta un rato largo.
Quico
14. Armadura
14. Armadura
 
Mensajes: 406
Registrado: Vie Jul 18, 2008 2:07 pm
Dinero: 30,884.98
Banco: 15,264.00
Ubicación: Ahora mismo, delante del ordenador/movil/movil ajeno
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 3

Re: [Bastión Hueco] Encuentros extraños

Notapor Tsuna » Dom Dic 02, 2012 1:43 am

Spoiler: Mostrar


Esos son unos buenos ojos. —Comentó antes de evadir mi ofensiva, empleando una habilidad de lo más inesperada. Se fusionó con el suelo para evadirme.

¿¡Pero qué!?

Se situó a mis espaldas emergiendo del suelo, dándome unos leves pinchazos con la punta de su Llave-Espada, ¿tan poderoso era? Definitivamente, no tenía oportunidad contra él, sin embargo, yo no era de las que se rendían fácilmente, había puesto a Shinju contra las cuerdas, ¿por qué a él no?

Retrocedí inmediatamente, dando un salto hacia atrás. Pude apreciar en su rostro una extraña sonrisa, yo no pude evitar hacer una similar, estaba excitada por el combate, emocionada. Mi punzante mirada se hizo notar, iba a ir a por todas.

Basta Saeko, si esto sigue así alguno terminará con daños serios...

Ragun retrocedió de un salto como hice yo anteriormente, y al extender su brazo una energía oscura lo comenzó a devorar. Pensaba lanzarme alguna clase de ataque.

Mi corazón comenzó a palpitar con fuerza, acelerado, muy rápido, la adrenalina corría por mis venas. Era la primera vez que me sentía así, tan... tan exaltada, ¡emocionada!

Flama tenebrosa.

¿¡Qué más da!? ¡Me estoy divirtiendo con esto!

Yo también salté hacia atrás, intentando encontrar una posición desde la que lanzar una ofensiva perfecta, no podía permitir que volviese a engañarme de aquella manera. Gengar, que observaba el combate impresionado, sin pensarlo dos veces levitó a gran velocidad hacia el brazo de Ragun, lo agarró y lo elevó en el aire.

¡Acabaré con él, Gengar, gracias por esta oportunidad!

Una extraña sensación me fue invadiendo por dentro, me sentía agresiva, excitada por enfrentarme a un enemigo tan poderoso. Sentía ira. Desmaterialicé mi Llave-Espada y concentré aquel sentimiento en el brazo libre. Una energía de color negro y morado emergió de la palma de mi mano.

El ataque de Ragun se desvió hacia el techo gracias a Gengar, el impacto rompió varios ladrillos que cayeron junto a una ligera humareda de polvo al suelo.

Acumulé lo suficiente la energía oscura en mi brazo y dejé liberar el ataque al apuntar a Ragun con mi miembro.

¿¡Qué te parece esto!?

Estaba segura de que esto último le daría de lleno.

Spoiler: Mostrar
Off-rol: Saeko dispara una Flama Tenebrosa a Ragun.
Avatar de Usuario
Tsuna
57. Ferrocustodio I
57. Ferrocustodio I
The Unknowns
 
Mensajes: 1680
Registrado: Mar Ene 03, 2012 5:12 am
Dinero: 691,216.48
Banco: 0.00
Ubicación: Perdida en el océano.
Sexo: Femenino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 17

Re: [Bastión Hueco] Encuentros extraños

Notapor Sombra » Lun Dic 03, 2012 4:33 am

Spoiler: Mostrar


Justo cuando iba a soltar mi ataque sentí como algo tiraba de mí hacia arriba.

¿Pero qué?

Aquella cosa que parecía un ser de ultratumba me había agarrado del brazo haciendo que mi ataque fallase estrepirosamente. Salió despedido contra el techo haciendo que el impacto destruyese algunas piedras que se precipitaron contra el suelo sonoramente.

Pero el ser que estaba tratando de inmovilizarme no era mi mayor preocupación.

¿Jugando sucio?


La chica estaba haciendo algo... Un ataque que reconocí facilmente.

Una Flama Tenebrosa como la mía.

No tendría tiempo para librarme de Gengar y hacer Evasión Sombría.

¿¡Qué te parece esto!?

La esfera de oscuridad se precipitó hacia mí. Sonreí. No podía tocarme. Tenía una idea. Y cuando tenía una idea...

...era invencible.

Aura Tenebrosa —susurré. Una densa bruma de color negra y púrpura envolvió mi cuerpo por completo recibiendo con los brazos abiertos el ataque mágico el cual se vio disipado como si nada. Al fin y al cabo, aquel a pesar de ser un ataque de Oscuridad seguía siendo de típo básico.

Agité mi brazo liberandome de Gengar.

Eso ha estado cerca —comenté guiñandole divertido un ojo a la chica—. No me importa enfrentarme a tu amigo y a ti si es lo que quieres.

>Por cierto... ¿No sentís Miedo?

Daba igual lo que fuese, todos a mi alrededor que fuesen más débiles se verían afectados. Seguramente incluso Ariasu sentiría, aunque fuese un simple escalofrío recorriendo su espina dorsal... Pero, ¿cómo reaccionarían Gengar y Saeko?

El miedo les podría paralizar... ¿O tal vez deseasen detener el combate? ¿Escapar aterrorizados?

El caso era que no podía dejar pasar la oportunidad que se me brindaba en aquel momento.

Lancé una Flama tenebrosa y corrí tras la cortina de humo que desprendía ocultandome de Saeko, aquella habilidad la había inventado durante un combate contra Ronin. Y la había llamado...

Impulso Tenebroso.

Recordaba aquel día, había sido con Saxor y un tipo llamado Gray que había desaparecido de forma misteriosa. Ronin nos había dejado sin desayuno y... Bueno, para ganarlo habíamos necesitado enfrentarle haciéndole retroceder un paso... Cosa que ninguno consiguió por una cosa. Nos había faltado trabajo en equipo... Aunque ahora que lo pensaba... El trabajo en equipo servía para que varios débiles se volviesen fuertes para cubrir sus puntos más vulnerables... ¿Y yo? ¿Necesitaba trabajar con alguien?

Aquello no importaba ahora. Me encontraba corriendo directamente contra la chica. Ella no podría saber por donde o como vendría mi ataque, seguramente no podría bloquear siquiera a causa del miedo que estaba sintiendo... Aunque obviamente, siendo aquello un entrenamiento no quería hacerle más que unos rasguños.

Me tiré al suelo deslizandome por él dando una patada en su tobillo provocando que callese hacia el suelo justo después de que la Flama Tenebrosa impactase contra ella. Me levanté lo más rápido que pude y retrocedí un poco mientras alternaba mi vista entre Gengar y Saeko.

Por suerte para ella, me había contenido mermando notoriamente el poder de mi ataque mágico.

Nada mal, novata —halagué con la misma sonrisa que ella había puesto momentos antes—. ¿Quieres continuar o terminamos el combate?

Deseaba con mis mayores fuerzas que decidiese detenerse. Cada vez me costaba más mantener la cordura. Sentía como Ello quería reclamar mi cuerpo una vez más...

Y no sabía lo que ocurriría si eso pasaba otra vez...
Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Sombra
149. Lingering Sentiment
149. Lingering Sentiment
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 4720
Registrado: Mar Mar 31, 2009 9:01 pm
Dinero: 27,410.40
Banco: 0.00
Ubicación: Behind in the musgo
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 23

Siguiente

Volver a Otros temas

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 14 invitados

cron