[Tierra de Partida] A Capa y Espada

Encuentro de Stelios y Albert

¡Pásate por aquí para encontrarte con todo aquello relacionado con el rol y que no encontrarás en el resto de subforos! Libres, Eventos, Eventos Globales... ¡Pásate, rolea y échate unas risas!

Moderadores: Suzume Mizuno, Denna, Astro

[Tierra de Partida] A Capa y Espada

Notapor Leechanchun » Mar Mar 25, 2014 8:32 pm

Cronología:

Stelios: Encuentro Hermanos de Corazón > Encuentro A Capa y Espada > Mini Global Data Stream
Albert: Encuentro ¡Me dan miedo las alturas! > Encuentro A Capa y Espada > Mini Global Data Stream



Imagen



Hacían ya poco más de dos semanas desde que el tímido sastre había llegado a Tierra de Partida. Aún se estaba haciendo a la vida de allí, pues nunca se había visto en la situación de estar en relación con tanta gente a la vez. Por lo general saludaba a la los otros aprendices de pasada, con la mirada baja y no se paraba nunca a hablar con ellos, siempre iba de las clases con su Maestra a su habitación o se escapa a los jardines, a las zonas solitarias y vacías.

Sabía que debía cambiar su manera de ser o, al menos, dejar de ser tan tímido, pero le costaba tanto empezar a hablar con la gente. Si al menos alguien le ayudara a empezar. Pensó en Malik, con el cual había empezado a llevarse bien. Aunque Albert no se lo puso fácil debido a la impresión que le causó el atractivo hombre, el cual le hizo quedarse sin habla al principio.

Aquel día, el joven y tímido aprendiz de magia se propuso mejorar su técnica física con la Llave-Espada, su Maestra le había dicho que para controlar bien la magia, debía buscar un mínimo de equilibrio de combate, debía estar en armonía con su Don.

Preparó todo lo necesario, pues aquel día lo iba a dedicar entero a realizar tareas pendientes. Primero debía entrenar sus técnicas y luego coser, para ello recogió las telas del vestido que Malik le había pedido y las metió en una bolsa con todo el instrumental necesario.

Se dirigió a los jardines, buscando una zona de entrenamiento en la que no hubiera nadie. No solo por lo complicado de relacionarse con gente, sino también porque le daba vergüenza que le vieran perseguir, torpemente, los aros de entrenamiento. No era muy suelto en el trabajo físico.

Cuando localizó una zona aislada, dejó la bolsa a un lado, pegada a uno de los bonitos setos de Tierra de Partida y se acercó a las estructuras doradas que colgaban de cadenas sujetas a las varas móviles. Respiró hondo e invocó su Llave-Espada, ya se había acostumbrado al peso de ésta, pero eso no le era útil, no sabía desenvolverse con naturalidad.

Cargó su ataque contra el aro que tenía enfrente e inmediatamente la estructura empezó a girar. Albert persiguió su objetivo inicial, pero por más que blandía su arma, solo golpeaba al aire. El anillo que le seguía detrás le alcanzó y lo golpeó, haciéndole caer de rodillas al suelo.

Creo que no valgo para esto… —murmuró mientras miraba su Llave-Espada, que reposaba en el suelo. La recogió y se levantó—. Debería probar con el aro estático.

Se dirigió a la estructura de metal en la que colgaba un único anillo sin barras móviles. Alzó su arma, asestando un golpe en el que puso todas sus fuerzas, provocando que el aro saliese impulsado velozmente en la dirección del golpe. Tras pocos segundos, volvió impulsado en dirección a Albert con la misma velocidad con la que éste lo había atizado. Tan rápido que un segundo más y, de nuevo, habría caído al suelo empujado por el anillo metálico.

Creo que debería ir más lento… ¿o no? —suspiró—. Demasiado complicado para mí.
Avatar de Usuario
Leechanchun
11. Estrella Angelical
11. Estrella Angelical
 
Mensajes: 307
Registrado: Mar Ene 19, 2010 5:45 pm
Dinero: 10,716.45
Ubicación: al otro lado de la puerta
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 0

Re: [Tierra de Partida] A Capa y Espada

Notapor Thailgar » Mar Mar 25, 2014 8:36 pm

Es cierta la creencia común de que cuando estás haciendo algo divertido, el tiempo pasa más deprisa. Así se sentía Stelios las veinticuatro horas del día en Tierra de Partida, donde había ingresado en la Orden como aprendiz. Ya llevaba unas semanas de entrenamiento con Lyn y las constantes palizas, reprimendas y “¡otra vez!” de su maestra estaban empezando a dar fruto. Se sentía más fuerte que el día en el que llegó, pero aún le faltaba mucho. ¡Muchísimo!

Los últimos días había experimentado cambios en su entrenamiento. Tras conocer a Malik e improvisar con él un combate luchando con dos armas a la vez, había decidido entrenar aquello en serio, intentando forjar un estilo más propio. Lyn lo había aceptado (para su sorpresa) y llevaban unos días en ello. Sin embargo, era extremadamente complicado por una sencilla razón: le resultaba muy dificil utilizar la mano izquierda para algo que no fuera sostener un objeto. Acostumbrado a usar la diestra para prácticamente todo, había desarrollado una especie de “inutilidad” con la otra mano, lo cual lo dificultaba todo. Se podía superar, pero requería mucho entrenamiento. Sin embargo, no estaba dispuesto a rendirse.

Tras el desayuno, Stelios decidió entrenar por su cuenta la mano izquierda. No avanzaría mucho si solamente practicaba con Lyn, tenía que dedicarle mucho más tiempo si realmente quería notar una mejoría pronto. De tal manera que se encaminó a una zona apartada de los jardines que había descubierto la semana pasada. Allí no solía ir nadie y podría practicar con tranquilidad. Lo cierto es que se sentía un poco ridículo blandiendo el arma con su mano mala y no le gustaba que le miraran. Parecía más un mono agitando un palo que un guerrero con su espada.

Estaba llegando cuando escuchó una vocecita masculina. Allí había alguien más.

«Maldita sea, que rápido he perdido este sitio.»

Sin embargo aquella voz, aunque era de hombre, le pareció aguda, como la de un niño. ¿Quién estaba ahí? Decidido a descubrirlo, se asomó para espiar quien había invadido su “lugar secreto”.

Se trataba de un aprendiz desconocido para él que estaba entrenando con los aros. Probablemente el objetivo de aquella persona sería mejorar sus capacidades físicas, deplorables por los movimientos que hacía. Stelios sacudió la cabeza. Parecía bastante torpe. A ese no podía asaltarle por la espalda como hiciera con Malik días atrás. Podía matarlo del golpe. ¡O del susto!

«Supongo que por presentarse como las personas normales tampoco me va a pasar nada.»
Salió al descubierto mientras aquel chico murmuraba:

Creo que debería ir más lento… ¿o no? —exhaló un suspiro. Parecía abatido—. Demasiado complicado para mí.

¡No tienen nada de complicado! —intervinó Stelios, acercándose —. Y estás en lo que creía que era mi lugar secreto. Aunque ahora que te he visto por aquí supongo que ha dejado de serlo.

Con los brazos en jarras, observó la estructura de entrenamiento con la que aquel chico entrenaba.

No te ofendas, pero golpeas como si tuvieras miedo de hacerlo. Así no vas a lograr nada. ¡Atiza a esos aros como si fueran tu peor enemigo!

Y sonrió con confianza. Quizá podía ayudarle de alguna manera. Después de todo, la experiencia le decía que de entrenar con desconocidos solían salir cosas buenas. A ver que pasaba esa vez.
Imagen

Ficha

Cronología de Stelios

Segunda Saga

Tercera Saga



¿Escribes? ¿Dibujas? ¿Quieres ver tu trabajo publicado en una revista online? ¡Pincha aquí!
Avatar de Usuario
Thailgar
5. Fantasma Farol
5. Fantasma Farol
 
Mensajes: 145
Registrado: Lun Feb 24, 2014 2:06 am
Dinero: 7,545.00
Ubicación: En el Gremio de Cazadores.
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 1

Re: [Tierra de Partida] A Capa y Espada

Notapor Leechanchun » Mar Mar 25, 2014 8:47 pm

Albert no reparó en la presencia de otro aprendiz que acaba de llegar a la zona de entrenamiento, seguía centrado en sus pensamientos, cuando de pronto escuchó que le hablaban.

¡No tienen nada de complicado!

El sastrecillo se giró y vio a un hombre, tendría probablemente su edad aunque era bastante más alto que él y también corpulento, que se acercaba hacia su posición. Albert bajó la mirada nerviosamente, no lo entendía, ¿cómo era posible que todos los hombres que había visto hasta ahora en tierra de partida fueran tan atractivos?

Además, seguremante le había visto entrenar, si es que lo que él hacía podía considerarse entrenar, y habría comprobado lo patético que era.

Y estás en lo que creía que era mi lugar secreto. Aunque ahora que te he visto por aquí supongo que ha dejado de serlo.

«¿Estará enfadado?»

Y-yo… lo siento mucho… —susurró, apenas haciéndose notar, como si su comentario hubiera sido parte del ruido que producía el aire al soplar.

El recién llegado se quedó mirando la estructura que Albert había golpeado.

«Tal vez debería irme, no sea que se enfade de verdad», pensó. Pero antes de que pudiera siquiera por rumbo a recoger sus pertenencias y marcharse, el otro aprendiz centró de nuevo la atención en él.

No te ofendas, pero golpeas como si tuvieras miedo de hacerlo. Así no vas a lograr nada. ¡Atiza a esos aros como si fueran tu peor enemigo! —dijo sonriendo.

Albert se sorprendió ante el comentario, pues no parecía que estuviera enfadado en absoluto, más bien todo lo contrario, parecía que le gustaba aquella situación.

El sastre se miró los pies pensando que decir. Probablemente aquel aprendiz fuera muy diestro en el uso de la Llave-Espada o incluso en el manejo de armas en general, de ahí su constitución, pero él no sabía apenas nada, sólo le interesaba la magia.

E-es que… b-bueno… Apenas se luchar con una espada —comentó sin alzar la mirada—. Estoy aprendiendo el uso de la magia.
Avatar de Usuario
Leechanchun
11. Estrella Angelical
11. Estrella Angelical
 
Mensajes: 307
Registrado: Mar Ene 19, 2010 5:45 pm
Dinero: 10,716.45
Ubicación: al otro lado de la puerta
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 0

Re: [Tierra de Partida] A Capa y Espada

Notapor Thailgar » Mar Mar 25, 2014 8:51 pm

E-es que… b-bueno… Apenas se luchar con una espada. Estoy aprendiendo el uso de la magia.

La voz de aquel chico sonaba realmente baja, insegura, como si su sola presencia allí fuera ilegal. Ni siquiera le miraba a los ojos. Parecía realmente cohibido por la aparición de Stelios, y tampoco él quería haberle causado una impresión equivocada. Le fastidiaba tener a alguien en ese lugar, pero tampoco le importaba compartirlo.

También podía ser simple y llanamente que aquel desconocido fuera tartamudo. O que tuviera problemas para mirar a la gente a la cara.

No se que tendrá el suelo de interesante, ¡pero podrías mirarme cuando te hablo! —comentó, sonriendo —. Magia, ¿eh? Que interesante. Eso no es lo mío, pero últimamente estoy dándole vueltas a intentar aprender algo. Parece bastante útil.

En cualquier caso, no estaba allí para eso. Tenía su propio entrenamiento que atender.

A todo esto, me llamo Stelios. He venido hace poco a Tierra de Partida desde Coliseo del Olimpo. Es un placer.

Le tendió la mano para estrecharsela. Después invocó la Llave Espada y se la pasó a la mano izquierda mientras se acercaba a los aros.

Espero que no te importe que compartamos el campo.

Se acercó a la estructura con la que el otro había estado practicando cuando él había aparecido, un único anillo inmovil. Se colocó en posición de combate y colocó la mano derecha a su espalda. Debía intentar utilizar solo la izquierda.

Sin dudarlo, golpeó con todas sus fuerzas el aro, que salió impulsado a toda velocidad. Al regresar, asestó un nuevo golpe, intentando mantener la concentración en los movimientos de su objetivo. Logró encajar varios movimientos hasta que el aro, al regresar de uno de sus golpes, lo hizó realizando un giro algo confuso que hizo dudar a Stelios sobre en que momento golpear, colocando la muñeca en una mala posición que no le permitió realizar su siguiente golpe correctamente. Logró detener el impulso del aro, pero el choque le adormeció un poco la mano.

Dioses, ¡que mal se me da esto! —gritó con frustracción. Con la mano derecha sería capaz de estar golpeando aquel estúpido aro cientos de veces. ¡Sin duda!
Imagen

Ficha

Cronología de Stelios

Segunda Saga

Tercera Saga



¿Escribes? ¿Dibujas? ¿Quieres ver tu trabajo publicado en una revista online? ¡Pincha aquí!
Avatar de Usuario
Thailgar
5. Fantasma Farol
5. Fantasma Farol
 
Mensajes: 145
Registrado: Lun Feb 24, 2014 2:06 am
Dinero: 7,545.00
Ubicación: En el Gremio de Cazadores.
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 1

Re: [Tierra de Partida] A Capa y Espada

Notapor Leechanchun » Mar Mar 25, 2014 9:05 pm

No se que tendrá el suelo de interesante, ¡pero podrías mirarme cuando te hablo! —le dijo el extraño.

Ese comentario hizo que Albert se sintiera avergonzado. Ya había pasado por una situación similar al poco de haber llegado a Tierra de Partida, y, aunque le había costado mucho, poco a poco se había acostumbrado a tratar con Malik, aunque seguía dándole vergüenza mirarle a los ojos directamente.

Pero cada persona nueva era un reto para Albert, sobre todo si era un hombre, le intimidaban demasiado. Aún así, iba a intentar hacer el esfuerzo de entablar conversación con aquel aprendiz.

Magia, ¿eh? —continuó el recién llegado—. Que interesante. Eso no es lo mío, pero últimamente estoy dándole vueltas a intentar aprender algo. Parece bastante útil.

Albert hubiera deseado poder decir, sin reparos, lo maravilloso que le resultaba aprender magia, lo fascinante de aquello que había ansiado toda su vida, pero él no se tomaba confianzas con tanta facilidad como podían hacer otros, su forma de ser no se lo permitía.

A todo esto, me llamo Stelios. He venido hace poco a Tierra de Partida desde Coliseo del Olimpo. Es un placer —comentó mientras le tendía la mano.

De nuevo debía mantener el contacto físico durante unos breves segundos con un hombre desconocido. Contuvo la respiración, intentando no aparentar estar nervioso, alzó un poco la mirada, sin buscar los ojos del aprendiz, y extendió su mano. Por suerte el apretón fue muy corto, como si aquel chico tuviera prisa.

Me llamo… Albert —respondió con un tono de voz poco elevado—. Yo también llegue hace poco, no mucho más de dos semanas y vengo de Atlántica, de la superficie.

Stelios llamó a su Llave-Espada y se dirigió a las estructuras de entrenamiento

Espero que no te importe que compartamos el campo.

¿Compartir? No estaba seguro si quería que alguien le viera entrenar, sobre todo teniendo en cuenta lo patético que era.

Stelios estaba centrando toda su atención en los aros del campo. Para Albert, al igual que le sucedió con Malik, aquel hombre también le parecía curtido en batalla, sobre todo por su físico, algo en lo que le era imposible no reparar.

El sastre se quedó de pie mirando como entrenaba Stelios, el cual golpeaba los aros con bastante tino, según el criterio de Albert, aunque no era el más adecuado para decir si era la forma correcta de pelear. A él le parecía que aquel chico lo hacía bien.

Dioses, ¡que mal se me da esto! —gritó frustrado Stelios.

Aquel bramido hizo que Albert saltase del susto, aunque estaba casi seguro de que Stelios no le había visto. Ante la desilusión que el chico sentía por su entrenamiento, Albert intentó animarle:

Pues… yo creo que se te da bien —comentó tímidamente—. Quiero decir, que lo has hecho con mucha eficacia…

No estaba seguro de si debía callarse o seguir animándolo, pero quería intentar hacer el esfuerzo de vencer un poco su vergüenza, sabía que nunca iba a cambiar, pero al menos, en confianza con la gente, podía dejar de ser tan retraído.

Bueno, la verdad es que no soy el más indicado para… Bien, creo que lo has hecho muy bien, la verdad —dijo con una imperceptible sonrisa.
Avatar de Usuario
Leechanchun
11. Estrella Angelical
11. Estrella Angelical
 
Mensajes: 307
Registrado: Mar Ene 19, 2010 5:45 pm
Dinero: 10,716.45
Ubicación: al otro lado de la puerta
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 0

Re: [Tierra de Partida] A Capa y Espada

Notapor Thailgar » Mar Mar 25, 2014 9:06 pm

Dioses, ¡que mal se me da esto!

Aquel pequeño estallido de rabia le ayudó a calmarse un poco. Era normal que fallara tanto. Después de todo, no llevaba tanto tiempo entrenando. Aún era pronto para notar una mejoría real y lo sabía. Sin embargo, se sentía tan inútil fallando en algo así…

Percibió movimiento a su espalda. Casi se había olvidado del otro chico. ¿Albert había dicho? Se había quedado parado, observándole golpear los aros. Parecía asustado de su reacción, y eso que tampoco había sido para tanto. Iba a comentarle algo sobre si pensaba moverse de allí cuando, sorprendemente, Albert intervino:

Pues… yo creo que se te da bien. Quiero decir, que lo has hecho con mucha eficacia…

Durante un breve instante, Stelios se quedó sin palabras. ¿Le estaba… animando? Lo cierto es que no esperaba más conversación por su parte. Dada su breve charla anterior, creía que el chico no querría continuar hablando con él, y que incluso se iría por no estar con otra persona. Había supuesto que era de esa clase de gente extremadamente introvertida que no pueden estar en compañía de los demás o algo así.

Pero había hecho un esfuerzo en hablar con él. Y parecía haber sido un gran esfuerzo, por la expresión de su rostro. Intentó componer una sonrisa y continuó:

Bueno, la verdad es que no soy el más indicado para… Bien, creo que lo has hecho muy bien, la verdad.

Mucho más animado, Stelios se acercó a él hasta quedar a dos pasos. Le observó con curiosidad. No parecía la clase de guerrero que entra en un campo de entrenamiento físico. Era algo escuálido comparado consigo mismo o con otros guerreros como Malik. Sin embargo, ¿Qué hacía allí? Había dicho venir de otro mundo, ¿Atlántica?

Decidió entablar conversación. Pretendía desde un principio ayudarle, aunque realmente dudaba de que Albert quisiera dejarse ayudar por un desconocido. Dado que había continuado allí, decidió intentar darle algo de coba, a ver si se soltaba un poco con él.

Que va, lo he hecho fatal —levantó la Llave Espada con la izquierda, enseñándosela —. Soy diestro, e intento aprender a utilizar el arma con mi mano mala, pero resulta mucho más difícil de lo que me pareció al principio.

Observó los aros, pensativo, durante un momento. Después continuó.

Has dicho que venías de un lugar llamado Atlántica, ¿verdad? Nunca he estado en otro mundo que no sea este o mi hogar, y no se como son los demás. ¡Cuéntame como es tu mundo! ¿Qué querías decir con “la superficie”? ¿Hay gente bajo la tierra?

Nunca perdía una oportunidad para preguntar sobre el exterior a Tierra de Partida. ¡Había tanto que ver y tanto que aprender! Y él seguía atado a aquel lugar, sin poder salir. ¡Necesitaba una misión! Ya había hablado con Lyn de aquello, pero su maestra consideraba que era demasiado pronto para él y que debía entrenar más.
Imagen

Ficha

Cronología de Stelios

Segunda Saga

Tercera Saga



¿Escribes? ¿Dibujas? ¿Quieres ver tu trabajo publicado en una revista online? ¡Pincha aquí!
Avatar de Usuario
Thailgar
5. Fantasma Farol
5. Fantasma Farol
 
Mensajes: 145
Registrado: Lun Feb 24, 2014 2:06 am
Dinero: 7,545.00
Ubicación: En el Gremio de Cazadores.
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 1

Re: [Tierra de Partida] A Capa y Espada

Notapor Leechanchun » Mar Mar 25, 2014 9:12 pm

Has dicho que venías de un lugar llamado Atlántica, ¿verdad? Nunca he estado en otro mundo que no sea este o mi hogar, y no se como son los demás. ¡Cuéntame como es tu mundo! ¿Qué querías decir con “la superficie”? ¿Hay gente bajo la tierra?

Albert se asombró y soltó una risa por aquel comentario. ¿Gente bajo tierra? Tenía sentido poder pensar eso, pero lo curioso es que Stelios no supiese nada de Atlántica. Él había dado por hecho que todo el mundo era consciente de cómo era su hogar, o al menos sacó esa conclusión el día que conoció a Malik.

Pensando en si su pequeña e inocente risa habría resultado ofensiva para Stelios, empezó a mover vergonzosamente los ojos hacia los lados.

T-te pido disculpas por reirme, es que me ha h-hecho gracia lo de… —calló, pensando que estaba metiendo la pata—. N-no es que haya gente bajo tierra… Intentaré explicarme mejor. Yo es que… pensé que todo el mundo conocía… —murmuró encogiéndose de hombros tímidamente—. Volveré a empezar. Verás, Atlántica es un mundo formado mayormente por agua, osea, rodeado por un gran océano y yo vivo, es decir, vivía en tierra firme.

Esperaba que con aquel acertijo que era su comentario, Stelios no se hubiera tomado a mal su risa y que hubiera entendido que en Atlántica no había gente bajo tierra, sino en el mar. Aunque consideró oportuno contarle lo que había bajo el mar, después de todo le había pedido que le contara cómo era su mundo.

En la superficie se vive bien, supongo que no es muy distinto a otros mundos, pero bajo el mar todo es completamente diferente. ¡Sorprendente! —dijo alzando un poco su bajo tono, pues los recuerdos de su viaje por el fondo oceánico eran casi todos buenos y los rememoraba como un sueño. Se dio cuenta de que había alzado la voz y continuó hablando con su tonalidad habitual y la mirada baja —. Mi Maestra me convirtió en un sireno y nadé por lo profundo del océano, vi muchas cosas: peces de muchísimos colores, un barco hundido, a otros sirenos y sirenas —pausó, intentando hacer memoria—. Me hice amigo de un delfín y pude ver el palacio del que hablan los cuentos, donde viven la sirenas, hasta que…

Se llevó las manos al cuello instintivamente, en su memoria se sucedían imágenes del momento en el que su transformación en sireno tocó final y comenzó a ahogarse en el fondo del del mar, lejos, muy lejos de la superficie. Aquel recuerdo lo atacaba como una pesadilla por las noches, viendo como todo su alrededor se apagaba y luego no quedaba nada, solo oscuridad.

Había intentado superarlo, incluso lo habló con Yami, pero el miedo era su mayor enemigo, siempre había sido inseguro y necesitado de otros en los que refugiarse. Comenzaron a lagrimeare los ojos y, cuando comenzó a sentir una sensación de picor en éstos, parpadeó, provocando que las lágrimas corrieran por su cara.
Avatar de Usuario
Leechanchun
11. Estrella Angelical
11. Estrella Angelical
 
Mensajes: 307
Registrado: Mar Ene 19, 2010 5:45 pm
Dinero: 10,716.45
Ubicación: al otro lado de la puerta
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 0

Re: [Tierra de Partida] A Capa y Espada

Notapor Thailgar » Mié Mar 26, 2014 1:04 am

Su pregunta debía haber tenido algún significado gracioso para su interlocutor, porque Albert empezó a reírse al oírlo. ¿Era por lo de la gente bajo tierra? Stelios ladeó la cabeza, confundido. La risa no se mantuvo mucho rato, y se vio sustituida de nuevo por aquella eterna expresión de nerviosismo.

T-te pido disculpas por reírme, es que me ha h-hecho gracia lo de… N-no es que haya gente bajo tierra… Intentaré explicarme mejor. Yo es que… pensé que todo el mundo conocía… Volveré a empezar. Verás, Atlántica es un mundo formado mayormente por agua, osea, rodeado por un gran océano y yo vivo, es decir, vivía en tierra firme.

¡El mar! Ahora lo entendía todo. Albert se refería a que él había vivido en tierra firme, no bajo las aguas.
Un momento, ¿BAJO LAS AGUAS? ¿Había gente que vivía bajo el mar? Los ojos del aprendiz de héroe se abrieron como platos. ¿Qué clase de mundo era aquel?

En la superficie se vive bien, supongo que no es muy distinto a otros mundos, pero bajo el mar todo es completamente diferente. ¡Sorprendente! Mi Maestra me convirtió en un sireno y nadé por lo profundo del océano, vi muchas cosas: peces de muchísimos colores, un barco hundido, a otros sirenos y sirenas.

Aquella historia si que no tenía precio. A su lado, casi sentía que su mundo no era para tanto en comparación. Y creía que su última experiencia en Coliseo había sido toda una aventura. ¡Aquel chico había nadado en el fondo del océano!

Me hice amigo de un delfín y pude ver el palacio del que hablan los cuentos, donde viven la sirenas, hasta que…

Transcurrió un instante en silencio, en el que Stelios observó al chico mientras esperaba que continuara su relato. ¿Qué le había pasado? De pronto, empezó a llorar. Eso si que no se lo esperaba. ¿Se había muerto alguien? ¿Alguna sirena? El guerrero no sabía que decir. Era un desconocido y estaba llorando delante de él. Tampoco es que fuera un mar de lagrimas y mocos, pero no dejaba de resultar incómodo.

Eh, siento mucho haber preguntado. No sabía que fuera un tema delicado.

Le puso una mano en el hombro, en lo que esperaba que Albert interpretara como un gesto de apoyo. No entendía aquella reacción, pero desde luego no quería hacerle llorar.

Si quieres, podemos dejar el tema y te ayudo a entrenar. ¿Estabas mejorando tus golpes?
Imagen

Ficha

Cronología de Stelios

Segunda Saga

Tercera Saga



¿Escribes? ¿Dibujas? ¿Quieres ver tu trabajo publicado en una revista online? ¡Pincha aquí!
Avatar de Usuario
Thailgar
5. Fantasma Farol
5. Fantasma Farol
 
Mensajes: 145
Registrado: Lun Feb 24, 2014 2:06 am
Dinero: 7,545.00
Ubicación: En el Gremio de Cazadores.
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 1

Re: [Tierra de Partida] A Capa y Espada

Notapor Leechanchun » Jue Mar 27, 2014 12:58 am

Los recuerdos y la sensación de asfixia de su aventura submarina seguían aflorando, era imposible olvidar una experiencia tan cercana a la muerte.

Albert no era consciente de que había comenzado a llorar, cuando aquellas sombras ocuparon su mente, entró en shock. Ni siquiera escuchó a Stelios cuando le habló poco después de su conmoción. Pero gracias al guerrero, salió de su trance, al poner éste su mano en el hombro del atemorizado sastre.

Levantó lentamente la mirada hacia Stelios y sintió las lágrimas deslizándose por sus mejillas. Se apartó un paso hacia atrás, secándose la cara con las mangas. ¿Por qué había sido tan tonto? ¿Nunca iba a ser capaz de controlar sus emociones? Lamentablemente sabía que no podría, en cuanto sentía verdadero miedo o pánico, comenzaba a llorar sin parar.

Si quieres, podemos dejar el tema y te ayudo a entrenar. ¿Estabas mejorando tus golpes? —comentó Stelios.

De nuevo había puesto en un aprieto a otro por culpa de su debilidad y otra vez debía pedir disculpas. Estaba tratando de poner bastante esfuerzo en relacionarse con la gente, pero parecía que era incapaz, siempre pasaba algo y, al igual que con Malik, no estaba poniendo la situación fácil para Stelios.

L-lo siento… muchísimo, de verdad —le temblaba la voz—. Solo recordé… algo horrible.

No sabía si contarle lo que ocupaba su cabeza. Probablemente a Stelios no le importaba nada saber lo patético e inútil que él era y que casi se ahoga en el fondo del mar.

S-siento haberte preocupado… Creo que será mejor que me vaya, así no te molestaré más.

Estaba siendo un completo idiota, pero sabía que probablemente se volvería a echar a llorar y no quería tener que incomodar a Stelios con sus temores.
Avatar de Usuario
Leechanchun
11. Estrella Angelical
11. Estrella Angelical
 
Mensajes: 307
Registrado: Mar Ene 19, 2010 5:45 pm
Dinero: 10,716.45
Ubicación: al otro lado de la puerta
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 0

Re: [Tierra de Partida] A Capa y Espada

Notapor Thailgar » Lun Mar 31, 2014 2:41 pm

«En menuda me he ido a meter».

Allí estaba Stelios, en lo que esperaba que fuera un día de entrenamiento más, con un chico desconocido llorando delante de él porque no podía soportar alguna clase de recuerdo terrible de su pasado. Intentaba animar al alicaído Albert, pero parecía sumido en una profunda depresión, depresión que había aparecido a una velocidad impresionante y de la nada, casi.

Imaginó que Albert debía sentirse también bastante mal por haberse puesto así delante de él. ¿Sería esa su forma de presentarse con todo el mundo? Porque apenas hacía veinte minutos que se conocían y ya le había visto llorar. Se rascó la cabeza. Que situación más incómoda.

L-lo siento… muchísimo, de verdad. Solo recordé… algo horrible.

«Wow, pues debió ser algo terrible».

Él también había pasado por experiencias duras. En su último día en Coliseo del Olimpo estuvo a punto de morir en varias ocasiones. Pero él no se echaba a llorar de repente delante de los demás, y mucho menos de desconocidos. Nunca había conocido a nadie tan… ¿sensible? No pudo evitar imaginarse a aquel muchacho frente al León que casi acabó con su vida. Probablemente hubiera muerto antes de los cinco minutos. Varias veces.

En cualquier caso, estaba claro que necesitaba un hombro amigo. Y él nunca daba la espalda a nadie que necesitara ayuda.

No soy muy bueno con las palabras, pero se escuchar. Si lo necesitas, no me importará que me lo cuentes.

El chico no parecía muy dispuesto a seguir con aquello.

S-siento haberte preocupado… Creo que será mejor que me vaya, así no te molestaré más.

«¿Y ya está? ¿Te echas a llorar delante de mí y ahora te largas?».

Pero Stelios no sabía muy bien como detenerle, o si debía hacerlo. Quizá aquel muchacho estuviera mejor solo con sus problemas. Sin embargo, no podía evitar preocuparse con él. Realmente parecía que necesitaba ayuda. A muchos niveles.

«Pues si no se puede hablar, yo solo se resolver las cosas de otra forma».

Y sin dudarlo invocó su Llave Espada a la mano izquierda.

Lo siento, pero los dos hemos venido aquí para entrenar. No se que te sucedería en tu mundo, y si no quieres hablar de ello, por mi está bien. Pero esa actitud te va a llevar a la muerte a corto plazo, y no puedo dejar que te marches sabiendo eso. ¡Considérate aceptado como mi compañero de entrenamiento de hoy!

Y sin dudarlo, se lanzó a por el chico con todo el peso de su cuerpo. Probablemente le pillaría completamente por sorpresa y le derribaría. De ser así, colocaría la punta de su Llave en su garganta, para demostrarle lo fácilmente que podía ser derrotado cuerpo a cuerpo. ¡Albert tenía que comprender que no vivir una vida así llorando por las esquinas! ¡Debía ser fuerte!

Y si tenía que enseñárselo a golpes, pues le daría una lección.

¡No retrocedas y ni se te ocurra llorar! ¡Lucha, Albert!
Imagen

Ficha

Cronología de Stelios

Segunda Saga

Tercera Saga



¿Escribes? ¿Dibujas? ¿Quieres ver tu trabajo publicado en una revista online? ¡Pincha aquí!
Avatar de Usuario
Thailgar
5. Fantasma Farol
5. Fantasma Farol
 
Mensajes: 145
Registrado: Lun Feb 24, 2014 2:06 am
Dinero: 7,545.00
Ubicación: En el Gremio de Cazadores.
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 1

Re: [Tierra de Partida] A Capa y Espada

Notapor Leechanchun » Lun Mar 31, 2014 10:30 pm

Albert dio media vuelta en busca de su bolsa, quería marcharse de allí cuanto antes, todo su empeño de ser algo menos tímido se había ido al traste por su delicada manera de ser. Además, su entrenamiento no había servido para nada, él no estaba hecho para combatir, al menos cuerpo a cuerpo, sobre todo cuando unos aros eran capaces de derribarlo sin esfuerzo.

Caminó con calma, respirando tranquilamente, procurando no evocar sus horribles recuerdos para evitar volver a echarse a llorar, al menos no allí. Ya era bastante vergonzoso que le viera llorar un desconocido, como para que se enterara media Tierra de Partida, si podía evitarlo, no le volverían a ver llorar en público, aunque dudaba ser capaz de lograrlo.

A su espalda escuchó como Stelios volvía a convocar su Llave-Espada, seguramente volvería a entrenar, ignorándolo. Eso hubiera sido lo normal, lo que cualquiera habría hecho, en cambio Stelios insistió nuevamente en conversar con Albert.

Lo siento, pero los dos hemos venido aquí para entrenar. No se que te sucedería en tu mundo, y si no quieres hablar de ello, por mi está bien.

«Bueno, al menos lo comprende... Supongo que le debo una explicación.»

Pero esa actitud te va a llevar a la muerte a corto plazo, y no puedo dejar que te marches sabiendo eso. ¡Considérate aceptado como mi compañero de entrenamiento de hoy!

«Muer… ¿Qué?»

Albert se giró hacia Stelios y vio como éste cargaba contra él. Totalmente sorprendido, el joven sastrecillo fue incapaz de reaccionar para apartarse de la trayectoria del guerrero y cayó al suelo, boca arriba, a causa del derribo. Stelios le apuntó con su espada a la garganta.

¿Q-qué haces? —replicó nerviosamente.

¡No retrocedas y ni se te ocurra llorar! ¡Lucha, Albert!

«¿Luchar? ¿Está loco? ¿Es que no me ha visto antes?»

N-no p-puedo, no se luchar y no quiero…

¿Por qué ese hombre se comportaba así? No le gustaba esa situación lo más mínimo, solo deseaba salir de allí y encerrarse en su habitación. Pero le resultaba imposible moverse, estaba asustado, completamente intimidado. Por la mirada de Stelios parecía que la única salida iba a ser luchar para escapar.

Si intentaba pelear saldría bastante mal parado de aquella situación, Stelios parecía un guerrero consumado. Albert, por contra, nunca había tenido que alzar la mano ante nadie, nunca supo defenderse y siempre dependía de su familia para ello.

P-por favor, déjame ir.

Fue lo único que se le ocurrió decir, aunque eso no cambió la actitud de Stelios. ¿Que podía hacer? Si tenía que luchar, solo sabía hacerlo con magia. Pero no se atrevía a atacar con magia a otra persona. ¿Y si le hacía daño?

No le quedaba otra, luchar con la Llave-Espada no era una opción para él, si quería salir de allí debía usar la magia que conocía, aunque esperaba no hacerle nada malo, solo intentaría sorprenderle lo suficiente para salir huyendo.

Actuando lo más rápido que pudo, llamó a su Llave-Espada y apuntó temblorosamente hacia Stelios.

¡H-hielo! ¡Hielo!

Los tiros de magia congelante no fueron muy certeros y no iban a ningún lado, excepto uno que impactó en Stelios. Albert creyó haberle dado en la cara, se asustó y se levantó del suelo a toda prisa, si el guerrero se enfadaba podía darse por muerto.

Lo siento… —susurró.

Perdió un tiempo valioso buscando su bolsa con las telas, pero no podía dejarlas allí. En cuanto las recogió se dirigió corriendo a la salida de aquella zona.
Avatar de Usuario
Leechanchun
11. Estrella Angelical
11. Estrella Angelical
 
Mensajes: 307
Registrado: Mar Ene 19, 2010 5:45 pm
Dinero: 10,716.45
Ubicación: al otro lado de la puerta
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 0

Re: [Tierra de Partida] A Capa y Espada

Notapor Thailgar » Mar Abr 01, 2014 9:26 pm

Su ataque inicial había sido un éxito, como se había imaginado. Aquel chico no podía compararse con gente como Malik, siempre alerta ante cualquier ataque. Era realmente torpe. No se había esperado en absoluto su movimiento, y había caído al suelo, completamente vendido a un ataque letal.

¿Q-qué haces? —de nuevo parecía a punto de echarse a llorar.

¡No retrocedas y ni se te ocurra llorar! ¡Lucha, Albert!

Debía inspirarle para combatir. No podía dejarle ir sabiendo que había alguien así en Tierra de Partida, tan negado en combate real. Suponía que estaría entrenando con su maestro, pero eso nunca daba tanto resultado como luchar contra un desconocido.

N-no p-puedo, no se luchar y no quiero…

Sin dudarlo, le golpeó algo suavemente con la punta de la Llave Espada en el estómago.

Has muerto una vez.

P-por favor, déjame ir.

¡No pienso hacerlo! ¡Lucha contra mí! ¡Reacciona!

Quizá a base de provocarle podía sacar algo. Le amenazó con la Llave Espada de nuevo, situado sobre él. De repente, Albert contestó a sus amenazas. Invocó su Llave Espada y apuntó con ella hacia él. Lo hizo tan nerviosamente y con tanto apuro, que a Stelios casi le dio pena intentar esquivarlo.

¡H-hielo! ¡Hielo!

Del arma de Albert salieron disparados varios ataques congelantes de poca precisión. Volaron hacia todas partes. Con su arma, desvió uno que iba a golpearle en el pecho, pero no fue lo suficientemente rápido y otro le golpeó directamente en la cara. Sintió un frío como nunca había visto antes, acostumbrado al clima de su mundo natal.

¡Uaaah! ¡Que frío!

Dio un salto atrás mientras se frotaba con la manga en la cara, intentando entrar en calor. En un combate real, aquello le hubiera dejado muy desprotegido ante un ataque cuerpo a cuerpo. Pero Albert no parecía muy dispuesto a seguir con aquel juego. Al verle retroceder, salió disparado hacia sus cosas.

Lo siento… —le pareció oír susurrar al chico.

Y echó a correr, huyendo de la situación. Stelios bajó el arma mientras observaba como se escapaba de aquello. Él solo intentaba ayudarle, pero quizá Albert no quería dejarse ayudar.

Sin embargo, le dio rabia una reacción tan cobarde. No le conocía y sabía que no era asunto suyo, pero no podía evitar sentirse algo responsable por conocer a aquel chico y dejarle irse sabiendo que cualquier día podía morir por su debilidad. Nunca se había considerado un metomentodo, pero a veces sentía… ¿una conexión? No solía pasarle a menudo, pero cuando presentía aquella chispa con alguien enseguida hacía lo que fuera por él. Siempre se había preguntado si era una persona muy leal o muy pesada.

Ya le había pasado con Zack. Le pasó con Malik. Y ahora presentía algo con Albert. Desde luego, en los últimos días estaba encontrando toda clase de personas interesantes.

Pesado o leal, si podía ayudarle lo haría, aunque él no quisiera. Albert había echado a correr, pero antes de que se alejara mucho, Stelios le gritó:

¡Eres un cobarde! ¿No te da vergüenza ser así? ¿Crees que soy el rival más peligroso que te vas a encontrar? ¿O el menos amigable? ¡Habrá mil desafíos mucho más difíciles que yo, y no podrás huir de todos!

Esperaba que aquellas palabras le hicieran detenerse a escuchar lo que tuviera que decir. Sino, poco podía hacer ya por él.

Vivimos en un mundo peligroso, y debemos ser fuertes. ¡Todos! Cada uno a nuestra particular manera. ¡Pero lo que no podemos permitirnos es huir de cualquier problema que se nos presente! ¡Huir no soluciona las cosas, solo las empeora!

Todo aquello le salía del alma. ¡Quería ayudarle! ¡Podía ayudarle! Solo era un aprendiz todavía, pero todo sería más sencillo si se mantenían unidos.

Yo solo soy un aprendiz, pero puedo ayudarte a aprender a luchar. Solo es un entrenamiento, y no te va a pasar nada. Y el día que pueda pasarte, agradecerás haber hecho esto. Quiero ayudarte, Albert. ¡Déjame ayudarte!

Escucharse decir aquello le hizo sentirse un poco ridículo. Después de todo, eran prácticamente desconocidos. Pero era esa forma de ser suya la que le impulsaba a decir aquello.

Si aquello no podía detener a Albert, al menos sabría que él había hecho todo lo posible.


Spoiler: Mostrar
Stelios: el drama queen
Imagen

Ficha

Cronología de Stelios

Segunda Saga

Tercera Saga



¿Escribes? ¿Dibujas? ¿Quieres ver tu trabajo publicado en una revista online? ¡Pincha aquí!
Avatar de Usuario
Thailgar
5. Fantasma Farol
5. Fantasma Farol
 
Mensajes: 145
Registrado: Lun Feb 24, 2014 2:06 am
Dinero: 7,545.00
Ubicación: En el Gremio de Cazadores.
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 1

Re: [Tierra de Partida] A Capa y Espada

Notapor Leechanchun » Vie Abr 04, 2014 1:56 pm

¡Eres un cobarde! ¿No te da vergüenza ser así?¿Crees que soy el rival más peligroso que te vas a encontrar? ¿O el menos amigable? ¡Habrá mil desafíos mucho más difíciles que yo, y no podrás huir de todos!

Albert paró en seco al escuchar aquello. Sabía que era un cobarde, nunca se había enfrentado a nada él solo, siempre arropado por su familia, dependiendo de todo el mundo para salir de los apuros. Era débil y, a veces, le daba rabia pensarlo, pero carecía de valor.

De nuevo, no pudo evitar comenzar a sollozar. ¿Qué podía hacer él? Solo era un sastre al que le habían dado la oportunidad de cumplir un sueño inimaginable. Pero éste que se veía truncado por su propia fragilidad, por sus miedos.

Vivimos en un mundo peligroso, y debemos ser fuertes. ¡Todos! Cada uno a nuestra particular manera. ¡Pero lo que no podemos permitirnos es huir de cualquier problema que se nos presente! ¡Huir no soluciona las cosas, solo las empeora!

Las palabras de Stelios se clavaban en Albert como cuchillas. Estaba definiendo como había sido él toda su vida: siempre huyendo de todo, refugiándose en sus padres, en sus hermanos, en Víctor… Y, muchas veces, ello implicó que todo fuera a peor.

De los nervios, dejó caer la bolsa. Sentía un peso horrible sobre sus hombros, pues todo lo que le había dicho el guerrero caía sobre Albert como una gran losa.

Había llegado a Tierra de Partida con la intención de ser un notable brujo y se esforzaba mucho en aprender magia. Pensaba que podría hacer frente a sus miedos si conseguía seguridad en sí mismo, que ser mago le ayudaría a ello. Pero siempre le atacaban dudas, nunca estaba seguro de hacer lo correcto, necesitaba a alguien que ayudara y, ante la soledad, sólo podía escabullirse de los problemas.

Yo solo soy un aprendiz, pero puedo ayudarte a aprender a luchar. Solo es un entrenamiento, y no te va a pasar nada. Y el día que pueda pasarte, agradecerás haber hecho esto. Quiero ayudarte, Albert. ¡Déjame ayudarte!

Aquel guerrero parecía estar preocupándose verdaderamente por él. ¿Realmente quería ayudar a alguien tan inútil?

Albert se giró y observó a Stelios, sin cruzar las miradas.

L-lo siento… yo… nunca me he valido por mi mismo, t-tengo miedo, estoy solo y mi familia está lejos. Únicamente se hacer magia, nada más —decir aquello le hizo recordar que hacía escasos minutos había atacado a Stelios con su conjuro de Hielo—. ¿E-estás bien? No era mi intención agredirte, pero me asusté y no… Lo siento.

Le sonaba pésima su disculpa, pero no sabía qué decir, su escaso don de gentes se limitaba a los clientes que había tenido en su sastrería en Atlántica.
Avatar de Usuario
Leechanchun
11. Estrella Angelical
11. Estrella Angelical
 
Mensajes: 307
Registrado: Mar Ene 19, 2010 5:45 pm
Dinero: 10,716.45
Ubicación: al otro lado de la puerta
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 0

Re: [Tierra de Partida] A Capa y Espada

Notapor Thailgar » Jue Abr 10, 2014 1:10 pm

Stelios se relajó un poco. Quizá estaba siendo demasiado duro con aquel chico. No había podido evitar decir todo aquello que pensaba, pero realmente creía que Albert necesitaba escucharlo. Necesitaba ayuda para sobrevivir a todo lo que estuviera por venir. No quería dejarle ir así.

Se acercó a muchacho, que había detenido su carrera huyendo de él. Parecía muy afectado por todo aquello, y había empezado a sollozar. Intentando animarle, se situó delante de él y colocó su mano sobre el hombro del chico de Atlántica, mirándole fijamente mientras sonreía.

L-lo siento… yo… nunca me he valido por mi mismo, t-tengo miedo, estoy solo y mi familia está lejos. Únicamente se hacer magia, nada más —. A lo cual añadió —¿E-estás bien? No era mi intención agredirte, pero me asusté y no… Lo siento.

Oh, vamos. Soy más duro que eso. Un día te contaré la historia de como Lyn me sacó de mi mundo natal. Ahí si que pensé que me moría varias veces.

Y se echó a reír. Le ponía un poco nervioso la actitud de Albert, pero verle tan acongojado y temeroso de todo estaba terminando por hacerle gracia. Sin poder evitarlo le revolvió el pelo, aprovechando su altura. Casi se sentía como su hermano mayor.

Ahora déjate de lloros y vamos a entrenar juntos. No puedes marcharte de aquí sin saber siquiera sujetar esa Llave-Espada correctamente. La magia es un arma muy poderosa, pero un guerrero puro como yo debería ser tu gran debilidad si no tuvieras a nadie que te defendiera.

Retrocediendo varios pasos, se colocó en guardia frente a él. Con un gesto en su mano izquierda, invocó de nuevo su propia Llave-Espada mientras alzaba la derecha a su espalda para desenvainar su vieja arma de Coliseo.

Un duelo uno a uno contra un guerrero puede resultarte problemático si te alcanzo cuerpo a cuerpo. Te aconsejo que te defiendas con la Llave-Espada si me acerco demasiado. ¡O te llevaras un buen moratón!

Manteniendo la guardia, se preparó para esquivar el primer movimiento de Albert y lanzarse hacia él en cuanto viera la oportunidad. No pensaba pasarse con él, por supuesto, ¡pero no iba a dejarse ganar!

¡Prepárate!
Imagen

Ficha

Cronología de Stelios

Segunda Saga

Tercera Saga



¿Escribes? ¿Dibujas? ¿Quieres ver tu trabajo publicado en una revista online? ¡Pincha aquí!
Avatar de Usuario
Thailgar
5. Fantasma Farol
5. Fantasma Farol
 
Mensajes: 145
Registrado: Lun Feb 24, 2014 2:06 am
Dinero: 7,545.00
Ubicación: En el Gremio de Cazadores.
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 1

Re: [Tierra de Partida] A Capa y Espada

Notapor Leechanchun » Mié Abr 16, 2014 1:40 pm

Oh, vamos. Soy más duro que eso. Un día te contaré la historia de como Lyn me sacó de mi mundo natal. Ahí si que pensé que me moría varias veces —le dijo sonriendo, mientras le miraba fijamente.

Sin duda parecía que a Stelios le divertía aquella situación, aunque a Albert le costaba comprender qué era lo que tanto animaba al guerrero. ¿Le entretenía verle tan miedoso e intimidado?

Albert bajó la mirada, se sentía avergonzado por su forma de ser. Siempre se repetía la misma historia ante un hecho así. No podía encontrarse con una persona desconocida sin que le diera profunda vergüenza entablar una conversación y si, además, la persona era un hombre, era todo bastante peor. Muchas veces se preguntaba cómo el resto de la gente podía ser capaz de ser tan extrovertida con personas que apenas conocían, logrando, sin apenas complicaciones, socializar.

El guerrero, que le miraba con una sonrisa, era un ejemplo de aquellas personas a las que envidiaba bastante en su forma de ser. Personas que se muestran tal y como son, sin prejuicios ni miedos. Pero como su hermana solía recordarle “Albert, tú no eres como los demás. Ya llegará el día en el que seas más… Se tu mismo, no te compliques”. Cuando recordaba aquellas palabras solía sentirse bien, incluso se alegraba al pensar que era posible que, siendo él mismo, pudiera relacionarse con otras personas. Luego la realidad le sacudía como las olas a los barcos de Atlántica.

Stelios le revolvió el pelo, aún divertido con todo aquello.

Ahora déjate de lloros y vamos a entrenar juntos. No puedes marcharte de aquí sin saber siquiera sujetar esa Llave-Espada correctamente. La magia es un arma muy poderosa, pero un guerrero puro como yo debería ser tu gran debilidad si no tuvieras a nadie que te defendiera.

Se alejó uno pasos de Albert y se puso en guardia. Invocó su Llave-Espada en la mano izquierda, mientras que con la derecha desenvainaba la espada que llevaba a su espalda.

Un duelo uno a uno contra un guerrero puede resultarte problemático si te alcanzo cuerpo a cuerpo. Te aconsejo que te defiendas con la Llave-Espada si me acerco demasiado. ¡O te llevaras un buen moratón!

E-espera, yo no puedo contra alguien como tú. Ya has visto lo que ha pasado antes.

¡Prepárate! —le gritó Stelios.

Nervioso por el bramido del guerrero, Albert llamó a su Llave-Espada. No sabía que podría hacer. ¿Debía atacar él primero? Tenía miedo de volver a usar su magia de Hielo, antes la había realizado sin afinar, pero si se concentraba podría hacerle daño y no quería que le pasara nada malo a Stelios.

Únicamente le quedaba atacar cuerpo a cuerpo, lo que no se le daba de ninguna manera. Si corría hacia Stelios, con la Llave-Espada, seguramente se tropezaría por no aguantar el peso del arma.

«¿Qué hago?»

Temiendo el resultado que tendría usar la magia, Albert se decantó por atacar directamente. Sabía cual iba a ser el desenlace y era consciente de que iba a dolerle, mucho. Cogió la empuñadura de Llave-Espada con las dos manos, pues no podría aguantar el peso de la misma mucho tiempo solo con una, y comenzó a correr en la dirección hacia Stelios.

Cuando se encontró cerca de éste, alzó lo que pudo su arma y lanzó su ataque. Pero a medida que iba descargando la Llave-Espada sobre Stelios, fue menguando la fuerza con la que hacía el movimiento, como si fuera frenado su avance, provocando que el impacto fuera nulo. Se sentía cada vez más inseguro sobre lo que estaba haciendo y lo peor de todo es que sabía que Stelios terminaría contraatacando. Seguramente no sería capaz de defenderse y volvería a caer estrepitosamente sobre el suelo.
Avatar de Usuario
Leechanchun
11. Estrella Angelical
11. Estrella Angelical
 
Mensajes: 307
Registrado: Mar Ene 19, 2010 5:45 pm
Dinero: 10,716.45
Ubicación: al otro lado de la puerta
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 0

Siguiente

Volver a Otros temas

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados

cron