[Islas del Destino] Un gran pirata soy

Encuentro entre Jeanne y Bavol

¡Pásate por aquí para encontrarte con todo aquello relacionado con el rol y que no encontrarás en el resto de subforos! Libres, Eventos, Eventos Globales... ¡Pásate, rolea y échate unas risas!

Moderadores: Suzume Mizuno, Denna, Astro

[Islas del Destino] Un gran pirata soy

Notapor Tidus Cloud » Jue Ene 29, 2015 8:03 pm

Spoiler: Mostrar
Cronología

Bavol: Sigamos esa senda > Un gran pirata soy
Jeanne: Bididi Badidi Bu > Un gran pirata soy


Imagen


Los piratas acostumbraban a enterrar sus tesoros bajo tierra. Después hacían mapas en los que marcaban con una X el escondite de estos tesoros —leyó Bavol asintiendo complacido ante aquella idea que le parecía tan sumamente brillante.

El pequeño gitano se había mostrado interesado por los piratas desde el día en que conoció a su Maestro Ronin, puesto que al principio había pensado que era uno de ellos. Sin embargo, no fue hasta su misión en Port Royal buscando la espada de Cortés cuando su fascinación por ellos se despertó totalmente.

En su mente las grandes ideas sobre la guerra contra los malvados villanos de Bastión Hueco habían dejado por fin hueco a la entrada de nuevos planes y sueños más allá de la lucha contra el mal. Ahora pensaba en echarse a la mar, estar a las órdenes de un capitán pirata, vivir aventuras, ir en busca de tesoros… Era todo tan excitante.

Por eso había decidido lanzarse corriendo a la biblioteca en busca de algún libro sobre piratas. Después de desechar aburrido tomos de cientos y cientos de páginas, Bavol se decantó por un libro muy educativo repleto de ilustrativos, a la par que realistas, dibujos sobre el mundo de la piratería.

Spoiler: Mostrar
Imagen

Decidió llevarse el libro prestado a los jardines de Tierra de Partida, donde podría leerlo en un ambiente más adecuado en su opinión. Después de leer varios capítulos y concretamente aquel párrafo, una interesante idea se le pasó por la cabeza.

El gitano levantó la cabeza del libro y comenzó a observar a otros Aprendices de la Llave Espada allí presentes. Como era habitual en aquel mundo, existía una gran variedad entre algunos de sus aprendices y otros; no obstante, todos parecían candidatos igual de válidos para su pequeño experimento.

Bavol se fijó en una aprendiza de pequeña estatura y piel pálida. Recogía sus cabellos negros en una coleta y tenía unas curiosas gafas bastante redondeadas, pero lo que más le llamó la atención fue el rojizo pañuelo con el que se envolvía la parte superior de la cabeza. Sin duda aquel tipo de vestimenta era un símbolo inconfundible…

Uhm, sí, ¿por qué no? —concluyó Bavol cerrando el libro entre sus manos para seguidamente marcharse corriendo hasta su cuarto.

***

A la mañana siguiente, la joven Aprendiza encontraría una extraña nota que le habían pasado por debajo de la puerta. Escrita con letras mayúsculas y una caligrafía un tanto temblorosa se podía leer:

“QUIERES ABENTURAS? BEN A LA BUSKEDA DEL GRAN TESORO PIRATA. TE ESPERAMOS A LAS OCHO EN LOS JARDINES”

Gracias a las continuas visitas al Bosque de los Cien Acres, la destreza de Bavol para la escritura había mejorado notablemente; sin embargo, aún era demasiado pronto para que el gitano conociera ciertos aspectos de la ortografía. Pese a todo, la aprendiza desconocería que había sido el pequeño gitano quien le había dejado la nota, puesto que se había asegurado de pasar junto a su habitación a alta hora de la noche.

Por su parte, Bavol estaría en el jardín frotándose las manos a causa de la emoción y de la impaciencia a la espera de poder dar comienzo a su aventura.
Imagen


Spoiler: Mostrar
Imagen
Avatar de Usuario
Tidus Cloud
35. Hechicero
35. Hechicero
 
Mensajes: 1038
Registrado: Sab Sep 27, 2008 4:59 pm
Dinero: 156,626.10
Banco: 15,565.00
Ubicación: Reinando un nuevo mundo lleno de posibilidades...
Sexo: Moriré solo y virgen
Estantería de objetos
Karma: 20

Re: [Islas del Destino] Un gran pirata soy

Notapor 15nuxalxv » Jue Ene 29, 2015 8:10 pm

Spoiler: Mostrar


Imagen


En el suelo había una nota.

Me había despertado muy temprano, una costumbre que había heredado de mi padre, panadero de profesión. Aún no había dejado aquel viejo hábito, y algo me decía que tardaría en olvidarlo.

Después, me había dispuesto a ducharme. Francamente, me maravillaba el agua corriente, podía pasarme una eternidad observando cómo surgía aquel cristalino manantial cada vez que accionaba el grifo. Y encima, poder controlar su temperatura… Sin duda, no había tardado en buscar algún documento en la biblioteca que explicara aquel mecanismo. El ejemplar Tecnología doméstica aún reposaba sobre el escritorio de mi habitación, cruzado por un sobrio marcapáginas en la mitad de su grosor.

Una vez aseada y vestida con su muda de repuesto (que constaba de una camiseta ancha y unos pantalones pirata de colores marrones); me dispuse a salir para ir al gimnasio y hacer algo de ejercicio antes de la clase de la Maestra Lyn. Aunque sonase redundante, más me valía entrenar para el entrenamiento.

Justo cuando se disponía a salir, mientras se anudaba su querido pañuelo rojo a la cabeza, reparé en un pequeño rectángulo que desentonaba con el color del suelo. Me puse de cuclillas para observarlo mejor, y descubrí que se trataba de una nota, de caligrafía “asustada”, parecida a la que hacía cuando no levantaba más de un metro veinte del suelo:

“QUIERES ABENTURAS? BEN A LA BUSKEDA DEL GRAN TESORO PIRATA. TE ESPERAMOS A LAS OCHO EN LOS JARDINES”


El mensaje, aparte de incorrecto en algunas palabras (había conseguido mejorar mi ortografía a base de lectura), era… enigmático. Me recordó a los juegos en los que participaba junto a mis amigos de toda la vida, cuando era una chiquilla. Pese a que en Port Royal los piratas eran temidos, los niños desconocían el miedo, y para ellos todo era una aventura.

Traté de reflexionar en quién podría ser el autor de tal misteriosa misiva: la primera sospechosa era Yami, la excéntrica Maestra que amaba los juegos y las locuras. Yo misma había sido partícipe de una de ellas a las pocas semanas de llegar a Tierra de Partida; cuando nos llevó a un baile de la realeza en Castillo de los Sueños. Miré hacia el armario en un acto reflejo. Pese a que había tenido razones (y ganas, muchas ganas) de arrojar al contenedor el rimbombante vestido y los torturantes tacones, al final los había guardado. Quién sabía, tal vez me fueran útiles en un futuro.

Volví a centrarme en el mensaje. Aunque Yami parecía una opción bien lógica, bien podría ser cualquier otro alumno (o incluso Maestro). Y, contando con el escaso número de conocidos, era muy probable que no estuviese entre ellos.

Bueno, si no voy, no lo descubriré —reflexioné, mientras miraba la hora en el reloj que había sobre la mesa. Las siete y cuarto. Con suerte, llegaría con diez minutos de antelación —. ¿Una búsqueda del tesoro, eh? Tal vez una brújula me sea útil.

Así, tras haber cogido la brújula regalada por papá, salí de mi cuarto y me dirigí hacia los jardines de Tierra de Partida.
Avatar de Usuario
15nuxalxv
49. Mandrágora
49. Mandrágora
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 1461
Registrado: Dom May 20, 2012 3:55 pm
Dinero: -600,907.82
Banco: 33,068.83
Ubicación: Kimbolton Castle
Sexo: Femenino
Estantería de objetos
Karma: 14

Re: [Islas del Destino] Un gran pirata soy

Notapor Tidus Cloud » Jue Ene 29, 2015 8:14 pm

Bavol dio un pequeño brinco de alegría cuando observó entrar a la Aprendiza del pañuelo rojo a los jardines de Tierra de Partida. El gitano se había vestido apropiadamente para la ocasión, de manera que nada más verle pudieran saber que había sido él quien había escrito la nota. Además de sus ropajes habituales, se había puesto un parche negro para el ojo y un sombrero pirata que había encontrado entre las cosas del almacén.

Spoiler: Mostrar
Imagen

Por si fuera poco, también llevaba una mochila que parecía a punto de explotar de la de cosas que llevaba dentro. Pero, sin duda, el objeto más llamativo lo tenía en una de sus manos: una larga vara casi tan alta como el pequeño niño, a la que el gitano había atado uno de sus extremos un pañuelo blanco (robado a su amiga Aru, pero esa era otra historia). En él había pintado con rotuladores una calavera como la de las banderas piratas.

Cuando la muchacha ya estaba a pocos metros de él comenzó a agitar la bandera con entusiasmo a modo de recibimiento.

Arrrrg, grumete, eres la primera en llegar. Enhorabuena, arrrrg —saludó el gitano agravando su propia voz—. Yo soy el gran capitán Bavol, gran surcador de los mares y… y… y del universo, ¿por qué no? ¿Cómo te llamas tú?

Después de escuchar su respuesta, Bavol asintió y continuó hablando:

Veo que te gusta la aventura y no has podido resistirte al leer mi mensajito. Muy bien, ¡pues a por el tesoro! —exclamó el niño dándose la vuelta y alzando de pronto el brazo apuntando a algún lugar del cielo. De pronto, lo bajó de nuevo y se giró hacia la Aprendiza— Ay, se me olvidaba que tenemos que esperar al resto… Bueno, ¡pues esperemos!

Bavol se sentó en el suelo de un brinco a la espera de los otros candidatos. Antes de que la chica pudiera decir nada, el gitano quiso aclarar una cosa:

¿Qué? ¿No te creerías que eras la única a la que le había mandado la nota?
Imagen


Spoiler: Mostrar
Imagen
Avatar de Usuario
Tidus Cloud
35. Hechicero
35. Hechicero
 
Mensajes: 1038
Registrado: Sab Sep 27, 2008 4:59 pm
Dinero: 156,626.10
Banco: 15,565.00
Ubicación: Reinando un nuevo mundo lleno de posibilidades...
Sexo: Moriré solo y virgen
Estantería de objetos
Karma: 20

Re: [Islas del Destino] Un gran pirata soy

Notapor 15nuxalxv » Sab Ene 31, 2015 1:59 am

Spoiler: Mostrar


A aquellas horas de la mañana, los jardines estaban prácticamente desiertos, sólo con la presencia de algunos madrugadores que realizaban estiramientos o repasaban el contenido de algún examen próximo. Noté la fresca brisa matutina, que me provocó un leve estremecimiento.

Anduve por el camino que cruzaba el mar de verdor, buscando algo que encajara con la nota que había recibido. Cuando lo vi, supe que era quién buscaba.

Se trataba de un pequeño niño con pinta desarreglada, de tez morena y cabellos oscuros. Iba ataviado con una camisa blanca y pantalones negros, ero aquello no era lo más vistoso: llevaba un parche negro que tapaba uno de sus ojos color castaño (esto me recordó vagamente al Maestro Ronin), un sombrero pirata, una mochila tan llena que parecía una bomba de relojería a punto de estallar y un estandarte algo improvisado con una Jolly Roger ondeando al viento (aunque el fondo fuera blanco, no negro).

Spoiler: Mostrar
Imagen


Al aproximarse, se percató que se trataba de un gitano. Los mercados de Port Royal estaban llenos de estos; tanto honrados como ladrones. Pese a esto, la palabra siempre tenía connotaciones negativas. También vio que el chico iba descalzo.

Arrrrg, grumete, eres la primera en llegar. Enhorabuena, arrrrg —me felicitó el chiquillo, con una voz que trataba de sonar grave—. Yo soy el gran capitán Bavol, gran surcador de los mares y… y… y del universo, ¿por qué no? ¿Cómo te llamas tú?

El comportamiento del “capitán Bavol” me divirtió. Aun así, no lo mostré. Si el instinto no me fallaba, Bavol debía de parecerse a mi amigo James, y sabía que los muchachos como ellos no soportaban que no les tomaran en serio.

Así que me cuadré y realicé un saludo militar, diciendo:

¡Me llamo Jeanne Mars, mi capitán! ¡A su servicio!

Esto va a ser divertido.

Mi capitán asintió, conforme, y añadió:

Veo que te gusta la aventura y no has podido resistirte al leer mi mensajito. Muy bien, ¡pues a por el tesoro! —anunció, señalando al infinito tras voltearse. Después, se volvió hacia mí— Ay, se me olvidaba que tenemos que esperar al resto… Bueno, ¡pues esperemos!

¿Al resto? ¿Cuánta gente había recibido el misterioso mensaje? No le importaba aguantar los juegos de Bavol ella sola, pero si aquello se aglutinaba… No todos estarían dispuestos a obedecer a un chiquillo, seguro.

¿Qué? ¿No te creerías que eras la única a la que le había mandado la nota? —apostilló, tras sentarse en el suelo.

¿Más gente va a venir? Quiero decir… ¿Cuán numerosa será nuestra tripulación, mi señor?

Me senté a su lado. Para distraerme, arranqué unas cuantas hierbas y comencé a trenzarlas. Esperaba no ser la única que había caído en la trampa del gitano.
Avatar de Usuario
15nuxalxv
49. Mandrágora
49. Mandrágora
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 1461
Registrado: Dom May 20, 2012 3:55 pm
Dinero: -600,907.82
Banco: 33,068.83
Ubicación: Kimbolton Castle
Sexo: Femenino
Estantería de objetos
Karma: 14

Re: [Islas del Destino] Un gran pirata soy

Notapor Tidus Cloud » Sab Ene 31, 2015 2:30 am

Al pequeño le gustaba la actitud de su nueva incorporación a la tripulación. Tenía mucha disposición y una gran capacidad de obediencia a su nuevo capitán, era evidente que Bavol había sabido interpretar perfectamente las señales de que era una buena candidata.

¿Más gente va a venir? Quiero decir… ¿Cuán numerosa será nuestra tripulación, mi señor? —le preguntó Jeanne al enterarse de que tenía que venir más gente.

Ah, pues muy numerosa, grumete. Cuantos más mejor —respondió el gitano con voz muy orgullosa—. Si no recuerdo mal, creo que le he enviado la nota a unos… catorce personas, más o menos.

Tras contestar a la curiosa aprendiza, Bavol se cruzó de brazos impaciente a que llegara el resto de aprendices candidatos para su pequeña expedición.

Tú has sido muy puntual, no como éstos que todavía estarán vistiéndose —le susurró Bavol a Jeanne con complicidad—. De momento, tú eres mi grumete favorita.

Lamentablemente, el tiempo pasó y ninguno de sus aspirantes a unirse a la tripulación se presentó. El jardín se fue llenando poco a poco de otros Aprendices o moguris ajenos al tema mientras el gitano continuaba esperando cada vez más impaciente. Incluso hubo que sin quererlo llegó a romper el esperanzado corazoncito de Bavol cuando apareció por los jardines finalmente y Bavol fue corriendo a recibirle mientras ondeaba la bandera con entusiasmo.

¡¡Arrgg, bienvenido a la aventura, grumete!! Yo soy el capitán Bavol. Tengo que decirte que llegas tarde, pero… —La presentación del niño fue interrumpida por una corta explicación del Aprendiz, en la que le indicaba que no estaba interesado y que se encontraba allí por otras razones—. Oh, ya, no pasa nada…

Sí que pasaba y, dijera lo que dijera el gitano, el tono de desilusión y tristeza que impregnaba sus últimas palabras dejaba claro que aquella decepción le había supuesto un duro golpe para su característico espíritu alegre. Bavol pasó por el lado de Jeanne lentamente mientras se llevaba las manos a los ojos para esconder alguna lagrimilla que se le escapaba.

¿Pero por qué no ha venido ninguno? Ni siquiera se han molestado en venir… —La voz se le rompió al decir esa última frase. Él había montado con toda su ilusión su primera aventura pirata y todas las personas a las que había intentado invitado le habían rechazado—. Esto no es justo…

Dándole la espalda a Jeanne, Bavol agachó el rostro mientras una lágrima que no pudo contener más le bajaba por la mejilla. Era una tontería, pero sentía que como si su sueño de ser pirata acabara de ser frustrado. Él sólo quería vivir una pequeña aventura, pero por lo visto a los demás no les parecía igual de interesante. Lo mejor sería que se volviera por donde había venido.

Me voy a mi cuarto, Jeanne… —dijo Bavol aguantando el llanto como podía.
Imagen


Spoiler: Mostrar
Imagen
Avatar de Usuario
Tidus Cloud
35. Hechicero
35. Hechicero
 
Mensajes: 1038
Registrado: Sab Sep 27, 2008 4:59 pm
Dinero: 156,626.10
Banco: 15,565.00
Ubicación: Reinando un nuevo mundo lleno de posibilidades...
Sexo: Moriré solo y virgen
Estantería de objetos
Karma: 20

Re: [Islas del Destino] Un gran pirata soy

Notapor 15nuxalxv » Sab Ene 31, 2015 2:51 am

Spoiler: Mostrar


Ah, pues muy numerosa, grumete. Cuantos más mejor —su voz denotó un orgullo infantil, que me hizo sonreír—. Si no recuerdo mal, creo que le he enviado la nota a unos… catorce personas, más o menos.

El capitán Bavol parecía impaciente por la llegada del resto de la tripulación.Yo seguí con mi tarea de trenzar briznas, oteando de vez en cuando el jardín, a la espera de otro aprendiz que hubiera seguido el juego de la carta.

Tú has sido muy puntual, no como éstos que todavía estarán vistiéndose —me confió el muchacho, entre susurros—. De momento, tú eres mi grumete favorita.

Es un honor, mi capitán. Prometo servirle con lealtad —respondí, golpeando mi pecho con el puño para reafirmarlo. La inocencia del pequeño Bavol era contagiosa, pensé.

Poco a poco, el astro solar fue haciendo su recorrido por la cúspide celeste, y los jardines se fueron llenando paulatinamente de moguris y aprendices. Pero ninguno de estos con el objetivo de enrolarse a nuestra pequeña tripulación.

La impaciencia del pequeño capitán iba aumentando con el paso del tiempo. Cuando me di cuenta de que había exterminado toda vida vegetal a mi alrededor, supe que nadie más iba a aparecer. ¿Había sido tan tonta como para hacer caso a una nota anónima? ¿Acaso nadie más la había considerado importante?

Mis esperanzas de no ser la única volvieron cuando Bavol corrió hacia un aprendiz que pasaba por allí, sacudiendo la bandera con alegría.

¡¡Arrgg, bienvenido a la aventura, grumete!! Yo soy el capitán Bavol. Tengo que decirte que llegas tarde, pero… —el niño gitano fue interrumpido por las excusas del aprendiz, quien en un intento de escaqueo le dijo que no estaba interesado, y que estaba allí por otra razón—. Oh, ya, no pasa nada…

Spoiler: Mostrar


El tono de desolación del pequeño en aquellas últimas palabras enterneció el corazón de Jeanne. La gente tenía mejores cosas que hacer que seguir los juegos de un niño, sí; pero le partía el alma ver la desilusión que florecía en la mirada de Bavol.

¿Pero por qué no ha venido ninguno? Ni siquiera se han molestado en venir… —su voz se quebró en las últimas palabras. El pobre estaba a punto de romper a llorar. Se veía toda las ganas que tenía de ser pirata—. Esto no es justo…

El pequeño capitán me dio la espalda, tratando de esconder aquello que era inevitable que descubriera.

Me voy a mi cuarto, Jeanne… —anunció, ahogando el inminente llanto.

Me levanté y me acerqué a él. Me arrodillé para quedar a su altura y le estreché la mano.

Si hay una cosa que no soporto —dije— son los niños llorones. No permitas que lo que hagan otros te afecte, capitán.

>>Y sobre todo, jamás deben hacer que tus sueños abandones.

Acto seguido, me incorporé y realicé el saludo militar que había hecho al principio, exclamando:

¡Espero sus órdenes, mi capitán!
Avatar de Usuario
15nuxalxv
49. Mandrágora
49. Mandrágora
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 1461
Registrado: Dom May 20, 2012 3:55 pm
Dinero: -600,907.82
Banco: 33,068.83
Ubicación: Kimbolton Castle
Sexo: Femenino
Estantería de objetos
Karma: 14

Re: [Islas del Destino] Un gran pirata soy

Notapor Tidus Cloud » Sab Ene 31, 2015 3:11 am

Bavol se paró al instante al ver que Jeanne se acercaba a él y se ponía a su altura para decirle algo. El gitano se quedó mirándola fijamente sin hacer ni un solo gesto mientras la chica le daba aquellos consejos, bajando la cabeza cuando ésta acabó de hablar.

Yo… yo… —musitó Bavol con un tono de tristeza aún impregnando sus palabras. Seguidamente, alzó levemente su rostro y clavó sus ojos decididamente en los de Jeanne—. Creo que tienes razón.

Puede que no tuviese a la tripulación pirata que él se había imaginado, pero al menos había encontrado a una Aprendiza que parecía valer bastante la pena. Quizás si la adiestrase un poco más en las artes del pillaje y la piratería podría convertirse en su segunda de abordo. Bavol no pudo evitar contener una breve sonrisa traviesa al imaginarse su gran navío surcando el mar… y quizás incluso algún día el Intersticio de los mundos.

¡Vamos, grumete, a la aventura, arrg! —exclamó finalmente el gitano señalando hacia el cielo.

***

Imagen

¡Remad, remad, remad! —ordenaba Bavol animadamente sin prestar mucha atención a la otra pasajera.

La escena era de lo más curiosa. Ambos Aprendices se encontraban en el interior de un viejo bote de madera en medio del océano; sin embargo, sólo uno de ellos estaba dejándose el lomo en remar lo más eficientemente que podía. Por su parte, Bavol había permanecido durante todo el viaje quieto en su asiento contemplando su “mapa del tesoro”.

El gitano había guiado a Jeanne hasta las Islas del Destino. Le había explicado a la Aprendiza que estaba tras la pista de un suculento tesoro en ese mundo gracias al mapa que había encontrado hace poco. Nada más llegar, el gitano parecía que sabía bien a donde tenía que ir. Habían aterrizado en la isla principal, pero según el niño tenían que dirigirse a uno de los islotes que había por allí desperdigados, de manera que marcharon hacia el puerto, donde Bavol ya tenía listo un bote para utilizar.

Uhm, éste no es el gran barco que yo me esperaba, pero por algo habrá que empezar —reflexionó Bavol positivamente—. ¿Cómo podríamos llamarlo?

Bavol asintió contento ante cualquier sugerencia que le hiciera la Aprendiza para bautizar a su primer navío. Al fin y al cabo, también era importante tener en cuenta la opinión de la tripulación en la gestión de un barco. O al menos eso es lo que había leído en el libro, en el que indicaban que si se era demasiado cruel, existía la posibilidad de que los marineros se rebelasen. Teniendo en cuenta que en aquella barca era bastante pequeña y sólo había dos personas, Bavol lo tendría complicado en caso de rebelión.

Vamos, Jeanne, mucho ánimo. Me gustaría ayudarte, pero recuerda que el capitán no hace cosas tan simples como remar —razonó Bavol estirando las piernas en el bote—. Yo me dedico a cosas más importantes como interpretar mapas con sus numeritos, sus dibujitos y sus cruces del tesoro —concluyó golpeando con la mano el trozo de papel que estaba estudiando.

» Pero, tranquila, en cuanto desenterremos el tesoro de este mapa, podremos hacer lo que nos dé la gana. Tú confía en mí.

Dicho esto, Bavol esbozó una amplia sonrisa y volvió a fijarse en el mapa que tenía en su regazo. Sin embargo, quería ser un capitán muy cercano a su tripulación, de manera que si Jeanne tenía alguna pregunta que hacerle sobre aquella pequeña aventura, se la contestaría encantado.
Imagen


Spoiler: Mostrar
Imagen
Avatar de Usuario
Tidus Cloud
35. Hechicero
35. Hechicero
 
Mensajes: 1038
Registrado: Sab Sep 27, 2008 4:59 pm
Dinero: 156,626.10
Banco: 15,565.00
Ubicación: Reinando un nuevo mundo lleno de posibilidades...
Sexo: Moriré solo y virgen
Estantería de objetos
Karma: 20

Re: [Islas del Destino] Un gran pirata soy

Notapor 15nuxalxv » Sab Ene 31, 2015 3:23 am

Imagen


¡Remad, remad, remad! —me apremiaba Bavol, mientras estudiaba un pergamino: un “mapa del tesoro”.

¿Por qué hablará en plural, si sólo estoy yo?

Me sequé el sudor de la frente. Habíamos conseguido un bote en la isla principal del archipiélago, pero ahora sólo disponíamos de mi fuerza (que pese a haber aumentado con los entrenamientos, no era muy grandiosa) para movernos. Afortunadamente, había crecido en una ciudad pesquera, y sabía cómo funcionaban los remos: primero el uno, luego el otro. No sería gracioso quedarse dando vueltas en círculos.

Al menos, el paisaje era espectacular: el cielo azul empezándose a tiznar de los colores cálidos del ocaso, la fresca brisa acariciándonos, el calmado mar perdiéndose en un horizonte con sólo dos islas sobresaliéndose del plano horizontal (la principal, donde los lugareños vivían; y otra más pequeña y deshabitada, nuestro destino).

Sin duda, para mí, que había vivido en un lugar donde el mar y el cielo eran grises y tormentoso; aquel idílico lugar no me hacía salir de mi asombro. ¿Serían como estas aquellas paradisíacas playas que relataban los viejos marineros en sus historias? Imaginé que sí, no creía posible un paisaje más encantador.

Y, en medio de todo el panorama, estábamos Le Petit Capitaine (había decidido coronarlo así, con el mismo nombre que un personaje de una novela) y yo, en una pequeña barcaza que él había encontrado. Lo había tenido todo planeado: el mundo, el mapa, el barco… sólo necesitaba una tripulación que hiciera el trabajo duro.

Y de eso, claro está, me encargaba yo.

Uhm, éste no es el gran barco que yo me esperaba, pero por algo habrá que empezar —comentó mi “superior”—. ¿Cómo podríamos llamarlo?

Me paré un momento a reflexionar un buen nombre. No pude evitar pensar en la novela que me había acabado hace poco (y que me había maravillado, por cierto), así que finalmente dije:

¿Qué tal Odisea I?

Le Petit Capitaine asintió conforme, y nuestro bote de remos fue bautizado. Sentía una mezcla de emoción y cansancio extraña en el pecho. Esperaba que no me diera un golpe de calor, o que se me quemara mi delicada piel. Después de todo, no era todo perfecto en aquel mundo.

Vamos, Jeanne, mucho ánimo. Me gustaría ayudarte, pero recuerda que el capitán no hace cosas tan simples como remar —parecía realmente convencido de esto, aunque yo no tanto—. Yo me dedico a cosas más importantes como interpretar mapas con sus numeritos, sus dibujitos y sus cruces del tesoro —explicó, golpeando su mapa con orgullo.

» Pero, tranquila, en cuanto desenterremos el tesoro de este mapa, podremos hacer lo que nos dé la gana. Tú confía en mí.

Asentí mientras respiraba dificultosamente por el esfuerzo que estaba realizando. Dudaba de la existencia del tesoro (después de todo, esto era un juego, ¿no?), pero no quise aguarle la fiesta al pequeño. Éste me sonrió de oreja a oreja, y no pude evitar devolvérsela.

Pasó un rato. Estaba agotada, así que dije:

Capitán, ¿podríamos parar unos minutos para descansar? Estoy cansada de tanto remar…

Esperé su contestación. Si me respondía afirmativamente, soltaría los remos y me secaría de nuevo el sudor de la frente mientras buscaba una postura más cómoda.

Por cierto, me he traído una brújula de latón —mencioné, sacándola de mi bolsillo —. Tal vez no sea útil en la expedición.

Después la devolvería a su sitio, excepto si llegaba a pedírmela. Entonces se la entregaría, añadiendo:

Capitán Bavol, es un regalo familiar, tenga cuidado por favor.

Mientras recuperaba energías, acaricié distraídamente la superficie líquida que se extendía hasta perderse de vista. Entonces, se me ocurrió algo:

Capitán, todo pirata sabe unas cuantas canciones. Yo conozco algunas. ¿Le apetece cantar?

Esperé su respuesta, expectante. En caso de que dijera que sí, volvería a empezar a remar, cantando:

Spoiler: Mostrar


¡Yo ho, yo ho! ¡Un gran pirata soy!
Ladrón, salvaje, a todos en alta mar.
Todos, brindemos ¡Yo ho!
Saqueamos, robamos, sin nada importar.
¡Todos, brindando yo ho!
¡Yo ho, yo ho, un gran pirata soy!
Hurtos estafas, tomar lo que hay, ¡todos brindando, yo ho!
Y somos tan malos como un huracán, ¡todos brindando, yo ho!
¡Yo ho, yo ho, un gran pirata soy!


Spoiler: Mostrar
Disfrutad de Jeanne cantando. No creo que se repita nunca más (?)
Avatar de Usuario
15nuxalxv
49. Mandrágora
49. Mandrágora
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 1461
Registrado: Dom May 20, 2012 3:55 pm
Dinero: -600,907.82
Banco: 33,068.83
Ubicación: Kimbolton Castle
Sexo: Femenino
Estantería de objetos
Karma: 14

Re: [Islas del Destino] Un gran pirata soy

Notapor Tidus Cloud » Sab Ene 31, 2015 1:17 pm

Mientras examinaba con detenimiento cuál era la mejor ruta para ir hasta su ansiado tesoro, escuchó como Jeanne le lanzaba una nueva pregunta, curiosamente una que no se esperaba:

Capitán, ¿podríamos parar unos minutos para descansar? Estoy cansada de tanto remar…

¿Uhm, ya estás cansada? —preguntó Bavol extrañado levantando la vista del mapa—. En fin, sí, puedes descansar un rato.

Mientras le concedía unos minutos para que se relajase, ya que él era un capitán pirata justo y generoso (eso sin contar de que eran solo dos en la barca y ella era más grande de él), decidió guardar el mapa de nuevo en uno de sus bolsillos y contempló cuál era el paisaje a su alrededor para localizarse un poco. Por lo que podía ver, ya no estaban tan lejos de la isla a la que iban.

Por cierto, me he traído una brújula de latón —dijo su compañera sacando el objeto de su bolsillo —. Tal vez no sea útil en la expedición.

Bavol acercó el rostro a un palmo de la brújula y la miró con atención. Se le había olvidado que una brújula era algo imprescindible para un pirata, al fin y al cabo el gran capitán Jack Sparrow siempre iba agarrado a la suya.

Eh, grumete, préstamela un momentito.

Capitán Bavol, es un regalo familiar, tenga cuidado por favor —le pidió mientras se la entregaba.

El gitano esperó a que la aguja de la brújula funcionara como la del capitán Sparrow; no obstante, permaneció apuntando prácticamente hacia la misma zona. Bavol alargó un dedo y la toqueteó rápidamente esperando que empezara a funcionar de una vez por todas. Al ver que no ocurría nada significativo, soltó un suspiro decepcionado.

Es más… normal de lo que me esperaba —confesó Bavol encogiéndose de hombros y entregándole de vuelta su querido tesoro.

Capitán, todo pirata sabe unas cuantas canciones. Yo conozco algunas. ¿Le apetece cantar?

Eh, sí, sí, claro. Nos hace falta un himno pirata, así que a ver qué sabes cantar, grumete.

Jeanne comenzó a remar de nuevo y al ver que aquella cancioncilla que había empezado a entonar, Bavol escuchó con curiosidad la letra que estaba cantando. Efectivamente parecía ser una de las canciones típicas que escucharía uno en un barco pirata; sin embargo, ya que el gitano pretendía montar su tripulación prefería marcar un nuevo estilo que fuera más propio.

Oye, grumete, creo que tendríamos que cantar algo diferente —le dijo Bavol mientras se llevaba las manos a la nuca—. Deberías cantar algo más chachi. Mira, yo te enseño ­—concluyó soltando un carraspeo.

Spoiler: Mostrar

En la isla muy chachi
Bajo una luna que es " guachi "
bailando con las chatis
que no me dejan ni un poco tranqui

Yo me pongo la crema, sentado en la arena
Por mi cuerpo serrano,
el cuerpo del verano

Y si sigo tu plaaaan,
yo me convierto en capitán
¡Yo me convierto en capitán!


» ¿Ves? Es una rima fácil y pegadiza, seguro que triunfa. Sigue remando, seguro que se me ocurre más.

En realidad, utilizar aquellas palabras aún le resultaba un tanto extraño, pues no eran propias del mundo del que provenía, pero en las charlas con otros Aprendices había ampliado mucho su vocabulario y poco a poco las iba utilizando donde lo creía conveniente.

Poco a poco se iban acercando cada vez más a su destino deseado, donde podría comenzar con su aventura pirata. Entonces, tras un rato con la mirada fijada en la isla en la que tenían que atracar, se acordó de un detalle importante que se le había escapado comentar a su nueva tripulante

Oye, hay algo que tengo que decir —dijo llamando la atención de Jeanne—. Ahora vamos de pirata, no de Caballeros de Tierra de Partida, así que nada de Llave Espada —explicó negando con su dedo—. También estaría bien que no usarás magia porque sería un poco trampa, ¿sabes? No sé si me entiendes...

Bavol esperó que su subordinada le mostrase alguna señal de que estaba comprendiendo lo que estaba tratando de explicarle. Cuando hubiera visto que lo había entendido, el gitano asintió conforme para después añadir:

Mejor te echo una mano para que no hagas trampa —El gitano apuntó con un dedo hacia Jeanne y después conjuró—. Mutis.
Imagen


Spoiler: Mostrar
Imagen
Avatar de Usuario
Tidus Cloud
35. Hechicero
35. Hechicero
 
Mensajes: 1038
Registrado: Sab Sep 27, 2008 4:59 pm
Dinero: 156,626.10
Banco: 15,565.00
Ubicación: Reinando un nuevo mundo lleno de posibilidades...
Sexo: Moriré solo y virgen
Estantería de objetos
Karma: 20

Re: [Islas del Destino] Un gran pirata soy

Notapor 15nuxalxv » Dom Feb 01, 2015 11:58 pm

Spoiler: Mostrar


La canción de Bavol era… Estrambótica. No sabía lo que significaba chachi, guachi y chatis, pero me hice una idea. Me extrañó oír esa canción de la boca de un niño. Supuse que no sería del todo consciente de su significado.

Una canción muy… Chachi, mi capitán.

Esperé haber usado bien la palabra.

Seguí remando. Poco a poco, la línea que formaba nuestro destino en el horizonte fue ensanchándose, hasta poder distinguir ya unas palmeras, una cascada y construcciones de madera. Un poco más, y todo el esfuerzo se vería recompensado. Era un auténtico paraíso.

Oye, hay algo que tengo que decir —el capitán me despertó de mi ensoñación—. Ahora vamos de pirata, no de Caballeros de Tierra de Partida, así que nada de Llave Espada —movió su dedo de un lado a otro como un gesto de negación—. También estaría bien que no usarás magia porque sería un poco trampa, ¿sabes? No sé si me entiendes…

Gracias por el consejo, Capitán —No era idiota. Conocía perfectamente las normas de la Orden. Pero no quise recriminárselo demasiado —, pero ya conocía las normas, la verdad.

Mejor te echo una mano para que no hagas trampa —me señaló con un dedo—. Mutis.

Sentí como si una esencia que había estado dentro de mí sin yo saberlo de pronto, desapareció. Fui a preguntar qué significaba ese hechizo, pero cuando abrí la boca, mis cuerdas vocales fallaron. Lo intenté de nuevo, pero nada.

Miré histérica a Bavol, con los ojos casi saliendo de mis órbitas. Le agarré el brazo y se lo sacudí, esperando una respuesta de el pequeño diablillo.

En cuanto lo escuché, estaba a punto de estallar de rabia. Tomarse el derecho a quitarme la voz sin pedírmelo siquiera… Comencé a zarandearlo. Ya que no podía hablar, tendría que expresarme de otro modo. Aparte, en caso de poder hacerlo, no le habría dicho cosas muy bonitas.

Con el movimiento, la barca comenzó a tambalearse de un lado a otro. Estuvimos a punto de caer al agua, pero por suerte las olas no estaban bastante agitadas como para volcarnos. Me detuve en el instante. Ya estaba muda, no quería terminar muda y mojada.

Suspiré. Después de todo, enfadarse no servía de nada. Los efectos terminarían por desaparecer, y hasta entonces no podría decir nada. Sería una tumba.

Decidí remar hasta la orilla. Una vez hubimos arribado a un pequeño muelle, desembarqué. Observé mi alrededor: una dorada playa de fina arena, un islote con una palmera al fondo, un viejo cobertizo de madera húmeda.

Salté a la arena. Imaginé lo caliente que estaría, y no pude evitar tocarla. Jamás había sentido tanto calor en algo tan pequeño como unos granos de arena. ¿Todos los días allí eran así?

Dirigí la mirada a Le Petit Capitaine, por sí quería comentar algo. Después, señalé toda la isla con el brazo, proponiéndole que la exploráramos. Hice énfasis en lo que parecía una construcción de madera sobre un árbol. Tal vez desde allí arriba tuviéramos mejor perspectiva.

Si no tenía nada que objetar, comenzaría a dirigirme hacia allí.
Avatar de Usuario
15nuxalxv
49. Mandrágora
49. Mandrágora
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 1461
Registrado: Dom May 20, 2012 3:55 pm
Dinero: -600,907.82
Banco: 33,068.83
Ubicación: Kimbolton Castle
Sexo: Femenino
Estantería de objetos
Karma: 14

Re: [Islas del Destino] Un gran pirata soy

Notapor Tidus Cloud » Lun Feb 02, 2015 12:05 am

Después de que Bavol lanzara el hechizo, Jeanne abrió la boca, pero no emitió sonido alguno. Como si estuviera poseída por algún tipo de demonio la grumete agarró del brazo del gitano, que se quedó un tanto sorprendido por aquella reacción.

Ay, tranquila, tranquila —le dijo rápidamente intentando deshacerse del agarre—. Es tan sólo un hechizo, se te quitará en un rato. ¿Unas horas a lo mejor? No sé, la verdad es que nunca he probado cuanto duraba. Ay, qué tonto he estado, eh —concluyó Bavol sonriéndole felizmente como si no tuviera importancia.

Jeanne pareció no entender el hecho de que sólo duraría un rato, ya que como si se tratara de una bestia enfurecida empezó a mover el barco del capitán Bavol, tanto que provocó que ambos se mojaran con el agua que les rodeaba.

¡Para de una vez, por favor! —suplicó alargando sus manos hacia ella al ver que con el último movimiento el bote casi estaba a punto de volcar.

Afortunadamente, la joven entró en razón y finalmente continuó remando hasta la orilla de la isla, que ya estaba bastante cerca. El gitano volvió a su sitio mientras miraba atentamente a su grumete con un ápice de asombro. Vaya, parecía que tenía más mal genio del que se imaginaba en un principio.

Pronto llegaron a un diminuto muelle de la pequeña isla en la que se escondía su ansiado tesoro. Una vez el bote estuvo bien atado, Bavol dio un salto con fuerzas para salir de él sintiéndose como un capitán pirata que se lanzaba al abordaje de un nuevo barco. A continuación, se giró para ver el estado de su compañera.

¿Qué, sigues sin poder hablar? —El silencio de su compañers le sirvió como respuesta. Entonces, observó cómo hacía un gesto con su brazo—. Oh, quieres jugar a los mimos. Tú, tranquila, que yo soy muy bueno.

» A ver, arena. No, no, playa. Toda la playa, eh, la isla, eso, la isla entera —seguidamente hizo un nuevo gesto—. Madera, árbol, pared, gaviota, no, ¡que te duele el brazo de remar! Ays, creo que no sabes jugar muy bien a los mimos…

Bavol se giró hacia donde señalaba el brazo de la muchacha y vio que casualmente había una especie de construcción de madera justo en la zona que indicaba Jeanne.

¿Eso es? ¿Qué te gusta eso? —preguntó Bavol volviéndose hacia su grumete extrañado—. Creo que tienes unos gustos un poco raros…

Volvió a mirar al punto donde le señalaba y se quedó mirando esa gran casa construida en el árbol. ¿Quién viviría allí? Sin duda, era la construcción más grande de toda la zona, así que tenía que ser un lugar importante.

Oye, tengo una idea, vámonos por ahí que creo que nos llevara a algún sitio bueno para empezar a buscar.

Y dicho esto, Bavol sacó el pergamino que había guardado y emprendió la marcha hacia aquella construcción de madera para dar por comenzada su búsqueda del tesoro.
Imagen


Spoiler: Mostrar
Imagen
Avatar de Usuario
Tidus Cloud
35. Hechicero
35. Hechicero
 
Mensajes: 1038
Registrado: Sab Sep 27, 2008 4:59 pm
Dinero: 156,626.10
Banco: 15,565.00
Ubicación: Reinando un nuevo mundo lleno de posibilidades...
Sexo: Moriré solo y virgen
Estantería de objetos
Karma: 20

Re: [Islas del Destino] Un gran pirata soy

Notapor 15nuxalxv » Lun Feb 02, 2015 12:30 am

No poder hablar iba a causar más problemas de lo que pensaba. El pequeño se había tomado mis señas como un juego; en el que no era muy bueno, todo sea dicho.

Tras varios intentos del muchacho, al fin pareció ver aquello que señalaba.

¿Eso es? ¿Qué te gusta eso? Creo que tienes unos gustos un poco raros…

Me golpeé la cara con la palma de mi mano y suspiré. Aquello era exasperante, por no decir inútil. ¿Cómo había terminado jugando a los mimos con un niño de once años en una playa tropical?

Oye, tengo una idea, vámonos por ahí que creo que nos llevara a algún sitio bueno para empezar a buscar —me explicó Bavol, tras observar de hito en hito la construcción.

Así, guardó su pergamino y se dirigió hacia la casa. Me encogí de hombros, mirando al cielo, y le seguí.

Para acceder al árbol, era necesario cruzar una pasarela de madera (agradecí que la humedad no la hubiese deteriorado) y subir unas escaleras de mano. Tras subir, oteé el bello panorama digno de mención. Después de observar la inmensidad del azul encontrándose con el azul, me dirigí al interior de la caseta.

Dentro, entorné los ojos para acostumbrarme a la oscuridad. La luz era escasa, pese a que el Sol golpeaba la isla intensamente. Distinguí una vieja y sucia tela colgando de una pared, que no tenía más misterio. En los rincones había algunos despojos que delataban la anterior presencia de niños: juguetes rotos u olvidados, corazones de manzana, envoltorios de chocolate… Distinguí entre los trastos algo que me llamó la atención. Lo recogí: una espada de madera algo tosca, pero que para un chiquillo era más imbatible que el mejor de los metales.

La volví a dejar en tierra y salí a la balconada. Tras volver a detenerme un instante en las olas mecidas por la brisa litoral, ojeé la isla, de dimensiones pequeñas. A nuestra derecha había una especie de barco encallado al que se podía acceder por otra pasarela, y a mano izquierda; la catarata y un islote anexionado con una palmera. No se veía ni un alma.

Me giré hacia Le Petit Capitaine y volteé mis palmas hacia arriba encogiéndome de hombros, intentando preguntarle qué proponía. Después de todo, él era mi “superior”.

En caso que preguntara mi opinión, señalaría el barco encallado. No había visto el mapa que tanto atesoraba el pequeño gitano, así que no sabía por donde comenzar a buscar el “tesoro”.
Avatar de Usuario
15nuxalxv
49. Mandrágora
49. Mandrágora
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 1461
Registrado: Dom May 20, 2012 3:55 pm
Dinero: -600,907.82
Banco: 33,068.83
Ubicación: Kimbolton Castle
Sexo: Femenino
Estantería de objetos
Karma: 14

Re: [Islas del Destino] Un gran pirata soy

Notapor Tidus Cloud » Lun Feb 02, 2015 12:40 am

Capitán y grumete ascendieron por una pasarela de madera y unas escaleras de mano para llegar a la casita que Jeanne le había señalado.

No está mal, aunque está un poco sucio —sentenció Bavol al ver los trozos de comida que había por el suelo.

Bavol anduvo lentamente por la habitación como si evaluara las condiciones de aquel lugar. Pese al detalle de la limpieza que ya había destacado, le parecía un lugar perfecto para empezar su gran proyecto.

Creo que ésta sería una buena base pirata —concluyó después de su análisis personal de la estancia—. Aunque creo que esta islita nos serviría…

El gitano posó sus ojos en la espada de madera a la que acababa de echar un vistazo Jeanne. Bavol se acercó a ella y se agachó para acariciar la hoja de madera con sus dedos mientras reflexionaba en lo que podía significar. Quizás esa isla también estaba llena de niños como él que anhelaban ser rebeldes piratas. Al menos había muchas probabilidades si todos eran como aquel niño...

Entonces se dio cuenta que su grumete había decidido salir a ver las vistas de aquel lugar, de manera que dejó el arma de juguete en su sitio y decidió acompañarla. Nada más verle comenzó a hacerle más gestos, así que por lo que veía aún no había recuperado su capacidad de habla. Bavol soltó un resoplido de cansancio al tener que estar todo el rato adivinando lo que ella quería decirle, casi habría sido mejor no haber conjurado aquel Mutis.

¿Qué a dónde vamos? —lanzó la pregunta en alto—. Ah, pues nos harían falta unas palas, así que creo que mejor vamos a recogerlas. No sé bien dónde estarán, ¿alguna idea?

Jeanne le señaló a otro lugar a la que se accedía por otra explanada de madera. Bavol no veía desde ahí muy bien qué había, así que existía la posibilidad de que efectivamente allí se encontraran las palas. El gitano asintió a la sugerencia de su grumete y decidió tomar la iniciativa y encabezar él la marcha.

Esta isla sería una guarida de piratas muy buena —empezó a decir el niño a su compañera durante el camino—. En esa casa de antes estaríamos los jefes tomando las decisiones, en esa orilla de ahí atracarían los barcos y justo ahí entrenaríamos los duelos con espada.

» Creo que aquí nadie tiene su casa, así que podríamos quedarnos nosotros con esta isla y convertirla en un buen paraíso. ¿Qué te parece la idea?

Había preguntado más por educación o por su deseo de confesar sus sueños que por tener una conversación de verdad con ella, puesto que parecía que no le importaba mucho el hecho de que no pudiera articular aún ni una palabra. Un simple asentimiento de cabeza le bastaría al pequeño soñador para seguir hablándole de su fantasía.
Imagen


Spoiler: Mostrar
Imagen
Avatar de Usuario
Tidus Cloud
35. Hechicero
35. Hechicero
 
Mensajes: 1038
Registrado: Sab Sep 27, 2008 4:59 pm
Dinero: 156,626.10
Banco: 15,565.00
Ubicación: Reinando un nuevo mundo lleno de posibilidades...
Sexo: Moriré solo y virgen
Estantería de objetos
Karma: 20

Re: [Islas del Destino] Un gran pirata soy

Notapor 15nuxalxv » Lun Feb 02, 2015 1:07 am

Spoiler: Mostrar


Esta isla sería una guarida de piratas muy buenas —me confesó Bavol mientras nos dirigíamos al lugar señalado—. En esa casa de antes estaríamos los jefes tomando las decisiones, en esa orilla de ahí atracarían los barcos y justo ahí entrenaríamos los duelos con espada.

>>Creo que aquí nadie tiene su casa, así que podríamos quedarnos nosotros con esta isla y convertirla en un buen paraíso. ¿Qué te parece la idea?

Se me ocurrían bastantes pegas a esa idea: vivir en otro mundo, servir a la Orden, los aldeanos de la isla principal (aunque esta estuviera deshabitada, no creí que se olvidaran de ella), que el capitán fuera un niño, que no tuviéramos barco...

Pero asentí de todos modos. Porque vi en sus ojos el brillo de la ilusión infantil, y yo no se la iba a quitar.

Miré al pequeño gitano. En el fondo, me recordaba a mí misma cuando tenía su edad, dispuesta a comerme el mundo, a correr aventuras y a encontrar grandes tesoros. Así había sido yo, antes de que toda mi vida se fuera al garete, y todos mis sueños se estrellaran como estrellas fugaces.

Una vez llegamos a nuestro destino, aparté todos esos pensamientos tristes de mi mente, de vuelta al rincón donde vivían, y me puse manos a la obra. Si necesitábamos unas palas, debíamos encontrarlas cuanto antes.

Para mi desilusión, las únicas herramientas que encontré fueron una pequeña pala roja y un rastrillo azul, de un material bastante endeble. Se las mostré a mi capitán, indecisa. No creía que pudiéramos encontrar mejores, pero la verdad que dejaban mucho que desear.

Spoiler: Mostrar
Imagen


Supuse que era el momento de comenzar con la búsqueda del tesoro, así que le indiqué la salida mientras con la otra mano sostenía la pala y el rastrillo en alto.

Esperaba que sacara su misterioso mapa y me diera indicaciones para descubrir dónde cavar. Deseé que encontráramos algo, pues no me apetecía estar horas cavando con aquella palita ridícula.
Avatar de Usuario
15nuxalxv
49. Mandrágora
49. Mandrágora
Bohemia Lectura
 
Mensajes: 1461
Registrado: Dom May 20, 2012 3:55 pm
Dinero: -600,907.82
Banco: 33,068.83
Ubicación: Kimbolton Castle
Sexo: Femenino
Estantería de objetos
Karma: 14

Re: [Islas del Destino] Un gran pirata soy

Notapor Tidus Cloud » Lun Feb 02, 2015 1:13 am

Jeanne se limitó a asentir, lo cual fue suficiente para contentar al pequeño capitán pirata. No tardaron mucho en llegar a la zona, donde le aguardaban las herramientas que necesitarían para realizar su trabajo. Nada más llegar la grumete fue quien las cogió.

Spoiler: Mostrar
Imagen

¡Bien, las has encontrado! —exclamó Bavol cuando Jeanne le enseñó la pala roja y el rastrillo azul—. Ten cuidado, son bastante caras. El niño ese me dijo que era la mejor pala que podría encontrar en todo el mundo —soltó una risa para después concluir—. O al menos de este mundo.

Jeanne le indicó la salida para que continuaran con su aventura, a lo que Bavol asintió. Era maravilloso que la joven estuviese tan emocionada como él. El gitano sacó su pergamino mientras se alejaba unos pasos de su grumete para que no se le ocurriese echar un vistazo al mapa.

Echó una mirada pensativa a la playa que se extendía hacia lo lejos y después volvió a mirar el mapa.

Ehm, sí, creo que ya lo entiendo bien —afirmó el gitano, aunque no lo había dicho de forma muy convincente—. Hay que ir a, eh, a la isla pequeña esa que tiene el puente de madera. ¡Sí, ahí tiene que ser!

Finalmente, Bavol enrolló el pergamino rápidamente y lo volvió a guardar. Todo habría sido más fácil si hubiera tenido una brújula como la del capitán Sparrow, pero como desgraciadamente no era así. Tendría que desarrollar sus habilidades con los mapas. Bueno, al menos le serviría en un futuro cuando estuviese dentro de un barco.

Una vez ya tuvo claro su próximo objetivo, se volvió hacia su subordinada para comunicarle la próxima orden.

Nos vamos al islote. Tú te encargarás de la pala, ¿vale? —preguntó Bavol antes de comenzar la marcha—. Me tomaré tu silencio como un sí —Y soltó una risilla.
Imagen


Spoiler: Mostrar
Imagen
Avatar de Usuario
Tidus Cloud
35. Hechicero
35. Hechicero
 
Mensajes: 1038
Registrado: Sab Sep 27, 2008 4:59 pm
Dinero: 156,626.10
Banco: 15,565.00
Ubicación: Reinando un nuevo mundo lleno de posibilidades...
Sexo: Moriré solo y virgen
Estantería de objetos
Karma: 20

Siguiente

Volver a Otros temas

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 13 invitados

cron