[Tierra de Partida] ¡Me dan miedo las alturas!

Encuentro de Malik y Albert

¡Pásate por aquí para encontrarte con todo aquello relacionado con el rol y que no encontrarás en el resto de subforos! Libres, Eventos, Eventos Globales... ¡Pásate, rolea y échate unas risas!

Moderadores: Suzume Mizuno, Denna, Astro

[Tierra de Partida] ¡Me dan miedo las alturas!

Notapor Leechanchun » Vie Mar 21, 2014 3:45 pm

Cronología:

Malik: Encuentro Un hueso duro de roer > Encuentro ¡Me dan miedo las alturas > Encuentro Hermanos de Corazón
Albert: Prólogo Corazón de Mago > Encuentro ¡Me dan miedo las alturas > Mini Global Data Stream



Imagen



Parecía que habían pasado semanas desde que el joven sastre llegó a Tierra de Partida. Su idea del tiempo se encontraba distorsionada por su propio opresivo aislamiento, cuando en realidad solo lleva tres días allí. Pero, para Albert, ese cambio tan drástico que había tomado su vida era complicado de digerir. Aunque había partido muy ilusionado de su mundo, se sentía tan intimidado por todo lo que le rodeaba que apenas salió de su cuarto en ese tiempo.

No podía creer todo lo que tenía que haber asimilado en esos días, pues tenía que comprender el destino que había abrazado. Pero no estaba seguro de ser capaz de poder cumplir con ello. Su hogar, lo que para el joven era todo su mundo, no era más que una pequeña estrella en un vasto universo formado por muchos otros mundos. Además, éstos, estaban amenazados por una oscuridad que crecía cada día más, concretamente por una criaturas llamadas Sincorazón, unos terribles seres capaces de arrebatar los corazones de la gente y engullirlos en las tinieblas.

Para ello estaban los portadores de la Llave Espada, para proteger el orden y el equilibrio de la luz en los mundos y derrotar a tan horribles entes. Cada vez que Albert lo pensaba, ponía en duda su capacidad para hacerlo, él solo sabía coser, no sabía luchar, y cuestionaba si había hecho bien en aceptar todo aquello.

Sin duda tenía miedo. Puede que incluso más que cuando se ahogaba en las profundidades del mar de Atlántica. Solo de recordarlo, le recorrió un escalofrío y empezaron a llorarle los ojos. No quería volver a repetir la experiencia de ahogarse.

Tal vez, el hecho de que pudiera aprender magia de verdad le había tentado, pero, ¿cómo no sentirse tentado por un sueño que tanto ansiaba?

Acurrucado en una esquina de su cuarto, sobre su cama, alzó la vista para mirar por la ventana. Aquel mundo era precioso. Nunca había visto un lugar rodeado de tan hermosos jardines acompañados de abundantes fuentes, que creaban un paisaje de una belleza sin igual. Pero eso no le animaba, pues solía pensar mucho en su familia y su hogar.

Allí estaba solo, no tenía a nadie en quien apoyarse, él, que siempre había tenido la necesidad de estar en continua dependencia con alguien, pero que en aquel lugar, eso iba a ser imposible. Tendría que afrontar todo por sí mismo.

Victor… —susurró.

Volvió su vista sobre el objeto que había puesto enfrente suya, sobre el colchón: la Llave Espada. Tenía mucho que aprender sobre ella y lo que implicaba con el resto de los mundos, pero le aterraba el fracasar sin apenas haber llegado a hacer nada. Aunque tampoco llegaría a hacer nada si no salía de su cuarto.

Se sentó al borde de su cama, desinvocó su arma y se calzó. Se le hacía raro llevar un tipo de ropa tan informal a la que estaba acostumbrado, pero necesitaba prendas ligeras para poder moverse con más soltura.

Caminó hacia la puerta y se paró en seco al tocar el manillar de ésta. Tomó aire y salió de su cuarto. Los pasillos estaban tranquilos, no había jaleo de ningún tipo y algunos jóvenes aprendices caminaban por el lugar. Albert caminó con la cabeza agachada, evitando el contacto visual con los otros alumnos y puso rumbo a los jardines que había visto al otro lado de su ventana.

Cuando finalmente llegó a su destino, la increíble visión lo dejó unos minutos absorto y salió de su trance al oír las risas de algunos discípulos, dándose cuenta de que se había quedado con la boca abierta, como si fuera un niño pequeño.

Rojo de vergüenza giró en otra dirección y se internó entre los jardines, hasta que encontró un lugar en el que no había nadie. Paseó un rato por el lugar, admirando las diversas formas de los setos del jardín que lo rodeaba y tras un rato se sentó ante una de las fuentes. Se arrimó para ver su reflejo en el agua y metió la mano izquierda en la fuente, pero la sacó rápidamente al sentir el frío del agua.

Albert se sentía a gusto en ese lugar, cerró los ojos recordando sus tardes junto al mar de Atlántica.

«Espero acostumbrarme a todo esto».
Última edición por Leechanchun el Vie Mar 21, 2014 7:13 pm, editado 1 vez en total
Avatar de Usuario
Leechanchun
11. Estrella Angelical
11. Estrella Angelical
 
Mensajes: 307
Registrado: Mar Ene 19, 2010 5:45 pm
Dinero: 10,716.45
Ubicación: al otro lado de la puerta
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 0

Re: [Tierra de Partida] ¡Me dan miedo las alturas!

Notapor Tanis » Vie Mar 21, 2014 5:26 pm

Malik todavía recordaba la manera que tuvo de saber que Asah era hembra y no un macho, como había pensado al principio, porque desde fuera no se notaba absolutamente ninguna diferencia que pudiera indicárselo. Realmente había sido por pura casualidad… sólo porque a ella no le había gustado que le tratase de «él» al irse a dormir tras el viaje.

Que se acurrucara junto a él bajo las sábanas le resultó terriblemente tierno, pero que le mordiera porque le denominara con una apelativo masculino no. El nombre había salido solo después: Planta de color verde. Muy apropiado.

Suspiró al recordarlo, mientras caminaba relajadamente por los jardines del castillo.

Aquella tarde había decidido salir a dar una vuelta. Necesitaba despejarse un poco tras el entrenamiento de la mañana, y por supuesto, dejar que Asah estirara un poco las alas y las patas. No le gustaba dejarla encerrada en la habitación, pero tampoco libre y a su antojo por Tierra de Partida.

Se sentía responsable de ella y no se perdonaría el que le sucediera algo o que provocase algún problema. Hasta aquella noche tras volver del País de las Maravillas, Malik jamás habría pensado que cuidar de una mascota fuera a ser tan… Complicado no era la palabra, porque Asah no era difícil de cuidar. Pero una mascota era una responsabilidad muy grande.

«Y ni siquiera estoy seguro de considerarla una mascota… Para ser un conejo es muy inteligente». No le terminaba de agradar el término. Más que mascota, era su amiga.

Una amiga curiosa y enérgica que no se estaba quieta.

Asah revoloteaba de un lado a otro, husmeando intrigada en todo árbol y arbusto que veía y estaba a su alcance, muy por delante de su dueño. La conejita se aseguraba siempre de tenerlo siempre a la vista, porque aunque supiera volver perfectamente a su cuarto, no le gustaba alejarse del todo de Malik, el hombre que la había salvado de las infames garras de ese odioso esqueleto de su tierra natal. Aquella nueva casa era mucho más tranquila y aunque no se asemejaba en anda al País de las Maravillas, le gustaba mucho también.

Se había acostumbrado rápido a su nuevo hogar. Y a las zanahorias. Oh, zanahorias, cómo las adoraba.

Echó un vistacito atrás, comprobando que Malik estaba todavía caminando en su dirección, y entonces apretó el vuelo, pasando de largo de un camino de setos que desembocaba en una de las fuentes. Sin embargo frenó al ver una figura solitaria sentada en el poyete junto al agua, y se dirigió, quizá un poco dudosa, hacia allí.

Olía bien, y la gente de por allí no era mala, eso le decía Malik siempre. Que no tuviera miedo…

Aterrizó a un par de pasos del muchacho, olisqueando en su dirección y emitiendo un pequeño ruidito interrogante, como si le preguntara si podía estar allí. Sí, olía muy bien, similar al mar y le gustaba.

¿Asah? —se oyó la voz de Malik llamándola, aunque ella no hizo caso.

Ese pequeño humano parecía triste, ¿por qué? Asah dio un saltito en su dirección, antes de que este pudiera hacer algo, y le olisqueó los zapatos, alzando la cabecita hacia él, de forma ladeada. Agitaba las orejas de vez en cuando.

Entonces Malik apareció por la entrada del camino, buscando a la conejita. Al verla, suspiró de alivio, reparando en la presencia del joven aprendiz. Se fue acercando a él a pasos tranquilos, a la vez que Asah continuaba inspeccionando a su hallazgo. No debía pasar de los veinte años, otro muchacho joven que añadir a la lista de Tierra de Partida.

Oh, hola —saludó amablemente—. Disculpa si te está molestando, es una pequeña fisgona.

Esbozó una pequeña sonrisa en cuanto Asah avanzó a saltitos hasta él, apretando la cabeza contra su pierna. Malik meneó la cabeza, como si pensara en lo interesada que era, para luego volver a mirar al chico.

No recuerdo haberte visto antes, ¿eres nuevo por aquí?

Era lo más seguro. ¿Dejaría entonces él de ser uno de los novatos por fin?
Avatar de Usuario
Tanis
28. Samurai
28. Samurai
 
Mensajes: 813
Registrado: Mar Feb 19, 2013 10:20 pm
Dinero: 75,353.31
Banco: 15,572.00
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 5

Re: [Tierra de Partida] ¡Me dan miedo las alturas!

Notapor Leechanchun » Vie Mar 21, 2014 7:18 pm

Albert seguía ensimismado en sus pensamientos, cuando notó que algo se había posicionado a la altura de sus zapatos. Abrió los ojos de golpe y su expresión de tristeza cambió a una de asombro. Una criatura verde, similar a un conejo, estaba olisqueándole los zapatos, que luego le miró con curiosidad.

¿Qué era ese animal? Parecía un conejo, pero tenía una orejas muy extrañas y era de color verde. Albert nunca había visto conejos así, ni en Atlántica ni en ningún libro que hubiera leído. Seguramente era algún animal que vivía en Tierra de Partida y, aunque le parecía adorable y aparentaba ser inofensivo, prefirió no tocarlo.

Del camino apareció un hombre que empezó a acercarse poco a poco hacia su posición. Albert lo miró unos segundos y rápidamente bajó su mirada a sus pies y el peculiar conejo. Se había puesto rojo, aquel hombre le había resultado ser exageradamente atractivo y sólo mirarlo durante más de dos segundos seguidos se le antojaba imposible.

Aunque era algo que siempre le pasaba en esas situaciones, pues nunca se había atrevido a hablar con ningún hombre que le hubiera gustado, solía sentirse acobardado. Solo hubo un hombre que le gustaba, con el que llegó a hablar sin problemas, aunque tuvo que ser éste el primero en hablar a Albert.

Oh, hola —saludó el hombre amablemente—. Disculpa si te está molestando, es una pequeña fisgona.

Albert cabeceó en el sentido opuesto al del extraño cuando éste le saludó, no se atrevía a mirarle, y el conejo se alejó de sus pies, dando saltitos, para ir a apoyarse en los del hombre.

No recuerdo haberte visto antes, ¿eres nuevo por aquí? —le preguntó éste.

«¡¿Y ahora qué hago?!», pensó el joven novato. No podía quedarse ahí, sin mirarle ni contestarle. Intentó calmarse un poco, se sentía estúpido ante la situación, pues el hombre solo le había hecho una pregunta fácil, no estaba ante un examen, solo debía responder que sí.

S-s-sí, s-soy nuevo —dijo girando la cabeza hacia sus pies y mirando de reojo al hombre—. Llegué hace tres días.

Aguantar una conversación larga sería todo un reto para el intimidado sastre. Con suerte, el hombre sería de pocas palabras, pero la suerte y Albert no eran muy amigas últimamente.
Avatar de Usuario
Leechanchun
11. Estrella Angelical
11. Estrella Angelical
 
Mensajes: 307
Registrado: Mar Ene 19, 2010 5:45 pm
Dinero: 10,716.45
Ubicación: al otro lado de la puerta
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 0

Re: [Tierra de Partida] ¡Me dan miedo las alturas!

Notapor Tanis » Vie Mar 21, 2014 7:56 pm

«Está nervioso», pensó. Pero, ¿por qué?, ¿le darían miedo los desconocidos? Parecía alguien tímido y huidizo, que no podía mantener la vista alzada demasiado tiempo.

S-s-sí, s-soy nuevo. Llegué hace tres días.

Entiendo —. Malik recogió a Asah del suelo y se acercó del todo, con ella en brazos. Finalmente se sentó al lado, en el poyete de la fuente, dejando que la conejita alzara levemente el vuelo para posarse en su propio lugar, entre el muchacho y él mismo—. Ser el recién llegado es duro —comentó con voz suave.

Quería de algún modo tranquilizarlo, como nadie lo había hecho con él cuando llegó. De eso hacía bastante tiempo, meses… ¿un año quizá? No estaba seguro. Comenzó a acariciar tenuemente el pelaje de Asah, a la par que esta se acurrucaba junto a su dueño y emitía los suaves sonidos chirriantes que denotaban su satisfacción.

Me llamo Malik, por cierto —se presentó, mirándole—. Vengo de Agrabah, ¿y tú?

Le extendió un poco la mano con la que había estado acariciando a su amiga. Eh, también estaba practicando el ser sociable.
Avatar de Usuario
Tanis
28. Samurai
28. Samurai
 
Mensajes: 813
Registrado: Mar Feb 19, 2013 10:20 pm
Dinero: 75,353.31
Banco: 15,572.00
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 5

Re: [Tierra de Partida] ¡Me dan miedo las alturas!

Notapor Leechanchun » Vie Mar 21, 2014 8:13 pm

Entiendo —respondió el hombre, que recogió al singular conejo y se sentó al lado de Albert—. Ser el recién llegado es duro.

«¡Oh, no! ¡Se ha sentado a mi lado!»

Albert se estaba poniendo muy inquieto e iba a hacer ademán de apartarse, pero se encontraba paralizado por el nerviosismo. Seguía mirándose los pies, no se atrevía a mirar, ni siquiera de reojo, al extraño.

Empezó a juguetear, intranquilamente, con las cuerdas de cuero que sobresalían de su muñequera, enrollandolas en el dedo índice de su mano izquierda. Tenía que hacer algo. ¿Salir corriendo? Imposible, no podía moverse. Solo le quedaba hablar, pero solo iban a salirle balbuceos sin sentido.

Me llamo Malik, por cierto —se presentó el hombre—. Vengo de Agrabah, ¿y tú?

«¡Más preguntas! Tranquilo, Albert, respira y habla lo que puedas»

Le costaba articular palabra, no solo estaba ante un desconocido, lo cual ya era un problema pues siendo demasiado tímido, hablar con extraños se le hacía difícil, sino que, además, se trataba de un hombre atractivo. Eso hacía que le fuera más complejo por partida doble.

Por si fuera poco, el hombre extendió su mano para saludarle. Solo sería darle la mano, pero para Albert eso significaba tocarle y eso podría salir muy mal.

«Respondele de una vez o se va a pensar que eres un maleducado… ¿Y si le doy la mano rápidamente? ¿Cómo sé cuándo he de dejar de dar la mano?»

M-m-me llamo A-albert, soy de A-Atlántica… —desenrrolló los dedos de las cuerdas de la muñequera y le extendió la mano lentamente, ésta le temblaba en todo el movimiento.
Avatar de Usuario
Leechanchun
11. Estrella Angelical
11. Estrella Angelical
 
Mensajes: 307
Registrado: Mar Ene 19, 2010 5:45 pm
Dinero: 10,716.45
Ubicación: al otro lado de la puerta
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 0

Re: [Tierra de Partida] ¡Me dan miedo las alturas!

Notapor Tanis » Vie Mar 21, 2014 8:16 pm

Se mantuvo con la mano en alza durante todo el tiempo que le llevó al chico murmurar una respuesta, pero Malik no se molestó. Sentía un poco de pena, ya que si ese muchacho era tan retraído y tímido y llevaba tan poco tiempo siendo aprendiz, debía de serle muy difícil el estar en Tierra de Partida.

M-m-me llamo A-albert, soy de A-Atlántica…

Malik curvó una débil sonrisa y tomó despacio su mano, apretando ligeramente. Asah se subió al regazo de Malik, acomodándose mejor allí que en la piedra de la fuente y gorjeó, contenta. Malik soltó una pequeña risita, acariciando al animal y soltando a Albert.

Atlántica, ¿eh? —Desvió la vista hacia adelante, hacia el cielo y los árboles. Se quedó momentáneamente pensativo—. ¿Eres de la superficie o…?

Dejó la pregunta en el aire, dando a entender que se refería a los dominios del Rey Tritón. Aún no había visitado aquel Mundo, aunque sabía que debería hacerlo pronto para seguir buscando pistas sobre Abyss. Se concentró en las caricias de Asah, intentando pensar en algún tema de conversación apropiado. Por fortuna, podía seguir tirando del hilo.

Tengo una amiga que también viene de allí… —Sin querer se le formó una expresión más suave al pensar en Fátima, que probablemente andaría estudiando en la biblioteca a esas horas—. Quizá os conozcáis.

Quién sabía. Fátima venía de la superficie y Atlántica como Mundo humano era menos extenso comparado con el submarino.
Avatar de Usuario
Tanis
28. Samurai
28. Samurai
 
Mensajes: 813
Registrado: Mar Feb 19, 2013 10:20 pm
Dinero: 75,353.31
Banco: 15,572.00
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 5

Re: [Tierra de Partida] ¡Me dan miedo las alturas!

Notapor Leechanchun » Vie Mar 21, 2014 8:27 pm

Ambos se estrecharon las manos y durante los dos segundos que apenas duró, Albert no dejó de pensar si debía retirar su mano. Por suerte el conejo que acompañaba a Malik subió al regazo de éste, el cual soltó la mano de Albert para acariciar al animal.

«Creo que lo peor ya ha pasado...», pensó, pero no creía que fuera en verdad así. Era realmente estúpida su situación, pues si ese hombre y otros residían allí, no iba a poder estar el resto de su vida comportándose de esa manera. Tenía que habituarse pronto.

Atlántica, ¿eh? ¿Eres de la superficie o…? —preguntó Malik pensativo.

Albert se sorprendió ante la pregunta, aunque no hizo ningún gesto que denotara su asombro. ¿Todo el mundo fuera de Atlántica sabe que existe un reino submarino menos los propios habitantes de la superficie? Se sentía todavía más ridículo que antes. No se atrevía a hablar con desconocidos, mucho menos hombres atractivos y encima no sabía nada, ni siquiera cosas de su propio hogar. ¿Estaba en el lugar correcto? ¿Él valía para esto?

Tengo una amiga que también viene de allí… —Malik continuó hablando—. Quizá os conozcáis.

¿Alguien de Atlántica? ¿Quién podría ser? ¿Podría tratarse Victor? No, había mencionado que era una amiga, y Víctor no era una mujer. Ojalá estuviera él allí, ayudándolo a salir del apuro.

Albert volvió a enrollar sus dedos entre las cuerdas de la muñequera, mientras Malik esperaba una respuesta del tímido sastre.

Y-yo…s-soy de arriba, q-quiero decir, de la s-superficie —Cada vez que hablaba se sentía peor, no podía ser más idiota—. A-aunque estuve una vez abajo, o-osea, bajo el mar.

No estaba seguro de preguntar por la amiga de Malik, aunque había vivido toda su vida en la superficie, no se había relacionado con mucha gente por culpa de su personalidad y cuando alguien iba la sastrería, siempre era su madre o su hermana las que atendían a los clientes, él solo cosía.

Aunque, tal vez fuera una conocida que hubiera sido agradable con él. Siempre recordaba a la gente amable.

¿C-comó se llama tu amiga? —Si la conocía, sería una buena forma de empezar a entablar amistad con alguien allí.
Avatar de Usuario
Leechanchun
11. Estrella Angelical
11. Estrella Angelical
 
Mensajes: 307
Registrado: Mar Ene 19, 2010 5:45 pm
Dinero: 10,716.45
Ubicación: al otro lado de la puerta
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 0

Re: [Tierra de Partida] ¡Me dan miedo las alturas!

Notapor Tanis » Vie Mar 21, 2014 8:30 pm

Y-yo…s-soy de arriba, q-quiero decir, de la s-superficie —Malik escuchó atentamente, sabía que si mostraba desinterés eso podía desanimar más al muchacho—. A-aunque estuve una vez abajo, o-osea, bajo el mar.

Comprendo —asintió.

Seguramente ese viaje hubiera sido el motivo de que ahora fuera aprendiz, llegó Malik a pensar, a la par que continuaba acariciando mecánicamente a la conejita, que casi parecía ronronear del gusto. Se preguntó cómo sería aquello, el covnertirse en medio sirena, y poder surcar las aguas. llevaba mucho tiempo, casi desde que se convirtió en aprendiz, queriendo viajar a Atlántica para comprobarlo.

¿C-comó se llama tu amiga? —oyó que le preguntaba Albert.

¿Hm? —ladeó la cabeza para mirarle, y contestó—. Fátima Laforet, aunque no sé exactamente a qué se dedicaba antes de ser aprendiz…

Eso el hizo pensar en que aún había muchas cosas que no sabía de ella. incluso había tardado en saber de qué Mundo provenía, para considerar que eran amigos. Bueno, la verdad es que hasta hacía poco, Malik no había puesto mucho de su parte, pero se estaba esforzando. Tras el viaje a Nunca Jamás, había dejado de parecerle indiferente…

Cabeceó suavemente, un poco ensimismado en ello, pero continuó con la covnersación. Si podía conseguir que Albert dejara de tener miedo podía darse por satisfecho.

Fátima es la más fuerte de Tierra de partida, sin contar a los maestros, claro —comentó, añadiendo después, para animarle—. Es aprendiza de Lyn, como yo, ¿quién es el tuyo?
Avatar de Usuario
Tanis
28. Samurai
28. Samurai
 
Mensajes: 813
Registrado: Mar Feb 19, 2013 10:20 pm
Dinero: 75,353.31
Banco: 15,572.00
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 5

Re: [Tierra de Partida] ¡Me dan miedo las alturas!

Notapor Leechanchun » Vie Mar 21, 2014 9:09 pm

¿Hm? Fátima Laforet, aunque no sé exactamente a qué se dedicaba antes de ser aprendiz… —respondió Malik a la pregunta del muchacho.

Aquel nombre no le decía nada a Albert. No recordaba haberse encontrado nunca con ninguna chica que respondiera a ese nombre, tenía buena memoria y lo hubiera recordado. Aunque desde que vivía en la ciudad con su hermana y dejó la casa de sus padres, no se había relacionado con mucha gente, algún cliente que otro, mercaderes importantes para su negocio y vecinos cercanos.

Ninguno de ellos era una chica llamada Fátima. Su oportunidad de tener algún conocido en aquel lugar se había esfumado tan rápido como llegó y seguía estando solo.

Fátima es la más fuerte de Tierra de partida, sin contar a los maestros, claro — añadió Malik con ánimo de animar al joven—. Es aprendiza de Lyn, como yo, ¿quién es el tuyo?

Albert notaba que Malik estaba siendo muy amable. Era obvio que estaba nervioso, cualquiera a varios metros podría verle temblar y el hombre estaba haciendo el esfuerzo de intentar calmarlo con afables palabras. Tenía que intentar tranquilizarse en ese mismo momento, no ya por él, sino por Malik, su esfuerzo iba a resultar inútil si no se calmaba.

Tímidamente e intentando que el hombre no le viera, tomó aire, lo dejó salir y giró lentamente hacia Malik, aún cabizbajo.

Pues… Mi Maestra es Yami —alzó la mirada con vergüenza y en cuanto sus ojos y los de Malik entraron en contacto, volvió a bajar la mirada y enrojeció levemente—. Cree ver en mi algún tipo de potencial, pero solo sé coser, nada más.
Avatar de Usuario
Leechanchun
11. Estrella Angelical
11. Estrella Angelical
 
Mensajes: 307
Registrado: Mar Ene 19, 2010 5:45 pm
Dinero: 10,716.45
Ubicación: al otro lado de la puerta
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 0

Re: [Tierra de Partida] ¡Me dan miedo las alturas!

Notapor Tanis » Vie Mar 21, 2014 9:53 pm

Pues… Mi maestra es Yami —intentó mantenerle el contacto visual, pero Albert enseguida se sonrojó y la apartó. «Curioso»—. Cree ver en mi algún tipo de potencial, pero solo sé coser, nada más.

Malik arrugó quizá un poco el ceño ante la mención de Yami. No sabía por qué, pero aquella maestra le daba escalofríos, y cada vez que la veía, le empezaba a doler todo. No comprendía la causa, pero…

Sacudió la cabeza, quitándose eso de la cabeza.

«¿Coser?, eso es interesante». Se lo anotó mentalmente para luego.

Bueno, ella consideró que eras digno de portar la Llave-Espada, con esfuerzo y constancia, el potencial oculto de un aprendiz puede salir a la luz —esbozó una tenue sonrisa para darle a entender que no importaba que al principio no supiera hacer gran cosa, con el tiempo, todo sería diferente—. Yo, por ejemplo, era comerciante antes de que Lyn me concediera este don, y tampoco sabía luchar… No te desanimes.

Le palmeó el hombro amigablemente, de nuevo para infundirle ánimo con la idea.

Entonces se incorporó, haciendo que Asah se medio despertara en sus brazos y agitara levemente las orejas. Malik avanzó un poco, volviéndose hacia Albert.

Llevas poco tiempo aquí, seguro que no has visto los jardines por completo —le dijo—, ¿te gustaría dar una vuelta?

Era una propuesta sencilla, aunque si decía que no, no le presionaría. Comprendería que quisiera estar solo.

Nrrrrrr

Asah alzó el vuelo entonces, impaciente, dirigiéndose hacia Albert, como si le apremiara también porque quería ir. Luego revoloteó hacia la salida, e hizo que Malik esbozara una sonrisa resignada.
Avatar de Usuario
Tanis
28. Samurai
28. Samurai
 
Mensajes: 813
Registrado: Mar Feb 19, 2013 10:20 pm
Dinero: 75,353.31
Banco: 15,572.00
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 5

Re: [Tierra de Partida] ¡Me dan miedo las alturas!

Notapor Leechanchun » Vie Mar 21, 2014 10:10 pm

Bueno, ella consideró que eras digno de portar la Llave-Espada, con esfuerzo y constancia, el potencial oculto de un aprendiz puede salir a la luz —dijo Malik esbozando una tenue sonrisa—. Yo, por ejemplo, era comerciante antes de que Lyn me concediera este don, y tampoco sabía luchar… No te desanimes.

¿Comerciante? Albert nunca lo habría adivinado pues Malik le parecía muy robusto, pensaba que era un guerrero o algo similar. Saber aquello le tranquilizó un poco, aunque no sabía bien por qué. Además, estaba siendo muy agradable y eso que Albert era un desconocido para él. ¿Sería toda la gente de Tierra de Partida así?

Seguidamente, tras terminar de hablar, Malik palmeó el hombro de Albert, amigablemente, acompañado a su comentario, intentando animarle.

El hombre se incorporó, eso provocó que su conejo, el cual se había adormilado, despertara. Malik avanzó unos pasos y se volvió hacia Albert.

Llevas poco tiempo aquí, seguro que no has visto los jardines por completo —le dijo—, ¿te gustaría dar una vuelta?

«¿Qué?»

“¿Te gustaría dar una vuelta?” Eso fue lo que le dijo Víctor el día en que empezaron a conocerse, tras arrancarle unas pocas frases.

Desde que había llegado, en su cabeza siempre estaba él. Pensaba en el día en el que se conocieron, los años que pasaron juntos, el problema que los separó y su marcha de la ciudad.

Ahora Albert también había dejado su hogar, pero eso no significaba nada, no era capaz de centrarse en sí mismo. ¿Sería esa la causa? ¿Ese era el problema?

Nrrrrrr

El sonido del conejo le devolvió a la realidad. Se había acercado a él y rápidamente se movió hacia la salida del jardín.

«Debería hacer el esfuerzo, pero no debo mirarle a los ojos»

Estaría bien, sí… Son muy bonitos —dijo dibujando un leve sonrisa, desenredó nuevamente sus dedos y se incorporó lentamente. Se acercó poco a poco hacia Malik, con la mirada baja—. T-tengo una pregunta… ¿Qué clase de conejo es? —dijo a la vez que señalaba al peculiar animal.
Avatar de Usuario
Leechanchun
11. Estrella Angelical
11. Estrella Angelical
 
Mensajes: 307
Registrado: Mar Ene 19, 2010 5:45 pm
Dinero: 10,716.45
Ubicación: al otro lado de la puerta
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 0

Re: [Tierra de Partida] ¡Me dan miedo las alturas!

Notapor Tanis » Vie Mar 21, 2014 10:14 pm

Estaría bien, sí… Son muy bonitos.

Malik se sintió satisfecho de haber conseguido que Albert abandonara un poco su miedo y reticencia. Allí todos eran desconocidos para él ahora y no podría esconderse siempre. Tarde o temprano, en alguna misión o entrenamiento, tendría que trabajar en equipo. Y perder ese miedo era muy importante.

Caminaron siguiendo el vuelo de Asah a través de los senderos de baldosas entre los setos y árboles, pasando cerca de otras fuentes y a veces cruzándose con otros aprendices que iban hacia algún otro sitio. Un par de ellos reconocieron a Malik e hicieron un gesto de saludo, que él correspondió sin reservas.

Se dio cuentas de que algo como lo que estaba haciendo le habría sido impensable hacía un año. Estaba cambiando…

T-tengo una pregunta… ¿Qué clase de conejo es? —oyó que preguntaba el muchacho, señalando a la mascota.

Pues… —Malik dudó al responder, ya que aunque había estado leyendo sobre bestias en la biblioteca, aún no había hecho avances con eso.

Asah revoloteaba de aquí a allá, oliendo flores o frutos, inspeccionando los alrededores sin parar quieta.

La verdad es que no tengo idea, supongo que son muy comunes de donde viene —se encogió a medias de hombros, para luego añadir—. Es del País de las Maravillas, un Mundo bastante… extraño, si se le puede denominar así… No es demasiado peligroso aunque en él vive un extraño esqueleto parlante que intenta derrocar a la reina que regenta allí.

Le fue explicando aquellas cosas, por probar a alimentar su curiosidad, aunque todavía no pudiera salir de Tierra de Partida solo.
Avatar de Usuario
Tanis
28. Samurai
28. Samurai
 
Mensajes: 813
Registrado: Mar Feb 19, 2013 10:20 pm
Dinero: 75,353.31
Banco: 15,572.00
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 5

Re: [Tierra de Partida] ¡Me dan miedo las alturas!

Notapor Leechanchun » Vie Mar 21, 2014 11:22 pm

El paseo por los jardines de Tierra de Partida le estaba resultando agradable y como ya había dicho antes, los paisajes de allí le parecían muy bonitos. Tenían elementos que le gustaban mucho a Albert, entre ellos el colorido contraste entre los setos y las fuentes de mármol, decoradas con motivos dorados. Solo por ver cosas así, merecía la pena intentar ser aprendiz.

Se encontraron algunas personas en el trayecto que saludaron a Malik, a las cuales éste respondió igualmente. Albert mantuvo la mirada en el suelo, pero como los saludos no era para él, no se preocupó en devolver el gesto.

Malik respondió a su pregunta por su extraño conejo poco después, el cual no paraba de revolotear de un sitio a otro, inspeccionando sin parar todo con gran curiosidad.

Pues… —dudó antes de responder—. La verdad es que no tengo idea, supongo que son muy comunes de donde viene —continuó, encogiéndose de hombros y añadió—. Es del País de las Maravillas, un Mundo bastante… extraño, si se le puede denominar así… No es demasiado peligroso aunque en él vive un extraño esqueleto parlante que intenta derrocar a la reina que regenta allí.

«¡¿Un esqueleto vivo?!», pensó con temor.

¿C-cómo es que un esqueleto habla? No está vivo realmente, ¿verdad? —había una mezcla de curiosidad y miedo en su forma de formular las preguntas. Si fuera cierto que había un muerto que campaba a sus anchas en aquel mundo, Albert no tenía pensado poner nunca un pie allí.
Avatar de Usuario
Leechanchun
11. Estrella Angelical
11. Estrella Angelical
 
Mensajes: 307
Registrado: Mar Ene 19, 2010 5:45 pm
Dinero: 10,716.45
Ubicación: al otro lado de la puerta
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 0

Re: [Tierra de Partida] ¡Me dan miedo las alturas!

Notapor Tanis » Vie Mar 21, 2014 11:29 pm

¿C-cómo es que un esqueleto habla? No está vivo realmente, ¿verdad?

Hms…

Malik se calló durante unos momentos, pensativo. No podía realmente responder a Albert, él mismo continuaba sin poder racionalizar aquello. En su momento le había parecido hasta lógico, dada la influencia del mundo en el que se encontraba, y por la reacción y explicación de Alex, Hein era algo común en el País de las Maravillas. Cuando lo pensaba en frío, le daba escalofríos recordar al esqueleto, un montón de huesos que hablaban y se reían de forma non grata.

Y que podía matarte en cuestión de minutos. Recordaba el golpe que le había dado con la Llave-Espada para rescatar a Asah. le había hecho daño, sí, pero enseguida había corrido tras ellos para perseguirles.

No sabría responderte a eso —chasqueó la lengua—. Era un mundo extraño de todas formas, intentar encontrarle sentido a la Vida y la Muerte allí…

Dejó la frase en el aire, sin saberla continuar. Siendo él, volvería sólo para cumplir con su promesa de acabar con aquel ser y esparcir sus huesos por todas partes, para que le mordiesen los perros.

«Aunque estoy seguro de que él tampoco se alegraría de verme».

Fue entonces cuando se escuchó una voz angustiada.

¡Q-Que alguien me ayude, kupó! ¡Por favor!

Cerca de allí, junto a la base de un árbol bastante alto y frondoso, se encontraba un moguri con un pompón rosa, que parecía estar sollozando por algo. Malik miró a Albert por un segundo, antes de acercarse a la criatura, y preguntar:

¿Qué ocurre, pequeña?

Por el pompón y el tono de voz, creía estar ante un moguri hembra.
Avatar de Usuario
Tanis
28. Samurai
28. Samurai
 
Mensajes: 813
Registrado: Mar Feb 19, 2013 10:20 pm
Dinero: 75,353.31
Banco: 15,572.00
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 5

Re: [Tierra de Partida] ¡Me dan miedo las alturas!

Notapor Leechanchun » Vie Mar 21, 2014 11:51 pm

Hms… —Malik calló durante un momento, pensando que podría responder, ya que, realmente no tenía una respuesta clara para poder explicar qué era aquel ser—. No sabría responderte a eso. Era un mundo extraño de todas formas, intentar encontrarle sentido a la Vida y la Muerte allí…

«¿Vida y Muerte? ¿Qué clase de mundo es?»

Las palabras de Malik solo ponían más nervioso a Albert, el hombre no se daba cuenta de que el muchacho era muy miedoso y cobarde, y aún le faltaba valor para poder enfrentarse a todo eso. Debía avanzar poco a poco, pero de pronto su vida crecía a pasos agigantados, todo sucedía demasiado rápido.

Además, ahora lo tenía más que claro, no iría a ese mundo jamás, solo de pensar en seres de ultratumba, le recorrían escalofríos por la columna.

«Pero… ¿Y si Víctor estuviera allí?», dudaba que pudiera estar en un lugar tan peligroso.

No quería pensar más en ello. Fuera lo que fuese, si de verdad quería encontrarle, primero debía aprender a hacer magia. Era por eso por lo que estaba en Tierra de Partida, para ser un Caballero de la Llave-Espada y ayudar a los mundos y, con ello, tendría también la posibilidad de localizarlo.

Escuchó entonces una súplica de socorro.

¡Q-Que alguien me ayude, kupó! ¡Por favor!

Alzó, tras mucho rato mirando al suelo, la vista y vio que el grito provenía de una criatura que, a primera vista, cautivó a Albert, le parecía el ser más adorable que había visto nunca. Era completamente blanco, de estatura muy bajita, apenas le llegaba a la rodilla y eso que él no era alto, con una gran nariz roja y un enorme pompón rosa que se sujetaba en una antena que salía del centro de la cabeza de la criatura.

El ser se encontraba en la base un enorme árbol, frondoso y tronco muy grueso, llorando por algo.

Malik y Albert se acercaron donde se encontraba la criatura.

¿Qué ocurre, pequeña?

«Es chica», pensó Albert, pues no habría sabido decir de que sexo era.

El muchacho se acercó a la triste criatura y se acuclilló a su lado, apoyando sus brazos sobre las rodillas, y ladeó la cabeza con una expresión preocupada.

¿Estás bien? —La miró de arriba a abajo, buscando alguna herida que fuera el origen del llanto, como hacía su madre cuando, él, de niño, se caía y empezaba a lloriquear.

La Moguri se quedó mirando a los dos aprendices y paró su sollozo.

E-es que mi lazo, mi favorito, ha volado hasta lo alto del árbol, kupó. No puedo cogerlo, soy muy pequeñita para subir, kupó. ¿Me ayudaries? Vosotros podeis cogerlo, kupó.

Albert alzó su mirada al árbol, buscado el lazo. Tardó en divisarlo entre tantas ramas y, cuando finalmente lo encontró, vio que estaba en una de las superiores, muy, muy arriba.

«Espero que Malik sepa trepar», pensó mirando de reojo al hombre.
Avatar de Usuario
Leechanchun
11. Estrella Angelical
11. Estrella Angelical
 
Mensajes: 307
Registrado: Mar Ene 19, 2010 5:45 pm
Dinero: 10,716.45
Ubicación: al otro lado de la puerta
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 0

Siguiente

Volver a Otros temas

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 12 invitados

cron