[Evento Global] El Esclavo del Olvido

Nunca olvidarás que tomaste parte en alguno de estos jolgorios. Kazuki tampoco.

Moderadores: Suzume Mizuno, Denna, Astro, Sombra

Re: [Evento Global] El Esclavo del Olvido

Notapor Aru » Mié Feb 25, 2015 7:00 pm

Aru observó a su alrededor, las salas blancas que transmitían pureza, como si nada malo pudiese salir de el.


Atendedme todos —pidió entonces Kazuki—. ¡¡Silencio!! —exigió—. Mejor. Escuchadme atentamente. Olvidad por un segundo quiénes están con nosotros y pensad en nuestra situación. No es el mejor momento para matarnos.

La muchacha asintió con la cabeza mientras cruzaba la manos y seguía escuchando.

Seguimos en Tierra de Partida, sólo que… De una forma… Diferente. Es la otra cara de nuestro mundo, una que no conocemos y que sólo sale a la luz cuando el corazón del mundo está en peligro.Tenemos que organizarnos y devolver el castillo a la normalidad. Pero para eso necesitamos a Ronin. Debemos encontrarlo, tiene que estar en algún lugar de este lugar.

Después del discurso del maestro, una figura interrumpió y comenzó a platicar con Kazuki y demás, la peliazul asustada invocó su llave por si había que ayudar.

Cuando finalizaron, la pequeña empezó a buscar a sus amigos entre la multitud, pero con tanta gente ahí se le hizo difícil.

Segun lo que había entendido, tendrían que elegir entre tres caminos, viajar al pasado, subir o bajar pisos... Estaba clara la elección de nuestra aprendiza. Ella iría al pasado a ayudar a buscar al sujeto.

Spoiler: Mostrar
Aru elige ir al pasado
Avatar de Usuario
Aru
22. Espectro
22. Espectro
The Unknowns
 
Mensajes: 634
Registrado: Lun Jun 23, 2014 6:05 pm
Dinero: 33,348.66
Banco: 0.00
Ubicación: Aquí mismo, junto a ti.
Sexo: Femenino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 9

Re: [Evento Global] El Esclavo del Olvido

Notapor Kairi » Mié Feb 25, 2015 8:48 pm

Nada más entrar al Castillo, Kairi pudo observar un amplio vestíbulo en el que todo era blanco: suelo, paredes, techo, columnas... Costaba distinguir las cosas entre tanto blanco. Y aunque el vestíbulo estaba vacío, sentía que alguien la observaba. Un escalofrío recorrió su cuerpo. ¿Estarían seguros ahí?

Al fondo de la estancia había una puerta gigante, pero estaba cerrada con cadenas y un candado. A izquierda y derecha había sendas escaleras, una que subía y otra que bajaba.

- ¿Y ahora qué? - se preguntó preocupada. No quería estar allí, quería volver a su habitación acogedora junto con Awa-chan. Ese castillo no le inspiraba ninguna confianza. Y mucho menos si los de Bastión Hueco estaban allí también.

- Atendedme todos. ¡¡Silencio!! - exclamó Kazuki para hacerse escuchar - . Mejor. Escuchadme atentamente. Olvidad por un segundo quiénes están con nosotros y pensad en nuestra situación. No es el mejor momento para matarnos.

De hecho, Kairi nunca había pensado en matar a nadie. No quería peleas con los de Bastión Hueco, aunque si le hacian algo, se defendería.

- Seguimos en Tierra de Partida, sólo que… De una forma… Diferente. Es la otra cara de nuestro mundo, una que no conocemos y que sólo sale a la luz cuando el corazón del mundo está en peligro. Tenemos que organizarnos y devolver el castillo a la normalidad. Pero para eso necesitamos a Ronin. Debemos encontrarlo, tiene que estar en algún lugar de este lugar.

Una risa grave resonó en la sala. Kairi giró la cabeza rápidamente buscando al que la había soltado y al fin lo vio. Delante de la puerta sellada con cadenas había un ser envuelto en una túnica negra con una capucha que impedía mostrar su rostro.

Cuando la criatura habló, parecía que lo estaban haciendo muchas personas: hombres, mujeres, niños... Daba la sensacion de estar hecho de mucha gente. Se presentó ante todos como el guía del Castillo, informándoles que Ronin no estaba allí y que sólo el Maestro de Bastión Hueco, Ryota, sabía lo que estaba ocurriendo. El mundo al que pertenecía el Castillo estaba siendo atacado y a punto de desaparecer, siendo el Castillo del Olvido su última defensa.

- ¿Y qué debemos de hacer entonces? - preguntó Kazuki.

- Reunir las llaves e ir a la puerta dorada - efectivamente, Ryota sabía mucho del tema

El encapuchado informó que había dos llaves: una en lo alto del Castillo y otra en lo más bajo. Pero la explicación del misterioso guía se vio interrumpida cuando Chihiro abrió un portal. Un portal que conducía al pasado.

- Fue Zephyr quien ideó este Castillo, ¿no es cierto? Entonces sólo tenemos que preguntarle.

De modo que ahora había tres caminos: Arriba, abajo o al pasado. No quedaba demasiado tiempo, el Sincorazón gigante estaba a punto de destrozar la puerta por la que habían entrado. La Maestra de Kairi, Lyn, iría al pasado, de modo que su fiel Aprendiza la seguiría, ya que con ella se sentía segura.


Spoiler: Mostrar
Kairi va al pasado.
Imagen
Gracias Aru :D
ImagenImagenImagenImagen
I love you Red ^^
Spoiler: Mostrar
ImagenImagenImagen
Imagen
Imagen

Premios
Spoiler: Mostrar
KHWorld Awards 2011
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2012
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2013
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2014
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2015
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
AruAwards 2014
Imagen
AruAwards 2015
Imagen
Chorriconcurso Visión Perver
Imagen

La Historia Del Hipercor By Rmedive92
Spoiler: Mostrar
El Viernes 26 a las 20 fui al hipercor para compra un juego por el cumple de un amigo y en el msn deje un automensaje que era "En El Hipercor" , en esos momentos Habimaru cerro el chat y se creo una multiconversacion de 7 o 8 personas del foro para hablar , cada minuto aparecía mi gracioso automensaje con el icono del tio feliz , cuando llegue y comente estaban todos En El Hipercor , uno en el carrefour pero bueno , al dia siguiente en el chat la frase mítica aparecía cada poco En El Hipercor y ya esta es la historia del Hipercor que tanta gente me pregunta XD ( Se le ha parecido buena o vivió esto ponérselo como firma.


Imagen
Avatar de Usuario
Kairi
37. Aluvión
37. Aluvión
AnimeDesign
 
Mensajes: 1083
Registrado: Lun Mar 30, 2009 10:52 pm
Dinero: 514,004.84
Banco: 15,384.02
Ubicación: Islas del Destino <3
Sexo: Femenino
Clan: AnimeDesign
Estantería de objetos
Karma: 19

Re: [Evento Global] El Esclavo del Olvido

Notapor EspeYuna » Mié Feb 25, 2015 8:51 pm

Spoiler: Mostrar


Nadhia entró junto a Malik y Light en el vestíbulo del castillo, escuchando a Nanashi rugir de furia. Al parecer un aprendiz de Bastión Hueco había decidido lanzarse a la boca del lobo. Irritada por la situación y el descontrol de los novatos, Nadhia contempló, sorprendida, lo que había sido hasta entonces su hogar. Todo era tan blanco, tan vacío... daba pena mirar en lo que se había convertido el vestíbulo de Tierra de Partida. Además, tenía una sensación muy extraña. Como si alguien la estuviera observando desde algún punto de la sala, no muy concreto. Giró sobre sí misma, viendo como los últimos aprendices entraban junto a los maestros. Pero no encontró a nadie que la estuviera mirando precisamente a ella. Incluso parecía que todos estaban teniendo la misma sensación, mirando, nerviosos e inseguros, la sala que presentaba tres caminos distintos: dos pasillos a la izquierda y a la derecha y una puerta grande y dorada. Ni siquiera la estructura se le parecía al antiguo castillo.

Pensó en Tandy, e intentó apartarlo de sus pensamientos de la forma más fría posible. Tenía que confiar en que aquel cambio no había supuesto ninguna amenaza para los que se encontraban dentro del castillo. Pero Ronin no aparecía...

Escuchó a los maestros cerrar el portón, y se giró para contemplar, una vez más, el poder de los más poderosos de ambos bandos. Todos se unieron y formularon hechizos protectores dirigidos a la entrada, para evitar que los sincorazón entraran. Light, molesto, preguntó de forma grotesca a Alec qué hacía Bastión Hueco en Tierra de Partida. Nadhia echó un vistazo a su alrededor y no sólo había confusión, sino tensión y bastante desconfianza. Pero ella tan sólo tenía ojos para Chihiro: aquel sí que era un auténtico peligro para su hogar, e incluso para Ryota y el resto del bando contrario. No tenía ni idea de qué planeaba, ni por qué demonios había llegado con Bastión Hueco.

¡¡Silencio!! —Nadhia brincó al escuchar a Kazuki, quien se encontraba al lado de Ryota. Verle a él le hubiese provocado algún sentimiento extraño producto de los recuerdos que había heredado, pero quien realmente había llamado su atención en aquel momento fue el maestro Kazuki. Tan sólo lo había visto comportarse como un líder o un tutor cuando Chihiro estuvo a punto de matarlos a todos en Espacio Profundo—. Mejor. Escuchadme atentamente. Olvidad por un segundo quiénes están con nosotros y pensad en nuestra situación. No es el mejor momento para matarnos.

Ya tenemos a unos Sincorazón que se van a ocupar de ello —apuntó la maestra Ariasu.

Nadhia asintió de brazos cruzados, estando de acuerdo con Kazuki. En Monstruo ella fue siempre la que intentó que ambos bandos colaboraran. Si no habían querido, no había sido culpa suya. Espero, paciente, que Kazuki continuara su explicación, deseando que nadie más lo interrumpiera:

Seguimos en Tierra de Partida, sólo que… De una forma… Diferente. Es la otra cara de nuestro mundo, una que no conocemos y que sólo sale a la luz cuando el corazón del mundo está en peligro. —Nadhia ingirió la información lo mejor que pudo. Seria, siguió escuchando—. Tenemos que organizarnos y devolver el castillo a la normalidad. Pero para eso necesitamos a Ronin. Debemos encontrarlo, tiene que estar en algún lugar de este castillo.

Nadhia invocó, alarmada, la Llave-Espada como hicieron sus maestros. Una risa desconocida resonó por todos los rincones del vestíbulos, interrumpiendo a Kazuki. Al fondo del pasillo, justo frente a la gran puerta dorada, se alzaba una figura encapuchada. Sintió como se le paralizaba el cuerpo por unos instantes, recordándolo a él. Quien le hizo tanto daño a Ryota y a Eileen. Y quien hace poco intentó renacer de nuevo en el mundo real.

Prácticamente se le había cortado la respiración, pero al escuchar su voz —o voces, mejor dicho— resonar en aquella sala blanca y vacía, y que el desconocido respondiera a la pregunta de la Maestra Lyn, inspiró aire y lo expulsó poco a poco, aliviada. Por lo pronto, Erased ya no era una amenaza para Tierra de Partida.

El ente encapuchado hizo una reverencia un tanto exagerada, diría Nadhia. Enarcó una ceja, no muy segura de que debiera hacer desaparecer a Ángel Forjado. Espero, pues, a escuchar lo que les tenía que decir.

¿O vuestro juez? —su risa le impedía relajarse, empuñando su Llave-Espada y vigilando cada movimiento que realizaba. Y aquellas voces intercalándose en diferente timbre y volumen la estaban poniendo aún más nerviosa, ¿qué demonios era aquella cosa? Dudaba de que fuera un humano, a pesar del aspecto que le daba la capucha—. No hace falta que os presentéis. Sé quiénes sois y qué queréis. Buscáis devolver Tierra de Partida a su forma original, aunque ahora que no está Ronin, solo uno de los aquí presentes tiene algo de idea sobre el tema, ¿verdad, Ryota? —Nadhia buscó alguna reacción por parte de Ryota, pero éste permaneció con la misma expresión en su rostro—. El tiempo se le acaba a este mundo, si fuese otro estaría ya destruido, pero Tierra de Partida es diferente. Este lugar, el Castillo del Olvido es la última y más poderosa defensa del mundo. Sin embargo, un sincorazón se ha colado en su corazón. —Nadhia escuchó aquella noticia con los ojos muy abiertos. ¿Un sincorazón había logrado alcanzar el corazón de Tierra de Partida? Se habían esforzado mucho durante la contienda para mantenerlo a salvo, tanto Ronin como ellos—. Y poco a poco se pudriráHasta que caiga en la oscuridad. Con vosotros dentro, claro. Qué lástima, ¿verdad? Bastión Hueco no debería haber venido. Cuántas almas van a perderse. Amigos que quisieron ayudar a antiguos compañeros, personas incapaces de romper sus vínculos, fieles aliados de los Maestros… Todo para descubrir nuestro secreto. —un secreto. Nadhia comprendió entonces que Bastión Hueco no estaba allí para ayudarles. A pesar de que se imaginaba que algo así estaría relacionado con su aparición, sintió de nuevo una molesta espina en las entrañas. Estaba cansada de decepcionarse con algo que sabía que, por entonces, no iba a cambiar—. ¡Pero bueno! Todavía podéis conseguir todos vuestro objetivo. Un secreto a cambio de devolver este mundo a la normalidad, ¿no? Un negocio interesante, cuanto menos. Eso si los Sincorazón no destruyen este lugar antes, por supuesto.

¿Y qué debemos de hacer entonces? —preguntó Kazuki.

Reunir las llaves e ir a la puerta dorada.

«¿Reunir las llaves?», se cuestionó Nadhia al escuchar al maestro Ryota. Para la suerte de unos pocos y para desgracia de otros, parecía saber bastante sobre el nuevo castillo y su función. Quizás demasiado para ser el líder del bando contrario.

¡Bingo! —aplaudió el encapuchado, señalando al maestro—. Las Llaves Espada no sirven para esta puerta. Necesitáis reunir las dos mitades de esa Llave y traerlas aquí. Al corazón de este mundo.

Por un instante, Nadhia se alarmó al ver desaparecer al encapuchado, quien volvió a presentarse en el pasillo de la izquierda.

Hay una en lo alto del castillo. —Nadhia comprobó, entonces, que aquel ente, ser o guardián del castillo, desaparecía y aparecía en luz y oscuridad, no en una en concreto. Había cada vez más preguntas y misterios por querer resolver, pero no daría tiempo para todo. Tenían que darse prisa y salvar Tierra de Partida—. Y otra en lo más bajo. No os puedo decir lo que os encontraréis allí puesto que la estructura de este castillo es un tanto… Especial.

Es tal como dijo el Maestro Rayim entonces —mencionó Ryota—. El Castillo del Olvido se transforma cada vez que alguien entra.

«¿El Castillo... del Olvido?»

¡Exacto! ¡Alguien ha hecho sus deberes! Lástima que no seas el heredero de la voluntad de Rayim, ¿verdad? Porque entonces sabrías lo que hay que hacer… Una vez tengáis las Llaves. Es algo que sólo se transmite entre los líderes de Tierra de Partida. Un conjuro peligroso cuanto menos. Pero, yo, claro, ¡no puedo decíroslo! Es posible que ni entonces sirviera. Nadie previó que el mismísimo Corazón correría peligro cuando apareciera el Castillo del Olvido. ¿No sería más fácil que os marcharais? ¡Vamos, abrid un portal y escapad! —su carcajada volvió a hacer que Nadhia tensara cada músculo de su cuerpo, agarrando el mango de su arma hasta que sus dedos le dolieran—. ¿O no podéis? ¡Probad, probad!

Nanashi y Lyn fueron las maestras que intentaron abrir un portal. Pero tanto una como la otra no fueron capaces.

¿A qué estás jugando? ¿Por qué no podemos salir?

No es cosa mía, eso os lo aseguro. Desde el momento en que llegasteis a este mundo, os encerraron. —estaban atrapados. Nadhia enseñó los dientes, furiosa. Habían caído en una trampa en su propio mundo, al que consideraba el sitio más seguro del intersticio. Pero estaba claro que no era así—. Así que podéis salir a luchar y morir como héroes o…


¡Chihiro! ¿Qué estás haciendo?

Tan sólo fue escuchar su nombre y el grito de alarma de Nanashi que Nadhia maldijo no haberle prestado atención durante los últimos minutos. Y entonces, sintió un extraño hormigueo de pies a cabeza, producto de aquel lugar y de lo que fuera lo que estuviera haciendo aquella mujer. Apareció entonces un destello dorado frente a ella ¡No, aquello no podía ser nada bueno!

Este lugar está lleno de recuerdos —dijo la vieja amiga de Kazuki, pausadamente—. Es casi el Corazón de este mundo. Aquí late su esencia… Lo cual significa que es un portal perfecto.Fue Zephyr quien ideó este Castillo, ¿no es cierto?

«¿Zephyr?», se preguntó Nadhia. Los recuerdos afloraron y se acordó de por qué le sonaba tanto aquel nombre. Una vez fue con Ronin a un mundo desértico, llevando una estatua al Templo de la Reminiscencia. Junto a Saeko había superado la Prueba para acceder a su interior y Nanashi les había contado cosas sobre él. Sorprendida, Zephyr no sólo había creado con ilusiones aquel templo lleno de recuerdos y voces del pasado: también había fortalecido en su época las defensas del castillo.

—Ya veo lo que pretendes hacer. Sí, fue él.

Entonces sólo tenemos que preguntarle.

¿¡Qué...!?

Tras un nuevo resplandor, Nadhia mantuvo el equilibrio gracias a tener invocada su arma. Se sintió de pronto muy mal, como si un gigantesco hechizo de gravedad cargara sobre sus hombros. El suelo temblaba, y Nadhia maldecía entre esfuerzo a Chihiro, creyendo que aquella desagradable sensación era obra suya para que no la detuvieran.

«¿¡Qué demonios estás haciendo, bruja...!?», tosió, y por un instante pensó que iba a perder el conocimiento, mareada y sintiendo que le faltaba el aire. Sin embargo, acabó a los pocos segundos y pudo permanecer en pie.

Cuando lograra recuperarse, vería que Chihiro estaba empapada en sudor, y su rostro expresaba dolor. Vio entonces como un corte en el aire formaba tras la mujer una especie de portal. Se escuchaban voces al otro lado, y a ella llegó un olor familiar, como el de la arena mojada cuando llovía. Pero visiblemente, sólo podían ver el corte de alrededor y un muro oscuro, que nada tenía que ver con el blanco y vacío del nuevo castillo.

Nanashi reaccionó y agarró a Chihiro, sin compasión por el deplorable estado en el que se encontraba. Nadhia tampoco pudo, a pesar de serlo por naturaleza. No podía confiar en ella.

¿Qué pretendes?

El Castillo del Olvido no se llama así por nada —explicó, a duras penas recuperándose—. Este lugar recopila y enlaza el tiempo con las memorias de todo lo que ha acontecido en este mundo. Eso significa que puedo abrir una brecha que conecte con un momento concreto del pasado. Como cuando Zephyr ideó la creación de este lugar.

«¿Qué acabas de decir?», Nadhia abrió los ojos de par en par. Sabía que Chihiro era poderosa y muy peligrosa, pero... ¿había sido capaz de abrir un portal que viajara en el tiempo? ¿Ver a Zephyr, quien había muerto hace cientos de años? Nadhia bufó, no creyéndose ni una sola palabra. Olía a trampa, por mucho que percibieran voces y olores de un sitio completamente distinto. Podía ser un portal cualquiera a otro mundo para caer dentro de un pantano apestado de caníbales. «Pero ni Lyn ni Nanashi han sido capaces... ¿cómo podría ella...?»

¿Y por qué ibas a ayudarnos? —intervino Lyn, seguida de muchos aprendices. Pero Ryota les interrumpió, dejando que Chihiro se explicara.

Por si no os habéis dado cuenta, estamos aquí encerrados. Necesitamos recuperar las cadenas de Tierra de Partida o dará igual que el mundo regrese a su estado original. Y aunque hay otros Maestros que deben saberlo aparte de Zephyr, no puedo viajar a tantos tiempos seguidos.

Abrir un portal al pasado. Sabía que Chihiro era una maga muy poderosa de afinidad Tiempo. Pero llegar a extremos de abrir una brecha en el espacio-tiempo le resultaba tan exagerado y fuera de lugar...

Así pues, iré al pasado yo sola.

No, no irás —Nadhia agradeció el gesto de Kazuki de agarrarla antes de que ella misma le lanzara un Perla sin previo aviso—. No podemos confiar en ti.

Sois enemigos dispuestos a mataros los unos entre los otros. O con rebeldes entre vuestras filas. ¿De verdad tenéis alguna otra…?

Nadhia se giró, al igual que todos los presentes, hacia los portones de la entrada. Vislumbró la oscuridad a los bordes de los mismos y vio, alarmada, como se ponía la entrada al rojo vivo y las barreras mágicas de sus maestros se iluminaban, peleando contra la fuerza de los sincorazón.

Como decía el encapuchado, no había tiempo para discutir sobre la existencia de varios mandos. Si no hacían algo, perecerían allí, y el mundo también. Y quizás fuese el fin de la Orden. Nerviosa, intercaló una mirada con Malik, quien parecía igual de confuso y tenso que ella.

¿Qué pasará si logra entrar? Quizás no alcance el Corazón, pero Tiene muchas presas que atrapar.

Otro estallido, y uno de los goznes salió disparado.

Spoiler: Mostrar


Todos miraron a Kazuki, quien parecía asustado por el hecho de haberse convertido en el líder temporal de Tierra de Partida. Agarrando a Chihiro por el brazo, les observó, no muy seguro de que su elección fuera la correcta. Nadhia entendía que podía tener miedo, pero en aquel momento necesitaban que decidiera, igual que lo hizo Ronin para conducirlos a la batalla contra los sincorazón.

«Vamos, Kazuki. Confiamos todos en ti», animó en la distancia, esperando una orden.

Kazuki… —Yami se acercó con una sonrisa hacia él, y dijo exactamente lo mismo que Nadhia, y de seguro muchos aprendices de Tierra de Partida, pensaban en aquel momento—. Confiamos en ti.

Pero Yami no recibió una sonrisa. Kazuki parecía muy inseguro, y no le culpaba por ello. Se había convertido en líder en una situación peligrosa, peliaguda y tensa. Sincorazón, Bastión Hueco y, para colmo, la presencia de Chihiro.

Finalmente, escuchando el tercer golpe de los portones, Kazuki se enfrentó al líder de Bastión Hueco:

Necesitamos sobrevivir. Pero no olvidaré esto. Ninguno lo haremos. Tú no entrarás al Castillo. Te quedarás aquí, defendiéndonos a todos.

¿Y tú?

Yo entraré al Castillo y acompañaré a los que bajen. Y ella vendrá conmigo.—Nadhia sintió un cosquilleo desagradable en el estómago. Aunque Kazuki la tuviera vigilada, sabía que podía escurrirse con mucha facilidad. Se escapó en Espacio Profundo estando el maestro con ellos, y también podía usar de rehén a cualquier aprendiz para salirse con la suya—. No pienso dejarla cerca de vosotros.

Entonces estaremos en desventaja. ¿Cómo sabremos que no nos traicionaréis?

Uno de vosotros puede pasar. Puede ir a buscar la otra Llave —aceptó Kazuki, muy al pesar de todos—. No podemos hacer nada si no tenemos las dos, así que estaremos empatados. Pero todos los demás Maestros y aprendices más fuertes permanecerán aquí, defendiendo la entrada.

Nanashi iría a los pisos superiores. Aunque Nadhia había admirado en el pasado a la maestra, ahora era como la mano derecha de Ryota. Y quien había gritado el inicio de la guerra. Pero confiaba en que fuera lo suficientemente madura, agradeciendo que fuera ella y no Ariasu, por ejemplo.

Para su sorpresa, Lyn se atrevió a dar el primer paso para probar el supuesto portal que daba al pasado. Seguida de una aprendiz del bando contrario, que parecía brillar por sí misma con su presencia. De cabello rubio y traje verdoso, sonrió desafiante. Tanto una como la otra se miraron, enrabietadas. Parecía haber rivalidad entre ellas, pero Nadhia desconocía hasta qué punto.

¡No hay tiempo para esto! ¿Vais a entrar o no? ¡No puedo mantenerlo abierto para siempre!

Que les quedarían más años por delante, decía. Bufó, nerviosa y tensa, sin saber qué hacer. Por una parte, quería ayudar a buscar las llaves y al maestro Ronin. E ir con Chihiro sería la opción más sensata. No se fiaba de ella, ¿y si el portal se cerraba y no volvía nunca más al presente? Aunque pudiera vivir, la idea de alejarse de todo lo que amaba no le hacía ni pizca de gracia. Le escuchó decir que un portal aparecería dos días después para que pudieran volver. ¿Dos días? ¿Pasarían dos días también en el presente? ¿Qué ocurriría durante su ausencia si decidía acompañar a la maestra Lyn?

En aquel debate interno Nadhia tuvo que interrumpirse al ver a Fátima. Quiso acercarse a su amiga, aliviada de que estuviera a salvo, pero Ryota dio la orden junto a Kazuki de que los aprendices más fuertes se quedaran defendiendo la entrada junto a los maestros. Ragun también fue llamado a la batalla, pero a Nadhia se le descompuso el rostro al ver como Fátima se acercaba a Malik para darle un beso de despedida. No pudo decirle nada. Ni a Ragun tampoco. Tan sólo desearles suerte mientras los veía alejarse y encararse frente a los dos grandes portones.

Nadhia hizo un esfuerzo, aún con el quebradero de cabeza, para posar una mano sobre el hombro de Malik.

Los maestros no permitirán que le pase nada, y es muy fuerte —dijo con sinceridad, aunque no podía evitar preocuparse por su mejor amiga, y quien era ahora la persona más importante de Malik. Esperando una respuesta de éste, buscó con la mirada a Xefil, pero no lo encontró por ninguna parte. Y se paró en Chihiro—. Malik, no sé qué hacer. Esa mujer... es el demonio. No me fío de ella.

Nadhia observó a los que iban entrando en el portal que daba al pasado. Iban desapareciendo poco a poco...

¡Tú!

No tuvo tiempo a que aquel curioso personaje delatara como lo señalaba descaradamente, pues desapareció tras el portal. ¡El vampiro de Ciudad de Paso! ¡El que le había hecho pasar un calvario en Ciudad de Halloween! Apretó los dientes, sorprendida y furiosa a partes iguales. Al guiñarle un ojo a la aprendiz del bando contrario, daba a entender que eran de los suyos. ¡Era un maldito aprendiz! ¡Aquel imbécil chupa sangre con complejo de viejo verde iba a ir al pasado!

Pero la rabia se desvaneció al ver la imagen de Hana atravesando también el corte de aire invocado por Chihiro. Y al ver a Saeko entrar... supo entonces lo que debía hacer.

Malik, sé que te pido mucho diciéndote esto —Nadhia siguió mirando el portal, evitando el contacto directo con sus ojos—, pero creo que alguno de nosotros debería ir a los pisos inferiores y vigilar a Chihiro. Yo... yo no puedo. Fui a un sitio donde Ronin me habló sobre Zephyr, donde también pude saber cómo lucía físicamente, al menos a una cierta edad —Nadhia recordaba su aspecto, el de un hombre de mediana o avanzada edad, calvo y bonachón. Lo había visto en el Templo de la Reminiscencia junto a Saeko. No podía permitir que fuera la única que fuera a buscarle para pedir ayuda. No habiendo acompañado a Ronin la última vez—. Seré más de ayuda... a dónde quiera que vayamos, que aquí. Y... —exhaló aire, nerviosa— Lo siento. Querría acompañaros, a ti y a Light.

Aceptando fuera cual fuera la respuesta de Malik, le regaló una sonrisa y haría desvanecer su Llave-Espada en un baño de luz y plumas. Se giró y, dando un último vistazo a su alrededor, avanzó decidida hacia el portal.

Se prometió que regresaría. No dejaría a Tandy solo de nuevo.

Spoiler: Mostrar
Nadhia va al pasado~~
Imagen
¡Soy enfermera~!
Nurses are Angels on Earth
Imagen
Mi blog + DeCulture

Imagen
Imagen
Spoiler: Mostrar
Imagen
KHWorld Awards 2014
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2013
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
KHWorld Awards 2012
Imagen
ImagenImagen
Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
EspeYuna
115. Demyx
115. Demyx
The Unknowns
 
Mensajes: 3437
Registrado: Mar Feb 28, 2012 11:12 pm
Dinero: 53,263.25
Banco: 15,063.87
Ubicación: ¡Entrenándome en Tierra de Partida para combatir a los sincorazón! ¡Ah! ¡Y en FanPlace!
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Clan: Bohemia Lectura
Estantería de objetos
Karma: 54

Re: [Evento Global] El Esclavo del Olvido

Notapor Saxor » Mié Feb 25, 2015 9:04 pm

Los gritos de Nadhia, Malik y yo parecieron descongelar lo suficiente el ambiente, ya que los aprendices se estaban levantando.

¿Me engañan los oídos o de verdad estoy oyendo al tímido Saxor que se pone nervioso cuando habla con chicas? —pude oír la voz de Light a lo lejos, y he de reconocer que ese comentario de broma casi me recordó a Atesaki (lo que significaba que me molestó unos segundos), pero no le llegué a dar más importancia. Fue entonces cuando mi amigo apoyó su mano en mi hombro, por lo que volví la cabeza—. Tenéis razón. Es arriesgado, pero tenemos que luchar, no podemos dejarnos vencer sin más.

Asentí ante sus últimas palabras y, aún cansado por el dolor, miré con decisión a mi Maestro. Este fue el único que nos miró desde la distancia, y tras asentir, invocó su llave espada y apuntó al titánico sincorazón.

¡Preparaos para luchar! ¡Aprendices, os enfrentaréis a los Sincorazón que están penetrando por donde ha caído la Cadena! ¡Maestros, nos encargaremos de ese coloso!

¡Un momento! Tenemos que reforzar la segunda cadena como sea, ¡no podemos perder tiempo en llegar! Alguien debe quedarse y reforzarla desde la torre. Y tú… Eres el único que sabe cómo hacerlo.

Me ocuparé de ello. ¡Kazuki! ¡Encárgate de dirigir el ataque! ¡Ganad todo el tiempo que podáis! —Tras decidir los roles de los Maestros y los aprendices, los primeros se dirigieron a estos últimos—. Y que a nadie se le ocurra morir. ¡Saldremos adelante! ¡En marcha!

¡Aquellos que no estén dispuestos a perder su hogar avanzad! ¡Vamos, moved el culo! ¡Reuníos en el vestíbulo y organizaos a los pies de la cadena partida! ¡No dejéis que entren!

¡Luchad codo con codo! ¡Nada de hacerse los valientes! ¡Lo importante es evitar que avancen! —cabía resaltar que Kazuki estaba completamente avispado... Lo que demostraba aún más que la situación era crítica.

Y los aprendices nos reunimos a las puertas, esperando a que los Maestros los abrieran.

***


Spoiler: Mostrar


¿¡Pero ya hay tantos!?

A las puertas ya nos estaba esperando todo un ejército, más que deseoso por atravesar las puertas y devorar nuestros corazones... O de quienes tuvieran uno, no sabía lo que querían de mí. En cualquier caso, todos los Maestros mostraron una fuerza abrumadora al acabar con gran parte de ellos mientras avanzaban hacia el Coloso.

¡Tened cuidado! ¡Vamos!

Todavía con dolor en el pecho, coloqué mi llave espada al frente y empezó la batalla. Mis ojos resplandecían en la noche tanto como los de esos ojos amarillos, claro signo de que mi Corazón Oscuro estaba surtiendo efecto, a pesar de que eso hacía que el pecho me doliera aún más. Sin embargo, eso me dio la suficiente libertad de atacar a los sincorazón sin que intentaran contraatacar hasta que no habían recibido ya un golpe... Aunque eso solo se correspondía a los que eran más débiles que yo, claro. Guilmon ya había usado su Peligro Digital para aumentar sus fuerzas y arremeter con furia a los sincorazón, con mordiscos y arañazos.

...Pero eran demasiados. Poco a poco, las influencias de Xayim se estaban debilitando, y las masas de sincorazón empezaron a atacarme de verdad. Ni siquiera mis Ondas Oscuras eran lo suficientemente potentes para hacer retroceder a todos ellos, y Guilmon ya tenía su incremento de fuerza agotado. Era una batalla de desgaste en la que estábamos perdiendo.

Y entonces...

****

Spoiler: Mostrar


Una explosión abrumadora emergió del castillo, envolviéndolo todo en unos pocos segundos con una luz abrumadora. Lo curioso es que tal cantidad explosiva de luz asustó a los sincorazón... ¿Y calmó a Xayim? La verdad, ni idea de si ese era la verdadera razón, pero ya solamente me encontraba algo cansado. Lo primero que pude ver cuando abrí los ojos fue un suelo de color violeta bastante extraño. Con algo de esfuerzo, me levanté algo desorientado. Al igual que el resto de los aprendices, Guilmon y yo observamos a nuestro alrededor, sin ser capaces de reconocer nada de nuestro alrededor.

¿Dónde... Estamos?

Spoiler: Mostrar
Imagen


Ya no estábamos en Tierra de Partida. ¿Había sido una teleportación masivo o algo así? Aunque no me había parecido que hubiéramos cambiado de lugar... Las montañas, lagos y jardines habían sido sustituidos por un vacío oscuro, una caída hasta la más profunda oscuridad. Y en vez del castillo que todos conocíamos, se había sustituido por una alocada estructura marrón con tejados que desafiaban todas las leyes de la orientación, con torres que salían desde la base del castillo en todas las direcciones. Por poner un ejemplo, no me extrañaría en absoluto encontrar una habitación bocabajo, o un pasillo completamente en vertical.

Un rugido hizo que me diera la vuelta para observar a lo lejos. Y mi horror subió a más. El ejército de sincorazón que habían invadido nuestro hogar seguían allí, dispuestos a acabar con todos los presentes. Y, para mi sorpresa, toda Bastión Hueco estaba allí, casi a la mitad del puente conectado a este castillo flotante. No solo los aprendices, sino los Maestros también. ¿Eso significaba que seguíamos estando en Tierra de Partida? Mi nerviosismo estaba aumentando por momentos... ¿Es que ya había perdido el único hogar que me quedaba? ¿O podría seguir viviendo allí?

Vosotros… vosotros habéis causado esto.

El murmullo de Bavol fue una manifestación del pensamiento que se nos reuniría a todos en la cabeza. ¿Realmente habían sido ellos los causantes de aquella invasión? ¿Realmente podían llegar a ser capaces de manipular un sincorazón tan enorme? Si los Maestros de Tierra de Partida habían tenido sus dificultades para enfrentarse a esa cosa, ¿cómo podrían ser los Maestros de Bastión Hueco los que estuvieran detrás? Podría haber sido atraído hasta allí, pero algo no cuadraba en todo aquello...

Ryota ascendió en su Glider hasta Kazuki, con quien tuvo una conversación bastante tensa en la lejanía. Una vez terminaron, los Maestros de Tierra de Partida se acercaron a nosotros y... ¿todo Bastión Hueco se estaba acercando también?

¡Abrid las puertas, al interior, rápido, rápido!

¡No ataquéis a nadie! ¡Dejadlos entrar! —que esas palabras salieran de su boca era extremadamente raro. ¿No era él quien estaba más a favor de la guerra que el resto de los presentes? ¿Era una tregua, acaso?—. ¡Buscad a Ronin! ¡Buscadle!

¿Ronin?—fue mientras soltaba esa pregunta cuando me di cuenta: mi Maestro no estaba allí. No lo había visto desde la explosión de luz que había desfigurado Tierra de Partida. ¿Qué le había ocurrido? Fuera como fuese, había que encontrarlo, tal como decía Kazuki, por lo que ayudé a abrir los portones de la entrada y esperé a que los portadores de Bastión Hueco entraran. Obviamente vi alguna cara conocida, pero no mostré intenciones de saludar. Lo que sí es cierto es que miré lleno de odio a Ryota al pasar. Él era quien había destruido mi mundo y usado su cadáver como su base, al fin y al cabo, no podía ignorarlo sin más.

Imagen

Spoiler: Mostrar


El interior del castillo era completamente distinto a lo que fue en su día Tierra de Partida... y aun más, ni siquiera tenía semejanza alguna con el exterior. En contraste al marrón y al verde de fuera, por dentro era todo completamente blanco, como si toda aquella sala estuviera hecho de un resplandeciente mármol impoluto. Además... había un extraño ambiente que imponía. Frente a nosotros había una enorme puerta dorada, además de una bifurcación en dos caminos que, tras acercarme a mirar, pude ver que dirigían a los pisos superiores e inferiores del extraño castillo.


La estancia tenía forma de “T” y estaba conformada por un largo pasillo flanqueado por columnas estriadas pegadas a las paredes. Al fondo una amplia puerta, levantada para gigantes de al menos cinco metros de altura, con rebordes dorados y un inmenso candado rodeado de cadenas plateadas entrecruzadas. A los lados había dos pasillos más cortos que finalizaban en escalinatas; la del pasillo de la izquierda ascendía mientras que la de la derecha descendía.

Y el ambiente estaba que echaba humo: Bavol acusando abiertamente a los de Bastión Hueco de ser los que provocaron esto, además de otros cuantos aprendices, de ambos bandos, que se quejaban de una mujer que había acompañado a los Maestros del bando contrario. En realidad no la conocía, pero parecía tener muy mala fama entre los portadores... Y por alguna razón tendría que ser.

Atendedme todos. ¡¡Silencio!! —oír al Maestro Kazuki gritar de esa manera era algo realmente insólito. Tanto, que casi pego un salto. Hasta Guilmon dejó de olisquear el interior de la sala—. Mejor. Escuchadme atentamente. Olvidad por un segundo quiénes están con nosotros y pensad en nuestra situación. No es el mejor momento para matarnos.

Ya tenemos a unos Sincorazón que se van a ocupar de ello

Seguimos en Tierra de Partida, sólo que… De una forma… Diferente. Es la otra cara de nuestro mundo, una que no conocemos y que sólo sale a la luz cuando el corazón del mundo está en peligro. —mis sospechas fueron confirmadas con dichas palabras—. Tenemos que organizarnos y devolver el castillo a la normalidad. Pero para eso necesitamos a Ronin. Debemos encontrarlo, tiene que estar en algún lugar de este lugar.

Spoiler: Mostrar


Iba a alegrarme de que hubiera una posibilidad de devolver las cosas a su sitio cuando una risa grave reverberó por toda la estanca, callando a todos. Cuando los Maestros se pusieron en guardia mirando a nuestras espaldas, me giré yo también algo alarmado, al mismo tiempo en el que Guilmon empezaba a gruñir al nuevo invitado. Su apariencia era realmente difícil de determinar, ya que llevaba una túnica y capucha que bloqueaban cualquier cosa que pudiera ser reconocible.

Spoiler: Mostrar
Imagen


Me temo que te equivocas —su voz hecha de tantas voces a la vez me retumbaba en los oídos. Me resultaba algo desagradable que hablaran tantas voces al mismo tiempo—. Aquel que buscáis no está en este mundo… No existe.

¿¡Quién demonios eres!?

Vuestro guía. ¿O vuestro juez? No hace falta que os presentéis. Sé quiénes sois y qué queréis. Buscáis devolver Tierra de Partida a su forma original, aunque ahora que no está Ronin, solo uno de los aquí presentes tiene algo de idea sobre el tema, ¿verdad, Ryota? El tiempo se le acaba a este mundo, si fuese otro estaría ya destruido, pero Tierra de Partida es diferente. Este lugar, el Castillo del Olvido es la última y más poderosa defensa del mundo. Sin embargo, un sincorazón se ha colado en su corazón. Y poco a poco se pudriráHasta que caiga en la oscuridad. Con vosotros dentro, claro. Qué lástima, ¿verdad? Bastión Hueco no debería haber venido. Cuántas almas van a perderse. Amigos que quisieron ayudar a antiguos compañeros, personas incapaces de romper sus vínculos, fieles aliados de los Maestros… Todo para descubrir nuestro secreto. ¡Pero bueno! Todavía podéis conseguir todos vuestro objetivo. Un secreto a cambio de devolver este mundo a la normalidad, ¿no? Un negocio interesante, cuanto menos. Eso si los Sincorazón no destruyen este lugar antes, por supuesto.

Del Coro de la Burla salía un montón de información, aunque no sabía si era verídica o falsa. En primer lugar, me negaba a creer que el Maestro Ronin ya no existía. Y también había revelado abiertamente cuál era el trato al que habían llegado Kazuki y Ryota, aunque no me molestaba en absoluto. Simplemente habría deseado que fuera una tregua algo más larga.

¿Y qué debemos de hacer entonces?

Reunir las llaves e ir a la puerta dorada

¡Bingo! Las Llaves Espada no sirven para esta puerta. Necesitáis reunir las dos mitades de esa Llave y traerlas aquí. Al corazón de este mundo.

Guilmon siguió al encapuchado con la mirada, cada vez que su posición cambiaba. No había dejado de gruñir desde que había aparecido.

Hay una en lo alto del castillo. Y otra en lo más bajo. No os puedo decir lo que os encontraréis allí puesto que la estructura de este castillo es un tanto… Especial.

Es tal como dijo el Maestro Rayim entonces. El Castillo del Olvido se transforma cada vez que alguien entra.

¡Exacto! ¡Alguien ha hecho sus deberes! Lástima que no seas el heredero de la voluntad de Rayim, ¿verdad? Porque entonces sabrías lo que hay que hacer… Una vez tengáis las Llaves. Es algo que sólo se transmite entre los líderes de Tierra de Partida. Un conjuro peligroso cuanto menos. Pero, yo, claro, ¡no puedo decíroslo! Es posible que ni entonces sirviera. Nadie previó que el mismísimo Corazón correría peligro cuando apareciera el Castillo del Olvido. ¿No sería más fácil que os marcharais? ¡Vamos, abrid un portal y escapad! ¿O no podéis? ¡Probad, probad!

El encapuchado comentó de forma burlona que no podíamos escapar con portales (y los Maestros lo confirmaban). Realmente era muy irritante. Si no quedaba mayor alternativa que seguir con lo planeado incluso en las peores condiciones... Al menos esperaba que el plan tuviera éxito.

¿A qué estás jugando? ¿Por qué no podemos salir?

No es cosa mía, eso os lo aseguro. Desde el momento en que llegasteis a este mundo, os encerraron. Así que podéis salir a luchar y morir como héroes o…


¡Chihiro! ¿Qué estás haciendo? —la interrupción de Nanashi me hizo girarme y dejar de prestar atención al ser de la túnica, para centrarnos en la mujer que parecía traer tantos quebraderos de cabeza. Estaba tanteando algo en el aire... ¿Pero el qué?

Este lugar está lleno de recuerdos. Es casi el Corazón de este mundo. Aquí late su esencia… Lo cual significa que es un portal perfecto. Fue Zephyr quien ideó este Castillo, ¿no es cierto?

—Ya veo lo que pretendes hacer. Sí, fue él.

Entonces sólo tenemos que preguntarle.

Antes de que pudiera comprender y pensar en lo que estaba diciendo, sentí que mi cuerpo perdía todas sus fuerzas, y mi consciencia se nubló. Ni siquiera me di cuenta de que me había derrumbado.

Ugh...

Me levanté despacio, mientras recuperaba el sentido de la orientación poco a poco. Mis ojos se abrieron como platos al comprobar que había ni más ni menos que un extraño portal a otro lugar. ¿Qué rayos era eso? ¿Una vía de escape? Durante la discusión entre la tal Chihiro y los Maestros, me enteré de que era un portal ni más ni menos que al pasado, donde y cuando se localizaba el creador de Tierra de Partida. Posteriormente se eligieron los "equipos" de esa tregua forzada para elegir los caminos: ir al pasado para averiguar cómo arreglar las cadenas, y buscar las dos llaves. Tampoco teníamos mucho tiempo para elegir a dónde ir: la barrera que los Maestros crearon se estaba resquebrajando por los golpes del exterior. No había tiempo. Lyn fue hacia el pasado, mientras que Kazuki y Nanashi fueron hacia los pisos inferiores y superiores, respectivamente. El resto de Maestros y aprendices poderosos (entre los que se encontraban los Traidores Originales, además de Fátima y Ragun) se quedaron para proteger las puertas. La cuestión era... ¿por dónde ir? No me agradaba para nada la idea de ir con los de Bastión Hueco, y ya estaban entrando bastantes en la puerta que llevaba al pasado. Con un suspiro, me agacho para hablarle a Guilmon.

Guilmon, vamos abajo, ¿vale?

El pequeño dinosaurio asintió, así que ya estaba decidido. Rápidamente, deseándole suerte desde dentro a los conocidos que se aventuraron al pasado, yo empecé a bajar las escaleras.

Spoiler: Mostrar
Saxor va hacia los pisos inferiores.
Imagen
Gracias a Ita por la firma~
Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen

RolKHWorld: Cronología
Spoiler: Mostrar
Primer Arco: Corrupción

1ª Saga
Prólogo: Sólo los más fuertes... [Bastión Hueco]
Encuentro: Recién llegado [Tierra de Partida]
Trama: Un paso atrás [Tierra de Partida]
Trama: Y digo ¡salta! [Coliseo del Olimpo]
Encuentro: La ciudad eterna [El Mundo Inexistente]
Encuentro: Persecución enmascarada [Villa Crepúsculo]
Encuentro: Un lugar al que regresar [Espacio Profundo]
Trama: ¿¡Es que nadie piensa en los niños!? [Islas del Destino]
Misión: Cuidado con los asteroides [Espacio Profundo]
Encuentro: Perros, lagartos y osos parlantes [Bosque de los 100 Acres]
Encuentro: Las apariencias engañan [Tierra de Partida]
Trama: ¡Se me ha metido placton en la nariz! [Atlántica]
Evento Global: Ocaso de una estrella (Primera parte) [Bastión Hueco]
Evento Global: Ocaso de una estrella: Ruta 3 (Segunda parte) [Bastión Hueco]
Evento Global: Ocaso de una estrella (Parte final) [Bastión Hueco]

Segundo Arco: Perdición

2ª Saga
Misión: Dulces olores [Monstruo] (Inconclusa)
Trama: Ángeles Caídos [Intersticio entre los mundos]
Encuentro: Laberinto Paranoico [Espacio Paranoico]
Trama: Alianza en las Penumbras [El Mundo Inexistente]
Encuentro: ??? [???]
Encuentro: Pasado olvidado [Ciudad de Paso]
Encuentro: Coincidencias alarmantes [País de Nunca Jamás] (Inconcluso)
Trama: Cada loco con su tema [País de las maravillas]
Evento Preglobal: The End Is Where We Begin (Day 0: The Introduction) [¿Villa Crepúsculo?]
Evento Global: The End Is Where We Begin (Día 1 - Sector 1: Crepúsculo) [¿Villa Crepúsculo?]
Evento Global: The End Is Where We Begin (Día 2 - Sector 3: Ocaso) [¿Villa Crepúsculo?]
Evento Global: The End Is Where We Begin (Día 3 - Sector 4: Túneles) [¿Villa Crepúsculo?]
Evento Global: The End Is Where We Begin (Día 4 - Sector 3: Ocaso) [Villa Crepúsculo Virtual]
Evento Global: The End Is Where We Begin (Día 5 - Sector 2: Atardecer) [Villa Crepúsculo Virtual]
Evento Global: Datastream (Primera parte) [La Red]
Evento Global: Datastream - Ruta de la Eliminación (Segunda parte) [La Red]
Evento Global: Datastream (Parte final) [La Red]

Tercer Arco: Rebelión

3ª Saga
Trama: Crisis de tierras sin dueño [Ciudad de Paso]
Encuentro: Día de monos [Selva Profunda]
Trama: Asalto a la Torre [Torre de los Misterios]
Trama: De cero a héroe [Coliseo del Olimpo]
Trama: En busca del corazón [Espacio Paranoico]
Evento Global: El Esclavo del Olvido (Primera parte) [Castillo del Olvido]
Evento Global: El Esclavo del Olvido - Ruta del Caído (Segunda parte) [Castillo del Olvido]
Evento Global: El Esclavo del Olvido (Parte final) [Castillo del Olvido]
Secret Episode: Another Side, Another Story - The Last Twilight [Villa Crepúsculo]

Cuarto Arco: Colisión

4ª Saga
Trama: Leyendas se contarán [Tierra de Dragones] (en proceso)


No Canon
Especial libre: San Valentín [Tierra de Partida] [Corrupción]
Especial libre: Halloween [Ciudad de Halloween] [Perdición]
Especial libre: ¡Feliz Navidad 2012! [Bastión Hueco] [Perdición]
Especial libre: Historias de San Valentín [Bastión Hueco] [Perdición]
Especial libre: Venid, mis pequeños [Villa Crepúsculo] [Perdición]
Especial libre: ¡Feliz Navidad 2013! [Bastión Hueco] [Perdición]
Especial libre: La mansión encantada [Ciudad de Halloween] [Rebelión]
Especial libre: El laberinto de los corazones [???] [Rebelión]
Especial libre: ¡Los reyes han llegado! [Tierra de Partida] [Rebelión]
Especial libre: La Mansión Encantada II: La Venganza [Ciudad de Halloween] [Rebelión]
Especial libre: World War Christmas [Tierra de Partida] [Colisión]
Avatar de Usuario
Saxor
42. Atisbota
42. Atisbota
 
Mensajes: 1239
Registrado: Jue Oct 21, 2010 9:14 pm
Dinero: 649,366.31
Banco: 15,749.69
Ubicación: En el Mundo Digital
Sexo: Masculino
Estantería de objetos
Karma: 8

Re: [Evento Global] El Esclavo del Olvido

Notapor Zodiark » Mié Feb 25, 2015 11:15 pm

Spoiler: Mostrar


Un escalofrío me recorrió el cuerpo al entrar en aquel pasillo blanco y vacío. Notaba frío y tensión, por alguna razón. Pero no era el frío que alguien podría sentir en un día de nieve, sino más bien, el frío siniestro que se siente cuando entras a un lugar tenebroso, donde no sabes qué clase de riesgos puede conllevar adentrarte en las entrañas de dicho sitio. Esa sensación se acentuaba por el hecho de sentirme... "acompañada". No por todos los compañeros de Tierra de Partida, los aprendices de Bastión Hueco y los Maestros, sino por alguien, o algo, más. Me sentía tétricamente observada. Observada por miles de miradas que se clavaban en mí, hostiles.

¿Es éste... realmente nuestro castillo...?

Estaba agitada, intranquila, pero por suerte la presencia de los Maestros me tranquilizaba un poco y me ayudaba a no perder los estribos a causa del pánico. Incluso el hecho de tener allí a los Maestros de Bastión Hueco, el bando contrario, me parecía tranquilizador. La única persona cuya presencia no ayudaba en absoluta era la infame Chihiro, pero dada la situación ella era el menos de nuestros problemas.

Kazuki, que cogió las riendas del liderazgo ya que Ronin no estaba, gritó pidiendo silencio, y toda nuestra atención fue a parar a él. No estaba muy sorprendida de ver a Kazuki con esa actitud, pues no era la primera vez, pero después de tanto tiempo viéndole como al maestro despistado y holgazán de Tierra de Partida, se me seguía haciendo muy raro. Era un Kazuki totalmente distinto en situaciones como la que estábamos viviendo.

El Maestro corroboró lo que yo ya sospechaba: seguíamos estando en Tierra de Partida, pero de una forma distinta, como si estuviésemos en una especie de dimensión oculta de dicho mundo. No sabía si acababa de entenderlo, pero lo que sí nos dejó claro era que para devolver a nuestro hogar a la normalidad necesitábamos a Ronin. Un Ronin que no sabíamos adónde había podido ir a parar. Malas noticias.

¿Entonces el corazón del mundo está en peligro? Y si no encontramos a Ronin, ¿qué ocurrirá...? —pensé en voz alta, murmurando.

Una sonora y tenebrosa risa resonó por aquel vestíbulo, asustándome y haciéndome mirar a todas direcciones a mi alrededor para tratar de hallar al emisor. Pronto lo encontré a nuestras espaldas. Se trataba de un ser, aparentemente humano, vestido con una capa negra y con una capucha que le tapaba todo el rostro, dándole una apariencia muy siniestra. No podía distinguir si era hombre o mujer, así que esperé a que dijese algo para intentar averiguarlo a partir de su voz. Pero tal cosa fue imposible, pues su voz no era la de un hombre, ni la de una mujer. Más bien, la de cientos de hombres y mujeres, e incluso niños. Un revoltijo de voces pronunciaban las palabras del que se hacía llamar "nuestro guía" al unísono, de forma perturbadora.

Tras una conversación entre aquel ser oscuro y los Maestros, sólo me quedaron claras tres cosas: la primera, era que sin Ronin, el único que tenía idea de cómo devolver las cosas a la normalidad era Ryota. La segunda era que aquel lugar en el que estábamos se llamaba Castillo del Olvido, y la tercera era que para devolver nuestro hogar a la normalidad debíamos reunir las dos mitades de una llave para abrir la puerta dorada que había al fondo del vestíbulo.

También, después de que los Maestros trataran de abrir portales para salir de aquel mundo en un intento fallido, fue evidente que no podíamos marcharnos así como así. Realmente estábamos encerrados, y el pánico se apoderó de mí una vez más. Debíamos hacer lo que aquel tipo decía, y adentrarnos en el castillo para hallar la llave de la que hablaba, si queríamos salir de allí, pero aquel lugar no me daba buena espina. La simple presencia de aquel ser me perturbaba, y seguía notando cómo cientos y cientos de miradas se clavaban en mí. No quería seguir adentrándome en aquel edificio.

Intenté respirar hondo y calmarme un poco. No podía evitar sentirme agitada, pero no debía perder los nervios, o la situación empeoraría. Y ya estaba muy mal de por sí. Inspiré y espiré varias veces, despejando mi mente de pensamientos negativos. Me autoconvencí de que no sería para tanto, de que ya había vivido situaciones peligrosas anteriormente, y había salido sana y salva de ellas. Finalmente, logré calmarme e intentar que aquel sitio siniestro no me hiciera quedarme atrás. Debía tomármelo como una misión cualquiera, como cualquier encargo cotidiano y rutinario de los Maestros.

Chihiro entonces abrió un portal al pasado, lo cual pareció agotarla. No me sorprendió: yo misma había viajado al pasado anteriormente, y por culpa de Chihiro, precisamente. Recordé los sucesos de Río Eterno, y lo que aquella mujer había intentado, además del incendio del Castillo Disney, que podría haber acabado con la vida de mis familiares. ¿De verdad era de fiar? Para colmo, había llegado allí con los de Bastión Hueco. Después de los problemas que nos dio, el bando de Alec tenía una alianza con ella. No me lo podía creer. No podía evitar pensar que les había engañado de alguna forma.

Y ahora pretendía ¿ayudarnos? No, no me fiaba ni un pelo. No iba a ser yo la que cruzase ese portal.

Ni la propia Chihiro, por lo visto, pues Kazuki se lo impidió, diciendo que no podía confiar en ella. En ese momento, la puerta de la entrada sufrió una fuerte sacudida: los Sincorazón seguían empujando, intentando atravesar dicha puerta, atraídos por nuestros corazones. ¡Debíamos apresurarnos!

Finalmente, todos los Maestros a excepción de Kazuki, que decidió ir con Chihiro por las escaleras que descendían, Nanashi, que optó por el camino que ascendía a los pisos superiores, y Lyn y Diana, que decidieron atravesar el portal al pasado para buscar a Zephyr, el creador del Castillo del Olvido, se quedaron en el vestíbulo, junto a Ragun y Fátima, para repeler a los Sincorazón.

Por otra parte, a los aprendices nos tocaba organizarnos y repartirnos las tareas, así que debíamos elegir adónde queríamos ir. Descarté el portal al pasado, pues no me fiaba, ya que había sido abierto por Chihiro, y además Diana había optado por entrar en él. La chica de Bastión Hueco estuvo a punto de matarme en una ocasión, y podría haber tensiones y conflictos innecesarios si íbamos juntas, y no quería volver a salir mal parada. Esperaba pues que Lyn y los que fuesen con ella estuvieran a salvo y controlasen a Diana y sus poderes hechizantes.

Finalmente decidí ir por el mismo camino que Kazuki y Chihiro. Sabía que el Maestro había tenido una relación afectiva con la mujer en el pasado, y cabía la posibilidad de que ella utilizase ese hecho para engañarle para algún fin no demasiado bueno. No confiaba en ella, y no sabía si Kazuki, teniendo lazos con ella, podría mantenerla a raya si hacía algo raro. Por esa razón, debía ayudar a mi Maestro si las cosas se torcían.

Spoiler: Mostrar
Maya escoge el camino a los sótanos.
Imagen
Imagen
Imagen

~Awards~
Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen

ImagenImagenImagen
Avatar de Usuario
Zodiark
72. Ducky Goose
72. Ducky Goose
The Unknowns
 
Mensajes: 2141
Registrado: Lun May 14, 2012 3:40 am
Dinero: 5,133.70
Banco: 1,816,912.05
Ubicación: Ultimate Academy for Gifted Juveniles
Sexo: Masculino
Clan: The Unknowns
Tumblr: sodasalvaje
Youtube: Dacobue
Instagram: @soda_93
Estantería de objetos
Karma: 103

Re: [Evento Global] El Esclavo del Olvido

Notapor Sito » Jue Feb 26, 2015 1:11 am

Habían logrado entrar en el castillo. Nada más entrar pudieron comprobar que la decoración de aquel lugar era un poco monotemática. El vestíbulo entero, las paredes, el techo... todo era de un blanco inmaculado. Se veía perfectamente aunque no hubiera ninguna fuente de luz.

Nicoxa también percibía como se fijaba algo en ella y se sonrojó. No era una experiencia nueva, realmente, pero esa intensidad con la que lo sentía sí lo era. Se abrazó a sí misma para darse calidez mientras intentaba tranquilizarse y poner en orden sus ideas.

Cuando los maestros se internaron dentro, las puertas fueron cerradas mientras lanzaban hechizos para proteger la entrada. Nico miraba a su alrededor, observando la estancia y a los aprendices del bando contrario. Algunos parecían querer atacar, absurdamente.

<<Como si hubiera sido plan nuestro encerrarnos aquí con vosotros dentro>>.

Había gente que también pedía explicaciones sobre el papel de Chihiro en todo esto. Tensión y desconfianza inundaban la sala. El que parecía ser el líder de Tierra de Partida se decidió a intervenir antes de que ocurriera nada que empeorara las cosas.

Atendedme todos —pidió aunque sin mucho éxito—. ¡¡Silencio!! —bramó, en esta ocasión logró que todos dejaran lo que estuvieran haciendo para fijarse en él—. Mejor. Escuchadme atentamente. Olvidad por un segundo quiénes están con nosotros y pensad en nuestra situación. No es el mejor momento para matarnos.

Ya tenemos a unos Sincorazón que se van a ocupar de ello —comentó la maestra de Nico con mucho acierto.

Seguimos en Tierra de Partida, sólo que… De una forma… Diferente. Es la otra cara de nuestro mundo, una que no conocemos y que sólo sale a la luz cuando el corazón del mundo está en peligro. —Miró hacia la gran puerta que se encontraba enfrente de la entrada, que desafortunadamente estaba bloqueada—. Tenemos que organizarnos y devolver el castillo a la normalidad. Pero para eso necesitamos a Ronin. Debemos encontrarlo, tiene que estar en algún lugar de este lugar.

Nicoxa seguía sintiéndose poco segura al estar encerrada ahí con tanta gente que la odiaba por el simple hecho de pertenecer a los aprendices de Bastión Hueco. No sabía aún si fiarse de aquel hombre.

Una risa loca y profunda sonó de forma repentina. Todos se giraron y comprobaron que su origen estaba en alguien que hasta hacía un momento no se encontraba ahí. Una figura encapuchada que no dejaba entrever si era un hombre, una mujer o un simio parlante.

Me temo que te equivocas —dijo. Aunque su voz sonaba como si hablaran muchas personas: hombres, mujeres, niños, ancianos... Se movía de forma muy rara, como si estuviera actuando—. Aquel que buscáis no está en este mundo… No existe.

¿¡Quién demonios eres!? —gritó furiosa una de las maestras de Tierra de Partida, que además era bastante peluda.

Vuestro guía. —Hizo una reverencia poco creíble. Aquel "hombre" daba dolor de cabeza a Nicoxa—. ¿O vuestro juez? —rió con voz grave, como la de alguien que se ha pasado toda la noche de fiesta gritando y a la mañana siguiente se despierta enfermo—. No hace falta que os presentéis. Sé quiénes sois y qué queréis. Buscáis devolver Tierra de Partida a su forma original, aunque ahora que no está Ronin, solo uno de los aquí presentes tiene algo de idea sobre el tema, ¿verdad, Ryota? —Rió con voz de niño en esta ocasión mientras caminaba ante la puerta bloqueada—. El tiempo se le acaba a este mundo, si fuese otro estaría ya destruido, pero Tierra de Partida es diferente. Este lugar, el Castillo del Olvido es la última y más poderosa defensa del mundo. Sin embargo, un sincorazón se ha colado en su corazón. —Se llevó las manos al pecho—. Y poco a poco se pudriráHasta que caiga en la oscuridad. Con vosotros dentro, claro. Qué lástima, ¿verdad? Bastión Hueco no debería haber venido. Cuántas almas van a perderse. Amigos que quisieron ayudar a antiguos compañeros, personas incapaces de romper sus vínculos, fieles aliados de los Maestros… Todo para descubrir nuestro secreto. —Suspiró. Aquella persona tenía algo raro. Además de ir completamente tapado y disponer de varias voces, claro, lo que hizo a Nicoxa cuestionarse ciertas cosas—. ¡Pero bueno! Todavía podéis conseguir todos vuestro objetivo. Un secreto a cambio de devolver este mundo a la normalidad, ¿no? Un negocio interesante, cuanto menos. Eso si los Sincorazón no destruyen este lugar antes, por supuesto.

¿Y qué debemos de hacer entonces? —preguntó el maestro de Tierra de Partida.

Reunir las llaves e ir a la puerta dorada —respondió Ryota, para sorpresa de Nicoxa.

El encapuchado le dio la razón, revelando que las llaves necesarias eran dos, y una se encontraba en lo más alto del castillo mientras la otra en lo más profundo de éste. También dijo que la estructura del castillo cambiaba cada vez que alguien entraba. Nicoxa no se sorprendió mucho puesto que ya le parecía un lugar muy moderno desde que lo vio por primera vez.

Descubrieron, además, que estaban encerrados. Ni siquiera los maestros podían abrir los portales que usaban para viajar entre los mundos. En aquel momento no le preocupaba teniendo en cuenta que si estaban dentro no podían ser atacados por el sincorazón colosal de antes.

¡Chihiro! ¿Qué estás haciendo? —El grito de alerta de aquel hombre llamó la atención de todos y les hizo fijarse en aquella chica. Nicoxa se llevó las manos al bolsillo instintivamente pensando que estaba robando las carteras de los otros aprendices o haciendo alguna travesura similar. Sin embargo estaba haciendo una cosa mucho más extraña: abrir con sus propias manos lo que parecía un portal hacia otro lugar.

Aquel proceso le estaba costando mucho esfuerzo y todos podían percibir el poder que había en el ambiente. Nico podía resistir en pie a duras penas.

Este lugar está lleno de recuerdos —comenzó a decir Chihiro—. Es casi el Corazón de este mundo. Aquí late su esencia… Lo cual significa que es un portal perfecto. —Se volvió hacia el encapuchado sin hacer caso a las palabras de los maestros—. Fue Zephyr quien ideó este Castillo, ¿no es cierto?

—Ya veo lo que pretendes hacer. Sí, fue él.

La cosa se estaba poniendo aún más interesante. Nicoxa no se enteraba de muchas cosas, de todas formas, pero podía sentir que lo que se hablaba era importante.

Aquel portal conducía al pasado de aquel mismo mundo. Chihiro quería ir por ahí, pero no parecía haber nadie que estuviera de acuerdo con esa idea.

La entrada fue golpeada con violencia por el que debía ser el sincorazón gigante. Aquel suceso hizo que se dieran prisa en distribuirse y, finalmente, Chihiro fue hacia abajo junto a Kazuki —Nicoxa pudo oír que ese era su nombre—. La mayoría de maestros se quedaron a defender la puerta para que no entrara el monstruoso sincorazón.

Tenemos que dividirnos y actuar lo más rápido posible. No caigáis en las trampas que os pueda tender el Castillo y no os enfrentéis. Recordad que no queda tiempo. No creo que aguantemos más que un par de horas. ¡Ragun! Tú te quedas con nosotros —indicó Ryota a uno de los aprendices del mismo bando de Nico—. Los demás distribuíos como veáis. Pero aseguraos de no quedar en minoría.

Nico les dio las gracias a los maestros asintiendo con la cabeza, y a continuación meditó hacia donde era mejor que fuera ella. Tenían tres opciones; ir al pasado, subir por el castillo o bajar. El pasado no le llamaba mucho puesto que la gente de la antigüedad solía ser muy cerrada de mente. Le daba igual ir hacia arriba o hacia abajo, así que tomó la decisión fijándose en su querida coleta.

Su coleta siempre apuntaba hacia el suelo, hacia abajo. Si bien es cierto que es lo lógico al sufrir la fuerza de la gravedad, Nico interpretó ese hecho como una señal para que se adentrara en los subterráneos del castillo.
Había estado callada hasta entonces, sorprendentemente, pero Nicoxa habló en voz alta al fin para comunicarse con su amiga Colibritany.

Tenemos que tomar una decisión ya, y quedarse aquí paradas no es una opción, por desgracia —miró a los maestros que defendían la puerta—. Yo voy a ir hacia abajo, ¿te vienes? —le tendió la mano a su amiga, esperando que la aceptara.

Spoiler: Mostrar
Nicoxa va hacia abajo
ImagenImagenImagen
v. Ficha de Nicoxa .v
Imagen
ImagenImagenImagenImagenImagen
Imagen
Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Sito
Moderador
Moderador
The Unknowns
 
Mensajes: 6997
Registrado: Jue Ene 25, 2007 1:28 pm
Dinero: 33,695.88
Banco: 3,517,943.83
Ubicación: Onett
Sexo: Masculino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 127

[Evento Global] El Esclavo del Olvido

Notapor Sheldon » Jue Feb 26, 2015 1:19 am

Spoiler: Mostrar

Imagen


¿Era aquel el paraíso?

Enok abrió lentamente la boca mirando curioso todos los detalles de la sala en la que se encontraba. Nunca había esperado encontrar una habitación así tras la estrambótica fachada. Pero aquel color, ese blanco puro, tan lumínico y perfecto contenía dentro de si una extraña esencia, una especie de mal, un corazón marchito.

Inmensidad, una atmósfera que se creaba con los rayos de luz cegadora, un sentimiento de recogimiento. Cerró sus ojos y respiró el liviano y casi sagrado aire que reposaba inerte en todo el espacio. Solo el universo sabía como aquella Tierra de Partida había sido en realidad El Castillo del Olvido, inmaculado y superior a cualquier otro mundo.

Cuando todas las personas hubieron entrado en el nuevo Castillo, a paso apresurado y nervioso, fueron los Maestros los encargados de sellar el portalón, con una magia muy poderosa que bloqueó cual barrera la entrada.

El chico dio unos pequeños pasos al frente mirando hacia el fondo de la sala, lugar en el que se podían observar una puerta dorada junto a dos huecos que comunicaban con unas escaleras a los dos lados de la puerta. No escuchaba su alrededor, el tumulto de aprendices de ambos bandos, los gritos y murmullos, las miradas de desconfianza. ¿Qué importaban aquellas almas que se dejaban llevar por la situación?

A sus oídos llegaron retazos lejanos, palabras a las que no prestó atención, discursos sobre el compañerismo y sobre el mundo, sobre la naturaleza de aquel mundo y la necesidad de devolverlo a su origen. Aquel castillo no merecía perecer de manos de esas personas, no debía ser destruida la belleza. Deseó tener más poder para hacer que aquello quedase retratado en la historia, para no intervenir y dejarlo todo como estaba.

Una sonora carcajada se extendió por la inmaculada sala, consiguiendo que Enok diese un respingo y abandonase sus reflexiones. Abrió los ojos. A lo lejos había aparecido sin previo aviso una figura oscura cubierta por una capa negra que cubría todo su cuerpo. Se mordió el labio, esta vez pensativo y un poco asustado. No podía ser el mismo, había algo distinto en sus gestos.

Me temo que te equivocas —habló emitiendo una voz espectral formada por un conjunto de timbres y tonos paralelos—. Aquel que buscáis no está en este mundo… No existe.

Enok suspiró. Definitivamente no era él.

¿¡Quién demonios eres!?

Vuestro guía. —Respondió reverenciándose ante su público—. ¿O vuestro juez? No hace falta que os presentéis. Sé quiénes sois y qué queréis. Buscáis devolver Tierra de Partida a su forma—Enok palpó suavemente su oreja—.original, aunque ahora que no está Ronin, solo uno de los aquí presentes tiene algo de idea sobre el tema, ¿verdad, Ryota? El tiempo se le acaba a este mundo, si fuese otro estaría ya destruido, pero Tierra de Partida es diferente. Este lugar, el Castillo del Olvido es la última y más poderosa defensa del mundo. Sin embargo, un sincorazón se ha colado en su corazón. —Aclaró actuando de nuevo compungido cual actor de teatro—. Y poco a poco se pudriráHasta que caiga en la oscuridad. Con vosotros dentro, claro. Qué lástima, ¿verdad? Bastión Hueco no debería haber venido. Cuántas almas van a perderse. Amigos que quisieron ayudar a antiguos compañeros, personas incapaces de romper sus vínculos, fieles aliados de los Maestros… Todo para descubrir nuestro secreto. —El aprendiz de Bastión Hueco hizo un pequeño amago de sonrisa. En realidad puede que aquello fuese incluso divertido si se enfocaba desde otra óptica—. ¡Pero bueno! Todavía podéis conseguir todos vuestro objetivo. Un secreto a cambio de devolver este mundo a la normalidad, ¿no? Un negocio interesante, cuanto menos. Eso si los Sincorazón no destruyen este lugar antes, por supuesto.

¿Y qué debemos de hacer entonces?

Reunir las llaves e ir a la puerta dorada —Respondió el Maestro principal de Bastión Hueco. La misión principal había sido dada, pues.

La figura cubierta dio la razón a Ryota. De repente desapareció para volver a aparecer junto a el hueco de la izquierda, el que conducía hacia un piso superior.

Hay una en lo alto del castillo. —Dijo y acto seguido elaboró el mismo truco pero esta vez brotando junto a la puerta derecha—. Y otra en lo más bajo. No os puedo decir lo que os encontraréis allí puesto que la estructura de este castillo es un tanto… Especial.

Finalmente, Enok finalizó su amago para mostrar una amplia sonrisa, más bien un tanto tétrica e intrincada. Por momentos, la expedición se volvía más y más interesante. Quizás había sido buena idea haber abandonado su habitación aquella noche.

Es tal como dijo el Maestro Rayim entonces. El Castillo del Olvido se transforma cada vez que alguien entra.

¡Exacto! ¡Alguien ha hecho sus deberes! Lástima que no seas el heredero de la voluntad de Rayim, ¿verdad? Porque entonces sabrías lo que hay que hacer… Una vez tengáis las Llaves. Es algo que sólo se transmite entre los líderes de Tierra de Partida. Un conjuro peligroso cuanto menos. Pero, yo, claro, ¡no puedo decíroslo! Es posible que ni entonces sirviera. Nadie previó que el mismísimo Corazón correría peligro cuando apareciera el Castillo del Olvido. ¿No sería más fácil que os marcharais? ¡Vamos, abrid un portal y escapad! —rió de nuevo con sus amenazantes carcajadas—. ¿O no podéis? ¡Probad, probad!

Los Maestros intentaron llevar a cabo el hechizo de transportación pero directamente fallaron. Enok volvió la cabeza lentamente, mientras los demás seguían hablando. Repasó con delicadeza a sus compañeros. Reconocía a unos cuantos, Maestros y Aprendices, tanto del bando de la destruida Tierra de Partida como el de su actual, Bastión Hueco. A otros simplemente los había visto alguna vez y finalmente el resto eran totales desconocidos para el chico. Sintió un pequeño deseo de acercarse a Yami aunque ella le rechazaría, estaba seguro.

Lo verdaderamente extraño y peculiar es que recordaba decenas de rostros, perfectamente situados hacia unos años, en aquel mundo tecnológico. Muchos de los que aquel día estaban presentes también lo habían estado en la lucha contra el demonio tecnológico.

¡Chihiro! ¿Qué estás haciendo?—El grito de su Maestra Nanashi le devolvió al epicentro de la trama.

Al contrario que el resto de personas, Enok no volvió la vista hacia Chihiro sino que le devolvió la mirada al encapuchado.

Este lugar está lleno de recuerdos —comenzó la mujer a relatar en la lejanía con un tono de voz que apenas llegaba a oídos del aprendiz—. Es casi el Corazón de este mundo. Aquí late su esencia… Lo cual significa que es un portal perfecto. Fue Zephyr quien ideó este Castillo, ¿no es cierto?

—Ya veo lo que pretendes hacer. Sí, fue él.

Entonces sólo tenemos que preguntarle.

Chihiro llevó a cabo unos extraños movimientos que provocaron instantáneamente un enrarecimiento del espacio. Un leve sensación de desazón invadió el cuerpo de Enok, sentimientos que se intensificaba por momentos, segundo a segundo hasta el punto de querer atentar contra su propia entereza, provocando una bajada de tensión.

Alzando la mirada, el muchacho, desprotegido, solo pudo ver la parte superior de lo que parecía un rectángulo profundamente oscuro.

¿Qué pretendes?

El Castillo del Olvido no se llama así por nada —comentó Chihiro, la cual había quedado exhausta debido al esfuerzo que había empleado—. Este lugar recopila y enlaza el tiempo con las memorias de todo lo que ha acontecido en este mundo. Eso significa que puedo abrir una brecha que conecte con un momento concreto del pasado. Como cuando Zephyr ideó la creación de este lugar.

¿Y por qué ibas a ayudarnos?

¡Eso es, ella nos ha metido en todo esto!

Silencio. Sigue hablando, Chihiro.

Enok detuvo momentáneamente su propio tiempo intentando articular la enorme película de la que había sido espectador. Los elementos estaban interrelacionados con sumo cuidado. Zephyr, el Castillo del Olvido, los Maestros que preguntaban incesantes haciendo avanzar el diálogo, Ryota conociendo lo que debían hacer, el encapuchado facilitándoles el trabajo. Si se ordenaban las causas que habían dado origen a aquel efecto quizás algunos llegarían a la conclusión de que todo era una gran farsa. O puede que no.

Un pequeño suspiro le devolvió a la realidad.

Por si no os habéis dado cuenta, estamos aquí encerrados. Necesitamos recuperar las cadenas de Tierra de Partida o dará igual que el mundo regrese a su estado original. Y aunque hay otros Maestros que deben saberlo aparte de Zephyr, no puedo viajar a tantos tiempos seguidos.

Así pues, iré al pasado yo sola.

No, no irás —Ella había abierto lo que quiera que fuese el portal por lo que tenía al menos derecho de hacer con él lo que quisiese. Aunque parecía que esto no lo compartían los Maestros de Tierra de Partida. Tampoco es que intentasen solucionar su propio problema no como la tal Chihiro, que fuese quien fuese había encontrado una posible solución transversal—. No podemos confiar en ti.

Sois enemigos dispuestos a mataros los unos entre los otros. O con rebeldes entre vuestras filas. ¿De verdad tenéis alguna otra…?

La mujer se defendió a la perfección pero, sin embargo, fue interrumpida por un mal mayor. El portalón de entrada amenazaba con romperse y dejar entrar a los sincorazones.

¡Se acaba el tiempo! —habló de nuevo el guía encapuchado—. Van a entrar. Vaya, es la primera vez que veo un Sincorazón tan monstruoso, aunque me trae recuerdos. —Sonrió y por alguna extraña razón Enok sintió sus fauces doblándose con sorna. Por primera vez se sintió realmente aterrado, había sido una visión tan cercana y a la vez tan distante que no podía ser natural—. ¿Qué pasará si logra entrar? Quizás no alcance el Corazón, pero Tiene muchas presas que atrapar.

Los grilletes de las puertas seguían aguantando la cada vez mayor presión de los monstruos del exterior y esta vez uno de ellos salió disparado hacia el aire. El tiempo pasaba y los presentes continuaban inertes y totalmente quietos ante el peligro, asustados y temerosos.

Necesitamos sobrevivir. Pero no olvidaré esto. Ninguno lo haremos. Tú no entrarás al Castillo. Te quedarás aquí, defendiéndonos a todos.

¿Y tú?

Yo entraré al Castillo y acompañaré a los que bajen. Y ella vendrá conmigo. No pienso dejarla cerca de vosotros.

El aprendiz miró de forma un tanto inquisitiva a aquel Maestro, al cual recordaba débilmente de una muy antigua misión. Sin embargo, lo que esta vez pensaba de él era muy distinto. Por sus palabras pudo al fin dar la razón a la tan manida teoría que los Maestros de Bastión Hueco tenían sobre los habitantes de Tierra de Partida, resumida en considerar a estos últimos como unos tiranos de la luz que buscaban imponer su sistema. Pues bien, esto parecía ser cierto.

Entonces estaremos en desventaja. ¿Cómo sabremos que no nos traicionaréis?

Uno de vosotros puede pasar. Puede ir a buscar la otra Llave. No podemos hacer nada si no tenemos las dos, así que estaremos empatados. Pero todos los demás Maestros y aprendices más fuertes permanecerán aquí, defendiendo la entrada.

Esto es maravilloso. —Esta vez habló Shinju.

Me parece justo. Ella irá en mi lugar. Ahora el problema es qué hacer con ese portal.

Yo iré. No pienso confiar en nadie de Bastión Hueco para este trabajo.

De nuevo, un argumento más para apoyar la teoría de los de Bastión Hueco. Ellos solo habían venido por una especie de azar en el destino. Ahora solo podían ayudar, no había otra. Si morían morían todos juntos y si vivían vivirían todos juntos.

Lo mismo podríamos decir nosotros.

La puerta principal continuaba siendo golpeada e ignorada por los presentes.

¡No hay tiempo para esto! —alertó finalmente la que parecía la más cuerda de todos, Chihiro—. ¿Vais a entrar o no? ¡No puedo mantenerlo abierto para siempre!

Claro, pero antes me gustaría saber cómo vamos a volver, ¿eh? Como si fuera a ir a esa cosa sin tener la seguridad de que puedo regresar.

Cuando todos se reúnan con las Llaves aquí, nos ocuparemos de que Chihiro os abra otro portal. Sea como sea o acabaremos con ella. Dudo que alguien como ella quiera morir aquí sin cumplir sus objetivos.

¿Y si no lo hace?

Más golpes.

Al menos tendréis la seguridad de que os quedan años por delante. Daos prisa y encontrad la forma de que todo regrese a la normalidad. Y las malditas cadenas.

Abriré otro portal, que aparecerá exactamente dos días después de vuestra llegada en el mismo lugar donde habéis aparecido.

Las damas primero.—Dijo una de las aprendizas de Bastión Hueco y tras ello se dirigió a todos los Aprendices—. ¿Nadie viene con nosotras? ¿No os apetece hacer turismo por Tierra de Partida hace mil años? ¿O preferís quedaros aquí a luchar con ese rarito y los Sincorazón?

Si intentas algo, Chihiro, me aseguraré de acabar contigo —se encaró Nanashi. Al parecer, Chihiro parecía una antigua antagonista en potencia, a juzgar por las miradas y el odio y recelo que tenían contra ella, totalmente contrario a lo que se había vivido minutos atrás, siendo esta la propia compañera del grupo de Bastión Hueco. ¿Acaso era ella la que había provocado todo el percance?

Diversos aprendices, la mayoría, a decir verdad, se dividieron y escogieron avanzar hacia el portal. Enok se sintió tentado a escoger aquel camino quizás solo por el mero hecho de que el nombre de Zephyr le resultaba hermoso, argumento demasiado flojo como para exponerse al posible riesgo que desentrañase esa vía.

Tenemos que dividirnos y actuar lo más rápido posible. No caigáis en las trampas que os pueda tender el Castillo y no os enfrentéis. Recordad que no queda tiempo. No creo que aguantemos más que un par de horas. ¡Ragun! Tú te quedas con nosotros —advirtió Ryota, diciendo lo obvio—. Los demás distribuíos como veáis. Pero aseguraos de no quedar en minoría.

…y tened cuidado —le correspondió el anterior Maestro, el que ahora parecía ser el principal del bando de la Luz—. Fátima, quédate tú también. Si tenéis alguna pregunta que hacer, es el momento. ¡Pero rápido!

Ambos aprendices avanzaron en dirección contraria. Ragún, el chico de Bastión Hueco miró preocupado a sus compañeros de bando mientras que la chica de Tierra de Partida se acercó a un hombre. Enok volvió la vista de nuevo hacia el frente, había vivido ya demasiado e iba siendo hora de despertarse. Se pellizcó fuertemente pero solo sentía dolor, y bastante real, lo cual quería decir que no, no eran sus imaginaciones las que estaban creando el Castillo del Olvido o las ocurrencias en las que se estaba viendo implícito.

Las diversos Maestros se dividieron como pudieron. Enok se fijó concretamente en Nanashi, la apenada Portadora de Bastión Hueco, la cual se encargó de la guiar a los aprendices de la ruta a la que se accedía a través de las escalinatas de la izquierda, las superiores.

Solo unos pocos aprendices continuaron junto a la Maestra, aprendices que conocía a la perfección. Miró a Gata, mientras desaparecía entre los juegos de luz. Se mordió de nuevo el labio y con nerviosismo se llevó las uñas a los dientes. Miraba a todos los lados, buscando algo, a alguien.

Y, finalmente, terminó por suspirar. Emprendió un paso lento que terminó por convertirse en una rápida marcha, corriendo en busca de Nanashi.

Mientras, las últimas carcajadas se expandían por la ahora sobreexpuesta atmósfera.
.
Imagen
.
Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen


Spoiler: Mostrar
Imagen
ImagenImagen


Spoiler: Mostrar
Imagen
ImagenImagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Sheldon
45. Cleptorrapaz
45. Cleptorrapaz
AnimeDesign
 
Mensajes: 1346
Registrado: Dom Jun 07, 2009 3:21 pm
Dinero: 211,992.10
Banco: 15,023.30
Ubicación: En una sociedad pluridimensional.
Clan: AnimeDesign
Estantería de objetos
Karma: 19

Re: [Evento Global] El Esclavo del Olvido

Notapor Crystal » Jue Feb 26, 2015 1:37 am

Spoiler: Mostrar


El vestíbulo era un lugar totalmente blanco, puro. Demasiado luminoso para toda la oscuridad de la aprendiza. Se cruzó de brazos, nerviosa, esperando que algo pasase. Sin embargo, una sensación algo atípica empezó a invadirla.

Se sentía vigilada, incómoda. La estaban observando. No sabía quién ni qué, pero estaba empezando a pensar que ninguno de los presentes allí en aquel momento era bien recibido.

Después de un numerito de hechizos que bloqueó la entrada, Kazuki fue el primero en hablar.

Atendedme todos —pidió—. ¡¡Silencio!! —bramó—. Mejor. Escuchadme atentamente. Olvidad por un segundo quiénes están con nosotros y pensad en nuestra situación. No es el mejor momento para matarnos.

Ya tenemos a unos Sincorazón que se van a ocupar de ello —apuntó mi maestra.

Seguimos en Tierra de Partida, sólo que… De una forma… Diferente. Es la otra cara de nuestro mundo, una que no conocemos y que sólo sale a la luz cuando el corazón del mundo está en peligro. Tenemos que organizarnos y devolver el castillo a la normalidad. Pero para eso necesitamos a Ronin. Debemos encontrarlo, tiene que estar en algún lugar de este lugar.

La otra cara de Tierra de Partida...

Antes de que alguien más pudiese decir algo, una risa grave invadió la estancia. Todo el mundo se puso en guardia. Freya miró con desconfianza todo su alrededor, buscando el origen de aquel molesto sonido. Finalmente lo encontró: un ser alto, envuelto en una capa negra, ocultando su rostro. ¿Qué clase de broma terrorífica era aquella? ¿De dónde había salido? Le recordó vagamente a alguien...

Spoiler: Mostrar
Imagen


Me temo que te equivocas —dijo. Su voz era la mezcla de una gran cantidad de voces—. Aquel que buscáis no está en este mundo… No existe.

¿¡Quién demonios eres!?

Vuestro guía. —sus gestos eran tan exagerados, tan teatrales, que aquella reverencia no resultaba creíble—. ¿O vuestro juez? No hace falta que os presentéis. Sé quiénes sois y qué queréis. Buscáis devolver Tierra de Partida a su forma original, aunque ahora que no está Ronin, solo uno de los aquí presentes tiene algo de idea sobre el tema, ¿verdad, Ryota? —volvió a reír, contoneándose delante de la puerta dorada—. El tiempo se le acaba a este mundo, si fuese otro estaría ya destruido, pero Tierra de Partida es diferente. Este lugar, el Castillo del Olvido es la última y más poderosa defensa del mundo. Sin embargo, un sincorazón se ha colado en su corazón. Y poco a poco se pudriráHasta que caiga en la oscuridad. Con vosotros dentro, claro. Qué lástima, ¿verdad? Bastión Hueco no debería haber venido. Cuántas almas van a perderse. Amigos que quisieron ayudar a antiguos compañeros, personas incapaces de romper sus vínculos, fieles aliados de los Maestros… Todo para descubrir nuestro secreto. —Freya pensó que no iba mal encaminado: Si Bastión Hueco se hubiese quedado en casa, no estarían todos ahí. Pero la avaricia de descubrir el secreto les había hecho ir—. ¡Pero bueno! Todavía podéis conseguir todos vuestro objetivo. Un secreto a cambio de devolver este mundo a la normalidad, ¿no? Un negocio interesante, cuanto menos. Eso si los Sincorazón no destruyen este lugar antes, por supuesto.

¿Y qué debemos de hacer entonces?

Reunir las llaves e ir a la puerta dorada

¡Bingo! —Aplaudió el encapuchado—. Las Llaves Espada no sirven para esta puerta. Necesitáis reunir las dos mitades de esa Llave y traerlas aquí. Al corazón de este mundo.

De repente, desapareció para aparecer de nuevo en el pasillo de la izquierda.

Hay una en lo alto del castillo. —volvió a repetir el proceso, esta vez apareciendo en el de la derecha—. Y otra en lo más bajo. No os puedo decir lo que os encontraréis allí puesto que la estructura de este castillo es un tanto… Especial.

¿A qué se refiere con especial?

Es tal como dijo el Maestro Rayim entonces —comentó—. El Castillo del Olvido se transforma cada vez que alguien entra.

¡Exacto! ¡Alguien ha hecho sus deberes! Lástima que no seas el heredero de la voluntad de Rayim, ¿verdad? Porque entonces sabrías lo que hay que hacer… Una vez tengáis las Llaves. —Alzó las manos, restándole importancia—. Es algo que sólo se transmite entre los líderes de Tierra de Partida. Un conjuro peligroso cuanto menos. Pero, yo, claro, ¡no puedo decíroslo! Es posible que ni entonces sirviera. Nadie previó que el mismísimo Corazón correría peligro cuando apareciera el Castillo del Olvido. ¿No sería más fácil que os marcharais? ¡Vamos, abrid un portal y escapad! ¿O no podéis? ¡Probad, probad!

Lo probaron, pero efectivamente, como había dicho el encapuchado aquello no dio resultado. Estaban atrapados. Sí, era eso. No podían escapar. No tenían otra opción que obedecer.

¿A qué estás jugando? ¿Por qué no podemos salir?

No es cosa mía, eso os lo aseguro. Desde el momento en que llegasteis a este mundo, os encerraron. —Se encogió de hombros—. Así que podéis salir a luchar y morir como héroes o…


¡Chihiro! ¿Qué estás haciendo? —Nanashi gritó, pero Freya tardó unos instantes en girarse para ver que estaba pasando.

Chihiro estaba en un extremo de la sala. Parecía estar haciendo un esfuerzo sobrenatural, alzando la mano en el aire. ¿Qué se suponía qué estaba haciendo? ¿Estaría invocando algo? La aprendiza empezó a notar una sensación muy extraña. Un destello.

Este lugar está lleno de recuerdos —anunció lentamente—. Es casi el Corazón de este mundo. Aquí late su esencia… Lo cual significa que es un portal perfecto. —se giró hacia el encapuchado, que había vuelto a su posición original frente a la puerta dorada—. Fue Zephyr quien ideó este Castillo, ¿no es cierto?

—Ya veo lo que pretendes hacer. Sí, fue él.

Entonces sólo tenemos que preguntarle.

Otro resplandor.

Chihiro lo atrapó y tiró hacia los lados, abriéndolo.

Freya empezó a sentirse fatal, todo le dolía, se sentía débil de repente. Las piernas empezaron a fallarle, primeramente con un pequeño temblor, y finalmente no pudo sostenerse; cayó al suelo de rodillas.

Una vez todo aquello hubo acabado, la pelirrosa observó a Chihiro desde el suelo: tenía un aspecto deplorable. Sin embargo, había algo más importante allí. Un corte, pensó la primera vez la aprendiza. Del otro lado llegaban unas tenues voces que a Freya le costaba entender. Lo único que sabía que había dentro de aquello era una especie de muro oscuro que obviamente no pertenecía al lugar dónde se encontraban.

La Maestra Nanashi no se anduvo con rodeos y la cogió del hombro con una brusquedad extrema. Fue realmente una suerte que Chihiro no cayese.

¿Qué pretendes?

El Castillo del Olvido no se llama así por nada —explicó; su respiración estaba entrecortada a causa del gran esfuerzo que había hecho momentos anteriores—. Este lugar recopila y enlaza el tiempo con las memorias de todo lo que ha acontecido en este mundo. Eso significa que puedo abrir una brecha que conecte con un momento concreto del pasado. Como cuando Zephyr ideó la creación de este lugar.

¿Y por qué ibas a ayudarnos?

¡Eso es, ella nos ha metido en todo esto!

Silencio. —Pidió Ryota—. Sigue hablando, Chihiro.

Por si no os habéis dado cuenta, estamos aquí encerrados. Necesitamos recuperar las cadenas de Tierra de Partida o dará igual que el mundo regrese a su estado original. Y aunque hay otros Maestros que deben saberlo aparte de Zephyr, no puedo viajar a tantos tiempos seguidos.

Kazuki se mordía el labio inferior, indeciso.

Así pues, iré al pasado yo sola.

No, no irás —se interpuso entre Chihiro y el corte—. No podemos confiar en ti.

Chihiro rió.

Sois enemigos dispuestos a mataros los unos entre los otros. O con rebeldes entre vuestras filas. ¿De verdad tenéis alguna otra…?

Hubo un violento estallido que la interrumpió. Los portones de la entrada se resquebrajaron, los bordes se iluminaron. Las barreras se iluminaron.

¡Se acaba el tiempo! —exclamó el guía. Freya volvió a voltearse para mirarlo; a decir verdad ya se había olvidado de él—. Van a entrar. Vaya, es la primera vez que veo un Sincorazón tan monstruoso, aunque me trae recuerdos. —Había sonreído—. ¿Qué pasará si logra entrar? Quizás no alcance el Corazón, pero Tiene muchas presas que atrapar.

Por la mirada de los Maestros, algo importante estaba a punto de suceder. Era hora de tomar decisiones y dejar de perder tiempo discutiendo.

Kazuki… —fue Yami quién habló—. Confiamos en ti.

Necesitamos sobrevivir. Pero no olvidaré esto. Ninguno lo haremos. Tú no entrarás al Castillo. Te quedarás aquí, defendiéndonos a todos.

¿Y tú?

Yo entraré al Castillo y acompañaré a los que bajen. Y ella vendrá conmigo.—Se refería sin duda a Chihiro—. No pienso dejarla cerca de vosotros.

Entonces estaremos en desventaja. ¿Cómo sabremos que no nos traicionaréis?

Uno de vosotros puede pasar. Puede ir a buscar la otra Llave. No podemos hacer nada si no tenemos las dos, así que estaremos empatados. Pero todos los demás Maestros y aprendices más fuertes permanecerán aquí, defendiendo la entrada.

Esto es maravilloso. —Shinju puso los ojos en blanco.

Nadie protestó.

Me parece justo. Ella irá en mi lugar. Ahora el problema es qué hacer con ese portal.

Yo iré. —dijo Lyn—. No pienso confiar en nadie de Bastión Hueco para este trabajo.

Lo mismo podríamos decir nosotros

¡No hay tiempo para esto! —gritó Chihiro, perdiendo los nervios—. ¿Vais a entrar o no? ¡No puedo mantenerlo abierto para siempre!

Claro, pero antes me gustaría saber cómo vamos a volver, ¿eh? Como si fuera a ir a esa cosa sin tener la seguridad de que puedo regresar.

Los Maestros se miraron entre si.

Cuando todos se reúnan con las Llaves aquí, nos ocuparemos de que Chihiro os abra otro portal. Sea como sea o acabaremos con ella. Dudo que alguien como ella quiera morir aquí sin cumplir sus objetivos.

¿Y si no lo hace?

Al menos tendréis la seguridad de que os quedan años por delante. Daos prisa y encontrad la forma de que todo regrese a la normalidad. Y las malditas cadenas.

Abriré otro portal, que aparecerá exactamente dos días después de vuestra llegada en el mismo lugar donde habéis aparecido.

Las damas primero.—después de la reverencia se dirigió a los aprendices—. ¿Nadie viene con nosotras? ¿No os apetece hacer turismo por Tierra de Partida hace mil años? ¿O preferís quedaros aquí a luchar con ese rarito y los Sincorazón?

Si intentas algo, Chihiro, me aseguraré de acabar contigo —prometió Nanashi.

Diana, Lyn y algunos aprendices marcharon.

Tenemos que dividirnos y actuar lo más rápido posible. No caigáis en las trampas que os pueda tender el Castillo y no os enfrentéis. Recordad que no queda tiempo. No creo que aguantemos más que un par de horas. ¡Ragun! Tú te quedas con nosotros —indicó Ryota—. Los demás distribuíos como veáis. Pero aseguraos de no quedar en minoría.

Nada de minorías, nada de minorías...

…y tened cuidado Fátima, quédate tú también. Si tenéis alguna pregunta que hacer, es el momento. ¡Pero rápido!

Ambos se unieron a la fila de defensores. Acto seguido, Chihiro cerró finalmente aquella brecha y Kazuki la arrastró dirección a los pisos inferiores.

El encapuchado había desaparecido, pero de alguna manera Freya sabía que estaba allí, en alguna parte. Los observaba. Probablemente se reía de ellos. Molesto.

Tres caminos, tres opciones. La que menos le llamaba la atención era el pasado; la idea de volver a una época antigua no le apasionaba lo más mínimo. Entonces ahora debía decidir si ir arriba o abajo. No tenía ninguna preferencia pero... no le apetecía mucho estar cerca de Chihiro. Aquella mujer no le daba buenas vibraciones. No sabía cuales eran sus verdaderas intenciones, y no quería jugársela. Fue entonces cuando reparó en Nanashi, aquella maestra tan fría y serena. Sin duda era la mejor opción, así que finalmente corrió para unirse a los aprendices que ya esperaban junto a ella.
Imagen
Imagen
Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Crystal
27. Trepador
27. Trepador
The Unknowns
 
Mensajes: 808
Registrado: Lun Jul 21, 2014 3:19 pm
Dinero: 593,885.90
Banco: 15,509.00
Ubicación: En busca de Tidus.
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 17

Re: [Evento Global] El Esclavo del Olvido

Notapor RedXIII » Jue Feb 26, 2015 5:53 am

Un cierto escalofrío corrió por todo el cuerpo del aprendiz al entrar en la sala en la cual se había convertido lo que antes era el vestíbulo de Tierra de Partida, aquel lugar era soso, monocromático y tenía cierto aire estirado que hacía que el aprendiz se pusiera nervioso y perdiera el rumbo al clavar su mirada en una de las sosas paredes que decoraban el lugar, sin duda aquel nuevo aspecto no le gustaba para nada.

¡¡Silencio!! — Una orden ignorada por el aprendiz silencioso hizo eco en toda la sala, imponiéndose ante la voz de los presentes —. Mejor. Escuchadme atentamente. Olvidad por un segundo quiénes están con nosotros y pensad en nuestra situación. No es el mejor momento para matarnos.

Ya tenemos a unos Sincorazón que se van a ocupar de ello.

Seguimos en Tierra de Partida, sólo que… De una forma… Diferente. Es la otra cara de nuestro mundo, una que no conocemos y que sólo sale a la luz cuando el corazón del mundo está en peligro. Tenemos que organizarnos y devolver el castillo a la normalidad. Pero para eso necesitamos a Ronin. Debemos encontrarlo, tiene que estar en algún lugar de este lugar.

Una risa interrumpió aquel moderado discurso, como era común ya para el aprendiz, que había escuchado más risas en su corta aventura que diálogos entre gente, y junto a ella apareció una misteriosa figura, tan misteriosa que su cara era esbozada por la oscuridad más oscura.

Pero sin duda lo más curioso era su voz, y lo más molesto, el aprendiz no podía soportar aquel coro involuntario que se sentía cuando hablaba.

Después de escuchar un poco a aquel hombre no pudo contener sus ganas de marcharse, al voz sincronizada de lo que fuera aquel ser era muy molesta y por si fuera peor cada palabra que surgía de su boca inundaba una nueva duda y un nuevo misterio que desentrañar, hasta el punto que el aprendiz no pudo más.

Paso, ya hay suficientes misterios en el mundo para que encima ahora hayan más, aun tengo que descubrir donde esta mi habitación, avísame cuando termine, Goei — Le dijo a su fiel compañero de viaje, el cual parecía estar tan atento a la conversación que incluso había sacado su libreta para apuntar lo que decía, sin duda era un romántico de los misterios y lo paranormal, o simplemente estaba tan aburrido que se habría puesto a dibujar, quien sabe.

Una vez terminado aquel infinito dialogo que no parecía tener fin, Goei encontró a Hiro apoyado en una pared con un oído tapado y el otro con el comunicador que transmitía un leve sonido armónico. Se acercó al joven y estiró de su pantalón para llamar su atención, este se destapó el oído y paró el sonido que se escuchaba de su comunicador para prestarle toda la atención posible.

Dime ¿Ya han dicho donde tengo la habitación?.

La contienda es peor de lo que espera, debería haber estado atento — Dijo el pequeño moguri dirigiéndose a Hiro.

Wow — Dijo el aprendiz con tono leve —Has puesto la cara de serio ¿Eso es que no sabes donde esta mi cuarto?.

¡Presta atención, adoquín! — Interrumpió —Nos hallamos en medio de una disputa... singular, se han presentado tres caminos ante nosotros y debes elegir hacia arriba, hacia abajo o ir a un recuerdo y debemos hallar los fragmentos de una llave, o algo semblante — El moguri olvidó incluir el detalle de qué recuerdo era de tal forma que el aprendiz no sintió el más mínimo interés por aquel camino, al igual que con el de abajo.

Creo que... — Hizo una breve pausa —Iremos al de arriba — Cogió su arma y a su moguri y se puso en camino a dicho punto para reunirse con los demás.

Queréis escudriñar la zona superior en busca de tu alcoba ¿Cierto?.

Tan cierto como que te comes el "su" y te pones a hablar en culto, o lo que coño sea eso, cuando te da la gana — Remarcó el aprendiz, pero antes de que el Moguri pudiera indagar una respuesta fue interrumpido por el comentario que hizo el mestizo a un viejo amigo.

¡Anda, pero si es Enok! — Gritó al reconocer al aprendiz —Cuanto tiempo sin verte, hijo de perra, ya pensaba que me estabas evitando — Bromeó mientras subía junto a los demás aprendices, Nanashi y con Goei, al cual llevaba cuestas, después de su carrera por la torre dudaba que quisiera volver a pisar un escalón en mucho tiempo.
Imagen

Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen


-Hollow is in the web, all's right with the foro-
Avatar de Usuario
RedXIII
Moderador
Moderador
AnimeDesign
 
Mensajes: 4121
Registrado: Jue Abr 24, 2008 7:53 pm
Dinero: 1,304,665.10
Banco: 2,218,933.14
Ubicación: En la isla puntería.
Sexo: Masculino
Clan: AnimeDesign
Tumblr: Se han matado ellos solos
Facebook: Der Uramaki
Youtube: No subo nada
Instagram: Ni lo miro
Estantería de objetos
Karma: 41

Re: [Evento Global] El Esclavo del Olvido

Notapor Tanis » Jue Feb 26, 2015 4:56 pm

¿Malik? ―Todavía no había rumiado su mal humor cuando oyó la voz de Hana. Sin dejar de caminar la miró intentando suavizar su expresión―. Dame una torta y despiértame. Dime que no estamos a punto de dejar pasar a esa bruja.

Torció el gesto y palmeó su hombro. Por más que les pesara, la bruja iba a entrar. Lo que pasara dentro de aquel nuevo castillo ya sería otra historia.

Ojalá pudiera decir algo como eso.

Terminó entrando junto con Nadhia y Light y se encontró con el color blanco de las paredes de aquel castillo. Nada quedaba de Tierra de Partida, de forma tangible, y Malik sintió una pesada sensación de ahogo. Paso a paso se internó junto con los demás en aquel vestíbulo vacío y frío, blanco, tan extraño y distante como irreconocible. Nada quedaba de su antiguo hogar... Con disimulo se palpó el bolsillo y notó el peso de la cápsula de Asah, que por suerte continuaba allí. Si la hubiera perdido durante la pelea...

Sin hacer demasiado caso a los pasillos que debían de conducir a alguna parte, Malik se fijó en la puerta dorada.

No queda nada... —murmuró sin darse cuenta.

Giró un poco sobre sus talones, buscando de algún modo la cercanía con cualquier conocido. Más allá estaba Nadhia, Hana, Light... Por enésima vez intentó buscar a Fátima entre los demás, pero no la encontró, y de nuevo reparó en Chihiro, y en Bastión Hueco que también habían pasado. Ya sólo el odio y el rencor enfermizo que le provocaba esa mujer bastaba para que insanas ideas de suicidio lanzándose a atacarla se le pasaran otra vez por la cabeza. De no ser por la presencia de Kazuki y los demás maestros, ya lo habría hecho.

¡¡Silencio!! —De alguna manera consiguió calmarse a pesar de ver a Kazuki junto a Ryota. Se mordió la lengua, si Ronin estuviera allí... —. Mejor. Escuchadme atentamente. Olvidad por un segundo quiénes están con nosotros y pensad en nuestra situación. No es el mejor momento para matarnos.

Ya tenemos a unos Sincorazón que se van a ocupar de ello.

Muy a su pesar y regañadientes estaba de acuerdo, ahora mismo algo mucho peor que Bastión Hueco estaba a la puerta. A pesar de sus suspicacias y de la poca confianza que le generaba Kazuki como segundo al mando, contraviniendo las órdenes de Ronin tan a la ligera, se abstuvo de decir nada, de protestar.

Seguimos en Tierra de Partida, sólo que… De una forma… Diferente. Es la otra cara de nuestro mundo, una que no conocemos y que sólo sale a la luz cuando el corazón del mundo está en peligro. Tenemos que organizarnos y devolver el castillo a la normalidad. Pero para eso necesitamos a Ronin. Debemos encontrarlo, tiene que estar en algún lugar de este castillo.

Asintió despacio, esta vez de acuerdo con él. Nociones básicas sobre el funcionamiento de los mundos, aprendidas en sus primeras clases, acudieron a él. Su objetivo era primordial, encontrar a Ronin, recobrar la normalidad de Tierra de Partida...

Aquella risa estridente, cacofónica, que venía de todas partes y ninguna a la vez tronó entonces por todo el castillo blanco. Malik retrocedió por inercia, chocando con algunos de los aprendices, también asustados. Y rente a la puerta dorada, apareció la figura...

«Yo he visto esto antes... ». Pensó en los espectros de Villa Crepúsculo, en las Maravillas... Pero dudaba de que fueran lo mismo. Llegar a esa conclusión le hizo sentirse peor, porque era algo desconocido, algo terriblemente desconocido... que estaba en su terreno, y ellos a su merced. Malik aguantó el aliento contemplando al recién llegado y miró de refilón a los maestros. Su voz no era una voz, era una mezcla de muchas voces, graves, agudas, de mujer, de hombre y de niño. Quiso achacarlo a su imaginación, pero creyó oír la voz de Ronin en aquella mezcla.

Le subió un escalofrío por la espalda.

Malik escuchó cada palabra, como jamás había prestado atención a nada. Algo primario e instintivo le obligaban a mirar y a oír, escuchar aquellas voces hablando, burlándose, dejando miguitas de pan. Al principio no entendió mucho, pero poco a poco... Poco a poco lo hizo. No había tiempo, se estaba terminando y rápido. Tenían que encontrar a Ronin, tenían que evitar que el Mundo cayera en la oscuridad, aquel castillo, el Castillo del Olvido, era la última defensa de Tierra de Partida, ¿por qué, quién había hecho esto? ¿Quién había traído a los sincorazon? ¿De qué secreto hablaba aquel ser?

«Reunir las llaves de la puerta... ». Un sudor frío y viscoso le empapaba la frente, y con un gesto Malik intentó secarselo. Inspiró hondo varias veces. Todo tan rápido... Era demasiado. Ni siquiera le dio tiempo a pensar en la posibilidad de un complot. Aquel ser, con sus maquiavelicas pistas, ya dejaba entrever que no podrían salir y huir. ¿Qué podían hacer, qué? Todo sonaba fácil y a la vez no.

¡Chihiro! ¿Qué estás haciendo?

Ya sólo con oír el nombre giró la cabeza, hacia la mujer y sin darse cuenta apretó los dientes. Bastó para que involuntariamente diera un par de pasos hacia adelante. Como se le ocurriera hacer un movimiento en falso... Pensaba saltar y le daba igual que estuviera Kazuki en medio.

Este lugar está lleno de recuerdos. Es casi el Corazón de este mundo. Aquí late su esencia… Lo cual significa que es un portal perfecto. Fue Zephyr quien ideó este Castillo, ¿no es cierto?

«Zephyr... ». Le sonaba de algo ese apellido, no sabía por qué.

Adónde quieres ir a parar —masculló.

No le gustaba el cariz de nada allí, por supuesto. Parecía que alguien allí hubiera manipulado las cosas, convocado esos sincorazon, provocado que uno de ellos se colara en el corazón del Mundo, todo para que aquello apareciera. Pero Chihiro quería arreglarlo para salvar el pellejo, claro. ¿No habría sido ella la artífice?

«Cuenta hasta diez, Malik, y luego vuelve a hacerlo».

Lo que ella hizo a continuación le sorprendió y no le sorprendió. Le sorprendió porque aquello era más de lo que la había visto hacer, y al mismo tiempo no lo hizo porque después de la destrucción de Cabo Blanco ya se esperaba cualquier cosa.

¿Qué pretendes?

«Eso, ¿qué pretendes?».

El Castillo del Olvido no se llama así por nada. Este lugar recopila y enlaza el tiempo con las memorias de todo lo que ha acontecido en este mundo. Eso significa que puedo abrir una brecha que conecte con un momento concreto del pasado. Como cuando Zephyr ideó la creación de este lugar. 

Así que ese agujero conectaba con el pasado... Y eso iba a ayudar a restablecer Tierra de partida, intentando buscar a ese tipo. No se fiaba, no se fiaba de nada que hiciera Chihiro. ¿Qué garantías podía haber de que luego el que entrase volviera? Se le escapó una sonrisita sardónica cuando Kazuki la atrapó antes de que ella se fuera por el portal. A saber lo que podría haber hecho esa bruja allí sola. Despacio empezó a caminar entre los aprendices, para acercarse más a ellos.

Entonces se encontró con la mirada de Nadhia, antes de que la puerta exterior casi se combara hacia dentro y una de las bisagras saliera despedida de su sitio. Miró hacia atrás. Los sincorazón estaban a punto de romper la puerta y entrar, podía ver la oscuridad filtrarse a través de los goznes. No quedaba mucho tiempo. Si los sincorazon entraban, estarían perdidos. Lentamente desvió la vista de nuevo hacia Kazuki, con esa sensación de ahogo que parecía filtrarse a través de la piel. Tenía que ser duro y terrorífico tener que tomar decisiones en situaciones así, manteniendo en la medida de lo posible la sangre fría.

En ese momento, fue justo en ese, que Malik sintió verdadero respeto por Kazuki.

Necesitamos sobrevivir. Pero no olvidaré esto. Ninguno lo haremos. Tú no entrarás al Castillo. Te quedarás aquí, defendiéndonos a todos.

¿Y tú?

Yo entraré al Castillo y acompañaré a los que bajen. Y ella vendrá conmigo. No pienso dejarla cerca de vosotros.

«Estupendo... ». Malik no necesitó más para saber a quién debía seguir. No pensaba quedarse allí mirando a las musarañas, esperando a ser pasto de la oscuridad. Quisiera o no el maestro, vigilaría con él a Chihiro.

Entonces estaremos en desventaja. ¿Cómo sabremos que no nos traicionaréis?

Uno de vosotros puede pasar. Puede ir a buscar la otra Llave. No podemos hacer nada si no tenemos las dos, así que estaremos empatados. Pero todos los demás Maestros y aprendices más fuertes permanecerán aquí, defendiendo la entrada.

«No... ».

Malik se detuvo a medio paso, sin escuchar nada más. Los aprendices más fuertes. Eso sólo podía significar una cosa. Y no le gustaba, no le gustaba nada. Sintió la sangre congelada en las venas, el cuerpo frío y la gravedad más fuerte. No, eso no... Observó la entrada de su maestra, Lyn, al portal del pasado, seguida de aquella chica, Diana, que había conocido en el Coliseo... No, ahora no podía irse a ninguna parte, no podía ir tras Chihiro, no podía... No podía dejar a Fátima allí, ella era la aprendiza más fuerte del castillo, no podía. No prestó atención a nada más, sólo a ella cuando la vio avanzar, casi a cámara lenta, entre las filas de jóvenes aprendices hacia los maestros junto a la puerta. Por un segundo se alegró de verla, de haberla encontrado. Al otro sintió rabia y tristeza...

Acortó los pasos que Fátima dio hacia él y rodeó su cuerpecito con los brazos, estrechándola contra sí al besarla. Lo sintió como el último beso, el beso de despedida. No quería pensar que no volvería a verla, pero la posibilidad existía y eso sólo le hacía tener más miedo. Frunció levemente el entrecejo, intentando aguantar las ganas de llorar. Lo consiguió por poco. Deslizó los dedos por su mejilla, la frente apoyada en la de ella, con la impotente sensación de ahogo de nuevo en el estómago. No quería dejarla ir, no era justo.

Volveré a por ti... Lo prometo —murmuró, antes de soltarla, y que ella se reuniera con la última línea de defensa frente a la puerta.

Se alejó poco a poco, también dedicándole una última mirada a Ragun antes de que se levantara aquella barrera. Sintió entonces una mano en su hombro. Era Nadhia.

Los maestros no permitirán que le pase nada, y es muy fuerte.

Malik no pudo ahcer más que sonreír débilmente y asentir.

Lo sé.

Tenía razón, era fuerte y los maestros cuidarían de ella, cuidarían y protegerían, ¿verdad?

Malik, no sé qué hacer. Esa mujer... es el demonio. No me fío de ella.

Yo tampoco, no es la primera vez que me la encuentro.

Recobraba poco a poco el semblante serio, la responsabilidad. Él sabía adónde quería ir, incluso antes de que se le diera la posibilidad. Miró hacia Kazuki y Chihiro, que iban hacia las escaleras inferiores. Observó a Light seguirles, y reforzó la decisión. Bien, no iba a ir completamente solo tras aquella mujer y la mitad de la llave que necesitaban.

Malik, sé que te pido mucho diciéndote esto, pero creo que alguno de nosotros debería ir a los pisos inferiores y vigilar a Chihiro. Yo... yo no puedo. Fui a un sitio donde Ronin me habló sobre Zephyr, donde también pude saber cómo lucía físicamente, al menos a una cierta edad. Seré más de ayuda... a dónde quiera que vayamos, que aquí. Y... Lo siento. Querría acompañaros, a ti y a Light.

Malik la observó con mucha más calma y meneó la cabeza. Luego se adelantó un paso y la abrazó, como si después de un montón de años tuviera delante de sí a la hermana pequeña que nunca tuvo la oportunidad de tener. Le acarició el pelo, para que se calmase, y no preocupase, y correspondió a su sonrisa cuando se separaron.

No te preocupes, Light y yo vigilaremos a esa mujer, y ayudaremos al maestro Kazuki. Procura volver, Nadhia.

Se esperó a que la muchacha atravesara el portal antes de que este desapareciera. Él a su vez echó un último vistazo hacia los portones. A través de la barrera pudo ver a Fátima, completamente preparada.

Hasta pronto, mi amor. —musitó.

Giró sobre sus talones y descendió las escaleras. Como cuando estuvo en La Red, el miedo denso y viscoso volvió a acompañarlo.

Spoiler: Mostrar
Malik va a los pisos inferiores con Kazuki y Chihiro
Avatar de Usuario
Tanis
28. Samurai
28. Samurai
 
Mensajes: 813
Registrado: Mar Feb 19, 2013 10:20 pm
Dinero: 75,353.31
Banco: 15,572.00
Sexo: Mucho, gracias por preguntar
Karma: 5

Re: [Evento Global] El Esclavo del Olvido

Notapor LightHelco » Jue Feb 26, 2015 5:54 pm

Preguntas y más preguntas.

Eso era lo que tenía tras el discurso del encapuchado, dudas, incógnitas y preguntas que nadie en aquella sala podía responder. Lo único que estaba claro era que debíamos huir de aquel castillo antes de que se sumergiera en la oscuridad más profunda y que Ronin, el único conocedor del secreto de Tierra de Partida, se encontraba atrapado entre los muros y pasillos del reformado bastión de Tierra de Partida.

Los Maestros y aprendices se movieron rápidamente para ayudar en la búsqueda de las dos llaves que nos sacarían de aquel lugar, incluso Chihiro ayudó abriendo un portal al pasado con el que podríamos conocer al que construyó este castillo y lo llenó de tantos secretos.

Los grupos iban formándose y el vestíbulo del Castillo del Olvido vaciándose a cada segundo, mas yo no era capaz de elegir ninguna ruta. Podía ver a varios aprendices seguir a Kazuki y Chihiro hacia los sótanos para buscar una de las llaves. Si, aquella podía ser mi mejor opción, ¿pero era capaz de colaborar con la mujer que había intentado matarme a sangre fría? Siquiera estaba seguro de si podría soportar la mirada de odio de Kazuki por haberle traicionado.

¿Y que pasaba con las otras dos? No, seguir a Nanashi habría sido una locura, la mujer habría acabado atacándome durante mi levantamiento si Ryota no lo hubiese impedido. Irme con ella significaría darle una excusa para hacerme pagar por mi acto de rebeldía. Un viaje al pasado era algo que no quería volver a experimentar, entre mi raza esa magia estaba prohibida debido a que muchos Brujas y Brujas en el pasado fueron tentados para cambiar la historia en su favor, estaba seguro de que podía no caer en esa tentación, pero prefería no arriesgarme.

¿Entonces a donde? Podía escuchar los maullidos de Ilana pidiéndome que eligiera una ruta cuanto antes, porque ya solo quedábamos unos pocos por decidirnos. No iba a quedarme a mantener la barrera contra el Sincorazón gigante, pero tampoco me veía capaz de ayudar a ninguno de los tres equipos formados.

Por favor… ayudadme a elegir el camino correcto —susurré entonces llevándome la mano al bolsillo donde guardaba mi baraja —. Los Corazones serán los sótanos, las Picas me harán subir junto a Nanashi y los Diamantes me permitirán descubrir la historia… ¿A dónde debo ir?

Cerrando los ojos saqué una carta y la levanté hasta que estuviese a la altura de los ojos: Diez de Corazones, sótanos.

Tomando aire, avancé hacia el lugar con algo de prisa para no quedarme atrás. Nada más llegar me encontré con Light y claramente el chico no dudó ni un segundo en preguntarme el por qué estábamos allí. Como nos ocurrió en otro momento, la dureza la pregunta consiguió que Ilana le gruñera al chico… aunque quizás fuera también por el aspecto de su Eon.

No lo se realmente, hoy es un día en que no paró de dejarme arrastrar por otros —le respondí mirando hacia un lado, aunque era la verdad, había sido Adam el que me había arrastrado a la misión —. Pero no quiero haceros daño, puedo incluso decir que iba a intentar ayudar… o al menos quería salvaros de este ataque.


Spoiler: Mostrar
Las cartas han decidido que Alec vaya a los sótanos.
ImagenImagenImagenImagen



Logros:
Spoiler: Mostrar
ImagenImagenImagen


Awards:
Spoiler: Mostrar
ImagenImagen
ImagenImagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
LightHelco
111. Roxas Organización
111. Roxas Organización
The Unknowns
 
Mensajes: 3303
Registrado: Jue Jun 07, 2012 10:42 am
Dinero: 320,406.83
Banco: 15,568.00
Ubicación: Un lugar con lapiz y goma
Sexo: Femenino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 16

Re: [Evento Global] El Esclavo del Olvido

Notapor Marioxulo » Jue Feb 26, 2015 6:39 pm

Nada más entrar en el castillo, los maestros que estaban fuera entraron también, y entonces cerraron aquella puerta con numerosos conjuros que no había escuchado en la vida, impidiendo que, o entrase ni un sincorazón, o ninguno de nosotros saliésemos de aquel lugar.

Me fijé entonces en aquel lugar. A diferencia del castillo de Tierra de Partida, en este había un gran predominio del color blanco. Bueno, en realidad, es que no había ningún otro color prácticamente. Aquella sala tenía una forma parecida a la de una T, con columnas a ambos lados del pasillo y una puerta al fondo de esta. A izquierda y derecha, subiendo al piso superior y bajando al inferior, había otras dos puertas.

Caí entonces en cuenta de que estábamos todos ahí dentro encerrados, junto a los aprendices del bando contrario. Pude ver a Coli y a Yui, que ya me habían acompañado en otras aventuras, pero por otra parte, no distinguía a nadie más de entre ellos. Se podía notar la tensión por ambas partes.

Atendedme todos —pidió entonces Kazuki, que al lado de uno de los maestros de Bastión Hueco se dirigía hacia nosotros—. ¡¡Silencio!! —gritó—. Mejor. Escuchadme atentamente. Olvidad por un segundo quiénes están con nosotros y pensad en nuestra situación. No es el mejor momento para matarnos.

Ya tenemos a unos Sincorazón que se van a ocupar de ello —apuntó otra maestra. ¿Eran así de prepotentes todos los maestros del enemigo?

Kazuki le ignoró.

Seguimos en Tierra de Partida, sólo que… De una forma… Diferente. Es la otra cara de nuestro mundo, una que no conocemos y que sólo sale a la luz cuando el corazón del mundo está en peligro. —La mirada de Kazuki se dirigió hacia el candado cubierto de cadenas. Tenemos que organizarnos y devolver el castillo a la normalidad. Pero para eso necesitamos a Ronin. Debemos encontrarlo, tiene que estar en algún lugar de este lugar.

De repente, una risa grave y profunda interrumpió al maestro.

¿Quién coño está ahí? —grité, aunque sabía que no iba a hacerme caso alguno.

Detrás de nosotros, sin embargo, una extraña figura había aparecido. La risa venía de aquel ser. Se trataba de un extraño encapuchado, y ninguno de los presentes parecía conocer a aquel ser.

Me temo que te equivocas —dijo, exagerando los gestos como si estuviese interpretando un papel en una obra de teatro. Parecía estar disfrutándolo—. Aquel que buscáis no está en este mundo… No existe.

¿¡Quién demonios eres!? —rugió Lyn.

Vuestro guía. —dijo mientras hacía una reverencia—. ¿O vuestro juez?. No hace falta que os presentéis. Sé quiénes sois y qué queréis. Buscáis devolver Tierra de Partida a su forma original, aunque ahora que no está Ronin, solo uno de los aquí presentes tiene algo de idea sobre el tema, ¿verdad, Ryota? —se rio de nuevo. Así que así se llamaba el maestro de Bastión Hueco—. El tiempo se le acaba a este mundo, si fuese otro estaría ya destruido, pero Tierra de Partida es diferente. Este lugar, el Castillo del Olvido es la última y más poderosa defensa del mundo. Sin embargo, un sincorazón se ha colado en su corazón. —Se llevó las manos al pecho, entrecruzándolas como si le hiciera daño—. Y poco a poco se pudriráHasta que caiga en la oscuridad. Con vosotros dentro, claro. Qué lástima, ¿verdad? Bastión Hueco no debería haber venido. Cuántas almas van a perderse. Amigos que quisieron ayudar a antiguos compañeros, personas incapaces de romper sus vínculos, fieles aliados de los Maestros… Todo para descubrir nuestro secreto. —dijo mientras callaba por un rato entonces. Suspiró y volvió a dirigirse a nosotros—. ¡Pero bueno! Todavía podéis conseguir todos vuestro objetivo. Un secreto a cambio de devolver este mundo a la normalidad, ¿no? Un negocio interesante, cuanto menos. Eso si los Sincorazón no destruyen este lugar antes, por supuesto.

¿Y qué debemos de hacer entonces? —preguntó Kazuki

Reunir las llaves e ir a la puerta dorada —dijo Ryota.

¡Bingo! —Aplaudió el desconocido—. Las Llaves Espada no sirven para esta puerta. Necesitáis reunir las dos mitades de esa Llave y traerlas aquí. Al corazón de este mundo.

El encapuchado se desvaneció y reapareció en el pasillo de la izquierda.

Hay una en lo alto del castillo. —Se desvaneció en medio de una cortina de luz y oscuridad y reapareció en el otro extremo, a la derecha—. Y otra en lo más bajo. No os puedo decir lo que os encontraréis allí puesto que la estructura de este castillo es un tanto… Especial.

Ryota levantó una ceja, aparentemente extrañado.

Es tal como dijo el Maestro Rayim entonces —mencionó—. El Castillo del Olvido se transforma cada vez que alguien entra.

¡Exacto! ¡Alguien ha hecho sus deberes! Lástima que no seas el heredero de la voluntad de Rayim, ¿verdad? Porque entonces sabrías lo que hay que hacer… Una vez tengáis las Llaves. —Alzó las manos como diciendo «qué se le va a hacer»—. Es algo que sólo se transmite entre los líderes de Tierra de Partida. Un conjuro peligroso cuanto menos. Pero, yo, claro, ¡no puedo decíroslo! Es posible que ni entonces sirviera. Nadie previó que el mismísimo Corazón correría peligro cuando apareciera el Castillo del Olvido. ¿No sería más fácil que os marcharais? ¡Vamos, abrid un portal y escapad! —y volvió a reírse entonces—. ¿O no podéis? ¡Probad, probad!

Los maestros no tardaron en darse cuenta de que aquello era inútil. Lyn estalló entonces.

¿A qué estás jugando? ¿Por qué no podemos salir?

No es cosa mía, eso os lo aseguro. Desde el momento en que llegasteis a este mundo, os encerraron. —Se encogió de hombros—. Así que podéis salir a luchar y morir como héroes o…

¡Chihiro! ¿Qué estás haciendo? —El grito de Nanashi interrumpió al encapuchado y llamó la atención de la mayoría de los presentes.

Me giré para observar a aquella maestra.

Este lugar está lleno de recuerdos —dijo ella con lentitud—. Es casi el Corazón de este mundo. Aquí late su esencia… Lo cual significa que es un portal perfecto. —se giró entonces para dirigirse al encapuchado—. Fue Zephyr quien ideó este Castillo, ¿no es cierto?

—Ya veo lo que pretendes hacer. Sí, fue él.

Entonces sólo tenemos que preguntarle.

¿Qué diablos estaba pensando hacer aquella maestra? Como si estuviese abriendo una ventana, introdujo las manos y, tirando hacia ambos lados, logró abrir una especie de portal. Sin embargo, esto nos dejó fatigados absolutamente a todos, sobretodo a aquella maestra. Jadeando y sudando, la maestra mantenía aquel portal abierto. De este, sin embargo, llegaba una mezcla de olores y sonidos, aunque no se lograba ver nada.

¿Qué pretendes?

El Castillo del Olvido no se llama así por nada —explicó mientras respiraba con dificultad—. Este lugar recopila y enlaza el tiempo con las memorias de todo lo que ha acontecido en este mundo. Eso significa que puedo abrir una brecha que conecte con un momento concreto del pasado. Como cuando Zephyr ideó la creación de este lugar.

¿Y por qué ibas a ayudarnos? —intervino Lyn con agresividad.

¡Eso es, ella nos ha metido en todo esto! —exclamó Alexis.

Silencio. —Pidió Ryota—. Sigue hablando, Chihiro.

Chihiro. Debía memorizar aquel nombre también.

Por si no os habéis dado cuenta, estamos aquí encerrados. Necesitamos recuperar las cadenas de Tierra de Partida o dará igual que el mundo regrese a su estado original. Y aunque hay otros Maestros que deben saberlo aparte de Zephyr, no puedo viajar a tantos tiempos seguidos.

La otra maestra se iba a adelantar cuando Ryota le mandó detenerse, mientras miraba a Kazuki, indeciso. Nanashi fue a adelantarse, pero Ryota la detuvo con un gesto. En su lugar miró a Kazuki. El hombre se mordió el labio inferior, sin decidirse.

Así pues, iré al pasado yo sola.

No, no irás —Kazuki se interpuso entre Chihiro y la brecha y la aferró por un brazo—. No podemos confiar en ti.

Chihiro rió sin fuerzas.

Sois enemigos dispuestos a mataros los unos entre los otros. O con rebeldes entre vuestras filas. ¿De verdad tenéis alguna otra…?

Un estallido en el portón nos devolvió a la realidad. Las puertas de la entrada se resquebrajaban, dejando ver los incontables hilos de oscuridad. No quedaba mucho tiempo. Las barreras brillaban con intensidad, impidiendo el paso, por el momento, de todos los sincorazón.

¡Ya ceden las puertas! ¡Tenemos que actuar de una puta vez! —exclamé. Me estaban empezando a poner nervioso. ¿Tanto importaban las guerras cuando ambos bandos estábamos al borde de la completa destrucción? Había que dejar las rivalidades de lado, al menos de momento

¡Se acaba el tiempo! —exclamó aquél ser—. Van a entrar. Vaya, es la primera vez que veo un Sincorazón tan monstruoso, aunque me trae recuerdos. —aunque no podía ver su rostro por la capucha, podía imaginarme perfectamente una gran sonrisa detrás de esta—. ¿Qué pasará si logra entrar? Quizás no alcance el Corazón, pero Tiene muchas presas que atrapar.

Kazuki miró a la puerta y luego a nosotros. Parecía indeciso, y con la ausencia de Ronin, a él era a quien le tocaba decidir qué hacer.

Kazuki… [/color—dijo Yami, mientras se acercaba a él y le ponía la mano sobre el hombro, mientras parecía sonreirle—. [color=#800080]Confiamos en ti.

Tras la tercera embestida, Kazuki reaccionó, dirigiéndose a Ronin.

Necesitamos sobrevivir. Pero no olvidaré esto. Ninguno lo haremos. Tú no entrarás al Castillo. Te quedarás aquí, defendiéndonos a todos.

¿Y tú?

Yo entraré al Castillo y acompañaré a los que bajen. Y ella vendrá conmigo.—dijo apretando el brazo de Chihiro—. No pienso dejarla cerca de vosotros.

Entonces estaremos en desventaja. ¿Cómo sabremos que no nos traicionaréis?

Uno de vosotros puede pasar. Puede ir a buscar la otra Llave —aceptó, no con cierta resignación—. No podemos hacer nada si no tenemos las dos, así que estaremos empatados. Pero todos los demás Maestros y aprendices más fuertes permanecerán aquí, defendiendo la entrada.

Esto es maravilloso. —exclamó Shinju.

Se notaba el odio que había entre ambos bandos, aunque ningún maestro más dijo nada

Me parece justo. Ella irá en mi lugar. Ahora el problema es qué hacer con ese portal.

Yo iré. —Se adelantó Lyn—. No pienso confiar en nadie de Bastión Hueco para este trabajo.

Lo mismo podríamos decir nosotros —dijo Diana, con una sonrisa desafiante, adelantándose

Ambas se miraron fijamente. Si en algún momento aquellas dos maestras llegaban a luchar, no quería estar en medio.

¡No hay tiempo para esto! —gritó Chihiro, que se había vuelto aún más pálida—. ¿Vais a entrar o no? ¡No puedo mantenerlo abierto para siempre!

Claro, pero antes me gustaría saber cómo vamos a volver, ¿eh? —exigió Diana—. Como si fuera a ir a esa cosa sin tener la seguridad de que puedo regresar.

Entonces Ryota dijo:

Cuando todos se reúnan con las Llaves aquí, nos ocuparemos de que Chihiro os abra otro portal. Sea como sea o acabaremos con ella. Dudo que alguien como ella quiera morir aquí sin cumplir sus objetivos.

¿Y si no lo hace?

La puerta se resquebrajó aún más.

Al menos tendréis la seguridad de que os quedan años por delante. Daos prisa y encontrad la forma de que todo regrese a la normalidad. Y las malditas cadenas.

Abriré otro portal, que aparecerá exactamente dos días después de vuestra llegada en el mismo lugar donde habéis aparecido.

Diana se encaró a Lyn e hizo una reverencia burlona.

Las damas primero.—Luego se volvió hacia los aprendices—. ¿Nadie viene con nosotras? ¿No os apetece hacer turismo por Tierra de Partida hace mil años? ¿O preferís quedaros aquí a luchar con ese rarito y los Sincorazón?[/b]

—[b]Si intentas algo, Chihiro, me aseguraré de acabar contigo
—dijo entonces Nanashi.

Chihiro calló.

Ambas esperaron a ver si alguien les seguía en ese viaje. Varios aprendices dieron un paso al frente, y después, todos pasaron por aquél portal. La idea de quedarme encerrado en un tiempo pasado no me llamaba mucho la atención, así que prefería quedarme en el castillo buscando las llaves.


Tenemos que dividirnos y actuar lo más rápido posible. No caigáis en las trampas que os pueda tender el Castillo y no os enfrentéis. Recordad que no queda tiempo. No creo que aguantemos más que un par de horas. ¡Ragun! Tú te quedas con nosotros —indicó Ryota—. Los demás distribuíos como veáis. Pero aseguraos de no quedar en minoría.

…y tened cuidado —pedía Kazuki—. Fátima, quédate tú también. Si tenéis alguna pregunta que hacer, es el momento. ¡Pero rápido!

Una aprendiz salió al frente, y tras despedirse de su pareja, fue junto a los maestros. Por otra parte, de los aprendices de Bastión Hueco se adelantó uno de ellos, que miró a sus compañeros con cierta preocupación, pero se unió también a los defensores.

Entonces Chihiro cerró por completo el portal, y de inmediato, Kazuki se la llevó al sótano con tal de tenerla vigilada. Varios aprendices fueron por ese camino, pero yo prefería ir hacia los pisos superiores. El resto de Maestros se quedaron allí en la puerta, preparándose para derrotar a los sincorazón que ya se habrían paso por la puerta.

Me dirigí entonces hacia el piso de arriba, siguiendo al resto de gente que había optado por ese lugar.

Spoiler: Mostrar
Lyon sube las escaleras
Spoiler: Mostrar
Imagen

Imagen

Imagen


Imagen


Do u even heingue?

Spoiler: Mostrar
Imagen

To mi amol pa Aru por las lindas firmas
Avatar de Usuario
Marioxulo
9. Defensor
9. Defensor
The Unknowns
 
Mensajes: 255
Registrado: Lun May 26, 2014 11:28 pm
Dinero: 166,105.82
Banco: 15,457.00
Estantería de objetos
Karma: 5

Re: [Evento Global] El Esclavo del Olvido

Notapor Mentos » Jue Feb 26, 2015 7:17 pm

Cuando al final accedieron al interior del renovado castillo, todo parecía haber cambiado. Cada rincón estaba cubierto y empapado del color blanco, haciendo al lugar monótono y casi cegador debido a la agresiva iluminación que procedía, misteriosamente, de ningún sitio.

<<¿Quién se encarga de la decoración aquí?>>

Aunque el ambiente podía parecer sagrado y místico no era una descripción muy fiel a la realidad; la tensión y temor era palpable entre los partícipes de ambos bandos, que buscaban una explicación ante todo lo sucedido.

¿Pero qué quería la hermosa Colibritany? Aún no estaba muy segura de por qué ambos bandos no podían cooperar cuando los maestros lo acababan de hacer para crear una barrera en el portón, vetando la entrada a los Sincorazón del exterior.

Aunque en realidad eso no era demasiado útil… pues el auténtico peligro ya estaba en el interior, junto a ellos, o eso pudo percibir ella.

Atendedme todos —interrumpió Kazuki—. ¡¡Silencio!! —exclamó, al contemplar que no le hacían caso la mayoría—. Mejor. Escuchadme atentamente. Olvidad por un segundo quiénes están con nosotros y pensad en nuestra situación. No es el mejor momento para matarnos.

Tenía razón. Era innecesario pelearse cuando tenían mayores cosas de las que preocuparse.

Ya tenemos a unos Sincorazón que se van a ocupar de ello —comentó Ariasu.

Seguimos en Tierra de Partida, sólo que… De una forma… Diferente —Continuó—. Es la otra cara de nuestro mundo, una que no conocemos y que sólo sale a la luz cuando el corazón del mundo está en peligro. Tenemos que organizarnos y devolver el castillo a la normalidad. Pero para eso necesitamos a Ronin. Debemos encontrarlo, tiene que estar en algún lugar de este lugar.

Encontrar a Ronin… no sé quién es, pero si él es capaz de hacer que todo vuelva a ser como antes habrá que buscarle… —Se dijo a sí misma, desanimada. No parecía ser una misión sencilla.

Y eso que lo peor aún no había llegado. Una risa retumbó fuertemente por las paredes del vestíbulo principal, hasta que por fin los presentes pudieron conocer su procedencia: el final del pasillo.

Allí se alzaba una misteriosa figura, envuelta en una negra capa con capucha que ocultaba todo su ser.

Me temo que te equivocas —dijo mientras su voz consistía en muchas capas, como si varias personas estuviesen hablando a la vez—. Aquel que buscáis no está en este mundo… No existe.

¿¡Quién demonios eres!? —Saltó Lyn, de Tierra de Partida.

Vuestro guía. —Para Coli, la reverencia con la que acompañó sus palabras no las hacía demasiado creíbles—. ¿O vuestro juez? No hace falta que os presentéis. Sé quiénes sois y qué queréis. Buscáis devolver Tierra de Partida a su forma original, aunque ahora que no está Ronin, solo uno de los aquí presentes tiene algo de idea sobre el tema, ¿verdad, Ryota? —Ryota no actuó, se quedó mirándole mientras la misteriosa persona seguía a lo suyo—. El tiempo se le acaba a este mundo, si fuese otro estaría ya destruido, pero Tierra de Partida es diferente. Este lugar, el Castillo del Olvido es la última y más poderosa defensa del mundo. Sin embargo, un sincorazón se ha colado en su corazón. —Sus manos se posaron en su pecho, de forma dramática—. Y poco a poco se pudriráHasta que caiga en la oscuridad. Con vosotros dentro, claro. Qué lástima, ¿verdad? Bastión Hueco no debería haber venido. Cuántas almas van a perderse. Amigos que quisieron ayudar a antiguos compañeros, personas incapaces de romper sus vínculos, fieles aliados de los Maestros… Todo para descubrir nuestro secreto. —Suspiró—. ¡Pero bueno! Todavía podéis conseguir todos vuestro objetivo. Un secreto a cambio de devolver este mundo a la normalidad, ¿no? Un negocio interesante, cuanto menos. Eso si los Sincorazón no destruyen este lugar antes, por supuesto.

¿Y qué debemos de hacer entonces? —preguntó acertadamente Kazuki.

Reunir las llaves e ir a la puerta dorada —respondió Ryota.

<<¿Está Ronin tras la puerta…?>>

¡Bingo! Las Llaves Espada no sirven para esta puerta. Necesitáis reunir las dos mitades de esa Llave y traerlas aquí. Al corazón de este mundo.

El encapuchado desapareció y reapareció en cada uno de los dos extremos laterales de la sala: la izquierda llevaba a los niveles superiores mientras la derecha conducía a los sótanos. Al final, habría una de las dos mitades de la llave para abrir la puerta que se encontraba frente a ellos.

¿A qué estás jugando? ¿Por qué no podemos salir?

No es cosa mía, eso os lo aseguro. Desde el momento en que llegasteis a este mundo, os encerraron. —Encogió sus hombros con indiferencia—. Así que podéis salir a luchar y morir como héroes o…

¡Chihiro! ¿Qué estás haciendo? —gritó sorprendida Nanashi.

Ella se encontraba en uno de los extremos. Parecía estar absorta, conjurando una especie de hechizo.

<<¡Se le ha metido el demonio!>>

Este lugar está lleno de recuerdos —Empezó a explicar—. Es casi el Corazón de este mundo. Aquí late su esencia… Lo cual significa que es un portal perfecto —Se giró hacia el encapuchado—. Fue Zephyr quien ideó este Castillo, ¿no es cierto?

—Ya veo lo que pretendes hacer. Sí, fue él.

Entonces sólo tenemos que preguntarle.

Chihiro volvió a realizar unos extraños gestos. Ejecutó una extraña maniobra en el aire, haciendo que, de repente, una indescriptible fuerza presionara a todos. Y, al final, un portal se abrió ante ella.

¿Qué pretendes?

El Castillo del Olvido no se llama así por nada —Comenzó a explicar—. Este lugar recopila y enlaza el tiempo con las memorias de todo lo que ha acontecido en este mundo. Eso significa que puedo abrir una brecha que conecte con un momento concreto del pasado. Como cuando Zephyr ideó la creación de este lugar.

>>Por si no os habéis dado cuenta, estamos aquí encerrados. Necesitamos recuperar las cadenas de Tierra de Partida o dará igual que el mundo regrese a su estado original. Y aunque hay otros Maestros que deben saberlo aparte de Zephyr, no puedo viajar a tantos tiempos seguidos.

¡Se acaba el tiempo! —El guía parecía tener prisas—. Van a entrar. Vaya, es la primera vez que veo un Sincorazón tan monstruoso, aunque me trae recuerdos. ¿Qué pasará si logra entrar? Quizás no alcance el Corazón, pero Tiene muchas presas que atrapar.

No quedaba tiempo. Los aprendices de ambos bandos debían decidir a donde querían ir. Podían ir o arriba o abajo para recuperar uno de los trozos de la llave que necesitaban o adentrarse en el pasado por el portal que Chihiro creó en busca de respuestas. Algunos maestros se ofrecieron a acompañar por algunas de las rutas mientras otros se quedarían a defender la entrada para evitar el avance enemigo.

Tenemos que tomar una decisión ya, y quedarse aquí paradas no es una opción, por desgracia —comentó Nicoxa a su amiga Coli—. Yo voy a ir hacia abajo, ¿te vienes?

Pues sí, paso de ir con esta gente tan rara, no me inspira mucha confianza —Dicho esto, tomó la mano que le tendía su amiga y juntas bajaron en busca de una de las mitades.
"La nostalgia es como el alcohol; arruina tu juicio".

Imagen
Imagen
Imagen

AWARDS
Spoiler: Mostrar
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen



Imagen
Avatar de Usuario
Mentos
102. Yuffie
102. Yuffie
The Unknowns
 
Mensajes: 3049
Registrado: Mar Ago 04, 2009 2:13 pm
Dinero: 329,225.40
Banco: 664,875.25
Ubicación: Umrcya.
Sexo: Masculino
Clan: The Unknowns
Estantería de objetos
Karma: 134

Re: [Evento Global] El Esclavo del Olvido

Notapor H.S Sora » Vie Feb 27, 2015 1:01 am

Cuando quise reaccionar, era ya demasiado tarde para mi desgracia. La gente empezaba a movilizarse poco a poco y yo no podía ser menos, tenía que escoger un camino de aquellos ahora o nunca... ¿Pero cual? Fuese como fuese, aún me daba tiempo de pensar en lo que acababa de pasar, que no había sido poco precisamente.

***

Nada más entrar en el vestíbulo del Castillo había desmaterializado mi Glider, pero dejado puesta mi armadura — quién sabe que podía haber ahí dentro — pero mi primera impresión nada más entrar había sido la de arquear una ceja: todo era completamente blanco, y la instancia en la que nos encontrábamos tenía una simple forma de “T” de la cual salían escaleras, izquierda para descender y derecha para ascender, mientras que en el centro se erguía una enorme puerta dorada llena de cadenas; por algún motivo que descubriría pocos minutos después, estar allí me resultaba realmente molesto y agobiante.

Me observaban, no sabía como ni por qué, pero no estábamos solos en el Castillo del Olvido, alguien o algo nos estaba esperando, o quizá esperando poder echarnos.

Decidí dejar de lado aquella sensación de observación constante para ver un espectáculo casi único: todos los Maestros que habían allí presentes, tanto daba que fuese de Bastión Hueco como de Tierra de Partida se encontraban allí, realizando lo que pensé que eran hechizos protectores, de tal manera que aquella especie de súper barrera debería aguantar un poco contra toda la horda de monstruos deseosos de corazones.

Fue entonces que Kazuki intervino a tiempo para “calmar” la situación, en la cual sus aprendices parecían desbocadas fieras que querían ponerse a luchar en un momento como aquel; me sorprendió de nuevo declarando que debíamos olvidar nuestras diferencias con tal de poder sobrevivir, y con una explicación que me costó acabar de entender:

Seguimos en Tierra de Partida, sólo que… De una forma… Diferente. Es la otra cara de nuestro mundo, una que no conocemos y que sólo sale a la luz cuando el corazón del mundo está en peligro. Tenemos que organizarnos y devolver el castillo a la normalidad. Pero para eso necesitamos a Ronin. Debemos encontrarlo, tiene que estar en algún lugar de este lugar.

Pero antes de que Kazuki pudiese proseguir, él se mostró.

Mediante una desternillante risa que hizo que todos se olvidasen por completo de Kazuki y decidiesen preocuparse por sus vidas — yo incluido — , una figura metida dentro de una capa negra abría los brazos hacia todos nosotros. ¿Sería aquel ser la presencia que había notado antes?

Desde luego no era algo normal, ya que nada más abrir la boca y articular un sonido varias voces se presentaron a la vez, dejando por imposible el hecho de saber si se trataba de un hombre o una mujer siquiera. Sin contar el dramatismo con el que trataba la situación — seguramente hecho a posta para sacarnos de nuestras casillas — nos informó, concretamente a Kazuki, de que Ronin ya no existía, que no estaba en el mundo en el que nos encontrábamos.

También nos informó de que sería nuestro guía-juez durante la instancia en aquel Castillo, y de algún modo nos dio a entender que era un ser omnipotente que lo sabía todo acerca de nosotros; y de lo más importante claro, que o devolvíamos el mundo a la normalidad o este se pudriría en la más absoluta Oscuridad y con nosotros dentro, sin contar además que parecíamos tener tiempo límite. Sabía que la noche iba a ser movidita, pero no hasta el punto en el que ahora estábamos.

Tras un breve intercambio de palabras, el Maestro Ryota apuntó que lo que hacia falta era reunir unas llaves e ir a la gran puerta en la que el ente se encontraba; una mitad de la llave se encontraba yendo por el camino que conducía a arriba, mientras que la otra era el totalmente opuesto. Pero con aquello no bastaba, también se necesitaba de un conjuro que solo era transmitido a los líderes de Tierra de Partida, ni siquiera Ryota lo conocía: había que recordar entonces, que el líder en cuestión estaba desaparecido.

Los portales tampoco funcionaban, o así lo comprobarían los Maestros en cuanto aquel ser les había retado. Lo único que obtuvimos fue sobre el motivo que no podíamos salir fue:

No es cosa mía, eso os lo aseguro. Desde el momento en que llegasteis a este mundo, os encerraron. Así que podéis salir a luchar y morir como héroes o…


¡Chihiro! ¿Qué estás haciendo? —En aquel momento me giré hacia el grito de la Maestra, claramente sobresaltado.

Arqueé una ceja de nuevo al ver a la mujer en un extremo del vestíbulo tratando de... ¿apropiarse del aire? No entendía en absoluto lo que estaba haciendo, hasta que noté una extraña sensación en mi cuerpo; y dónde Chihiro había estado trastocando ahora había aparecido un ligero destello:

Este lugar está lleno de recuerdos. Es casi el Corazón de este mundo. Aquí late su esencia… Lo cual significa que es un portal perfecto. —¿A qué se refería con lo de portal perfecto?

Tras hablar brevemente de un tal Zephyr con la misteriosa figura, mientras nos ignoraba a todos de manera deliberada, decidió que había que preguntarle personalmente — me estaba perdiendo por momentos — y entonces volvió a hacer lo mismo de antes, pero esta vez agarrando con fuerza el supuesto rayo y tirando de este con fuerza.

De pronto todo tembló, y por un momento noté una sensación de extremo cansancio, como si me hubiesen dado un golpe seco en el pulmón para quitarme todo el aire y aún me encontrase tratando de recuperarlo. Pero Chihiro parecía satisfecha aparte de tan exhausta como nosotros, miré con cierto asombro lo que había hecho: una especie de corte en aquella parte en la que había estirado y atrapado el rayo, de la cual procedían todo tipo de voces. ¿Que coño era eso?

Fue Nanashi la que se encargó de preguntarle, mientras parecía casi zarandearla: la explicación de esta volvió a medio escaparse a mi comprensión:

El Castillo del Olvido no se llama así por nada —¿me lo parecía o ahora respiraba con dificultad?—. Este lugar recopila y enlaza el tiempo con las memorias de todo lo que ha acontecido en este mundo. Eso significa que puedo abrir una brecha que conecte con un momento concreto del pasado. Como cuando Zephyr ideó la creación de este lugar.

Después de eso añadió que realmente necesitábamos recuperar sí o sí las cadenas que habían estado protegiendo al mundo en cuestión hasta entonces, así que la idea era preguntarle al tal Zephyr sobre todo aquello que necesitábamos saber.

Entonces una discusión surgió entorno a quién debía ir o no al pasado: en un principio Chihiro se ofreció, pero naturalmente Tierra de Partida no parecía dispuesta a aceptar dicha decisión; todo el mundo pareció organizarse mejor cuando un estallido de oscuridad casi reventó la puerta de no ser por todos aquellos hechizos aplicados por parte de los Maestros, pero aún así aquello no duraría demasiado más.

O decidíamos ahora o los Sincorazón nos podrían devorar a todos juntitos.

Necesitamos sobrevivir. Pero no olvidaré esto. Ninguno lo haremos. Tú no entrarás al Castillo. Te quedarás aquí, defendiéndonos a todos.

¿Y tú?

Yo entraré al Castillo y acompañaré a los que bajen. Y ella vendrá conmigo.—Se aferró a Chihiro, como si de una presa de máxima seguridad se tratase, aunque viendo lo que acababa de hacer podía hasta entenderlo—. No pienso dejarla cerca de vosotros.

Entonces estaremos en desventaja. ¿Cómo sabremos que no nos traicionaréis?

Uno de vosotros puede pasar. Puede ir a buscar la otra Llave. No podemos hacer nada si no tenemos las dos, así que estaremos empatados. Pero todos los demás Maestros y aprendices más fuertes permanecerán aquí, defendiendo la entrada.

Nadie protestó ante aquella decisión, por lo que tampoco era cuestión de que lo hiciese yo, ya que un 1-1 me parecía correcto teniendo en cuenta que los Sincorazón se nos iban a echar encima en cualquier momento. El Maestro Ryota por su parte decidió que la representante del Bastión sería Nanashi, nada que añadir a aquello tampoco.

Fue entonces que empezaron a discutir acerca del dichosos portal, al cual finalmente se presentaron para ir Diana y Lyn, una de las Maestras de ExTierra de Partida, junto a todo aquel aprendiz que quisiese darse un paseo por los orígenes de Tierra de Partid; al pasar todos, el portal se cerró dejando aquel lugar tal y como estaba.

Tenemos que dividirnos y actuar lo más rápido posible. No caigáis en las trampas que os pueda tender el Castillo y no os enfrentéis. Recordad que no queda tiempo. No creo que aguantemos más que un par de horas. ¡Ragun! Tú te quedas con nosotros. Los demás distribuíos como veáis. Pero aseguraos de no quedar en minoría.

…y tened cuidado —decía Kazuki, al borde de la desesperación aparentemente—. Fátima, quédate tú también. Si tenéis alguna pregunta que hacer, es el momento. ¡Pero rápido!

Una aprendiza de Tierra de Partida salió a la vez que nuestro compañero Ragun, y una vez ellos se unieron a las filas defensivas, se creó una barrera que los encerró contra aquel ejército de Sincorazón que estaba a escasos segundos de entrar. Y tal y como había dicho antes, era el momento de decidir. La gran mayoría de mis compañeros se habían desperdigado ya, Yui había descendido las escaleras, Saeko se había ido tras la búsqueda de conocimiento al pasado... Yo no podía quedarme atrás.

Analicé como pude las caras que iban yendo arriba o abajo, y haciendo caso al Maestro Ryota de no ir en minoría, decidí unirme al grupo que menos gente tuviese por el momento. Si no había contado mal, por el momento el grupo que iba a liderar la Maestra Nanashi era el que más “desventaja” iba a tener.

Me encaminé hacia aquella ruta sin duda alguna, viendo incluso alguna cara conocida de mi bando. Dispuestos a ayudar y acatar órdenes, mejor hacerlo al mando de una Maestra que conozcas ¿no?

Spoiler: Mostrar
Saito se va con Nanashi y el resto, a subir se ha dicho.
Imagen

Muchas grácias por el avatar Mepi ^^
H.S Sora
22. Espectro
22. Espectro
 
Mensajes: 655
Registrado: Mar Sep 25, 2012 7:43 pm
Dinero: 3,775.22
Banco: 213,774.43
Sexo: Masculino
Karma: 3

Ronda 28

Notapor Suzume Mizuno » Sab Sep 26, 2015 2:59 pm

LEED PRIMERO LAS OTRAS RUTAS
ESTA ESCENA TRANSCURRE TRAS LAS MISMAS






Malik, Keiko, Alec y Nicoxa


Cuando el grupo alcanzó, al fin, el vestíbulo abriéndose paso entre los Sincorazón se encontró con que los Maestros y aprendices que habían quedado atrás formaban ahora una fila tras un escudo desde el que intentaban detener los ataques de una marea de Sincorazón. Abrían resquicios para contraatacar con golpes de viento, fuego, oscuridad, hielo y agua.

Pero por cada criatura que mataban, otra reemplazaba su puesto.

La entrada estaba destrozada y justo entonces, vieron cómo las inmensas manos del Coloso se cerraban entorno a las paredes y arrancaban pedazos de la misma para abrir un boquete más grande. No quedaba nada de las puertas, ni tampoco de las columnas que la flanqueaban. Hilos de oscuridad se extendían por las blancas paredes del vestíbulo, corrompiéndolo y devorando su luz. Los Sincorazón, como arañas, aparecían de los lados y se colaban en un goteo constante. Algunos revoloteaban, otros intentaban saltar sobre sus compañeros.

Todos, en definitiva, deseaban alcanzar el Corazón del mundo.

Quizás se dieran cuenta de que faltaban dos personas: Yami y Alexis. Nadie del grupo que había subido a los pisos más altos había regresado. No importaba: no se atreverían a acceder a la sala del Corazón sin derrotar primero a todos aquellos Sincorazón. Tenían que hacerlos retroceder como fuera.

Ryota, que se encontraba en el centro del grupo, se volvió hacia ellos y un rayo de esperanza cruzó su rostro. Los demás también le imitaron y soltaron gritos de alivio. Su aspecto era penoso; llenos de cortes, con las ropas destrozadas. Parecían haber pasado por un verdadero infierno. Pero al verles llegar, supieron que todo su trabajo no había sido en vano.

¡¡Malik!!—gritó Fátima, rompiendo a llorar de felicidad.

Ryota se volvió al frente y exclamó:

¡No perdáis la concentración! ¡Aguantad!

¡Venid a echad una mano!

¡Eso, moved el culo!

A pesar de las órdenes y los malos modos, estaban encantados de tenerlos de vuelta.

Malik y Keiko tendrían que quedarse atrás para no perder la concentración, a menos que quisieran arriesgarse a usar la Llave Espada, pero Alec y Nicoxa podían unirse a los extremos de la fila para ayudar a desplegar más barreras y rechazar a los enemigos.

Podían dejar a Chihiro contra alguna pared. La mujer estaba casi despierta, pero demasiado débil para moverse por su cuenta. No daría problemas. Kazuki se apresuró a ponerse al lado de Ryota, que le hizo un hueco tras dirigirle una mirada de soslayo.

Veo que ha sido duro—dijo, seguramente refiriéndose al brazo del mago.

No puedes imaginar, eh, cuánto.—Sonrió Kazuki, que preparó un ataque para rechazar a una Gigasombra.

El sistema era sencillo: por parejas o tríos; una persona levantaba un escudo para hacer retroceder a los Sincorazón y luego daba la oportunidad a su compañero para contraatacar. Era una guerra de desgaste y estaba claro quién llevaba las de perder, pero mejor a nada.

Con un rugido que estremeció la tierra, pudieron ver cómo el Coloso se agachaba y… De pronto pudieron ver su rostro al otro lado de la destrozada entrada, clavándoles sus ojos dorados.



Los gritos, los jadeos, las respiraciones agitadas, los sonidos metálicos de las Llave Espada al destruir a los Sincorazón componían una terrible melodía de desesperación y esperanza. De luchar con garras y dientes, de aspirar cada bocanada de aire, que podía ser la última.

Cuando todo esto acabe… —comenzó a decir Kazuki, que se detuvo un momento para eliminar a un par de Neosombras—. Debo deciros algo. Me gane el odio de tu gente y la desconfianza de Tierra de Partida… Pero será algo que dé por finalizada esta guerra.

Ryota miró de reojo al Maestro. Un estremecimiento sacudió la sala; el Coloso había introducido una de sus inmensas manos y arrasaba con los Sincorazón, buscando una presa.

Kazuki murmuró algo y el líder de Bastión Hueco asintió.

Ryota lanzó un golpe de viento que despejó un camino por unos instantes y los dos se adelantaron; dejaron atrás la protección de la barrera y se sumergieron en el mar de Sincorazón.

Entonces, espalda contra espalda, Ryota alzó su Llave Espada. Esta se metamorfoseó en una criatura negra, similar a un Sincorazón, que abrió unos potentes brazos y se arrojó sobre las criaturas negras. Kazuki miró con cierto desagrado al monstruo, pero no protestó. En su lugar empuñó con su única mano la Llave Espada y se enfrentó a las garras del Coloso.

Por Tierra de Partida. Y luego…

Kazuki, con un grito, atacó a la mano, provocándole un inmenso corte en la muñeca. Ryota no se quedó atrás y, con la gracia de un bailarín, ejecutó una serie de movimientos que provocaron que de sus extremidades salieran enormes hojas de viento. Kazuki lanzó un conjuro de tiempo y ralentizó los movimientos del Coloso durante un instante, los suficientes para que Ryota tuviera tiempo de destruir en un círculo a los Sincorazón que se abalanzaban sobre ellos. Gracias al brazo, no podían entrar más por el boquete —o, al menos, no tan rápido— de modo que se abrió un amplio margen para que pudieran respirar y luchar con tranquilidad.

Chihiro, al lado de Malik, gimió y trató de incorporarse.

Ryota y Kazuki arremetieron con una combinación de Aire y Electricidad.

El enorme brazo, después de sacudirse por el golpe de energía, cogió impulso y barrió literalmente con el suelo.
La mayor parte de Sincorazón que estaban en su camino fueron aplastados. El Guardián de Ryota se apresuró a cubrir a su dueño de los cascotes que salieron disparados con la fuerza de pequeños misiles.

Kazuki levantó una barrera, ojeroso y cansado. Detuvo el primero de los pedruscos e hizo retroceder al Maestro, que soltó un gañido de cansancio y dolor. Cerró los ojos un segundo. Sólo uno. La cabeza le latía como un bombo, todo cuerpo le pedía a gritos un descanso porque no podía más. La barrera parpadeó. Falló.

El chasquido resonó incluso en medio del estruendo. Una enorme roca le golpeó la cabeza e hizo saltar la sangre.
Kazuki se tambaleó durante unos segundos y soltó la Llave Espada. Se llevó una mano a la sien ensangrentada y se volvió como pudo, buscando a alguien con la mirada.

Siempre he… Odiado el color rojo —murmuró.

Se desplomó. Su mirada se perdía en la distancia, vacía. No hubo tiempo para despedidas: su cuerpo comenzó a desvanecerse en preciosos fragmentos de luz, que dejaron atrás una llave espada sin vida. Una sin un dueño. La Monocroma de Kazuki se había convertido en un simple trozo de metal cuyo destino era el de oxidarse.

Ryota comenzó a gritar órdenes que nadie escuchó. Akio chilló. Los Maestros y aprendices se les unieron con gritos de horror.

Pero el alarido de Chihiro los superó a todos.

Fecha límite:miércoles 30 de septiembre a las 23:59
Imagen

¡Gracias por las firmas, Sally!


Awards~

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Suzume Mizuno
63. Komory Bat
63. Komory Bat
 
Mensajes: 1883
Registrado: Vie Mar 02, 2012 9:52 pm
Dinero: 1,462,577.72
Sexo: Femenino
Karma: 6

AnteriorSiguiente

Volver a Eventos Globales

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron